Issuu on Google+

semanariolared@iglesiapotosina.org www.iglesiapotosina.org

Año 2 No.82 Semana del 22 al 28 de agosto de 2010

La valentía en femenino la mujer cristiana es promotora de valores Pág. 05

L

Periodista

Marian de la Fuente,

Peregrina en Compostela 2

MIEDOS Y TEMORES Pero a la luz de Nuestra Señora de la Asunción

a periodista española, Marian de la Fuente en una entrevista exclusiva concedida ACI Prensa, señalo que el camino de Santiago de Compostela, no es un camino más, sino una experiencia que cambia profundamente la vida de las personas. De la Fuente expresó así su experiencia, como peregrina en el camino de Santiago que realizó para elaborar el documental “el camino con Marian”; filmado durante tres semanas a pie en una de las siete rutas del camino.

15

EDITH STEIN El pensamiento que sirve

La periodista señalo que lo que más llamo su atención fue observar en el peregrinar a personas con enfermedades terminales, que no hacen el camino en busca de un milagro para recuperar la salud; sino para entender lo que podía pasar con sus vidas. El camino de Santiago de Compostela, la peregrinación cristiana más importante, luego de Roma y Jerusalén, celebra este 2010 el año santo compostelano y no se repetirá hasta el 2021.

16

POBRES Y RICOS Me gustan más los pobres


02

AGOSTO 22 DE 2010

Miedos y temores

pero a la luz de Nuestra Señora de la Asunción

L

Editorial

os miedos y temores son un fenómeno que se presenta en la vida del hombre de todos los tiempos. Paralizan, debilitan y pueden hacer fracasar proyectos individuales y colectivos.

San Buenaventura Por Pacco Magaña

Hay temores internos provenientes de traumas que podemos venir arrastrando desde el vientre de nuestra madre, pasando por la niñez y la adolescencia y que terminan por enraizarse en la juventud. Pero hay otros miedos y temores que son originados desde el exterior de nuestras personas y que son tan dañinos como los que provienen del interior de nuestro ser. ¿Qué nos enseña la fiesta de la Asunción de María al cielo? Que a los miedos y temores hay que verlos como un reto que desafían al ser humano; que no sólo hay que ver el lado negativo sino también el lado positivo que ellos representan. Que debemos descubrir las causas de esos temores que merodean como tiburones estudiando el terreno para dar la dentellada en la primera oportunidad, y que debemos saber afrontarlos y vencerlos. María Santísima, en su momento, era consciente de la causa de sus temores: Roma, extendía sus legiones y eran como tentáculos que se abalanzaban sobre Israel con los distintivos del poder político-militar y económico; y María Santísima sabía muy bien que aquel imperio subyugaba a Israel. Aunque ya no existen el imperio romano y sus ideologías, ¡qué actual resulta todo esto! También hoy aparecen los poderes del crimen organizado, del mercado, del tráfico de armas, de drogas y personas, que son un lastre para el mundo y arrastran a la humanidad hacia ataduras de las que, a pesar de los ingentes esfuerzos, pasará cierto tiempo para que nos podamos liberar. Y qué decir también de la ideología del éxito, del bienestar, que nos dice: “Dios es tan sólo una ficción, sólo nos hace perder tiempo y nos quita el placer de vivir. ¡No te ocupes de él! Intenta sólo disfrutar de la vida todo lo que puedas!” También estas tentaciones parecen irresistibles. De nuestra Señora, la Madre de Cristo que fue llevada en cuerpo y alma al cielo, contemplemos un momento de su itinerario aquí en la tierra, y subrayemos, cómo, al inicio de una etapa de su vida, cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios a través de su embajador, el Arcángel San Gabriel, le dice: “No temas María, porque el Señor te ha concedido su favor” (Lc 1,30). ¿Qué temor puede detener en el mundo a la Mujer-Virgen cuyo protector es Dios mismo? María, la Asunta al cielo, poseyó la certeza que le sostuvo y le hizo estar alegre y sentirse segura en un mundo lleno de calamidades; Dios le liberó para la verdadera libertad. ¿A quien le canta la cohorte celestial el día de su asunción al cielo? A la que no sólo fue conciente de sus miedos y temores sino que también los supo afrontar y vencer. Y ella, con su canto, a través de la voz de la Iglesia, señala al autor y soporte de su victoria, cuando con gozo y alegría proclama: “Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el Poderoso” (Lc 1,48-49). Esta es la Mujer, Madre, la Reina que es introducida al cielo y que mucho tiene que decir al hombre temeroso de hoy.

Segunda parte de seis El conflicto se apaciguó, por lo menos durante algún tiempo, y, por intervención personal del Papa Alejandro IV, en 1257, Buenaventura fue oficialmente reconocido como doctor y maestro de la universidad parisina. Sin embargo, tuvo que renunciar a este prestigioso cargo, porque en ese mismo año el capítulo general de la Orden lo eligió ministro general.

Queridos hermanos y hermanas:

En tiempos de San Buenaventura, París, su ciudad de adopción, estalla una violenta polémica contra los Frailes Menores de san Francisco de Asís y los Frailes Predicadores de santo Domingo de Guzmán. Se cuestionaba su derecho a enseñar en la universidad, e incluso se ponía en duda la autenticidad de su vida consagrada. Ciertamente, los cambios introducidos por las Órdenes Mendicantes en el modo de entender la vida religiosa, de los que he hablado en mis catequesis anteriores, eran tan innovadores que no todos llegaban a comprenderlos. Se añadían también, como alguna vez sucede incluso entre personas sinceramente religiosas, motivos de debilidad humana, como la envidia y los celos. Buenaventura, aunque rodeado por la oposición de los demás maestros universitarios, había comenzado a enseñar en la cátedra de teología de los Franciscanos y, para responder a quien criticaba a las Órdenes Mendicantes, compuso un escrito titulado La perfección evangélica; en el que demuestra como las Órdenes Mendicantes, especialmente los Frailes Menores, practicando los votos de pobreza, de castidad y de obediencia, seguían los consejos del Evangelio.

Más allá de estas circunstancias históricas, la enseñanza de Buenaventura en esta obra y en su vida sigue siendo actual: la Iglesia es más luminosa y bella gracias a la fidelidad a la vocación de estos hijos suyos y de aquellas hijas suyas que no sólo ponen en práctica los preceptos evangélicos, sino que por gracia de Dios, están llamados a guardar los consejos y así testimonian, con su estilo de vida pobre, casto y obediente, que el Evangelio es fuente de gozo y de perfección.

Desempeñó ese cargo durante diecisiete años con sabiduría y entrega, visitando las provincias, escribiendo a los hermanos, interviniendo alguna vez con una cierta severidad para eliminar abusos. Cuando Buenaventura inició este servicio, la Orden de los Frailes Menores se había desarrollado de modo prodigioso: los frailes esparcidos por todo Occidente eran más de 30.000, con presencias misioneras en el norte de África, en Oriente Medio, e incluso en Pekín. Era necesario consolidar esta expansión y, sobre todo, conferirle unidad de acción y de espíritu, guardando plena fidelidad al carisma de Francisco. De hecho, entre los seguidores del santo de Asís había distintos modos de inter-pretar el mensaje, existía realmente el riesgo de una fractura interna. Para evitar este peligro, en 1260, el capítulo general de la Orden en Narbona aceptó y ratificó un texto propuesto por Buenaventura, en el que se recogían y se unificaban las normas que regulaban la vida diaria de los Frailes Menores. Buenaventura intuía, sin embargo, que las disposiciones legislativas, si bien se inspiraban en la sabiduría y la moderación, no eran suficientes para asegurar la comunión del espíritu y de los corazones. Era necesario que se compartieran los mismos ideales y las mismas motivaciones. Por esta razón, Buenaventura quiso presentar el auténtico carisma de Francisco, su vida y su enseñanza. Por eso recogió con gran celo documentos relativos al “Poverello” y escuchó con atención los recuerdos de quienes habían conocido directamente a Francisco. Nació así una biografía del santo de Asís bien fundada históricamente, titulada Legenda Maior, redactada también de forma más sucinta, y llamada por eso Legenda minor. La palabra latina, a diferencia de la italiana, no indica un fruto de la fantasía, sino, al contrario, “Legenda” significa un texto autorizado, “para leer” oficialmente.


03

AGOSTO 22 DE 2010

4 LA IGLESIA ES COMUNIÓN Por Pbro. Lic. Juan José Torres Galván

decir, las huellas, que la vida y las personas van dejando en mi interior, pero, sobre todo, lo que el Señor me va diciendo aunque muchas veces he sido sordo a su voz. No es gran cosa, pero lo comunico como lo voy viviendo y sintiendo, con la esperanza de hacer algún bien.

E

l concepto fundamental de la vida y el ser de la Iglesia es justamente la comunión. La comunión de la Iglesia es primero que nada comunión con el Misterio de Dios-Trinidad. De ahí brota, como de una fuente, la comunión que la Iglesia manifiesta en el ámbito de la sociedad y especialmente, de los miembros que la forman. Hay que reconocer que cuando hablamos de comunión no hablamos de uniformidad. La verdadera comunión se da cuando reconocemos que somos diferentes y que esas diferencias no nos enfrentan sino que nos complementan. La unidad en la diversidad es el testimonio más grande que podemos dar de la comunión que anunciamos y vivimos como comunidad de seguidores de Jesucristo. La comunión con minúscula se refiere a la comunión entre nosotros, pero esta es resultado de la Comunión con mayúscula, es decir, de la Comunión que tenemos con Dios y con su Misterio. Esta común unión con el Misterio de Dios se da de manera excelente en la Eucaristía. Cuando la celebramos, cuando la recibimos, cuando la adoramos en su exposición solemne, entramos en contacto con ese río de gracia que es la vida de Dios manifestada y comunicada por la Eucaristía. Nuestra Iglesia diocesana tiene un gran reto: “ser casa y escuela de comunión”. Esto exige que vivamos dentro de la Iglesia la experiencia de la comunión y que sepamos contagiarla a todos los que entran en contacto con nosotros. Será una tarea que nos empeñe y nos comprometa a dejar que sea Dios el que trabaje en nuestros corazones y en todos nuestros proyectos. La Sagrada Eucaristía es fuente de unidad y la manifestación máxima de la comunión. El amor a Jesús Eucaristía se manifiesta en el fervor y respeto con que celebramos y participamos en la Santa Misa, en la frecuencia con que nos alimentamos de ella (en la Misa dominical y aún entre semana) y el gusto con que oramos frente al Santísimo Sacramento cuando asistimos a una Hora Santa o hacemos una visita al Sagrario. La Eucaristía es la oportunidad que tenemos de sumergirnos en el misterio del amor de Dios. Es como dejarnos envolver por esta experiencia gratuita de Dios que nos ama y nos transforma con su amor. El contacto frecuente con Cristo Eucaristía nos hace discípulos y misioneros. Es la fuente de un auténtico compromiso con Dios y con su pueblo. Citando el documento del Papa Benedicto XVI (El Sacramento de la Caridad), nuestro IV Plan Diocesano de Pastoral nos exhorta: “La unión con Cristo, que se realiza en la Eucaristía, nos capacita para emprender nuevos tipos de relaciones sociales, ya que la unión con Cristo es unión con todos los demás a los que Él se entrega”. (246)

Dejemos que Cristo Eucaristía nos guié en el camino de ser sus discípulos y misioneros.

