Page 3

Crece con nosotros

“Sólo de ver la ilusión que normalmente tienen los jugadores jóvenes por entrenar ya vale la pena ser entrenador de basket.” Tu llegada a Mieres y al club BVM tiene dos perspectivas: por un lado hacerte cargo como primer entrenador del equipo senior del club y por otro lado ser Director Técnico de la cantera. Ya ha pasado un mes desde que se inició la pretemporada y es momento de hacer una parada y reflexionar: ¿Qué objetivos tenías en mente a tu llegada? ¿Siguen siendo los mismos? Siguen siendo los mismos. Con el equipo senior el objetivo que nos hemos marcado es ascender y mantener la ilusión hasta la última jornada y con la cantera y los entrenadores quiero entrar al parquet. Quiero entrenar. Mi intención es tocar todos los equipos de la cantera en cuanto al trabajo en técnica individual, que es lo que hace falta en esas edades. Es un trabajo en dos direcciones pero siempre desde un mismo enfoque. El primer equipo es la referencia para la cantera. Los valores de trabajo, esfuerzo, humildad, prudencia, de educación deportiva… se tiene que transmitir desde el primer equipo, pasando por los entrenadores del club hasta la Junta Directiva. Lo primero a conseguir es que los jugadores y jugadoras tengan ilusión. Los entrenadores somos formadores, no instructores. El basket es mucho más que un deporte en el que dos equipos luchan por encestar más canastas; está el tema de cultura del esfuerzo, de compromiso, y de la educación deportiva, pero no solo con los niños sino también con las familias. Es un trabajo integral. Solo con ver la ilusión que normalmente tienen los jugadores jóvenes por entrenar, ya vale la pena ser entrenador de este deporte.

Fanzine del Club de Basket Villa de Mieres BVM2012

Estuviste llevando el Ros Casares y el filial del Valencia Basket. ¿Qué diferencia encuentras al ponerte al frente de un equipo nuevo, con jugadores que no son profesionales? Lo más importante es transmitir seriedad por el baloncesto, aunque no sean profesionales. Los jugadores de la primera plantilla se han comprometido con el club. El entrenamiento, el esfuerzo, el querer mejorar día a día es igual aunque no seas profesional. Es una cuestión de responsabilidad y trabajo en equipo, y esa actitud no cambia, es la clave del éxito. ¿Te ha resultado difícil la adaptación a un nuevo clima, una ciudad pequeña como Mieres, con un modo de ver la vida probablemente bastante distinto a lo que dejaste en Valencia? De momento el clima es el ideal, con temperaturas suaves. Da calidad de vida. No encuentro mucho cambio porque Torrent no es muy distinto en cuanto al tipo de municipio. En ese aspecto no he notado mucha diferencia, y ¿Qué decir de Asturias? Vosotros lo sabéis mejor que nadie. Vivís en el auténtico paraíso natural. He conocido Oviedo y Gijón. Son ciudades muy proximas. Oviedo tiene el encanto del casco antiguo, que es precioso, y Gijón el encanto del mar dentro de la misma ciudad. Puedes elegir lo que más te apetezca de cada una.

“Es importantísimo valorar el esfuerzo de todos los jugadores y hacerles ver que una buena actitud es siempre premiada.”

Después de tantos años de experiencia recorriendo canchas de toda España ¿Qué jugadores de la primera plantilla conocías previamente y cuáles te han sorprendido? Alex González y Jacobo Odriozola. Son jugadores que he visto competir en categorías de formación. Alex González en León y Canarias. Jacobo en Valladolid y Cantabria. Incluso con Jacobo coincidí en un europeo en Budapest, ya hace bastantes años. Hay muchas ganas y experiencia en el primer equipo. Y también en la cantera. Obviamente, no es lo mismo el trabajo con adultos que con niños y niñas en formación. ¿Cómo te planteas esta doble vertiente de tu trabajo? En categorías de formación hay que desarrollar las habilidades técnicas del jugador para alcanzar el mayor nivel de juego posible, proporcionándoles los elementos más adecuados para que puedan resolver bien cualquier situación. Hay que intentar que tanto en ataque como en defensa, se haga lo más fácil y simple para el jugador joven. No conviene encasillar o especializar a una edad temprana. Es importantísimo valorar el esfuerzo de todos los jugadores y hacerles ver que una buena actitud es siempre premiada.

3

¿Cómo se consigue mantener a raya el afán competitivo y ganador de los más pequeños? ¿Se trata de ganar o de aprender? La palabra clave es equilibrio: entre la competición y la formación. No todos los niños tienen ese gen competitivo necesario para intentar ganar y se pueden generar muchos ejercicios para transmitir ese gusanillo, pero es fundamental trabajar ejercicios que mejoren la coordinación y el equilibrio corporal, para poder progresar en el juego. Si formas bien, compites bien. Si compites bien, al final ganas. Es necesario reeducar en ese aspecto. Los niños tienen que comprender que compiten pero siempre dentro de una formación individual. Cada uno de los partidos que se juegan en una temporada: oficiales o amistosos, son un momento para formar. ¿Por qué tanto fútbol? El basket es el segundo deporte a nivel nacional en cuanto a licencias y a medios de comunicación. El fútbol genera más ingresos. Hay grandes presupuestos y también grandes deudas. El hecho de que la selección española de baloncesto haya tenido grandes triunfos estos últimos años ha hecho que haya aumentado el número de fichas. Se hace complicado por la cantidad de actividades extraescolares que realizan los niños después del colegio, aunque hay que admitir que les resulta más fácil encontrar tiempo para el deporte rey.

Crece con nosotros 0  

Fanzine del Club de Basket BVM2012