Issuu on Google+

semanariolared@iglesiapotosina.org www.iglesiapotosina.org

Año 2 No.81 Semana del 15 al 21 de agosto de 2010

¡Qué hostil y enemigo se les ha vuelto el mundo a los ancianos! Pág. 13

P

rotagonizada por Jackie Chan y Jaden Smith, hijo del famoso actor Will Smith. Para quienes tienen cierta resistencia y prejuicio hacia las películas “rehechas”, mejor conocidas como “refritos”, les puedo decir que Karate Kid 2010 no es el caso de las películas que decepcionan. Se trata de un esfuerzo muy bien logrado que aunque nos cuenta una historia conocida, tiene personalidad propia y aporta elementos originales y emocionantes en su nueva versión. Situada en Pekín, China, esta cinta nos relata la nueva vida de Dreu Parker y su madre, quienes han llegado de Detroit por un cambio de carrera de ella. Con apenas 12 años de edad, Dreu debe enfrentar el complejo proceso de adaptación a su nueva vida, que pese al esfuerzo de optimismo de su madre, a él no le resuelve los conflictos con los que se ha encontrado. Dreu enfrenta un problema que en la actualidad lamentablemente se ha extendido ampliamente entre niños y adolescentes: el bulling o acoso entre com-

3

PASCUA MARIANA

Solemnidad de la Asunción al Cielo de la Santísima Virgen María

ANASTASIO RODRÍGUEZ

4 SR. CNGO.

pañeros de clase. El bulling es esa terrible condición de maltrato psicológico, verbal o físico que pretende conseguir la intimidación de un compañero de clase para mantenerlo en situación de víctima. Una forma de violencia muy común en la actualidad, que tiene los mismos rasgos deformados de la tortura y abuso de poder y que vulneran al agredido y le orillan a vivir en una condición de tristeza, miedo y soledad permanentes. Con algunos elementos coloridos de la espectacular cultura china, esta historia de aspiraciones y retos personales, muestra con entusiasmo que no es el exterior lo que debe cambiar para que encontremos el rumbo, sino que es el interior de nosotros lo que debe equilibrarse, en donde se resuelven los miedos y de donde surge la auténtica fuerza. No son los problemas, sino el miedo a ellos lo que muchas veces nos impide vivir.

5

LAS VACACIONES Qué tal se han aprovechado


02

AGOSTO 15 DE 2010

María,

en el centro del corazón y de la fe de todo un pueblo

E

Editorial

stamos de plácemes celebrando a una gran mujer, a María, aquella que al final de su vida en la tierra Dios la llevó consigo en cuerpo y alma para revestirla de gloria y honor, como la creatura más singular que ha salido de sus manos y en virtud de su maternidad divina. Esta fiesta tan querida del 15 de agosto que celebra el Misterio de la Asunción de la Virgen María, está propagada por muchos rincones de nuestra diócesis y del mundo. Con motivo de esta festividad, está de manteles largos nuestra Catedral y junto con ella un buen grupo de comunidades parroquiales que celebran su Fiesta Patronal y a las cuales felicitamos: La Parroquia de Santa María del Río, la Parroquia de Tlaxcala, la Parroquia de Angostura y la Parroquia de las Tres Avemarías. Y bien, entrando en el Misterio que en esta fiesta celebramos…, seguramente nos ha asaltado alguna ocasión la pregunta de si ¿murió la Santísima Virgen María?, ¿O qué sucedió?... Recurriendo a nuestra Sagrada Tradición encontramos, que, a lo largo de la historia han existido dos modos de creerlo: Las Iglesias Católicas de oriente creen que al final de su vida, la Santísima Virgen María tuvo un profundo sueño; en cambio los Católicos de occidente creemos que ella participó de la muerte al igual que su Hijo, pero en ambos grupos de católicos se afirma que “la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, -sea que se haya dormido o haya muerto- terminado el curso de su vida terrena fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial”. Con estas últimas palabras el Papa Pio XII, el 1 de noviembre de 1950 definió solemnemente el Dogma de la Asunción de María. Es de hecho el último dogma de fe que la Iglesia ha pronunciado, hace 60 años exactamente. Por esta razón, queda en libertad creer que murió o bien que sólo durmió. Lo esencial de esta verdad de fe, decía Pio XII, radica en que, tanto el inicio de la vida de María como su término están marcados por la predilección de Dios en favor de esta creatura tan singular, en virtud de su maternidad divina. Por eso fue concebida sin mancha de pecado y al final de su vida terrena no permanece en la corrupción del sepulcro. No cabe duda, que esta fiesta debe llevarnos como cristianos a vivir santamente. Esto significa, que desde el nacimiento hasta la muerte nuestra vida necesita estar marcada por el amor de Cristo Jesús y por nuestra respuesta generosa plasmada en el servicio a los hermanos. Conviene que a manera de ejercitación personal, hagamos un alto para mirar a María y descubramos en ella la esencia de nuestro cristianismo, que consiste en amar y servir en el marco de toda una vida.

San Buenaventura Por Pacco Magaña

Primera parte de seis san Francisco y en el movimiento que él inició reconocía la acción de Cristo. En una carta dirigida a otro fraile escribía lo siguiente: “Confieso

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy quiero hablar de san Buenaventura de Bagnoregio. Su conocimiento incidió notablemente en mi formación. Con gran gozo, hace algunos meses hice una peregrinación a su lugar natal, Bagnoregio, una pequeña ciudad italiana del Lacio.

ante Dios que la razón que me llevó a amar más la vida del beato Francisco es que ésta se parece a los comienzos y al crecimiento de la Iglesia. La Iglesia comenzó con simples pescadores, y después se enriqueció de doctores muy ilustres y sabios; la religión del beato Francisco no fue establecida por la prudencia de los hombres, sino por Cristo”.

Nació probablemente en 1217 y murió en 1274; vivió en el siglo XIII, una época en la que la fe cristiana, que había penetrado profundamente en la cultura y en la sociedad de Europa, inspiró obras imperecederas en el campo de la literatura, de las artes visuales, de la filosofía y de la teología. Entre las grandes figuras cristianas que contribuyeron a la composición de esta armonía entre fe y cultura destaca Buenaventura, hombre de acción y de contemplación, de profunda piedad y de prudencia en el gobierno. Se llamaba Giovanni da Fidanza. Un episodio que sucedió cuando todavía era un muchacho marcó profundamente su vida, como él mismo relata. Se veía afectado por una grave enfermedad y ni siquiera su padre, que era médico, esperaba ya salvarlo de la muerte. Entonces, su madre recurrió a la intercesión de san Francisco de Asís y Giovanni se curó. La figura del “Poverello” de Asís llegó a ser todavía más familiar para él algunos años más tarde, cuando se encontraba en París, donde estudiaba. Había obtenido el diploma de maestro de Artes, que podríamos comparar con el de un prestigioso instituto de nuestros tiempos. En ese momento, al igual que muchos jóvenes del pasado y también de hoy, Giovanni se planteó una pregunta crucial: “¿Qué debo hacer con mi vida?”. Fascinado por el testimonio de fervor y radicalidad evangélica de los Frailes Menores, que habían llegado a París en 1219, Giovanni llamó a las puertas del convento franciscano de esa ciudad, y pidió ser acogido en la gran familia de los discípulos de Francisco. Muchos años después, explicó las razones de su elección: en

Por lo tanto, alrededor del año 1243 Giovanni vistió el sayal franciscano y asumió el nombre de Buenaventura. En seguida fue destinado a los estudios, y se matriculó en la Facultad de teología de la Universidad de París, donde siguió un conjunto de cursos muy arduos. Obtuvo varios títulos requeridos por la carrera académica, los de “bachiller bíblico” y de “bachiller sentenciario”. Así Buenaventura estudió a fondo la Sagrada Escritura; maduró su propia reflexión personal y una sensibilidad espiritual de gran valor que, a lo largo de los años sucesivos, supo infundir en sus obras y en sus sermones, convirtiéndose así en uno de los teólogos más importantes de la historia de la Iglesia.


03

AGOSTO 15 DE 2010

4 ¿QUÉ ES LA CONVERSIÓN PASTORAL? Por Pbro. Lic. Juan José Torres Galván

¿

Creemos que la Iglesia está respondiendo adecuadamente a la nueva situación que vive el mundo ?

Nuestra Iglesia (universal, diocesana y también la comunidad parroquial) tiene mucho por cambiar para ser eficaz en la tarea de anunciar el Evangelio del Reino en medio de este mundo tan agitado y a veces encaminado en dirección contraria al Evangelio de Jesús. Estamos ante la urgencia de una conversión pastoral. La conversión pastoral consiste en guiarlo todo (las personas, las estructuras y organismos y los programas) al servicio del Reino de Dios, y nos exige escuchar atentamente y discernir lo que el Espíritu dice a cada Iglesia en particular. Recordemos lo que nos dice el Plan Diocesano en el párrafo 236 respecto a la vida de cada comunidad cristiana: La conversión pastoral requiere que las comunidades eclesiales sean comunidades de discípulos misioneros en torno a Jesucristo, Maestro y Pastor. El modelo de esta renovación comunitaria se encuentra en las primitivas comunidades cristianas (cf. Hch. 2,42-47; DA 369)”. Podemos revisar la vida de la comunidad cristiana a la que pertenecemos (parroquia, comunidad, sector, barrio o rancho): ¿nuestra forma de vivir se acerca a la vida de las primeras comunidades cristianas? ¿Existen en nosotros la misma fe, unidad, convivencia, escucha de la Palabra, celebración viva de los sacramentos, compromiso efectivo y afectivo por los pobres? Hay mucho por hacer, para recuperar ese dinamismo comunitario que proviene del Espíritu Santo y se manifiesta en la comunidad de fieles. Nuestras parroquias y otras instancias pastorales diocesanas han de reconocer que realizan una “pastoral de conservación” (se atiende a la gente que ya está de algún modo “cautiva” en la Iglesia), trabajo que absorbe la mayor parte de las energías y del tiempo de los agentes de pastoral y de los recursos materiales disponibles. Habrá que pasar de ese estilo pastoral a otro más misionero, más arriesgado, más audaz. Hay que optar por un trabajo pastoral que incluya a los que ahora no están con nosotros, llegar a los alejados, anunciar el Evangelio en los sectores sociales que han caminado al margen del mismo. Nuestro Plan Diocesano de Pastoral nos invita a cultivar dos actitudes fundamentales: la fidelidad a Jesucristo nuestro Maestro y la docilidad al Espíritu Santo para que nos dejemos guiar por las nuevas rutas donde el Espíritu de Dios quiera llevarnos a comunicar la Vida Nueva de Jesucristo. Habrá que abandonar las estructuras que no están respondiendo, para desencadenar un proceso de constante renovación misionera. Esta renovación nos desafía a todos.

