Issuu on Google+

El Cielo a

Garabandal

ilcieloagarabandal.wordpress.com

Descubrir y vivir los mensajes de María

A LA SOMBRA DE LOS PINOS.....

LA MARAVILLOSA HISTORIA DE LAS APARICIONES DE MARÍA EN GARABANDAL Segunda parte

San miGUEL ARCÁNGEL LE NECESITAMOS MÁS QUE NUNCA

Santiago Lanús En sus apariciones María revela el remedio para la Iglesia y para el mundo

Vincenzo Comodo UCRANIA: VIVIR LA CRISIS CON FE SÓLIDA, IMPLORANDO A DIOS

Segunda parte de la muestra fotográfica “Padre Pio y San Miguel Arcángel”

Revista on-line — Año I — Número 2 — Marzo-Abril 2014


SUMARIO marzo-abril 2014

A LA SOMBRA DE LOS PINOS PRIMER PLANO

3 Ucrania: vivir la crisis con fe sólida, implorando a Dios

8 Primera aparición de la Virgen Capítulo II

Anna Fusari

Anna Fusari

SAN MIGUEL ARCANGEL

EL MENSAJE DE MARÍA

14

SAN PIO DE PIETRELCINA

18 La especial devoción a San Miguel Arcángel. Parte II Signos y testimoniosde su devoción

Muestra fotográfica de Vincenzo Comodo

CORAZÓN DE CRISTO

Le necesitamos más que nunca

En sus apariciones, 24 María revela el reme- “Quien tenga sed de dio para la Iglesia y Verdad y de Amor para el mundo venga a Mí”

Redacción

Santiago Lanús

6

P. Richard Gilsdorf

El Cielo a Garabandal Año I - Número 2 Marzo-Abril 2014 http://ilcieloagarabandal.wordpress.com/

email: ilcieloagarabandal@gmail.com

Han colaborado: Vincenzo Comodo, Anna Fusari, Santiago Lanús, Justo A. Lofeudo, Giovanni Lombardi, Tiziano Romito, Alberto Victoriano.

Realización: Anna Fusari


VIVIR LA CRISIS CON FE SÓLIDA, IMPLORANDO A DIOS

E

n estas últimas semanas hemos vivido una cadena de acontecimientos nefastos para la paz mundial y aunque no es el propósito de esta publicación comentar los sucesos políticos, sí queremos exponerlos a la luz de las intervenciones de nuestra Madre y, sobre todo, de sus predicciones. Ucrania, el país más poderoso, después de Rusia, surgido de la desintegración de la antigua Unión Soviética, vive desde finales de 2013 las mayores movilizaciones ciudadanas de su historia, que comenzaron por el descontento ante la negativa de sus autoridades a firmar un acuerdo con la Unión Europea. Así comenzó a formarse un alud que ha llevado a la caída del gobierno y a una invasión del territorio de Crimea por parte de los rusos. Crimea fue un antiguo territorio ruso y ahora parte de Ucrania. Yanukóvich, refugiado en Rusia, sigue declarándose el legítimo presidente de Ucrania y la Unión Europea no consigue respaldar eficazmente a Ucrania en sus reivindicaciones sobre el territorio de Crimea. Putin mantiene un “puño de hierro” contra Europa debido a que Rusia es el mayor suministrador de gas a los distintos países europeos. Este es el panorama actual, complicado por una guerra fría entre Putin y Obama. Ricordemos las predicciones de Nuestra Señora de Fátima sobre Rusia, hechas en 1917: “Vendré a pedir la

Rusia a mi Corazón Inmaculado y la coSi mis deseos sobre Rusia son satisfechos, Rusia se convertirá y reinará la paz. Si no, Rusia difundirá sus errores en el mundo, causando guerras y persecuciones a la Iglesia. Muchos buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho y muchas naciones serán destruidas. Pero al final, mi Corazón Inmaculado triunfará”. Esto fue lo que dijo la Virgen consagración de

munión de reparación del primer sábado.

por Anna Fusari

Primer Plano

UCRANIA:

en Fátima acerca de Rusia. Todos sabemos que la consagración de Rusia a su Corazón Inmaculado no se ha hecho en las condiciones exigidas por la Virgen —en unión con todos los obispos y nombrando expresamente a Rusia— y ello ha sido motivo para que algunos opinen que falta tal consagración. Y el comunismo de Rusia comienza a asomar la cabeza y a querer volver a la URSS dominando las naciones que formaron parte de ella.. ¿Debemos pensar que todo está perdido? Ciertamente no, aunque estamos viviendo un momento sumamente delicado en el que, más que nunca, debemos utilizar nuestra inteligencia espiritual poniendo en práctica lo que hemos aprendido y lo que sigue enseñándonos el Espíritu para que el entramado de la crisis política y social, tan habilmentehábilmente evidenciado por los medios de comunicación, no nos impida ver la mano de Dios en los acontecimientos que vivimos, no perdamos la esperanza y, con fe, imploremos la maternal intercesión de Nuestra Madre. Sabemos que Ella todo lo puede y el Señor nada puede negar a su Corazón Inmaculado. María, cuyas incontables apariciones han sido confirmadas en muchos países del mundo, también ha querido estar presente en Ucrania, una nación atenazada por el comunismo desde los tiempos de Stalin. Las primeras apariciones que se han documentados datan de 1914, cuando la Virgen, el 12 de mayo, se apareció a 22 campesinos. La aparición duró hasta el día siguiente. Los videntes recibieron un mensaje profético que preanunciaba épocas dolorosas para el mundo y para Ucrania. María predijo la pérdida de la soberanía de Ucrania durante 80 años: durante ocho décadas sufrirían persecuciones, al término de las cuales EL CIELO A GARABANDAL

3


la cristiandad habría prevalecido y Ucrania sería libre. Esta predicción se vio confirmada cuando Ucrania alcanzó su independencia de la Unión Soviética en 1991, tras la disolución de esta última. La Virgen también les dijo que la guerra mundial era inminente y que Rusia se convertiría en un país sin Dios. Efectivamente, y por desgracia, pocos meses después, en julio del mismo año, comenzó la primera guerra mundial. Posteriormente, la Virgen se aparece en 1954, el período de la postguerra (segunda guerra mundial) por 11 veces en la localidad de Seredne, en la parte occidental del país a una joven vidente de nombre Anna, dándole un mensaje similar a los de Fátima y de Medjugorje. Más recientemente, el 26 de abril de 1987, Nuestra Señora aparece en Grushew, una aldea de la entonces Rusia, hoy Ucrania occidental, donde antiguamente se había construido un famoso santuario mariano. La fecha y hora de la aparición coincidían exactamente con el primer aniversario del desastre de Chernobyl. Aquel 26 de abril, Maria, una niña de doce años que vivía muy cerca de la iglesia, mientras sale de la casa para ir a la escuela nota una luz extraña en la capilla. Se detiene para observarla, cuando de repente, nota una figura en una de las caras de la torre octogonal que cubría la cúpula de la capilla: era una mujer vestida de negro con un niño en brazos. La pequeña entra en casa y llama a su madre que sale y, reconociendo a Nuestra Señora, le pide a la hija que se arrodille para rezar. La imagen de la Virgen continúa visible a todos por un mes, a veces en el vano de una ventana de la torre del campanario, otras sobre la cúpula, y otras en el cielo sobre la capilla. Aparecía muy temprano en la mañana, por largo tiempo. Sus manos irradiaban una luz intensa. Aquellas noticias se difundieron rápidamente por el país, y llega la gente al pueblo. La aparición siguió siendo visible por varios días y, a juicio de muchos de los presentes, Nuestra Señora era en todo similar a la imagen de la Virgen de la Ternura, un icono donado en el siglo XI a Vladimir, príncipe de Kiev por su mujer Ana después de la conversión al cristianismo del pueblo, culminada con un “bautismo en masa” en las aguas del río de Dniepr. La Virgen de la Ternura es la imagen sagrada más antigua que se venera en Ucrania. Los testigos directos del acontecimientos milagroso

4

EL CIELO A GARABANDAL

fueron por lo menos medio millón de personas. La Madre de Dios se dejaba ver sola o acompañada de algunos santos, sobre las cúpulas de las iglesias o suspendidos sobre las casas. Pronto llegó la respuesta del régimen comunista a las apariciones. El 13 de mayo, aniversario de la aparición de la Virgen en Fátima, en la televisión local se intenta desacreditar el fenómeno de Grushew con el fin de desalentar a los peregrinos. Pero durante el programa apareció en el video la imagen de Nuestra Señora que todos los espectadores de la región pudieron observar. Entonces, el régimen comunista hace de todo para impedir que la vidente permanezca en el lugar y que no acudan más peregrinos. Levanta barricadas, cava zanjas por los caminos de acceso a la aldea y aumenta el perímetro de la zona prohibida a los peregrinos. Sin embargo, eso no impidió el flujo de los fieles: fuentes gubernamentales hablaron de unas 45.000 personas al día, llegadas inclusos de zonas muy lejanas. Con intentos ridículos también clausuraron con tablas y telas el balcón de la capilla y las otras ventanas. Todo fue inútil. Se seguían viendo velas encendidas a través de las telas clavadas y la imagen de la Virgen se podía ver todavía con más nitidez. De manera prodigiosa, cuando se retiraron las telas se vieron sobre ella tres iconos de la Theotokos con el Niño. Los comunistas las destruyeron, las quemaron o las echaron al agua. Intentaron cortar carreteras. Cerraron provisionalmente las iglesias, sobre todo la iglesia de las apariciones. Amenazaron a los aldeanos de Grushew con denunciarles si daban asilo a los peregrinos. Un equipo de propaganda atea recorría la zona con altavoces intentando explicar que aquello era una ilusión óptica. A los policías se unieron alrededor de veinte miembros del KGB. Pero nada. Los vecinos del pueblo se olvidaron de todo ese atropello cuando la Virgen se apareció a los comunistas, poniéndolos en fuga con su sola presencia. Fue el día que la ortodoxia cristiana celebra el Tránsito de la Virgen. Ella añadió fulgor a la celebración con su presencia, luego desapareció. En el curso de las numerosas apariciones de la Virgen a la joven vidente, a veces llorando, María le pidió hacer penitencia para la remisión de los pecados de la humanidad. En otras ocasiones la invitó al rezo y al perdón para la conversión de Rusia, y a la oración del Santo Rosario, arma potente contra Satanás. Nuestra Madre le sugirió también de no olvidarse de los fallecidos en el desastre de Chernobyl, desastre que fue una advertencia para el mundo entero. En abril de 1988, la Virgen dijo: “Es por vuestra directa petición y por la sangre de los mártires que sucederá la conversión de

Rusia. La penitencia y el amor unirán los unos a los otros.


Están por llegar los tiempos que han sido preanunciados como el Final de los Tiempos. Miren la desolación que rodea el mundo: los pecados, la acedía, el genocidio. Si Rusia no vuelve al cristianismo, habrá una tercera guerra mundial y el mundo entero se encontrará ante su ruina “. “Enseñen a los niños a orar. Enseñen en la Verdad. Recen el Santo Rosario. Es el arma contra Satanás. He venido a confortarlos y a decirles que el sufrimiento acabará muy pronto. Os voy a proteger para la Gloria y el futuro del Reino de Dios en la tierra, que durará mil años. El Reino del Cielo y de la Tierra esta al alcance de la mano. Pero solo vendrá con la penitencia y el arrepentimiento de los pecados. Muchos vendrán como falsos mesías y profetas. Estén atentos. No hago distinciones de raza o de religión…” “El Dios eterno os llama. Por eso estoy aquí y he sido enviada entre vosotros; a pesar de las largas persecuciones habéis resistido sin perder la fe, la esperanza y la caridad“.

