Page 1

Noëlle, una reflexión sobre la fe

Año 5

No. 229

Semana del 7 al 13 de julio de 2013

Alegría y expectación del Papa, los jóvenes y toda la Iglesia

La Iglesia cree en la Juventud

“Cuando faltan ya pocos días, los preparativos para la Jornada Mundial de la Juventud siguen su rumbo, en la esperanza de un nuevo amanecer”, se lee en el sitio oficial de la misma JMJ. Mientras, ante las manifestaciones populares que piden mejoras sociales, la presidencia de la Conferencia Episcopal de Brasil mantuvo un encuentro con la presidenta de la República Dilma Roussef, que confirmó la importancia del evento mundial de la JMJ y de la visita del Papa Francisco. Se destaca una situación tranquila y la voluntad de impulsar el diálogo y la serenidad y nunca la violencia: La situación está cada vez más tranquila, se distinguen las manifestaciones pacíficas de las violentas, los mismos movimientos insisten para que no haya actos de violencia, no haya vandalismos, insisten para que nadie acuda encapuchado o con el rostro escondido. Las redes sociales se han puesto en marcha para que todas las manifestaciones sean pacíficas y sin violencias.

La película Noëlle, dirigida por el norteamericano David Wall, se alzó con el Pez de Plata a la Mejor Película de la cuarta edición del Festival de Cine Internacional Católico que se celebró a escasos pasos del Vaticano del 24 al 26 de junio.

 Noëlle, escrita producida y dirigida por David Wall, cuenta la historia del padre Jonathan Keene, un sacerdote católico que llega a una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra, enviado por el obispo para cerrar un parroquia. Pero, en contacto con los excéntricos habitantes de la ciudad, antiguos secretos y profundos sentidos de culpa escondidos en él, le harán experimentar una transformación personal. “De esta gran oferta de películas - ha subrayado Armando Torno refiriéndose a los casi 2000 trabajos recibidos, de los que después se seleccionaron las finalistas - emerge un dato de hecho innegable: la fe ha vuelto al centro de la atención de nuestro tiempo”. Señaló también que “este nuevo milenio nos ha devuelto precisamente la necesidad de Dios, la necesidad de reflexionar la fe. Y estas películas lo demuestran de mil maneras, en mil ángulos, imágenes, en mil colores. Sobre todo lo demuestran los temas, los diálogos, las situaciones, a veces los colores que desde la pantalla nos dicen lo importante que es reflexionar sobre la fe”.

 “La fe ha vuelto a ser centro de atención en nuestros tiempos… este nuevo milenio nos ha devuelto precisamente la necesidad de Dios, la necesidad de reflexión de la fe. Y éste tipo de películas lo demuestran de mil maneras, desde mil ángulos distintos, tomas y colores distintos. Sobre todo lo demuestran los temas, los diálogos, las situaciones, a veces los colores que desde la pantalla nos dicen la importancia de reflexionar sobre la fe”, señaló éste crítico del cine.

 La edición de este año del Festival ha sido dedicado a santa Katerina Tekakwitha, la primera santa india norteamericana. En el saludo final, el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, patrocinador del Festival desde su primera edición, se ha reconocido “profundamente conquistado por el séptimo arte”. Subrayó que “es necesario, por tanto, que en una película haya dos componentes que, lamentablemente en el cine moderno no siempre se encuentran: por un lado la profundidad de los temas, de la búsqueda, la interrogación, la gran pregunta que toca la conciencia; por otra parte la belleza, la estética, que no necesariamente se conjuga automáticamente con un tema religioso”.


JULIO 07 DE 2013

¿Qué hacer en estas vacaciones de verano?

Por Pacco Magaña

E

stá ya iniciando el periodo de vacaciones de verano. Este tiempo de descanso para los estudiantes y maestros tiene características propias: es el periodo vacacional más amplio, generalmente los papás no tienen días de reposo como en el caso de navidad y semana santa y tampoco se vive un ambiente festivo generalizado como sucede en los tiempos mencionados. Ante esta situación, una pregunta recurrente de los padres de familia es ¿qué hacer con los niños en las vacaciones? O dicho de una manera menos cruda ¿cómo impulsar o encausar el tiempo libre de los estudiantes? Ante estos cuestionamientos han surgido infinidad de actividades: campamentos de verano, retiros, cursos, etc., o simplemente: “que se vayan de vacaciones con sus abuelitos”. El tiempo de vacaciones es un reto para los padres de familia y debiera serlo también para las autoridades educativas que pocas veces impulsan la creatividad en el uso del tiempo libre. En ocasiones ni las personas mayores sabemos qué hacer con los ratos de descanso, mucho menos los niños, adolescentes y jóvenes. Todos debemos convencernos que las vacaciones no son un tiempo para “no hacer nada” o bien para pasarla dormidos, viendo televisión, entretenidos en el Facebook o con los videojuegos. Deben ser, más bien, un tiempo complementario de la educación escolar. Pero para cambiar esta situación se tendría que pensar la educación más allá de las aulas. Una equivocada o enfermiza vivencia del tiempo libre puede tener consecuencias graves: desequilibrio de varios factores determinantes para la salud y la calidad de vida del individuo, sedentarismo, descomposición del núcleo familiar, inestabilidad afectiva y emocional, deterioro del ambiente urbano, crisis de valores, violencia, drogadicción, aislamiento y baja autoestima, entre muchas otras. Pero, si queremos resultados distintos, muchas cosas debemos transformar, entre ellas un adecuado aprovechamiento de las vacaciones. Los estudiantes tienen que ser educados para que hagan de su descanso un espacio que les proporcione elementos para su desarrollo integral, conduciéndolos a adquirir hábitos de vida saludables, que le permitan vislumbrar y construir un proyecto de vida. En otras palabras: padres de familia e instituciones a quienes como sociedad “pagamos” o “mantenemos” para que vean por el futuro de nuestra nación, deben ver las vacaciones como una etapa importante en la formación de las futuras generaciones y no como un tiempo muerto o desaprovechado. La formación de los niños y jóvenes es un reto, ojalá que todos los estudiantes se saquen un diez en la creatividad y en el fructuoso aprovechamiento del tiempo libre, desde luego, con la ayuda de su familia.

El Juicio Final

Queridos hermanos y hermanas: En el Credo profesamos que Jesús “de nuevo vendrá con gloria para juzgar a los vivos y a los muertos”. La historia humana comienza con la creación del hombre y la mujer a imagen y semejanza de Dios y concluye con el juicio final de Cristo.

A menudo nos olvidamos de estos dos polos de la historia, y sobre todo la fe en el regreso de Cristo y en el juicio final a veces no está tan clara y sólida en el corazón de los cristianos. Jesús durante su vida pública, a menudo ha reflexionado sobre la realidad de su venida final. Sobre todo recordamos que, con la Ascensión, el Hijo de Dios ha llevado al Padre nuestra humanidad que Él asumió y quiere atraernos a todos hacia sí mismo, llamar a todo el mundo para ser recibido en los brazos abiertos de Dios, para que, al final de la historia, toda la realidad sea entregada al Padre. Hay, sin embargo, este “tiempo intermedio” entre la primera venida de Cristo y la última, que es precisamente el momento que estamos viviendo. Lo que se nos pide es estar preparados para el encuentro: preparados a un encuentro, a un hermoso encuentro, el encuentro con Jesús, que significa ser capaz de ver los signos de su presencia, mantener viva nuestra fe, con la oración, con los Sacramentos, estar atentos para no caer dormidos, para no olvidarnos de Dios. La vida de los cristianos dormidos es una vida triste; no es una vida feliz. El cristiano debe ser feliz, en la alegría de Jesús. ¡No se duerman! La parábola, la de los talentos, nos hace reflexionar sobre la relación entre la forma en que usamos los dones recibidos de Dios y su regreso, cuando nos pedirá cuentas de cómo los hemos utilizado (cf. Mt 25,1430). Conocemos bien la historia: antes de salir de viaje, el dueño da a cada siervo algunos talentos para que sean bien utilizados durante su ausencia. Al primero le entrega cinco, dos

Fundado por el Arz. Emérito Don Luis Morales Reyes

La RED no necesariamente apoya la publicidad de nuestros anunciantes.

al segundo y uno al tercero. Durante su ausencia, los dos primeros siervos multiplican sus talentos - se trata de monedas antiguas- mientras que el tercero prefiere enterrar su propio talento y entregarlo intacto a su dueño. A su regreso, el dueño juzga su trabajo: alaba a los dos primeros, mientras que el tercero viene expulsado fuera de la casa, porque ha mantenido oculto por temor el talento, cerrándose sobre sí mismo. Un cristiano que se encierra dentro de sí mismo, que oculta todo lo que el Señor le ha dado ¡no es un cristiano! ¡Es un cristiano que no agradece a Dios todo lo que le ha dado! Esto nos dice que la espera del retorno del Señor es el tiempo de la acción. Nosotros somos el tiempo de la acción, tiempo para sacar provecho de los dones de Dios, no para nosotros mismos, sino para Él, para la Iglesia, para los otros, tiempo para tratar siempre de hacer crecer el bien en el mundo. En la plaza, he visto que hay muchos jóvenes. ¿Es verdad esto? ¿Hay muchos jóvenes? ¿Dónde están? A ustedes, que están en el comienzo del camino de la vida, pregunto: ¿Han pensado en los talentos que Dios les ha dado? ¿Han pensado en cómo se pueden poner al servicio de los demás? ¡No entierren los talentos! Apuesten por grandes ideales, los ideales que agrandan el corazón, aquellos ideales de servicio que harán fructíferos sus talentos. La vida no se nos ha dado para que la conservemos celosamente para nosotros mismos, sino que se nos ha dado, para que la donemos. ¡Queridos jóvenes, tengan un corazón grande! ¡No tengan miedo de soñar cosas grandes! Queridos hermanos y hermanas, no tengamos nunca miedo de mirar el juicio final; que ello nos empuje en cambio a vivir mejor el presente. Dios nos ofrece con misericordia y paciencia este tiempo para que aprendamos cada día a reconocerlo en los pobres y en los pequeños, para que nos comprometamos con el bien y estemos vigilantes en la oración y en el amor.

Que el Señor, al final de nuestra existencia y de la historia, pueda reconocernos como siervos buenos y fieles.


