Issuu on Google+


La Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), a través de su Unidad de Cultura y Educación de la Subdirección Nacional Temuco, con el objeto de avanzar y fomentar la enseñanza/ aprendizaje de la lengua y cultura mapuche, pone a disposición de las instituciones vinculadas al área de la educación de un nuevo material para trabajar a nivel del aula. Dentro de este contexto, este libro de EPEW MAPUCHE, viene a satisfacer en parte la necesidad de materiales didácticos pertinentes para apoyar este desafío en niños y niñas que ingresan recién al sistema de educación preescolar. El cuento “El Zorro y la Perdiz”, fue recopilado en la comunidad indígena Juan Antinao, del sector Cautinche, de la comuna de Chol- Chol, Región de la Araucanía, por lo que tiene el carácter de auténtico. Es un cuento mapuche de gran valor cultural, que servirá como instrumento idóneo para transmitir el conocimiento de esta cultura a las nuevas generaciones.


Un día, mientras lavaba mote, estaba la perdiz cantando en la orilla del río. Lo que ella no sabía era que detrás de unas rocas estaba el zorro escuchándola cantar. Entonces éste se dijo “¡qué bonito canta la perdiz!, ¡qué bonito se escucha!, ¡como me gustaría cantar como ella!”. Estaba diciendo eso cuando de pronto perdió el equilibrio y se dio un porrazo que delató su presencia.

Kiñe rupa, nagaltu kucha kako mekelu inche, allkun zillo ñi ulkantun inaful lewfu, welu ga kimlay ta. Furi kurantu mew muley ga guru allkutuleluulkatu; fey mew ga”muna kume ulkatuy zillo, muna kume allkungey, chumwechifel ulkatuafun fey reke, feipilu ga, guyuy ñi lonko txiali i inaful zillo.


Entonces la perdiz se asustó mucho y muy desconfiada lo saludó diciendo “hola zorro, ¿qué necesitas?”; entonces el zorro le respondió “mari mari lamgen zillo, inche txekaletuan, yo pasaba por aquí no más y la escuché cantar”, entonces la perdiz le contestó “no es bueno andar mirando a escondidas, tenga cuidado”. Las palabras de la perdiz avergonzaron al zorro y éste se fue rápidamente del lugar diciéndose “hmm, ¡como me gustaría cantar como la perdiz!”.

Few mew ga, txupefi zillo ñochika chalifi: mari mari futa guru ¿chem zuamimi? fey mew ga guru feipi: mari mari lamgen zillo, inche txekaletun faw pule rupapen. Fey mew ga alkutun tami ul zillo ga feipi kumelay ellka lelin, kuñuwtukuwaimi, zillo ñi pin yewentukey guru matu amutuy uyupule fei piley; hmmm ¡zillo reke ayufun ñi ulkatual!.


Dicen que mientras el zorro se retiraba del lugar iba tratando de imitar el canto de la perdiz, pero por más que lo intentaba, no podía imitar el canto de la perdiz y sólo le salía un “¡guaak guaaak!”.

Fei mew ga feipigekey amutulu chi guru zillo reke ulkatukely, rewall mekelu tañi ulkatun reke guak guak guak piley.

Dicen entonces dio un gran grito diciendo “¡quiero tener la boca de la perdiz y cantar como ellaaaaa!”.

Fey mew ga txipanochi ulkantun futxa wirari. fey mew ga feipi: rume wulafun tañi zillo, reke ulkatual, rume ayufun ta zillo reke, ulkatual, rume nieal ñi wun ka femuechi ulkatual.

Entonces dicen que su grito fue escuchado por una anciana bandurria, que vio en el ruego del zorro un gran negocio. Entonces lo saludó diciendo “¿cómo está?”.

Fei mew ga feipi ñi tañi wiray, allkuy kuse rakiñ purrum rakizuami tufata kuzaw, fei mew ga chaliafin: mari mari lamgen guru, ¿chumleimi am?.


Entonces el zorro le respondió, “hola hermana bandurria, no estoy bien. Mi corazón tiene una pena; me gustaría cantar como al perdiz”.

Fei mew guru ga feipi: mari mari lamgen rakiñ, inche kumelkalelan, piwke munen yaskuley. Ayufun ulkatual zillo reke.

Entonces la bandurria le dijo “yo te puedo ayudar; yo tengo un remedio para poder ayudarte, ¿pero tiene con qué pagarme?”. Entonces el zorro respondió “¡si, yo tengo para pagar! voy a buscar mi bolso donde tengo unas hermosas perlas. Voy y vuelvo”.

Fey mew rakiñ kay feipi: inche keyuwayu, nien lawen, lawentuayu, niaimi kuyiael? guru ga feipi feley may inche nienta kuyiñ. Yemean ta karpa, monuitu muley wiluf llanka amutu wiñomean.


Dicen que la bandurria vio como el zorro salió en busca de su bolso con perlas y ella se fue a preparar sus implementos que eran una aguja de madera y un hilo de voki.

Ka feipigekey chumuechi amuy ñi lelin kuse rakiñ txeka amutulu guru yemael karpa wiluf llanka nielu kisu kay rakiñ txekakunuwi azkunuy ñi mamull akucha fuw foki.


Al regresar el zorro le dijo “aquí traigo el bolso con las perlas, pero primero quiero que me hagas el remedio y después te pago”.

Wiñolu ga guru feipi: tufa kupalun karpa wiluf llanka nielu, wune zewmalelen ta kuzaw fey ula kuyiayu.