Llegados a este punto, la Iglesia de Grushew se une. Los católicos (que son minoría en ese país), los ortodoxos griegos y otros ortodoxos al igual que los musulmanes acuden en el lugar del milagro. La fe de la gente comenzó a consolidarse. El mismo año, se celebró el Bautismo del Milenio católico, bendecido por el Papa Juan Pablo II que siguió todas las celebraciones del evento. El 10 de julio de 1988, Juan Pablo II, a la hora del Angelus, se unió en peregrinaje espiritual con Ucrania, pidiendo a la Virgen que, mediante su poderosa intercesión, Dios concediera en el nuevo milenio (el que estamos viviendo), la plena libertad de profesar la propia fe y recuperar la unidad completa para la Iglesia. Las oraciones fueron escuchadas y, un año después, en 1989, la perestrojka trajo a los ucranianos católicos el reconocimiento legal del derecho a su religión. Con las apariciones de Ucrania, tenemos ahora una panorámica más completa de la intervención y desvelo de Nuestra Madre a lo largo de este siglo y, en particular, en estas últimas décadas durante las cuales los acontecimientos políticos, económicos y sociales están precipitando hacia el caos. Mientras estábamos escribiendo este artículo, nos ha llegado la noticia de que varios iconos de la Madre de Dios han comenzado a llorar en una docena de monasterios de Rusia y Ucrania. Más precisamente, el portal de noticias polaco “Fronda.pl” ha señalado que los iconos que han comenzado a llorar se encuentran en Rostov-on-Don, Odessa, Rivne (o Rovno) y Novokuznetsk. El periodista Tomasz P. Terlikowski concluye comentando que ante la manifestación de este tipo de fenómenos vale la pena preguntarnos si Dios no nos quiere de esta manera alertar contra los tiempos difíciles que son inminentes y llamar al arrepentimiento. Continúa

señalando: “La oración nunca es excesiva y con la situación internacional que vivimos, la sociedad no se siente inclinada a mostrar un optimismo exagerado…”. Para cualquier creyente, tanto cristiano como ortodoxo o musulmán, este tipo de eventos puede significar una señal clara del Cielo, un llamamiento a la conversión así como una advertencia de que se acercan tiempos difíciles. Las lágrimas de la Virgen María hablan directamente a nuestro corazón confrontándonos con la imagen que Dios tiene de nosotros. En sus apariciones, tantas veces Ella nos ha advertido, con amor, pero sin dejar de reprender a sus hijos extraviados, suplicando e incluso llorando por su conversión. Si esto ha hecho aquí con nosotros, ¿qué no habrá hecho y suplicado ante Dios por nuestra salvación? La preocupación y el dolor de María deben apremiarnos a hacer todo lo que podemos, lo poco que podemos, con lo poco que somos, para que esas amenazas que están sobre nuestras cabezas no se conviertan en realidad. La Virgen ha repetido, una y otra vez, que de nosotros depende. Con la oración, con tanta oración, hecha con el corazón y, sobre todo, el arrepentimiento.

“Si volvéis a él de todo corazón y con toda el alma, siendo sinceros con él, él volverá a vosotros y no os ocultará su rostro” (Tb 13:6).

Tenemos dos opciones en este momento crucial de la historia: obedecer a las peticiones de la Virgen hechas a través de sus mensajes o ignorarlas y enfrentarnos a las consecuencias. El Reino del Cielo está a nuestro alcance, con sólo escucharla y obedecerla. EL CIELO A GARABANDAL

5


Arcángel San Miguel

L e necesitamos

más que nu nca

“Y se entabló un gran combate en el cielo: Miguel y sus angeles lucharon contra el dragón. Tambien lucharon el dragón y sus ángeles, pero no prevalecieron, ni hubo ya para ellos un lugar en el cielo. Fue arrojado aquel dragón, la serpiente antigua, llamado Diablo y Satanás, que seduce a todo el universo. Fue arrojado a la tierra y también fueron arrojados sus ángeles con él” (Ap 12:7-9). Los Santos Padres interpretan estos versiculos del Apocalipsis como testimonio de la lucha entre Miguel y el diablo cuando fueron sometidos a prueba los espíritus angélicos. Bajo este enfoque entendieron también la lucha que Satanás sostiene contra la Iglesia a lo largo de los siglos y que se radicalizará al final de los tiempos.

S

egun tradiciones judias seguidas por algunos Padres de la Iglesia, el demonio fue una criatura angelica que se convirtio en enemiga de Dios al no aceptar la dignidad concedida al hombre. Como consecuencia, el diablo y sus seguidores fueron arrojados a la tierra, y desde entonces no cesan de tentar al hombre para que, pecando, se vea tambien privado de la gloria de Dios. En el Antiguo Testamento se presenta al Arcangel San Miguel como aquel que, de parte de Dios, defiende al pueblo elegido. En su alocución en Monte del Santo Ángel (Gargano, Italia) del 24 mayo 1987, Juan Pablo II destacó la lucha constante contra el demonio, que intenta sacar partido de cada situa-

6

EL CIELO A GARABANDAL

cion, y que “la figura del Arcangel Miguel, es actual tambien hoy, porque el demonio esta todavia vivo y operante en la tierra”. Dos semanas antes, en Munich, Alemania, el Papa había declarado en una homilia: “hay epocas en las que la existencia del mal entre los hombres se hace singularmente evidente en el mundo (...). Se tiene la impresion de que el hombre actual no quiere ver ese problema. Hace todo lo posible por eliminar de la conciencia general la existencia de esos dominadores de este mundo tenebroso, esos astutos ataques del diablo de los que habla la Carta a los Efesios. Con todo, hay epocas historicas en las que esa verdad de la revelacion y de la fe cristiana, que tanto cuesta aceptar, se expresa con gran fuerza y se percibe casi palpable”.


Esa actuacion del diablo en la sociedad y en las personas, que a veces se expresa con gran fuerza y se percibe de forma casi palpable, ha llevado a la Iglesia a invocar a San Miguel como guardian en las adversidades y contra las asechanzas del demonio: “Manda, Señor, en ayuda de tu pueblo al gran Arcangel Miguel, para que nos sintamos protegidos en nuestras luchas contra Satanas y sus angeles” (Liturgia de las Horas, rezo de Laudes). Asechanzas reales y terribles, que tratan de aniquilar la vida de Cristo en las almas, si no contáramos con la gracia divina y la ayuda de los angeles y de nuestra Madre del Cielo. Cristo es el verdadero vencedor del pecado, del demonio y de la muerte. Y en Él vencemos siempre, frecuentemente ayudados por los argeles y santos. Sin embargo, el triunfo definitivo de los cristianos sobre el demonio no tendra lugar hasta el fin de los tiempos. Por eso, San Pedro, despues de exhortar a los primeros cristianos a la mas plena confianza en Dios—Descargad en Él, les dice, todas vuestras preocupaciones, porque El cuida de vosotros—, les llama vivamente la atencion para que estén vigilantes: Sed sobrios y vigilad, pues vuestro adversario el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar (I Pedro 5:7-8). Quiza recordaba el Apostol, mientras escribia estas recomendaciones, aquellas palabras del Maestro: “Simon, Simon, he aqui que Satanas os ha reclamado para cribaros como el trigo. Pero Yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe...” (Lc 22: 31-32). De manera similar a Pedro, comenta San Cipriano: “Anda alrededor de cada uno de nosotros, como un enemigo que tiene sitiada una plaza y explora las murallas y examina si hay alguna parte debil y poco segura por donde penetrar” (De zelo et livore, 2). En su homilía del 29 septiembre de 2007 en la Basílica de San Pedro, Benedicto XVI señala que la Iglesia antigua llama a los obispos “ángeles”, indicando que deben vivir orientados hacia Dios para ayudar y defender su pueblo ante las insidias del enemigo y que, para ayudarnos a entenderlo, no hay más que ver las funciones de los Arcángeles. En concreto, se refiere al Arcángel Miguel explicando: “Defiende la causa de la unicidad de Dios contra la presunción del dragón, de la “serpiente antigua”, como dice san Juan. La serpiente intenta continuamente hacer creer a los hombres que Dios debe desaparecer, para que ellos puedan llegar a ser grandes; que Dios obstaculiza nuestra libertad y que por eso debemos desembarazarnos de él. Pero el dragón no sólo acusa a Dios. El Apocalipsis lo llama también “el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa día y noche delante de nuestro Dios”

León XIII y la oración a San Miguel En Octubre 13, 1884, el Papa León XIII, experimento una visión horrible. Después de celebrar la Eucaristía, estaba consultando sobre ciertos temas con sus cardenales en la capilla privada del Vaticano cuando de pronto se detuvo al pie del altar y quedo sumido en una realidad que solo el veía. Su rostro tenia expresión de horror y de impacto. Se fue palideciendo. Algo muy duro había visto. De repente, se incorporo, levanto su mano como saludando y se fue a su estudio privado. Lo siguieron y le preguntaron: ¿Que le sucede su Santidad? ¿Se siente mal? El respondió: “¡Oh, que imágenes tan terribles se me han permitido ver y escuchar!”, y se encerró en su oficina. ¿Qué vio León XIII? “Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que el podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo.” También León XIII pudo comprender que si el demonio no lograba cumplir su propósito en el tiempo permitido, sufriría una derrota humillante. Vio a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con sus legiones en el abismo del infierno. Después de media hora, llamo al Secretario para la Congregación de Ritos. Le entrego una hoja de papel y le ordeno que la enviara a todos los obispos del mundo indicando que bajo mandato tenia que ser recitada después de cada misa, la oración que ahí el había escrito. Cuatro décadas después, hacia 1928, en una sesión de la Sagrada Congregación de Ritos en la que se trataba de derogar estas oraciones, un anciano cardenal se levantó para contar que el mismo León XIII le había confiado que la invocación a San Miguel la había añadido contra la amenaza de la francmasonería, movido a ello por una revelación sobrenatural.


Oración a San Miguel del Papa León XIII (versión íntegral)

18 de mayo de 1890 Acta Apostolicae Sedis, p. 743

¡O

h glorioso príncipe de las milicias celestes, san Miguel arcángel, defiéndenos en el combate y en la terrible lucha que debemos sostener contra los principados y las potencias, contra los príncipes de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos! Ven en auxilio de los hombres que Dios ha creado inmortales, que formó a su imagen y semejanza y que rescató a gran precio de la tiranía del demonio. Combate en este día, con el ejército de los santos ángeles, los combates del Señor como en otro tiempo combatiste contra Lucifer, el jefe de los orgullosos, y contra los ángeles apóstatas que fueron impotentes de resistirte y para quien no hubo nunca jamás lugar en el cielo. Si ese monstruo, esa antigua serpiente que se llama demonio y Satán, él que seduce al mundo entero, fue precipitado con sus ángeles al fondo del abismo.

