Issuu on Google+

Año 2 No. 91 Semana del 24 al 30 de octubre de 2010

Pág. 05

Eduardo Verástegui

encarna a mártir mexicano en nuevo filme “Cristiada”

E

l actor mexicano Eduardo Verástegui, conocido ahora como un firme defensor de los no nacidos, protagoniza el nuevo filme Cristiada, en el que interpreta al beato Anacleto González Flores, un laico mártir de la persecución religiosa en México. El filme es dirigido por Dean Wright, productor de efectos especiales de películas como El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia y Titanic. La cinta se filma en Durango, San Luis Potosí y Ciudad de México, y cuenta en su elenco con Andy García, Eva Longoria y Peter O’Toole. En una entrevista concedida a la cadena Univisión, Verástegui expresó su satisfacción por este trabajo. “Es un filme con un gran mensaje de fe, amor, esperanza, lealtad y valentía sobre la persecución religiosa que hubo en México cuando el presidente Plutarco Elías Calles le declara la guerra a la Iglesia y más de 200 mil personas murieron”. “Yo interpreto a un abogado laico católico, el beato Anacleto González Flores, a quien le llamaban el ‘Ghandi mexicano’ porque fue un héroe pacifista que lo único

3

33 VIDAS

4

ADULTERIO,

¿Motivo de nulidad?

que pretendía era defender su fe católica sin violencia y a través de varias estrategias pacifistas hizo resistencia al gobierno para defender la libertad de religión”, explicó. “Me invitaron a darle vida a ‘Anacleto’, y la verdad es que el personaje me está dando la vida a mí, pues fue un gran héroe y un mártir mexicano que murió por defender su fe. Fue golpeado, martirizado y fusilado por defender sus creencias. Lo más bonito es que muere perdonando a sus verdugos”, agregó. Verástegui dijo sentirse muy contento “porque finalmente estoy trabajando en una misión que es más grande que yo mismo. Siento que mi vocación, me queda muy claro, es participar en producciones que cuenten historias que inspiren a la gente, que lleven mensajes de esperanza, fe, amor, alegría y felicidad. Fue lo que hicimos con Bella, con El circo de las mariposas, lo estamos haciendo con Cristiada y lo haremos en un cortometraje que estamos preparando sobre la vida de Beethoven. Además, vamos hacer un par de películas más con el mismo mensaje y diferentes historias”.

¿ME ESTÁS OYENDO, INÚTIL? 5


OCTUBRE 24 DE 2010

L

Editorial

a celebración del Domingo Mundial de las Misiones, además de llevarnos a pensar en la tarea muy concreta de la Iglesia de “Ir por todo el mundo…”, es también una oportunidad para reflexionar en el ser de la Iglesia, en su propia identidad. El Papa Benedicto XVI con motivo de esta Jornada nos invita a considerar la naturaleza misionera de la Iglesia; señala que el mandato misionero que han recibido todos los bautizados y la Iglesia entera “no puede realizarse de manera creíble sin una profunda conversión personal, comunitaria y pastoral. De hecho, la conciencia de la llamada a anunciar el Evangelio estimula no sólo a cada uno de los fieles, sino a todas las comunidades diocesanas y parroquiales a una renovación integral y a abrirse cada vez más a la cooperación misionera entre las Iglesias, para promover el anuncio del Evangelio en el corazón de toda persona, de todo pueblo, cultura, raza, nacionalidad, en toda latitud”. La Misión es entonces un llamado a revisar nuestro modo de ser Iglesia. Muy acertadamente el Plan Diocesano de nuestra Arquidiócesis marca como momentos previos para la Gran Misión: El encuentro con Jesucristo, la conversión, la formación como discípulos y el sentido de comunión eclesial. Todo esto implica una constante mirada a nuestro interior, nuestra espiritualidad. No sólo plantea acciones, sino ante todo una constante revisión de nuestro “ser cristiano”. En este domingo, además de orar y apoyar las misiones Ad gentes, reflexionemos como expresamos nuestro espíritu misionero en la vida cotidiana. Estemos siempre preparados para salir de nosotros mismos y encontrarnos con nuestro prójimo como enviados de Jesucristo. Un grande anhelo de nuestro Plan Diocesano es que todos los agentes de pastoral lleguemos a tener una actitud de MISION PERMANENTE, que lo misionero deje de ser esporádico y algo mucho más delicado: que deje de ser un discurso en muchos de nosotros y en cambio forme parte de nuestro ser y quehacer ordinario. Esto requiere de una gran humildad para reconocer que en nuestro proceder institucionalizado no siempre actuamos con sentido pastoral y que es una urgencia la transformación de muchas estructuras pastorales: “hemos de ser audaces para abandonar las estructuras caducas que no favorecen la transmisión de la fe y entrar decididamente en un proceso constante de renovación misionera” (PDP 237). Esto implica reconocer que muchos de nosotros como Iglesia que somos, nos hemos instalado y burocratizado, y que en vez de salir a buscar a los fieles, esperamos que ellos nos busquen a nosotros. Nuestra fe que es por naturaleza comunitaria, parece que se ha convertido en algo intimista, individualista y egoísta. Que esta Jornada Misionera sea una fuerte llamada de atención para revisar la manera como hemos asumido el mandato del Señor; quizá lo hemos acomodado a nuestro gusto y en vez de ir por todas las naciones, queremos que todos los pueblos acudan a nosotros.

Por Pacco Magaña

Tercera parte

Santo Tomás de Aquino

ueridos hermanos y hermanas: Q La distinción entre fe y razón que hace santo Tomás garantiza la autonomía tanto de las ciencias humanas, como de las ciencias teológicas, pero no equivale a separación, sino que implica más bien una colaboración recíproca y be-neficiosa. De hecho, la fe protege a la razón de toda tentación de desconfianza en sus propias capacidades, la estimula a abrirse a horizontes cada vez más amplios, mantiene viva en ella la búsqueda de los fundamentos y, cuando la propia razón se aplica a la esfera sobrenatural de la relación entre Dios y el hombre, enriquece su trabajo. Según santo Tomás, por ejemplo, la razón humana puede por supuesto llegar a la afirmación de la existencia de un solo Dios, pero únicamente la fe, que acoge la Revelación divina, es capaz de llegar al misterio del Amor de Dios uno y trino.

Por otra parte, no sólo la fe ayuda a la razón. También la razón, con sus medios, puede hacer algo importante por la fe, prestándole un triple servicio que santo Tomás resume en el prólogo de su comentario al De Trinitate de Boecio: «Demostrar los fundamentos de la fe; explicar mediante semejanzas las verdades de la fe; rechazar las objeciones que se levantan contra la fe» (q. 2, a. 2). Toda la historia de la teología

es, en el fondo, el ejercicio de este empeño de la inteligencia, que muestra la inteligibilidad de la fe, su articulación y armonía internas, su racionabilidad y su capacidad de promover el bien del hombre. La corrección de los razonamientos teológicos y su significado cognoscitivo real se basan en el valor del lenguaje teológico, que, según santo Tomás, es principalmente un lenguaje analógico. La distancia entre Dios, el Creador, y el ser de sus criaturas es infinita; la desemejanza siempre es más grande que la semejanza (cf. DS 806). A pesar de ello, en toda la diferencia entre Creador y criatura existe una analogía entre el ser creado y el ser del Creador, que nos permite hablar con palabras humanas sobre Dios. Santo Tomás no sólo fundó la doctrina de la analogía en sus argumentaciones exquisitamente filosóficas, sino también en el hecho de que con la Revelación Dios mismo nos ha

hablado y, por tanto, nos ha autorizado a hablar de él. Considero importante recordar esta doctrina, que de hecho nos ayuda a superar algunas objeciones del ateísmo contemporáneo, el cual niega que el lenguaje religioso tenga un significado objetivo, y sostiene en cambio que sólo tiene un valor subjetivo o simplemente emotivo. Esta objeción resulta del hecho de que el pensamiento positivista está convencido de que el hombre no conoce el ser, sino sólo las funciones experimentales de la realidad. Con santo Tomás y con la gran tradición filosófica, nosotros estamos convencidos de que, en realidad, el hombre no sólo conoce las funciones, objeto de las ciencias naturales, sino que conoce algo del ser mismo: por ejemplo, conoce a la persona, al «tú» del otro, y no sólo el aspecto físico y bio-lógico de su ser. A la luz de esta enseñanza de santo Tomás, la teología afirma que, aun siendo limitado, el lenguaje religioso está dotado de sentido —porque tocamos el ser—, como una flecha que se dirige hacia la realidad que significa. Este acuerdo fundamental entre razón humana y fe cristiana se aprecia en otro principio fundamental del pensamiento del Aquinate: la Gracia divina no anula, sino que supone y perfecciona la naturaleza humana. Esta última, de hecho, incluso después del pe-cado, no está completamente corrompida, sino herida y debilitada. La Gracia, dada por Dios y comunicada a través del misterio del Verbo encarnado, es un don absolutamente gratuito con el que la naturaleza es curada, potenciada y ayudada a perseguir el deseo innato en el corazón de cada hombre y de cada mujer: la felicidad. Todas las facultades del ser humano son purificadas, transformadas y elevadas por la Gracia Divina.


03

OCTUBRE 24 DE 2010

4 LA IGLESIA AL SERVICIO DE LA PALABRA Por Pbro. Lic. Juan José Torres Galván “Vayan y hagan discípulos entre todos los pueblos, bautícenlos consagrándolos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he mandado”. (Mateo 28, 18-20)

En el texto evangélico que nos sirve de introducción descubrimos la voluntad de Jesucristo Resucitado que quiere que sus discípulos (la Iglesia toda) sepan muy bien que son transmisores de la Palabra de Dios para toda la humanidad. Esta es la misión primordial de la Iglesia. La Palabra de Dios, con todo el poder y la fuerza de Dios, se manifiesta como: • el sustento y vigor de la Iglesia, • firmeza de fe para todos los que la formamos, • alimento del alma • y fuente de vida espiritual. Nuestra Iglesia diocesana nos ha invitado, en los últimos 10 años, a vivir y valorar el método de la Lectura Orante de la Palabra de Dios, llamada también “Lectio Divina” en la tradicional lengua latina. Este término designa una actitud: ponernos en actitud de escucha y oración ante Dios, que nos habla. El método de la Lectura Orante es sencillo y fácil de practicar. Consiste en los siguientes pasos: • Silencio y oración. • Lectura atenta del texto seleccionado (generalmente un texto del Evangelio, puede ser el texto de la misa dominical). Se puede hacer dos o tres veces la lectura, para captar mejor su sentido. • Meditación. Se responden las siguientes preguntas: ¿Qué dice el texto? ¿Qué me dice el texto? ¿Qué nos dice? ¿A qué nos compromete? • Oración. ¿Cómo le respondemos a Dios que nos ha hablado? Dejar que surja espontáneamente nuestra oración de alabanza, acción de gracias, petición de perdón o de intercesión… • Contemplación. ¿Qué frase o mensaje breve de este momento de oración me voy a llevar en el corazón para toda esta semana? ¿Cómo voy a vivir mi compromiso con Dios? Recordemos que la práctica de la Lectura Orante es un medio privilegiado para el encuentro personal y comunitario con Jesucristo. Existen en las parroquias muchos grupos de Lectura Orante. Quiera Dios que cada día se multipliquen más y más a lo largo y ancho de nuestra Diócesis, con la participación de todas las personas y familias de nuestras comunidades cristianas. La Iglesia cumple el mandato de anunciar la Palabra también a través de la Catequesis, las homilías en las celebraciones litúrgicas, en los cursos de Biblia y de formación cristiana que constantemente ofrecen las Parroquias. NOTA: Puedes ampliar esta reflexión leyendo el texto de Mateo 28, 16-20 y los números 292-293 del IV Plan Diocesano de Pastoral.