Concilio Vaticano II

La formación sacerdotal Por P. Juan José Torres Galván

L

a deseada renovación de toda la Iglesia depende en gran parte del ministerio sacerdotal. Por esta razón el Decreto conciliar OPTATAM TOTIUS nos presenta los principios fundamentales para la formación sacerdotal. Lo que se afirma para la formación de los futuros sacerdotes se debe aplicar a los del clero diocesano y religioso, a los presbíteros de rito latino y a los de rito oriental. El Concilio ofrece sólo leyes generales. Cada nación o cada rito deberá establecer normas de formación sacerdotal, acomodando las leyes universales a las circunstancias de lugar y tiempo. El objetivo de estas normas debe ser que la formación sacerdotal responda a las necesidades pastorales. El fomento de las vocaciones sacerdotales es deber de toda la comunidad de fieles: las familias, las parroquias, los maestros y educadores, las asociaciones católicas, los sacerdotes (cuyo testimonio de vida humilde, mutua caridad y unión fraterna entre todos los presbíteros, será un elemento clave para atraer a otros a abrazar la vocación sacerdotal). Es deber del obispo impulsar en la Diócesis el fomento de las vocaciones. Se recomiendan los medios tradicionales de cooperación: la oración constante, la penitencia y la formación de los fieles. La pastoral vocacional se debe establecer en cada Iglesia local de manera que organice y promueva la pastoral para el fomento de las vocaciones en el Pueblo de Dios. Esta pastoral vocacional debe tener sensibilidad misionera para apoyar a las regiones que pasan necesidades más urgentes. En los seminarios menores los alumnos han de recibir una peculiar formación religiosa acorde a su edad, espíritu y evolución, conforme a la sana psicología y sin descuidar la relación con la propia familia. Los estudios deben ser organizados de tal manera que los alumnos no tengan perjuicio alguno si modifican su opción vocacional. Los Seminarios Mayores son necesarios para la formación de los sacerdotes. En ellos toda la educación debe tender a formar en ellos verdaderos pastores a ejemplo de nuestro Señor Jesucristo, capacitándolos para desempeñar el ministerio de la Palabra, el ministerio del culto y la santificación y el ministerio pastoral, mediante el cual se configuran con Cristo que no vino a ser servido, sino a servir y a dar la vida (ver Mc 10, 45, Jn 13, 12-17). La formación pastoral es el objetivo fundamental de todos los aspectos formativos que ofrece el Seminario. Los superiores y profesores han de elegirse de entre los mejores del presbiterio, procurando que tengan doctrina sólida, experiencia pastoral, formación espiritual y pedagógica. Para este fin se deben implementar periódicamente cursos y asambleas para formadores. Del testimonio de unidad del equipo formador depende el éxito de la formación de los alumnos. Todos los presbíteros consideren al Seminario como el corazón de la Diócesis y préstenle gustosa ayuda. Los formadores deben investigar cuidadosamente en los candidatos al sacerdocio: la rectitud de intención; libertad; idoneidad espiritual, moral e intelectual; salud física y psíquica (incluyendo condiciones hereditarias); capacidad para cumplir las cargas sacerdotales y los deberes pastorales. En cuanto a la selección de candidatos, procedan con firmeza de ánimo, pues Dios no permitirá que su Iglesia carezca de ministros si son promovidos los dignos. Referencia de lectura: Optatam Totius 1-6

JULIO 07 DE 2013

¡No tengan miedo!

¡¡Unidos en oración por nuestros jóvenes!!

Queridas familias potosinas, les saludo deseando que la alegría del Señor esté siempre con ustedes. Hemos llegado al mes de julio y en él tenemos presente la Jornada Mundial de Juventud a celebrarse en Río de Janeiro, Brasil del 23 al 28 de este mes. Quiero invitarles de todo corazón a unirnos en oración por nuestros jóvenes que, siguiendo la invitación del Santo Padre Francisco, estarán viviendo estos días de Encuentro con el Señor Jesús, quién les espera con los brazos abiertos para hacerles sentir lo mucho que les ama. Pienso en la gran mayoría de nuestros jóvenes potosinos que no tendrán la oportunidad de participar, yo les invito a que desde aquí estén en comunión con los que estando allá podrán representarlos. Mis queridos jóvenes: Reciban la invitación del Señor que hoy les llama a compartir la alegría de su fe. 1.- La alegría nace de Dios La Carta del apóstol san Pablo a los Filipenses: «¡Alegraos siempre en el Señor!» (4,4). En efecto, la alegría es un elemento central de la experiencia cristiana. Esta es una de las características de estos encuentros. Vemos la fuerza atrayente que ella tiene: en un mundo marcado a menudo por la tristeza y la inquietud, la alegría es un testimonio importante de la belleza y fiabilidad de la fe cristiana. Hay muchos jóvenes que se preguntan: ¿es verdaderamente posible hoy en día la alegría plena? Esta búsqueda sigue varios caminos, algunos de los cuales se manifiestan como erróneos, o por lo menos peligrosos. Pero, ¿cómo podemos distinguir las alegrías verdaderamente duraderas de los placeres inmediatos y engañosos? ¿Cómo podemos encontrar en la vida la verdadera alegría, aquella que dura y no nos abandona ni en los momentos más difíciles? En realidad, todas las alegrías auténticas, ya sean las pequeñas del día a día o las grandes de la vida, tienen su origen en Dios, aunque no lo parezca a primera vista, porque Dios es comunión de amor eterno, es alegría infinita que no se encierra en sí misma, sino que se difunde en aquellos que Él ama y que le aman. Dios nos ha creado a su imagen por amor y para derramar sobre nosotros su amor, para colmarnos de su presencia y su gracia. Dios quiere hacernos partícipes de su alegría, divina y eterna, haciendo que descubramos que el valor y el sentido pro-

fundo de nuestra vida está en el ser aceptados, acogidos y amados por Él, y no con una acogida frágil como puede ser la humana, sino con una acogida incondicional como lo es la divina: yo soy amado, tengo un puesto en el mundo y en la historia, soy amado personalmente por Dios. Y si Dios me acepta, me ama y estoy seguro de ello, entonces sabré con claridad y certeza que es bueno que yo sea, que exista. 2. Mantener siempre en el corazón la alegría cristiana Aquí nos preguntamos: ¿Cómo podemos recibir y conservar este don de la alegría profunda, de la alegría espiritual? Un Salmo dice: «Sea el Señor tu delicia, y él te dará lo que pide tu corazón» (Sal 37,4). Jesús explica que «El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo» (Mt 13,44). Encontrar y conservar la alegría espiritual surge del encuentro con el Señor, que pide que le sigamos, que nos decidamos con determinación, poniendo toda nuestra confianza en Él. Queridos jóvenes, no tengan miedo de arriesgar su vida abriéndola a Jesucristo y su Evangelio; es el camino para tener la paz y la verdadera felicidad dentro de nosotros mismos, es el camino para la verdadera realización de nuestra existencia de hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza. Queridos amigos, aprendan a descubrir cómo actúa Dios en sus vidas, descúbranlo en los acontecimientos de cada día. Sepan que jamás los abandonará. Vuelvan cada día su mirada hacia Él. En la cruz entregó su vida porque los ama. La contemplación de un amor tan grande da a nuestros corazones una esperanza y una alegría que nada puede destruir. Un cristiano nunca puede estar triste porque ha encontrado a Cristo, que ha dado la vida por él. Queridos jóvenes, el Papa Francisco el pasado mes de abril les cuestionaba: ¿han pensado en los talentos que Dios les ha dado? ¿Han pensado cómo ponerlos al servicio de los demás? ¡No entierren estos talentos! La vida no se tiene para guardarla para uno mismo, se tiene para entregarla. Les abrazo y les bendigo en el nombre del Señor. +Jesús Carlos Cabrero Romero Arzobispo de San Luis Potosí


El hombre muere haciendo planes

Nuestra historia

Galileo Galilei

Astrónomo, filósofo, matemático y físico italiano que estuvo relacionado estrechamente con la revolución científica. Eminente hombre del Renacimiento, mostró interés por casi todas las ciencias y artes (música, literatura, pintura). Sus logros incluyen la mejora del telescopio, gran variedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyo determinante para el copernicanismo. Ha sido considerado como el «padre de la astronomía moderna», el «padre de la física moderna» y el «padre de la ciencia». Por Pbro. Lic. Rubén Pérez Ortiz

(Primera parte)

E

Pbro. Lic. Salvador González Vásquez

s imposible detener el curso de la vida, porque el mundo está en constante movimiento. La vida es acción, y ésta se dirige hacia adelante. Mientras vivimos, vamos en camino. Pero la vida es tan incierta, que nadie tiene asegurado su mañana. Y el miedo a lo inseguro, hace que el hombre frene el paso de la vida. Pero el mundo no se detiene, y no podemos mantenernos fuera de su ritmo. Hay que entrar en sintonía con el movimiento vital. El miedo a la frustración es algo que atormenta al hombre, y en eso consiste el sufrimiento. Éste se da, por causa de tantos anhelos frustrados. En la existencia también va incluida la frustración, pero esa no debe ser una razón para que el hombre deje de hacer proyectos. Cuando el hombre planea, siempre existe un margen de riesgo, pero la fe es la garantía de su realización. No hay que olvidar que el hombre es un ser de esperanza, y ésta muere al último. En el momento en que el hombre pierde la esperanza, comienza a ponerle un freno a su existencia. Porque mientras vivimos hacemos planes, ya que si hay vida, también hay esperanza.

E

n el interesante libro: «Galileo, su tiempo, su obra y su legado» encontramos importantes datos de éste eminente personaje del renacimiento. Nació en Pisa el 15 de febrero de 1564. Sus padres: Giulia degli Ammannati y de Vincenzo Galilei el cual era florentino y procedía de una familia que tiempo atrás había sido ilustre; músico de vocación, las dificultades económicas lo habían obligado a dedicarse al comercio, profesión que lo llevó a instalarse en Pisa. Hombre de amplia cultura humanista, fue un intérprete consumado y un compositor y teórico de la música, cuyas obras sobre el tema gozaron de una cierta fama en la época. De él hubo de heredar Galileo no sólo el gusto por la música (tocaba el laúd), sino también el carácter independiente y el espíritu combativo. Galileo fue el primogénito de siete hermanos de los que tres (Virginia, Michelangelo y Livia) hubieron de contribuir, con el tiempo, a incrementar sus problemas económicos. En 1574 la familia se trasladó a Florencia y Galileo fue enviado un tiempo al monasterio de Santa Maria di Vallombrosa, como alumno bajo el cuidado del religioso Jacobo Borghini donde estudió: griego, latín y lógica. En 1581 Galileo ingresó en la Universidad de Pisa, donde se matriculó como estudiante de medicina por voluntad de su padre. Cuatro años más tarde, sin

embargo, abandonó la Universidad sin haber obtenido ningún título, aunque con un buen conocimiento de Aristóteles. Entretanto, se había producido un hecho determinante en su vida: su iniciación en las matemáticas, al margen de sus estudios universitarios, y la consiguiente pérdida de interés por su carrera como médico. De vuelta en Florencia en 1585, Galileo pasó unos años dedicado al estudio de las matemáticas, aunque interesado también por la filosofía y la literatura; de esa época data su primer trabajo sobre el baricentro de los cuerpos -que luego recuperaría, en 1638, como apéndice de la que habría de ser su obra científica principal- y la invención de una balanza hidrostática para la determinación de pesos específicos, dos contribuciones situadas en la línea de Arquímedes, a quien Galileo no dudaría en calificar de «sobrehumano». Su trabajo experimental es considerado complementario a los escritos de Francis Bacon en el establecimiento del moderno método científico y su carrera científica es complementaria a la de Johannes Kepler. Su trabajo se considera una ruptura de las teorías asentadas de la física aristotélica y su enfrentamiento con la Inquisición romana de la Iglesia Católica suele presentarse como el mejor ejemplo de conflicto entre religión y ciencia en la sociedad occidental.