P

ero he aquí que ese antiguo enemigo, este primer homicida ha levantado ferozmente la cabeza. Disfrazado como ángel de luz y seguido de toda la turba y seguido de espíritu malignos, recorre el mundo entero para apoderarse de él y desterrar el Nombre de Dios y de su Cristo, para hundir, matar y entregar a la perdición eterna a las almas destinadas a la eterna corona de gloria. Sobre hombres de espíritu perverso y de corazón corrupto, este dragón malvado derrama también, como un torrente de fango impuro el veneno de su malicia infernal, es decir el espíritu de mentira, de impiedad,

8

EL CIELO A GARABANDAL

de blasfemia y el soplo envenado de la impudicia, de los vicios y de todas las abominaciones. Enemigos llenos de astucia han colmado de oprobios y amarguras a la Iglesia, esposa inmaculada del Cordero, y sobre sus bienes más sagrados han puesto sus manos criminales. Aun en este lugar sagrado, donde fue establecida la Sede de Pedro y la cátedra de la Verdad que debe iluminar al mundo, han elevado el abominable trono de su impiedad con el designio inicuo de herir al Pastor y dispersar al rebaño.

T

e suplicamos, pues, Oh príncipe invencible, contra los ataques de esos espíritus réprobos, auxilia al pueblo de Dios y dale la victoria. Este pueblo te venera como su protector y su patrono, y la Iglesia se gloría de tenerte como defensor contra los malignos poderes del infierno. A ti te confió Dios el cuidado de conducir a las almas a la beatitud celeste. ¡Ah! Ruega pues al Dios de la paz que ponga bajo nuestros pies a Satanás vencido y de tal manera abatido que no pueda nunca más mantener a los hombres en la esclavitud, ni causar perjuicio a la Iglesia. Presenta nuestras oraciones ante la mirada del Todopoderoso, para que las misericordias del Señor nos alcancen cuanto antes. Somete al dragón, la antigua serpiente que es diablo y Satán, encadénalo y precipítalo en el abismo, para que no pueda más seducir a los pueblos. Amén


(Ap 12:10). Quien aparta a Dios, no hace grande al hombre, sino que le quita su dignidad. Entonces el hombre se transforma en un producto defectuoso de la evolución. Quien acusa a Dios, acusa también al hombre. La fe en Dios defiende al hombre en todas sus debilidades e insuficiencias: el esplendor de Dios brilla en cada persona”. Como individuos, como naciones, como Iglesia, estamos en una gran batalla espiritual. Debemos usar todas las armas espirituales para combatir con amor, fortaleza y astucia. La Virgen dijo a María de Jesús de Ágreda, contemporánea de Santa Teresa de Ávila: “Hija mía, ya te he advertido e iluminado sobre los secretos, ingenios y traiciones maquinadas por el infierno contra los hombres, y de la rabia furiosa y vigilancia con la que esto se lleva a cabo, sin trascurar ninguna oportunidad y sin dejar de mover piedra ni sendero, estado o persona a la que no haga caer en sus trampas; y las más insidiosas, porque más disimuladas, las despliegas contra quien aspira solícitamente a la salvación eterna y a la amistad con el Señor”... “Contra estos ataques,

Dios da su admirable protección, si el hombre tan solo cooperara y correspondiera”. (Mistica Ciudad de Dios, Vida de la Virgen Madre de Dios, escrita entre los años 1637-43, libro 7, cap. 17). E1 gran triunfo del demonio en nuestros dias consiste en que muchos lo han olvidado, o bien piensan que son creencias de otras epocas. Sin embargo, su accion sutil en la vida del mundo y de las personas es muy real y efectiva. Ante eso, debemos revivir la devoción a San Miguel para que nuestro espíritu exlame, junto con los ángeles: “¡¿Quién como Dios?!” Hay numerosas oraciones a San Miguel Arcángel, aunque la más conocida es aquella de León XIII que hasta 1934 se rezaba después de cada Misa. Después, fue sustituida por una oración más corta, que reportamos a continuación. Acudamos con frecuencia a este Santo Arcangel, invocando y buscando su ayuda. Como dijo el Santo Obispo Francisco de Sales: “La veneración a San Miguel es el remedio más grande en contra de la rebeldía y la desobediencia a los mandamientos de Dios, en contra del ateísmo, escepticismo y de la infidelidad”.

Oración San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la milicia celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amen. EL CIELO A GARABANDAL

9


A la sombra de los pinos

Primera aparición de la Virgen Capítulo II Adaptación de Anna Fusari

Nel número anterior hemos leído el comienzo de las apariciones del Cielo a San Sebastián de Garabandal, una pequeña aldea situada al norte de España. Desde el 18 de junio 1961, esta comunidad compuesta por unas 70 familias captó la atención de los medios de comunicación. Cuatro niñas, de 11-12 años, Conchita González, Mari Cruz González, Jacinta González y Mari Loli Mazón, sin relación de parentesco entre ellas, fueron testigos, cada día, de las apariciones del Arcángel San Miguel que les preparó para la llegada de la Virgen. El Arcángel, que solía llegar hacia el anochecer, no hablaba nunca, excepto con los gestos. Sin embargo, la tarde del sábado 1 de julio 1961, la aparición duró alrededor de dos horas y, por primera vez, San Miguel habló a las niñas diciendo que el día siguiente, domingo, habrían visto a la Virgen bajo el Título de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

O

currió el domingo 2 de julio de 1961. Hasta entonces, las apariciones habían sido de San Miguel Arcángel que — desde el 18 de junio— venía preparando a las cuatro niñas para la aparición de la Santísima Virgen.

Aproximadamente a las 6 de la tarde, regresaron a Garabandal. Las calles estaban abarrotadas de forasteros, diez u once sacerdotes, un abad, médicos, muchos coches. Se encaminaron hacia la Calleja, seguidas de todos, para rezar el rosario.

Ese domingo, se celebró con gran solemnidad la misa. Después del rosario de las 3 de la tarde, las niñas bajaron en dirección a Cosío, pero, a mitad del camino tuvieron que volverse, pues la gente que afluía al pueblo, las reconocían y no las dejaban avanzar.

Sin llegar allí, en un punto de ese camino llamado “el Cuadro” se les apareció la Virgen acompañada de dos ángeles. Uno de ellos era San Miguel, el otro era desconocido. Ambos vestían igual y, según declaraciones de las niñas, parecían mellizos. La identidad del otro Arcángel que acompañaba

10

EL CIELO A GARABANDAL


a la Virgen fue revelada mucho tiempo más tarde por Jacinta, que señaló se trataba de San Gabriel, el mismo que fue enviado de parte de Dios a Nazaret para hablar con María y anunciarle su Maternidad Divina. Al lado del Ángel de la derecha, a la altura de la Virgen, vieron como un cuadro de fuego rojo donde destacaba la figura de un triángulo con un ojo y un letrero. Las letras eran desconocidas y de tipo oriental. Fue interpretado como el Ojo de Dios.

Dialogando con María Ese día, las niñas hablaron mucho con la Virgen que, según ellas, aparentaba unos 17 años. Le contaron lo que vivían a diario, que iban todos los días al prado, que estaban negras, que tenían la hierba en morujos, etc…. Ante tanta naturalidad y espontaneidad infantil, la Virgen se reía…! En un cierto momento, Mari Loli enseña los dientes, y se supo después que la Virgen le había dicho que los tenía muy bonitos. Conchita también abre la boca para mostrar a la Virgen una muela picada… Con la mayor confianza, pidieron a la Virgen que les dejase la corona; y Ella debió de acceder a sus deseos, pues todos pudieron observar sus actitudes de tomar en las manos algo que venía de arriba y que luego se pasaban unas a otras. Conchita incluso llegó a pedir a la Virgen que le dejara una de las estrellas de la corona para ponérsela ella en la cabeza para que todos creyeran de verdad a las apariciones… La Virgen contestó que “ya creerán” (Testimonio de Juan Álvarez Seco). Conchita cuenta que ese día ocurrieron muchas cosas durante la aparición. Una de ellas fue una lluvia de estrellas, que fue vista por las cuatro niñas. Las estrellas caían de arriba, como si lloviese.

Reina del Santo Rosario Del diario di Conchita:

“La Virgen viene con un vestido blanco, manto azul, una corona de estrellucas doradas. No se le ven los pies. Las manos estiradas con el escapulario a la derecha. El escapulario es marrón, el pelo largo, color castaño oscuro, ondulado, raya en el medio; la cara, alargada; la nariz, alargada, fina; la boca, muy bonita, con labios un poquito gruesos; el color de la cara es trigueño, más claro que el del Ángel, …, diferente a la vez, muy bonita; una voz muy rara, no sé explicarla: ¡No hay ninguna mujer que se parezca a la Virgen, ni en la voz, ni en nada! Algunas veces trae al Niño en brazos, muy chiquitín, como un nene recién nacido, una carita redonda; parece el color como el de la Virgen; una boquita pequeña; el pelín un poco largo, rubio, unas manos pequeñas, un vestido como una túnica azul”.

María les enseñó a rezar el Rosario y oró con ellas. Al principio, Ella misma les acompañaba. Después, sólo pronunciaba el Gloria. El rezo de las niñas en estado normal era muy distinto a cuando rezaban en éxtasis ya que, entonces, la pronunciación era mucho más lenta y de una cadencia impresionante. Ese día, cuando terminaron el Santo Rosario, la Virgen les dijo que se iba. Las niñas le rogaron que se

EL CIELO A GARABANDAL

11


quedara más tiempo, que les había parecido poco, pero Ella se reía y les prometió que el día siguiente, lunes, volvería. Cuando se fue, la gente comenzó a besar a las niñas, a preguntarles lo que les había dicho. Otras personas, no creían, pensaban que “cómo la Virgen iba a hablar y escuchar tanto?”.

Se manifiesta como la Virgen del Carmen Tal como apareció la Virgen, más tarde se reconoció que era idéntica a la primera aparición de la Virgen del Monte Carmelo, al General de los Carmelitas, San Simón Stock el 15 de julio de 1251. En aquella aparición del siglo XIII, la Virgen vestía túnica blanca y manto azul, ¡como en Garabandal! Terminada la aparición, llevaron a las pequeñas videntes a la sacristía de la Iglesia y un sacerdote, don Francisco Odriozola les

interrogaba —una por una— para después decir a la gente lo que habían revelado las niñas. Ese día 2 de julio, domingo, tuvo un final muy feliz, las niñas vieron a la Virgen y el pueblo vivió ese acontecimiento con devoción y asombro. Qué sueño tan feliz debieron de tener las cuatro niñas en aquella noche de domingo… la maravillosa Gracia de la Madre de Dios y Madre nuestra, debía de llenarlas por dentro, con la música de sus palabras y la luz de su mirar y sonreír. No sorprende que al despertar en la mañana del lunes, día 3, las niñas corrieran presurosas al lugar de la aparición, el “cuadro”, para rezar juntas. Acabada la oración, fueron a sus casas, a las tareas que les mandaban los padres y, después, a la escuela. Cuando llegaron a la clase, la maestra, Serafina Gómez, llorando, las besaba diciendo:

“¡Qué suerte tenéis!...” Al salir de clase, las niñas escucharon de boca de todos las mismas frases, todos estaban muy impresionados y contentos, incluidos los padres de las niñas. Tras aquella primera aparición, las niñas siguieron con sus vidas, haciendo lo que sus padres les pedían, hasta salir de la escuela, por la tarde (a las 17 horas), momento en el que iban a la Calleja para rezar el rosario ella solas. Cuando los padres les decían que era la hora, que por qué no iban a rezar al cuadro, las niñas contestaban que todavía no las habían “llamado”.

