Page 1

EL Principito


CapĂ­tulo 1. Las personas grandes nunca comprenden nada por si solas, y es agotador para los niĂąos tener que darles siempre y siempre explicaciones.


Capítulo 2.-Esta es la caja, el cordero que quieres está dentro, quedé verdaderamente sorprendido al ver iluminarse el rostro de mi joven juez. Y fue así como conocí al principito.


Capítulo 3. Entreví rápidamente una luz en el misterio de su presencia y pregunté bruscamente: -¿Vienes, pues, de otro planeta? Pero no me contestó. Meneaba la cabeza suavemente mientras miraba el avión. -Verdad es que, en esto, no puedes haber venido de muy lejos... Y se hundió en un ensueño que duró largo tiempo. Despúes sacó el cordero del bolsillo y se abismó en la contemplación de su tesoro.


Capítulo 4. Pero, claro está, nosotros los niños que comprendemos la vida, nos burlamos de los números. Por eso los niños debemos ser muy indulgentes con las personas grandes, por que ellas solo se creen las cosas si estas contienen numeros.


Capítulo 5. El principito me explicó que el suelo del planeta de un amigo suyo estaba infestado de baobabs. Y si un baobab no se arranca a tiempo, ya no es posible desembarazarse de él y por eso siempre dice: -¡Niños! ¡Cuidado con los baobabs! Para prevenir a a mis amigos del peligro.


Capítulo 6. El principito me explicó que cuando uno está verdaderamente triste las puestas de sol son muy agradables.


Capítulo 7. Aquel día el principito y yo tuvimos una discusión, luego,no sabía que decir, él estaba llorando, me sentía muy torpe, no sabía como llegar hasta él... ¡Es tan misterioso el país de las lágrimas!


Capítulo 8. - El prinicpito me dijo que tenía una rosa, pero me advirtió que no era demasiado modesta... ¡Pero era tan conmovedora!


CapĂ­tulo 9. En la despedida la rosa le dijo al principito: - Tranquilo... En cuanto a los animales grandes, no les temo. Tengo mis garras.


Capítulo 10. Entonces el principito llegó al planeta de un rey, que decía. -Si ordeno a un general que se transforme en ave marina y el general no obedece, no será culpa del general, sera culpa mía.


Capítulo 11. Entonces el principito llegó al planeta de un vanidoso. Éste le dijo al principito: - Admírame. Entonces el principito le respondió: - ¿Qué es de admirar? A esta pregunta el vanidoso respondió: - Admirar significa reconocer que soy el hombre más hermoso, mejor vestido, más rico y más inteligente del planeta. Finalmente el principito dijo: -¿Para qué quieres que te admire? Y se fue.


j

CapĂ­tulo 12. Las personas grandes son decididamente muy, pero que muy extraĂąas...


CapĂ­tulo 13. Cuando eres el primerop en tener una idea, la haces patentar.


CapĂ­tulo 14. HabĂ­a apenas un lugar para alojar un farol y un farolero.


Capítulo 15. El sexto planeta era un planeta diez veces más grande. Estaba habitado por un Anciano que escribía enormes libros.


CapĂ­tulo 16. Los movimientos de este ejĂŠrcito estaban organizados como los de un ballet de Ăłpera.


Cap铆tulo 17. El principito mir贸 un largo tiempo a la serpiente y le dijo:

- Eres un animal muy raro, delgado como un dedo.


Cap铆tulo 18. El principito atraves贸 el desierto y no encontr贸 mas que una flor. Una flor de tres p茅talos, una flor de nada...


Capítulo 19. Las unicas montañas que había conocido eran los tres volcanes que le llegaban a las rodillas.


Cap铆tulo 20.Pero sucedi贸 que el prinipito, habiendo caminado largo tiempo a trav茅s de arenas, de rocas y de nieves, descubrio贸 al fin una ruta.


Capítulo 21. -Sí- dijo el zorro- para mi no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos.


Capítulo 22. Y surgió el trueno de un tercer rápido iluminado.


CapĂ­tulo 23. Si tuviera 53 minutos para gastar, caminarĂ­a tranquilamente hacia una fuente.


CapĂ­tulo 24. Las estrellas son bellas, por una que flor no se ve...


CapĂ­tulo 25 HabĂ­a nacido la marcha bajo las estrellas, del canto de la roldana, del esfuerzo de mis brazos


CapĂ­tulo 26. Es como la flor. Si amas a una flor que se encuentra en una estrella, es agradable mirar el cielo por la noche. Todas las estrellas estan florecidas.


CapĂ­tulo 27 Y por la noche me gusta oĂ­r las estrellas. Son como quinientos millones de cascabeles...


Escribidme en seguida, decidme que el principito ha vuelto...


El principito  

Conte fet pels alumnes de 1r ESO, dep de llengues i dep de plastica.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you