NOTA: Recomiendo leer Hechos 2,42-47 y los números 234-237 del Plan Diocesano de Pasto-

Apreciados lectores y lectoras:

LA PASCUA MARIANA”. Así se le llama a la Solemnidad de la Asunción al cielo de la Santísima Virgen María que celebramos este domingo 15 de agosto y que expresamos de la siguiente manera, con el Venerable Pío XII: “La Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de culpa original, terminado el decurso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”. En este mismo espacio les he hablado del gran amor que tenemos a la Virgen Santísima. Esto lo expresamos en las muchas fiestas marianas que celebramos a lo largo del año y que nos ayudan a conocerla mejor y a honrarla filialmente. La contemplamos como la esposa pura e inmaculada, como la madre que engendra a Dios en el mundo por el poder del Espíritu Santo, como la esclava obediente a la Palabra de Dios, como la hermana presurosa que socorre a quien se encuentra en dificultad. Cuenta el gran teólogo K. Rahner que un día se le acercó una chica y le dijo: “Si la Virgen es realmente lo que me dicen de ella, entonces no me puede ayudar. Yo no soy más que una mujer; ella parece un ser suspendido entre el cielo y la tierra: no es una diosa pero tampoco una mujer”. ¿Es realmente así? ¿Qué dice esta fiesta sobre María? ¿Puede ella ayudarnos en nuestra condición de hombres y mujeres? La fiesta de la Asunción afirma y festeja que María está ya totalmente en Dios, totalmente salvada, toda ella, incluido su cuerpo. La fiesta de hoy celebra que, igual que Jesús, pero por obra de Él mismo, todo lo que María fue está ya en la vida de Dios. No sólo su alma, no sólo su espíritu, también su cuerpo. La manera como María miró, oyó, se relacionó, amó, sufrió, compadeció… todo ello está ya en la eternidad de Dios. María es ya toda y totalmente dichosa. María no es una “diosa”, es una mujer, sólo mujer, hermana de nuestra raza. Lo que sucede es que a esa mujer Dios la eligió para ser Madre de su Hijo Jesucristo; Dios hizo la maravilla de librarla de la co-rrupción del sepulcro porque ella, “de un modo ine-fable, dio vida en su seno y carne de su carne al autor de toda vida, Jesucristo, Señor nuestro”; Dios hizo en ella la maravilla de llevarla al cielo en cuerpo y alma. ¿Y nosotros qué? Sencillamente esto: lo que en María ya ha tenido lugar, podemos esperar que un día

tenga lugar también en nosotros. Ella es nuestra vanguardia, ella es la tierra bendita en la que el Señor ha realizado ya su sueño futuro sobre toda la humanidad, sobre nuestros cuerpos que son peregrinos en este mundo pero su destino es la resurrección, su destino es el cielo. Nuestros cuerpos están destinados a la glorificación; esos cuerpos, tan idolatrados por unos y tan odiados por otros. María que es sólo mujer, ha florecido ya en todo su esplendor por obra del amor de Dios sobre ella. ¿Seguiría con la misma opinión la chica que se acercó a K. Rahner si pudiera entender así a María, si se la hubieran presentado de esta manera? Esa mujer, virgen y madre, que fue llevada al cielo en cuerpo y alma, sí puede ayudarnos. Es una de nosotros al mismo tiempo que es una mujer toda ella propiedad de Dios: es “la llena de gracia”, “la esclava del Señor”, “la bendita entre las mujeres”, “la dichosa por haber creído”. Esta “Pascua mariana” tiene otro mensaje. Sólo pensemos que el nombre y el rostro de la Virgen han sido protagonistas de la historia del arte y de la poesía. Innumerables santuarios, pinturas, imágenes e invocaciones nos traen a la memoria el rostro y la vida de María. También la reencontramos en los lugares que menos pensamos y en espacios donde nunca hubiéramos esperado escuchar una oración mariana. La maternidad de María es realmente universal; es patrimonio aún de cualquiera que, un día, sintiéndose indigno de volverse a Dios, alza los ojos hacia aquella cuyo manto se extiende y cobija todo dolor y toda aflicción, sin distinción. Ella misma lo profetizó: “Me felicitarán todas las generaciones”. Pero hay una enseñanza más en esta fiesta mariana. La esperanza de la eternidad en el cielo no dispensa del compromiso en este mundo. Vivir de cara al futuro de Dios no significa ignorar a los hombres y mujeres que reclaman nuestra ayuda, aquí y ahora, puesto que el amor fraterno que vivimos aquí, ya es vida eterna. Debemos estar seguros que en la eternidad del cielo reencontraremos todo el amor que hemos brindado y todo lo que hemos hecho por amor al prójimo. Es decir, resucitaremos con todo lo que hemos hecho por los demás. ¡En la Virgen, “asunta al cielo”, resplandece nuestro destino feliz y luminoso!

+Luis, Arzobispo de S. Luis P.

Queremos conocer su opinión, escríbanos a: semanariolared@iglesiapotosina.org ó semanariolared@hotmail.com Amigos lectores de la Red: Estamos muy tristes y desconsertados por la pérdida irreparable del Padre Alfonso Castro Gallardo. Pero nos consuela saber que tenemos un ángel que cuidará de todos nosotros y como dijo el Arzobispo Luis Morales, que le gustaba pintar mucho los iconos, pero hoy el ya pinta la belleza de Dios. Un saludo a sus Familiares, que nuestro Padre Dios les de fuerza y fortaleza para seguir adelante. ¡DESCANSE EN PAZ PADRE PONCHO!

Sinceramente, Fam. ROSALES BARRERA. Villa Hidalgo SLP


Nuestra historia

Sr. Cngo. ANASTASIO RODRÍGUEZ «CONSUMATUS IN BREVI, EXPLEVIT TEMPORA MULTA»

Una vida intensa se consumió en breve tiempo

N

ació este virtuoso e instruido sacerdote en la ciudad de Rioverde el 1º. De Marzo de 1836 y fue bautizado el 3 del mismo mes, en la iglesia parroquial de la referida ciudad. Educado en las máximas de la piedad cristiana y joven aun, estudió latinidad en el convento Franciscano de San Luis Potosí, bajo la dirección del R.P. Francisco Orozco. Concluido el curso de latín paso, en al año de 1853, a estudiar filosofía y teología al Colegio Guadalupano Josefino Promovido a las órdenes sagradas, recibió desde la primera tonsura hasta el diaconado, de manos del Illmo. Sr. Dr. Don Pedro Barajas, Dignísimo primer Obispo de esta Diócesis en los días 10, 11,18 y 19 de Marzo de 1860. En este año a consecuencia de la victoria que obtuvieran las tropas liberales en la “Loma Alta”, el Illmo. Sr. Barajas se retiro a México llevándose consigo al Sr. Rodríguez, con objeto de que recibiera allí el presbiterado, y destinarle luego a la administración de alguna de las parroquias de la Diócesis. En efecto, fue ordenado de sacerdote no por el Sr. Barajas sino por el Sr. Obispo de Linares Dr. D. Francisco de Paula y Verea, en la Iglesia de San Felipe Neri, en donde celebró su primera misa en 26 de Mayo del mismo año. No habiéndose verificado el regreso del Sr. Rodríguez a la diócesis, permaneció con el Illmo. Sr. Barajas, como su familiar, mientras que el presbítero Don Francisco Peña, que desempeñaba este puesto cerca de S.S. Illma. , cumplía con una comisión particular que se le había encomendado. En esta circunstancia aconteció la batalla de Calpulalpam, y el triunfo del ejército liberal hizo que tanto el Illmo. Sr. Barajas como los demás Sres. Obispos, fueran desterrados violentamente de la Republica; y el Sr. Rodríguez hubo de acompañar a su prelado a Europa, visitando de paso una parte de los Estados Unidos de América. En estos viajes, aumento el Sr. Rodríguez su caudal literario en el conocimiento de algunos idiomas extranjeros. Vuelto a México el Illmo. Sr. Barajas en 1864 y deseando aprovechar los conocimientos del Sr. Rodríguez lo nombro Vice-Rector de su Seminario Conciliar, Catedrático de Lógica, Maestro de ceremonias de la Iglesia Catedral y Secretario del Cabildo Eclesiástico. El 17 de Agosto de 1868, con motivo del fallecimiento del Sr. Canónigo Lic. Don José Maria Guajardo, que desempeñaba el rectorado del Seminario, el Sr. Rodríguez le sustituyo en tan delicado nombramiento, por disposición del Illmo. Sr. Barajas. El 28 de septiembre del mismo año obtuvo la canonjía vacante del Sr. Guajardo; y el 26 de Octubre de 1875, en virtud de la variación hacha en el personal del Cabildo eclesiástico por el Illmo. Sr. Lic. D. José Nicanor Corona, el Sr. Rodríguez fue electo Chantre, dignidad que se proveyó en vez del Arcedianato, al que quedo sustituida. Tomó posesión de este lugar el 29 de Octubre del año referido. Como se ha dicho antes, por fallecimiento del Sr. Guajardo, fue nombrado el Sr. Rodríguez Rector del Seminario, a cuyo adelanto consagro todos los recursos de su inteligencia con una perseverante voluntad; y puede decirse que, durante el periodo de diez años, la historia del Seminario, es la historia del Sr. Rodríguez. La lectura del extenso y razonado informe que escribió en Julio de 1874 y con el que dio cuenta al Illmo. Sr. Corona, sobre las vicisitudes de este establecimiento desde la formación del Obispado hasta aquella época, prueba el éxito obtenido por su constancia y dedicación. En este documento que tanto honra al Sr. Rodríguez, se detalla minuciosamente las dificultades con que luchó, en unión de los Illmos. Sres. Barajas y Conde, para sacar al Seminario de la postración en que se hallaba, a consecuencia de la persecución religiosa de aquel tiempo. El Sr. Canónigo Rodríguez desde muy temprana edad gozó de la confianza de sus Obispos, desempeñando con acierto y prudencia los cargos que desempeñó. Como orador fue siempre solicitado, prueba de ello, es la oración fúnebre que dirigió al Illmo. Sr. Barajas en la S.I. Catedral en 1870. Como maestro gozó de una alta estimación de sus alumnos. Estas relevantes cualidades unidas a su bondad característica, le granjearon la estimación tanto del rico como del pobre. Fue llamado a la Casa del Padre a temprana edad, así el 20 de febrero de 1879; a los 43 años de edad moría tan ejemplar sacerdote, siendo Rector del Seminario potosino, dejando una honda huella por su paso por tan venerable institución. Una profunda tristeza dejaba en el corazón de los seminaristas, que muriera su apreciado Rector en funciones, hecho inédito hasta ahora en la historia del Seminario.