Apreciados lectores y lectoras:

¿

DE QUÉ ESCRIBO, HOY? Esta pregunta me la hago cada semana, pensando en ustedes. Los que escribimos en nuestro querido semanario diocesano lo hacemos tratando de hacer algún bien a alguien; lo hacemos con cariño para compartir lo positivo de la vida, lo que vive tanta gente buena que nos rodea; lo hacemos para comunicar los valores del Evangelio, para dar a conocer la fascinante figura de Jesús y para recordar la sabia enseñanza de la Iglesia. Por eso, cada semana nos preguntamos: ¿De qué escribo, hoy? En el pasado retiro espiritual, a la hora de la comida, varios sacerdotes compartíamos los alimentos con alegría fraterna y salió el tema de “La Red”; ahí se encontraban también el Director del periódico, el P. Tomás Cruz y el P. Juan Jesús Priego. Alguien le preguntó al P. Priego de qué escribe en este semanario. Él contestó con espontaneidad: “de todo…, de la vida…”. Ustedes ya lo conocen; saben que es un excelente escritor; me cuentan que fue distinguido alumno del ilustre Mons. Joaquín Antonio Peñalosa cuya fama llegó hasta España. Aquí quiero expresar mi reconocimiento a todos los que escriben en nuestro periódico. Todos lo hacen muy bien y con grande elegancia, elocuencia y disciplina. No exagero. Los admiro y los valoro. Tocan la vida. Responden a preguntas. Ilustran las mentes. Hacen aflorar los sentimientos más nobles del corazón humano. Ojalá otras valiosas firmas se sumen a nuestro periódico. El título de mi columna, “HUELLAS”, me lo sugirió el Director. Me gustó porque me da la oportunidad de ir recogiendo los pasos de las personas y de los acontecimientos, las señales del camino; me da la oportunidad de hablar de cosas sencillas, como las huellas de los caminos de tierra, de compartir algo de lo que me voy encontrando en lo que veo, leo, oigo, reflexiono; me da la oportunidad de repasar y repensar lo vivido, lo que voy guardando en mi corazón, es

En estos días he estado pensando en que sonreímos muy poco y nos enojamos demasiado; corremos afanosamente y nos sentimos cansados, vacíos y aburridos; vemos demasiada televisión y rezamos muy rara vez. Así va la trama de nuestra vida diaria. Es sorprendente cómo hemos perdido los grandes valores de la vida. De pronto nos damos cuenta que odiamos mucho y amamos poco; hablamos demasiado y no valoramos el silencio que le da profundidad y orientación a la vida; añadimos años a nuestra vida pero no le damos vida plena a nuestros años. Luchamos por limpiar el aire y la naturaleza pero contaminamos el alma con tantos antivalores que vamos aceptando con mucha naturalidad porque están de moda; no nos atrevemos a ir contra esa perversa corriente porque nos pueden calificar de retrógrados y anticuados, de clericales y persignados. Así va discurriendo nuestra vida entre relaciones humanas superficiales, hogares rotos y píldoras que hacen todo, desde alegrar, curar y apaciguar, hasta matar. Pienso que esta vida nuestra de cada día tiene urgente necesidad de luz, de los destellos de la luz del bien, del amor, del perdón, del respeto, de la responsabilidad, de la honestidad, de la verdad, etc. Estos destellos son el hilo dorado de la trama de la vida; son los que le dan sentido, belleza y alegría a nuestra existencia en la hora de la prueba y del dolor; son los que hacen que, en medio de la adversidad, levantemos el ánimo, valoremos la vida, luchemos por la vida, y la miremos positivamente. Cuentan que “una mujer anciana que vivía en una casita, casi arruinada por la intemperie, había adquirido el hábito de darle gracias a Dios por todo. Una trabajadora social que la atendía comentó durante una de sus visitas: -Ciertamente, no tiene mucho que agradecer… Al oír esas palabras, la ancianita respondió en tono de queja, aunque cortés: -¡Oh!, sí que tengo. Estoy muy agradecida por los rayos de sol que atraviesan las grietas de las paredes y me iluminan dándome calor”. ¿La enseñanza? “La vida es, en un diez por ciento, lo que tú haces y, en un noventa por ciento, cómo te la tomas”.

+Luis, Arzobispo de S. Luis P.

Queremos conocer su opinión, escríbanos a: semanariolared@iglesiapotosina.org ó semanariolared@hotmail.com


Sr. Cngo.

Nuestra historia

DON JOSÉ MARÍA

GUAJARDO E

l Sr. Canónigo D. José Guajardo nació en San Luis Potosí el año de 1821. Le bautizó en la iglesia parroquial de la misma ciudad el teniente de cura D. Francisco Tejada, poniéndole por nombre José María Serapio de la Concepción. Fue hijo de los Señores D. Juan Guajardo y de Doña Policarpa Rodríguez. En 1836 estudio latinidad en el Colegio Guadalupano Josefino. En 1838 sostuvo un acto público de Filosofía en el colegio referido, bajo la dirección del maestro de esa facultad. Pbro. D. Crescencio Rodríguez. El año de 1842, en septiembre, sostuvo un acto público de Teología Escolástica en el colegio referido bajo la dirección del catedrático D. Primo Feliciano Castro. D. Juan, su padre, construyó en 1825-1827, el Teatro Alarcón obra del célebre Tresguerras; fue también tesorero del Estado. En noviembre del mismo año enseñaba latín en dicho Colegio y era nombrado socio de la Junta Lancasteriana.

El Sr. Guajardo recibió las primeras órdenes Sagradas en Celaya en 1843 y el sacerdocio en Dolores Hidalgo, en diciembre de 1844, de mano del Sr. Obispo Dr. D. Juan Cayetano Portugal, y su primera misa la celebró en el Santuario de Guadalupe de esta ciudad en enero de 1845. En el examen que sostuvo en Morelia en el concurso al Curato de Valle de San Francisco, fueron sus sinodales el Sr. Dr. D. Pelagio Antonio de Labastida, más tarde, Arzobispo de México, el Sr. Dr. D. Ramón Camacho, Obispo de Querétaro, y el Sr. Canónigo Magaña. Fue Vicario en el Jaral, cuando esta vicaria pertenecía al curato del Valle de San Francisco. Después lo fue de San Sebastián del Potosí; y mientras fue cura de esta ciudad el Sr. Canónigo D. Antonio Abad Mascorro, el Sr. Guajardo explicaba la doctrina católica todos los domingos en la Iglesia Parroquial. En el año de 1846 se le nombró Rector interino del Colegio Guadalupano Josefino. El 25 de febrero de 1847 fue nombrado Catedrático de Matemáticas y Física del Colegio Guadalupano Josefino por el Gobernador del Estado. El año de 1854 fue nombrado Rector Propietario. EL 9 de enero de 1855 fue nombrado Cura propio y Juez Eclesiástico del Valle de San Francisco en la 7ª. Provisión de beneficios vacantes, por oposición. El año de 1856, el 7 de febrero, fue examinado para abogado por el Tribunal del Estado de San Luis Potosí, y aprobado. En abril del mismo año, fue nombrado segundo Racionero de a Catedral de San Luis Potosí, por el Sr. D. Pedro Barajas primer Obispo de la Diócesis. En el año de 1862, el Illmo. Sr. Barajas le encomendó la dirección del Seminario conciliar. Dejó muchos sermones escritos tanto sobre el dogma como panegíricos, de los que sólo se publicaron dieciséis. Su elocuencia que ejercitó desde los primeros días de su sacerdocio tuvo felizmente reunidas las cualidades que le constituían de un orden superior y su estilo era preciso y claro. “No puede haber elocuencia sagrada, dice un preceptista español, si faltan convicciones profundas, sólida instrucción y una fe viva”. Cualidades que en grado eminente poseía el Canónigo Guajardo. Falleció Don José María Guajardo en San Luis Potosí, el día 6 de agosto de 1868, a consecuencia de una congestión pulmonar. Se le sepultó en el antiguo cementerio de esta ciudad en el sepulcro de la familia Dávalos, y sus restos fueron después trasladados al Coro de la Catedral potosina el 15 de octubre de 1873.

¿La diferencia de edades de los esposos influye en el matrimonio?

M

uy estimados lectores:

Algunas ediciones atrás, manifesté que la edad mínima para poderse casar por la iglesia válidamente, es catorce años para la mujer y dieciséis años para el hombre. Sin embargo, la Conferencia Episcopal Mexicana ha establecido otra edad superior, es decir, dieciséis años ella y dieciocho años él. Y aún así, son muy chicos los contrayentes para asumir y cumplir los deberes esenciales del matrimonio. Pero, retomando la pregunta inicial ¿Realmente influye la diferencia de edades entre los esposos? Yo respondería que depende de los años y de quién.

Sin duda, puedo decir que si la diferencia es de uno a cinco o incluso diez años entre el hombre y la mujer, es una situación que yo consideraría normal, ya que la mujer madura más pronto que el hombre y con esa diferencia de años hay un equilibrio. Pero ¿si fuera a la inversa? Es decir, que la mujer tenga cinco o hasta diez años más que su esposo ¿influye? Hay que considerar lo que dije anteriormente: puesto que la mujer madura más pronto que el hombre y entonces esa mujer que es mayor que él se va comportar muchas veces más como mamá que como esposa. Además, si la mujer es mayor que el hombre, no se nos olvide que ella, tiene un ciclo y un reloj biológico en relación a la procreación y a la sexualidad. Después de los cincuenta años, la situación en la mujer cambia radicalmente; mientras que en el hombre se sigue dando un deseo o apetito sexual normal.