, suntotas sit, et hariam dolorit

En el siguiente número: Realidades espirituales vividas en Garabandal: las llamadas, los éxtasis y las locuciones.

Adaptado de los escritos de P. José Ramón García de la Riva (Memorias de un cura de aldea), D. Francisco Sánchez-Ventura y Pascual (La verdad sobre las apariciones de

Garabandal) y P. Eusebio García de Pesquera (Se fue con prisas a la montaña).

12

IL CIELO A GARABANDAL


ARRIBA (foto a la izquierda) El “cuadro”, llamado así por el cierre rudimentario formado con unos palos para proteger a las niñas de la muchedumbre, en la calleja, lugar de las primeras apariciones. El 2 de julio 1961 numerosas personas esperaban pacientemente la aparición de la Virgen. Foto arriba a la derecha: La calleja, un camino generalmente recorrido por los animales de pasto, que llevaba al monte.

Fotografías en blanco y negro tomadas por D. José Antonio Estébanez Calderón, entonces profesor de instituto, hoy sacerdote.

Fuente: www.virgendegarabandal.com DERECHA Lugar de la primera aparición de la Virgen con el Ojo de Dios, en el cuadro de la calleja, acompañada por los Arcángeles San Miguel y San Gabriel.

IZQUIERDA Foto tomada durante la primera aparición de Nuestra Señora del Monte Carmelo, en el cuadro de Garabandal. Las cuatro niñas hablan con la Virgen. 2.VII.61 EL CIELO A GARABANDAL

13


Nuestra Señora del

Monte Carmelo

La devoción a la Virgen del Carmen comenzó en 1155 cuando San Bertoldo llegó al monte Carmen y construyó ahí una pequeña capilla reuniendo otros diez hermanos. Empezaron así a vivir una vita de oración eremitico-comunitaria sin una verdadera regla escrita, aunque respetando los usos de los eremitas locales. Estos antiguos monjes buscaban, en primer lugar, seguir el modelo del profeta Elías, repitiendo con el: “Estoy lleno de celo por el Señor Dios de los Ejercitos, en cuya presencia estoy”. El primer profeta de Israel, Elías Elia (s. IX a.C.), viviendo en el Monte Carmelo, tuvo la visión de una nubecita que se levantaba de la tierra hacia el monte, trayendo una lluvia providencial y salvando así Israel de una sequía devastadora. En aquella nube pequeña “como una mano humana” todos los místicos cristianos y los exegetas han visto siempre una profética imagen de la Virgen María que, llevando en sí al Verbo divino, ha dado la vida y la fecundidad al mundo. Cuenta la tradición que desde antes del Cristianismo, algunos ermitaños se retiraban en el Monte Carmelo (Karmel: jardín-paraíso de Dios), cerca de la fuente del profeta Elías; después, los ermitaños continuaron a vivir ahí incluso tras la llegada del cristianismo. En el Carmelo, que es una cadena montuosa que se extiende desde el golfo de Haifa sobre el Mediterráneo hasta la llanura de Esdrelon (marca, por tanto, el límite entre Galilea y Samaria) —citado varias veces en la Sagrada Escritura por su vegetación, belleza y fecundidad— continuaron a vivir los ermitaños hasta que, en la segunda mitad del siglo XII, llegaron algunos peregrinos occidentales, probablemente tras las últimas cruzadas del siglo; continuando el secular culto mariano que existía, se unieron en una Órden religiosa fundada en honor a la Virgen, a la que, estos religiosos manifestaban estar particularmente vinculados.

14

IL CIELO EL CIELOAAGARABANDAL GARABANDAL

La Órden no tuvo, por tanto, un verdadero fundador, aunque se considera al profeta Elías como su patriarca y modelo. Obligados a dejar la Palestina a causa de la invasión saracena, los monjes carmelitas, como ya se llamaban, huyeron a Occidente, donde fundaron distintos monasterios: Messina y Marsella en 1238; Kent en Inglaterra en 1242; Pisa en 1249; París en 1254, difundiendo el culto de Aquella a la que “ha sido dada la gloria del Libano, el esplendor del Carmelo y de Sarón” (Is 35:2). El primer Padre General de la Órden, San Simón Stock, imploró rezando la Virgen que no permitiera la desaparición de la Órden Carmelita. El 16 julio de 1251 la Virgen, rodeada de ángeles y con el Niño en brazos, se apareción a San Simón y le entregó el Escapulario para que lo utilizara sobre los hábitos. La Virgen prometía: “Recibe, Hijo Diletísimo,


el

Escapulario de tu Órden, signo de mi más fraternal amistad, privilegio para ti y para todos los carmelitanos. Aquellos que morirán revestidos con este Escapulario no irán al fuego del Infierno. Es un signo de salvación, protección y apoyo en los peligros y de alianza de paz para siempre”.

En Fátima, a la conclusión de las apariciones, el 13 de octubre 1917, mentre unas setenta mil personas asístían al gran milagro del sol, la Madre de Dios se mostró a los tres pastorcillos bajo el Título de Nuestra Señora del Carmen, llevando entre sus manos, el Escapulario.

Muchos Papas y teólogos han confirmado y explicado que quien tiene devoción hacia el Escapulario y lo utiliza efectivamente, recibirá de María Santísima la gracia de la contrición y de la perseverancia final.

Se puede así afirmar que los inestimables privilegios vinculados al Escapulario son parte esencial del Mensaje que nos ha dejado la Madre de Dios en Fátima, junto al Rosario y a la devoción a su Corazón Inmaculado.

El Papa Pío XII afirmó que “quien lo lleva viene asociado, de manera más o menos estructa, a la Órden Carmelita”, añadiendo: “¡Cuantas buenas almas han debido, incluso en circunstancias humanamente desesperadas, su suprema conversión y su eterna salvación al Escapulario que llevaban! Cuantos, además, en los peligros del cuerpo y del alma, han sentido, gracias a ello, la protección maternal de María! La devoción al Escapulario ha hecho verter sobre todo el mundo, ríos de gracias espirituales y temporales”. Otros Papas han aprobado y recomendado su culto; el mismo Juan XXIII lo llevaba. También el Papa Juan Pablo II lo recomendaba repetidamente afirmando: “Yo, desde mi juventud, llevo al cuello el Escapulario de la Virgen y me cobijo confiadamente bajo el manto de la Beata Virgen María, Madre de Jesús” (Udiencia general, 16 julio 2003). Al comienzo, el Escapulario era de uso exclusivo de los religiosos carmelitas. Más tarde, la Iglesia extendió esa posibilidad a todos los fieles. Una segunda promesa hecha por la Virgen del Carmen ha otorgado todavía más importancia a la devoción del Escapulario. En una aparición al Papa Juan XXII, refiriéndose a aquellos que hubieran llevado el Escapulario durante su vida, la Santísima Virgen prometió lo siguiente: “Yo, Madre de bondad, bajaré el primer sábado después de su muerte y liberaré y conduciré al

Monte Santo de la Vida Eterna a cuantos encontraré en el Purgatorio”.

Como en San Sebastián de Garabandal.

El Escapulario está formado por dos trozos de tela de sayo unidos por una cuerdecilla y lleva la imagen de María por un lado y, por el otro, aquella del Sagrado Corazón de Jesús. Privilegios para quien lo lleva: 1. preservacíón de las llamas eternas; 2. liberación del purgatorio el sábado después de la propia muerte; 3. protección contra los peligros del alma y del cuerpo. Naturalmente quien lleva el Escapulario deberá también preocuparse de vivir una vita devota a María, rezándola cada día. El Escapulario no es un amuleto, sino una prenda de la predilección a María: un llamamiento al ejercicio de la caridad y una profesión de pertenencia y consagración a la Madre y Reina del Cielo. La Órden Carmelita, tras dejar el Monte Carmelo en Palestina se propagó por toda Europa, conociendo, en el siglo XVI, la obra reformadora de dos grandes místicos españoles, Juan de la Cruz y Teresa de Ávila, por lo cual hoy los carmelitas se diferencian en dos Familias: “descalzos” o “teresianos” y aquellos sin adjetivo o “de la antigua observancia”. EL IL CIELO CIELO A A GARABANDAL GARABANDAL

15


El mensaje de María

En sus apariciones María revela el remedio para la Iglesia y el mundo por Santiago Lanús

www.virgendegarabandal.com “La Virgen, habiendo

recibido de Cristo la salvación y la gracia, está llamada a desempeñar un papel relevante en la redención de la humanidad. Con la devoción mariana los cristianos reconocen el valor de la presencia de María en el camino hacia la salvación, acudiendo a ella para obtener todo tipo de gracias. Sobre todo, saben que pueden contar con su maternal intercesión para recibir del Señor cuanto necesitan para el desarrollo de la vida divina y a fin de alcanzar la salvación eterna”. Papa Juan Pablo II

Catequesis del 5-xi-97 16

EL CIELO A GARABANDAL


D

ios ha querido que cuando la Iglesia reciba a su Madre como tal, con poder, y no solo como la Mujer obediente a la Iglesia, por medio de Ella, Dios restaurará toda la Casa, su Iglesia. No podrá la Iglesia elegir otra pues Ella es la señal del Apocalipsis, la Madre con su Hijo recién nacido. Recordamos la manifestación de una gran Epifanía Mariana, a partir de mediados del siglo pasado: La Medalla Milagrosa, las Apariciones de La Salette (que tienen especial importancia con el último Tiempo), las Apariciones de Lourdes y Fátima, también hay otras menos conocidas, reconocidas por el Ordinario del lugar.