Los existencialistas dicen que el hombre es un ser de proyectos; es imposible vivir sin proyectar. El hombre se la pasa haciendo planes, vive mirando hacia el futuro, aunque éste sea incierto. Es por eso, que ni la edad, ni la incertidumbre, ni lo imprevisto deben ser un obstáculo para que el hombre deje de ser proyecto, es decir que no puede dejar de hacer futuro. Cuando no miramos de frente, estamos renunciando a seguir trazando el proyecto de la propia vida; nos resistimos a vivir. El hombre muere haciendo planes, porque su vida misma es un proyecto. El hombre no puede perder la esperanza, porque la vida está hecha de esperanzas. En esta vida se vive más de ilusiones, que de realidades. No hay que dejar de andar poniendo la mirada en el mañana, y caminar significa proyectar. No hay que sufrir pensando en el final, cuando existe el temor ante el fin, es cuando comienza el final de nuestra vida. No hay que acabarse antes de tiempo, que nadie muere en la víspera. Hay que esperar la muerte haciendo planes. Para que cuando llegue el ocaso de nuestra existencia, no se haya perdido la esperanza. Porque ésta, solo se acaba hasta el día en que termina nuestra vida.


05

Benito que te necesito Por P. Kino

E

(Primera parte)

l 11 de julio se celebra san Benito. Quise escribir de él, pues es un santo que actualmente tiene mucha difusión, pero le inventamos cada barbaridad que lo que pretendo en este artículo es purificar un poco la auténtica devoción a él. En el templo del Divino Niño del Desagravio, se encuentra la imagen de san Benito, junto a él se encuentra un cuervo, y no falta que las personas pregunten más que por qué la presencia de este pajarraco, más que por qué san Benito sea santo. San Benito nació en Nursia (Italia). Vivió del 480 al 547. Desde su corta edad se retiró a una cueva de Subiaco. Ahí estuvo en penitencia, y el demonio lo tentaba para que dejara la soledad. Quiero aclarar, que en ese tiempo era una manera de encontrar la santidad a través de una vida ermitaña, hoy ya no, hoy se habla de santificarse en comunidad, aunque es cierto que en ocasiones es necesario para fortalecer nuestro espíritu un momento de soledad con Dios. Sucedió que poco a poco acudieron discípulos para seguir los pasos de Benito, eligiéndolo como superior. Pero en todos lados se cosen habas, y no faltó quien, dentro de estos discípulos, lo envidiara y pretendieran hacerle el mal. Se dice que en una ocasión sus enemigos de congregación le echaron a su vino veneno, pero cuando Benito lo bendijo el vaso se quebró, por eso algunas imágenes de san Benito tienen una copa o vaso roto. En otra ocasión lo intentaron envenenar dándole un pan, pero un cuervo pasó volando y se lo arrebató de las manos, por eso en la imagen que tenemos en el Templo del Niño del Desagravio se encuentra un cuervo con un pan en el pico. Por cierto en este templo un amigo medio hereje fue por curiosidad a ver el cuervo antes que a san Benito, así como unos van a ver más el cocodrilo de santa Martha que a la misma santa, no se vale, pero bueno continuemos la historia de Benito. Una prueba muy fuerte de la carne que tuvo san Benito, fue cuando un monje de nombre Florencio, le llevó siete prostitutas de la ciudad y las hizo bailar como Dios las trajo al mundo en el jardín del monasterio, eso ya no lo soportó Benito, y al verlas así hizo lo que usted y yo querido lector hubiéramos hecho… sí, irnos de aquel lugar y fundar una nueva comunidad en otra parte. Por cierto de su enemigo Florencio, dice la historia, brincó tanto de alegría al verlo partir desde un mirador del convento, que el mirador se cayó y ahí fue el fin de este monje Florencio.

Cambio de vida Por Pbro. Lic. Héctor Colunga colunga46561@hotmail.com

U

na mañana me desperté y dije: “Señor, quiero cambiar a mí mismo” y entonces comencé a hacer muchas cosas:

Comencé a rezar más, y descubrí que la oración es la forma de comunicarse con Dios; le tomas más sentido a la vida y, especialmente lo bendices porque Él es bueno y te da tantas cosas sin merecerlo. Si no rezas pierdes el rumbo; no sabes quién eres, ni a dónde vas. Si dejas de rezar para hacer muchas cosas, la verdad no haces nada, pero si lo haces, te rinde más el tiempo. Comencé a arreglar mi cuarto; siempre que llegaba aventaba las cosas donde cayeran y se fueron acumulando a tal punto, que eran cerros de papeles y ropa que no estaban en su lugar; me di cuenta que cuando se acumulan las cosas, es porque no las ordené a tiempo. Comencé a leer, a tomar mis viejos amigos que me enseñan a pensar y a saber; siempre nos justificamos que no tenemos tiempo para este hábito; ahora digo que el tiempo existe, lo que pasa es que está muy mal administrado. Comencé a hacer un alto en mi camino, a hacer una película de mi vida, de todo lo bueno y malo que me ha acontecido durante mi existencia; les manifiesto que quiero continuar aquello que tengo bueno, por muy poco que sea, y aniquilar o desterrar aquello que no me favorece en mi vida personal. Comencé a valorar a mis padres, hermanos, y a toda la gente de buen corazón que me aprecia, e incluso me ayuda en mis obras de caridad; estoy convencido que todo lo que hacen no es por mí ni para mí, sino para ayudar a la gente pobre y necesitada y porque ven en los rostros sufrientes la imagen de Jesús. Comencé a estimar más mi vida y conservar mi salud; a hacer algún ejercicio, comer menos y sobre todo lo que me hace daño; comer despacio y disfrutar mi alimento; dejar algún vicio que afecta mi integridad, mi cuerpo y mi salud; si somos templos del Espíritu Santo, debemos hacer el mejor esfuerzo para que habite en nosotros la fuerza de su amor. Comencé a sonreír, a ver la vida de otra manera, con optimismo; a ser positivo y con entusiasmo, buscando la forma de lograr mis ideales y objetivos. Si las cosas no salieran como las pensé, recordaré que tengo oportunidades para lograrlo. Comencé a descubrir que la vida es la ocasión que Dios nos da para ser felices y demostrar que el ser humano cuando está unido al amor y al interés común, es una fuerza inquebrantable. Comencé a reconocer que no hay que hacer cosas buenas que parecen malas, pero por las circunstancias del momento, a veces son necesarias. Por último, me di cuenta, que nunca es tarde para cambiar, sólo basta la fuerza de voluntad para lograrlo.


El santo de hoy

El sacerdote,

maestro de la vida interior Por Pbro. José Antonio Martínez Ortiz

P

ara poder responder de la mejor manera a Dios necesitamos de una vida interior en constante crecimiento y renovación, y es aquí donde la espiritualidad juega un papel fundamental para que nuestra respuesta a Dios lleve a plenitud nuestro ministerio y existencia. Y comenzaré definiendo qué es la espiritualidad del sacerdote. Hay distintas definiciones de lo que es la espiritualidad y es común presentar la espiritualidad como sinónimo de vivir bajo la acción de Espíritu. También como la forma envolvente y unificadora de entender toda la vida. Hans Urs Von Baltasar la describe como la actitud básica, práctica o existencial, propia de hombre y que es consecuencia y expresión de una visión religiosa. Besnard dice que la espiritualidad no es más que la estructuración de una persona adulta sobre la fe, según, su propia inteligencia su vocación y su carisma por un lado y las leyes del misterio cristiano por otro. Podemos concluir que es la misma identidad del cristiano la que incluye espiritualidad. En el caso del sacerdote la identidad y la espiritualidad sacerdotal se corresponden. El CV II introdujo un gran cambio al presentar la espiritualidad propia del presbítero que parte no de los medios si no del mismo ministerio: “pues ellos se ordenan a la perfección de la vida por las mismas acciones sagradas que realizan cada día, como por todo su ministerio, que desarrollan en unión con el obispo y los presbíteros” (PO 12). Podemos decir que existe una espiritualidad propia del presbítero relacionado con su identidad y que no es otra cosa que vivir su propia identidad; pero se trata de un vivir la identidad presbiteral conformando desde ella la persona y la vida del sacerdote. Esto es espiritualidad sacerdotal. La espiritualidad del sacerdote es vivir su identidad. La identidad del sacerdote, entonces, deriva de la participación especifica en el Sacerdocio de Cristo, por lo que el ordenado se transforma en la Iglesia y para la Iglesia en imagen real, viva y transparente de Cristo Sacerdote: « una representación sacramental de Jesucristo Cabeza y Pastor». Por medio de la consagración, el sacerdote « recibe como don un poder espiritual, que es participación de la autoridad con que Jesús, mediante su Espíritu, guía a la Iglesia ». Esta identificación sacramental con el Sumo y Eterno Sacerdote inserta específicamente al presbítero en el misterio trinitario y, a través del misterio de Cristo, en la comunión ministerial de la Iglesia para servir al Pueblo de Dios (DMVP 2). Es esencial para la identidad del sacerdote la referencia a la trinidad. Esta referencia es necesaria para la comprensión del sacerdocio y para su espiritualidad, debe verse como relación real y viva del Padre, y del Hijo y del Espíritu con el sacerdote. Es por eso importante incorporar la presencia trinitaria en el ser y en actuar del sacerdote y vivirla. Podíamos seguir la línea de la lógica: si la trinidad esta constitutivamente en la realidad del sacerdocio ministerial, la espiritualidad sacerdotal deberá contar con la Trinidad; y diríamos más aún: no abrá espiritualidad sacerdotal si no cuenta con la vivencia de la Trinidad. En efecto, “nuestra identidad tiene su fuente última en la caridad del Padre. Al Hijo -Sumo Sacerdote y Buen Pastor — enviado por el Padre, estamos unidos sacramentalmente a través del sacerdocio ministerial por la acción del Espíritu Santo. La vida y el ministerio del sacerdote son continuación de la vida y de la acción del mismo Cristo. Esta es nuestra identidad, nuestra verdadera dignidad, la fuente de nuestra alegría, la certeza de nuestra vida”. La identidad, el ministerio y la existencia del presbítero están, por lo tanto, relacionadas esencialmente con las Tres Personas Divinas, en orden al servicio sacerdotal de la Iglesia (DMVP 3).