El gran problema que hay cuando la mujer es más grande que el hombre, sin duda se da en lo que ya me refería en el párrafo anterior. El hombre tiene deseo del debito conyugal y la mujer ya no tiene ese apetito, le da repugnancia; se siente sucia cuando se le toca y por consiguiente hay malestar en ambas partes. Y a veces, algunos hombres, buscan fuera de casa lo que por naturaleza ya no se encuentra en ella. Esto tiene una solución. Primero, el hombre debe entender que la sexualidad de la mujer es totalmente distinta a la suya. Hay que respetar los ciclos y las etapas que ya están establecidos en forma natural. Además, cuenta mucho el ánimo y el deseo para poder estar en la intimidad. Segundo, el hombre debe entender que la sexualidad es una parte del todo y el sexo no es sólo el acto carnal, sino que lo compone el buen trato, la disponibilidad, la ayuda, la tolerancia, el servicio, la disponibilidad, etc. Y qué decir de aquellas jovencitas que se casan con personas de veinte o treinta o más años que ellas. Sin duda se tienen qué cuestionar qué es lo buscan en esa relación. Hay chamacas que son tan maduras, que los chicos de su edad no les llaman la atención y buscan un señor hecho y derecho que consideran la persona ideal para tener una vida estable ¿será?

Hasta la próxima semana.


05

Me bautizaron cuando tenía dos meses y a mi no me avisaron

Por P. Kino

E

l bautismo es la puerta de los sacramentos. Papá y mamá del niño que se va a bautizar son los primeros responsables de la educación cristiana de sus hijos. Dicha responsabilidad se extiende a los padrinos, por eso se dice que los mejores padrinos se deben elegir en este sacramento, pues comenzará la vida de fe de una criaturita y necesita bases sólidas para llevar por buen rumbo su vida cristiana. Pero ¿qué errores podemos cometer al pedir el bautismo para un pequeño? Primero, pensar que el bautismo le servirá al niño para que no se enferme, o para que se le quite lo llorón. Otro error es buscar padrinos lejanos, tanto física como moralmente. Así por ejemplo, “bautíceme el próximo domingo, pues los que queremos que sean nuestros compadres vienen desde Chicago y se regresan el lunes, y luego ya no vuelven hasta dentro de diez años”, aquí es donde yo pienso, ¿cómo van a ejercer el padrinazgo? ¿Por internet? ¿Por telepatía? También podemos hablar de padrinos alejados moralmente, es decir, por ejemplo personas que viven en unión libre, que aunque no están fuera de la Iglesia, sin embargo no pueden acercarse a los sacramentos de la confesión y la comunión, y por ende, no podrán dar en plenitud un testimonio a su ahijado (a). Un tercer error es esperar a tener dinero para bautizar al niño, y no porque sea

“caro” bautizar, sino más bien porque quieren hacer un “pachangón loco” que todos disfrutan menos el festejado. Algo que se está haciendo muy común, pero sin fundamento, es buscarle más de dos padrinos y madrinas. Aunque en las normas de la Iglesia se habla de un padrino y una madrina, o de uno o una, sin embargo a veces los papás se sienten comprometidos con más personas para hacerlos compadres, ocasionando que pidan más de una pareja de padrinos; obviamente esto es un poco difícil incluso desde lo práctico, pues no está contemplado ni desde los for-

matos de boletas, ni como algo que sea muy necesario. Se deben de buscar padrinos, no compadres, un buen padrino será un buen compadre, pero no siempre un buen compadre será un buen padrino. Cuando se lleva a bautizar al pequeño y no se le explica acorde a su edad lo que recibió en el bautismo, es normal que haga reclamaciones en la vida adulta, reclamaciones como la del título del artículo. Pero cuando se le dice, desde que comienza a darse cuenta de las cosas, que gracias a su bautismo se le quita el pecado original, se hace hijo de Dios dentro de la Iglesia, etc., entonces solamente le quedará agradecer a Dios haberle dado la vida nueva a través del bautismo. Finalmente, es recomendable ponerles nombres cristianos a los pequeños. En ocasiones, los nombres que los padres ponen, son unos poco difíciles de pronunciar, o combinaciones de distintos nombres, o el que está de moda, o en época no muy lejana, se acostumbraba imponer el nombre que aparecía en el calendario de la fecha de nacimiento de la criatura, (Que bueno que mis padres no pensaron así, porque yo nací el primero de enero, y en ese entonces se celebraba la circuncisión del niño Jesús… y tengo una hermana de la misma fecha de nacimiento). Pobres criaturas, la llaman blanca y esta prieta, le ponen nombre de difícil pronunciación pero porta el apellido más mexicano: “López”; cuando dice su nombre parece que estornudan y todos le respondemos salud, por eso a veces estas personas víctimas de sus padres prefieren que les llamen por su sobrenombre cuando son mayores, pues el apodo es menos agresivo... Algún lector podrá decirme, “muy mi hijo, y yo le pongo el nombre que quiero”, tiene toda la razón, así que mejor aquí termino antes de que me busquen para decírmelo… Hasta la próxima.

La valentía en femenino En medio de un ambiente agitado, la mujer cristiana es promotora de valores. Atrévete a vivir según tus principios. Por Sheila Morataya-Fleishman

Analicemos por un momento lo qué significa ser una mujer de principios, a pesar de que a veces el entorno -tan revuelto y desorbitado- nos desoriente.

¿

No te parece que hoy priva en el ambiente una actitud intolerante hacia la religión, curiosamente en nombre de la tolerancia? El famoso “vive y deja vivir” sobrevive hoy como una actitud relajada ante la religión, basada en la premisa de que sólo una espiritualidad que no exija nada es posible en la sociedad, dispuesta a doblarse en sus creencias. Quien mantiene convicciones religiosas profundamente arraigadas es vista como sectaria, intolerante, fundamentalista, fanática o terriblemente tradicionalista. Dirán que perteneces a la prehistoria; en suma, un riesgo para la convivencia.

Una mujer de principios se caracteriza por ser una mujer de convicciones profundas que no ceden ante la moda o presión de la sociedad en la que se mueve. Su rasgo principal es la verdadera fe, que la lleva a poner por obra el mandamiento cristiano del amor. Porque, en una mujer de principios, sus convicciones son prácticas. Es decir, vive en el mundo con naturalidad, como todas, pero con un sentido de integridad diferente. Esto se ve, por ejemplo, en la sencillez con que viste o la delicadeza en el trato que tiene para con los demás. Sus convicciones son reales, las cree, las vive y, por eso, puede transmitirlas y enseñarlas a otros. Una mujer de principios sustenta su conducta por verdades con las que se puede de una manera segura conducir la propia vida sin caer en idealismos o posturas falsas.

Si como mujer te niegas a tener una conducta que viene desde el amor y va hacia el amor, entonces no podrás ser una mujer de encuentro, pues tu capacidad de entrega quedará encapsulada en el egoísmo. Esa enseñanza del amor es la fuente de donde nacen los valores que debes promover en tu propio ambiente. Una mujer de principios no es una fanática, es una mujer que ama. ¿Cómo vivir esos valores, fincados en el verdadero amor, en la verdadera caridad? Vienen a cuento las palabras de san Pablo: “La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta. La caridad no acaba nunca”. Por eso el Apóstol había escrito inmediatamente antes: “aunque hablara las lenguas de los hombres y de los

ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o campanilla que repiquetea. Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha” (Cf 1 Cor 13, 1 ss). Es hermoso ser mujer y descubrir esa capacidad innata que tenemos para llevar el amor, para ser mujeres valientes. El don de la vida humana es eso, un verdadero regalo. Tú tendrás muchos sueños, pero ten presente siempre, que tus sueños han existido mucho antes en la mente de Aquel que por Amor te creo. La semilla de la bondad, como diría Edith Stein, filósofa, está en tu corazón y en el mío. Por eso debes de luchar por descubrir los valores y así enseñar a los que vienen el arte de llegar a convertirse en mujeres y hombres de principios.


Por Pbro. José Antonio Martínez Ortiz.

H

ay gente a la que le gusta hablar del anticristo, hay películas que tratan de este tema. Hay sectas religiosas que anunciaron el nacimiento de este personaje que dicen que todavía está escondido y pronto aparecerá. Bueno, hay que aclarar de manera correcta todo esto. Textos apocalípticos Pero antes de hablar de este tema, les debo explicar algo muy importante para la recta comprensión de los textos que se refieren al anticristo. Los textos que nos hablan de este tema casi todos fueron escritos en un estilo apocalíptico. ¿Qué quiere decir eso? Esa manera de escribir era muy común en aquel tiempo. Existen muchos libros escritos así, con revelaciones misteriosas. Era una forma de aclarar los acontecimientos de entonces y del fin del tiempo. Esto lo expresaban con visiones ficticias, con imágenes fantásticas y era un juego para los lectores reconocer su propia realidad contada en forma sofisticada. Generalmente son textos difíciles de comprender, porque el lector de hoy, igual que el de aquel tiempo, debe buscar el significado profundo que está detrás de estas imágenes y visiones. Por supuesto que no podemos tomar estas visiones al pie de la letra. El gran mensaje de fondo de todos estos textos apocalípticos es el siguiente: «Cristo es el centro de toda la historia; el mundo es el escenario de la lucha entre los elegidos de Cristo (su Iglesia) y las fuerzas del demonio, pero Cristo ya ha vencido al mal, y los cristianos son llamados a dar valientemente su testimonio». Repito que no debemos tomar al pie de la letra estas visiones e imágenes; ésa no es la intención de los autores sagrados.