Mensajera de Dios para la Humanidad En todas las apariciones, la Madre de Dios venía enviada por Dios, no por su cuenta, sino siempre como la Esclava de Dios. Entonces se produce la primera gran lucha entre San Miguel y el Dragón Rojo. Esto es lo que ahora está sucediendo, porque esta lucha ya ha comenzado. Y luego viene una fase mas cruda. Decía la Virgen de Garabandal, para que nos demos cuenta de lo que va a ocurrir: “Llegará un día que parecerá como que la Iglesia hubiese desaparecido”. Pero no desaparecerá. No puede superarse la gran prueba que viene sin una gracia especial de Jesucristo. La Iglesia no puede salvarse de esta gran lucha, sin un gran Milagro expreso de Jesús. Benditas las almas que creen y esperan de que solo por un gran milagro de Jesús puede salvarse el mundo. No hay más remedio que acudir a su Madre, Jesús no quiere volver si no es por medio de su Madre. Conviene hacer, por lo tanto, en primer lugar lo que la Madre quiere. Ahora el cumplimiento de los Mensajes es lo más importante porque es lo que siempre ha dicho la Iglesia, insistir en lo que quiere la Virgen María. La Virgen María quiere la oración, la penitencia, que se pida perdón a Dios por el mundo. Además Ella lo puede dar todo, Ella puede solucio-

nar todo rapidísimo. Los problemas del hambre, los problemas de la salud, el problema del odio, de la victoria del amor sobre el odio, la civilización del amor. La Madre todo lo puede, lo único que necesita es nuestra penitencia, que queramos hacer penitencia. La Virgen María quiere que los hijos pidan perdón a Dios. Si el mundo pide perdón a Dios, la Virgen puede hacerlo todo. En todas partes del mundo la Virgen María tiene almas que son todas de Ella, todas de Jesús y de María. Con estas almas, a las cuales se unirán más y más con el tiempo, la Iglesia surgirá como de las catacumbas y convertirá al mundo entero. La predicación del Evangelio al mundo entero, es la que viene después de la gran Purificación o Castigo. Si el mundo no cambia habrá un Castigo y si cambia, una gran PuriEL IL CIELO A GARABANDAL

17


ficación. El cambio no se puede retrasar más allá del último Aviso, el que la Virgen anunció en Garabandal y para el mundo entero. Ahora estamos en los últimos avisos. El último Aviso es el que la Virgen va a dar anunciado en Garabandal. Porque Jesús quería ya, si recordamos y recorremos la historia de los que vivieron a principios de siglo, quería que junto a su Corazón, se venerase el de su Madre. Fue por sus súplicas que terminó la primera guerra mundial. Las desobediencias del mundo en obedecer a la Madre Iglesia y también la desobediencia dentro de la misma Iglesia a las súplicas de la Virgen María, que retrasó tanto el obedecer en aquello que decía: “Si continúan ofendiendo al Señor, vendrá otra guerra peor durante el reinado de Pío XI”… que fue el comienzo de la segunda guerra mundial.

Dios quiere que sea proclamada

Corredentora Luego vino también un acontecimiento maravilloso sobre los años 40, pues Dios envió a su Madre como un nuevo Rostro, ahora quería ya que fuese la Madre de todas las Naciones (apariciones en Ámsterdam). También da las señales de su advenimiento en algunos lugares de las apariciones. Y pide un último dogma para Ella. Cuando el Dogma de la Corredentora se proclame para toda la Iglesia y se reciba así a su Madre, el mundo se renovará inmediatamente con su Gracia. El demonio lucha contra Ella porque cuando Ella llegue y “gobierne” en su casa, ya no habrá sitio para el Maligno. Un día todos la llamarán y vendrá por medio del Aviso y el Milagro, que es lo previo al Reinado final en que todo es feliz y todo de Dios. Recordemos por aquellos tiempos cuando era Papa Pío XII, María da la vuelta al mundo entero: La Virgen Peregrina de Fátima; la Virgen de la Asunción al Cielo y también el Dogma. Prepara los corazones de todas las razas; los rumores de la Iglesia Católica llegan a todos los pueblos del mundo. 18

EL CIELO A GARABANDAL

De manera que ya se ve, empieza a aparecer un doble camino de la Iglesia, el de la que sigue fielmente a su Madre, y el de una cierta Iglesia que ya empieza claramente a separarse de las disposiciones que vienen del Cielo. De manera que empieza a aparecer lo que se llamaría el camino de perdición de una cierta iglesia, cuya doctrina se ha metido en muchísimas partes, de una manera que está muy lejos de seguir los caminos que quiere Jesús. En el año 1960 se cumplía la fecha para dar a conocer la tercera parte del Secreto de Fátima. El Papa Juan XXIII había leído el Secreto. En 1959 se convocó un Concilio (1962-65). El Papa pide su luz a Dios y Dios envía la Señal a Garabandal (1961-65) para que allí se diese testimonio cierto y palpable de Su Divina Voluntad. La Virgen revela en Garabandal lo que es más importante que deba conocerse: el estado actual de la Iglesia y el mundo, pero sobre todo, su remedio: los dos Mensajes. Cada cosa de Garabandal es un signo que contiene mucha doctrina y enseñanzas en vivo. Ella puede renacer una Iglesia Nueva.


Desde mediados del siglo pasado la Virgen María viene preparando su gran obra, que culminará en una gran explosión de Amor, lo mismo que habrá una gran explosión de odio, que coincide con los años que ya vienen. El odio luchará contra el Amor y vencerá el Amor: la Madre. “¡Mi Corazón Inmaculado triunfará!”, decía la Virgen en Fátima. “Rusia se convertirá y habrá paz”. Por eso hay bastantes sacerdotes y también Obispos y Cardenales fieles que forman ahora como un conjunto como una legión de Apóstoles y Víctimas, y en ellas Jesús y María tienen todo su consuelo y en ellos cumplirá sus promesas. Le decía la Virgen a Conchita: “No te preocupes, mi Hijo lo hará todo”. La Virgencita decía en Garabandal que se pidiera perdón al Padre, que Él haría todo. Si se le pide este perdón pues hágase; cualquier otra cosa será insuficiente. La actitud, por lo tanto, es la de los niños de Fátima, de rodillas, cabeza en tierra, pidiendo perdón a Dios por las ofensas, y todo lo hacían con tal amor y con tal ansiedad que abreviaron enormemente el final de aquella primera guerra mundial.

Señora Nuestra y Madre de todos los hombres y mujeres, aquí estoy como un hijo que viene a visitar a su Madre y lo hace en compañía de una multitud de hermanos y hermanas. Como Sucesor de Pedro, al que se le confió la misión de presidir el servicio de la caridad en la Iglesia de Cristo y de confirmar a todos en la fe y en la esperanza, quiero presentar a tu Corazón Inmaculado las alegrías y las esperanzas, así como los problemas y los sufrimientos de cada uno de estos hijos e hijas tuyos, que se encuentran en Cova de Iria o que nos acompañan desde la distancia. Madre amabilísima, tú conoces a cada uno por su nombre, con su rostro y con su historia, y quieres a todos con amor materno, que fluye del mismo corazón de Dios Amor. Te confío a todos y los consagro a ti, María Santísima, Madre de Dios y Madre nuestra. El Venerable Papa Juan Pablo II, que te visitó tres veces, aquí en Fátima, y te agradeció aquella “mano invisible” que lo libró de la muerte en el atentado del 13 de mayo, en la Plaza de San Pedro, hace casi treinta años, quiso ofrecer al Santuario de Fátima la bala que lo hirió gravemente y que fue colocada en tu corona de Reina de la Paz. Nos consuela profundamente saber que estás coronada no sólo con la plata y el oro de nuestras alegrías y esperanzas, sino también con la “bala” de nuestras preocupaciones y sufrimientos. Te agradezco, Madre querida, las oraciones y sacrificios que los Pastorcillos de Fátima realizaron por el Papa, animados por los sentimientos que tú les habías infundido en las apariciones. Agradezco igualmente a todos aquellos que, cada día, rezan por el Sucesor de Pedro y sus intenciones, para que el Papa sea fuerte en la fe, audaz en la esperanza y ferviente en el amor. Madre querida por todos nosotros, te entrego aquí en tu Santuario de Fátima, la Rosa de Oro que he traído desde Roma, como regalo de gratitud del Papa, por las maravillas que el Omnipotente ha realizado por tu mediación en los corazones de tantos peregrinos que vienen a esta tu casa materna. Estoy seguro de que los Pastorcillos de Fátima, los Beatos Francisco y Jacinta y la Sierva de Dios Lucía de Jesús, nos acompañan en este momento de súplica y júbilo. Papa Benedicto XVI EL CIELO A GARABANDAL

19


San Pio de Pietrelcina

La especial devoción a San Miguel Arcángel Parte II

Signos y testimonios de su devoción Exposición de la muestra fotográfica

www.padrepioesanmichelearcangelo.org por Vincenzo Comodo Desde hace quince siglos, millares y millares de peregrinos llegan a la Celeste Basílica, para visitar al Arcángel San Miguel. Vienen de todo el mundo y se ponen bajo su protección. A él se confían y rezan; vienen arrepentidos y se proponen vivir concretamente el Evangelio; expresan su reconocimiento y manifiestan gratitud por las gracias obtenidas mediante su poderosísima intercesión. Entre estos peregrinos, hubo reyes, diversos papas, pero también hijos de la Madre Iglesia que subieron a la gloria de los altares y muchos otros muertos en suave olor de santidad. Limitándonos a nuestros días, pensemos en Juan Pablo II —que vino tres veces— y, antes que él, el fraile de los estigmas: Padre Pío de Pietrelcina. Sin exageración, podríamos decir que Padre Pío sentía la obligación de venir a la Sagrada Gruta del Arcángel Miguel, vista la inmensa devoción que nutría por el Príncipe de los Ángeles —vencedor de Satanás y terror de sus secuaces—, desde los tiernos años de la infancia y después alimentada, cada vez más, a lo largo del camino de su heroica misión sacerdotal; y considerada también su noble compañía de la cual continuamente gozaba, como el mismo declaró. Quien ha hecho la experiencia de peregrino al Santuario del Monte del Santo Ángel sabe como se manifiesta y como actúa el Arcángel Miguel ante nosotros mortales. No a través de imágenes y estatuas, a pesar de que sean bellas y fascinantes, sino tocando las cuerdas más íntimas de nuestro espíritu. Precisamente ahí, San Miguel abre una brecha en el corazón humano, para hacer entrar la luz de Dios que, con la Gracia de Cristo Salvador y su perdón, lleva el peregrino a una vida nueva. Y esto, Padre Pío lo sabía perfectamente. Con esta exposición fotográfica, Vincenzo Comodo interpreta esta realidad y la exhortación que Padre Pío lanzaba, sin cesar, a todos sus devotos. Usando las imágenes que permiten “ver” cuanto fue importante San Miguel en su santa vida y “entrever” cuanto podría serlo también en la nuestra. Padre Ladislao Suchy

Rector del Santuario de San Michele Arcángel 20

EL CIELO A GARABANDAL


P

odemos fechar el origen de la Celeste Basílica, situada en la región del Gargano (Italia), entre finales del V y comienzo del VI siglo. Dan fe de ello antiguos escritos. Pero, quien reconstruye los hechos milagrosos que dieron origen al culto de San Miguel en el Gargano es el Liber de apparitione Sancti Michaelis in Monte Gargano, escrito en el siglo VIII. Este libro nos recuerda tres apariciones que testimonian los hechos milagrosos que aqui ocurrieron y una cuarta, que tuvo lugar después de muchos siglos de las primeras, aunque igualmente prodigiosa. Veamoslas brevemente para entender el origen de este único y extraordinario lugar sagrado.

El episodio del toro La primera aparición, fechada en el año 490, es la que se perfila como la más asombrosa, definida como “el episodio del toro”. Los hechos fueron los siguientes. Un día, un rico señor de Sipongo —para algunos, Elvio Emanuele, el 33er comandante de las armas sipontinas y, por otros, Gargano, un hombre rico del que derivó, más tarde, el nombre del lugar— hacía pastar a su ganado. De repente, desapareció el toro más bonito. El dueño lo buscó afanosamente en los lugares más escondidos y peligrosos, sin éxito. Al final, lo encontró arrodillado ante la apertura de una gruta. Airado, tiró una flecha contra el animal pero, inexplicablemente, en vez de herir al toro, la flecha cambió de dirección e hirió al hombre en el pecho.

ocurrió por obra mia. Yo soy el Arcangel Miguel y estoy siempre ante el Trono de Dios. La gruta es sagrada para mí, es una decisión mía; yo mismo soy su custodio vigilante... Allí donde se abre la roca, los pecados de los hombres pueden ser perdonados... Además, aquello que sera pedido aqui en oración se concederá. Vé, por tanto, sobre el monte y dedica la Gruta al culto cristiano». Era el 8 de mayo del año 490.