¿El romanticismo

es necesario

en el matrimonio? Por Pbro. Lic. Héctor Colunga Rodríguez

Muy estimados lectores:

Ú

ltimamente les he comentado sobre circunstancias o elementos que no tienen qué ver con la nulidad matrimonial, sin embargo, el tema que se toca, pretende ayudar a prevenir alguna separación, o incluso a pensar bien las cosas antes de casarse, si se cree que a lo mejor no voy a ser feliz con mi pareja. El romanticismo en su sentido estricto, es todo aquello que se refiere a los escritores del siglo XIX, que se liberaron de las reglas de composición y estilo establecidas por los clásicos. Hablando en el lenguaje popular o coloquial, romántico es aquello que expresa un sentimiento mediante un detalle no muy común o que no es practicado al menos diariamente. En el tema que nos ocupa, puedo decir sin temor a equivocarme, que la mujer es más romántica que el hombre; o sea, busca ella, elementos que hacen resaltar un detalle donde implica expresamente un sentimiento de amor, de cariño o de respeto, que él no considera necesario y más bien le parece cursi y fuera de serie. Como ejemplo señalo el siguiente: Ella prepara una cena sorpresa para celebrar el primer aniversario de bo-

das, hay flores en la casa, dos velas encendidas sobre la mesa, un mensaje que dice “te quiero” o “feliz aniversario”; antes de que él llegue, ella se arregla, y se prepara para recibir a su invitado de honor, que en este caso es su marido; pero, oh sorpresa. Llega él y le dice: “¿Y estas “chifladeras”? ¡No seas cursi ni ridícula! “Además, vengo cansado” o simplemente dice: “No tengo hambre”. Y se va a dormir. Yo preguntaría a ese esposo indolente e indiferente a los detalles de su esposa ¿y si fuera a la inversa? Realmente se siente uno muy mal cuando le hacen un desaire, y ciertamente no fue correcta la actitud del personaje del ejemplo. Pero retomando el tema: ¿Cuánto hace que no le damos una flor a la esposa? ¿Cuánto tiempo ha pasado que no le digo que la quiero? ¿Cuántas veces me despierto y me levanto de la cama y ni siquiera la saludo? Ni mucho menos le doy el beso de los buenos días o de las buenas noches. ¿Cuánto hace que no le digo: “te quedó muy buena la sopa”? Y ni hablar de los chocolates, la ida al cine, al parque, etc. Parece que no tiene nada que ver lo que les he plasmado, pero sí influye sin duda para que tengamos un matrimonio estable, fundado en el amor y salir de la rutina o de la costumbre. Hasta la próxima semana.


05

La “magia”de los sacramentos Hacia una purificación de las creencias Por P. Kino

L

a moral cristiana estudia los actos humanos en orden al fin sobrenatural, es decir, el comportamiento del creyente en la sociedad donde se encuentra. Toda sociedad, tiene normas, costumbres. La Iglesia como sociedad también va dando pautas para recibir los sacramentos, por eso se puede hablar de una moral o modo de proceder ante la administración de los sacramentos. La palabra sacramento se define como “signo sensible que nos da la gracia instituido por Jesucristo”. Podemos encontrar muchas definiciones de dicha palabra, pero creo que la escrita abarca lo esencial. Signo sensible: es decir, todos los sacramentos tienen un objeto que aparece ante alguno de los sentidos como evidente, por ejemplo el

agua en el bautismo, escuchamos el consentimiento matrimonial de labios de los cónyuges, etc. Nos da la Gracia, cuando se están cumpliendo las condiciones necesarias para recibirla. Así por ejemplo, una persona al confesarse si no está arrepentida de sus pecados ¿cómo recibirá la Gracia de Dios? Cristo instituyó los sacramentos, por lo tanto la Iglesia no los podrá quitar jamás, pues a través de ellos el Espíritu de Dios sigue derramando Bendiciones y Gracias hacia los fieles.

Por lo tanto, tenemos que quitarnos la idea de que los sacramentos son algo mágico, por ejemplo, “bautíceme a mi niño porque llora mucho”, pienso que es mejor llevarlo con un doctor; “me voy a casar por la Iglesia para haber si así se acaban los problemas”, los problemas no son cuestión de sacramento sino de madurez para sostener una familia, etc. Así podríamos decir de cada sacramento el por qué los busca la gente, y nos daríamos cuenta que a veces es más por sentido supersticioso, social, etc., y no por buscar la Gracia de Dios que a través de ellos se nos da.

Qué tal se han aprovechado las vacaciones Por P. Mario Arroyo Martínez

E

l ser humano no es “superman”, necesitamos descansar para enriquecer nuestro espíritu, recuperar la paz y hacer el acopio de fuerzas que nos permita entregarnos con nuevos bríos a las tareas habituales. Son muy útiles esos espacios en los que nos separamos un poco de nuestras actividades ordinarias, para verlas en perspectiva, de forma que lo cerrado de la selva no nos impida ver la belleza del bosque, es decir, la belleza y posibilidades de la vida en su conjunto. Es tiempo de soñar, de imaginar, de dirigir nuestras energías hacia horizontes más ambiciosos y ricos. De esta forma el periodo vacacional se convierte en un auténtico tesoro, una oportunidad única de crecimiento interior y de reparar las fuerzas. Pero, como toda realidad humana en el presente imperfecto universo, no está exenta de peligros que es necesario sortear. La sociedad consumista busca incansablemente imponer formas o modos “canónicos”, es decir oficiales, de descanso, muchos de los cuales en vez de contribuir al enriquecimiento personal, la empobrecen y tantas veces encadenan o condicionan, impidiéndole ser ella misma.

Ofrezco a continuación tres ejemplos, que permiten explicar un poco lo que quiero decir. Hace unos días, platicando con una joven madre, me di cuenta de que en determinado momento le quitó a su niño, de cinco años, su PSP (consola de video portátil para los niños). El niño accedió sin reclamar, hecho que me llamó poderosamente la atención. Al hacérselo notar, me comentó que no era muy amiga de los juegos de video. No le había regalado sin más el PSP a su niño de cinco años; le había dicho que lo tenía que comprar de sus ahorros. Le enseñó a hacer brownies (pastelito de chocolate); entre los dos los hicieron, y con los ahorros se lo compró. En esta ocasión le pidió el aparato, porque estaban de visita en una casa y no quería que el niño se aislara, sino que conviviera con sus primos. Procuraba además balancear sus pasatiempos, para que fuera capaz de divertirse con otros juegos que le permitieran relacionarse con más niños, desarrollarse físicamente, y sobre todo, divertirse al aire libre. Es decir, se trataba de una mamá que no había cedido a la tentación fácil de abandonar al niño al mundo mediático, que puede absorberlo y entretenerlo de forma absoluta, si no se le pone un freno. El segundo caso no es tan positivo.

En realidad muestra como la cultura de consumo puede arrebatar la libertad interior a las personas, creándoles necesidades inexistentes y superfluas, que comienzan a ser parte imprescindible de la propia vida y en consecuencia de la identidad personal, empobreciéndola. Cierto adulto mayor, soltero –nunca quiso casarse, el mundo mediático logró acallar los deseos de comunión más profundos del alma- tenía que ser sometido a una operación, que si bien no era muy grave, lo iba a dejar incapacitado por largo tiempo. La hermana de esta persona le ofreció asilo en su casa, para que no estuviera solo y poderle ayudar con mayor facilidad. Después de pensarlo un poco, el futuro convaleciente contestó que no. ¿La razón? Su hermana no tenía una televisión con pantalla plana en su casa. Estupefacta, la hermana no insistió más. Su hermano estaba dispuesto a hacer ingentes sacrificios para no prescindir de una pantalla de plasma, que juzgaba mucho más esencial que la compañía o el apoyo humano en tiempo de convalecencia. Esa persona, podemos pensar, no era libre interiormente, al quedar atada por necesidades ficticias. El tercer ejemplo en cambio es positivo. Nos permite comprender como en

realidad, no hace falta demasiado para pasarlo bien y enriquecerse interiormente. No se trata de un caso vacacional, pero bien puede extrapolarse. Un amigo sacerdote, después de gozar algunos años de las bondades de la vida en provincia, fue destinado de nuevo a la Ciudad de México. Además, por las labores que tenía encomendadas, debía pasar largos intervalos de tiempo en su automóvil. Al preguntarle sobre cómo sobrellevaba tal situación me comentó, muy ufano, que estaba aprovechando esos intervalos para aprender francés y alemán, actividades a las que antes, por su intensa actividad sacerdotal, no podía plantearse dedicar tiempo. Ahora, que pasaba de dos a cuatro horas diarias en el carro, podía aprovechar ese tiempo, escuchando podcast que bajaba de Internet a tal efecto. Como se ve, la inventiva humana es muy rica, y donde aparentemente surge un obstáculo infranqueable, aparece una buena oportunidad. Nos puede servir el ejemplo para no dejarnos abatir, cuando por lo que sea, nuestras vacaciones no tengan lo que frecuentemente el consumismo parece exigir: gastos, viajes, lugares exóticos de descanso. Muchas veces prescindiendo de ello, podemos ganar muchísimo más y descubrir que somos interiormente libres, que no necesitamos gastar mucho


Liturgia

El sello 666

en el Apocalípsis

¿

Por Pbro. José Antonio Martínez Ortiz.

En qué libro de la Biblia aparece eso del sello? Este texto aparece en Apocalipsis 13, 1618. Es un texto muy misterioso y difícil de comprender.

de la tierra (que representa las falsas religiones que competían con el cristianismo). Como hemos dicho, son todas imágenes fantásticas y visiones simbólicas que se refieren a hechos concretos de aquel tiempo.

¿Qué dice el texto de Apocalipsis 13, 16-18? Leemos: «La bestia ha logrado, asimismo, que a todos, grandes y pequeños, ricos y pobres, libres y esclavos, se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente; y nadie podrá comprar ni vender si no está marcado con el nombre de la bestia o con la cifra de su nombre. Aquí verán quién es sabio. Si ustedes son entendidos, interpreten la cifra de la bestia. Se trata de un hombre y su cifra es 666».

La segunda bestia (la de las falsas religiones) es la que está marcada con el 666 (Ap 13,18). Este texto nos hace ver que esta segunda bestia se parece al Cordero, pero hablaba como el dragón (=el monstruo, el demonio). Es la figura de las falsas religiones que competían con el cristianismo. Falsas religiones que ofrecían una religión celestial, pero que no condenaban los pecados de la primera bestia (=los pecados del mundo romano y su corrupción), «Esta bestia hablaba con el monstruo» (13, 15). Esto es muy importante: quiere decir que son falsas las religiones que tienen a Jesús en la boca pero callan sistemáticamente la injusticia y predican la resignación al mal y la sumisión al poder terrenal. En todos los tiempos y sobre todo en los sistemas dictatoriales, ha habido personas que «han hablado con el monstruo». Es decir, que han buscado halagarlo y aplaudirlo sin importarles los crímenes cometidos por él. Este es el sentido apocalíptico de «hablar con la bestia» y la tentación del cristiano de todos los tiempos.