Liturgia

Segunda entrega de 4

Siempre debemos buscar el mensaje más profundo que está detrás de estos textos. El Anticristo y los anticristos Los textos bíblicos que hablan del anticristo son: 1 Jn 2, 18 y 22; 2 Jn 7. La palabra anticristo significa «el que está contra Cristo o el malvado». Leamos el primer texto (1 Jn 2,18-22): «Hijitos míos, en la última hora, como se les dijo, llegará un Anticristo; pero ya han venido anticristos... Ellos salieron de entre nosotros mismos, aunque realmente no eran de los nuestros (vers. 19) ¿Y quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, el que niega a la vez al Padre y al Hijo» (vers. 22). Hay otro texto muy parecido a éste: 2 Jn vers. 7: «Han venido al mundo muchos seductores que no reconocen a Jesús como el Mesías venido en la carne. Esos son impostores y anticristos». Estos son los únicos textos que hablan del Anticristo y de los anticristos. Y nos hacen ver que los oyentes de Juan sabían que en vísperas de la venida de Cristo se presentaría un anticristo, que es el hombre que niega a Cristo. Además dice aquí el apóstol Juan que hay otros anticristos entre ellos; son aquellos que niegan que Jesús sea el Cristo y que Cristo sea Dios igual al Padre. Es lo que pasa en todos los tiempos: hay tantos cristianos infieles de ayer y de hoy que niegan que Cristo sea igual al Padre. En estos textos el apóstol Juan apunta a todos los anticristos que aparecieron y que aparecerán en la historia. En Mt. 24, 24 Jesús habla también en este sentido: «Se presentarán falsos cristos y fal-

H

sos profetas que harán maravillas y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, aun a los mismos elegidos de Dios». Los anticristos son figuras o personajes que representan la encarnación del mal como un poder misterioso en el mundo, y este poder maligno aparecerá especialmente un poco antes de la venida gloriosa de Cristo. ¿Qué debemos creer ahora en lo referente al Anticristo? Nosotros, los católicos, creemos que el anticristo y los anticristos son una realidad misteriosa muy profunda en la historia humana. Es el poder del mal en toda la humanidad. Es la realidad del pecado y de la maldad que se ha manifestado y sigue manifestándose en personajes históricos, en grupos de personas, en tendencias anticristianas, en sistemas políticos y económicos que quieren aplastar los grandes valores del Reino de Dios: el amor entre los hombres, la justicia en el mundo, la verdadera paz, la fraternidad y la solidaridad... El anticristo y los anticristos se encarnan en instituciones humanas, en intereses mundiales que proclaman sutilmente, y a veces abiertamente, la guerra a la Iglesia de Cristo, el atropello a los derechos humanos, la idolatría del dinero, del sexo y del poder. Es la corriente del mal que invade toda la humanidad.

ay tres lugares fundamentales cuya significación hemos de conocer bien: el altar, la sede y el ambón. En esta edición nos ocuparemos sólo del primero:

San Optato de Mileve (De Schismate Donatistarum) reprueba a los Donatistas por romper y usar para leña los altares de las iglesias católicas y San Agustín (Epist. CLXXXV) relata que el obispo Maximiano fue apaleado con la madera del altar bajo el que se había refugiado. Tenemos razones para suponer que, en los lugares en que las persecuciones no fueron feroces, se usaban también altares de piedra. San Gregorio Taumaturgo, en el siglo tercero, construyó una vasta basílica en NeoCesarea en la que es probable que fueran levantados altares más sólidos. San Gregorio de Nisa habla de la consagración de un altar hecho de piedra (De Christi Baptismate). Pulqueria, hermana de Teodosio II, regaló un altar de oro a la Basílica de Constantinopla; Santa Helena donó altares dorados, ornamentados con piedras preciosas, a la iglesia que se erigió en el lugar dónde la Cruz había estado oculta durante trescientos años; los papas San Sixto III (432-440) y San. Hilario (461-468) regalaron varios altares de plata a las iglesias de Roma. Siendo que la madera está sujeta a la corrupción, los metales bajos a la corrosión y los metales más preciosos eran demasiado caros, la piedra se convirtió con el paso del tiempo en el material usual para el altar. Además, la piedra perdura y, según San Pablo (I Cor. 10, 4), simboliza a Cristo --” Y la piedra era Cristo.” Es cierto que después de esta fecha se erigieron altares de madera y o metal. El decreto más temprano de un concilio que prescribió que un altar debe ser de piedra para ser consagrado, es del concilio provincial de Epeaune (Pamiers), Francia, en 517.


07

Los libros y sus autores

Hacia una filosofía política crítica Enrique Dussel

Bilbao, Desclée de Brouwer, 2001 474 página Por Luis Marino Moreno

D

ussel nos ofrece aquí una de sus más recientes contribuciones a la filosofía política. Como indica E, Mendoza en su estudio introductoria:… “La ética de la liberación, tiene como complemento lógico y conceptual una política de liberación que, como la ética debe proceder a través de la enunciación positiva de ciertos principios, pero también a través de la crítica de la razón política”. Este es un tema desarrollado a lo largo del presente ensayo, donde se va avanzando en la analítica de una filosofía política crítica y madurando los elementos de la “arquitectónica” de la racionalidad política. Una filosofía política crítica, deberá

efectuar una reconstrucción de la filosofía política moderna europea, que instaurado un “espacio político” sin principios que están debajo de criterios éticos, y que no tienen ele-mentos universales para determinar fines, sin límites de racionalidad práctica ni solidaridad y que ha permitido al capitalismo tardío globalizado, destruir la ecología del planeta, y sumir a la mayoría de la humanidad en una pobreza creciente. Frente a ello, se trata de recuperar la Política, en el sentido noble y serio de términos, de construir los “marcos” de un espacio político sostenible en el largo plazo para afrontar las amenazas globales que se cienen sobre la humanidad. Es necesario ir abriendo y elaborando un estatuto teórico de una filosofía

política crítica. El autor: Enrique Dussel, nace en Mendoza (Argentina), en 1934 y radica desde 1975 en el exilio, en México, donde adquiere la nacionalidad Mexicana. Licenciado en Filosofía (1957, Mendoza), Doctor en Filosofía (1959, Universidad Complutense, Madrid), Licenciado en Ciencias de la Religión (1965, París), Doctor en la Sorbone (1967), Dr. H.C. en Fribourg, Suiza, y en la Universidad de San Andrés en la Paz (Bolivia). Profesor de Ética en la Universidad Autónoma Metropolitana/Iztapalapa, y en la UNAM, México, Coordinador de la Asociación de Filosofía y Liberación. Profesor invitado en las Universidades de Frankfurt, Notre Dame, California State, Vanderbilt, Loyola, Duke, Harvard y otras.

Entre sus libros destacan Para una ética de la liberación latinoamericana, 1973-1980; Filosofía de liberación, 1977; El último Marx, (1863-1882) y La liberación latinoamericana, 1990; sobre su filosofía se ha publicado en desclée de brouwer Filosofía, Derecho.

Iglesia Universal Ciudad del Vaticano.- Un nutrido número de fieles y peregrinos se dio

cita en la plaza de Castel Gandolfo para rezar el Ángelus dominical con el Papa Benedicto XVI, quien reflexionó sobre la Solemnidad de la Asunción de María, que la Iglesia celebró el domingo pasado, bajo cuya protección encuentra refugio toda la humanidad. Asunción al Cielo de la Madre de Dios celebramos el pasaje de la condición terrena a la beatitud celeste de Quien ha generado en la carne y acogido en la fe al Señor de la Vida”, dijo el Santo Padre. Seguidamente hizo notar que la “veneración a la Virgen María acompaña desde los inicios el camino de la Iglesia y ya desde el IV siglo surgen fiestas marianas: en algunas se exalta el rol de la Virgen en la historia de la salvación, en otras son celebrados los momentos principales de su existencia terrena”. Asimismo recordó que “artistas de toda época han pintado y esculpido la santidad de la Madre del Señor adornando iglesias y santuarios. Poetas, escritores y músicos han rendido honor a la Virgen con himnos y cantos litúrgicos”. Lourdes, Fr.- Como parte de la peregrinación anual de los católicos de Francia hacia el Santuario de la Virgen de Lourdes, el pasado domingo, Solemnidad de la Asunción de María, los participantes rezaron ante la Madre de Dios por la familia, los jóvenes y la Iglesia universal, “para que se mantenga fiel al Evangelio, unida en la fe y en la dinámica de la esperanza”. Este momento de oración lleva como lema “Junto a Bernardette, haz la señal de la Cruz”. Este evento, señala la nota de L’Osservatore Romano, “es un momento de gracia para volver a las fuentes de la fe y conformar la vida cotidiana a la voluntad divina, con la ayuda de la oración, el silencio, el recogimiento y bajo la mirada de la Virgen María”.

Iglesia en México Ciudad de México.- El Presidente del Instituto Mexicano de Orientación Sexual, Oscar Rivas, explicó los riesgos de la adopción de menores por parte de parejas homosexuales en una intensa entrevista concedida a Milenio TV, El experto reiteró que los estudios hechos en otros países indican que vivir en hogares homosexuales supone numerosos riesgos para los menores y que el matrimonio entre varón y mujer es el mejor ambiente para la crianza de un niño. Rivas lamentó que en México se pretenda legislar y permitir la adopción de menores a parejas del mismo sexo, sin esperar a tener resultados de estudios científicos locales y sin considerar los abrumadores resultados negativos de otras latitudes. Ciudad de México.- El pasado 19 del presente ante sacerdotes, fieles, laicos y grupos Parroquiales tomó posesión como nuevo Obispo Mons. Andrés Vargas Peña de la Vicaría Episcopal Número 8, a la que fue asignado. La misa fue presidida por el Sr. Cardenal Don Norberto Rivera Cabrera a las 12 del mediodía en la parroquia de San Bernardino de Siena, después de la misa convivieron entre todas las personas de los decanatos y parroquias. San Luis Potosí.- En el marco del aniversario número 156 de nuestra Arquidiócesis de San Luis Potosí, el próximo 31 de agosto serán ordenados presbíteros los diáconos José de Jesús Ramírez Cortés, Hugo Morales Castillo y José Luis Mora Sanjuanero. La celebración se llevará a cabo en la Iglesia Catedral, acompañados por familiares y el Presbiterio Potosino, Don Luis Morales Reyes presidirá la solemne Eucaristía. Felicidades a nuestros nuevos sacerdotes.


U

na puerta angosta, una puerta que se cierra,

un gobernante zorro y una

¿Son pocos

ciudad que mata los profetas. Ese es el tono inicial de la segunda parte del viaje a Jerusalén.

los que se salvan? Por Pbro. Darío Martín Torres Sánchez

E

s un tono que marca diferencias, pues no todos responden de la misma manera al anuncio del Reino. Pues así como muchos quedarán fuera del banquete, también muchos vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se pondrán a la mesa en el Reino de Dios; dado que hay últimos que serán primeros, y hay primeros que serán últimos (cf. 13,29-30). El tono no es amenazante pero sí exhortativo. San Lucas emplea la imagen de los atletas que compiten, para ser más expresivo en la idea del esfuerzo que los miembros de su audiencia deben hacer por entrar por la puerta estrecha. Entrar por la puerta angosta no aparece explicado por San Lucas (San Mateo habla de otra puerta que es amplia, en contraste con la angosta, y que conduce a la perdición). Pero parece significar rectitud de vida. La paradoja es que de entre los que hoy son primeros, al final serán últimos y de entre los que hoy son últimos, al final serán primeros. Pero esto no será a capricho, ni consistirá en una elección al azar, sino que la diferencia la hará la práctica de la justicia, por eso es ne-

Por otro lado, la puerta, además de ser angosta, también tiene un tiempo para cerrarse. Esto parece señalar un tiempo de oportunidad que conviene aprovechar en el momento presente. Pues el Reino de los Cielos “ya” está entre nosotros. Los que no corrigieron su conducta, a pesar de haber convivido con Jesús, serán desconocidos en el banquete celestial. cesario esforzarse, como quien participa en una competencia, que se impone disciplina y tiene claro su objetivo.