San Fermín N

acido en Pamplona, hijo, según parece, de Firmo, alto funcionario de la administración romana, llegó a ser obispo de esta ciudad, que le venera como Patrón. Extendiendo su predicación a las Galias, muere mártir de su fe, probablemente hacia la mitad del siglo III. Su fiesta se celebra el 7 de julio. «Siete de julio». Cada año por esta fecha, Pamplona respira alegría. Sus calles se llenan de color y bravura. Sus templos rebosan fe y amor: es el día de su Patrón, y los pamploneses, agradecidos, van superándose de año en año en la celebración de su fiesta. Pamplona no podrá olvidar nunca a su hijo preclaro que fue el primer obispo de la naciente cristiandad de la entonces llamada Pompelon: tiene un don demasiado grande que agradecerle, su fe, que hoy es ya esencia del alma navarra. Cuando Fermín vino al mundo, aún no había cristianos en Navarra. Entre los habitantes de la pequeña unidad urbana, se encontraban los padres de Fermín —Firmo y Eugenia— que pertenecían a la aristocracia romana que llevaba la administración de la ciudad. La leyenda nos presenta a estos esposos llenos de un profundo espíritu religioso, que, aunque paganos, ofrecían sus dones a los dioses teniendo puesta en ellos su fe. Un día, al dirigirse al templo de Júpiter, para ofrecer sacrificios, se detuvieron a escuchar a un extranjero que estaba predicando la doctrina de un Dios llamado Cristo. Interesados en las verdades que exponía, Firmo y Eugenia le invitaron a su hogar, donde el presbítero Honesto vio por primera vez a aquel niño a quien más tarde prepararía para ser santo. En la intimidad del hogar, las convincentes palabras de aquel apóstol enviado por san Saturnino, obispo de Tolosa, conmovieron a toda la familia de Firmo. Poco después vino el propio san Saturnino en persona, que evangelizó en Navarra a más de cuarenta mil paganos, siendo él quien bautizó a Fermín y a sus padres. Vuelto san Saturnino a Tolosa, Honesto se dedica con afán a formar al joven Fermín, cuya personalidad había adivinado apenas le vio. A sus diez y ocho años consigue que hable en público, y cause la admiración de todos. Parece que es entonces cuando sus padres le envían a Tolosa, poniéndole bajo la dirección de Honorato, obispo y sucesor de Saturnino. Éste le ordena presbítero y más adelante le consagra obispo de Pompelon, su ciudad natal.


07

Por: Luis Marino Moreno Flores

¿Estamos locos?

Una visión amena de la psicología Manfred LützCantabria Editorial Sal Terrae, 2010, 237 páginas.

N

os hallamos ante un libro que es en realidad un análisis social “sin pelos en la lengua”, a la vez que una divertida introducción a la psicología. ¿Qué son la depresión, la ansiedad, el pánico, la esquizofrenia, la adicción, la demencia y todo ese tipo de males? ¿Y qué se puede hacer contra ellos? Manfred Lütz, uno de los psiquiatras más famosos de Alemania y dotado además de un notable sentido de humor, promete todos los diagnósticos, todas las psicoterapias… y encima de forma amena. ¡Una locura!

MANFRED LÜTZ, nacido en 1954, es psiquiatra, psicoterapeuta y teólogo. Es experto, entre otras cosas, en psicoterapia sistémica centrada en la solución, así como un psicoterapia conductual y psicoanalítica. Desde 1997 desempeña el cargo de director médico del hospital Alexian de Colonia. En 1981 fundó el grupo juvenil de integración Brucle-Krucke (Puente-Muleta), que reúne a jóvenes discapacitados y no discapacitados de Bonn. Saltó a la fama gracias a varias superventas: La alegría de vivir 2002, y Dios :una breve historia del Eterno, en 2008.

Iglesia Universal CIUDAD DEL VATICANO.- El pasado viernes 5 de julio, en el Aula Juan Pablo II de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, tuvo lugar la presentación de la primera Encíclica del Papa Francisco, Lumen fidei. Intervinieron en esta rueda de prensa el Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los obispos con monseñor Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe y Mons. Rino Fisichella, Presidente del Consejo pontificio para la promoción de la Nueva Evangelización. CIUDAD DEL VATICANO.- En sus palabras previas al rezo del Ángelus, frente a los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco subrayó la importancia de aprender a escuchar a nuestra conciencia, pues el espacio “de la escucha de Dios”. “La conciencia es el espacio interior de la escucha de la verdad, del bien, de la escucha de Dios; es el lugar interior de mi relación con Él, que habla a mi corazón y me ayuda a discernir, a comprender el camino que debo recorrer, y una vez tomada la decisión, a ir adelante, a permanecer fiel”. CIUDAD DEL VATICANO.- Al celebrarse el 29 de junio, el “Día del Papa”, la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, el Papa Francisco destacó que el obispo de Roma está llamado a confirmar en la fe, el amor y la unidad.

En la Misa presidida en la Basílica de San Pedro, el Santo Padre destacó la presencia de obispos de todo el mundo -entre ellos los 34 arzobispos que recibieron el palio arzobispal esta mañana- lo que le da “un tono de mayor alegría” y “es una gran riqueza que, en cierto modo, nos permite revivir el acontecimiento de Pentecostés: hoy, como entonces, la fe de la Iglesia habla en todas las lenguas y quiere unir a los pueblos en una sola familia”. MADRID.- Javier Menéndez, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada en España (AIN), destacó la generosidad de sus benefactores españoles que, pese a la crisis económica que enfrenta el país, no han dejado de dar sus donaciones para ayudar a los cristianos del tercer mundo.
 Menéndez aclaró que AIN no es una ONG que solo ayuda, sino que tienen “un matiz pastoral y evangelizador muy fuerte e importante”. “Llevamos a cabo campañas de recaudación de dinero, campañas de información y también campañas de oración.

Iglesia de México Para leer bien, y escribir mejor

MÉXICO.- Durante la Santa Misa celebrada en la Basílica de San Pedro, en ocasión de la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, el Santo Padre Francisco impuso el palio a 35 arzobispos, entre ellos tres mexicanos: S.E. Mons. Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey; S.E. Mons. Alfonso Cortés Contreras, Arzobispo de León; y S.E. Mons. Fabio Martínez Castilla, Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez. El Papa Francisco, en su homilía, afirmó que la variedad en la Iglesia, se funde siempre en la armonía de la unidad, como un gran mosaico en el que las piezas se juntan para formar el único gran diseño de Dios. MÉXICO.- Empresarios y operadores turísticos pusieron en manos de la Virgen de Guadalupe el nuevo recorrido turístico-religioso por sitios esenciales de la vida de san Juan Diego, en la capital y el Estado de México, durante una Misa celebrada en Basílica por Mons. Diego Monroy Ponce. Está disponible para los turistas la nueva ‘Ruta de San Juan Diego al encuentro de la Virgen’, para que los peregrinos de todas partes de México y del extranjero, formen sus grupos y recorran seis sitios donde se forjó la fe guadalupana.

Iglesia Potosina SAN LUIS POTOSÍ.- La Iglesia Potosina se sigue preparando, en el año de la fe, para llevar a cabo su “Jornada Diocesana de la fe”. Éste próximo 26 de julio, en el estadio “20 de noviembre” con la presencia del grupo “Cielo Abierto” y el grupo “Emmanuel” se realizará ésta jornada, en la que participarán todas las parroquias de la Diócesis así como de los grupos y movimientos. Con el lema “Conoce, ama y vive la fe”, durante ésta tarde de oración se tendrán marchas juveniles, la Hora Santa así como la Eucaristía presidida por don Carlos Cabrero, arzobispo de San Luis Potosí.


¡Ovejas en medio de lobos...! Por Pbro. Darío Martín Torres Sánchez

1 Después de esto, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. 2 Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. 3 ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. 4 No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. 5 Al entrar en una casa, digan primero: «¡Que descienda la paz sobre esta casa!». 6 Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. 7 Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. 8 En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; 9 curen a sus enfermos y digan a la gente: «El Reino de Dios está cerca de ustedes». 10 Pero en todas las ciudades donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan: 11 ¡Hasta el polvo de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo, que el Reino de Dios está cerca». (Lc 10,1-12. 17-20).

J

esús no fue un solitario. En su subida a Jerusalén san Lucas lo presenta acompañado no sólo de los Doce, sino de decenas de colaboradores más, entre los cuales también había mujeres, según nos informa al inicio del capítulo ocho. De esa manera, el viaje de Jesús a Jerusalén debió haber consistido de un gran contingente misionero de discípulos organizados; de hecho, Jesús los envía ordenadamente, “de dos en dos”, antes de su llegada a los distintos pueblos que él mismo visitaría. San Lucas habla de que Jesús envió a “otros” setenta y dos. “Otros” porque ya había enviado a los Doce previamente, como puede leerse en el capítulo anterior. La primera indicación misionera es simple y directa: “oren”. “Orar” es el primer paso en el “manual del misionero” y regularmente es el menos considerado. Éste preside todas las demás indicaciones. Es decir, es el de más alta jerarquía. La misión comienza con la oración. Orar es el primer ejercicio o acción de los misioneros. La urgencia misionera no exime de la cita con el Dueño de la mies. En seguida les da una advertencia muy real. Jesús no engaña a sus discípulos, sino que les advierte claramente que la misión es de riesgos, les dice: ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. La misión tienen adversarios. Los enviados son advertidos desde el principio, no reciben una motivación engañosa sino la descripción de una realidad que Jesús mismo ha experimentado. Los lobos astutos que se oponen, o no les interesa la misión, buscarán agredirlos o descalificarlos. Lamentablemente dichos lobos se encontrarán en toda la historia de la evangelización.

Las indicaciones clásicas tienen también un sello muy lucano, más radicales que en el envío de los Doce. Los recursos materiales para la misión deben ser muy ligeros. La indicación es breve, tripartita y radical en la austeridad: “No lleven dinero, ni alforja, ni calzado”. La indicación más notoria es que van descalzos (pero tampoco llevan dinero, ni alforja donde acumular).

Después vienen otras indicaciones prácticas, las cuales suponen el encuentro directo en la visita a domicilio, donde les proporciona la fórmula de un saludo de paz, así como el anuncio de la cercanía del Reino de Dios. Al decirles que “coman y beban lo que se les ofrezca”, es una manera de pedirles que no alberguen pretensiones. Entre los destinatarios de la misión, se debe prestar especial atención a los enfermos. Entre las indicaciones de austeridad y las indicaciones específicas para el ejercicio de la misión, encontramos una prohibición novedosa: “no saludar a nadie por el camino”. Una prohibición de esta naturaleza debió haber atraído fuertemente la atención. Sobre todo porque en este Evangelio se valora y se destaca toda expresión de relación amistosa con los demás, y también porque enseguida Jesús les proporciona la fórmula del saludo de paz. El contexto nos ayuda a entender que, con mucha probabilidad, esta prohibición radical refleja la urgencia de la misión y que, en el fondo, es una manera insistente de decir “la misión urge, no hay tiempo que perder” y no una real prohibición del saludo amistoso.

“No lleven dinero, ni alforja, ni calzado”.


El padre Juan López Medina festeja su XX aniversario sacerdotal Por Mario Francisco Mirando Doñez

E

l viernes 21 de junio, el templo parroquial de san Jerónimo se vistio de gala para celebrar la Sagrada Eucaristía por motivo del XX aniversario de ordenación sacerdotal del párroco Juan López Medina, quien presidió esta acción de gracias, mismo que estuvo acompañado por el vicario parroquial padre Christian González facundo, padre Antonio Martínez Cano Vicario General de la Arquidiócesis, padre Darío Martín Torres, padre Emiliano Loredo Blanco que en conjunto con el padre Juanito y el padre Juan de Dios Ramírez Vallejo celebraron su aniversario sacerdotal.