Apreciados lectores y lectoras:

TREINTA Y TRES VIDAS fueron rescatadas, los días 12 y13 de octubre, de mineros que habían quedado sepultados, durante casi setenta días, a setecientos metros de profundidad, en una mina de cobre de la República de Chile. Fue una hazaña de supervivencia, una hazaña de la ciencia, de la técnica, de la inteligencia y, sobre todo, de la unión de muchas voluntades generosas y audaces. Sin duda que ustedes lo vieron por televisión. Todo comenzó el 5 de septiembre con un derrumbe de la mina.

En el rescate de los mineros de Chile, se gastaron más de 20 millones de dólares, “demostrando que cada vida para el gobierno chileno sí vale y por eso mismo no quiere el aborto”. El trabajo lo realizó gente profesional, sólo preocupada de lograr su meta, planificando bien para alcanzarla. Por eso, “Chile entero se emocionaba por cada minero que volvía a la vida”. Ojalá, después de la dramática experiencia de los 33, y de su fama mundial, no venga sobre ellos el desamparo, el desempleo y el olvido.

El hecho fue dramático. Se vivió entre el temor y la esperanza. Tuvo un final feliz para los mineros, para sus angustiadas familias y para todos los chilenos. El mundo reaccionó con emoción a la salida de los mineros. Hubo gritos de gozo, lágrimas de alegría, abrazos indescriptibles, oración espontánea. Me emocionó verlos arrodillarse y hacer el signo de la cruz sobre su pecho, con sus ojos bañados de lágrimas, en un hermoso y elocuente acto de fe en el Dios de la vida.

Hay mucho que aprender de esta vivencia humana, mezcla de solidaridad y pericia, de ciencia y técnica, de compasión y profesionalismo. Día con día, recibimos muchas noticias negativas que deprimen el corazón. Esta es una noticia positiva que ilumina y alienta la vida. Pienso que hay que darle difusión, comentarla, transmitirla porque habla de lo mejor que hay en el corazón humano, de su nobleza, de su capacidad de dar la vida, de ponerla en riesgo para salvar a otros, como lo hicieron los 6 rescatistas.

En el campamento llamado “La esperanza”, se dio el reencuentro de esposos, padres, hijos, familiares y amigos. “Ustedes no son los mismos, ni el país es el mismo después de lo que ha pasado”, dijo el Presidente de Chile. Ellos expresaron: “Damos gracias a Dios que pudimos resistir…, teníamos poquita comida, al principio, para sobrevivir los primeros 17 días…; estábamos comiendo casi cada 48 horas”. Su familia y sus amigos tendrán la dicha y el privilegio de escuchar sus más hondos sentimientos y experiencias personales y del grupo. ¿Cómo vivieron esos setenta días? Su experiencia fue de muerte y vida, de una especie de resurrección, después de quedar enterrados. Fue una historia realmente aleccionadora con un final muy feliz. La impresión de un editorialista es que hubo algo en la transmisión del rescate que hacía que lo percibiéramos diferente, “algo que sonaba distinto en la organización y conjunción de fuerzas y esfuerzos, al grado de despertar curiosidad para descubrir qué había hecho que una de las peores tragedias humanas se convirtiera en historia de éxito”. En México, hace poco, tuvimos el caso de los mineros que quedaron sepultados en la mina de carbón de Pasta de Conchos, Coahuila, que lamentablemente terminó con la muerte de todos, y sus cadáveres todavía siguen allí.

La enseñanza es clara: amor a la vida, solidaridad, eficiencia y unión de esfuerzos, perseverancia y esperanza inquebrantable, ciencia, economía y técnica al servicio del hombre, atención a todo obrero para darle condiciones de trabajo, dignas y seguras. Todo esto será posible en cada país si se cultivan valores humanos y cristianos de forma que todos los individuos se conviertan en mujeres y hombres nuevos y en creadores de una nueva humanidad. En Chile, no se detuvieron en medir los costos o en discutir quién era el culpable. Se dio un sentimiento de inmediata y fuerte cohesión para salvar vidas de obreros. La solidaridad y la conciencia de que el esfuerzo común rinde frutos generaron la unión necesaria para superar el reto. ¿Cuándo tendremos en México la capacidad de unirnos y superar nuestras rivalidades y divisiones estériles para enfrentar eficazmente los grandes desafíos actuales? No olvidemos que México es la suma de lo que somos cada uno de nosotros.

+Luis, Arzobispo de S. Luis P.


Nuestra historia

Mons. Don Juan Manuel Rodríguez Silva «Apóstol de Cristo, grande por sus obras, memorable por su cultura y mayor por la santidad de vida…»

N

ació el 8 de febrero de 1909, en el barrio de San Miguelito de esta capital potosina, donde fue bautizado y sirvió como acólito. Sus padres Don José Patricio Rodríguez, quien durante largo tiempo fue administrador de la hacienda de Pozo del Carmen y Doña Marina Silva. Sobrino del Sr. Cura Francisco de P. Rodríguez Flores. Concluída su primaria ingresó al Seminario Conciliar de San Luis Potosí, cuando éste, después de ocho años de clausura se encontraba en el anexo del templo de San José, donde se abrió a principios de 1922, aunque después se cerró en julio de 1927 por los momentos álgidos de las luchas fraticidas del momento. El Sr. Obispo De la Mora logró nuevamente congregar a un grupo de seminaristas y enviarlos a estudiar en el Seminario de México, de ahí al ser descubierto éste Seminario los envió al Seminario de Veracruz el cual se encontraba refugiado en Tacuba en el D.F. Por fin en 1929, ya se pudo instalar nuevamente el Seminario en nuestra ciudad. El joven Juan Manuel recibió las ordenes menores de manos del Sr. De la Mora. En 1931 el obispo esteta Tristchler y Córdova lo envió al Colegio Pío Latinoamericano de Roma y a estudiar a la Pontificia Universidad Gregoriana. El 11 de abril de 1936 recibió la Ordenación sacerdotal de manos del Emmo. Sr. Cardenal Marchetti Salvaggiani. En este mismo año recibió la borla Doctoral en Derecho Canónico con la Tesis: «El III Concilio Mexicano (1585) y su influjo en la legislación canónica de la Nueva España». Después de su paso glorioso por la Cd. Eterna, se trasladó a París al Instituto Católico a estudiar Ciencias Sociales, después de un periodo de estudio y padeciendo una enfermedad que lo tuvo postrado durante un mes, regresó a la capital potosina en octubre de 1938. A su llegada fue nombrado Profesor del Seminario en la cátedra de Derecho canónico y Capellán de las RR. Eucarísticas Mercedarias. Así mismo, fue un fiel y preclaro colaborador del Dr. D. Ricardo B. Anaya en la Acción Católica. Fue llamado por el Sr. Tristchler a ocupar el cargo de Prosecretario de la Curia Diocesana, en 1942, Secretario Canciller. Al mismo tiempo, Director de la Gaceta Eclesiástica potosina. Más aún, fue el principal promotor de la construcción de la nueva Iglesia parroquial de Ntra. Sra. De los Remedios de Tequisquiapan, cuya primera piedra fue colocada el 23 de agosto de 1944.

¿El adulterio es motivo de nulidad? Muy estimados lectores: Uno de los motivos recurrentes de las personas al Tribunal Eclesiástico, es porque uno de los dos falló en el matrimonio por motivos de adulterio, el esposo se dio cuenta del hecho, se separaron y se divorciaron. Él, que fue engañado, se encuentra a otra persona y quiere casarse por la Iglesia; me explica los motivos de su fracaso matrimonial y cree que sí se puede declarar nulo su matrimonio, porque él no falló sino su cónyuge, pero se va muy disgustado y a veces molesto cuando le respondo que el adulterio no es motivo de nulidad matrimonial.

El 4 de junio fue nombrado corresponsal del Secretariado Social Mexicano. Entonces fundó la Asociación de Obreros Guadalupanos, para los cuales rescató el edificio anexo al Santuario de San José, hoy espléndidamente remozado y embellecido por el P. Medina durante su periodo rectoral. El 4 de abril fue designado canónigo penitenciario de la S. I. Catedral. Al mismo tiempo, intervino en la compra del edificio del actual Obispado e hizo los trámites del caso.

Alguien me podrá decir que en el consentimiento se dice: “Prometo serte fiel en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, amarte y respetarte todos los días de mi vida”, y si no cumple ese compromiso ¿Por qué no se declara inexistente ese matrimonio, si no se cumplió con la fidelidad?

El 19 de marzo falleció repentinamente en su casa el P. Juan Camacho, hijo del constructor del templo de San José y capellán del mismo toda su vida. Tomó entonces esta capellanía, a la cual le inyectó nuevos impulsos. Por problemas con los Canónigos y por su nombramiento de Rector del Seminario, el 16 de noviembre de 1955, renunció a la canonjía y quedó como canónigo honorario. Se echó a cuestas la construcción del nuevo edificio para el Seminario Mayor, entonces fue nombrado Representante del Obispo ante la Comisión constructora del mismo. El Sr. Alba bendijo y colocó la primera piedra.

Hay que recordar que uno puede ser infiel hasta con el pensamiento; se imaginan, si yo no le fui fiel a mi esposa, porque vi a una chica muy guapa y pensé tener intimidad con ella y eché a volar mi imaginación con ciertas fantasías sexuales ¿Cuántos matrimonios no se declararían nulos, nada más por esto?