Este texto es una parte de una gran visión en el cielo que nos narra Juan en los capítulos 12 y 13 de su libro. Es la gran visión de la batalla de la mujer contra el dragón y las dos bestias. Encontramos aquí muchos símbolos, signos que se refieren a personajes y acontecimientos de aquel tiempo. Esta visión de Juan trata de la batalla final contra Satanás. Se presentan las dos tropas que van a pelear: por un lado la mujer (= el pueblo de Dios) y, por el otro, el dragón (=Satanás) con sus dos aliados en la tierra: una bestia que viene del mar (que representa el poder político romano, que persigue a los cristianos) y otra bestia que viene

La forma más lógica de interpretar el 666 es la siguiente: La cifra 666 se puede calcular de varias maneras, pero corresponde, sin duda, a algún emperador romano, posiblemente a Nerón que con sus locuras mataba a los cristianos que eran para él igual que perros. La cifra 7 es el símbolo de la perfección La cifra 6 es el signo de lo imperfecto, representa al que trató de ser 7 y no alcanzó a serlo. El 7-1=6 es el imperfecto, es el malo. La cifra 3 significa la plenitud. Ahora bien 3 veces 6 es la plenitud de lo imperfecto, es la plenitud de lo malo. En este caso le vendría perfectamente a Nerón. Nos damos cuenta de que este dato de 666 debió ser tomado como símbolo para designar al hombre perverso de aquel tiempo. Ahora bien, hermanos, es una locura, como lo hacen algunos contrarios a los católicos, aplicar a la fuerza esta cifra al Papa, como si Pedro, el primer Papa de la Iglesia de Cristo, y sus legítimos sucesores debieran identificarse con el emperador romano que mataba a los cristianos. Estas fantasías de los anticatólicos no tienen nada que ver con la Biblia.

Altar

D

entro del templo, y en orden a la eucaristía, hay tres lugares fundamentales cuya significación hemos de conocer bien: el altar, la sede y el ambón. En esta edición nos ocuparemos sólo del primero: El altar es el lugar de Cristo-Víctima sacrificada. Su forma ha ido variando al paso de los siglos, conservando siempre como re-ferencias fundamentales la mesa del Señor, en la que cena con sus discípulos, y el ara, significada a veces antiguamente por el sepulcro de un mártir, en la que se consuma el sacrificio del Calvario. En todo caso, la distribución espacial no sólo del presbiterio, sino de todo el templo, debe quedar centrada en el altar. En la Nueva Ley, el altar es la mesa en que se ofrece el Sacrificio Eucarístico. La Misa puede celebrarse a veces fuera de un lugar sagrado, pero nunca sin un altar, o al menos una piedra que sirva de altar. En la historia eclesiástica encontramos sólo dos excepciones: San Luciano (312) se dice que celebró la Misa sobre su pecho, aunque fue en la prisión, y Teodoro, obispo de Tiro, en las manos de sus diáconos (Mabillon, Praef. in 3 saec., n. 79). Fue el primero en prescribir que la Misa debía celebrarse en un altar y la rúbrica del misal (XX) es meramente una nueva promulgación de la ley. Es signo, de la Mesa del Señor (Mensa Domini), refiriéndose a la Última Cena o a la Cruz de Cristo. Este último significado explica el honor que se le da incensándolo y las cinco cruces grabadas en él significan Sus cinco llagas. Aunque no existen documentos que indiquen el material con que los altares estaban construidos en los primeros siglos de la Cristiandad, es probable que fueran hechos de madera, como el usado por Cristo en la Última Cena. En Roma todavía se conserva una mesa de madera en la Basílica de Letrán y fragmentos de otra mesa se conservan en la iglesia de Santa Pudenciana, en la que se dice que San Pedro celebró la Misa. Durante las persecuciones, cuando los cristianos fueron obligados a moverse de un lugar a otro y la Misa era celebrada en criptas, casas privadas, el aire libre y catacumbas, excepto cuando se usaban los arcosolios, es natural suponer que estaban hechos de madera, probablemente cofres de madera que los obispos llevaban con ellos y sobre cuya tapa se celebraba el Sacrificio Eucarístico.


07

Los libros y sus autores

Iglesia Universal

Giovanni Berlinguer México, editorial Siglo XI, 2004 229 páginas

Bioétia

cotidiana Por Luis Marino Moreno

B

ioética es aquella disciplina que tiene que ver con los problemas diarios: el nacimiento, la muerte, la atención médica, los derechos humanos, las políticas sociales que afectan la vida de todos los ciudadanos a diferencia de la ética de frontera, que se refería a los problemas éticos de las tecnologías modernas. Ejemplos: las tecnologías nuevas de la reproducción asistida a la luz de la equidad, sociedad y desigualdad creciente, sexualidad, educación sexual y enfermedades de transmisión sexual como el sida, Prevención y recuperación de la salud, trabajo y salud. ¿Cuáles son algunos de los con-

flictos que surgen en la bioética cotidiana? 1. Los referidos al derecho a la vida, la salud y la seguridad de los trabajadores y el derecho de las empresas a maximizar la producción. 2. Aquellos que tienen que ver con la información: derechos de los trabajadores a conocer los riesgos; el derecho de las empresas al secreto industrial y comercial, los derechos y los deberes de los expertos comerciales. 3. Los conflictos que surgen debido a la producción y medo ambiente exterior entre trabajadores y población.

Sobre el autor Nacido en la ciudad de Sassari, en

la isla de Cerdeña, Italia, en junio de 1924, Giovanni Berlinguer es hijo de un abogado antifascista que militó en el movimiento local de resistencia contra el régimen de Mussolini hasta la liberación de Italia, en 1944, Berlinguer se graduó como médico cirujano después de haber cursado sus estudios universitarios en su ciudad natal. De hecho, su elección de carrera fue influida por su abuelo, un “médico socialista de ideas positivistas”. Así, en la medicina social. Berlinguer halló un área de síntesis de sus dos vocaciones: la política y la medicina: “La mayor parte de mis trabajos científicos se centran en la relación entre enfermedad y sociedad. Entre política y salud”. Sus publicaciones derivan de las diferentes funciones que ha ocupado, desde profesor universitario, investigador, diputado, senador y recientemente presidente de la Comisión de Bioética de Italia: además de publicar libros y artículos académicos y políticos, ha publicado otros pequeños con gran sentido del humor, la ironía y el conocimiento cono Un eurocomunista in America o le mie pulci.

CASTEL GANDOLFO.- Al presidir este mediodía el rezo del Ángelus dominica, el Papa Benedicto XVI explicó, a partir del Evangelio, que el cristiano debe vivir de acuerdo a la lógica de Dios, que es la lógica del amor que invita a usar las cosas sin egoísmo y sin “sed de dominio”, viviendo la esperanza y la vigilancia ante la venida del Señor. El Santo Padre señaló que el Evangelio de hoy “continua con el discurso de Jesús a sus discípulos sobre el valor de la persona a los ojos de Dios y la inutilidad de las preocupaciones terrenas. No se trata de un elogio al desinterés sino más bien de escuchar la invitación de Jesús: ‘Tranquilizaros, pequeño rebaño, porque es decisión de vuestro Padre reinar sobre vosotros’”. ROMA.- En el marco de la tradicional Audiencia General de los miércoles, el Papa Benedicto XVI se encontró ayer con cerca de 60 mil monaguillos de diversos lugares de Europa. Hablando en alemán, recordó la época en la que él fue también un monaguillo y agradeció a todos quienes han hecho posible este encuentro con él. Seguidamente expresó su gran alegría por el am-biente festivo que se dio en la Plaza de San Pedro y explicó cómo la vida del patrono de los monaguillos, San Tarcisio, de quien bendijo una imponente estatua de cinco metros de alto que será colocada en las catacumbas de San Calixto, es un ejemplo y un llamado para quienes ayudan en Misa y “para quienes desean seguir a Jesús más de cerca a través de la vida sacerdotal, religiosa y misionera”.

Iglesia en México CIUDAD DE MÉXICO.- En un comunicado de prensa el Arzobispado de México lamentó la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de fallar a favor de la constitucionalidad de las uniones del mismo sexo : “La determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de considerar como constitucionales el reconocimiento jurídico de las uniones entre dos personas del mismo sexo manifiesta la incapacidad de ver en la naturaleza y las leyes de Dios, el marco legal que evita que la humanidad se destroce y confunda a sí misma. Hemos visto cómo una discusión de un orden trascendental para la raza humana fue conducida con ligereza y taimada actitud. No podemos sino declarar nuestra esperanza de que esta determinación no obligue a los Estados de la República y que los órdenes legislativos de estos, como en otras ocasiones, procuren la defensa de los valores humanos y familiares de los ciudadanos mexicanos que les entregaron su confianza para responder ante estos debates…” CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) publicó un mensaje de solidaridad con los inmigrantes afectados por la ley migratoria SB1070 del estado de Arizona. El texto expresa el “profundo dolor” de los pastores y manifiesta la solidaridad de “todos los obispos, sacerdotes y religiosos de México, en comunión con nuestro pueblo y con las Autoridades Federales y los demás Poderes de la Unión”, por el “profundo sufrimiento que experimentan nuestros compatriotas y en general nuestros hermanos latinoamericanos residentes en los Estados Unidos de América”. “Pedimos con insistencia al Señor de la Vida y de toda la tierra, mueva los corazones de todas las personas que, por desconocer al Padre de todos, no han podido descubrir la fraternidad, la tolerancia y la misericordia”, agrega. SAN LUIS POTOSÍ.- El día primero de septiembre, comienza a operar la Casa “San Pablo”, conocida por todos nuestros lectores que han seguido la construcción a través de nuestro semanario “La Red”. En ella se albergara a nuestros sacerdotes ancianos o enfermos, mismos que estarán al cuidado de las hermanas de “Inmaculada Concepción”. Gracias a todos los bienhechores que hicieron posible esta bonita obra para los sacerdotes de la Iglesia Potosina.


«C

uando veis una nube que se levanta en el occidente, al momento decís: “Va a llover”, y así sucede. Y cuando sopla el sur, decís: “Viene bochorno”, y así sucede. ¡Hipócritas! Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo,¿cómo no exploráis, pues, este tiempo?(Lc 12,54-56).

