Page 1

2014

Benemérita Escuela Normal “Manuel Ávila Camacho”

FAUSTO EL NIÑO MIGRANTE PSICOLOGÍA EN EL DESARROLLO INFANTIL Maestra: Ana María Frausto de la Torre

Ilse María Ovalle Robles Primer Semestre de Preescolar 01/01/2014


¿Qué alternativas daría a Fausto si fuera su maestra? Fausto vivía en situaciones precarias, su contexto no le permitía imaginar un futuro con una buena posición económica si permanecía en su lugar de origen. A sus 14 años, Fausto no había concluido su secundaria cuando decide viajar a Nueva York en busca del sueño americano. Si yo hubiera sido su maestra, le hubiera comentado que existen alternativas para que no tuviera que dejar su país. Advertirle que, uno cuando se encuentra fuera de su país no es del todo bienvenido entre los extranjeros, que se vive mucha discriminación. Que cuando uno sale, se tiene que acostumbrar a los modos de vida de las personas de ese país, que se tiene que aprender el idioma y las costumbres. Que cuando uno no está junto a su familia, se siente una gran soledad y nostalgia por volver, y muchas veces eso no es posible. Que es mucho más noble luchar porque nuestra tierra natal prospere con uno. Para poder morir donde uno nació, entre aquellos que le permitieron vivir, estando orgulloso de haberse esforzado por sacar adelante a su familia y a su país. Hay que advertir a los alumnos que no todo es tan sencillo como imaginar. Aunque hay quienes salen del país y logran cumplir el sueño americano, muchos otros mueren intentando llegar a Estados Unidos, dando su vida sin haber sido capaces de llevar ingresos a sus familias. Si terminara la etapa secundaria y más tarde ingresara a preparatoria y la terminara, podría ir a buscar trabajo a una fábrica como obrero, tener un sueldo fijo, posiblemente en alguna empresa que estuviera dentro de su propio estado, o a lo mucho ir a buscar trabajo a otro. Otra alternativa que imaginé es el hecho de que, el dinero que gastó en promedio Fausto para irse a Nueva York fue de 56 mil pesos. A sabiendas de estas cifras, pudo elegir terminar de estudiar los niveles de educación básicos e invertir ese dinero en un pequeño negocio, quizás una tienda de abarrotes. No creo conveniente que creara su negocio en su lugar de origen. Quizás el instalarla en otra comunidad, donde las personas tuvieran un nivel económico que les permitiera poder adquirir los producto sin problemas, un lugar donde no hubiera mucha competencia en el tipo de negocio que escogiera, que le garantizara los clientes.


Quizás, como última opción le manejaría que, mientras cursa la educación básica, aprendiera a hacer sombreros de palma, o se dedicara a vender leña para fogones. Alguno de sus familiares podría salir del estado a vender los sombreros a un precio más elevado, ya que en otras localidades ese producto no esta tan devaluado. Así podría no abandonar a su familia y seguir viviendo dentro de su país.

Fausto el niño migrante