Como un reconocimiento a su vida apostólica el Sr. Obispo Cabrera y Cruz lo honró el 3 de enero de 1963 con el título de Camarero Secreto Supernumerario de S.S. Durante un viaje a la casa de vacaciones del Seminario en la carretera a Rioverde sufrió un percance terrible que lo mantuvo postrado durante mucho tiempo. En octubre de 1971, EL Sr. Alcaráz le pidió la renuncia de Rector del Seminario y lo nombró párroco de San Sebastián, después de un largo periodo perdido en el agobiante trabajo parroquial para su ya tercera edad, el Sr. Perea lo llamó nuevamente a la S. Mitra ya que conocía de sobra sus capasidades y virtudes, cargo que desempeñó hasta el 3 de julio de 1991. El Sr. Szymanski lo elevó a Protonotario Apostólico, investidura que recibió el 19 de abril de 1992 como un reconocimiento a tan venerable y fiel apóstol de Cristo. Una trombosis lo llevó a retirarse de toda actividad pública y se retiró con las Misioneras de María Inmaculada, quienes con abnegado corazón lo recibieron dándole el cariño y la gratitud que le debía gran parte del clero mayor y la diócesis. Ahí murió el día en que cumplía 87 años de edad y 60 años de fecundo y honorable sacerdocio.

El adulterio en un sentido estricto es: “la cópula entre dos, de los cuales al menos uno tiene otras nupcias”. No necesariamente tiene que ser un hombre y una mujer, puede darse el caso de que tu marido te engañe con otro hombre. El que es adúltero, se supone que está consciente de que está fallando en el uso de la sexualidad, porque está violando el derecho del matrimonio único, es decir, de tener relación solamente con una sola persona. Es categórica la Palabra de Dios, que dice: “No cometerás adulterio”, ni “desearás la mujer de tu prójimo” (Cfr. Deut 5, 18,21). Entonces, si el adulterio no es motivo

de nulidad ¿Tengo que estar viviendo con él? Aquí se pueden hacer varias cosas: Primero, ofrecerse perdón y que en verdad se vea la enmienda de quien falló. Segundo, en el caso de que la conducta del esposo (a) continúe descaradamente en la infidelidad, se tomará la decisión de separarse e incluso, de acusarlo civilmente; además, es motivo de divorcio, pero tiene que probarse.

En lo que se refiere a la Iglesia; hay un proceso que se llama de separación; es decir, se autoriza que los cónyuges no vivan juntos, pero el vínculo permanece, por lo tanto no pueden contraer nupcias con otra persona. Pero en algunos casos la infidelidad sí es motivo de nulidad, no por la infidelidad en sí, sino por la incapacidad en uno de los dos para tener un matrimonio estable con una sola persona; por ejemplo, he tenido casos del que se casa por la Iglesia, y desde antes, ya tiene otra pareja o incluso está casado con ella por el civil y vive prácticamente con las dos; o desde el noviazgo ya era infiel, tenía varias novias y en el matrimonio, ha vivido con varias personas incluyendo con su esposa. Esa causal se llama “exclusión de la fidelidad”; quiere decir, que en el momento del consentimiento, el novio excluyó uno de los fines del matrimonio como es la fidelidad. Hay que ver la diferencia de lo que estoy planteando, no es lo mismo tener un desliz solamente en una ocasión y de manera aislada, que tener varias parejas a la vez e incluso vivir con ellas. Por lo tanto, el adulterio ocasional y espontáneo no es motivo de nulidad, pero sí lo es la exclusión de la fidelidad.

Hasta la próxima semana


05

Sí tiene sentido ser sacerdote en el mundo de hoy

E

n su carta enviada hoy a los seminaristas de todo el mundo, el Papa Benedicto XVI explica que en el mundo de hoy marcado por el predominio tecnológico y la globalización, “sí tiene sentido ser sacerdote: el mundo, mientras exista, necesita sacerdotes y pastores, hoy, mañana y siempre” porque el ser humano necesita de Dios y el presbítero es “el mensajero de Dios entre los hombres”. En el día en que se recuerda a San Lucas el evangelista, el Santo Padre relata que cuando en 1944 fue llamado al servicio militar le preguntaron qué quería ser en el futuro. Él contestó que quería ser sacerdote católico y le dijeron que “entonces tiene usted que buscarse otra cosa. En la nueva Alemania ya no hay necesidad de curas”.

“¿Me estás oyendo

inútil?”

(Frase llena de sabiduría de Paquita la del Barrio)

Una cultura de la inutilidad Por P. Kino

E

n este pequeño artículo de ninguna manera pretendo agredir verbalmente al sexo masculino (ya Francisca lo ha hecho muchas veces). Simplemente pretendo explicar mi postura del por qué nuestra cultura ha perdido el sentido del sacrificio. Existen infinidad de explicaciones. Yo creo que la época moderna, o posmoderna, cada vez nos va haciendo más inútiles; pañales desechables, que incluso son un peligro, desde el punto de vista ecológico para nuestro mundo; control remoto que hace que no caminemos hacia la televisión para cambiar de canal; vehículos que nos han hecho caminar menos y engordar más; computadora que si nos equi-vocamos al escribir no hay problema, tranquilamente lo modificamos en un santiamén; calculadoras que nos hacen pensar menos para resolver un problema matemático. Pero me pregunto ¿no estaremos cayendo en la cultura de la inutilidad? Si no hay carro no salgo; si no hay calculadora no hago los problemas matemáticos, si no tengo computadora no escribo, pues la computadora hasta me puede corregir algunos errores ortográficos.

Hemos caído en una cultura de la inutilidad. No es que la tecnología sea mala, pero cuando nos va atrofiando las cualidades físicas

y psíquicas que Dios nos ha dado, nos hacemos inútiles. Las nuevas ge-

neraciones no pueden imaginarse el mundo de nuestros abuelos o bisabuelos, ¿no se aburrirían sin la tecnología de hoy? Antes la escoba, hoy la aspiradora; antes manualmente el cambio de canal, hoy el control; antes la bicicleta hoy los vehículos, antes las tortillas hechas a mano, hoy en la tortillería; antes ir a la biblioteca a buscar en libros, hoy puro internet; antes ejercicio al salir a jugar, hoy el fut bol, u otro deporte, se realiza en forma cibernética. Por eso resulta hoy más difícil hablar del sufrimiento y sacrificio a las “comodinas” generaciones cómodas (no todos). Quien habla de estos temas como una solidaridad con Jesús sufriente, es tildado de demente, o desfasado. El llamado a tomar la cruz de Jesús, cada vez resulta más difícil predicarlo (Mt 16,24). Tomar la cruz de Jesús no significa caer en un masoquismo estéril. Tomar la cruz de Jesús significa aceptar nuestro ser de criatura limitada. No es buscar el dolor por el dolor, es aceptar nuestro dolor, luchar por erradicarlo, y si no es posible, convivir con él y ofrecérselo a Dios. Qué difícil es que las generaciones actuales asimilen el sentido del dolor humano. No vivamos dormidos, no perdamos el sentido del sacrificio o del sufrimiento, a través de ellos nos unimos a la pasión de Cristo.

Ante “las devastaciones tan enormes que aquella locura había traído al País, habría más que nunca necesidad de sacerdotes”, prosigue el Papa. “Hoy la situación es completamente distinta. Pero también ahora hay mucha gente que, de una u otra forma, piensa que el sacerdocio católico no es una ‘profesión’ con futuro, sino que pertenece más bien al pasado”. Dirigiéndose a los seminaristas, Benedicto XVI afirma que los sacerdotes son necesarios porque los hombres tienen necesidad de Dios, “del Dios manifestado en Jesucristo y que nos reúne en la Iglesia universal, para aprender con Él y por medio de Él la vida verdadera, y tener presentes y operativos los criterios de una humanidad verdadera”. “Donde el hombre ya no percibe a Dios, la vida se queda vacía; todo es insuficiente. El hombre busca después refugio en el alcohol o en la violencia, que cada vez amenaza más a la juventud. Dios está vivo. Nos ha creado y, por tanto, nos conoce a todos. Es tan grande que tiene tiempo para nuestras pequeñas cosas: ‘Hasta los pelos de su cabeza están contados’. Dios está vivo, y necesita hombres que vivan para Él y que lo lleven a los demás. Sí, tiene sentido ser sacerdote: el mundo, mientras exista, necesita sacerdotes y pastores, hoy, mañana y siempre”. A continuación el Papa explica una serie de características que debe tener quien desea ser sacerdote, comenzando por ser “un hombre de Dios” que siendo su mensajero entre los hombres se entregue constantemente a la oración: “Por esto es importante que el día se inicie y concluya con la oración. Que escuchemos a Dios en la lectura de la Escritura. Que le contemos nuestros deseos y esperanzas, nuestras alegrías y sufrimientos, nuestros errores y nuestra gratitud por todo lo bueno y bello, y que de esta manera esté siempre ante nuestros ojos como punto de referencia en nuestra vida”. “Así -dijo- nos hacemos más sensibles a nuestros errores y aprendemos a esforzarnos por mejorar; pero, además, nos hacemos más sensibles a todo lo hermoso y bueno que recibimos cada día como si fuera algo obvio, y crece nuestra gratitud. Y con la gratitud aumenta la alegría porque Dios está cerca de nosotros y podemos servirlo”. El Papa se refirió luego a la centralidad de la Eucaristía y la liturgia, que “debe modelar de verdad toda nuestra vida con el esplendor de su amor divino. Para celebrar bien la Eucaristía, es necesario también que aprendamos a conocer, entender y amar la liturgia de la Iglesia en su expresión concreta. En la liturgia rezamos con los fieles de todos los tiempos: pasado, presente y futuro se suman a un único y gran coro de oración. Por mi experiencia personal puedo afirmar que es entusiasmante aprender a entender poco a poco cómo todo esto ha ido creciendo, cuánta experiencia de fe hay en la estructura de la liturgia de la Misa, cuántas generaciones con su oración la han ido formando”. Seguidamente destaca la importancia del sacramento de la Penitencia que “me enseña a mirarme con los ojos de Dios, y me obliga a ser honesto conmigo mismo. Me lleva a la humildad” en donde se aprende de manera encarnada la misericordia de Dios pues “Dios siempre está dispuesto al perdón y así “aprendo también a perdonar a los demás. Reconociendo mi miseria, llego también a ser más tolerante y comprensivo con las debilidades del prójimo”. Luego de alentar el aprecio de la piedad popular, el Papa resalta que el tiempo del seminario es fundamentalmente para el estudio y exhorta a los seminaristas: “Les ruego encarecidamente: Estudien con tesón. Aprovechen los años de estudio. No se arrepentirán. Es verdad que a veces las materias de estudio parecen muy lejanas de la vida cristiana real y de la atención pastoral”. En este estudio, también tiene un rol primordial “conocer a fondo la Sagrada Escritura en su totalidad, en su unidad entre Antiguo y Nuevo Testamento: la formación de los textos, su peculiaridad literaria, la composición gradual de los mismos hasta formar el canon de los libros sagrados, la unidad de su dinámica interna que no se aprecia a primera vista, pero que es la única que da sentido pleno a cada uno de los textos” así como conocer el magisterio y las enseñanzas fundamentales de la Iglesia. El Papa Benedicto se refiere luego al origen de las vocaciones que ahora son más diversos y variados que en el pasado, y explica que es necesario que el seminario deba considerarse una “comunidad en camino por encima de las diversas formas de espiritualidad. El seminario es el periodo en el que uno aprende con los otros y de los otros”.