¡No sólo Nubes y Bochornos…! Por Pbro. Darío Martín Torres Sánchez

y la alteración del ecosistema. Pareciera ser que l Principito del cuento, hizo un recorrido por cada quien tiene un interés que no lo deja ocumuchos asteroides, cual si fueran pequeños parse de lo que verdaderamente importa. planetas, en cada uno de los cuales habitaba un hombre que sólo veía y oía lo que era de su interés. Desde el capítulo anterior (cf. 11,29), Jesús venía Recuerdo aquel que, en cada persona que conhaciendo alusión a los signos de los tiempos. Deocía, sólo podía ver un admirador, otro sólo podía stacando que no requerimos del signo aparatoso ver los bienes materiales, etc. Coti-dianamente, para entender que Dios nos habla, por eso se rela vida les presentaba realidades extraordianrias, siste a dar una manifestación maravillosa de su eventos, que requerían análisis para actuar en poder y se concentra en la predicación en casi consecuencia, pero ellos, recutoda su subida a Jerusalén. Y ya desde rrentemente percibían un solo co-lor entonces hace referencia a los En en la vida; de hecho vivían enajeque viven concentrados en lo el breve pasaje nados de la realidad, concenpequeño y no ven más allá, evangélico arriba citado, trados en un sólo aspecto es decir, no ven los sigJesús hace un llamado a inque creían les “redituaba”. nos de los tiempos: ¡ay

E

terpretar los signos de los tiemde vosotros, los farispos con la misma habilidad que el El hombre tiene una hombre interpreta y predice el estado eos, que pagáis el gran habilidad natural del tiempo. Pues los signos cotidianos diezmo de la menta, para ver e interpretar, son elocuentes y se vuelven una señal de la ruda y de toda las ciencias predicen de la voz de Dios que pide a los creyen- hortaliza, y dejáis a desde la conducta huun lado la justicia y el tes a actuar en consecuencia. Pero el mana hasta la conducamor a Dios! Esto es letargo de la vida es muy profundo y ta del ecosistema, pero lo que había que praclos hombres no despertamos hasta ticar aunque sin omitir parece que sólo acumula que el desastre alcanza grandes aquello (11,42). en “silos” enormes su dimensiones (o ni así desconocimiento, pues poco ha pertamos). camEl personaje parabólico que biado en beneficio del hombre mismo y de la gran casa que habitamos; lo refleja la conducta humana deteriorada

representa al hombre que acumula muchos bienes, pero muere antes de disfrutarlos, es también un signo de la

realidad que conviene interpretar para tener una justa actitud ante los bienes materiales, los cuales han de compartirse. Pero el signo principal que la generación de su tiempo no ha comprendido es Jesús mismo: He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido! (12.49), pues Jesús todavía no alcanza a ver que sus escuchas asuman la violencia que la entrada al Reino de Dios requiere (cf. 16,16). La expresión “signos de los tiempos”, proviene más bien del evangelio de San Mateo (cf. 16,3), en Lucas la expresión es “interpretar este tiempo”. El cual no es el tiempo en sentido “cronológico” sino en sentido “crítico”, no precisamente con sentido negativo, sino porque es tiempo de oportuniad, que en San Lucas es el tiempo de Jesucristo. El Evangelio copto de Tomás contiene un versión que expresamente señala a Jesús como el signo que se debe interpretar adecuadamente. Después de esta denuncia sobre la incapacidad, o falta de voluntad, para interpretar el tiempo presente, Jesús invitará a interpretar correctamente dos acontecimientos dramáticos: el de los que murieron asesinados por Herodes y el de los 18 que fueron aplastados accidentalmente por la torre de Siloé (cf. 13,1ss).


AGOSTO 15 DE 2010

26 y 27 de julio Con la finalidad de consolidar la identidad de una experiencia de comunión entre las diócesis que conforman esta Provincia, se reunieron los Obispos y los integrantes de las comisiones.

4 de agosto Mons. Morales Reyes, entregó la Casa San Pablo, al Consejo de Administración, para que la ponga en funcionamiento este primero de septiembre.

1 de agosto Comenzaron las fiestas patronales del Barrio de Tlaxcala en honor a La Santísima Virgen María en su advocación a la Virgen de la Asunción.

28 de julio Se llevó a cabo la VI Reunión Nacional de Comunidades Católicas de Sordos (CCS) en la ciudad de Puebla, Pue. con la participación de CCS de varios lugares, incluido San Luis Potosí.


Por LCC Angélica Maldonado Morales

L

os días viernes 23, sábado 24 y domingo 25 de Julio en el auditorio “Miguel Barragán” se dieron cita miles de jóvenes y adolescentes para celebrar con mucho gozo espiritual y alegría el XXV Aniversario de Fundación del Movimiento Juvenil Arcoiris, quienes fueron invitados por nuestro Pastor, Mons. Luis Morales Reyes, a comprometerse A SER MISIONEROS Y DISCÍPULOS DE JESUCRISTO y a seguir haciendo vida el objetivo de su Movimiento.

Una amplia variedad de actividades por demás interesantes realizaron los jóvenes en estos tres días de encuentro íntimo con Jesús Eucaristía, pero además tuvieron un Encuentro con la Madre del Verdadero Dios por quien vivimos nos movemos y existimos, a través del rezo del Santo Rosario, en el que todos participaron con gran fervor mariano.

Hubo dinámicas, juegos, cantos de alabanza que conmovían por la letra de los temas, sobre todo los que hablaban del gran amor misericordioso que Dios nos tiene y de su gran capacidad para perdonar al pecador arrepentido.

Fue un gozo para los jóvenes mexicanos abrir no sólo las puertas de su casa, sino también las puertas de su corazón para recibir a más JÓVENES QUE ELIGIERON SER AMIGOS DE JESUCRISTO. Durante la solemne Concelebración Eucarística presidida por Mons. Luis Morales Reyes acompañado de varios Sacerdotes, se les indicó a los jóvenes lo importante que es ser misioneros, ahora que ellos ya tienen el gozo de conocer y amar a Jesucristo, por lo que deben dejar huella en esta vida, siendo buenos Cristianos, en la familia, en la escuela, y en todos los ámbitos en los que se desenvuelvan, incluso en las diversiones, pues todo se reúnen bajo un mismo fin, bajo los mismos objetivos, y por eso TODOS DEBEN SER UNO SOLO EN CRISTO JESÚS.

Los jóvenes tenían rostros alegres, llenos de felicidad contagiante por estar celebrando el aniversario de ARCOIRIS, movimiento que a lo largo de todos estos años ha dejado una huella imborrable no sólo a nivel municipal o estatal, sino a nivel Nacional, pues vinieron a tierra potosina, miles de jóvenes de otros estados y de otras Diócesis de la República Mexicana, siendo San Luis Potosí la sede oficial para este magno evento religioso y juvenil.

Adiós al

Padre Alfonso Castro Gallardo Por LCC Angélica Maldonado Morales

E

l pasado Jueves 05 de Agosto, en la Parroquia de San Sebastián, Mártir, se le despidió de esta vida al Pbro. Lic. Alfonso Castro Gallardo, con una solemne Concelebración Eucarística, la cual fue presidida por nuestro Señor Arzobispo, Mons. Luis Morales, quien estuvo acompañado de nuestro Pastor Emérito, Mons. Arturo Antonio Szymanski Ramírez y de un gran número de Sacerdotes y fieles que le tuvieron alta estima, admiración y profundo respeto a quien fuera en vida un Sacerdote ejemplar, un gran artista plástico, auténtico enamorado del Arte Sacro, un gran amigo y un hermano, que evidentemente nos dejó un gran ejemplo de cómo ser fieles servidores de Cristo. Palabras llenas de agradecimiento y de un sentido adiós porque nuestra Arquidiócesis perdió a un Sa-

cerdote ejemplar, fueron las emitió nuestor Pastor durante la homilía, diciendo: “Nos reunimos para despedir a nuestro hermano Sacerdote Alfonso, en su viaje hacia la Casa del Padre Celestial, lo despedimos con amor y gratitud por todo lo que hizo en vida, con esperanza en que resucitará a la Vida Eterna”. “Su vida Sacerdotal fue una vida entregada con amor a su pueblo, damos gracias al Señor por todas sus virtudes y cualidades de hombre, Sacerdote y buen pastor. Fue un Sacerdote virtuoso, obediente, sencillo, sereno, siempre alegre, de trato agradable, jovial, amante del Arte Sacro como medio de evangelización.”. “La muerte de una persona nos capacita para poder vivir de una manera nueva, para que con la fuerza del Espíritu, caminemos hacia Dios que es amor, el amor absoluto, eterno”. ¡DESCANSE EN PAZ EL SACERDOTE, EL ARTISTA, EL HERMANO, EL AMIGO!”.


AGOSTO 15 DE 2010

“Arcoiris” celebró su

XXV Aniversario de fundación

Confirmaciones en la parroquia de Plazuela

San Joaquín y Santa Ana

E

l día 26 de Julio del presente año se llevaron a cabo las confirmaciones en Plazuela, a manos del Sr. Arz. Luis Morales Reyes.

En medio de días lluviosos y difíciles, nuestro Arzobispo tuvo a bien confirmar a 69 jóvenes y adolescentes que con muchos nervios y alegrías esperaban ansiosos el momento en que nuestro Pastor les iba a comunicar al Espíritu Santo en una edad en la que los candidatos son libres de decidir por sí mismos la fe que con alegría, temores y gusto quieren seguir profesando. El mensaje de Don Luis fue claro; “Que los jóvenes nieguen aquello que les pueda alejar del amor Cristo, negarse rotundamente a la delincuencia” ya que se refirió hacia la juventud y adolescencia como “la edad más atractiva para aquellos que tanto hacen daño”. Pudimos notar en nuestro Pastor el entusiasmo y sentir sus palabras llenas de energía, pasión e ilusión. La realidad de la Parroquia de Plazuela es muy particular, y más todavía su gente que no encontró obstáculo al saber que por causa de la lluvia hubo un puente que pudo haber impedido a los candidatos de la comunidad del Zapote haber asistido a la celebración Eucarística, pero ni el agua, ni el lodo, ni algún otro motivo impidió que la noble y fiel gente estuviera en un clima cálido con su Pastor. Don Luis siguió motivando a todos los presentes en colaborar con el hoy Párroco Pbro. J. Margarito de la torre Torres en la construcción del Nuevo Templo Parroquial, que tal avance se ha visto desde que se empezó a construir. Finalmente, con la compañía de Presbíteros del decanato y el Párroco el P. Margarito, se compartieron los alimentos en la casa parroquial.


Segunda parte Por LCC Angélica Maldonado Morales

E

ste bello Templo de San Juan de Dios que se ubica en la Zona Centro de nuestra ciudad capital, tiene como Patrono a San Juan de Dios, el cual está la parte central del Altar Mayor, más sin embargo, este templo construido en 1615, también cuenta con el Patronazgo de Nuestra Señora del Rosario; su bella escultura de fina talla que se puede apreciar en la parte superior del Altar Mayor; arriba de donde está la bien trabajada imagen escultórica de San Juan de Dios. Cuenta con una torre de dos cuerpos, con cupulín recubierto de talavera, linternilla y cruz de hierro forjado. Las columnas que sostienen la torre son de influencia corintia con toques neoclásicos, así como lo es su fachada. También se puede apreciar una bella escultura realizada en cantera de la Virgen del Rosario, en la parte superior de la fachada, pues los Juaninos, siempre quisieron tenerla como Patrona Titular además de San Juan de Dios, Fundador de su Orden; de ahí que ambos estén en el Altar Mayor, sin olvidarse de contar con las imágenes escultóricas y pictóricas de Nuestra Señora del Rosario entregándole el Rosario a Santo Domingo de Guzmán, obras que abordaré posteriormente. Este templo, que cuenta con una Capilla dedicada al Santísimo y precisamente a este Santo que fue un incansable promotor del Santo Rosario.

