Page 1

interfase industrial eDUardo Oyenhart

t 1867– Ensayos materiales luminiscentes efecto fluorescencia -4.500 Lámparas

X aC. Lámpara de aceite

1782– Lámpara de gas de hulla

1804– Termolámpara de gas

1879– Patente bombilla incandescente

1875– Lámpara de filamento de carbono

LÍNEA de TIEMPO

Luz fuego

Luz elÉctrica

miles de años

cientos de años –50.000 Candil

XIV aC. Vela

Edad Media Linternas

1801– Lámpara de arco

1859– Lámpara de querosén (USA)

Prehistoria Fuego

Del fuego a la electrónica Un repaso por el camino que arrancó con el primer invento del hombre y hoy es una de las áreas que más desafía a los diseñadores. Cómo llegamos hasta el OLED, última innovación por ingresar al mercado masivo y al fin de las teclas. 90

IF–Nº8

Considerado como el primer invento o descubrimiento del ser humano, el fuego ha sido siempre vital y fundamental para la subsistencia del hombre. A través de su manipulación y experimentación surgieron aplicaciones directas, como calentarse o cocinar, y otras indirectas, como la iluminación o la transformación de diversos materiales como la cerámica, el bronce o el hierro para diseñar y fabricar objetos de uso cotidiano. El antropólogo J. G. Frazer divide la historia de la humanidad en tres etapas: “Primero la Edad sin fuego, segundo la Edad del fuego utilizado como calor y para cocción y tercero la Edad del fuego–luz, es decir, como medio de iluminación”. Es que desde la prehistoria hasta la actualidad, las técnicas de iluminación han pasado por diferentes evoluciones, mostrando una aceleración exponencial a partir del descubrimiento y el uso masivo de la luz eléctrica hacia el año 1900 (ver línea del tiempo).

Como en todos los casos en que suceden cambios tecnológicos, estos repercuten en los usos y costumbres de las personas e inciden, de manera directa, en el aspecto formal de los productos. Otro fenómeno que se observa asociado a las nuevas tecnologías es la controversia que genera fans, que se dividen entre amantes y detractores. Esta situación suele estar unida a determinados grupos industriales que favorecen a que alguna de ellas se imponga. Un buen ejemplo de esto son los inicios mismos de la electricidad y la competencia entre Nikola Tesla y Thomas Alva Edison (ya sabemos quién ganó...). La luz como producto electrónico de consumo

Desde la aparición de la fluorescencia electrónica, las compactas de bajo consumo y el LED o iluminación de estado sólido (SSL Solid State Lighting) surgió una nueva y fe-


1909– Lámpara de filamento de tungsteno

1911– Neón

1923– Descubrimiento efecto LED

1975– Patente OLED

1928– Patente fluorescencia

1981– Fluorescencia compacta (CFL)

1962– Patente LED

1991– Lámpara de inducción electro magnética

2013– OLED Comercial

Luz electrónica

decenios 1901– Lámparara de vapor de mercurio

1907– Lámpara de filamento de wolframio

1960– Láser

1965– Patente electroluminiscencia

1930– Lámpara de sodio baja presión, mercurio alta presión

roz competencia que aceleró (aún más) la velocidad de desarrollo y que también modificó las pautas del mercado, llevando la iluminación al nivel de la electrónica de consumo. Estos cambios se vieron favorecidos por la eficiencia energética, la mayor duración de los productos y la prohibición (de aplicación progresiva) de continuar fabricando bombitas incandescentes. En el caso del LED, gracias a su pequeño formato y posibilidades de aplicación, desde el punto de vista del mercado y el diseño ha permitido introducir nuevos conceptos funcionales y formales en una búsqueda constante que a priori se divide en varias tendencias: —Retrofit, soluciones de sustitución directa con formato similar a las bombitas o luminarias convencionales. —Luminarias funcionales, planas y de sutil integración en la arquitectura. —Luminarias técnicas de alta eficiencia. —Luminarias decorativas RGB.

—Objetos de estética libre y flexible que en algunos casos podrían considerarse como obras de arte. Otra novedad que presenta la iluminación LED son los sistemas de control que permiten la atenuación o cambios de colores mediante funciones electrónicas que añaden espectacularidad y convierten a la luz en una posibilidad de juego. Hasta hace muy poco, el control de la luz se realizaba pulsando teclas, mientras que la tendencia más reciente lo convierte en apps para los teléfonos móviles o tablets, orientado a un consumo masivo (o aún no tanto por el precio). Un claro ejemplo de esta nueva preferencia es la bombita Philips Hue, un modelo tipo retrofit y multicolor que se controla mediante dispositivos Apple. Oh! LED

Esta acelerada revolución futurista nos impide acabar con la digestión del plato principal

1989– Balastos electrónicos fluorescencia T8

1999– LED alta potencia Comercial

1995– Fluorescencia T5

llamado LED para hacernos llegar sin aliento al esperado postre: el OLED (Organic Light Emitter Diode), actualmente muy utilizado en pantallas de móviles. Esta novedosa tecnología similar al LED pero con una superficie totalmente iluminada y con un espesor del orden de los 2 milímetros, acaba de llegar a eficiencias de 80 lm/W, es decir que se encuentra en los niveles de otras fuentes de luz, preparándose para un posible inicio de lanzamiento masivo y mundial a finales de 2013. Lo más interesante (para diseñadores o arquitectos) es la posibilidad de utilizarlo en sus diferentes formatos: rígido, flexible y transparente mientras no está iluminado. Podría funcionar como ventana, luminaria que simularía la entrada de luz natural y pantalla multimedia o control de la vivienda mediante domótica. Esta carrera continuará a altas velocidades, por supuesto con la asistencia de la nanotecnología. 91

Del fuego a la electrónica  

por Eduardo Oyenhart

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you