Un texto cargado de frescura es en el que Jesús les responde a quienes le sugieren abandonar Galilea porque Herodes quiere matarlo, replicando: “Id a decir a ese zorro: Yo expulso demonios y llevo a cabo curaciones hoy y mañana, y al tercer día soy consumado”. “Zorro”, tanto en el griego clásico como el helénico, tiene el mismo sentido que hoy en día: “alguien taimado, astuto y ventajoso”. Aquí aparece también el motivo teológico del itinerario de Jesús. Jesús no abandona un lugar por otro sin motivo alguno, sino que su objetivo es claro. No sube a Jerusalén por miedo a Herodes, gobernante galileo, o por el simple deseo de cambiar de localidad, sino que tiene el propósito de sujetarse a la voluntad del Padre y morir en esa ciudad como mueren los profetas de Dios. El llanto de Jesús sobre Jerusalén, por otro lado, no sólo manifesta el amor de Dios sobre dicha ciudad, sino también la resistencia de quien ha recibido la predilección divina.


AGOSTO 22 DE 2010

Durante la celebración recibieron la Confirmación un centenar de jóvenes

Felicitamos a todos los fieles de esta parroquia

de fiesta

Tal vez, para muchos de nosotros, cuando escuchamos de un pueblo llamado Santo Domingo, rápidamente viene a nuestra mente el municipio que se encuentra en el Altiplano Potosino, pocas veces relacionamos este nombre con el Santo Domingo que esta entre los límites de Guanajuato y San Luis Potosí. Por la carretera 57, hacia la ciudad de México, se encuentra esta comunidad posterior a lo que fue la hacienda de “Santo Domingo” y en donde ahora existe la parroquia que lleva el mismo nombre.

Santo Domingo 8 de agosto

Fiesta patronal en

Cerritos

Se llevó a cabo la fiesta patronal en honor a San Cayetano, en la comunidad de Cerritos perteneciente a la Parroquia de la Inmaculada Concepción de María, delegación de La Pila, SLP; en esta comunidad viven aprox. 240 familias. La fiesta dio inicio con el novenario el

Por estos días, esta comunidad parroquial ha celebrado sus fiestas patronales. Con la presencia del Sr. Arzobispo, Don Luis Morales Reyes, solemnemente se celebró la Eucaristía para honrar a su Patrono. Durante la Eucaristía, más de un centenar de jóvenes recibieron el Sacramento de la Confirmación. Por esta ocasión tuvo que acondicionarse la parte del atrio parroquial para la celebración por el número de personas que rebasaba el espacio del templo. Entre los peregrinos a la celebración se hacía notar los venidos de San Luis Potosí, que desde hace 25 años llevan a cabo esta visita a la Parroquia de Santo Domingo. Felicidades al Padre Cesáreo Paulín y a todos los feligreses de esta parroquia.

cual se llevó a cabo del 30 de julio al 7 de agosto y el día 1 de agosto varios niños hicieron su primera comunión. Con espíritu agradecido los fieles de la comunidad de Cerritos nos congregamos en la Celebración de la Eucaristía de todos los días, la cual fue presidida por nuestro párroco José Antonio Torres Moreno.

7 de agosto

Gracias Padre Paulín por apoyar a la Red


Ce

La Virgen Don Luis Morales celebrando y animando la fé en María, por quien también se llega al Salvador

Don Luis estuvo presente acompañando a la Parroquia de Santa María del Río

C

on motivo de la magna Festividad Mariana que celebró nuestra Arquidiócesis Potosina en honor a Ntra. Sra. de la Asunción, varias Parroquias celebraron su Fiesta Patronal para honrar a su Santa Patrona, como son la Parroquia de Angostura, Tres Ave Marías, Catedral y Tlaxcala, así como en el municipio de Santa María del Río sin pasar de largo la Comunidad de Portezuelo de la parroquia de San Pedro, lugares donde con gran regocijo espiritual Sacerdotes y fieles, recibieron la visita del Sr. Arzobispo, Mons. Luis Morales Reyes, quien presidió la solemne Concelebración Eucarística en dichos templos; reviviéndose así, momentos de profundo fervor y amor a la Virgen con evidente gozo.

En su mensaje pastoral, nuestro jerarca afirmó que hay 3 razones por las cuales hay que felicitarla, amarla y venerarla: “Primero: Felicitamos a la Virgen porque Ella es la llena de Gracia, porque es propiedad total de Dios, es

En Angostura, el Padre Carlos Aguilar y su equipo Parroquial prepararon las fiestas en honor a nuestra Señora de la Asunción

casa donde Él vive, porque el Señor está en Ella, nadie más entra en su corazón, sólo Él. Es preciso preguntarnos: ¿Quién vive en tu corazón?, ¿Quién es el dueño de tu vida?. La Virgen nos pide que nos dejemos habitar por Dios, porque sabe que andamos mal en las ciudades y en los pueblos, porque Él ya no está en las familias y en el corazón de tanta gente. Hay tanto mal en México porque Dios ya no habita en el corazón de los mexicanos, se le ahuyenta de la escuela, el deporte, la familia, los negocios y en todas partes, ya no vive en el corazón del hombre y de nuestras comunidades”. “Segundo: Felicitamos a la Virgen y le decimos que se alegre la felicitarán todas las generaciones por todos los siglos cumpliendo sus profecías, porque el nombre de nuestra Madre ocupa muchos lugares, santuarios, templos, capillitas y en diversas advocaciones e imágenes es amada e invocada, pues

Cientos de fieles se congregaron a las afueras del templo


AGOSTO 22 DE 2010

Celebración en honor a

en de la Asunción

araron nción

Por LCC Angélica Maldonado Morales

Los feligreses de la Parroquia de Tlaxcala celebraron su fiesta patronal en el marco de la Solemnidad de la Pascua Mariana

as del templo parroquial de Santa María.

Presidida la Eucaristía por Don Luis Morales, en la parroquia de las Tres Ave María, se celebró la fiesta de la Asunción

su maternidad es universal, por eso siempre habrá un Altar dedicado a Ella, en Quien muchos encuentran consuelo y alegría”. “Y tercero: Felicitamos a la Virgen porque

FUE GLORIFICADA EN CUERPO Y ALMA POR SU FIDELIDAD A DIOS, por eso NO CONOCIÓ LA CORRUPCIÓN DEL SEPULCRO y PORQUE ACEPTÓ SER LA MADRE DE DIOS, a pesar del dolor, del sufrimiento, Ella siempre fue fiel hasta el suplicio de la cruz, hasta la muerte de Su Hijo”. “¿Qué tan fieles somos con Dios?, ¿Qué tanto cumplimos la voluntad de Dios?, ¿Qué quiere Dios de mí, a qué me llama, qué me pide, qué me exige para que sea FIEL A ÉL Y A SU MADRE Santísima y así alcanzar la Vida Eterna con ellos algún día?.

Hombres, mujeres y niños de Santa María festejando a María en su fiesta patronal


Tercera parte Por LCC Angélica Maldonado Morales

CONJUNTO ARQUITECTÓNICO El citado templo presente fachada principal con portada y torre; la portada con acceso en arco de medio punto con clave labrada con el escudo de la Orden de los Dominicos y corona calada realizada en cantera. Flanquean el acceso pilastras tableradas sobre las que descansa frontón recto roto; más arriba pequeño nicho con venera y peana flanqueado por pilastrillas, la cual alberga la imagen escultórica de Nuestra Señora del Rosario. Sobre el nicho podemos apreciar un anagrama de la Orden de los Dominicos y a los lados ventanas corales circulares. La portada está delimitada por un entablamento corrido decorado con elementos geométricos en relieve. El interior de una sola nave conformada por arcos fajones que sostienen bóvedas de arista. Antecede al Presbiterio, una cúpula sobre tambor circular con lunetos. En el ábside la imagen escultórica bien trabajada de Nuestra Señora del Rosario descansando entre nubes y ángeles y la de San Juan de Dios. En este espacio se aprecian altos pilares cuyo capitel está decorado

con hojas de acanto, sosteniendo entablamento con cornisa peraltada adornada con ménsulas que sostiene la cubierta de bóveda de arista. CAPILLA DEL SANTÍSIMO Y DE SANTO DOMINGO DE GUZMÁN El recinto cuenta con una capilla anexa dedicada al Santísimo Sacramento, está decorada con retablo ecléctico que alberga al centro la imagen escultórica de Santo Domingo de Guzmán y a los lados podemos apreciar dos imágenes de Religiosas de la Orden. La cubierta de la Capilla muestra pinturas con preciosos anagramas Dominicos así como una alegoría de la Virgen del Rosario con elementos simbólicos propios de la Orden Dominica. Complementan la decoración de todo el recinto varias pinturas y esculturas de gran valor artístico.


13

AGOSTO 22 DE 2010

C

ada noche ensayamos nuestra muerte. Dormir es morir un poco. «¿Está muerto?», recuerdo que pregunté una vez a mi padre cuando vi que cuatro hombres cargaban por la calle a un hombre inconsciente. -No, sólo está borracho. Más bien duerme. Así que sólo dormía. -¿Pero es que cuando uno duerme no siente nada?, volví a preguntar, intrigado. Por toda respuesta obtuve esta otra pregunta: -Y tú, ¿qué es lo que sientes cuando te llevo a tu cama cada vez que te quedas dormido en la mía? -Nada. -Pues es lo mismo. Desde entonces supe que entre el sueño y la muerte había una cierta semejanza, algo así como una secreta hermandad. «La niña no está muerta, sólo duerme», dijo Jesús al ver tendida a la hija de Jairo, y los que lo escucharon hablar así se doblaban de la risa. La muerte es sueño, el sueño es muerte. Dormir, como morir, es entregarse al olvido y permitir que los otros nos traigan y nos lleven a su gusto: tal es la razón por la que a la hora de cerrar los ojos a la luz del día uno se aparta, casi se esconde, pues estar dormido –como estar muerto- significa ponerse a merced de los demás. Escribió Julien Green (1900-1998) en una de las páginas de su Diario [anotación del 24 de julio de 1960]: «Me pregunto si una de las causas del insomnio no será un excesivo temor a la muerte… Hacia los cuarenta o los cincuenta años, el hombre empieza a desconfiar del sueño, ese anonadamiento de la voluntad y de la conciencia». Dado que dormir es en cierto modo morirse, aunque sólo sea por unas cuantas horas, el insomnio sería así como un recurso para defenderse de ella. Por su parte, Franz Kafka (1883-1924) declaró un día de 1920 por las calles de Praga a Gustave Janouch: «El sueño es una visita amistosa de la muerte… Quizá el insomnio sea una especie de miedo a tal visita». ¿El insomnio es pues siempre deliberado, siempre defensivo? ¿Quién lo sabe? «A mi edad el sueño atrae la atención de la muerte –dice el protagonista de Nudo de víboras, la novela de François Mauriac (1885-1970)-, y es preciso no parecer muerto. Mientras permanezco de pie, parece como si ella no pudiese venir». Y, sin embargo, lo cierto es que Dios prescribió a nuestra naturaleza una ración diaria de sueño, es decir, de muerte. A Dios le gusta el sueño de los hombres, le gusta el hombre que duerme y se abandona: nos lo dijo a través de un profeta que era también un poeta, el francés Charles Péguy (1873-1914):

Por Juan Jesús Priego

No me gusta el hombre que no duerme y que arde en su cama de preocupación y de fiebre… Me gusta el que se abandona en mis brazos como el bebé que se ríe y que no se ocupa de nada y ve el mundo a través de los ojos de su madre… Me han dicho que hay hombres que trabajan bien y duermen mal, que no duermen nada. ¡Qué falta de confianza en mí! Eso es casi más grave que si trabajasen mal y durmiesen bien, porque la pereza es un pecado más pequeño que la inquietud, que la desesperación y que la falta de confianza en mí…

de

Kakfa

no podemos evitarlo.