TEMPLO, PLAZA Y JARDÍN DE SAN JUAN DE DIOS Anexo al Templo estaba el Hospital levantado y sostenido por los Juaninos, en ese mismo sitio se edificó la Escuela Modelo entre 1905 y 1907. Después el edificio se acondicionó y remodeló para ser la sede del Museo de Escultura Contemporánea que lleva el nombre del reconocido escultor “Federico Silva”.

San Juan de Dios del Centro Histórico de nuestra ciudad


AGOSTO 15 DE 2010

13

Por Juan Jesús Priego

«Los ricos, ahora, son los jóvenes; los pobres, ahora, son los viejos» NICHOLAS NEGROPONTE Being Digital

C

uatro son las estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno); cuatro los elementos de que está hecho el universo (agua, aire, tierra y fuego); cuatro los confines de la tierra (norte, sur, este y oeste), cuatro los temperamentos que detectó Hipócrates (sanguíneo, melancólico, colérico y flemático) y cuatro los mundos de que hablan los economistas (los que ya sabemos). Oficialmente no existe un quinto mundo. Pero sólo oficialmente. Porque el quinto mundo existe y es el que habitan aquellos que, al no poder correr al ritmo en que avanza todo a su alrededor, han sido condenados a quedarse atrás en un estado de total marginación. Son las tortugas en el país de los Aquiles, los adoradores del pasado en la iglesia del tiempo real, los torpes en la sociedad de los ágiles, los inflexibles de la sociedad flexible, es decir, los ancianos. ¡Qué hostil y enemigo se les ha vuelto el mundo! ¡Y qué complicado! Véalos usted tratando de maniobrar un ipod, de contestar un e-mail o, ya por lo menos, de hacerlos que cambien su vieja agenda de piel por una electrónica. Me dijo una vez uno de ellos: -¿Sabe? Quiero irme ya. Esto no ha sido hecho para que yo lo entienda. Ayer uno de mis nietos se burló de mí porque no lograba encender la computadora familiar. No seas tonto, abuelo, me dijo. ¿Cómo permitir que un niño me hable de este modo? Y mi hija, que lo escuchaba, se limitó a festejar la precocidad del muchacho con una sonrisa. Por lo general, los ancianos no saben moverse en el ciberespacio e ignoran qué sea la realidad virtual; los teléfonos celulares los irritan y desconfían de la honradez de los cajeros automáticos; la moderna urbanística los deja sin aliento (pues es vertical y está hecha de muchos pisos y escaleras), y de los complicados controles remotos sólo conocen un botón: el rojo. Como dijo un sociólogo al hablar del walkman, «incluso introducir el casete y encender el aparato puede causar problemas si no se tiene una mentalidad tecnológica». Y los ancianos, por supuesto, carecen de esta mentalidad. El mundo de los artefactos digitales les es perfectamente desconocido y no tienen mapas para orientarse en él. Las empresas del capitalismo flexible no los quieren. ¡Se adaptan con tanta dificultad a las novedades tecnológicas, si es que llegan a adaptarse alguna vez! Están llenos de conocimientos viejos, y si aprenden cosas nuevas luego ya no quieren olvidarlas para ponerse al día todos los días. Además, según el economista Albert Hirschmann, los trabajadores con muchos años de experiencia tienden a ser más críticos con la dirigencia que los jóvenes y llegan a tener un poder de voz que los altos mandos simplemente no pueden soportar. El anciano, por haberle dado la vida a la empresa, se cree dotado de ciertos derechos con respecto a ella, pero en la nueva economía nadie tiene derecho a tener derechos.

Los valores más cotizados en la sociedad global son la fuerza, la flexibilidad y el rendimiento: valores éstos que definitivamente no pueden ofrecerles los ancianos. En cuanto la curva del vigor empieza a declinar y los hábitos mentales a estandarizarse, las personas dejan de ser interesantes para esta economía que llamamos global para evitarnos la pena de llamarla selvática. Confesaba recientemente un joven trabajador del mundo publicitario a la socióloga Katherine Newman: «En este mundo, después de los treinta años eres hombre muerto. La edad mata». Pero esto no sólo sucede en el mundo publicitario, sino en todos los mundos donde el dinero es dios: si se echa un ojo a los anuncios que ofrecen trabajo, se comprobará sin ninguna dificultad que las edades exigidas por los amos de las empresas son cada vez menores. «En la actualidad –ha dicho alguien- los ricos se hacen a los 35 años y los sabios a los 40». ¿Y después de esta edad, qué? Después de esta edad –sugieren los dueños de la tierra- lo mejor que puede hacer un hombre sensato es morirse de una vez. El mundo corre a velocidad supersónica, pero los ancianos no pueden correr; por lo tanto, se quedan. Pontificó hace poco Kevin Kelly, director de Wired, una de las más difundidas revistas del mundo digital: «Fuera de Internet no hay salvación. Quien rechaza la Gracia que viene del ciberespacio gemirá en las tinieblas por toda la eternidad». Tal es el nuevo dogma. No hay sal-

vación para los analfabetos electrónicos, no hay lugar para ellos en la ciberciudad. Pero un día los que hoy somos jóvenes seremos viejos y habremos perdido el dominio de la última invención; nos darán miedo los teléfonos biológicos, perderemos la paciencia picando aquí y allá en los controles remotos y se nos alterará el ritmo cardíaco con el clima de los ascensores supersónicos. Los niños, entonces, nos apuntarán con el dedo y se reirán de nosotros a causa de lo poco diestros que nos habremos vuelto para manejar los últimos cachivaches de la civilización. Nos dirán como a aquel anciano que lloraba: No seas tonto, abuelo. Habremos pasado a formar parte del terrible quinto mundo: del país que no soporta a los lentos. Puesto que este mundo sin corazón salió de nuestras manos –es una creación vergonzosamente nuestra-, justo es que un día nos vayamos a vivir a él. ¡Y claro que nos iremos, no faltaba más! Y si no lo hacemos de buen grado, serán los jóvenes quienes se encarguen de echarnos a la fuerza.

«En este nuevo mundo no son los fuertes quienes triunfan sobre los débiles, sino los rápidos sobre los lentos». PHILIPPE BRETON Le culte de l’Internet


Contrapunto

Simbolismos y realidades

Rincón Poético

Soneto a mi Padre ¡Qué sublime la nobleza de tu frente! ¡Que serena transparencia en tu mirada! Agua pura tu mano sosegada que refresca en el estío calladamente. Incansable Sembrador, con la simiente, toda el alma dejaste en la llanada. Y bendijo tu trabajo la hondonada. Y a tu paso floreció la espina hiriente. ¡Quien cantará tu figura esclarecida como cantan sus destellos en el río los luceros, sobre el agua estremecida! Más no sabe de los mares el rocío. Y esbozando la grandeza de tu vida: ¡qué pobres es mi verso, Padre mío!

Por Luis Gerardo Silos

R

ecientemente observé por mi vecindario una sólida casa destruida a topes con maquinaria como hoy se estila, y vienen a mi mente algunas reflexiones… Es obvio que quien haya construído la casa no tardó una semana en edificarla como sí ocurrió al derrumbarla, la construcción debió tardar por lo menos un par de meses o más si se considera desde la cimentación, la obra negra, los acabados, puertas, ventanas, vidrios, instalación eléctrica, de agua, sanitaria, de gas, etc, etc. Triste destino para algo que debió haberse construido con mucho dinero, además de con ilusión, dedicación de tiempo, etc. Es muy factible además de que esos pisos, muros, techos, albergaron tal vez una familia como tantas, con hijos, padres, con sus momentos de festejos y alegría como también de desilusión y tristezas…hoy son un simple y desangelado terreno… El destruir una casa hasta hace poco tiempo se hacía en forma manual, se ocupaban trabajadores, que tardaban varias semanas en su labor; hoy solo un minibuldozer, con un operario, un camión con un chofer, y si acaso algún otro trabajador terminan prácticamente en horas lo que llevó meses… Así ocurre infortunadamente con algunas instituciones tradicionales que hoy se derrumban como si fueran casas, así ocurre por ejemplo con quienes abortan y asesinan y dan al traste también con sus creencias y sus valores y así andan y conviven aparentemente tan campantes, ocultan en el fondo de sus conciencias, cualquier sentimiento de pesar, o de duelo por esa vida que ya no fue…

Así ocurre también con la institución llamada matrimonio, que anteriormente era todo un proceso con varias etapas, la de la amistad, la del noviazgo, la del compromiso formal, con su anillo de compromiso, la petición de mano, las despedidas a la soltería, la presentación ante la Iglesia, las amonestaciones y por fin la ceremonia misma ante Dios y ante la sociedad, por las leyes religiosa y civil. Hoy para muchos todo lo anterior es de flojera, y haya o no hijos, rápido convienen las partes (hombre y mujer) la disolución del vínculo, libres dicen pero con experiencia para futuros experimentos de pareja, al igual que la casa derrumbada, se prefiere optar por otra experiencia que la lucha diaria y tenaz dentro del matrimonio, hoy se prefiere con mucho el corto plazo que la visión de futuro, hoy nuestros egoísmos acendrados nos obligan y nos atan al primero yo, después yo y al último yo. En fin, todo vino de una casa bien cimentada y derruída en horas al igual que muchos de nosotros que nos sentimos y creemos fuertes y sólidos hasta que los embates de la moda, el aturdimiento, la modernidad, el vacío de nuestras almas que ya no pensamos en que tenemos un Padre Dios, que sale todas las tardes y las mañanas a buscarnos y ver si regresamos a su casa para no solo perdonarnos sino hacernos una comilona, un Redentor Jesús que diariamente nos acompaña en nuestro caminar, un Espíritu Santo a quién deberíamos escuchar y recurrir y una Madre que solo tiene amor y consuelo para darnos y dejar de ser solo un terreno llano, solo y desangelado…

Inicio de Cursos Inicio Lunes 16 de Agosto Lugar: Damián Carmona 115, Zona Centro, SLP Horario: 6:00 pm a 9:00 pm Informes con el Pbro. Jose de Jesús Castillo Madero 300, Zona Centro, (444) 812 45 55