Los cambios de Dios, de la vida y del hombre Por Cango. José Ma. Ortega Robles.

La historia de las sectas en México Por Pbro. José Antonio Martínez Ortiz.

S

e habla ahora de “Iglesias Históricas” y de “sectas” para diferenciar aquellas iglesias protestantes que revisten una cierta seriedad en su fe y moral, de aquellas otras carentes de consistencia y que por desgracia son las más agresivamente proselitistas en nuestro México y que conocemos como sectas, de las cuales tenemos que decir algunas palabras.

Su Historia

“Los hijos de las tinieblas son más astutos que los Hijos de la Luz” Jn 16, 18 En 1870 empezaron a trabajar en México algunas sectas americanas y para 1885 ya contaban con 35,000 adeptos. En 1980 eran dos millones doscientos mil. Se calcula que en la actualidad existen en nuestro suelo entre cinco y seis millones de protestantes. Este asombroso incremento ha sido posible gracias a una serie de circunstancias muy complejas, entre las cuales no podemos olvidar, por ejemplo, la inestabilidad política de México, desde tiempos de Juárez en donde la lucha por el poder fue terrible. El porfiriato por desgracia desembocó en la Revolución y degeneró en la persecución religiosa. La jerarquía Católica tuvo que replegarse y habiendo

perdido todos sus privilegios y posesiones, empezar de nuevo a partir de cero en 1929. La escasez de sacerdotes desde la independencia (gran parte del clero era español y tuvo que abandonar sus parroquias), dejó al pueblo sin pastores en manos de lobos con presupuesto en dólares. Es así como ahora al restablecerse las relaciones Iglesia-Estado, aparecen registradas en Gobernación, más de 300 “iglesias”. Actualmente ya hasta tenemos sectas autóctonas, “made in México”. Como hemos demostrado al principio de este estudio, Cristo fundo UNA Iglesia que históricamente hablando es la Iglesia Católica, por lo tanto, todas las iglesias emanadas de la “reforma Protestante”, son falsas. La auténtica Reforma de la Iglesia surgió desde dentro, a partir del Concilio de Trento (15451563) en el que que sin abandonar el regazo maternal de la Iglesia, la purificaron y santificaron. Dios no abandona a su Iglesia y se cumple la promesa de Nuestro Señor:

“Estaré con ustedes hasta el fin del mundo” (Mt 28,20).

C

ambia cada día, cada mes, cada siglo, todo cambia. Dios no cambia; ni su justicia ni su amor misericordioso; el hombre cambia el estado de la cuenta que tiene que dar a Dios. La eternidad no se mueve, está estable para siempre. Y nosotros, que sabemos que mañana los que aquí estamos, mañana ya no estaremos, ¿por qué no preocuparnos en reformar nuestra vida de temporal en eterna, del pecadora en justa? Y si hemos de estar en el banquillo de la Justicia Divina, ¿por qué no nos preocupamos de llegar sin culpa ante el Tribunal Divino? Pensemos en lo que somos y en lo que hacemos. Y así como todo pasajero no carga con todo, sino sólo con lo que más necesita y deja todo lo demás; así reflexionemos que para la vida eterna tenemos que dejar todo y sólo llevar las obras.

Una sola Postura nunca podríamos so-portar, por eso continuamente cambiamos de posición. Nuestra inteligencia, nuestros afectos, pensamientos, y obras siempre debemos cambiarlos, ayudados de la gracia de Dios, de negativos a positivos. En un accidente, si el accidentado queda con vida, no se queda en el lugar donde fue accidentado; si el empresario fracasa en sus negocios, busca la manera de salir de su fracaso, si un juez sabe que se equivocó, busca luego la forma de rectificar su error; otro tanto debemos hacer los hijos de Dios si hemos fallado en la observancia de sus mandamientos. Dios siempre espera que cambiemos lo malo en bueno, lo temporal por lo eterno.


07

Los libros y sus autores

La vida interior La sabiduría de inconsciente Ginette Paris Taurus, 2009, 376 páginas

N

Por Luis Marino Moreno

acemos una sola vez y morimos una sola vez; sin embargo, psicológicamente morimos mil muertes y renacemos en igual número de ocasiones.

Los momentos de sufrimiento anuncian la necesidad de una de estas dolorosas muertes. Cuando buscamos la salida más fácil y rápida, lo único que hacemos es provocarnos más sufri-miento, puesto que ignoramos una de las grandes paradojas de la sabiduría psicológica: la fuerza más poderosa de la psique es la activación del principio de muerte, el impulso destructivo resulta crucial para deshacernos de aquello que nos oprime y limita. La mayoría de los libros de autoayuda y psicología popular, ofrecen consejos para mejorar el matrimonio, encontrar el amor o alcanzar el éxito. La vida interior se encamina en dirección opuesta: indaga sobre elementos de la psique que busca la destrucción, acaba nuestras relaciones, nos hace salir de ellas y morir para emprender un viaje a las profundidades de nuestro ser y permanecer entre las sombras el tiempo necesario para que muera nuestra vieja identidad. Este vuelco hacia lo interior y lo profundo, proviene de una institución inconsciente: si mi exhausto y anticuado “Yo” no muere, mi cuerpo cargará el deseo de muerte en un sentido mucho más literal y terminante y acabará por manifestar aquello que la psique se niega a reconocer. Posiblemente el futuro de la psicología no se encuentra en los fármacos y los antidepresivos, sino en el entrenamiento filosófico capaz de prepararnos para nuestro viaje interior. Sobre la autora. Ginette Paris tiene 30 años de enseñanza y práctica de la psicología. Luego de recibir un divorcio y un accidente que casi le cuesta la vida. Ginette Paris revisa en su vida interior todo lo que creía saber sobre psicoanálisis y psicoterapia. Psicoterapeuta arquetípica, terapeuta y escritora franco canadiense, es profesora en Pacífica Graduate Institute, donde imparte clases de psicología profunda y mitología. Es miembro honorario de la Sociedad Jung de Montreal. Pertenece a la Asociación Internacional de Estudios Junguianos.

Iglesia Universal NUEVA YORK.- El Arzobispo Francis Chullikatt, observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, recordó a este organismo que el Estado de Derecho necesita de la ley moral natural para no aprobar “supuestos derechos que atentan contra la vida y la familia”. El Nuncio abordó el tema del estado de derecho en los planos nacional e internacional y recordó que la inteligencia humana y la inteligibilidad de la naturaleza humana “debería permitir a las personas encargadas de la formación de las leyes y su aplicación promulgar leyes justas que sirvan y protejan el bien común de la familia humana”. Explicó que la dignidad de todo ser humano puede ser conocida mediante la razón natural humana y lamentó que la ley moral natural a veces sea olvidada en el proceso legislativo. LONDRES.- El obispo anglicano de Fulhan, John Broadhurst, anunció que antes de que concluya este año renunciará a su puesto para poder hacer parte de la Iglesia Católica junto a sus seguidores, explicando que una de las razones para esta decisión es la posición actual de los anglicanos a favor de la ordenación de mujeres “obispas”. Según se señala, Broadhurst hizo este anuncio el pasado viernes en su intervención de la asamblea nacional del grupo “Forward in Faith” (Adelante en la fe) en Londres: “queridos fieles míos, antes de fin de año tengo la intensión de dimitir de mi actual puesto como obispo (anglicano) de Fulham. Además espero poder hacer parte del Ordinariato católico apenas sea establecido”.

Iglesia en México MÉXICO.- Como parte del 2° Congreso Católico Carismático de Apologética “Conoce tu fe”, se realizará el 7 de noviembre en la ciudad de Toluca una jornada evangelizadora que estará dirigida a jóvenes estudiantes, universitarios y maestros que “buscan crear universidades renovadas en la fe”, señalan los organizadores. En la jornada, que se llevará a cabo de 9:00 a 4:00 p.m., se reflexionará sobre el amor a la Iglesia, la apologética y el tema de alabanza y evangelización. Durante el evento se explicará acerca del proyecto de las GOU’s (Grupos de Oración Universitaria), que forma parte de la iniciativa denominada Universidades Renovadas de la Renovación Carismática de Toluca. VERACRUZ.- Esta semana se llevó a cabo el XX Encuentro Nacional de Responsables de la Pastoral de la Comunicación, de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Comunicación, en el puerto de Veracruz. Alrededor de 120 comunicadores provenientes de todas las Diócesis del país, se dieron cita para reflexionar sobre “La pastoral de la Iglesia en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra”. El objetivo del Encuentro fue “Promover y fortalecer la participación entre las COMISIONES DIOCESANAS PARA LA PASTORAL DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL (CODIPACS), a través de la formación y capacitación de los diversos agentes de pastoral de la comunicación, para vivir una experiencia eclesial de comunión”. TEXCOCO.- Con el lema “Comunión Jubilosa para la Misión”, la Diócesis de Texcoco celebró sus cincuenta años de fundación canónica. Los festejos se extendieron durante el 16, 17 y 18 de octubre de 2010, el culmen del Año Jubilar por el aniversario de esta Iglesia Particular. La Diócesis de Texcoco se erigió el 18 de octubre de 1960 con la bula ““Coelestis Civitas Ecclesia”, del Papa Juan XXIII. El Obispo fundador fue Mons. Francisco Ferreira y Arreola, el segundo Obispo, Mons. Magín C. Torreblanza, el tercer Obispo Mons. Carlos Aguiar Retes y el actual Obispo es Mons. Juan Manuel Mancilla Sánchez, a quien saludamos cálidamente, por haber sido un miembro del Presbiterio Potosino y, por medio de él, a todos los que forman parte de esta Diócesis. ¡FELICIDADES!