Resucitar cada mañana, estrenar la vida todos los días. Ésta es, me parece, la única solución al problema del tedio, del cansancio, de la rutina. Pero, ¿cómo se hace?, ¿cómo se procede para conseguir este milagro? Una nota de Edith Stein (1891-1942), la santa abatida por los nazis, podría ser aquí de gran ayuda. ¿Quieres que cada día sea una novedad? Entonces, escucha: «Cuando llega la noche y una mirada atrás nos muestra que no hemos terminado casi nada de lo que nos habíamos propuesto, que muchas cosas hacen brotar en nosotros un sentimiento de vergüenza y dolor, deberíamos tomar todo ello y ponerlo en las manos de Dios y confiárselo. Así, podemos fiarnos de Él, descansar verdaderamente y comenzar el nuevo día como si emPero si esto es como decíamos, si la noche con su oscu- pezásemos una nueva vida». ridad, su olvido y su silencio es un símbolo de la muerte, ¿por qué el amanecer con su claridad y su frescura no po- «Me muero cada noche para resucitar cada mañana», dice dría ser el símbolo de la resurrección? Si morimos todas las la pequeña Blanche de la Force en Diálogos de carmelitas, noches, resucitamos cada mañana. «¿Podemos evitar que la la pieza teatral de Georges Bernanos. Sí, así debe de ser. vida vuelva a empezar cada mañana?», pregunta Raymond Exactamente así, pensando que lo viejo ya pasó y lo nuevo Fosca a Régine en Todos los hombres son mortales. Pero no, está aún por comenzar.


Contrapunto

Catequesis para iniciar un camino de crecimiento y maduración en la fe Por Lic. Javier Algara

A

partir del 9 de agosto se iniciaron las catequesis del Camino Neocatecumenal en tres parroquias de la ciudad. Se trata de las parroquias del Sagrado Corazón de Jesús, en Quintas de la Hacienda, Santa Rosa de Lima y Jesús Divino Maestro. Estas catequesis, con duración de siete semanas, constituyen en realidad el anuncio del kerygma, o sea, del mensaje básico del Evangelio. A través de ese anuncio la Iglesia hace presente a Jesucristo vivo ante cada uno de los oyentes, condición indispensable para que la persona pueda creer en Él. La fe cristiana no es solamente un asentimiento racional respecto a un conjunto de postulados doctrinales, sino también, y sobre todo, la seguridad de que Jesucristo nos ama. Esta seguridad nace del encuentro con Él. Lo que se espera como fruto del anuncio del kerygma es que quien lo escucha encuentre allí a Cristo y decida reconocerlo y aceptarlo como Señor. Y claro, esta aceptación conlleva el seguimiento de Cristo, porque en Él, y sólo en Él, encuentra la persona humana el significado de su propia historia. Obviamente, todo ese proceso se debe dar en el seno de una realidad histórica concreta y siguiendo un itinerario específico. El segui-

miento del Señor Jesús es algo real y concreto, que se manifiesta en signos palpables de respuesta a la Palabra de Dios, en la conversión a su voluntad y la apertura a los demás en el amor, a través de la liturgia y el servicio. Es en ese itinerario que la fe inicial crecerá y madurará hasta que la persona alcance una vida de obediencia a la voluntad de Dios a semejanza de Jesucristo. Era esto precisamente lo que se buscaba a través del catecumenado antiguo y lo que busca realizar el Camino Neocatecumenal. Y es por ello que Juan Pablo II afirmó que el Camino Neocatecumenal “es un itinerario válido de formación cristiana” que responde a las necesidades de la Iglesia. El kerygma es anunciado por los catequistas itinerantes del Camino Neocatecumenal, una realidad eclesial reconocida ya oficialmente por la Iglesia como un carisma del Espíritu Santo. Las tres parroquias han decidido ofrecer ese itinerario a quien quiera aprovecharlo. Se trata de una oferta que donde ha sido aceptada, en miles de parroquias alrededor del mundo, ha producido frutos sorprendentes: personas alejadas de la Iglesia que han vuelto y cambiado sus vidas, familias reintegradas, miles de vocaciones sacerdotales, religiosas y misioneras. La invitación permanece abierta para todos.

¿Ser anciano, es ser viejo? Por Salvador Casadevall Fuente: Catholic.net

El testimonio de fe de los ancianos, tiene que ser para nosotros un llamado de atención, un modelo de vida de lo vivido

¿

Ser anciano, es ser viejo? Muchos se hacen esta pregunta. La simple denominación de “viejos” con que llamamos normalmente a los ancianos puede ser visto en el mundo actual como algo que no tiene valor. En una sociedad que vive el “usar y descartar” todo lo que usa, los ancianos son tratados muchas veces como algo descartable, como algo que estorba, que molesta que ya no se necesita. De acuerdo con este enfoque de la sociedad actual hacia los ancianos nos deberíamos plantear: ¿que ocurriría en una sociedad donde sólo tuvieran cabida los jóvenes? Y esta pregunta lleva a plantearse: ¿que papel deben desempeñar los ancianos en la familia y en la sociedad? La sociedad actual con su ritmo frenético poco desea ocuparse de los ancianos. En nuestra sociedad de hoy predomina una mentalidad utilitaria y aquello que no sirve se descarta. Los ancianos no siempre están faltos de juventud o vigor; muchos la tienen en su frescura interior, en su energía y la mayoría está en condiciones de dar mucho más de lo que se les reclama, en sabiduría y experiencia. No hay libros que den el saber de lo vivido. Los ancianos son la reserva de valores, de costumbres, de tradiciones, que si no fuera por ellos, muchas se perderían. Lo cierto es que la vejez supone una disminución que no se puede negar ni ignorar, pero también tiene una dimensión positiva evidente. Que lo digan sino las madres modernas que tienen que salir a trabajar fuera de su casa y que bien les viene que haya una abuela o un abuelo. Cada uno de nosotros tiene una imagen ideal de si mismo que nos impulsa a desarrollar nuestras posibilidades. Este impulso no tiene porque dejar de existir a una edad avanzada de la vida. El arte de ser anciano es no perder el gustar de vivir. Apreciar la vida es la mejor manera de prolongarla. Llegar a anciano es algo que desea todo el mundo. Nadie quiere morirse joven. Hay que aceptar el ciclo de la propia vida. Algunos lo pueden ver, otros se quedaron en el camino. Hay algo suicida en este descarte de la ancianidad, que vemos con frecuencia en el mundo actual. ¿No será que piensan así porque no le dan valor a la vida? La religiosidad de los ancianos nos debe mover a otra reflexión. Es clara su presencia, a veces mayoritaria en las celebraciones litúrgicas. La percepción de una necesaria preparación espiritual, que les brinda esta etapa de la vida es un hecho que no puede pasarnos inadvertida. Es un testimonio en vivo y en directo. Es un prepararse para el gran paso del hombre. Pero también sabemos que hay muchos ancianos alejados de Dios. Es bueno orar por ellos, es un deber buscar el como llegar a ellos a fin de hacerles saber que Dios también tiene presente a todos y nunca es demasiado tarde para acercarse a ÉL. La ayuda más importante es crear situaciones que permitan que continúen desarrollando su personalidad, que sigan sintiéndose parte de la vida. Su testimonio de fe tiene que ser para nosotros un modelo de vida.


AGOSTO 22 DE 2010

Edith Stein:

El Pensamiento que sirve Exitosa e inteligente, de pensamiento profundo y lógica impecable, decidió un día buscar la verdad... Y la encontró.

Q

uiero contarte la apasionante historia de una mujer del siglo XX que se codeó con los hombres más importantes de su profesión en su tiempo, de lógica imperturbable y científica cuya vida giro en torno a la búsqueda incansable de la verdad ¿qué es el hombre? ¿Cuál es su fundamento? ¿Dónde está su unidad y el sentido de su existencia? Son tres preguntas fundamentales que acompañaron a la fenomenóloga y filósofa Edith Stein, a quien hoy conocemos como Santa Benedicta de la Cruz, santa patrona de Europa. Esta alemana de origen judío fue una estudiante brillante de la fenomenología en la Universidad de Gottiengen y a quien Husserl escogió antes que a Martín Heidegger (uno de los filósofos más importantes del siglo XX) para ser su asistente de cátedra. Como mujer en la época de 1916 esto era un logro impresionante. De una personalidad marcada fuertemente por la determinación, la tenacidad, terquedad y seguridad en sí misma recibió el título de Filosofía de la Universidad de Friburgo, obteniendo la calificación de “summa cum laude”. Luego Max Séller (“inventó” el concepto actual que tenemos de los valores), Husserl, Henry Conrad-Martius, Adolf Reinach, Dietrich Von Hildebran y Martin Heidegger serían sólo algunos de sus compañeros de trabajo en el cerradísimo círculo de pensadores de su época. Siendo una mujer con una personalidad de alta tensión y fuertemente pasional, así como totalmente racionalista y atea, en el fondo mismo de su corazón la semilla de la generosidad y servicio a la humanidad era más fuerte. Lo que la llevo a enlistarse en la Cruz Roja como enfermera durante la primera Guerra mundial. Sus palabras fueron: “ahora mi vida no me pertenece. Todas mis energías están al servicio del gran acontecimiento. Cuando termine la Guerra, si es que vivo todavía, podré pensar de Nuevo en mis asuntos personales. Si los que están en las trincheras tienen que sufrir calamidades, ¿porqué he de ser yo una privilegiada?”