AGOSTO 15 DE 2010

Más allá

de la Filosofía Por Pbro. Antonio Brambila

M

uchos han hecho, cada quien por su cuenta, a su tiempo, y a su manera, aquél descubrimiento que Chesterton hizo un día sobre la Iglesia Católica y que expresaba en la graciosa alegoría de un marinero inglés que salió de aventura y que un día desembarcó en Brighton , armado hasta los dientes y hablando por señas, creyendo que había llegado a una extraña y peligrosa isla de los mares del sur. Chesterton descubrió que mientras él, en pleno ejercicio de su libertad y originalidad se empeñaba en encontrar, en la Iglesia Católica, una nueva herejía y lo que en realidad encontró fue la verdadera Iglesia de Jesucristo. Encontró además, que cuando creía llegar a la verdad con diez minutos de ventaja, en realidad descubría el paraguas. Aprendió también a ver en la Iglesia un como magisterio materno. La Iglesia como las mamás “es alguien que dice verdades” La mamá decía que la abeja pica, y el niño descubrió luego por su cuenta que su madre tenía razón. Así Chesterton, a la vuelta de años y dificultades, encontró que la Iglesia es una entidad “que dice verdades”. No todas se ven en cualquier momento, pero siempre acaban por verse. Y concluía diciendo: “Hay cosas como el celibato, que por el momento no entiendo, pero seguro estoy de que un día las voy a entender”. ¡Que lejos de nosotros parece estar el alegre y mentalmente fornido Chesterton que escribió estas cosas hace poco más de ochenta años! El pertenecía a una raza espiritualmente sanísima, gente que podía estar por años en un error inculpable, pero no se casaba nunca de por vida con el error, y así podían salir de él en cualquier momento en que se les hiciera ver que estaban errados. No tenían ese terrible apego a las ideas propias por el mero hecho de ser propias, que abroquela al hombre en errores imposibles y lo hace del todo impermeable a la luz de la razón. Esa clase de gente era capaz de creer en la Iglesia como en cosas distintas de las propias convicciones. Era capaz de pensar que podía equivocarse, pero que hay sobre la atierra alguien que puede siempre acertar, alguien cuya característica general es la de dar en el clavo. Cuando de maestros se trata, nadie exige de ningún maestro que sea infalible pues a todos nos basta que sea competente. El infalible es el que no puede equivocarse, el competente es el que no se equivoca, aunque puede equivocarse, el que por regla general dice las cosas como son, y que si alguna vez resbala, el resbalón no hace sino confirmar la regla general, que es la de su competencia. Chesterton llegó a mirar en la Iglesia Católica algo así como una madre que advierte a sus hijos las cosas; y en forma tal lo hace, que los hijos comprueban luego por experiencia propia que su madre no solamente les había dicho la verdad en aquella ocasión y en aquella otra, sino que en general tenía el don de ver las cosas y de decirlas como son.

Así se pensó siempre en buena cristiandad. Pero ahora no es así. No que se hayan extinguido lo católicos, a la manera de los megaterios, sino que se han multiplicado los que al revés de Chesterton, no ven en la Iglesia una “entidad que dice verdades”, sino más bien una maestra que al parecer tiene el don de errar. Maestra que por razones meramente históricas se ha arrogado la dignidad magisterial sin que Dios mismo se la haya conferido como ella pretende. Maestra que nos dice a todas horas: “No me puedo equivocar”, pero que nosotros sorprendemos fácilmente en flagrantes equivocaciones. Maestra en fin, que se equivoca con tal frecuencia y pesadez que bien podemos atribuirle sin miedo “el don de errar”. Y ¿qué pasa cando alguien tiene el don de errar? Pues pasa que con ello llega a tener una especie de infalibilidad al revés: como siempre yerra, puede con eso mismo orientarnos. Con sólo ver qué dice y decir nosotros lo contrario o cosa diferente, estamos ya del otro lado.

Muchos están ahora en esa euforia enfermiza que les viene a dudar de la Iglesia. Piensan que en dudar de la Iglesia está ahora la salvación. Pero no se tarda mucho en caer en la cuenta de que la Iglesia en realidad no tiene substitutos. ¡Si al dudar de ella pudieran los cristianos creer realmente en otra cosa con esa fe sólida e inconmovible que es el anhelo profundo del alma en el hombre! Pero no es así. El que duda de la Iglesia tiene que volverse sobre sí mismo y creer en sí mismo. Y creer el hombre en sí mismo, po-ner en su propio yo el cimiento de la certeza es la peor ilusión en que se puede caer. Uno tras otro van haciendo la experiencia, y uno tras otro acaban por expresar el desa-liento, la incertidumbre, la angustia, la frustración. Porque razón no la tienen si dicen que la Iglesia se equivoca cuando habla en esas condiciones que ella misma ha determinado como condiciones de infalibilidad. En el ejercicio de su Magisterio Ordinario falible se ha equivocado más de una vez; pero ella misma dice que esto puede suceder, y nunca ha pretendido lo contrario. Pero no ha sucedido hasta ahora lo que ella siempre ha dicho que no puede suceder, un claro error en materia dogmáticamente definida. Y sin embargo sus hijos vacilantes y orgul-

losos dan de mano a la historia y afirman que sí, que la Iglesia es “una entidad que se equivoca”; con lo cual no les queda sino ir por la vida confiando en si mismos, como si ellos tuvieran en lo personal esa prerrogativa de verdad que se niegan a reconocerle a la Iglesia. Y esto es el vacío, el caos. Habrían de pensar más bien que la razón que no cuenta con algo superior a ella misma para apoyarse en ello, es un don de Dios bien relativo e insuficiente. Y por eso hay cosas que un incrédulo puede decir con cierta coherencia, pero no un creyente. El incrédulo puede decir que no admite ni la posibilidad siquiera de que Dios se comunique sobrenaturalmente con el hombre para manifestarle verdades, y en consecuencia, él, el racionalista, prescinde de toda pretendida divina revelación para atenerse a lo que buenamente pueda él alcanzar con la sola fuer-za de la razón. Pero los creyentes de toda denominación convienen en admitir no sólo que Dios PUEDE comunicarse con el hombre, sino que en verdad lo hizo; y los cristianos consideran la santa Biblia como la palabra revelada por Dios. Por eso hay una profunda inconsecuencia en ese moderno movimiento de desconfianza que se ha abierto paso últimamente entere los católicos y que consiste en considerar a la Iglesia como una entidad que se equivoca. ¿Qué pasa cuando en un juzgado de última instancia está un juez que no sabe Derecho? Lo que pasa es que todas las sentencias quedan jurídicamente inseguras. Dios nos dio la Biblia, está bien. Pero la Biblia es un libro muerto, aunque contenga palabras de vida. Hay que leerlo e interpretarlo. Y es en la lectura y en la interpretación de donde se introduce ese elemento de básica incertidumbre que es la razón humana individual. Mientras no haya una autoridad final que decida sobre las controversias, el don de la Biblia es un don inútil que no nos puede librar de nuestras dudas humanas, sino que pone en duda las más sólidas certezas divinas. Mientras sea la filosofía la que pretende tener la última palabra sobre los grandes temas de la salvación del hombre, no hemos avanzado nada. Es preciso que Dios haya completado el don de su divina palabra escrita con otro don complementario: un Magisterio infalible que nos la explique. Sin este don, el otro no nos saca de la barranca y bien pudiera Dios habérselo guardado en la mano. Por esta razón un buen católico, aún cuando tenga tales y tales dudas concretas que bien pueden ser debidas meramente a su ignorancia, coincida fundamentalmente con Chesterton y su famoso descubrimiento: LA IGLESIA TIENE QUE SER UNA ENTIDAD QUE DICE VERDADES. Y si no es así, la Biblia sale sobrando, En Ella hay elevación y poesía, pero no la certidumbre que salva.

El Sol de México. Página Editorial


16

Por Pacco Magaña

J

esús decía con frecuencia estas palabras cuando alguien le pedía alguna curación: “tu fe te ha curado”, “que se haga como tú crees”; algunos le decían: “si tú quieres puedes curarme”; y Jesús preguntaba: “¿tú crees que yo puedo hacerlo?”, es decir, les interrogaba acerca de su fe en él, no para estar seguro que creían o no en él, sino para poner de manifiesto ante los que le seguían que eran sanados los que querían. Ahora ocurre igual, muchas cosas que necesitamos es preciso pedirlas desde la experiencia de fe; es preciso querer ser sanados por Jesús; tenemos tantas necesidades, tenemos tantas enfermedades en nuestro cuerpo y en nuestro interior; y no podemos decirle a Jesús: “médico, cúrate a ti mismo”, como ocurrió cuando llegó a la sinagoga de Nazaret, pues en aquella ocasión quedó demostrado que el Señor Dios actúa en los que quieren, en los que esperan, en los pobres y marginados que ponen su esperanza en él.

Es cierto que Jesucristo sigue actuando; él sana a muchos de infinidad de enfermedades, dolencias, amarguras, traumas, carencias; pero es necesario querer que eso ocurra. Tenemos mucha necesidad de sanación. La misericordia y el amor compasivo de Jesús no se ha terminado, sigue actuando en los que la imploran, sigue obrando milagros en los que quieren. Queremos ser salvados por Jesús, es decir, sanados en plenitud; la salvación ya está hecha realidad para todos; pero es necesario querer ser salvados. Hace falta mucho más que admirar a Jesús y sorprendernos de sus palabras; hace falta más que tener a Jesús como un gran hombre, o un grande profeta, o bien, como el Hijo de Dios; no somos solo admiradores de Jesucristo, somos o necesitamos ser discípulos; necesitamos ser amantes de Jesús y de sus obras; es muy necesario corresponder a su amor. Es muy necesario

el ser resucitados y ser salvados efectivamente y eso lo dará nuestra voluntad, porque por parte de Jesús la salvación, la resurrección y toda sanación ya está hecha. Los asistentes a la sinagoga de Nazaret admiraron la sabiduría que brotaba de las enseñanzas de Jesús, pero no lo amaban, no creyeron en Él y no aceptaron ser beneficiarios de lo que Jesús dijo momentos antes: “hoy mismo se cumplen las palabras de la Escritura que acaban de oír”; por eso pasó en medio de ellos y se fue a otro lugar de Galilea donde quisieran escuchar su mensaje y aceptar su palabra y su persona. Dejemos que Jesús nos seduzca y nos sane; permitamos que obre en nosotros maravillas; digámosle siempre y en todas partes: sí quiero, sálvame Jesús, yo te acepto como mi médico y mi salvador; digámosle: Si tú quieres puedes curarme, salvarme.

Ya tenemos demasiada carga; hace falta que alguien nos aligere ese peso de la falta de fe, de aquellos males que nos agobian. Hace falta acercarnos a Jesús como lo hizo aquel soldado romano, como aquel ciego que gritaba: “Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí”, como lo hacían muchos leprosos que fueron sanados por Él, o como aquella mujer de la hemorragia de muchos años de sufrimiento; o como muchos, que seguramente se acercaban a Él para que tuviera misericordia y que no están relatados en la Escritura.