Este año, en el banquete de la Eucaristía Dominical, se ha servido San Lucas, “multisabor” y “multinutriente” Por Pbro. Darío Martín Torres Sánchez

E

ste año, en el banquete de la Eucaristía Dominical, se ha servido el Evangelio de San Lucas en la mesa de la Palabra. Los cuatro evangelios son alimento, pero cada uno de ellos tiene su propio sabor, incluso podríamos decir que ninguno nutre o instruye igual. Finalmente, cada uno lo preparó un “cocinero” diferente. Jesús, San Lucas y las comunidades cristianas de Grecia, fundadas por San Pablo, han sido los ingredientes fundamentales en el proceso de formación del Tercer Evangelio, que parece haberse escrito en la década de los 80s del siglo I. Es la historia de Jesús, centrada en lo que Él hizo y enseñó (cf. Hch 1,1). Este Evangelio vio la luz después de una ardua búsqueda por parte de San Lucas (Lc 1,3), el cual también tuvo que “combinar” variedad de escritos y quizá algunos escasos testimonios orales. San Lucas, al diseñar su obra, tuvo que incorporar el tercer ingrediente importante: su audiencia, es decir, la vida de las comunidades griegas que un día había fundado Pablo. Dichas comunidades ya tenían una relectura de la vida de Jesús; finalmente, San Lucas era parte de esas comunidades y a ellas deseaba consolidar, proponiéndoles la solidez de la tradición sobre Jesús (cf. Lc 1,3-4). Este escritor de la ternura divina, como algunos lo han llamado, podríamos calificarlo de un evangelista maduro, en relación con lo que había existido antes de él, con una visión amplia de la vida de la Iglesia, pues no se relacionó sólo con una, sino con múltiples comunidades; y, por otro lado, también estuvo activamente involucrado en incursiones misioneras.

Esta historia de Jesús, en el Tercer Evangelio, podríamos presentarla en los siguientes términos: El Hijo del Altísimo, nace de María, la virgen que merece ser llamada dichosa por to-

das las generaciones, la creyente que también anuncia y profundiza los acontecimientos salvíficos en la meditación orante y silenciosa de su corazón. Jesús salvador es fuente de alegría para todos los hombres, desde su nacimiento tiene una proximidad especial a los más débiles o excluidos, los pobres, los ancianos y las mujeres. Desde su adolescencia muestra que está siempre unido al Padre celestial. Como Profeta ungido por el Espíritu, desde el momento inaugural de su ministerio, recordando a los antiguos profetas, anuncia que su buena noticia de salvación alcanzará al no judío, definiendo así el carácter misionero de su ministerio. En el sermón del llano propone un proyecto de felicidad y hace un llamado a vivir en amor fraterno. Tras Él no sólo caminan discípulos, sino también discípulas. Pronto emprende decidido un viaje a Jerusalén para cumplir su éxodo en su asunción, ese gran viaje le sirve de escuela a sus discípulos, los incorpora a su actividad misionera y les enseña a orar, no sólo son doce los más próximos sino hasta 70. Les muestra

que el Padre celestial es misericordioso y les asegura que el Reino de Dios no llega aparatosamente, sino que ya está entre ellos, a su alcance. En su ascenso a la ciudad santa pronuncia su instrucción más selecta, destacando las parábolas de la misericordia, los textos sobre la buena administración de los bienes materiales y las parábolas sobre la oración. Hacia el final sintetiza su ministerio: buscar y salvar lo que estaba perdido. En su breve ministerio en Jerusalén, todos están pendientes de sus palabras. Su Pasión la vive sostenido por su íntima unión con el Padre, que lo consuela desde su oración en el huerto. Su entrega obediente conduce a los pecadores a la conversión y Él les asegura el Paraíso. Sufre la pasión, pero triunfa sobre la muerte y se manifiesta vivo, camina con la comunidad de discípulos, les explica las escrituras y les abre los ojos al partir el pan. Al ascender a los cielos pide a sus discípulos que esperen la promesa del Padre, el Espíritu, para que sean sus testigos hasta los confines del mundo.


Encuentro de la

Renovación Carismática en el Espíritu Santo ¡Gracias por su labor de evangelización!

E

l sábado 9 y domingo 10 de octubre el equipo diocesano de la Renovación Carismática en el Espíritu Santo llevó a cabo en las amplias instalaciones de la Acción Católica su Encuentro anual que llevó por lema: “LA FIDELIDAD DE CRISTO Y FIDELIDAD DEL DISCÍPULO MISIONERO”.

Con un espíritu gozoso vivieron su encuentro los integrantes de la Renovación Carismática en el Espíritu Santo.

Diversas actividades fueron las que se desarrollaron durante los dos días de actividad, entre las que se impartieron interesantes conferencias, obras teatrales, momentos de espiritualidad profunda a través de las Asambleas de Oración, pero lo que más entusiasmó a todos los participantes fue el Encuentro con Jesús Sacramentado y la solemne Concelebración Eucarística, la cual fue presidida por nuestro Pastor, Mons. Luis Morales Reyes, acompañado del Pbro. Tomás Ramírez Álvarez, Asistente Diocesano de la Renovación Carismática. La Hora Santa fue dirigida por el P. Isidro Sergio Guzmán. Nuestro Arzobispo agradeció a los de la Renovación Carismática en el Espíritu Santo el evangelizarse y evangelizar atrayendo a otros hacia Dios y contagiando su ALEGRE Y CONTAGIANTE ESPIRITUALIDAD, por lo que los motivó, acogió y felicitó para que sigan haciendo vivo su lema que les exige FIDELIDAD TOTAL, ante un mundo lleno de infidelidades, que nos recuerda a cada momento que sa-

tanás no duerme, que nos ataca para que nos apartemos de Dios. Les dijo además que ante todo y a pesar de todo, ellos siguieran adelante en su espiritualidad y evangelización, porque no están solos, el Señor está con ellos, pero eso sí, --dijo--: “pídanle al Espíritu Santo que nos ayude a superar nuestra debilidad humana para serle siempre fieles”. Fue así como Don Luis Morales reconoció el trabajo, carisma y compromiso laical que realmente les valoró en público para que se animen, se alienten, y así hagan que su Movimiento crezca, se fortalezca, y sean así DISCÍPULOS Y MISIONEROS DE JESUCRISTO. “El Espíritu Santo está en lo profundo de nuestros corazones y está con ustedes en su trabajo evangelizador, de eso que no les quede ninguna duda”. Finalmente dijo nuestro pastor que la Renovación tiene un gran futuro, pues vio a muchos niños participar activa y devotamente en la Santa Misa. Los cinco temas que se impartieron fueron: “Cristo fiel nos da un Pentecostés perenne en la Renovación”; “El amor fiel de Dios, experiencia de la Asamblea de Oración”; “El Encuentro con Cristo fiel, el Kerigma”; “La promesa de fidelidad cumplida, el Paráclito”; “Pregoneros fieles de la fidelidad de Cristo”, llevándose un compromiso de fidelidad y alabanza festiva en su vida diaria.

Lo que más gusto a todos los participantes fueron las conferencias y los encuentros con Jesús Eucaristía.

¡Que este encuentro les deje muchos frutos y mucho éxito!

Cinco interesantes temas se expusieron en el Encuentro de Renovación Carismática en el Espíritu Santo.


Semana de Actualización

Más de 160 sacerdotes se congregaron en el Seminario Mayor para vivir la Semana de Actualización

Los momentos de descanso, dieron la oportunidad del encuentro y la convivencia en la Semana de Actualización

En los espacios de las conferencias se dio también lugar al debate, sobre todo en la búsqueda de superar los obstáculos que se encuentran en la Pastoral

Durante la Semana de Actualización se aprovechó para que la mayoría de los sacerdotes conocieran la casa “San Pablo”, a un costado del Seminario Menor

Fiesta patronal en

Nuestra Señora del Rosario, Puerta del Cielo, en Prados II sección

E

l pasado 3 de octubre la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, Puerta del Cielo, celebró su fiesta patronal. Durante el novenario tuvieron lugar diferentes eventos culturales, en que toda la comunidad participó con gran entusiasmo. El día de la fiesta, después de la misa de doce, se realizó el tradicional recorrido por las calles de Prados II sección, encabezado por la Imagen de la Santísima Virgen María y el Párroco; en esta peregrinación alegre y festiva, se lució un grupo de

danza prehispánica que se fundó en esta parroquia; también la algarabía de la música de viento de una banda hizo de este recorrido una verdadera romería con sabor a México.

Al finalizar la Santa Misa, Nuestro querido Pastor abrió la “Puerta del Cielo”, pasando bajo los hermosos pies de María Santísima, seguido por el Párroco, y la comunidad, la cual después de por lo menos una hora, Por la tarde, Nuestro Señor Arzo- seguía cruzando este bello umbral. bispo, Don Luis Morales Reyes, presidió la solemne Eucaristía de las Que Nuestro Señor Jesucristo nos siete, donde nos instruyó con sus haga buenos hijos de la Virgen María, sabias y animosas palabras; además y nos lleve, por medio de nuestro pashizo la institución de los nuevos tor y sus colaboradores, a la presencia mi-nistros de la sagrada comunión del Padre en el Cielo. Felicidades a todel decanato Paulo VI, los cuales dos. Felicidades a esta parroquia que apoyarán a sus respectivos sacer- celebra a tan gran Señora. dotes en la pastoral de enfermos y en la liturgia.


OCTUBRE 17 DE 2010

Semana de Actualización

Hubo espacio para el deporte, aunque algunos prefirieron observar a los aguerridos del futbol y del básquet

En la Semana de Actualización del Presbiterio, el tema fue sobre el directorio de los sacramentos, una iluminación teológica, bíblica y canónica para una mejor administración de los mismos

Don Luis Morales Reyes presidió la Eucaristía en la Capilla del Seminario Mayor, para clausurar la Semana de Actualización

Con una solemne Eucaristía, se clausuró la Semana de Actualización


La Catedral potosina, es el único templo en el mundo con 24 estatuas de los apóstoles: las 12 de mármol en la fachada y las otras 12 de cantera en las orillas del techo del templo. 3a parte La fachada Principal Posee una fachada barroca diseñada a manera de biombo, similar a la de la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, cuenta con tres cuerpos. Los dos primeros formados por contrafuertes semihexagonales, divididos por columnas de estilo salomónico, seis en cada uno. Entre estos, se ubican los nichos, también seis en los dos cuerpos, en donde se encuentran colocadas las estatuas de los doce apóstoles. Estas estatuas fueron esculpidas en mármol de carrara por los hermanos Biagi; fueron encargadas por el Señor Obispo Ignacio Montes de Oca, para reemplazar las anteriores de cantera. Estas estatuas de mármol son réplicas de las que se encuentran en el interior de la Basílica de San Juan de Letrán en Roma. Cabe señalar que es el único templo en el mundo con 24 estatuas de los apóstoles: las 12 de mármol en la fachada y las otras 12 de cantera en las orillas del techo del templo. El arco de entrada del primer cuerpo es de medio punto, en el segundo cuerpo se observa un medallón de forma ovalada, que en un principio tenía esculpido el escudo de la ciudad. El tercer cuerpo, formado por barandales que rematan los contrafuertes y en medio de éstos, se ubica el reloj, coronado por un templete que resguarda una escultura de la Virgen María. Es uno de los más bellos ejemplos del barroco salomónico de México.

