Page 1

Negocios/Reciclaje y sustentabilidad por Carola Noguera Es Bióloga, Master en Empresa y Medio Ambiente. Actualmente se desempeña como Gerente de Medio Ambiente para Tetra Pak, Argentina, supervisando las actividades de planta, los programas de reciclado y actividades con recicladores.

iF 02

Envases recuperados Tetra Pak es una empresa internacional de envases de cartulina, que considera al desarrollo ambiental sustentable como una potencial ventaja competitiva que añade valor a sus productos y servicios, mejora la satisfacción de sus empleados y clientes reforzando la reputación de la compañía.

Premisas de desarrollo: del cowboy al astronauta Es sabido que el modelo histórico de desarrollo se basó principalmente en dos premisas: la primera establecía que los recursos naturales eran ilimitados, y la segunda que la naturaleza podía «absorber» los desechos que se pudieran generar, de alguna manera, también de forma ilimitada. Adicionalmente, y llevados por una visión antropocéntrica, alguien o algunos decidieron practicar un recorte conceptual de la realidad, que como resultado dejó al hombre por un lado y a la naturaleza por allá, en otra parte, lejos, ocupándose de proveer recursos y absorber residuos de forma ilimitada, como si nosotros no fuésemos parte de ella. Una imagen que puede graficar esta idea es la del cowboy durante la conquista del oeste en ese territorio virgen, interminable y lleno de promesas. El cowboy avanzaba con su ganado a un valle verde, inexplorado, dejaba pastando a sus animales hasta que se acababa el pasto para comer. ¿Cómo seguía? Simple: cuando los pastos buenos se iban agotando, arriaba a los animales al siguiente valle, sabiendo que había más valles y sin preocuparse por cómo dejaba el valle anterior. En este contexto y llevándolo a los procesos industriales, la industria en desarrollo solo debía ponerse a trabajar en el proceso productivo, entendiendo la dinámica de las etapas del mismo, sin preocuparse por nada más, pues el antes y el después no formaban parte del foco de análisis, y en


figura 1 Cadena de valor para Tetra Pak desde el punto de vista ambiental y sustentable.

materias primas

producci贸n de papel

consumidores y comunidad

operaciones de tetra pak

envasadores de alimentos

34 | 35

distribuci贸n y minoristas

Envases recuperados | Carola Noguera

transporte

producci贸n de alimentos


principio no había consecuencias que repercutiesen en el negocio. Es así como entonces podríamos definir las siguientes etapas como un típico proceso productivo: › materias primas › procesado › empaque y acondicionamiento › distribución › consumidor

iF 02

Esta descripción de etapas es también denominada «cadena de valor», que puede definirse como todas aquellas actividades básicas que involucran la producción de un producto desde las materia primas hasta tenerlo disponible para el consumidor final. La descripción de las actividades básicas puede ser tan compleja y detallada como lo quiera quien la establezca. La pregunta es si las cadenas de valor son lineales y si empiezan y terminan en las etapas antes mencionadas. El astronauta Volviendo por un instante al ejemplo del cowboy, debemos entender que aunque esta es una visión parcial, sin duda podemos coincidir en que los recursos naturales son finitos, y la capacidad de depuración del medio también lo es. Al entender esto, en realidad el ejemplo que describiría mejor las circunstancias en las cuales nos encontramos es la de un astronauta en una nave espacial con una cantidad dada de recursos y de espacio o posibilidad de disponer de material. Si toma una botella de agua de su reserva y la consume, ese recurso deja de existir y el envase queda flotando dentro de la nave. Nuestra nave es el planeta y de este modo redefinimos las premisas del desarrollo diciendo que los recursos son finitos, como así también la capacidad de absorción o depuración del medio ambiente y el único aporte externo significativo es el de la energía solar. Es por ello que actualmente el concepto de desarrollo se ha redefinido como «desarrollo sustentable». El desarrollo sustentable A partir de entender las limitaciones antes descriptas, se reformula el concepto de desarrollo, denominándolo como sustentable. A grandes rasgos, esto implica que sea sustentable en el tiempo (incluye la visión del largo plazo), tanto en los aspectos económicos, ambientales como en los sociales. Hoy por hoy, resulta relevante identificar si nuestras materias primas son renovables, qué ocurre a lo largo de los procesos productivos con los consumos y las emisiones en