17

Desde el Corazón de la Diócesis

¿Cuál es tu misión en la iglesia? Por Rubén Omar Villegas Hernández

L

as condiciones de vida, que brotan de la respuesta de los hombres a Dios, son diversas y enriquecen la acción de la Iglesia. Estas formas de vida son: el laicado y la consagración de la que surgen varias vocaciones específicas. Los Obispos, Presbíteros y Diáconos tienen como misión, por su vocación, presidirnos en la fe. Y a los laicos ¿qué nos toca hacer en la Iglesia? Debemos primeramente saber quiénes son los laicos: Son todos los cristianos que están incorporados a Cristo por el bautismo, que forman el pueblo de Dios… tienen como vocación propia el buscar el Reino de Dios ocupándose de las realidades temporales y ordenándolas según Dios. (Cf. LG 31) En la diversidad de los llamados, los laicos experimentan una vivencia comunitaria propia de su específica vocación. Se puede decir que reproducen el misterio de la Iglesia en sus actividades cotidianas, aportan un sentido de fraternidad sacramental en la Iglesia. La Iglesia ha nacido con este fin: propagar el Reino de Cristo en toda la tierra para gloria de Dios Padre, y hacer así a todos los hombres partícipes de la redención salvadora y por medio de ellos ordenar realmente todo el universo hacia Cristo. La vocación cristiana es, por su misma naturaleza, vocación al apostolado. (Cf PDV 32) Así que no se puede decir que la vida eclesial corresponda al clero y la vida pagana pertenezca a los

laicos, sino que es toda la Iglesia misionera quien tiene que establecer las relaciones Iglesia-mundo desde su mismo ser. Hay en la Iglesia pluralidad de ministerios, pero unidad de misión. A los apóstoles y a sus sucesores les confirió Cristo el encargo de enseñar, de santificar y de regir en su propio nombre y autoridad. Los laicos, por su parte, partícipes del ministerio sacerdotal, profético y real de Cristo, cumplen en la Iglesia y en el mundo la parte que les atañe en la misión del pueblo de Dios. Y como lo propio del estado seglar es vivir en medio del mundo y de los negocios temporales, Dios llama a los seglares a que, con el fervor del espíritu cristiano, ejerzan su apostolado en el mundo a la manera de fermento.

Palabra de Dios

El campo de acción de los laicos es el hogar, la oficina, taller, escuela, mercado, empresa, etc. En todo lugar donde el cristiano se realiza dando testimonio y razón de su fe. Los carismas de los laicos se ponen al servicio de la Iglesia también en la parroquia, aportando su experiencia de vocación laical, ayudan a otros a descubrir la riqueza que pueden trasmitir a otros. La vocación cristiana, en todas sus formas, es un don destinado a la edificación de la Iglesia, al crecimiento del Reino de Dios en el mundo.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones La Iglesia nos presenta a la Madre que hoy asciende al cielo, como regalo de su hijo Jesús, que la quiso preservar de la muerte. En definitiva, es un recordatorio sobre nuestra vida y nuestra fe, que al final serán también una victoria sobre la muerte y sobre todo lo negativo que hay en nuestro mundo y en nosotros.

“Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios”

E

La dignidad de los fieles laicos se nos revela en plenitud cuando consideramos esa primera y fundamental vocación, que el Padre dirige a todos en Jesucristo: la vocación a la santidad, o sea a la perfección de la caridad.

Evangelio según San Lucas 1,39-56

n aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno. Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor”. Entonces dijo María: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre y su misericordia llega de generación en generación a los que lo temen. Ha hecho sentir el poder de su brazo: dispersó a los de corazón altanero, destronó a los potentados y exaltó a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada. Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo, como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre”. María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa. Palabra del Señor.

Sabemos, por supuesto, que la Asunción de la Santísima Virgen no aparece de manera explícita relatada en la Sagrada Escritura; sin embargo, existen resonancias bíblicas que de manera implícita llevan a esa enseñanza: María es “Llena de gracia” (Lc. 1, 26-29); “Pondré enemistad entre tí y la Mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te aplastará la cabeza” (Gen. 1, 15),y sobre todo, el privilegio de la Asunción de María al Cielo se debe a la maternidad divina, el haber sido predestinada para se la Madre de Dios-hecho-Hombre. Esto mismo hizo que el Papa Pío XII definiera el Dogma de la Asunción el 1 de Noviembre de 1950. Dado que La Asunción de la Virgen María al Cielo había sido aceptada como verdad desde los tiempos más remotos de la Iglesia, y era, por tanto, un hecho contenido en la tradición y en la fe del pueblo cristiano. La Bula Munificentissimus Deus afirma: “El consentimiento universal del Magisterio ordinario de la Iglesia proporciona un argumento cierto y sólido para probar que la Asunción corporal de la Santísima Virgen María al Cielo ... es una verdad revelada por Dios y, por tanto, debe ser creída firme y fielmente por todos los hijos de la Iglesia”. 1.- El Magnificat es el canto con el que la Virgen alaba al Señor por su amor y lealtad con la humanidad, es una síntesis de la obra salvadora que vine a realizar Jesús; el momento de un nuevo amanecer porque, Cristo, Luz del mundo está entre nosotros. María es capaz de creer, esperar y de vivir apoyada en las promesas divinas, por eso Dios la escogió y amó . 2.- María evangelizadora. En el momento que María sabe que ha concebido un Hijo, por el anuncio del Ángel, seguramente su alegría y felicidad fueron intensas que Ella no se las guardó para sí misma, sino que se apresuró a compartir, a comunicar el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios, a la persona que más lo necesitaba: Isabel. 3.- Signo de esperanza. El misterio de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo nos invita a hacer una pausa para reflexionar sobre el sentido de nuestra vida aquí en la tierra, sobre nuestro fin último: la Vida Eterna. Por P. Pedro S.S.


18

Palabras desde el

corazón

Testimonios de Seminaristas de la Arquidiócesis de México en la Casa de la Caridad El Seminario Conciliar de la Cd. de México envió por 5 semanas a la Casa de la Caridad a 4 seminaristas que refieren su experiencia en este apostolado.

“L

as comodidades y el status van dibujando en muchos de mis hermanos seminaristas ideales irreales y pobres que sólo consisten en la ambición de llegar a Roma a estudiar y llegar de formadores al seminario o como maestros; ser reconocidos como intelectuales y buscar en otros muchos casos, los puestos importantes en la jerarquía. Eso no me parece que sea nuevo y tampoco exclusivo de mi Iglesia local, pero me parece grave en cuanto que, fuera de los horizontes y las fronteras del DF (en mi caso) hay una Iglesia que sufre y clama ayuda; está Jesús agonizante y sufriente en las personas que muchos desconocemos y que por tanto nos colocan en una plataforma completamente ajena a la realidad tan compleja y heterogénea. Me parece urgente bajo este análisis poder pensar en un plan a futuro y no muy lejano, tal vez a la par que buscar donaciones a la Casa de la Caridad; urge hacer conciencia para que los nuevos sacerdotes no sean ajenos al dolor de la Iglesia en cualquiera de sus facetas, en este caso concretamente a Jesús que sufre la migración, para que haya una Iglesia más comprometida, para que haya sacerdotes que sepan dar la vida por esta noble causa. Creo que es importante a la par que urgente cuestionarse ¿qué hacemos o cómo hacemos para que los que quieren ser sacerdotes conozcan, amen y se entreguen sin mediocridad a Jesús, al Cristo que vive en la casa de la Caridad?” Amado García Vázquez.

“Ante la experiencia de los migrantes tomé una actitud de compasión, sobre todo con quienes vienen maltratados por causa de la autoridad y rateros que se van encontrando en el camino, he recibido una enseñanza muy grande.

Por supuesto y sin dudarlo recomiendo que se siga enviando seminaristas, pues yo he madurado mi decisión respecto a mi vocación sacerdotal y a poder ser un sacerdote santo y entregado a cualquier tipo de personas que necesitan una mano que los guíe. Recomiendo que para la próxima ocasión se tenga un material y una preparación más profunda [en el seminario]

para que los que vivan esta experiencia tengan más herramientas para enfrentar una experiencia de esta índole. La realidad de mi experiencia es la entrega de todo lo que puedo dar para ellos y lo siento pues no me quería ir de la casa y lo que dije es que regresaría y que mis oraciones siempre estarían con ellos. Pedro Arturo Juárez Becerril.

Puedo recomendar a mis superiores que siga desarrollándose esta experiencia de apostolado ya que es una experiencia difícil, pero sin duda muy enriquecedora, ya que se aprende a valorar muchas cosas, cobre todo a valorar la vida que Dios nos ha regalado” Pedro Ramírez Álvarez. “¿Por qué a mí? Por voluntad de Dios y el equipo formador para poder crecer en la humildad y en la caridad. Con esta vivencia he tomado una actitud positiva ante la experiencia de los migrantes, tanto exterior como interiormente, ya que el estar con los migrantes me ayudó a ver una realidad que no conocía, a valorar las cosas que tengo y ayudar al más necesitado. En mi interior a confiar más a Jesús que él está presente con los migrantes. Se debe seguir enviando a seminaristas a la experiencia de migrantes.

ofrece su nuevo servicio de

CONSULTORIO DENTAL Lunes y viernes de 9:00 am a 1:00 pm Pascual M. Hernández 270 Tel: 128.96.97

Fidel de Jesús Pérez “La formación en el seminario en mi parecer, es un poco más de tinte intelectual. Mi experiencia este mes consistió en aprender a escuchar y hacerme hermano de aquel que sufre y aprende a vencer comodidades que uno tiene y a dar más de uno.

Extracciones Empastes Limpieza Consulta


AGOSTO 15 DE 2010

Ordena

cronológicamente algunos pasajes de la vida de la Santísima Virgen María

Cuando se hace algo con GRATUIDAD no se busca pago o recompensa. Esta virtud la vivió la Virgen María toda su vida.


AGOSTO 15 DE 2010

¿Le duelen mucho las rodillas?

¿Le han dicho que el único tratamiento es la cirugía?

El padecimiento en donde se desgasta el cartílago se llama artrósis Homeopatia y productos naturales

Aquí tenemos la solución a su problema hasta desaparecer esos dolores y regenerar (volver a formar) el cartílago. Con un tratamiento natural, además de curar osteoporósis, artrítis y otros problemas de huesos y músculos.

Plaza El Pocito Av. Constituyentes Pte. 49 local 3(carr. Librea Celaya) Querétaro, Qro. Tels. (01 442) 216 99 23 y 196 80 94

Sucursal: Plaza Galerias Constituyentes Ote. No. 34 local 18-B Mercurio, Querétaro, Qro. Tel (01 442) 213 69 60


Edición 81