Un poco del Interior de la Catedral La decoración de su interior es de estilo neoclásico, llevada a cabo en 1896 en las bóvedas y paredes. Fue hecha por los italianos Claudio Molina y Giuseppe Compiani.

Los altares laterales fueron también realizados en estilo neoclásico. Detrás del altar principal se ubica el coro. El artesonado de la cúpula está decorado con florones dorados.


OCTUBRE 24 DE 2010

13

U

na vez, una joven maestra recién egresada de la Escuela Normal leyó en alguna parte que se preparaba una campaña de alfabetización en África y decidió enrolarse en ella como voluntaria. Sus padres, a quienes la idea no les hizo maldita la gracia, trataron de disuadirla diciéndole que aquellas tierras eran peligrosísimas para una mujer tan poco apta para los climas extremosos y los trabajos pesados, pero ella no hizo caso y persistió en su propósito. -¿No es verdad que si uno ha recibido tiene que dar a su vez? -dijo en cierta ocasión a una de sus hermanas, que con la mirada le pedía que no se marchara. Al final, el padre y la madre tuvieron que reconocer que su hija hablaba con razón, y hasta recordaron que en sus años de solteros a ellos también les hubiera gustado hacer algo semejante. Además, ¿no habían tratado de inculcarle desde sus primeros años las elogiosas virtudes de la generosidad y el desinterés? Y la joven partió. El destino que le asignó la administración de la ONG fue una aldehuela perdida que ni siquiera se había tomado el trabajo de salir en los mapas nacionales. Con sacrificios de protomártir, la joven normalista aprendió la lengua del lugar, y cuando se sintió provista de un vocabulario más o menos acep-table dio a conocer a los naturales del lugar todo lo que quería enseñarles y todos sus sueños. Los habitantes de la aldea estaban que no se lo creían. ¡Por fin alguien se ocupaba de ellos! Tan alegres estaban que prometieron solemnemente enviarle sus hijos todos los días de ocho de la mañana a una y media de la tarde. El primer día de clases, la maestra habló a sus alumnos de la importancia de la higiene personal para un sano desarrollo físico; ponderó todas y cada una de los atributos del agua y se hizo lenguas elogiando la virtud de los jabones. Y mientras hablaba y hablaba, los niños reían. -¿Se estarán burlando de mí? -se preguntó la maestra, presa de cierta incomodidad. Pero siguió adelante. Al día siguiente les habló de otros asuntos igual de importantes, y los niños a vuelta con la risa. La maestra estaba ya francamente molesta. -Pero, ¿de qué diablos se ríen? ¿Será de mi nariz? ¡Pues la suya no es muy bonita que digamos! ¡Es horriblemente chata, para decirlo de una vez! Y así durante el primer mes y el segundo: ella hablaba y los niños reían. -Y encima de todo, cínicos -se decía la pobre mujer, ya al borde de la histeria. Pasó el quinto mes y las cosas siguieron como al principio. -¡Esto es demasiado! ¡Me voy de aquí! He soportado los mosquitos prácticamente sin inmutarme, he soportado malos olores, feos calores y terribles sa-

bores como una estoica, pero esto ya es demasiado. No voy a permitir que ningún negro de éstos se pase la vida burlándose de mí ante mis propias narices. ¡Está decidido: me voy! Tomó sus cosas, las pocas cosas que había llevado consigo, y regresó a su casa sin decir a nadie ni media palabra. Si no cobraba un centavo, si todo lo había hecho por pura buena voluntad, ¿por qué la trataban de ese modo? Dos años después, cuando supo que habían regresado las demás voluntarias, fue a reunirse con ellas sólo por el puro gusto de oír cómo se quejaban de su amarga experiencia. Pero éstas, para su sorpresa, no contaron más que maravillas. -Supimos que te regresaste pronto, dijo una, pero nunca nos enteramos por qué. ¿Te enfermaste allá? Entonces, con toda la rabia acumulada en todo ese tiempo, la maestra frustrada les habló de esas risas

que le crispaban los nervios. Todas callaron. -Ah, ¿fue por eso? ¿Por las risas? También a nosotros nos molestaban al principio, pero pronto comprendimos que aquellas gentes, como no tenían otra cosa que dar, nos daban un poco de su risa. Era riéndose con nosotros como querían pagarnos, ¿no es verdad? –preguntó a otra de sus compañeras. La mujer no daba crédito a lo que estaba oyendo. Y si eso era verdad, ¿no se había apresurado a hacer maletas? Sí, se había apresurado… ¡Qué lástima! He tomado esta historia de un libro de Wilbur Schramm (1907-1987), el famoso teórico de la comunicación. Él la utilizó para explicar la necesidad que hay de que en todo proceso comunicativo los interlocutores posean un campo de experiencia que les sea común. A mí me pareció que sería útil utilizarla (aunque adaptándola y confiriéndole una cierta forma narrativa) para hablar de la necesidad de la paciencia, virtud que podría ser definida como el arte de esperar sin alterarse demasiado. ¡Nos desesperamos con tanta facilidad! «Qué fiesta más aburrida», dice la joven al no encontrar en la fiesta a ningún muchacho que satisfaga sus expectativas, y se va a su casa a rumiar pensamientos descorazonadores acerca de su persona; lo que nunca sabrá es que cinco minutos más tarde llegaría aquel a quien buscaba en secreto. «Qué vida más absurda», dice el desesperado, y se la quita, ignorante de que al día siguiente aparecería en su horizonte quien le iba a devolver el gusto de vivir... Hacer maletas es siempre peligroso, pero hacerlas intempestivamente es más peligroso aún: podría ser demasiado pronto. De donde queda demostrado que, aunque vivamos en la era de la rapidez y el tiempo real, la paciencia, pese a todo, sigue siendo una virtud absolutamente indispensable. Una virtud encaminada a asegurar nuestra supervivencia en este pobre mundo en el que las cosas verdaderas –aquellas, para decirlo ya, que más


Contrapunto

Una lámpara para Romero Por Gerardo Segura Ventura Belvedere

J

osé Romero no sabe andar en bicicleta, ni mucho menos ha tratado de tapar el sol con un dedo pues se considera demasiado listo para ese tipo de juegos. Él se cree un chico duro pero lo cierto es que hace unos días se dió cuenta de lo contrario, vió como esa fortaleza que creía tener se fue yendo con cada lágrima que derramaba. Lágrimas que derramaba por su abuelo Enrique quien acababa de fallecer. Se podría decir que eran más que simple abuelo-nieto; llegaron a ser verdaderos amigos, José le escuchaba con atención y trataba de aprender de él, de sus palabras, de su forma de hablar.

Había una cosa que siempre parecía molestar al abuelo en lo que respecta a puntos de vista sobre la vida. Pasaba que

siempre movía un poco la cabeza en señal de desaprobación, aunque el gesto era muy leve, cuando José soñaba con poder tener en sus manos una lámpara mágica que le cumpliera sus deseos y le resolviera sus problemas, eso evidentemente chocaba con la visión del abuelo que siempre le trato de inculcar valores y sabiduría. ¿Pero ahora qué hacer? El abuelo se había ido y esa era la verdad.

José Romero llevado por su melancolía, como un carruaje que jala hacia adentro, le dio por revisar viejas fotos amarillas en las que aparecía el abuelo con esa ropa de “antes”, alto, con gesto un tanto duro. Hojeaba el álbum fotográfico hasta llegar a las fotos más recientes, en eso situaba toda su atención cuando del álbum cayó un papel cuidadosamente doblado, como se pudo dar cuenta José Romero una vez que lo hubo levantado. Estaba dirigido a él de parte del abuelo; decía “la última lección chepo.” Cosa rara la carta ésta, pues no era del todo una carta sino más bien una especie de mapa con una serie de instrucciones las cuales José Romero tenía que seguir. “José tienes que ir al patio, al frente está el roble que sembré con tu papá hace muchos años, cuando él era niño, camina hacia él…” José siguió todas las instrucciones hasta llegar al ansiado tesoro, legado de su abuelo. Su recompensa se encontraba debajo de un rosal que su abuelo cuidaba mucho pues admiraba la belleza y la frescura que presentaba. El tesoro era una especie de “lámpara de Aladino,” un poco oxidada, parecía más bien una especie de alhajero, y sorprendido José Romero incluso, llevado por la emoción, intentó frotarla y esperar a que el genio apareciera, pero no pasó nada, una simple lámpara y ya. De pronto la lámpara cedió y se abrió mostrando su contenido: otra carta dentro de ella. Decía: “Para Romero, así le decía su abuelo cuando le tenía que decir algo importante, ambos sabemos lo enfermo que estoy y que un día de estos me iré, por eso antes de irme quiero dejarte mi última lección. Hemos compartido tanto y no sé qué te puede decir un viejo pasado de moda; pero aún así, todo este tiempo te he observado y hemos discutido de tus sueños, de tu vida y de esa constante idea o deseo de que algún día salga un genio de una lámpara mágica y que te arregle la vida y solucione los problemas, así como piensan muchas personas, y quiero que seas diferente, que pienses diferente; hijo, no hay genios ni lámparas mágicas que arreglen la vida, lo que hay es el esfuerzo y el trabajo diario, la honestidad, el amor y la entrega, la amabilidad y la responsabilidad. Eso es lo mágico José, que alguien un día se atreva a ser un hombre de verdad, que ame, que sea hermano. Esfuérzate por ser un verdadero hombre, sé que lo lograrás.” José Romero lloró por un momento y después una leve sonrisa iluminó su rostro pues recordó a su abuelo y sintió la misma emoción que cuando escuchaba al abuelo en sus pláticas. Dobló la carta y cerró el álbum de fotografías, caminó hacia la ventana y se dio cuenta que empezaba a oscurecer y unas breves gotas de lluvia golpeaban con suavidad el roble que se encontraba en el jardín.