El episodio de la Victoria La segunda aparición, llamada “de la Victoria”, ocurrió en el año 492. El rey godo Odoacre, considerando que el pueblo sipontino era confederado de Teodorico, iba a invadir la ciudad de Siponto. Ante la inminente amenaza, el Obispo, San Lorenzo Maiorano, pidió ayuda al Arcángel. El lunes 25 de septiembre los godos enviaron un heraldo para pedir la rendición. El Obispo, entonces, pidió una tregua de tres días. Cuando la obtuvo, mandó que en ese triduo todos rezasen, hiciesen penitencia y recibiesen los sacramentos. Al amanecer del 29 de septiembre, mientras estaba todavía profundamente recogido en oración, se le apareció, una vez más, San Miguel. Le prometió la victoria y le advirtió de no asaltar los enemigos antes de las cuatro de la tarde. El Obispo informó a los sipontinos.

El cielo era sereno cuando, de repente se escuchó tronar en el aire, una nube cubrió la sagrada veta del Monte Gargano, y un horible terremoto sacudió la Perturbado por lo ocurrido, fue a ver al Obispo, tierra, mientras el mar cercano se enfureció con rugiSan Lorenzo Maiorano que, tras escucharle, ordenó dos espantosos. Cada rayo cosechaba las vidas de los tres días de oraciones y penitencias. Al amanecer bárbaros, sin herir siquiera a uno de los sipontinos. del tercer día, el Arcángel San Miguel se apareció al Su victoria fue total, obteniendo el exterminio de los Obispo diciendo: «Has actuado muy sabiamente enemigos. En señal de agradecimiento, San Lorenzo pidiendo al Dios Altísimo la revelación y el Maiorano y el pueblo victorioso subieron al monte y por qué la flecha lanzada contra el animal se se pararon delante de la Sagrada Gruta, sin atreverse a dirigió contra el arquero. Que sepas que esto entrar.

IL CIELO A GARABANDAL

21


El episodio de la Dedicación La tercera aparición viene llamada también “de la Dedicación”. En el año 493, tras la victoria, el Obispo deseaba obedecer a la orden recibida tres años antes de consagrar la Sagrada Gruta a San Miguel. Sin embargo, de nuevo se le apareció el Arcángel y le dijo que Él mismo había consagrado la Gruta. Entonces, el Obispo de Siponto, junto a otros siete obispos de la región, al clero y al pueblo sipontino, se encaminó hacia el lugar sagrado. Durante el camino, ocurrió un prodigio: algunas águilas, con sus alas desplegadas, protegieron a los obispos de los rayos del sol. Llegados a la Gruta, encontraron ahí, ya eregido, un altar, cubierto de un paño bermellón y encima una Cruz. Además, en la roca encontraron la huella del pie de San Miguel. Fue así que

el Santo Obispo celebró el primer Sacrificio Divino en aquel lugar tan especial. Era el 29 de septiembre.

La cuarta aparición Era el año 1656. Toda la Italia meridional estaba infestada por una terrible pestilencia. Entonces el Arzobispo, ante la epidemia que avanzaba, se dirigió al Arcángel Miguel dejando, en las manos de su estatua, una súplica escrita en nombre de toda la ciudad de Monte del Santo Ángel. Y ocurrió que en la madrugada del 22 de septiembre, mientras rezaba en una habitación del palacio del obispado, sintió como un terremoto: San Miguel se le apareció con un resplandor deslumbrante y le ordenó bendecir las piedras de su Gruta, esculpiendo sobre ellas la señal de la cruz y las letras M.A. (Miguel Arcángel). Quien hubie-

ra devotamente tenido consigo aquellas piedras —dijo el Santo Arcángel— sería inmunizado de la peste. El Obispo hizo como se le había pedido. Pronto, no sólo la ciudad fue liberada de la peste, sino también todos aquellos que poseían esas piedras. Estas son las primeras apariciones de San Miguel sobre el Monte Gargano. Ha habido otras, ocurridas a santos, papas, o simples peregrinos. Algunas documentadas, otras no. Y teniendo en cuenta el considerable número de las que ya ocurrieron, así como la excelsa santidad del Arcángel, no se debe pensar que no ocurran hoy también. Problablemente, quedan custodiadas en los corazones de quien las ha recibido. Seguramente, continúan alimentando la extraordinaria sacralidad de la Celeste Basílica.

Bajo la protección de San Miguel En las paredes de la rampa que lleva a la nueva cripta de Padre Pio, se han realizado unos mosaicos maravillosos, fruto sabroso del arte del P. Marco Rupnik. Representan en paralelo la vida de San Francisco y la de Padre Pio. Resulta evidente el deseo de conjuntar el camino de santidad de estos dos extraordinarios testigos del Resucitado, para poner de relieve cuán semejantes son. El amor a Cristo —correspondido mediante los signos de su Pasión—, el combate espiritual, la predicación de la penitencia, el celo ardiente, el vivir luminosamente la vida consagrada, el ser entusiastas evangelizadores, son algunos de los puntos de semejanza entre estos dos campeones de la fe en Dios. Y, además de los puntos mencionados, hay que recordar el amor fervoroso a San Miguel.

6

Comentando el mosaico que lo representa, reproducido en esta fotografía, el artista escribe: “Padre Pio, por sus relaciones con el Gargano, ha sentido desde muy joven una gran devoción al Arcángel Miguel y a él se ha dirigido para obtener ayuda y apoyo en el combate espiritual, consciente del origen espiritual del mal en el mundo. Aqui San Miguel le bendice, con el gesto de la imposición de manos, del paso de poder del uno al otro. Y san Miguel escucha la oración de Padre Pio, confiándole la espada espiritual y otorgándole el poder de combatir contra el mal, misión que Padre Pio ha desempeñado durante toda la vida, incluso a precio de grandes sufrimientos”.

22

EL CIELO A GARABANDAL


7

“Está siempre aquí”

Ya hemos mencionado la visita que Padre Pio hizo a San Miguel el 1 de julio del 1917, como el mismo nos cuenta en una carta dirigida a Assunta Di Tommaso el día siguiente. Como indicábamos, él, —y lo reconoce explícitamente— iba continuamente a la sacra gruta, recorriendo, como fácilmente podemos intuir, caminos reservados a los santos místicos. Y el Arcángel correspondía a estas visitas, yendo continuamente junto al santo capuchino. También esto lo reconoció Padre Pio. A este respecto hay diversos testimonios. Ofrecemos, por ejemplo, el de Daniela Dolce, una devota suya que, tras haber hecho una peregrinación a la Celeste Basílica, fue a ver a Padre Pio para decirle que había pedido a San Miguel que estuviera cercano a su padre espiritual, para sostenerlo en el desempeño del ministerio sacerdotal y de la cura de almas. Oyendo esto, respondió sin dudar: “está siempre aquí”. Idéntica respuesta dió a Anita Zanotti, de Rimini, hablando de su relación especial con el Secretario de Dios. San Miguel ha estado junto a él de una manera directa, personal y constante, gracias a la cual lo sostuvo en los duros combates contra la “Cosacha”. Le preparó para que se hiciera cargo de los sufrimientos de los demás, le guió a lo largo del camino de santidad y durante las pruebas a las que Dios le sometió. Y quien sabe cuántas otras cosas habrá hecho, para convertirlo en ese magnífico y extraordinario anunciador del Evangelio y de la caridad divina.

8

En los Grupos de oración

Una de las más importantes “obras” de Padre Pio es la institución de los Grupos de oración. A ellos dedicó cuidados premurosos y atenciones verdaderamente grandes. A lo largo de los años se han difundido en todo el mundo, y su número ha aumentado en desmedida. De esta manera, Padre Pio acoge el deseo de Pio XII de formar “falanges de hombres y jóvenes que, por lo menos una vez al mes, se reunan para orar, reciban el pan de la vida e induzcan a otros a seguir su ejemplo”. Y todo esto, “para que la verdadera luz de Cristo se difunda también entre aquellos que no la conocen o la quieren ignorar”. Pues bien, conociendo Padre Pio la grandeza y la potencia de San Miguel, quiso que el Prefecto de la Casa de Dios fuese conocido y amado también por sus hijos espirituales. Efectivamente, con mucha frecuencia les transmite la devoción al Arcángel, al que invita a dirigirse sobre todo a la hora de superar las discordias familiares y rechazar cualquier tipo de tentación diabólica. Se comprende fácilmente cuan fuerte era, igualmente, su deseo de que los miembros de los Grupos de oración amaran a San Miguel como el mismo le amaba. Este deseo se mantiene siempre vivo. Por tanto, es más que oportuno que ellos conozcan las formas y signos de la devoción —que hemos definido como “especial”— que Padre Pio sentía hacía el Comandante de las Milicias Celestes, San Miguel.

IL CIELO A GARABANDAL

23


“Que San Miguel te proteja y defienda del enemigo infernal”

9

Padre Pio se puso a si mismo y a sus hijos espirituales, bajo la atenta protección de San Miguel, pero no se limitó a esto. En efecto, continuamente incitaba a sus devotos a pedir personalmente al Arcángel que les protegiera para poder rechazar las seducciones de Satanás y para destruir todo obstáculo que les impidiese vivir las enseñanzas de Cristo. Deseaba con todas sus fuerzas que el Prefecto del Palacio de Dios fuese conocido, no solamente por sus preciosas virtudes y sus excelsos méritos, sino también en calidad de Supremo Jefe de los Ejércitos Celestiales que, tras haber expulsado del Cielo a Lucifer y a sus ángeles de tinieblas, combate —y combatirá hasta el final de los tiempos— contra las fuerzas del maligno. Queramos o no, cada uno de nosotros, día a día, hemos de combatir contra el demonio y sus aliados. Pero, ¿cómo combatirlo? ¿Con qué instrumentos? Padre Pio nos responde con su vida misma: viviendo cotidianamente el Evangelio, poniéndose, devotos, “bajo el estandarte de San Miguel” —como, por otro lado, invitaba a hacer Pio XII—, usando el arma del Santo Rosario de la Celestial Mamá María.