Agradecimientos en Ojo Caliente

L

a Parroquia de Sagrado Corazón de Jesús, de Ojo Caliente, SLP, dentro de su fiesta patronal, le rindieron un merecido homenaje al padre Roger Méndez, quien allá por los años 50, 55, 60, y 65, tomo la iniciativa de la construcción de la última etapa del ahora majestuoso templo del Sagrado Corazón de Jesús, hoy con mucho amor recordamos al padre Roger quien en aquellos tiempos, con su bendita juventud y su alegría que le distinguía, llegaba cada fin de semana en su motoneta ó vocho desde San Luis y no lo pensaba dos veces en juntar a viejos y jóvenes de esos años, con su característico “vamos muchachos, juguemos una reta y nos vamos a traer la piedra, arena o palos para el templo”. Gracias a don Francisco Guerrero hombre que allá por los años cincuenta, llegó a Ojo Caliente, el Sagrado Corazón de Jesús lo trajo de lejanas tierras, con el fin de que construyera su casa , ayudado de cuña, marro, cincel y cuchara y asesorado por un sacerdote que era muy inquieto de nombre Roger Méndez, que todavía Dios nos lo ha dejado. Es así como da orígen a su majestuosa obra el Templo del Sagrado Corazón de Jesús. ¡Muchas gracias don Francisco!

Gran festejo a san Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei Por LCC Angélica Maldonado Morales

E

n la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios (Tequis), se llevó a cabo una solemne concelebración Eucarística presidida por el primer arzobispo emérito de San Luis Potosí, monseñor Arturo Antonio Szymanski Ramírez, acompañado de Sacerdotes de la Prelatura del Opus Dei (Obra de Dios), con motivo de la festividad de su fundador: san Josemaría Escrivá de Balaguer, la cual se celebra el 26 de junio. El padre César Rodríguez Villarreal de la Prelatura del Opus Dei de San Luis Potosí, y el Padre Francisco Prado, proveniente de Aguascalientes, dieron las gracias a monseñor Szymanski por dignarse presidir esta Misa en la que Sacerdotes y fieles dieron gracias a Dios por la gran santidad de vida de su honrado Fundador, que para júbilo de muchos subió a los altares y ahora intercede por nosotros. El fundador del Opus Dei explicaba que el cristiano no debe “llevar como una doble vida: la vida interior o vida de relación con Dios por una parte; y por otra distinta y separada, la vida familiar, profesional y social. Por el contrario, señalaba que hay una única vida, hecha de carne y espíritu, y ésa es la que tiene que ser —en el alma y en el cuerpo— santa y llena de Dios”.

Lumen fidei, del Papa Francisco

E

l título de la primera encíclica del Papa Francisco es Lumen fidei, la luz de la Fe. El Papa la ha escrito a partir de un texto que dejó preparado Benedicto XVI. Francisco la ha definido en público como “un texto fuerte”. Fue presentada el pasado viernes 5 de julio por el cardenal canadiense Marc Ouellet, y los arzobispos Gerhard Müller y Rino Fisichella. Las encíclicas son documentos papales en forma de carta que los pontífices dirigen “a todas las personas de buena voluntad”. Juan Pablo II publicó catorce y Benedicto XVI publicó tres. Tradicionalmente la primera encíclica de un Papa suele mostrar las prioridades del pontificado. No parece el caso de esta encíclica puesto que el texto estaba ya muy avanzado cuando lo recibió Francisco.


Graduados de la Escuela Arquidicoesana de Teología para Laicos EATL y de la Escuela de la Pastoral de Catequesis (DIPAC) “Necesitamos católicos de tiempo completo” Por Angélica Maldonado Morales

C

on gran éxito concluyeron sus estudios alumnos de la Escuela Arquidiocesana de Teología para Laicos y Religiosas (EATL) así como de la Escuela de la Dimensión de Pastoral de Catequesis (DIPAC), el pasado miércoles 26 de junio. Los alumnos de ambas escuelas recibieron la visita de arzobispo, monseñor Jesús Carlos Cabrero Romero, quien se celebró la misa de acción gracias con motivo de la graduación de estos gru-

pos, en el auditorio Ignacio Montes de Oca, de la Casa de Acción Católica, donde estuvo acompañado por el padre José de Jesús López Castillo, así como del padre Gabino Medina Portales, y del canónigo Darío Marín Torres Sánchez, quienes le ayudaron al señor arzobispo a entregar las Constancias de Estudios a los más de 25 alumnos que se graduaron de la Escuela de Teología y más de 30 de la Escuela de Catequesis. “Necesitamos católicos de tiempo completo, urgen

creyentes que en verdad den firme testimonio de fe, por eso ustedes deben comprometerse a ser los principales promotores del Evangelio en todos los ambientes en los que se desenvuelven como seres humanos y cristianos”, les dijo don Carlos en su homilía. “Es urgente cambiar los métodos de evangelización y catequesis, hay muchas almas sedientas de Cristo; por esta razón, si Cristo ya dio la vida por nosotros, nos queda responderle de la misma manera, entregándonos a su servicio”, concluyó.

Gran fiesta patronal en Ojo Caliente Sagrado Corazón de Jesús, en tí confío

N

o tiene mucho tiempo que la parroquia de Ojo Caliente, municipio de Santa María del Río, dio la bienvenida a su nuevo párroco el padre Francisco Javier Castillo, y desde su llegada el querido padre Pastora ha impulsado con alegría esta gran comunidad parroquial dejando entre ver su carisma y trabajo. Esta parroquia festeja y honra al Sagrado Corazón de Jesús, por ello, el domingo 30 de junio de 2013, se llevó acabo la celebración Eucarística, presidida por el señor arzobispo don Jesús Carlos Cabrero Romero, el Párroco Padre Francisco Javier y los Padres del Decanato. Los fieles de la Parroquia con el ánimo que les da el señor cura, comenzaron los festejos desde el día primero de junio con una misa solemne y bajada de la santa imagen a las 8:00 a.m., iniciando el treintenario, el cual consistió en entradas de cera, organizadas por cada una de las comunidades pertenecientes a la parroquia, asi como la vigilia patronal el día 7, primeras comuniones el día 21, matrimonios comunitarios el día 23, culminando la festividad con la visita de nuestro arzobispo, quien al termino de la santa misa, confirmó a gran numero de jóvenes.

El señor arzobispo desde el día 8 de julio del 2012, nos honró con su presencia, se quedo con nosotros por ser su primer parroquia como párroco, la cual visitó a su regreso de Roma, ya como Arzobispo de San Luis Potosí. El 30 de Junio de 2013, volvió a esta parroquia, dandose cuenta del amor que le tienen los fieles de todas las comunidades de la parroquia, quienes no pasan por alto el arduo trabajo del párroco y de los frutos que reditúa su labor incansable en cada comunidad. Don Jesús Carlos Cabrero, en Ojo Caliente tiene los corazones abiertos para recibirle con mucho amor. Vuelva pronto.

Por Calos Cuéllar


JULIO 07 DE 2013

Fiesta patronal en Cerritos “La voz del que clama en el desierto” Por Luz Elena González

“Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”

Por Carlos Cuéllar

P

edro es LA PIEDRA, sobre la cual se edificará la Iglesia, la comunidad del pueblo de Dios. La Iglesia es como una construcción, que se edifica a partir de los cimientos, y el cimiento, una vez colocado, debe quedar ahí para que el edificio no se venga abajo. Pedro y sus sucesores, los Papas, son el fundamento visible de la construcción. Porque el fundamento invisible es el mismo Señor Jesucristo. Y ese doble cimiento es la garantía de la victoriosidad de la Iglesia a través de los siglos.

E

ste lunes 24 de junio la parroquia de Cerritos, SLP, se vistió de gala para celebrar y festejar a su santo patrón, san Juan Bautista, con la concelebración eucarística presidida por el señor arzobispo emérito, don Luis Morales Reyes, y sacerdotes que acompañaron al señor cura Margarito de la Torre Torres. “Qué gusto siento al regresar a esta querida parroquia, les traigo el saludo y la bendición de nuestro pastor el señor arzobispo Jesús Carlos Cabrero, para celebrar y festejar a un niño que prepara el camino para recibir a otro niño: Jesús. “Celebramos a un profeta del desierto, profeta de soledades, profeta que sufrió mucho para anunciar lo que el Señor le había encomendado; un profeta que predicó la penitencia, la conversión; pero entonces, como ahora los oídos de los hombres y mujeres somos sordos al anuncio del Evangelio, pero Juan siguió la predicación, ayunando y haciendo penitencia. San Juan predicó un cambio de rumbo, reconoció y se hizo pequeño ante la grandeza de Cristo, lo reconoció como el Cordero de Dios.

“San Juan Bautista, nuestro santo patrón, niño y profeta, ¿qué nos pide el Señor de esta fiesta? primero: El ejemplo, el deber y la obligación de estar dispuestos de recibir a Jesús en nuestro corazón. Segundo: nos pide que sacudamos la pereza, la tibieza y la rutina de nuestra vida, que llenemos de amor nuestro corazón, y tercero: Dios nos pide a ejemplo de san Juan Bautista, gritar para que los hombes de hoy escuchen la Palabra del Señor”. Después de estas hermosas palabras, el señor arzobispo emérito, don Luis Morales Reyes, instituyó a un grupo de ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión para el apoyo de los sacerdotes en la atención a los enfermos. Posteriormente el decano padre Carlos Flores Reséndiz, leyó un decreto que envió el señor arzobispo don Jesús Carlos Cabrero Romero, en donde se abre un Año Jubilar del 24 de junio de 2013 al 13 de octubre de 2014, por el 125 Aniversario de esta queridísima Parroquia, y en donde al cumplir una lista de actividades a realizar se concede durante el año la Indulgencia Plenaria. Días antes de esta fiesta, 360 jóvenes recibieron el sacramento de la Confirmación y otro gran número de niños recibieron por primera vez el Cuerpo de Cristo, lo cual dio realce a esta fiesta patronal.

La otra imagen con la cual Jesús le explica a Pedro su tarea, es la de LAS LLAVES. Simboliza la autoridad sobre la casa, la potestad de disponer, de dejar entrar y de echar de la casa. Así, Pedro es nombrado mayordomo en el Reino de Dios. Sus decisiones realizadas en la tierra, quedan ratificadas en el cielo. Pedro, y con él sus sucesores, son intermediarios indispensables para el acceso normal al Reino de los Cielos. Cristo es la cabeza de la Iglesia, pero los Papas son sus vicarios, sus representantes visibles en la tierra. Conmemorado con distintas actividades para toda la familia -las Mañanitas, serenata, novenarios, fuegos artificiales, verbenas populares, eventos culturales, y deportivos, y una profunda devoción por parte de los habitantes del municipio de Cerro de San Pedro, SLP-, el último sábado de junio, se celebró a San Pedro, santo patrono de este municipio y pilar de nuestra Iglesia Católica. El párroco, padre Lucio Zarazúa, responsable de llevar y acompañar a esta comunidad en la catequesis y evangelización, junto con su equipo coordinador, preparó a un número de jóvenes que recibieron el santo Crisma a manos de nuestro arzobispo, monseñor Carlos Cabrero Romero, quien primeramente saludó a todos los presentes, destacando la labor del párroco y catequistas y felicitó a los habitantes de este bonito lugar.