general, y por otra parte también nos interesa entender qué ocurre con los desechos de los productos una vez consumidos o utilizados. La cadena de valor para Tetra Pak, por ejemplo, desde el punto de vista ambiental, aparece con más eslabones y con un aspecto distinto. (ver figura 1) El lema de Tetra Pak es «protege lo bueno» y dentro de este concepto incluímos a toda la cadena de valor: proveedores, distribuidores, empleados, consumidores y a la sociedad, incluyendo a los recicladores. Además de proteger los alimentos que están en los envases, extendemos este concepto tomando medidas para proteger el medio ambiente comenzando por la elección del componente principal del envase, la cartulina, que es un material renovable –la fibra celulósica– que representa el 98% del grosor del material del envase. En promedio, por peso, los envases de cartón de Tetra Pak están compuestos de un 74% de papel (el resto está conformado por 22% de polietileno y 4% de aluminio). Pero no nos conformamos sólo con esta cualidad del material, no sólo valoramos que sea renovable sino que además nos interesa que su proceso de producción sea «gestionado renovablemente», ya que de no ser así esto quedaría como una posibilidad y no como un hecho. Además, los envases de Tetra Pak tienen un perfil medioambiental positivo en todas las etapas del ciclo de vida del envase. Por ejemplo, desde el punto de vista logístico, los ahorros en transporte para la distribución de las materias primas, como del producto terminado contribuyen a menores emisiones a la atmósfera. En el mismo sentido, los productos envasados en envases de Tetra Pak no requieren refrigeración y por su forma compacta optimizan el espacio requerido en el transporte, una vez más, contribuyendo a menores emisiones a la atmósfera. Materias primas y proveedores Damos especial importancia a que nuestros proveedores y, a su vez, quienes los proveen a ellos, alcancen los más altos estándares ambientales y sociales. Tenemos una asociación a largo plazo con los proveedores y juntos intentamos encontrar formas de mejorar. En diciembre de 2004, publicamos una actualización de nuestra Declaración sobre Gestión Forestal, en la cual se incluyó como objetivo que toda la fibra de madera que se use para fabricar nuestros envases provenga de manera demostrable de bosques certificados en forma independiente de acuerdo con los principios de gestión forestal sostenible. Nuestros proveedores globales de cartulina han trabajado


Reciclado Pasando al otro extremo de la cadena de valor, nos encontramos con materiales de envase usados y descartados. El reciclaje de nuestros envases después de su uso por parte de los consumidores es un elemento clave de nuestra estrategia ambiental. Reconocemos que el reciclaje es un tema importante para nuestros clientes, consumidores, los gobiernos y para la sociedad en general y nos proponemos enfrentarlo. El encontrar un destino sustentable (ambiental, social y económicamente) para estos envases es un desafío y un compromiso asumido por Tetra Pak. Recolección Para poder reciclar el material luego de su uso, es necesario concientizar y fomentar una recolección diferenciada para poder darle el destino adecuado al material. Con este objetivo a partir de 2005, inauguramos un Taller de Reciclado, para transmitir a los chicos y a sus familias la importancia de reciclar y cuáles son las alternativas de reciclado de los envases Tetra Brik® que hoy se llevan a cabo en la Argentina. Esta iniciativa comenzó el 22 de abril de 2005 en el Zoológico de Buenos Aires donde todas las semanas concurren miles de niños en edad escolar que aprenden sobre el ciclo de vida de los envases y cómo luego del proceso de reciclado se transforman en otros productos. A este taller concurre un promedio de 3.300 personas por mes. Complementando esta campaña, y junto con distintas empresas y ONGs, tenemos otros programas de educación y difusión, que a modo de proyectos piloto nos permiten insertar en la sociedad circuitos alternativos de colección de material. La campaña «Reciclar, nuestra forma de ayudar», convoca a los ciudadanos a separar los envases, prepararlos y deposi-

Envases recuperados | Carola Noguera

Diagrama de las capas del envase.