El altar de San Miguel Arcángel

10

Padre Pio insistió en que, para la construcción de la iglesia de Santa María de las Gracias, se utilizase un bloque de piedra extraído de la Sagrada Gruta de Monte del Santo Ángel. Quiso también que se hiciera un altar en honor de San Miguel, que había de ser representado de una manera absolutamente original, siguiendo algunas precisas disposiciones suyas. Efectivamente, Padre Pio dispuso que la espada del Arcángel apareciese clavada en la boca de Lucifer, de donde, embriagado de orgullo y delirios de omnipotencia, salieron, eructantes, las blasfemias y las voces de rebeldía contra Dios. Dispuso, además, que esta representación tuviera como escenario la fosa de los leones a la que fue arrojado el profeta Daniel (Dn 14:1-42), salvado precisamente por el Ángel del Señor, que cerró las fauces de los leones y no permitió que hicieran ningún daño al profeta. Este episodio, que tuvo lugar durante el reinado de Ciro de Babilonia, había sucedido ya en el de su predecesor Darío (Dn 6:1-29). Otro particular muy significativo del mosaico: a diferencia de la mayor parte de las pinturas que representan a San Miguel, en ésta el Arcángel aplasta a Lucifer estando de pie sobre el suelo. Esto quiere decir que el Secretario de Dios lleva a cabo su misión protectora y salvífica no solamente desde lo alto, suspendido en vuelo, sino también entre los hombres, tocando la tierra. Moviéndose no solamente con las alas, sino también con los pies. Estando entre la gente.

24

EL CIELO A GARABANDAL


En la Casa Sollievo della Sofferenza

11

La presente obra se encuentra en el primer descansillo de la entrada principal de la Casa Sollievo della Sofferenza (Alivio del Sufrimiento). Los hijos espirituales de Padre Pio, conociendo bien su inmenso amor a San Miguel, quisieron que, sobre el monumento que muestra al capuchino que bendice a un hijo espiritual suyo, se pusiera la imagen del Arcángel, representado mientras traspasa al dragón infernal. En la lápida de mármol colocada en la base del monumento se lee: “Los hijos espirituales a Padre Pio de Pietrelcina, en su Casa Sollievo della Sofferenza, con amor agradecido”. El santo capuchino no dejaba de exhortar con fuerza a sus hijos espirituales a ponerse bajo la protección del Príncipe de la Milicia Celestial y a considerarlo uno de los interlocutores principales en sus oraciones. Así, quienes encargaron este monumento, demostraron que habían comprendido perfectamente lo íntima que era la cercanía del Arcángel a su padre espiritual. Una cercanía que, sin duda, se hizo aun mayor a la hora de proyectar y superar los numerosos obstáculos que se encontraron a la hora de realizar el hospital, “fruto de una de sus más elevadas intuiciones —como dijo Pio XII—, de un ideal madurado largamente en contacto directo con los más diversos y crueles aspectos del sufrimiento moral y físico de la humanidad”. En compañía de su San Miguel.

Abajo: El hospital fundado por Padre Pio, la “Casa Sollievo della Sofferenza”, San Giovanni Rotondo (Italia)

IL CIELO A GARABANDAL

25


Corazón de Cristo

“Quien tenga sed de Verdad y de Amor venga a Mí”

P. Richard Gilsdorf Doctor en Sagradas Escrituras Párroco de la Iglesia de la Santísima Trinidad Casco, Wisconsin (Estados Unidos)

M sacerdotal.

e enteré sobre Garabandal en 1966 y esto salvó mi vida

Al final del Concilio Vaticano y en los años siguientes se esparcía el letal “Espíritu del Vaticano II”. La interpretación ortodoxa de la Letra del Concilio quedaba dormida. Muy pocos se molestaron en leer los documentos y el Acta. Ingenuamente se la llamaba la “nueva Iglesia” y estaba impulsada con interpretaciones 26

EL CIELO A GARABANDAL

libres de editores y publicistas. No solo declaraban el cambio radical de los rituales y las devociones, sino que también consideraban que debían revisarse y disentir sobre los mismos dogmas de fe. Esta revolución se vivió mas precisamente en los seminarios y en los conventos. Durante esta nueva etapa yo enseñaba en un seminario. Yo seguía de cerca, ávidamente, el Concilio, y estaba entusiasmado por sus progresos y promesas. Pero empecé a ser seducido por el

pseudo-espíritu que todo lo envolvía. En este punto crucial, en 1966, leí unas breves noticias sobre los acontecimientos de las apariciones de Garabandal en España. Fue una gracia especial, un regalo de discernimiento de Nuestra Señora del Buen Consejo. Comencé el doctorado de las Sagradas Escrituras. La necesidad de discernimiento empezó a ser lo más urgente en esos tiempos de fermento escolar y


desmitologia sistemática. Cuando volví, con mi doctorado, el seminario estaba casi cerrado y me asignaron un trabajo pastoral. Todos esos años, me mantuve bien informado sobre los eventos y mensajes, las palabras y hechos de Garabandal. La visita de Joey Lomangino a mi parroquia fue un día memorable. A esta breve historia, quería agregar solo algunos de los muchos elementos de Garabandal que me han sostenido y, literalmente, “salvado” durante años de agudo sufrimiento espiritual. Como ya lo he dicho, yo había sido poderosamente estimulado por el anuncio y el progreso de Vaticano II. Era motivo de una inmensa alegría el hecho que tan temprano, en mi vida sacerdotal, haya ocurrido tal evento histórico. Yo me consideraba “liberal” o “progresista”. En 1966, cuando leí acerca de las apariciones en el norte de España, me asombró la coincidencia con los años que María residió en Garabandal con los años del Concilio Ecuménico. No es sencillo interpretar este hecho. Tal vez, Garabandal, era el comentario celestial sobre el Concilio, dándole a la Fe un antídoto contra el “espíritu” que pronto comenzaría a propagarse. De todas formas, la mera coincidencia, sonaba como una voz de alarma para mí, tanto

como para evaluar con sumo cuidado los nuevos vientos de cambio

En Garabandal se actualiza el mensaje de Fátima También llegué a convencerme que el Mensaje de Garabandal tenia como base el Mensaje de Fátima, pero actualizado, interpretando lo que ya había ocurrido y lo que estaba por venir en el futuro cercano. El hecho que estos acontecimientos tuvieran lugar justo después del la esperada, pero fallida, fecha para la revelación del “Tercer Secreto” de Fátima, junto con la desilusión para quienes, tal vez con desordenada curiosidad, estaban esperando angustiosamente una revelación publica, me llevaron a ver una relación entre las dos visitas de María de este siglo.

ble a causa de una división en la jerarquía. En Fátima, María advirtió que Rusia esparciría sus errores por todo el mundo. Por definición, los errores de Rusia son el materialismo ateo. Yo creo que la Iglesia occidental ha sucumbido, sin quererlo, a estos errores de Rusia.

La Eucaristía, fuente y meta de toda la vida cristiana El Mensaje Final sintetiza el gran tema de Garabandal. La Santa Eucaristía, este Misterio de la Fe, es el centro del mensaje de María. Tal como el Concilio lo ha definido tan acertadamente, este sacramento es “la fuente y meta de toda la vida cristiana”.

A través de los años de Su visita en la montaña, María, directa e indirectamente, apuntó nuestra atención hacia la preToda la atmósfera de las sencia real de su Hijo. ¿Por qué apariciones en Garabandal, así no visitan a mi Hijo con mas como el resumen de los temas frecuencia?. Él los espera día y en el Mensaje Final, parecían noche. La constante recepción apuntar hacia lo que muchos de la Santa Eucaristía por parte especialistas creen que es la ma- de las niñas, a través del minisyor parte respecto del secreto terio de un ángel, coronada por de Fátima, principalmente res- el “milagrucu” de la Hostia visipecto de la crisis de la Iglesia, el ble, ha ido siguiendo un mismo grave asalto contra el Santísimo hilo conductor. Sacramento, el sacerdocio, el Uno de los miles de hechos papado, la devoción a María, sorprendentes que me llegó la virtual apostasía solo posial corazón fue la polvera que EL CIELO A GARABANDAL

27


sirvió durante la guerra para llevar la Comunión a los prisioneros por su Fe. Todos, niños y mayores quedaron perplejos cuando María pidió la polvera para besarla antes que todo: “pertenece a mi Hijo”. ¡Fue un recordatorio hacia la reverencia que se debe observar hacia los vasos sagrados! Mientras que en el primer mensaje, el 18 de octubre de 1961, nos animaba a “...visitar al Santísimo Sacramento con frecuencia”, el último mensaje, 18 de junio de 1965, transmitía el mensaje central del Cielo: “Cada vez se le da menos valor a la Eucaristía”. Esto llegó justo con el bamboleo de la fe Eucarística: duda, negativa, abuso y sacrilegio. Por siglos, la Iglesia ha levantado un muro de protección hacia el mas preciado Tesoro, la Santa Eucaristía, “inaestimabile donum”, don inestimable. Pero en estos últimos años, este muro fue desarmado ladrillo a ladrillo, de tal forma que hoy el Sacramento ha quedado expuesto al manoseo publico. La doctrina sobre este Misterio de Fe se ha perdido en nuestra generación. Como consecuencia práctica hay pocas visitas al Santísimo, pocos signos de reverencia, el Santísimo dejado solo durante las adoraciones, por poco se lo trata como simple pan y vino que son apenas símbolos de cosas terrenas en vez de Realidades Sagradas. En pocas palabras, el Mensaje, rescató mi conciencia. La pérdida de la adoración al Santísimo Sacramento ha sido una constante y creciente causa de angustia en mi vida sacerdotal. Todos los pastores deben ser custodios de la Santa Eucaristía. Yo mismo me encuentro al frente de un combate para proteger a Nuestro Señor y a mis fieles en su reverencia y su Fe. He sido bendecido con fieles muy devotos, lo cual me consuela mucho. Pero el ambiente, en general, en el cual conviven y el mal ejemplo de algunos visitantes los deja perplejos. El Mensaje en sí mismo es negativo, pero visto como un veredicto del Cielo, ha con28

EL CIELO A GARABANDAL

firmado mi propia convicción sobre lo que, quizás, es la mayor amenaza para la vida del católico. La Eucaristía nunca podrá ser separada del Sacerdocio. Este es el otro gran tema de Gara-

La Grandeza y dignidad del Sacerdocio bandal, la profunda preocupación por los sacerdotes. Conchita remarcó que casi todos los días, María, le hablaba sobre el sacerdocio. Mientras que por un lado muchos sacerdotes agonizaban de una “crisis de identidad”, en una remota aldea, el Cielo, proclamaba, con palabras y con hechos, la grandeza y dignidad del Sacerdocio. María demostró un profundo amor maternal hacia todos los sacerdotes, por que son sus Hijos, otros Cristos. Aquí no voy a desarrollar lo que casi todos los lectores ya saben. Solo voy a mencionar el hecho que el ángel administraba la comunión a los niños, solo cuando el párroco del lugar no se encontraba. Algunos observadores del lugar le pidieron explicaciones, a Conchita, de como obtenía, el ángel, la Santa Eucaristía, ya que solo puede ser consagrada por un sacerdote. El ángel le confirmó que solo un sacerdote puede consagrar la Santa Eucaristía y que las formas eran tomadas de tabernáculos aquí en la tierra. María, le repitió varias veces la admonición tradicional: si vieran a un sacerdote y a un ángel al mismo tiempo, primero deben reverenciar al sacerdote. Pero, luego, leemos las palabras del Mensaje


Final: “Muchos cardenales, muchos obispos y muchos sacerdotes van por el camino de la perdición y arrastran muchas almas consigo”. SSe puede entender la reticencia que Conchita tuvo al divulgar estas palabras. ¿No fue la mismísima María la que enseñó a las niñas a reverenciar amorosamente a los consagrados? Conchita tuvo una temporal evasión cuando mencionó solo: “muchos sacerdotes”. Pero cuando el obispo le preguntó exactamente, qué fué lo que le dictó el ángel, luego ella agregó: “Muchos cardenales, muchos obispos...” Cuando se le preguntó por qué no había dicho la frase completa, Conchita respondió: “Todos son sacerdotes”.