Tras retornar de la experiencia de la guerra, retomó su vida de estudiante, pero las dudas profundas, la insaciable hambre de verdad volcada a la filosofía y el testimonio de muchos cristianos durante el período de la Guerra comenzaron a socavar en ella su hasta entonces radical ateísmo. Los diálogos con el filósofo Max Scheller -que paradójicamente se había apartado de la Iglesia-, pero sobre todo la lectura de la vida de Santa Teresa de Jesús, terminaron completando la obra que Dios había iniciado en ella: su conversión al catolicismo. Un día y estando en casa de su amiga Hedwig Conrad- Martius tiene acceso a leer la biografía de quien pasaría a ser su maestra de vida interior, Santa Teresa de Jesús. Edith, no pudo soltar el libro de su vida, sino hasta terminarlo. Intelectual y lógica como era, leía y analizaba cada página a medida en que se adentraba en su lectura, hasta que finalmente su raciocinio se sometió a la gracia haciéndola pronunciar aquellas palabras desde su corazón femenino de mujer: “esta, es la verdad”. Edith Stein voluntariamente había dado el gran paso que marca la vida de una mujer y la hace descubrir el verdadero motivo y sentido de su existencia. A partir de ese momento empezó su

incansable estudio por la doctrina católica y el 1 de Enero de 1922 recibió el bautismo. Su encuentro con la verdad, sin embargo, no es una “caída de caballo”, sino es el fruto de una larga y difícil búsqueda, premiada por sus esfuerzos y su constancia. Edith Stein vivió en nuestra época de moderna incredulidad y fue testigo de un momento histórico que la llevo a tener esa tensión sostenida entre lo científico y la fe. A pesar de la forma tan audaz en que Max Scheller le explicó que sólo la religión hace al hombre lo que tiene que ser, no fue sino hasta el acontecimiento de la muerte del joven filósofo Adolfo Reinach y su encuentro con su viuda lo que hace que esta científico tenga un contacto directo con la esencia de la verdad. Cuando Edith iba a dar el pésame a la joven viuda, se preguntaba, ¿qué voy a decirle a está pobre y abatida mujer?- La actitud que vio en ella la dejo altamente impresionada, la muestra de su fortaleza, fue la forma en la que fe comenzó a brillar en ella a través del misterio de la cruz. Edith encontró el verdadero sentido de la vida y del servicio, no radicado en el puro humanismo, sino en el descubrimiento de lo trascendental.


16

Por Pacco Magaña

“Padre Abraham, ten piedad de mí, manda a Lázaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”. (Lc 16 24)

L

os que tienen mucho son simpáticos. Aveces hasta la risa. Se piensan que cualquier pobre está hecho para servirlos. Pero se equivocan. Son cómo el “Vanidoso” de un famoso libro llamado El Principito, el cual creía que cualquier persona (fuera de sí mismo) era evidentemente un admirador. Éstos, que tienen mucho, me recuerdan también al “Rey” del mismo libro, que pensaba que cualquier persona (fuera de sí mismo) era, sin duda, un súbdito. Ocurre que los pobres, o los que tenemos poco a veces ponemos a los ricos en ese lugar de dominio. Nos convertimos en sus servidores. Los admiramos. Y ellos, a su vez aceptan el lugar que les concedemos, y lo hacen de muy buena gana. Es muy difícil que se bajen de ese sitio. Pero creo que es relativamente fácil que sean bajados. Se precisa solamente no querer ser un dominado, o un súbdito o un servidor. Y, ellos, los que tienen mucho, o al menos más que otros, aún estando en la ruina, o habiéndolo perdido mucho o todo, están convencidos de que siguen teniendo su lugar de dominio ante los otros. Se piensan que su posición les viene de algún privilegio natural, intrínseco a su persona. Se sienten existencialmente poderosos. Pero esta posición no existe realmente; es un lugar dado o asumido. No existen sangres reales en verdad. No existen estirpes superiores. Existen lugares adoptados. Existen personas que no se cansan de subir y subir, no importando quien sea pisado o quien quede abajo. Estos hombres dan risa. Al final se darán cuenta de que están hechos de lo mismo que los pobres. En su fuero interno lo saben. Una vez solos, en su cuarto de descansar, son tan indefensos como cualquier otro ser humano. Uno que tiene mucho es como cualquiera. Es

un pobre, común y frágil ser humano. Lo mismo que cualquier pobre. El ser humano es, por naturaleza un pobre y, además de eso, un condenado a la muerte. Y la muerte es igual para todos. Nadie baja a la sepultura con sus riquezas. Y, a pesar de bajar con ellas, serían riquezas inútiles. En la muerte, en la sepultura, no hay más ricos ni pobres. ¿Qué es un rico en la tumba? Es un pobre hombre muerto. Allí no tiene criados, ni súbditos, ni dominios,

Me gustan más los pobres. Ellos sí saben lo que es la vida. La sienten todos los días. La sienten en el sudor del trabajo y en el hambre que urge a la consecución del pan. La sienten en el poco salario que viene a gritar con ferocidad que eso no alcanza, que uno es merecedor de una mejor condición de vida. Los ricos no saben lo que es la vida. Se la gastan en medio de sus comodidades y lujos. Piensan que tienen derecho a ellos. Y se olvidan que todo lo que uno tiene en esta tierra, todos los bienes, son regalo. Los pobres, cuando llegan a poseer un poco más de lo que la vida les había dado, no caben en el mundo por la alegría inmensa de haber recibido más. A los ricos ya no les sorprende tener un poco o un mucho más. ni privilegios, ni descendencias. Los pobres no acumulan bienes. Los disfrutan. Tienen en cambio, muchos males. Y todo mal es injusto. La carencia de salud es injusta. La carencia de pan también lo es. Y también lo es la falta de techo y de seguridad. La ma-yoría de los pesares de los pobres es producida por los ricos, por lo acaparadores que son. Y, definitivamente, la abundancia de bienes de cualquier hombre rico es originada por los pobres, que son los que trabajan y producen, en la fábrica, en la tierra, en el taller, no importa donde. Los ricos deben su riqueza a los pobres. Por tanto, los que en realidad deberían estar y permanecer en una posición de

dominio son ellos, pero se perdería el sentido en el uso y posesión de los bienes. Finalmente parece que el mundo está como debe estar. ¡Felicidades, ricos de todo el mundo! Regresarán a la tierra tarde o temprano y regresarán vacíos. ¡Felicidades, pobres de todo el mundo! El mundo es de ustedes tienen un Reino que nadie les podrá arrebatar jamás. ¡Feliz día Lázaro! Y también a ti, Miguel, Roberto, Manuel, María, Tomás, y todos los pobres, cuyo nombre está anotado en algún lugar del Cielo, su destino. Esta es su recompensa. El cielo, para siempre. Allí no habrá males nunca… ni quienes tengan más.


17

Desde el Corazón de la Diócesis

¿Y qué dejas

para tí?

E

Por Josué A. Balderas Díaz de León

nfrentamos día a día un sin fin de situaciones que van conformando la historia de nuestra vida. Unas nos van reafirmando en lo que somos y tenemos (los triunfos, el éxito, el bien, la plenitud…), otras en cambio, nos van cuestionando y forjando nuestra persona (las dificultades, el fracaso, el mal…) sin embargo todo esto va haciendo que consolidemos nuestro carácter y nuestra personalidad. En la actualidad, vivimos cuidando que todo esté bajo control, buscando en lo más posible la estabilidad económica y la protección, sobre todo por la inseguridad en que vivimos. Muestra de ello es la gente que, con el esfuerzo de su trabajo, busca su confort adquiriendo bienes materiales necesarios para ello. Sin embargo, el beneficio de su esfuerzo se ve turbado porque se vuelve blanco de extorsionadores y secuestradores. Todo esto lleva a preguntarnos, ¿cuál es el mejor camino o la mejor forma de vida? Sin duda alguna cuando el ser humano comienza a ver hacia los demás y ve por el bien común, encuentra respuesta a muchas de sus preguntas. El hombre está firmemente convencido y absolutamente seguro de que algo tiene sentido: amar al pobre, al que sufre, al niño que pasa hambre. Siempre el darse a los demás va a ser la forma más viable de vivir en armonía en la sociedad, ya que

La Esperanza siempre se regresa bien por bien, ya lo han comprobado las personas que han vivido alguna experiencia de misiones, servicio social o grupos de ayuda… con ello uno se da cuenta que, lo que verdaderamente vale la pena, no está en la acumulación de bienes materiales, sino en el compartir y el darse a los demás, es por ello que debemos estar siempre atentos y dispuestos a poner al servicio nuestros bienes y nuestras capacidades.

Aseguran algunos historiadores que Alejandro el Grande, poco antes de intentar la conquista de Asia, distribuyó su reino y sus tesoros entre todos sus amigos: iba en busca del riesgo, sentía el vértigo del riesgo. La tranquilidad lo asustaba, la seguridad lo había hastiado. Y cuando uno de sus amigos le dijo -al verlo despojado de todo su reino-: ¿Y qué dejas para ti? – “La Esperanza”, respondió Alejandro tranquilamente.

Debemos sentir la libertad del alma y del cuerpo, ser visionarios, ponernos nuevas encomiendas día a día, conquistando nuevos horizontes preparándonos para la vida después de la muerte, pues ¿Qué libertad puede haber, en sentido pleno, sin garantía de eternidad?

El hombre puede morir tranquilamente y sin angustia, al saber que lo que ama está a salvo de la miseria y del olvido. Al final, eso es lo que debemos tener siempre con nosotros, la esperanza de encontrar algo mejor al ir más allá; Y cristianamente, la esperanza de encontrarnos al final de nuestro camino con el Resucitado.

Palabra de Dios

“La puerta estrecha”

“Esfuércense por entrar por la puerta, que es angosta”

Todos los hombres, de todos los tiempos, se han preguntado por el mas allá, no nos quedamos conformes viendo la vida quedarse en un féretro frío, en un cuerpo inerte, bajo la tierra. Creemos que la obra maestra de Dios no puede terminar con la muerte; por eso en el Evangelio de hoy le preguntan al Señor sobre quiénes pueden salvarse.