36 | 37

mucho en los últimos años para lograr, y demostrar un buen manejo de sus propios bosques y han implementado sistemas verificables para asegurar la trazabilidad de la fibra celulósica. Les pedimos que toda la fibra de nuestros envases, incluido el material suministrado por terceros, provenga de bosques bien administrados con certificación independiente. Trasladar esta ambición a la práctica es una tarea de importancia. Por lo tanto, aplicamos un enfoque gradual de trazabilidad acreditada en pos de una completa certificación de los bosques con nuestros esquemas de certificación de preferencia. Fue así que en la región, trabajamos con un proveedor de cartulina, Klabin –que originalmente sólo entregaba material para nuestras fábricas en Brasil– para lograr este manejo renovable. El desafío era satisfacer la demanda de fibra de madera en los mercados sudamericanos en expansión. La solución a corto plazo podría haber sido el explotar los bosques de Brasil cumpliendo los requisitos legales, sin embargo al tener una visión a largo plazo, garantizamos la protección de la biodiversidad y el manejo de los bosques según rigurosas normas internacionales. Klabin se comprometió a un desarrollo sustentable mucho antes de que comenzaran a adoptarse los procedimientos de certificación. Este compromiso quedó demostrado en la forma en que Klabin plantó sus bosques de pinos y eucaliptos y preservó los bosques autóctonos. En la actualidad, se aplican criterios económicos, ambientales y sociales para establecer las certificaciones de las plantaciones de Klabin en el Estado de Paraná según las normas del FSC y a la cadena de custodia de la producción de cartulina, (Consejo para el Cuidado Forestal, Forest Stewardship Council). En efecto, Klabin fue la primera compañía de pulpa y papel en el continente americano que obtuvo la certificación del FSC para sus plantaciones, llegando a ser uno de nuestros proveedores globales y el principal proveedor para nuestras plantas productoras de material de envase en toda América Latina. El 90% de la fibra en la cartulina fabricada por Klabin proviene de recursos propios con certificación independiente. Una de las mayores áreas de conservación en Paraná, que representa el 38% del área total forestada de Klabin, está en Monte Alegre. Allí, cerca de 130 especies de árboles de 40 familias diferentes forman 85.000 hectáreas de bosques nativos interconectados por medio de corredores ecológicos. En sus propios bosques en Brasil, Klabin preserva 119.000 hectáreas de bosques autóctonos mezclados con 183.000 hectáreas de pino y eucalipto de proyectos de reforestación. De esta forma, se protege la biodiversidad y se asegura el equilibrio ecológico.


iF 02

tarlos en los hipermercados Jumbo, en donde hay urnas para tal fin. Asimismo y para incentivar la recolección, con cada envase de Tetra Pak que se deposita, se colabora con Cáritas para alimentar a niños carenciados, dado que el valor de reciclado de material recolectado mensualmente se convierte en una donación de leche. Los envases preparados también tienen otros destinos. En los municipios de Santa Fe y San Isidro, por ejemplo, se realizan programas piloto de recolección selectiva de envases Tetra Brik y botellas plásticas (PET) que se desarrollan junto con otras empresas y ONGs. Se beneficia al medio ambiente porque los materiales reingresan al circuito productivo para reutilizarse. El aporte de la ciudadanía se transforma en insumos y en leche maternizada para el Hospital Municipal Materno Infantil de San Isidro, en el caso del programa «San Isidro Recicla» y para el Hospital de Niños en el de «Santa Fe Recicla». Además estos programas nos permiten evaluar la dinámica, fortalezas y complejidad asociadas con una recolección diferenciada. El material recolectado, junto con el que se colecta en el circuito de reciclado de materiales formal y no apadrinado por un programa específico, llega finalmente a una papelera o a un reciclador fabricante de placas o chapas para techo, quienes aplican distintas tecnologías para elaborar los distintos productos comerciales. Cómo funciona La tecnología para reciclar envases de cartón para bebidas es simple y de fácil disponibilidad. Una de las opciones es la de las plantas papeleras que reciclan los envases de cartón de Tetra Pak, ya sea por separado o junto con otras calidades de papel, separando las fibras del polietileno y el aluminio, y usando un proceso a base de agua conocido como repulpeo. Los envases de Tetra Pak son puestos dentro del hidropulper en contacto con el agua donde se separan –bajo fuerza centrífuga– la fibra de papel del polietileno y del aluminio. Este proceso funciona por medio de una bomba centrífuga que deja a la pulpa expuesta directamente, que finalmente pasa al proceso de producción de papel. Dado que las fibras usadas en los productos Tetra Pak son vírgenes, es decir son largas y de buena calidad, son especialmente seleccionadas para dar la máxima resistencia y rigidez con el menor peso posible a los productos. Al reciclarlas, estas fibras proveen una valiosa materia prima para nuevos productos de papel y cartón. Las distintas etapas para recuperar la fibra celulósica por un lado, el rezago de aluminio y el polietileno por otro son:

1. Los fardos conteniendo envases de cartón de Tetra Pak son enviados a la papelera para recupero de la fibra celulósica que contienen. 2. Los fardos son colocados dentro del hidropulper lleno de agua, el cual funciona como una gran licuadora. No es necesario el agregado de ningún químico ni de ningún otro componente. 3. La mezcla es agitada por 15-30 minutos. Este tiempo es suficiente para separar las fibras celulósicas del polietileno y el aluminio. 4. Las fibras son bombeadas fuera de los filtros dejando el polietileno, el aluminio y otros contaminantes en el fondo del hidropulper, los cuales son extraídos en forma continua. El hidropulper recupera más del 90% de las fibras de los envases de cartón. 5. La pulpa que se extrae es posteriormente utilizada para fabricar papel y cartulina. En el caso de la Argentina, las fibras son utilizadas para la fabricación de cartulina liner.