La alegría que no

engaña

S

Por Ricardo García López

egún Giovanni Papini en su Historia de Cristo, la única alegría que no engaña entre las engañadoras alegrías de los hombres es la de abrazar o tener en las rodillas a un niño de cara rosada por una sangre que es también nuestra, que nos sonría con el primer esplendor de sus ojos, que balbucee con sus primeros esfuerzos ppp aa ppp aa, mmma mma, que nos haga recobrar la ternura de la primer infancia que ya habíamos perdido. Sentir junto a nuestra piel adulta, ya endurecida por soles y vientos, una carne nueva, mórbida y naciente, en la que parece conservar la sangre todavía un poco de la dulzura de la leche; una carne que parece hecha de pétalos tibios y vivientes, y sentir que esa carne es nuestra, formada en la carne de nuestra mujer, nutrida con la leche de sus pechos, y observar amorosamente las manifestaciones, la floración lenta del alma en esa carne que, aunque sea por breve tiempo, nos pertenece, que pertenece a aquella que nos pertenece; ser el único padre de esa criatura única, de esa flor que está abriéndose a la luz del mundo; reconocerse en ella, ver de nuevo nuestras miradas en sus pupilas estupefactas, volver a oír nuestra voz en su boca fresca, aniñarnos con ese niño para ser dignos de él, para estar más cerca de él; hacernos más pequeños, mejores, más puros; olvidar todos los años que nos van acercando silenciosos a la muerte; olvidar por un momento la soberbia de la virilidad, el orgullo de la ciencia, las primeras arrugas del rostro, las amarguras, las suciedades, las indignidades de la vida, y volver a ser vírgenes junto a aquella virginidad, serenos al lado de aquella serenidad y buenos con una bondad que antes no conocíamos; ser, en suma, padres de ese hijo nuestro, que crece día por día en nuestro lecho, en nuestra casa, en brazos de nuestra esposa, es quizá, y sin quizá, el más alto deleite humano concedido al hombre que posee un alma dentro de su barro.


OCTUBRE 24 DE 2010

¿Qué es el hombre? ¿Quién soy yo? ¿Cuál es el sentido de la Existencia Humana?

El Catecumenado Por Lic. Javier Algara

Surge la pregunta sobre el hombre ante diversas situaciones que causan estupor y admiración, sobre todo cuando se tiene una actitud contemplativa, hoy reprimida por una sociedad tecnificada; ante la frustración y el fracaso, cuando se viven situaciones que sacuden al hombre que esta absorto en la cotidianeidad de la vida; ante situaciones que chocan con el hombre y lo empujan a pensar sobre el sentido de su existencia. ¿Vale la pena vivir? Con esta pregunta se responde a la cuestión básica de la filosofía. “El tema más urgente es el sentido de la vida”. ( Albert Camus).

LA ESCUELA DE TEOLOGÍA PARA LAICOS INVITA AL DIPLOMADO SOBRE FILOSOFÍA DEL HOMBRE Nuestro objeto de estudio no es una realidad sencilla, ni clara, ni ordenada: LA PERSONA HUMANA, UN MISTERIO. “Conócete a tí mismo” Estudiaremos al hombre desde: Su relación con la naturaleza y su pertenencia a la vida biológica. Como punto de encuentro y resultado de factores culturales y sociales. En su relación con los demás. Llamado a vivir el amor y la justicia. A la luz de su relación con el absoluto. Fecha Jueves 4, 11, 18, 25 de noviembre 2010 Jueves 2, diciembre 2010. Hora 18:00 a 20:00 hrs. Lugar Casa de Acción Católica Independencia esquina con Universidad (zona centro). Costo $ 200.00 (Por todo el diplomado) Mayores Informes: Tels. 812. 21.11 (De lunes a sábado de 10:00 a 13:00) 814.40.87 (lunes de 18:00 a 21:00 hrs.)

Primera parte

T

odos hemos oído la palabra “catecumenado”. Sabemos que era una actividad importante de la Iglesia en sus primeros siglos. Pero hoy día lo vemos como una mera etapa en el pasado de la Iglesia, adornada de aventuras apostólicas, de mártires heroicos, de catacumbas, etc. En pocas palabras, lo percibimos como algo que no tiene nada que ver con la Iglesia del siglo XXI. Sobre todo porque durante siglos no se utilizó. Sin embargo, la reiniciación del catecumenado es una necesidad pastoral urgente. Para comprobarlo, basta sentir la urgencia con la que hablan los obispos en el Concilio Vaticano II. Nada menos que el documento “Sacrosantum Concilium”, el pri-mero de todos los documentos conciliares, ordena lo siguiente: “Restáurese el catecumenado de adultos dividido en distintas etapas, cuya práctica dependerá del ordinario del lugar.” ¿Por qué tal urgencia? Muy sencillo. El Papa Juan Pablo II, en un encuentro con las comunidades neocatecumenales en Roma, explica la necesidad del catecumenado, en especial para los adultos: “En los países de la vieja cristiandad, sobre todo en Europa, advertimos el agotamiento interno de nuestro cristianismo, que debería ser el fruto de nuestro Bautismo. Estamos viviendo en un período de descristianización; parece que los creyentes, los bautizados hace tiempo, no están suficientemente maduros para oponerse a la secularización, a las ideologías contrarias no solamente a la Iglesia, a la religión católica, sino a la religión

en general, ideologías que son ateas, e incluso antiteístas... Precisamente porque se encuentra en un nuevo mundo pagano, la Iglesia debe recuperar el catecumenado que, en la Iglesia primitiva, era el eje de la evangelización”. En 1999, el entonces Cardenal Ratzinger, en su libro “Un canto nuevo para el Señor”, afirmó: “Sólo en el contexto de la fe en Dios, el Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, sólo en el contexto de la fe en el Hijo humanado, encuentran su lugar las grandes preguntas morales de nuestro tiempo, que apremian precisamente a los jóvenes. En este contexto queda patente que la redención es más que la lucha por las utopías políticas y más que simple psicoterapia. Porque la responsabilidad que los desafíos éticos de nuestra vida nos imponen no podemos soportarla si no es sostenida por el amor misericordioso de Dios que nos sale al encuentro en la Cruz. Para que tales principios resulten comprensibles y no suenen a frases extrañas llegadas de un mundo desconocido, es imprescindible un ámbito de experiencia de fe al estilo del antiguo catecumenado cristiano. La familia y la comunidad parroquial preparaban antes ese ámbito de experiencias. La familia apenas realiza ya este servicio, y las comunidades parroquiales tampoco suelen estar suficientemente preparadas para la nueva tarea resultante del frecuente fallo de las familias como soporte de la tradición creyente. La eficacia de la nueva evangelización depende de que se logre crear comunidades donde viva la fe, y su palabra pueda ser palabra de vida.” Esta decisión pastoral de los papas y obispos nace de la sabiduría de la Iglesia, vieja conocedora de la condición humana. Ya desde los primeros siglos, los Padres de la Iglesia le apostaban a la formación cristiana de los fieles como medio para evitar que éstos se contaminaran con el paganismo. Sus escritos, que la Iglesia de tiempos posteriores ha venido utilizando como fuente de saber teológico, son, con mucha frecuencia, las predicaciones que ellos impartían a los catecúmenos. Hay que dejar en claro que el catecumenado no es equivalente a clases de catecismo ni a cursos de Biblia. El catecumenado no tiene que ver sólo con la adquisición de conocimientos. El catecumenado busca establecer, fundamentar y fortalecer una relación real, personal y salvadora entre el catecúmeno y Cristo. Quien estudie el proceso catecumenal se dará cuenta que su punto final, antes del bautismo, es la profesión pública de fe; lo que ahora hacemos, a veces mecánicamente, cada domingo al recitar el Credo.


16

El amor y la ley Por Pacco Magaña

L

a ley de Dios es obligatoria. Son mandamientos, son órdenes. La ley divina supone y exige obediencia. En esto se centra y sostiene la Alianza: en que la ley de Dios es estable, y el que acepta al Señor acepta su ley: “tú serás mi pueblo y yo seré tu Dios”. Guardar la Alianza del Señor es observar sus mandamientos. Ahora bien. ¿En qué consiste la ley de Dios? En el amor. El amor de correspondencia al Señor. En el amor absoluto a Dios se fundamenta la Alianza. Y, en el mensaje de Jesús, el amor a Dios incluye el amor desinteresado al prójimo Recordemos los tiempos del pueblo de Israel en el desierto. Recordemos todos esos años en que día y noche decía Dios al pueblo: “Escucha Israel, mira que Yahvé es tu Dios. Cumple los mandatos que te voy a dar hoy”; y en primer lugar se ponía claro el primer mandamiento: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todas tus fuerzas”. “Y si hay alguien que pasa necesidad en esta tierra que te voy a dar, asístelo”. Recordemos el amor al prójimo como nos lo enseñó Jesucristo: “Vengan benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, estuve enfermo o preso y me visitaron, de forastero y me alojaron, desnudo y me vistieron”. Y esto lo dice Jesús concluyendo así: “siempre que lo hicieron con alguno de estos pequeños, conmigo lo hicieron”. Efectivamente aquí está el secreto del amor al prójimo, en ver a los demás como si fueran el mismísimo Señor Jesús. Con esto cumpliríamos el mandamiento; sólo con esto: con atender a nuestros semejantes; sobre todo a los más pobres.

Sí amigos, el prójimo no es solamente nuestro semejante; es todo lo contrario, es aquel que es disímil de nosotros. Vamos a ver. Se supone que la ley del pueblo de Israel estaba siendo dada a un pueblo elegido, a un pueblo glorioso, donde el pobre sería la excepción; por tanto, el más pobre debería ser la persona más apreciada por el pueblo, ya que sería, si la ley en verdad se cumpliera, el destinatario del amor misericordioso de Dios.

En la famosísima parábola del “Buen Samaritano”, donde Jesús expresa a las claras quién es el prójimo, nos da a conocer esta verdad: el prójimo es todo hombre en necesidad, todo hombre que sufre, todo el que es víctima de circunstancias

adversas. De tal manera que el hambriento, el preso, el enfermo, el obrero explotado, aquel a quien asaltaron, el que no tiene una manta para cubrirse del frío; el que tiene cualquier carencia, ése es el prójimo. Y, hermanos, ¡abundan!; ellos deberían ser lo extraordinario, puesto que, en la mente de Dios, el pueblo hebreo debería ser una nación de hombres y mujeres exitosos, lo mismo para las guerras que para el comercio, la paz, la prosperidad; y los pobres serían la excepción; pero hoy las circunstancias adversas son exageradas; hoy no es excepción la pobreza y la vida llena de carencias. ¡Hoy es lo normal!; por tanto, ahora basta salir a la calle para ver a los prójimos ambulantes. ¿Los amamos? El amor al prójimo es un verdadero compromiso con el que sufre. He aquí la tarea: el amor. El amor expresado en obras. Al menos, las veces que Jesús habló del prójimo lo hizo para invitar a la solidaridad, a la atención, al remediar esa situación que no debería ser normal. En efecto, Dios creador hizo este mundo maravilloso y enorme para que el hombre lo dominara, se valiera de los recursos creados y lograra que los bienes llegasen a todos los seres humanos; hoy la pobreza parece algo normal, pero no lo es, o no debería serlo; es preciso enseñar al mundo el verdadero sentido de formar todos el género humano; estamos hechos para el amor; pero la envidia, la codicia, la avaricia, el pecado en general, es lo que nos ha hecho cambiar los valores de sitio, por eso hay tanta miseria. Regresemos a la Alianza, a la nueva y eterna que inaugura Jesucristo. Sólo el amor puede revertir estas condiciones en que nos encontramos hoy. El amor urge, el amor obliga. Hagamos real el amor.