Yo CREO...y vivo mi FE

La Iglesia es Apostólica Por: P. Memo Gil

ASOCIACIÓN formada por personas que comparten una misión común, con conciencia de solidaridad y de ser Iglesia. MEXICANA da respuesta a las necesidades de México. SUPERACIÓN comprende a la persona como un ser en proceso de alcanzar su plenitud. INTEGRAL abarca a la persona en todas sus dimensiones, buscando la integración tanto personal como comunitaria, desarrollando su capacidad intelectual, volitiva y afectiva. DE LA FAMILIA va a la familia, porque ella es la Iglesia doméstica y célula básica de la sociedad. Lo hace a través de la mujer por ser ella la primera educadora. REPRESENTANTE María Guadalupe Mancilla de Blanco CORREO ELECTRÓNICO. guadalupeman@Gmail.com ASESOR ECLESIÁSTICO. Canónigo Carlos Medina MÉTODO. Ver-Juzgar-Actuar y Transformar

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

A aquellas mujeres que se inscriben en el programa a quienes llamamos participantes. Ellas reciben una educación-evangelización, por medio de un proceso pedagógico global y gradual, durante 3 o 4 años, asistiendo a clases 1 o 2 veces a la semana.

¿PARA QUÉ?

Para lograr el OBJETIVO: “Promover integralmente a la mujer, a través de la familia con una educación liberadora en una dimensión de fe cristiana”. Para desarrollar una MISIÓN: “Fortalecer a la familia, y con ella a la comunidad, a través de la formación integral de la mujer”. Para lograr una META: “la mujer como instrumento de cambio en su comunidad para la construcción de un mundo nuevo”. Para hacer realidad la VISIÓN de AMSIF: “Lograr una sociedad con valores y principios sólidos, basados en la evangelización y promoción humana”.

¿DÓNDE TRABAJA?

En espacios acondicionados para reunir a las participantes y así promocionar el proceso educativo que propone AMSIF. Actualmente se trabaja en 7 centros de formación Colonia Progreso. En los salones de la parroquia Parroquia de San José. En las instalaciones del Santuario Parroquia del Sagrado Corazón. En los salones parroquiales Parroquia de San Juan Bosco. En los salones de la Iglesia Parroquia de Morales. En la casa AMSIF Santuario de Guadalupe. En las instalaciones del Santuario Parroquia de Pío X. En los salones de la parroquia.

L

as características propias de la Iglesia que venimos reflexionando dentro del artículo noveno del Credo, en donde rezamos: Creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica… Nos han ido ayudando a comprender la realidad de la Iglesia, no sólo como una institución, sino como comunidad de creyentes. Y en donde todos, de alguna manera, somos parte de todo eso que conforma a la Iglesia viva. Veremos ahora lo que corresponde a la realidad apostólica de la Iglesia. La Iglesia es apostólica por su origen, ya que fue construida “sobre el fundamento de los Apóstoles” (Ef 2,20). Es apostólica por su enseñanza, que corresponde a lo que enseñaron los Apóstoles, fieles al Evangelio de Jesucristo. Lo mismo por su estructura, en cuanto que es instruida, santificada y gobernada, hasta el regreso de Cristo, por los Apóstoles, gracias a sus sucesores, los obispos, en comunión con el Papa como sucesor de Pedro. Además, hay que tener claro que la palabra apóstol significa ‘enviado’. Jesús, el misionero del Padre, llamó consigo a doce de entre sus discípulos, y los constituyó como Apóstoles suyos. Así se convirtieron en enviados y testigos escogidos de su Resurrección y, por lo mismo, en fundamento de su Iglesia. Actualmente la Iglesia conserva ésta característica de ser apostólica, gracias a la sucesión apostólica, que es la transmisión, mediante el Sacramento del Orden, de la misión y la potestad de los Apóstoles a sus sucesores, los obispos. Gracias a ésta transmisión, la Iglesia se mantiene en comunión de Fe y de vida con su origen. Entonces, vemos pues, cómo Jesús llamó a sus Apóstoles como sus más estrechos colaboradores. Fueron sus testigos oculares y recibieron la enseñanza directa del Maestro. Después de su Resurrección se les apreció en varias ocasiones. Les concedió el Espíritu Santo y los envió como sus mensajeros autorizados por todo el mundo. Al inicio de la Iglesia eran ellos quienes garantizaban la unidad. De hecho así lo encontramos referido en el libro de los Hechos de los Apóstoles. Después, su misión y facultades, como pastores y guías del pueblo, las fueron transmitiendo mediante la imposición de las manos a sus sucesores y colaboradores. Así lo hacen hasta el día de hoy los obispos. Es así como la Iglesia se mantiene apostólica, gracias a ésa sucesión no interrumpida desde los Apóstoles hasta sus sucesores los obispos. Actualmente, ésta realidad apostólica de la Iglesia es plenamente visible en la figura del Papa. Pues su misión es mantener la unidad de la Iglesia, siendo él la cabeza de sus hermanos los obispos, y de toda la Iglesia. Hay que tener en cuenta que Jesús otorgó a Pedro una primacía única entre los Apóstoles. Esto lo convirtió en la autoridad suprema de la Iglesia primitiva. Y Roma, la Iglesia local al frente de la cual estaba Pedro, y el lugar de su martirio, se convirtió después de su muerte en la orientación interior de la Iglesia naciente. Desde entonces, toda comunidad debía estar de acuerdo con Roma. Ésta era la regla de la fe recta, plena y apostólica. Hasta nuestros días, todo obispo de Roma, como lo fue Pedro, es el supremo Pastor de la Iglesia, quien como autoridad suprema pastoral y doctrinal, vela por la transmisión auténtica de la fe católica y apostólica. Por todo esto, y lo que ya anteriormente hemos visto y reflexionado, debemos entender ahora mejor lo qué decimos al afirmar en nuestra Profesión de Fe, de acuerdo al Credo Niceno-Constantinopolitano, que la Iglesia es Una, Santa, Católica y Apostólica.


Satán

13

JULIO 07 DE 2013

S

atán, en hebreo, significa acusador. Su trabajo y todo su afán es apuntar con el dedo, señalar los defectos, gritar los pecados y desconfiar de la bondad. Todo gesto le parece sospechoso y toda piedad interesada. «-¿No te has fijado en mi siervo? ¡No hay nadie como él en la tierra; es un hombre cabal, recto, que teme a Dios y se aparta del mal!» -exclama el Altísimo lleno de santo orgullo al contemplar desde el cielo las virtudes de Job. «-Ah, ¿pero es que Job teme a Dios gratuitamente? –responde el adversario con un dejo de cinismo-. ¿No has levantado tú una valla en torno a él, a su casa y a todas sus posesiones? Has bendecido la obra de sus manos, y sus rebaños hormiguean por el país. Pero extiende tu mano y toca sus bienes: ¡verás si no te maldice a la cara!» (Job 1, 1-11). «¡Qué chiste! –dice Satán al Señor-. Así, cualquiera te bendice. Job es el hombre más rico del mundo –el Carlos Slim de estos tiempos que los postreros llamarán jurásicos-, ¿y no quieres que se muestre agradecido? ¡Claro que está agradecido! Pero porque lo proteges de sus enemigos y le has dado todo cuanto un mortal pueda desear. Pero quítaselo y ya verás el cambio que se opera en él. ¡Te apuesto a que no lo reconocerás!». Juan, el visionario, escribe así de él en el libro del Apocalipsis: Ya está aquí la salvación y el poder y el reinado de nuestro Dios, ya está aquí la autoridad de su Mesías. Ha sido precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba en presencia de nuestro Dios (12, 10). Sí, día y noche nos acusa; dice, por ejemplo: -¿El padre Juan Jesús? Míralo, Dios, míralo bien. No es tan bueno como muchos creen. Está lleno de soberbia y maldad. ¿Has leído en su corazón? ¡Pero quítale la pluma, ciérrale las puertas de los periódicos y ya verás lo que se pone a hacer! ¡Anda, mándale una parálisis, deténle la mano y ciérrale la boca para que lo compruebes! Y mira también a Manuel, y a María, que ahora leen La Red. Quieren parecer piadosos porque leen literatura católica. ¡Ah, como ni no supiera yo la clase de pensamientos que tienen! Su actitud fundamental es la desconfianza: en los gestos más heroicos no ve sino cálculos interesados y dobles intenciones; para él, la vida es una comedia cuya verdadera trama se lleva a cabo no sobre las tablas, sino detrás del telón. «Hay que desconfiar de todo y de todos», nos dice al oído. «Aquél que te sonríe desde la acera de enfrente, ¿sabes tú por qué lo hace? ¿Adivinas lo que quiere de ti, o por lo menos lo sospechas? ¡Nadie se muestra simpático con los demás sólo porque sí!».

“Eres vil, un cerdo. ¿Crees que alguien podría quererte siendo como eres? ¡Pobre animal! Lo único que causas es desprecio” Ni siquiera se le ocurre que pudiera existir lo que los psicólogos llaman gratuidad, esa hermosa virtud que nos impele a hacer las cosas por el puro placer de realizarlas. («¿Ah, pero es que Job teme a Dios gratuitamente?»). En una de las páginas de su Diario, Julien Green hizo una certera descripción de la mirada demoníaca; escribió así el 10 de febrero de 1959: «Es triste pensar que a menudo vemos la vida como la ve el demonio: con una lucidez atroz. El demonio ve con claridad, pero ve sin amor. Cuanto hay de radiante o de santo, él no lo ve, o lo oculta, o lo odia. Nos hace ver a aquel hombre y nos dice: “¡Míralo! Mira cómo se atraganta cuando come; ¿no parece una bestia? Es de una glotonería atroz. Se cree bueno, pero está lleno de pensamientos impuros. Para hacer una prueba, escucha cómo habla de los recientes escándalos. Es un hipócrita y un egoísta”. Y acaso todo eso sea verdad, pero hay otras muchas cosas además de éstas que nos negamos a ver, que veríamos si estuviésemos más atentos». De día, de noche, a todas horas, Satán acusa en nuestro interior a los demás haciéndonoslos parecer siempre viles, siempre inferiores. Es él quien nos incita a ver de las personas sólo el lado sombrío y de las cosas el aspecto deprimente. Se goza en cultivar en nosotros la desconfianza, el horror, el pesimismo. Pero eso no es todo: también se complace en acusarnos a nosotros mismos delante de nuestra propia conciencia. «Eres vil, un cerdo. ¿Crees que alguien podría quererte siendo como eres? ¡Pobre animal! Lo único que causas es despre-

cio. Observa los movimientos de esta persona que está frente a ti. ¿Crees que en realidad tiene prisa, como dice? ¡Mentira! La verdad es que huye de ti, no quiere verte. Ahora mira a aquella otra: es bella y, además, rica. ¿Has observado que belleza y riqueza casi siempre caminan de la mano? Allí donde hay riqueza, casi siempre podrás encontrar a su gemela. Tú, en cambio, eres pobre y feo. ¿Y no se te ha ocurrido nunca reclamarle a Dios por haberte hecho como te hizo? A los otros, todo se lo dio; a ti, todo te lo negó. ¡Anda, maldice a Dios en su cara y muérete de una vez!». «La acción del Enemigo –escribe el cardenal Carlo Maria Martini en uno de sus libros- es la de apagar los deseos, acusarnos, apagar todo lo bueno que hay en nuestro interior. Tenemos, pues, que aprender a reconocerlo, porque está enfurecido contra nosotros. Siempre nos hace ver nuestros lados negativos, nuestros errores y nuestras incapacidades. Contra su acción, Jesús recomienda lo siguiente: no hacer caso ni dentro de nosotros, ni en la comunidad, ni en el grupo, a las voces de derrotismo y de pesimismo, que son las voces del demonio». Cuando me siento inferior (o siento que los demás son inferiores a mí); cuando creo que no valgo nada (o que son los otros los que nada valen); cuando ya no espero nada de la vida, ni de los demás, ni de mí, ni de Dios; cuando pienso que lo mejor sería morirme de una vez (o que mi vecino debería morirse), no hay que darle demasiadas vueltas al asunto: ya sabemos quien nos está dirigiendo la palabra.