Recuperación de componentes no celulósicos La recuperación y el reciclaje del aluminio y el polietileno extraídos durante el proceso de repulpeo varía en los distintos países. Por ejemplo, en Finlandia, una papelera recupera la energía del plástico a través de la gasificación para generar vapor que se usa para secar papel o para producir electricidad. Esto permite la recuperación del aluminio para volver a usarlo como materia prima en la industria. En Alemania, en cambio, los rezagos del repulpeo se utilizan en hornos de cemento donde el polietileno sirve como un combustible que genera altos niveles de energía. El aluminio se recupera como trióxido de aluminio, un ingrediente esencial del cemento. En conjunción con socios, en Brasil se ha desarrollado una tecnología para separar el plástico del aluminio en dos fracciones puras, denominada tecnología de plasma. Esta tecnología usa electricidad en un ambiente libre de oxígeno generando un arco de plasma que llega a los 15.000 °C, aplicada sobre el material de aluminio y polietileno, logrando fundir ambos componentes con una recuperación de casi el 100%


foto Tetra Pak del aluminio y del polietileno transformado en parafina. El aluminio obtenido es reutilizado por nuestros proveedores para fabricar láminas de aluminio que pueden volver a formar parte del envase. Es aquí donde la cadena de valor para este material puede cerrarse en un círculo. Compresión térmica Otra opción para el reciclado del material de envase luego de su consumo es la compresión térmica. La compresión a través del calor de todos los elementos que forman parte del envase de cartón Tetra Pak tiene como resultado, la formación de un resistente aglomerado que resulta por demás útil para la construcción de objetos e inclusive de viviendas entre otras cosas. El proceso es el siguiente:

La matriz resultante es rápidamente enfriada, formando un aglomerado consistente con una brillante superficie. El aglomerado, o panel resultante, puede ser modificado térmicamente en una variedad de formas, incluyendo curvas. El polietileno es un limpio y efectivo agente aglutinante, con lo cual no hay necesidad de agregar cola o productos químicos. Este tipo de aglomerado fue desarrollado por Tetra Pak en Kenya. En Argentina es producido por Rezagos Industriales, bajo la marca T-Plak.

De forma similar, se pueden producir placas o chapas con el material aluminio y polietileno resultante del recupero de fibra luego de su tratamiento en el pulper de la papelera. Al predominar el color del aluminio su aspecto es plateado. Otra tecnología especialmente diseñada para llevar la mezcla del rezago de polietileno y aluminio a más de 200°C, permite moldear esta masa en tejas, que luego es enfriada rápidamente. Todos estos productos de construcción son notablemente livianos e impermeables, resisten el granizo, y son buenos

como aislantes térmicos, refractan los rayos solares, no irradian calor, y son resistentes a la corrosión. También se pueden producir pellets, pero en esta ocasión no sólo son de polietileno, sino que están combinados con aluminio, y éstos son extrusables para moldear distintos productos finales como baldes, escobas o cepillos, y una amplia variedad de productos. Se cierra la cadena Es así como vemos que la cadena de valor, a través de los procesos de reciclado, logra cerrarse cuando tomamos una visión más amplia de lo que sucede con nuestro envase descartado. Los distintos recicladores que utilizan los envases usados como insumo de su producción, generando productos de valor económico y con mercados de consumo para los mismos, rescatan materiales que de otra manera irían a un relleno sanitario, en donde consumirían espacio, desperdiciando materias primas y a la espera de su degradación (no hablamos de contaminación ya que los materiales constituyentes del envase no son peligrosos, sino que son biodegradables o inocuos). Tetra Pak trabaja junto con todos estos eslabones, en muchos casos actuando como facilitador para mejorar el circuito, aumentar los volúmenes de reciclado y lograr que los envases no sólo sean reciclables, sino que sean reciclados. Fuente: Informe Ambiental y Social 2005: Una Perspectiva a Largo Plazo

Envases recuperados | Carola Noguera

El calor funde el polietileno que funciona como agente aglutinante entre las fibras celulósicas, y el aluminio creando una matriz resistente.

38 | 39

Los envases son triturados y dispersados en un molde hasta alcanzar el espesor deseado. Luego son dispuestos en una prensa y calentados a una temperatura de 170° centígrados durante 20 minutos.

Productos obtenidos a partir del reciclado de envases de cartón de Tetra Pak.

Envases recuperados  

por Carola Noguera

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you