Entonces la bandurria le respondió “muy bien, siéntate por aquí y cierra tus ojos”.

Rakiñ kay feipi kupañe faw pule, anu pañe faw pule, umerge tami ge.


Fue así que la bandurria comenzó a coser la boca por ambos lados. Dicen que el zorro soportaba el dolor por que quería cantar como la perdiz. Entonces la bandurria le dijo “una última puntadita y terminamos. ¡Aguanta no más!”.

Zillo reke ulkatuami pieyu rakiñ kiñe pichi wechaf mulewey epe zeumaiñ. Fey mew ñizufayu tami wun newentuaymi.


Dicen que cuando terminó el trabajo el zorro cantaba igual que la perdiz diciendo “¡pi pi pi pi!”.

Fey ula kulliaen ka, zeulu kuzaw numa kume ulkatuy guru zillo reke.

Dicen que cuando la bandurria le pidió su pago el zorro le dijo “¡pip pipi huyyyyy! Te dejo mi morral, pero mejor ábrelo cuando yo me haya ido porque le tengo mucho cariño a mis perlas”.

Pipi p huyyyy faw muley ñi karpa mulelu kuyiñ. Tufey nulayami kuse rakiñ inche amutuly, rume poyen ñi wiluf llanka rume llaskuafun.

Entonces la bandurria le dijo “muy bien así lo haré”.

Kuse rakiñ kay feipi felepe may.


Entonces, cuando se había alejado lo suficiente el zorro, la bandurria abrió el morral y dijo “¡pppero!, ¡miren el tramposo zorro, aquí, aquí hay solo piedras y mas piedras, ninguna perlaaaaaaaa!” y gritó con mucha fuerza “¡te voy a encontrar zorro tramposo!”.

Zewma amulu ñi txekan guru, rakiñ nulay karpa lelilu. Feipi chem anta tu fa koilatuenew weza guru, re karpa muley gelayta wiluf llanka, fei mew wirari ñiwa kulliaen.


Entonces dicen que, al otro día, el zorro iba muy feliz cantado así “¡pi pi pi! yo canto igual que la perdiz”. Pero de pronto, entre unos matorrales, apareció la bandurria que dijo “allí va ese zorro, lo voy asustar”.

Ka antu pegergeki chi guru ayun ulkatulelu pi pi re zillo ñi ulkatu txipay, welu fey mew ga pu mawiza txipali kuse rakiñ azkintuy chew amulelu guru pefilu ga feipi kulliaenew ñiwa guru.


Dicen que saltó sobre él. Entonces el zorro dio un gran grito diciendo “¡guak guak!”. Y con ello se le rompió la boca y con mucha pena dijo “ya no podré cantar más como la perdiz”.

Mupu tu fi fei mew ga guru txupefi guak guak pi. Pilu wukurri wun yaskulu feipi: pepi ulkatulayan zillo reke.


Y salió corriendo del lugar.

Feipi lu ga lef amutuy ka lof.

Mientras la bandurria se reía mucho de la lección que le había dado al zorro.

Rakiñ kay ayekawi: kullifilu guru tañi koilatun ka femuechi gulan zugu.

¡Hasta aquí llega este cuento!.

¡Fente puyiñ tufachi epew!


Recomendaciones para la narración de un Epew

El concepto epew se traduce como relato, narración o cuento. Éste está basado en la oralidad que se transmite de generación en generación, aportando valores y costumbre ancestrales. Personificadas por animales, éstas pueden narrar historias sagradas, verdades del pasado o sucesos ficticios. La forma de narrar un epew es anukunugekey, wupulkunugekey ina kutxaltuwe, (sentados alrededor del fogón). Como relator puede actuar, un adulto, anciano o educadora. Al narrar desarrolle un propio estilo e identifique su particular manera de hacerlo, ya que narrar es un acto de entrega que lleva amor y respeto. Puede permanecer sentado o de pie, lo importante es que se sienta cómoda. Sitúese en el espacio de tal forma que logre la mayor atención de los niños y niñas. Refuerce el bilingüismo desde el mapuzugun al español y destaque las palabras mapuche, sobre todo cuando invoque a los tiempos RUF KUIFI EM (en el pasado), KIÑE ANTU (un día), FEI MEW (entonces). Recuerde que la voz es el principal instrumento para narrar, por tanto, proyecte la


voz y juegue matizando volumen, utilice un tono natural (no es necesario exagerar) y desarrolle melodía y ritmo; que permitan mantener a los niños y niñas con un alto grado de atención. Por ultimo, juegue con la mirada, realice movimientos para darle más énfasis algunas acciones y haga pausas de suspenso que sean marcadas por un instrumento musical mapuche ejecutado por los niños. Con ello se promueve la participación y la interacción. Al finalizar la narración realice preguntas movilizadora y pida a los niños y niñas que utilicen cualquier expresión artística para representar lo más significativo de la narración. Recuerde, los epew de la narrativa Mapuche, contribuyen al desarrollo de la imaginación y del pensamiento generando condiciones para la lectura y además fortalecen el sentido de identidad individual y colectiva de los niños y niñas de origen Mapuche. Juan Pablo Manquenahuel Educador de Párvulos


Equipo Editor AMCHE Juan Pablo Manquenahuel Rodrigo Díaz A. Daniel Bernal P. Diseño y Diagramación Rodrigo Díaz A. Daniel Bernal P. Ilustración Rodrigo Diaz A. Daniel Bernal P. Financiado Corporación Nacional de Desarrollo Indígena



Relato El Zorro y La Perdiz