Aires de libertad en olla de presión Por Lic. Ricardo García López

Hechos que provocaron las insurrecciones en América y que fueron el antecedente inmediato de la Guerra de Independencia La gota que derramó el vaso fue la aplicación estricta de las reformas borbónicas porque para hacerlas efectivas, hacia fines del siglo XVIII fueron llegando a América funcionarios peninsulares más rígidos y menos corruptibles que aplicaban las normas con absoluta puntualidad a favor de España, motivando cada vez más, enérgicas protestas de parte de los criollos. Éstos, conscientes de que para una empresa de emancipación de la Península, necesitaban, forzosamente, del concurso de indios, mestizos y negros, por lo que se apresuraron a propagar las ideas independentistas por todo el continente americano, dando como resultado, sucesivos alzamientos, aparentemente, sin conexión unos con otros pero que alarmaron en gran medida a las regiones y preocuparon seriamente a todos los devotos de la Corona. Estos acontecimientos provocaron el descontento de criollos, mestizos y población en general, consistían en actos de gobierno que lesionaron los derechos y dignidad de los americanos, entre otros podemos señalar los siguientes: cobro excesivo de impuestos; nombramiento de funcionarios que actuaban con despotismo y tiranía, principalmente intendentes y corregidores, con sus honrosas excepciones; servicios públicos inadecuados; analfabetismo en un grado muy elevado y principalmente en comunidades apartadas de los centros urbanos.

Un caso concreto de insurrección en San Luis Potosí de la Nueva España La intranquilidad y molestia se manifestaba de muy diversas maneras en todas las poblaciones de América Española. En la Nueva España y concretamente en San Luis Potosí la población empezó a manifestar abiertamente su inconformidad y descontento desde el 10 de mayo de 1767. Los primeros fueron los habitantes del barrio de San Sebastián que se sublevaron por la extracción de un reo de la cárcel local, quizá para remitirlo a la de la capital del virreinato. La osadía de los insubordinados llegó a tal extremo que apedrearon las casas del Alcalde Mayor don Andrés Urbina Gaviria y Eguiluz. Siguiendo el ejemplo de los de San Sebastián, los mineros de Cerro de San Pedro se amotinaron en la ciudad el 27 de mayo pretextando diversos motivos, entre otros los siguientes: que se les quitaba un real por cada marco de plata que ganaban con el ofrecimiento de que éste se invertiría en el adorno y decoro de su templo; sin embargo el templo estaba casi en ruinas y falto de los más elementales objetos sagrados para el culto, por lo que exigían se les informara en poder de quien o quienes se encontraba el dinero que hasta esa fecha se había recaudado. Además se quejaban de que no se les permitía

usar libremente de la madera, palma, leña ni agua para el beneficio de los metales; se les cobraba renta por el aprovechamiento de las tierras que ellos juzgaban propiedad de la minería, por esta razón exigían que se les mostraran las cédulas reales y demás papeles en que se hacían constar sus facultades y privilegios como mineros activos que eran. Los reclamantes eran mineros que explotaban minas ajenas debido a que los dueños legítimos las tenían ociosas; para hacerse de los elementos de trabajo más indispensables se veían en la necesidad de empeñar el sombrero, el paño de pescuezo y hasta las enaguas de sus mujeres a fin de comprar cuando menos velas. Si del trabajo resultaban ganancias, los dueños de las minas se presentaban inmediatamente a reclamar su parte, pero si resultaban pérdidas fingían estar en la más completa ignorancia de que sus fundos estaban siendo trabajados subrepticiamente. Otra queja más era que el ensayador oficial no era persona de confianza para los mineros debido a que, según ellos, marcaba los metales con una ley inferior a la que en realidad tenían; solicitaban también que se abasteciese a la población de semillas, carnes y demás víveres pues con mucha frecuencia escaseaban. A aquellos insubordinados se sumaron los habitantes de San Nicolás del Armadillo (Actualmente Municipio de Armadillo de los Infante, SLP), de la Soledad de los Ranchos (Actualmente Municipio de Soledad de Graciano Sánchez) y poco antes Soledad Diez Gutiérrez, SLP), y de otras comunidades. Como pasaba el tiempo y no eran satisfechas sus justas demandas, el 6 de junio del mismo año volvieron a invadir la ciudad; en esta ocasión presentaron por escrito las mismas peticiones y verbalmente formularon, en tono imperativo las siguientes: que desapareciese el estanco del tabaco y si esto no era posible, que se les vendiera el tabaco a un solo y único precio; que no se les cobrase tributo ni alcabala de leña, carbón, liga y greta -liga es la cantidad de cobre que se mezcla con el oro o la plata de las monedas o alhajas- (VELAZQUEZ, Primo Feliciano, Historia de San Luis Potosí, Archivo Histórico del Estado, Academia de Historia Potosina, San Luis Potosí, 1982, T. 2 p. 509) ; que no se les exigiese hacer manifestación del ganado que sacrificaban; que el Alcalde Mayor nombrase su teniente en Cerro de San Pedro y que ellos pudieran quitarlo cuando quisieran; que se les diera facultad de portar armas y libertad a los presos. Amedrentado el Alcalde Mayor echó fuera a los presos, Este triunfo fue celebrado por los revoltosos con gran regocijo y estrépito; a tal grado llegó el desorden que apedrearon la cárcel, el Real estanco del Tabaco y la casa del Procurador de la ciudad. Posteriormente saquearon algunas casas particulares. Al ver el Alcalde que los desmanes iban en aumento decidió dirigirse a los inconformes ofreciéndoles satisfacer sus demandas en lo más que fuera posible. Este ofrecimiento tranquilizó a los exaltados mineros. Al día siguiente, o sea el 7 de junio, el Alcalde llamó a dos de sus colaboradores más cercanos para que le acompañaran a visitar a los gobernadores de los barrios y solicitar su

(Cuarta parte)

apoyo en la defensa de la ciudad. Los gobernadores ofrecieron estar preparados con su gente para el momento que les fuera solicitado el auxilio. Muy confortado se marchó el Alcalde con aquellas muestras de adhesión. Este mismo día por la noche citó a los regidores y alcaldes y a un importante número de hombres prominentes en la ciudad. Esta reunión se celebró en la casa de un comerciante llamado Ricardo de León. Los puntos que se pusieron a consideración de los asistentes fueron tres: primero, cómo debía defenderse la ciudad; segundo, cómo se debían llevar a cabo las resoluciones que allí se acordaran y de que manera sostener a la gente de a pie y de a caballo que se enrolase en la defensa de la ciudad; y tercero, qué concesiones debían hacerse a los del Cerro de San Pedro para que se estuvieran en paz cuando menos mientras se daba aviso al Virrey de tan embarazosa situación. Los asistentes opinaron que deberían dejarse pendientes los dos primeros puntos por requerir de mayor reflexión y resolver el tercero. Para este objeto se leyeron las peticiones y una vez leídas se resolvió lo siguiente: que se ensayaran las platas los domingos hasta medio día; que podían matar reses y carneros sin pagar por su manifestación o licencia; en lo sucesivo no pagarían alcabala por la leña, carbón, greta y liga pero debían pedir permiso al recaudador, quien debía otorgarlo gratuitamente; se les vendería el tabaco revuelto el bueno con el malo a un solo precio; se les nombraría un teniente de Alcalde y de la conducta y proceder de éste informarían los principales del Cerro de San Pedro al Alcalde Mayor de San Luis Potosí, y si no los trataba con amor y quietud o faltaba a la justicia, lo quitaría. En cuanto al real que se les quitaba por cada marco de plata se ordenaría que los mineros celebrasen una asamblea para que se determinaran las cuentas; la saca de leña, palma, madera y agua y el uso de las tierras de la minería, quedaban concedidos según había sido costumbre; a los mineros y operarios de las minas ya no se les cobraría tributo en razón de su oficio. Cuando se hubo reanudado la sesión se tomo la opinión de los asistentes; unos aconsejaban poner gente de guerra en la ciudad y otros decían que debía considerarse, muy seriamente la situación real, porque sólo se contaba con cuatrocientos indios de apoyo además del batallón y que las armas que había en toda la ciudad apenas llegaban a cien pistoletas y otras tantas escopetillas inútiles por falta de uso, y que por su parte los insurrectos podían juntar un grupo de cinco a seis mil indios, todos diestros en disparar flechas y tirar piedras de las que fácilmente se proveerían en la ciudad por los muchos graseros que en ella había. Por otra parte había indicios muy elocuentes de que los indios de los barrios que habían ofrecido el apoyo al Alcalde sólo lo habían hecho de palabra, porque tenían una estrecha amistad con los de Cerro de San Pedro. A este punto había llegado la situación cuando un suceso vino a echar más leña a la ya crepitante hoguera. Me refiero a la expulsión de los jesuitas de Nueva España y por consiguiente de San Luis Potosí. Para llevar a efecto esta expulsión, el Rey mandó un decreto al Virrey de la Nueva España, Carlos de Croix; éste lo reprodujo tantas veces cuantas casas de jesuitas había en sus dominios y lo envió en paquetes que no debían ser abiertos sino hasta el 24 de junio por la noche. Esta orden iba en una circular por separado y amenazaba con la pena de muerte a quien osara abrir anticipadamente el extraño paquete.