El dilema de los sacerdotes: ¿lealtad al Papa o separación? ¿Cómo entender este contraste?. El Mensaje nos dice el por qué se debe destacar la identidad del sacerdocio y el por qué los fieles deben rezar, fervientemente, por los pastores de sus almas. A pesar de que las palabras son tan acusadoras y negativas, me han ayudado en forma constructiva. Yo también he experimentado la pía reticencia de Conchita. Hace unos años atrás, me esforzaba por describir la pobre formación y la falta de disciplina de tantos hermanos sacerdotes. ¿Estaba tan equivocado?. Luego vinieron las tristes consecuencias: sacerdotes divididos en dos grupos, avanzando sobre dos caminos opuestos. Fue recién después de tantos años, luego de acumular tanta evidencia que me choco con la realidad. También los cardenales y los obispos, que también son sacerdotes, están divididos en dos caminos: lealtad o segregación. A través de las apariciones, María, la Madre de la Iglesia, recalcó la suprema autoridad unificante del papado. Los dos caminos son la lealtad o la separación hacia el Papa. El Papa es la Roca, el que

tiene las llaves, el Vicario, el Pastor universal, y todo aquel que disienta —aun los de más alta investidura— “van por el camino de la perdición”. Esta disgregación es la causa principal del fenómeno de confusión que María anunció se iba a intensificar antes del Milagro. Cuando se hiere al pastor se dispersa el rebaño. La misteriosa cuenta atrás de los últimos Papas, siendo Juan Pablo II el último, señala “el fin de los tiempos” con su variedad de interpretaciones. Esta profecía nos dice que la presente anarquía no durará mucho. Pronto llegará el día en que se termine la ilusoria victoria de Satanás.

La intervención de la Misericordia y de la Justicia divina

A medida que la crisis se profundiza, será cada vez más evidente que el aviso, el milagro y el castigo serán la solución. Cuando ya nada en la tierra pueda ayudar, entonces intervendrá el cielo. De todas las formas posibles de intervención, la secuencia: Aviso-Milagro-Castigo condicional parece reflejar exactamente la misericordia y la justicia Divina. El Aviso, “una corrección en la conciencia del mundo”, un anticipado juicio individual ante la eternidad, es seguramente el último llamado de la misericordia Divina. He notado una conexión de estos sucesos con la revelación que la Divina Misericordia le realizara a Sor Faustina. El Gran Milagro será un derrame de la amorosa curación y el misericordioso perdón del Corazón de Cristo hacia aquellos ue respondan al Aviso. ¿Será la Cruz de Cristo la señal que aparecerá en el cielo iluminando la tierra — como le fue predicho a la hermana Faustina— EL CIELO A GARABANDAL

29


tal vez en conexión con el Milagro?. En esta época de la comunicación electrónica y de satélites, el impacto del Milagro sobre todo el mundo será de tal envergadura que Dios podrá decir: “¿Qué mas puedo hacer por Vds. que no haya hecho?”.

A medida que me iba sumergiendo en el Mensaje de Garabandal, me fui maravillando de la profundidad, ortodoxia y coherencia de su “teología”. A las niñas, le hacían muchas preguntas difíciles, por una variedad de observadores provenientes de muchos lugares. Algunas preEl Castigo es condicional. Me pregunto: guntas, sin duda, buscaban enredar a las niñas ¿Cómo es posible que álguien pudiera resistir la en errores que pudieran desacreditarlos. Pero persuasiva misericordia Divina?. Sin embargo tosiempre las respuestas fueron realizadas en comdos conocemos la ceguera espiritual, las mentes y pleta armonía con la doctrina católica. Esto es, los corazones cerrados hacia lo sobrenatural. Solo obviamente, una de las bases en el criterio de podemos rezar para que la apocalíptica escena autenticidad. Antes de responder, las niñas, casi de la “noche de los gritos” sea evitada. De todas siempre, consultaban a la Virgen o al ángel, lo formas se comprende el presentimiento de Conque confirmaría su fuente celestial por su simplichita. Pues tanto la justicia como la misericordia cidad sublime. Lo que Dios escondió a los sabios son ambas atributos del mismo Dios. y maestros, Él se lo ha revelado a estas insignificantes niñas. También se originaron otras preguntas cuando las niñas, espontáneamente, María llevó el Cielo a Garabandal, buscaban entender cosas de la fe. Son demasiatransformando los corazones y dos los ejemplos como para citarlos aquí.

las mentes de cada persona

Cuando leí por primera vez la historia de Garabandal, me sentí transportado a un reino de bondad e inocencia. La simplicidad de esa bendita aldea, la humildad de su gente, con una fé tan simple, se convirtió para mí en un refugio espiritual al cual he recurrido cada vez que me empezaba a sofocar la contaminación de la sofisticación, los enredos de la “nueva tecnología”, la red de la burocracia, los católicos “maduros” propagando la “nueva Iglesia”. Cuando María visitó durante cuatro años esa aldea, creó un ambiente sobrenatural de cielo en la tierra. Aquí, la Madre de la Iglesia demostró la genuina renovación que el Concilio pretendía para todo el mundo. Comenzando con cuatro pequeñas niñas que recogían manzanas de un árbol, Garabandal, nos ofrece la promesa de un nuevo Jardín del Edén, un nuevo Paraíso, en cada ciudad y pueblo donde la gente tenga sus hogares. 30

EL CIELO A GARABANDAL

Dependiendo de la disposición y de la motivación de las preguntas, las respuestas brindaron consolación, confirmación y paz o confusión, intranquilidad y frustración. Estos diálogos nos recuerdan las preguntas capciosas que, en el evangelio, le hacia a Jesús cuando enseñaba y sus respuestas concisas y rotundas chocaban contra los esquemas de sus enemigos. El Modernismo intenta restarle trascendencia, gracia y sobrenaturalidad a la esencia de la Iglesia. La mejor manera de combatir esta apostasía, para nosotros, es hacer conocer los milagros, los mensajes proféticos y las visitas celestiales, con que hemos sido bendecidos. Garabandal y un testigo en relación con ello, el Padre Pío, es un ejemplo eminente. ¿Qué puede refutar al secularismo con mas fuerza, podríamos decir, que las mismas palabras de María a los niños de Fátima: “Vengo del Cielo”? Como conclusión, debo asegurar que nunca he dudado sobre la autenticidad de lo que ha ocurrido en Garabandal. Es abrumadora la convergencia de las evidencias externas e internas.


Por ello, ha sido una alegría inexplicable el hecho que me hayan invitado a escribir el presente artículo. Espero que pronto, nosotros, los sacerdotes nos sintamos mas animados en anunciar este Mensaje de liberación a nuestros sufridos fieles. Nosotros rezamos para que se cumplan las promesas de María: la conversión de Rusia, la conversión de los pecadores, la conversión del mundo entero, el logro de un solo rebaño con un solo Pastor. Nuestra Señora de Garabandal ha sostenido mi sacerdocio durante todos estos años. Presento aquí mi testimonio con gratitud y alegría. Nosotros estamos viviendo ahora en suspenso. El triunfo de la Iglesia depende de esta revelación, hecha justo a tiempo, de la misericordiosa intercesión de la Madre que nos abrió Su corazón —y más especialmente hacia los sacerdotes,— por las calles y callejas de un pueblo pobre y entre los pinos de una montaña paradisíaca. ¡Pronto, querida Madre! FUENTE: www.virgendegarabandal.com

Después de una grave enfermedad durada varios años, el sacerdote católico Richard Gilsdorf subió al Cielo el 4 de mayo 2005, a la edad de 75 años. Nacido en 1930, fue ordenado sacerdote en 1956, completando su formación religiosa con un master en Lenguas Clásicas y un master y doctorado en Sagradas Escrituras. Al comienzo de su servicio sacerdotal, el Padre Gilsdorf era considerado un progresista, debido especialmente a su interés en los trabajos del Concilio Vaticano II —cuyas sesiones comenzaron en 1962 hasta 1965— y por los esfuerzos que dedicaba para mejorar la unidad cristiana. Con el pasar del tiempo, sin embargo, su punto de vista cambió, en primer lugar como consecuencia del mal uso y de las distorsiones que se habían hecho a la enseñanza

conciliar pero también por la delusión probada hacia teólogos y académicos católicos entonces de moda como Brown, Oscar Cullmann y Karl Rahner. En su “activo” sacerdotal, se cuentan distintas actividades de trabajo desarrolladas con los inmigrantes en distintas parroquias de la diócesis de Green Bay. Durante cuatro años, enseñó Sagradas Escrituras en los cursos de verano del Instituto Catequético Pontificio de Beaverton, en Oregon. Fue elegido miembro del Consejo Presbiterial y del Colegio de los Consultores. Junto a otros sacerdotes, fundó y fue el primer presidente de la Cofradía del Clero Católico, una organización de sacerdotes, diáconos y seminaristas. En los últimos 23 años de su vida, el P. Richard Gilsdorf fue párroco de la Iglesia de la Santísima Trinidad de Casco, Wisconsin. Durante su carrera sacerdotal, se prodigó en escribir en distintas publicaciones religiosas. Según el editor de la revista Homiletica, el P. Kenneth Baker, el impacto de un artículo escrito por el P. Gilsdorf bajo el título “El dilema del sacerdote papista” fue tan fuerte que fue traducido en cinco idiomas y fue solicitado durante más de 20 años. “En aquel artículo —explica Baker— Gilsdorf describía el problema de aquellos sacerdotes que, intentando permanecer fieles al Papa y al Magisterio, tenían que obedecer a su obispo ­no haciendo tanto”. En el artículo, Gilsdorf afirmaba que la Iglesia Católica de América estaba “perdiendo sus amarras” y que muchos fieles deambulaban a la deriva en aquello que creía fuese “la heresía modernista”, una frase que recordaba las discusiones de comienzo del siglo XX. El P. Gilsdorf concluía el famoso artículo pidiendo “... el derecho a profesar, enseñar y defender la fe abiertamente, como enseñado por el Papa; el derecho a adherir a las leyes litúrgicas autorizadas por Roma; el derecho a defender la Santa Eucaristía de la profanación; el derecho a mantener íntegra la Profesión de Fe y el juramento contra el modernismo, por el que hemos jurado solemnemente la vispera de nuestra Ordenación. Si no sintiéramos respeto y reverencia hacia nuestra estructura eclesiástica, nos sentiríamos tentados a solicitar un movimiento para la liberación de los sacerdotes para reivindicar estos derechos sin los cuales no podemos sobrevivir.” El P. Richard Gilsdorf escribió dos libros, publicados a título póstumo: “Los signos de los tiempos: comprensión de la Iglesia desde el Concilio Vaticano II” (2008) y “Acude a José” (2009). EL CIELO A GARABANDAL

31


Ave María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tu eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

El Cielo a Garabandal Anno I - Numero 1

Año I - N. 2 Marzo-Abril 2014

ilcieloagarabandal.wordpress.com

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.


El Cielo a Garabandal n 2