Palabra de Dios

17

Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones Evangelio según San Mateo: 28, 16-20 En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subieron al monte en el que Jesús los había citado. Al ver a Jesús, se postraron, aunque algunos titubeaban. Entonces, Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándolas a cumplir todo cuanto yo les he mandado; y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”. Palabra del Señor. T. Gloria a ti, Señor Jesús. Palabra del Señor.

“Vayan… vayan, prediquen mi Evangelio…” Día Mundial de las Misiones A vivir este día con plenitud el mandato misionero de Jesús: “Vayan… vayan, prediquen mi Evangelio…” No nos podemos quedar indiferentes al saber que millones de hombres redimidos, como nosotros, por la Sangre de Cristo, viven aún sin conocer a fondo el amor de Dios. Es el mandato de Cristo cuando vino a la Tierra. Por Pbro. Lic. Ignacio Ortega Aguilar.

L

a Misión nace del amor de Dios Padre, después de la creación, aunque el hombre falla por el pecado, en su infinito amor quiere que todos lleguemos a la salvación Es por eso que nos envía a su Hijo Jesucristo, y Cristo aceptando libremente y también por amor a nosotros, se encarna en el seno de la Santísima Virgen María, entra así en historia para revelarnos la voluntad del Padre para que todos tengamos el conocimiento de la verdad y llegar a la gloria del Padre. El Padre y el Hijo nos envían al Espíritu Santo para que nos asista hasta los últimos tiempos y así llevemos el mensaje de salvación a los que no conocen a Cristo. La Iglesia tiene el encargo de Jesús de llevar a todos los hombres la salvación, por eso es misionera por naturaleza. Cada año el penúltimo domingo de octubre está dedicado a hacer conciencia de este deber por eso se llama DOMUND (Domingo Mundial de las Misiones). Año con año el Papa nos da un mensaje para vivir plenamente este día y trabajemos todo el año a favor de la misiones para que Cristo sea conocido en todo el mundo y lleguemos a la salvación, ya que es la voluntad del Padre y por eso Cristo dió su vida. Les comparto unas ideas del mensaje DOMUND 2010 Jesús mismo nos dice: «El que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él» (Jn 14, 21). Sólo a partir de este encuentro con el Amor de Dios, que cambia la existencia, podemos vivir en comunión con Él

y entre nosotros, y ofrecer a los hermanos un testimonio creíble, dando razón de la esperanza que está en nosotros (cfr. 1Pe 3, 15). Una fe adulta, capaz de abandonarse totalmente a Dios con actitud filial, alimentada por la oración, la meditación de la Palabra de Dios y por el estudio de las verdades de la fe, es la condición para poder promover un nuevo humanismo, fundado en el Evangelio de Jesús. Estas consideraciones remiten al mandato misionero que han recibido todos los bautizados y la Iglesia entera, pero que no puede realizarse de manera creíble sin una profunda conversión personal, comunitaria y pastoral. De hecho, la conciencia de la llamada a anunciar el Evangelio apremia no sólo a cada fiel, sino a todas las Comunidades diocesanas y parroquiales a una renovación integral, y a abrirse cada vez más a la cooperación misionera entre las Iglesias, para promover el anuncio del Evangelio en el corazón de cada persona, de cada pueblo, cultura, raza, nacionalidad, y en todas las latitudes. Esta conciencia se alimenta por medio de la obra de Sacerdotes Fidei Donum, de Consagrados, de Catequistas, de Laicos misioneros, en una búsqueda constante por promover la comunión eclesial, de manera que también el fenómeno de la “interculturalidad” pueda integrarse en un modelo de unidad, en el que el Evangelio sea fermento de libertad y de progreso, fuente de fraternidad, de humildad y de paz (cfr. Ad gentes, 8). En efecto, la Iglesia «es en Cristo como un sacramento o señal e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano» (LG 1). Seamos generosos este domingo a favor de las misiones.

La Iglesia es misionera por naturaleza y por lo tanto la evangelización constituye un deber, un derecho y una obligación de cada uno de sus miembros que somos nosotros, los fieles. El Señor nos llama a compartir con otros los bienes que poseemos, en primer lugar el tesoro de la fe, que no podemos considerar un privilegio privado sino un Don que hemos de repartir con aquellos que no lo han recibido todavía. De esto se beneficiará también la fe misma, ya que esta se fortalece dándola. Las necesidades materiales de las Misiones son muchas y aumentan cada día. Los sacrificios económicos y generosidad de los fieles son indispensables para construir esa Iglesia-Misionera y testimoniar la caridad. “La esperanza cristiana nos sostiene en nuestro compromiso a fondo para la nueva evangelización, para la misión universal y nos lleva pedir, como Jesús nos ha enseñado: - “Venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (MATG, 1O) (RM, 86) Los sacerdotes tienen un arduo y escarpado camino a recorrer para darle a los fieles la enseñanza clara, valiosa y concreta de las verdades de la fe. Trabajo sin tregua ni descanso nos pide nuestro Papa Benedicto XVI a la Iglesia, la Iglesia que somos nosotros, aunque no seamos sacerdotes, nos corresponde a todos y cada uno extender el Reino de Cristo y llevarlo con nuestro testimonio a donde quiera que vayamos. Necesitan de nuestras oraciones.... ¡oremos por ellos, no los olvidemos! Pero también ayudemos, con lo que podamos, con mucha generosidad, porque son inmensas sus necesidades materiales cuando están al frente de una misión perdida en lejanas tierras, con personas enfermas y con muy pocos recursos. De esta manera, con todas nuestras comodidades, podemos sentirnos .... “un poco misioneros también “. A vivir este día con plenitud el mandato misionero de Jesús: “Vayan… vayan, prediquen mi Evangelio… bauticen a las personas… y háganles vivir en el amor…háganles vivir compartiendo sus propios bienes hasta ser comunidades vivas, florecientes, entregadas donde Cristo pueda ser para todos los hombres el PAN DE VIDA, EL PAN QUE SE ENTREGA POR LA SALVACIÒN DE TODOS LOS HOMBRES.


18

3er Aniversario del Programa Oficial de Radio de la Arquidiócesis de San Luis Potosí:

NUNCA ES TAN TEMPRANO Por Lucero Apolo Rodríguez

C

on gran alegría los integrantes del equipo del programa Nunca es Tan Temprano festejaron su tercer aniversario el pasado 7 de octubre con una emotiva Celebración Eucarística en la Basílica-Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, oficiada por el Pbro. Luis Santiago Flores Lucio. Posteriormente el martes 12 de octubre, en la Casa de la Acción Católica, se reunieron con el Sr. Arzobispo Don Luis Morales Reyes, en donde los colaboradores hicieron una presentación sobre el programa así como los retos a los que se están enfrentando. La reunión fue fructífera y se espera seguir con el trabajo de evangelización para así, festejar un 4º aniversario del programa en el Seminario Mayor, invitados por el Pbro. Marco Antonio Luna Aguilar, fiel apoyo desde los inicios del programa. Nunca es tan temprano, es un esfuerzo de 19 laicos comprometidos con la Arquidiócesis Potosina que trabajan para lograr su misión: “Ser un medio de evangelización dinámica, de calidad y con contenido que sea escuchado especialmente por la comunidad potosina y en todo el continente americano”. El objetivo de este programa es: Alentar a sacerdotes y laicos comprometidos en la Evangelización “Mar Adentro” mediante los medios de comunicación social para que, de manera coordinada y responsable, sean transmisores del mensaje de Cristo. Actualmente el programa se transmite todos los domingos en punto de las 8 am por el 105.7 fm y el 820 am a través de La Mera Mera y se retransmite en www.radioamigoscatolicos.com los domingos a las 8 am, los lunes a la 1pm y los jueves a las 5pm. Además se retransmite por Internet en Estados unidos (New York, Atlanta, Nueva Jersey y Washington

DC), Perú y México (Sonora, Puebla, San Luis Potosí y Tabasco). Además pueden escuchar todos los programas pasados en la página de la Arquidiócesis: www.iglesiapotosina.org donde encontrarán el logo de Nunca Es Tan Temprano. Agradecemos enormemente a todos los radioescuchas, a las Dimensiones de Pastoral y a los Sacerdotes por su apoyo incondicional a Nunca es Tan Temprano durante estos 3 años. Bajo la protección de la Virgen del Rosario (a quien le encomendamos el programa), seguimos trabajando para llegar a más y más hogares de nuestro continente americano.


OCTUBRE 24 DE 2010

Orar es ... Hablar con Dios, y solo podemos establecer esa relación de amistad con Dios a través de Jesucristo, quien tomó nuestro lugar en la cruz para que pudiéramos tener paz con Dios. (“Nadie viene al Padre ... sino por mí.” Juan 14,6) Por eso, oramos al Padre en el nombre de Jesús.

El domingo 24 de octubre de 2010 se celebra la Jornada Mundial de las Misiones “Domund” en todas las Iglesias locales, como fiesta de la catolicidad y de solidaridad universal. La colecta de este día es destinada al fondo universal para las misiones más necesitadas.

Recorta las siguientes tarjetas y ejercita tu memoria, recordando algunos pasajes de la vida de Jesús…


OCTUBRE 24 DE 2010

¡ATENCIÓN!

La Parroquia de San José Alburquerque te invita a ti, joven de la parroquia a participar en la 2da. Etapa del Proceso Juvenil Vocacional los días 19, 20 y 21 de noviembre. ¡La segunda etapa será mejor!

¿Le duelen mucho las rodillas?

¿Le han dicho que el único tratamiento es la cirugía?

El padecimiento en donde se desgasta el cartílago se llama artrósis Homeopatia y productos naturales

Aquí tenemos la solución a su problema hasta desaparecer esos dolores y regenerar (volver a formar) el cartílago. Con un tratamiento natural, además de curar osteoporósis, artrítis y otros problemas de huesos y músculos.

Plaza El Pocito Av. Constituyentes Pte. 49 local 3(carr. Libre a Celaya) Querétaro, Qro. Tels. (01 442) 216 99 23 y 196 80 94

Sucursal: Plaza Galerias Constituyentes Ote. No. 34 local 18-B Mercurio, Querétaro, Qro. Tel (01 442) 213 69 60


Edición 91