Evangelio según San Lucas 13,22-30 En aquel tiempo, Jesús iba enseñando por ciudades y pueblos, mientras se encaminaba a Jerusalén. Alguien le preguntó: “Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?” Jesús le respondió: “Esfuércense por entrar por la puerta, que es angosta, pues yo les aseguro que muchos tratarán de entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante de la mesa y cierre la puerta, ustedes se quedarán afuera y se pondrán a tocar la puerta, diciendo: ‘¡Señor, ábrenos!’ Pero él les responderá: ‘No sé quiénes son ustedes’. Entonces le dirán con insistencia: ‘Hemos comido y bebido contigo y tú has enseñado en nuestras plazas’. Pero él replicará: ‘Yo les aseguro que no sé quiénes son ustedes. Apártense de mí, todos ustedes los que hacen el mal’. Entonces llorarán ustedes y se desesperarán, cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes se vean echados fuera. Vendrán muchos del oriente y del poniente, del norte y del sur, y participarán en el banquete del Reino de Dios. Pues los que ahora son los últimos serán los primeros; y los que ahora son los primeros, serán los últimos”. Palabra del Señor. Palabra del Señor.

La respuesta del Señor Jesús es que, la salvación está al alcance de todos, lo que pasa es que no todos están dispuestos a recorrer el camino que lleva a ella. El camino ofrecido por Jesús exige una aceptación personal, no es suficiente con: pertenecer a un pueblo determinado, nacer en una familia cristiana, practicar por tradición una religión… Es preciso aceptar personalmente el Evangelio del Señor y tener la disposición de cumplirlo a pesar de las caídas que pueda haber, o debilidades que no se logren superar. Con toda claridad, el Señor Jesús nos dice que el camino no es fácil. Que es un camino que exige trabajo, esfuerzo, coraje, responsabilidad y lucidez, con la alegría con gozo y con un entusiasmo cristiano. Cuando el Señor Jesús dice que la puerta es angosta, no quiere asustarnos ni quiere desalentarnos, más bien hace una llamada a nuestra responsabilidad y nos pide dejar muchas cosas que no nos dejan entrar por la puerta angosta, es una invitación a retomar nuevamente lo necesario. A lo largo del camino permitimos que muchas cosas, personas, o actitudes se nos peguen a la vida y entre mas cargamos, más pesado es el camino y mas difícil entrar. Lo único que necesitamos llevar es un corazón dispuesto y lleno de buenas obras, para eso sobra puerta por muy estrecha que parezca. Por P. José de Jesús Cruz R.


18

Adopción de menores

por parejas del mismo sexo

Entrega-recepción

de Pastoral Social-Cáritas

Tomado del boletín de prensa de la Arquidiócesis de Guadalajara

C

on profunda desilusión tomamos la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual, desentendiendo el bien común y la lógica del sentido común, y mostrando un desprecio por la ley natural, ha aprobado la posibilidad de que personas casadas del mismo sexo adopten a menores de edad en el Distrito Federal, luego de que el 5 de agosto aprobara las uniones homosexuales. Con esta resolución, las parejas conformadas por personas del mismo sexo, que así lo decidan, contarán con los mismos derechos para adoptar a niños que las parejas heterosexuales. Consideramos que se trata de una aberración más, que se suma a las acumuladas recientemente.

relación heterosexual, resaltando que el matrimonio entre varón y mujer es el mejor ambiente para la crianza de un niño.

Por desgracia, en la declaratoria del Suprema Corte de Justicia de la Nación no se tuvieron en cuenta las investigaciones realizadas por el Instituto Mexicano de Orientación Sexual que, con argumentación de carácter científico, mostró sus cuestionamientos para que menores fueran adoptados por parejas homosexuales. Este mismo centro de investigación le había solicitado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que, por lo menos, difiriera su fallo, hasta que no se profundizara en la investigación sobre el asunto y se llevaran a cabo más investigaciones al respecto, ya que la experiencia en otras latitudes muestra, con claridad, las secuelas que se han provocado en niños que viven con parejas homosexuales, dados los abrumadores resultados negativos en otras regiones.

La misma investigación referida señala la alteración biosicoemocional que se provoca en el niño criado entre parejas homosexuales, además de que las estadísticas señalan que hay más violencia en estas relaciones que entre parejas heterosexuales (sin ignorar las que aquí se dan), sin pasar por alto, además, que existe mayor riesgo de que un menor sea violado en uniones del mismo sexo (porque así se ha comprobado, según el estudio), que en relaciones hombre-mujer.

El Instituto Mexicano de Orientación Sexual basado, además, en investigaciones realizadas por la American Phychological Association (APA), en el estudio titulado “Lesbian & Gay Parenting” (“Cuidado de los niños por parte de lesbianas y homosexuales”), indicó que, por ejemplo, los niños que crecen en una relación homosexual tienen tres posibilidades más de padecer depresión que cualquier otro que crece en una

No se deben considerar sólo los posibles derechos de las personas del mismo sexo que quieran adoptar, sino también los derechos fundamentales del niño, y en particular del infante que puede ser adoptado. Un niño merece la mejor oportunidad de incorporarse a la sociedad, usando su derecho a la adopción. Lo que el Estado debe regular es cuál es el ambiente ideal para ese menor, y lo que todas las corrientes de psicología en el mundo reconocen, es que un padre y una madre es el mejor ambiente para ello.

No se trata, entonces, de argumentos religiosos, ni tampoco de un involucramiento meramente moral en el orden civil, ni de interferir en la laicidad del Estado, sino que las pruebas científicas, que hasta el momento se han presentado, y la consecución de la ley natural, son contundentes para afirmar que el ambiente más propicio para desarrollarse está en parejas heterosexuales. Los menores nacieron de la unión de un hombre y una mujer; jamás ha nacido nadie de la unión de dos personas del mismo sexo. Por lo tanto, su desarrollo está ligado íntimamente a su origen, y éste es su derecho, que ahora ha sido transgredido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Hasta la tierra tiene que ser arada para dar mejor fruto y así también Dios nos mueve de lugar para que podamos seguir dando buen fruto... Lo importante no es en dónde estamos, sino lograr hacer la voluntad del Señor donde estemos”. Por Azucena Madrigal

E

l Pbro. J. Margarito Sánchez Grimaldo, entregará en breve al Pbro. Rubén Pérez Ortiz la dirección de la Comisión de Pastoral Social. Con este fin se ha seguido un proyecto de planeación por etapas en las que se han llevado a cabo paulatinamente reuniones con los responsables de Áreas y Programas, para que cada uno de los colaboradores se preparen para entregar un informe de sus actividades, funciones, inventarios, así como toda la información necesaria para que tenga a lugar adecuadamente este momento saludable de transición. Específicamente estas actividades planeadas para dos meses, dieron comienzo formal con un Retiro en casa de las Religiosas de la Cruz, en el que hubo oportunidad de compartir una Hora Santa, la Eucaristía y comida de convivencia, como marco para el arranque de esta singular etapa que nos toca vivir al servicio de la diócesis. Una de las más recientes acciones ha sido la reunión del Padre Rubén con los responsables de las Áreas, para un primer encuentro, el miércoles 4 de agosto en el Salón Mons. Luis Morales Reyes de nuestra recién remodelada “Oficina Fundadores” en Álvaro Obregón 626. Pastoral Social-Cáritas se pone en la presencia de Dios y da gracias

por el camino que nos ha permitido recorrer como Familia, trayecto durante el que hemos puesto en sus manos nuestro trabajo, algunos por 10 años, otros que nos hemos ido sumando en el camino. Deseamos seguir siendo instrumentos de su amor y le pedimos que siga siendo el centro de cada una de las actividades de esta etapa de transición, para que sea una nueva oportunidad de encuentro con Él en el cual nos dejemos conducir por su misericordia y sabiduría infinita. ¡Gracias Señor por permitirnos conocerte a través de cada uno de los compañeros y de los rostros sufrientes: del pobre, enfermo, huérfano, viudas,

migrantes.

Y POR INVI-

TARNOS A VER TU PASO EN MEDIO DE POBREZA Y NUESTRAS LIMITACIONES, ASI COMO POR LOS AVANCES Y RESIS-TENCIAS EN LO QUE SE REFIERE AL AMOR COMPROMETIDO POR LOS DEMAS, Y POR LO DURO QUE ES ARAR EN UNA IGLESIA FACILMENTE PUEDE HUIR HACIA LA COMODIDAD DE LAS SEGURIDADES. Que tu Espíritu Santo nos llene de luz y entendimiento tanto en el momento presente, como en el que dará inicio!


AGOSTO 22 DE 2010

CASTIDAD ENTREGA OBISPO POBREZA CONSAGRACIÓN ESTUDIO ORDENACIÓN PRESBITERADO DIACONADO OBEDIENCIA PARROQUIA SACERDOTE

El Orden Sacerdotal

Esfuércense en entrar por Ayuda al fraile a recorrer el camino hasta llegar con el

Humildad es la característica que define

a una persona modesta, alguien que no se cree mejor o más importante que los demás en ningún aspecto. El humilde ve las cosas como son, lo bueno como bueno, lo malo como malo.


AGOSTO 22 DE 2010

Estimados hermanos:

ADVERTENCIA SOBRE CONFERENCIA NO-CATÓLICA

Los saludo cordialmente deseándoles la paz de Cristo. La presente va con el fin de advertirles que el evento que recibió promoción en la edición 81 del Semanario La Red, del domingo 15 de agosto, bajo el título: “Gran Conferencia sobre Las Apariciones de la Virgen de Fátima y el Tercer Secreto” por el Sr. Luis Eduardo López Padilla, no está autorizado por esta Arquidiócesis debido a su contenido doctrinal NO CATÓLICO. Dicho conferencista es considerado propagador de una falsa devoción en la Arquidiócesis de Guadalajara. Por otro lado, también les hago saber que todo conferencista en temas religiosos, que se ostente católico, necesita autorización por escrito del Arzobispo para predicar en esta Arquidiócesis. Pues la Conferencia del Episcopado Mexicano, con frecuencia nos advierte de sacerdotes y predicadores falsos que deforman la fe. Si el predicador es sacerdote, necesita autorización de su Obispo o del Superior de su Congregación antes de solicitar el permiso al Arzobispo de San Luis Potosí; y si es laico debe tramitar únicamente el segundo. Su hermano Obispo,

¿Le duelen mucho las rodillas?

¿Le han dicho que el único tratamiento es la cirugía?

El padecimiento en donde se desgasta el cartílago se llama artrósis Homeopatia y productos naturales

Aquí tenemos la solución a su problema hasta desaparecer esos dolores y regenerar (volver a formar) el cartílago. Con un tratamiento natural, además de curar osteoporósis, artrítis y otros problemas de huesos y músculos.

Plaza El Pocito Av. Constituyentes Pte. 49 local 3(carr. Librea Celaya) Querétaro, Qro. Tels. (01 442) 216 99 23 y 196 80 94

Sucursal: Plaza Galerias Constituyentes Ote. No. 34 local 18-B Mercurio, Querétaro, Qro. Tel (01 442) 213 69 60


Edición 82