Fe y política

Entidades y divisiones internas dentro de una asociacion religiosa

T

odas las asociaciones religiosas tienen una jurisdicción territorial para organizarse, en ella practican y difunden su doctrina. En el caso de la Arquidiócesis de San Luis Potosí A.R., se encuentra ubicada en la parte central de la República Mexicana, en la parte septentrional del Estado de San Luis Potosí. Internamente, se divide en 17 decanatos, y dentro de ellas se encuentran todas y cada una de las Asociaciones Religiosas derivadas o Entidades Internas de la arquidiócesis de San Luis Potosí como lo son: • Catedral Metropolitana: Templo o lugar donde se asienta el arzobispo o representante de la Arquidiócesis de San Luis Potosí A.R., Lugar en el que se encuentra su cátedra, de diferencia del resto de los templos religiosos no solo por la presencia del arzobispo, si no también por su infraestructura, dimensión y actividades que en ella se realizan. • Santuarios: así se llama a una iglesia o lugar sagrado, al que por motivo de peculiar piedad, acuden gran cantidad de fieles en peregrinación, en aprobación del arzobispo diocesano, es representada por un Rector. • Parroquia: es una determinada comunidad de fieles, constituida de modo estable en la arquidiócesis, se encomienda a un párroco como su pastor propio. • Cuasi Parroquias: así se le llaman a las iglesias que por motivos especiales no han sido jurídicamente erigida como parroquia, y se encomienda a un cuasi párroco. • Templos Capellanías: se entiende por capellanía la atención pastoral de alguna comunidad o grupo de fieles, ejercida por un sacerdote conocido como capellán. • Rectorías: se entiende por Rectoría, aquellos templos que no son parroquias, que no se encuentran anexas a una comunidad religiosa, en la que se celebran de manera estable los oficios litúrgicos. • Capillas: Lugar destinado al culto divino con licencia del arzobispo diocesano, o párroco u ordinario del lugar, en beneficio de persona. • Seminario: Es la institución, destinada a la formación de los aspirantes al sacerdocio, que se encuentra legítimamente erigido, tiene por derecho personalidad jurídica en la Iglesia (c 238, 1). • Asociaciones Públicas de Fieles: Los fieles tienen la facultad de fundar libremente asociaciones que tengan por fines propios la misión de Cristo. Las asociaciones públicas de fieles son las que erige la autoridad eclesiástica compete a propuesta de los mismos fieles.

• Asociaciones Privadas de Fieles: Los fieles tienen la facultad de fundar y dirigir libremente asociaciones que tengan por fines propios de la misión de Cristo y de la Iglesia. Son las fundadas mediante el acuerdo entre algunos fieles, quienes las dirigen y administran su asociación de acuerdo a sus estatutos, un requisito esencial es que estos estatutos sean reconocidos por la autoridad ya que sin este reconocimiento no pueden ser una asociación en la iglesia. Todas ellas integran la Arquidiócesis de San Luis Potosí, A.R., como asociación religiosa principal, y se destinan a la mejor atención de fieles, así como a la formación de los ministros de culto de la Arquidiócesis, como parte de su objeto. El arzobispo diocesano, el vicario general, el representante legal de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, así como quien tenga el nombramiento de representante legal de las entidades, y divisiones internas tienen las siguientes facultades dentro del Derecho Mexicano: a) Representar a la entidad, división interna, frente a las autoridades mexicanas, sean estas de carácter administrativo, legislativas o judiciales, de cualquier nivel de gobierno. b) Ejercer actos de administración ordinaria los cuales se encuentran bajo su custodia y guarda. c) Representar a dicha división o entidad Interna, en los términos más amplios en el Derecho Mexicano de acuerdo a las legislaciones civil, penal, mercantil, administrativa, laboral y militar. d) Previa consulta y autorización del arzobispo diocesano y del Consejo de Economía Diocesano, puede ejercer Actos de administración extraordinarios, sobre los bienes inmuebles a su resguardo y custodia. e) Y los demás que le sean atribuidos por el Derecho Interno de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana Con lo anterior afirmamos que la Organización de una asociación religiosa tiene, una estructura basada en el Derecho Interno así como en el Derecho Canónico, para cubrir las necesidades de si misma, tanto en modelo de eficacia, como en el de Operación, con el objeto de Cumplir idóneamente con sus fines de Persona Moral.

Violencia contra las mujeres: Las sospechas en la revolución sexual

Federico Cenci (Zenit)

S

i se habla de violencia contra las mujeres, es necesario señalar dos noticias. La primera es que el fenómeno - aunque generalizado - registra una disminución, no obstante pueda parecer el contrario según la actual resonancia mediática. La segunda, es todavía más asombrosa: la revolución sexual es cómplice de la difusión de la violencia contra las mujeres. Pero cómo, ¿no era al contrario? ¿No fue la “liberación de los bañadores” para establecer la igualdad, el comienzo de una época en la que la relación hombre/mujer estaba en la enseñanza del respeto recíproco? En absoluto. Este miro del ‘68, basándose en la cultura dominante, está destinado a caer delante de una realidad de hecho que cuenta otra cosa. Cuenta, por ejemplo, que existe una correlación entre industria pornográfica - que tuvo en la revolución sexual su motor - y la violencia sobre las mujeres. Un estudio reciente publicado en la revista Violence and victims, de la Universidad de Georgia en Estados Unidos, señala que la pornografía procura en los hombres un empuje hacia la agresividad de tipo misógino. La tesis - ignorada aún por aquellos que están haciendo sonar la alarma social de la violencia contra las mujeres - es tomada y compartida por otros estudiosos del tema. En una entrevista con el doctor Luos Puppo señalaba que la pornografía crea dependencia y, con esta, preocupantes consecuencias. Según el sexólogo, “la visión continua y repetida de los órganos genitales masculinos y femeninos lleva lentamente, sin que el hombre o mujer se de cuenta, a una inhibición de la capacidad de excitarse mentalmente: el mismo estímulo sensorial continuamente repetido si al inicio es excitante, después de un tiempo no lo es más, y el cerebro necesita estímulos superiores”. Por tanto, el “salto” a un nivel de perversión mayor es breve. “Se debe pasar de las típicas películas, revistas, webs pornográficas ‘normales’ a las, por ejemplo, con violaciones, violencia sexual, o sadomasoquistas, o con animales, con niños, etc.” Y una vez que el cerebro se hace adicto a ciertas abominaciones, en un infernal viaje del instinto hacia los abismos, “algunos pueden buscar alivio fuera de este ‘ambiente’ y explotar en episodios de violencia, no sólo contra las mujeres sino todavía más grave, sobre niños y niñas”. Muchos deberían escuchar bien las palabras de este experto. Sobre todo los que, en nombre del “derecho al placer”, a lo largo de los años, no han hecho otra cosa que pisar el pudor a través de herramientas como la prensa, televisión, arte o político. El resultado es que -mediante los modelos propuestos al público - la mujeres son reducidas a mero objeto de deseo, de guardiana de hogar se ha convertido en víctimas de la propia ‘emancipación’. Sorprende que éstos, hoy, son los mismos que se rasgan las vestiduras contra la violencia hacia las mujeres y es lamentable que apunten con el dedo hacia el “modelo de sociedad arcaica”, que se basaría sobre la prevaricación del hombre sobre la mujer. De hecho, es precisamente para destruir ese “modelo de sociedad arcaico” - nido de oscurantismo reaccionario - que, hace algunos decenios, se ha dado impulso al silencioso pero impactante lema social que responde al nombre de revolución sexual. Y los nefastos efectos, incluidos la violencia sobre las mujeres, están bajo los ojos de quien pueda y quiera ver.


16

Dichosos los hambrientos Por aquellos días, habiendo de nuevo mucha gente y no teniendo qué comer, llama Jesús a sus discípulos y les dice: “Siento compasión de esta gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer. Si los despido en ayunas a sus casas, desfallecerán en el camino, y algunos de ellos han venido de lejos”. Sus discípulos le respondieron: “¿Cómo podrá alguien saciar de pan a éstos aquí en el desierto?”. Él les preguntaba: “¿Cuántos panes tienen?” Ellos le respondieron: “Siete”. Entonces él mandó a la gente acomodarse sobre la tierra y, tomando los siete panes y dando gracias, los partió e iba dándolos a sus discípulos para que los sirvieran, y ellos los sirvieron a la gente. Tenían también unos pocos pececillos. Y, pronunciando la bendición sobre ellos, mandó que también los sirvieran. Comieron y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes siete canastos. Fueron unos cuatro mil; y Jesús los despidió. Subió a continuación a la barca con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanutá (Mc 8, 1-10).

Ellos vieron al que crea las semillas y las hace germinar

J

esús es misericordioso y es compasivo también. Da de comer hasta la saciedad a cuatro mil personas que lo seguían. En realidad a mí no me sorprende tanto este milagro; Él hizo cosas más sorprendentes. Me impresiona más otro milagro más grande. Vengan conmigo y lo verán: Recordemos por ahora la escena de la mujer sirofenicia que se acercó a Jesús poco antes y que suplicaba por su hija poseída por un demonio. Jesús aquella ocasión habla con ella de pan, de destinatarios del pan, que son los hijos (de Israel), no los perritos; y la respuesta de aquella mujer: los perritos también se comen las sobras que caen de la mesa de los amos (Mc 7, 25-29). En realidad ella le está diciendo: lo que sobre de ti me lo quedo. Pues bien, es cierto que en aquella ocasión el punto no era precisamente el pan material sino, que, hablando en parábolas, Jesús quiso decir a aquella pagana que Él no había venido por los paganos, cuanto por los Israelitas. Sin embargo, se habla de pan. Y ahora vemos a Jesús realizando un milagro que tiene que ver con esto. Seguramente aquellos que seguían a Jesús allí donde ocurrió esta multiplicación de los panes no eran en su totalidad judíos; lo más probable es que entre ellos había paganos también, los cuales a su vez se saciaron de aquel pan prodigioso. Alguna vez Jesús enseñó a los que le seguían, a propósito del pan material, que no se preocuparan por él, ya que el Padre sabe lo que necesita cada uno; que busquen primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás será tenido por añadidura (Mt 6, 31-33); y aquí se verificó esta verdad: los que seguían a Jesús, en su mayoría eran judíos que esperaban al Mesías, o si no lo esperaban, cuando menos eran considerados hijos de Israel; este milagro de proveer de alimento a tan grande multitud puede ser una manera de hacer presente el Reino de Dios que aquellos hombres buscaban en Jesús. Jesús sabe de su hambre, sabe que lo han seguido hasta ahí, no por andar en busca de pan, sino de sus palabras de vida; y se compadece de ellos, que están hambrientos, que necesitan alimento para el cuerpo, que son frágiles. Y se decide obrar en ese lugar y para estas personas la multiplicación de los panes. “Dichosos los que tienen hambre, porque serán saciados” (Mt 5, 6), había dicho. Y dichosos aquellos cuatro mil que comieron aquella ocasión, pues no solo saciaron su hambre, sino que fueron testigos de que las palabras de Jesús son verdad y son vida. Dichosos hombres y mujeres que comieron el pan milagroso de Jesús. Dichosos ellos que fueron testigos como nadie de un destello del Dios creador.

y este pan quedaría multiplicado con su poder, en el futuro, mediante las manos de aquellos amigos y sus sucesores; y hasta el día de hoy se sigue multiplicando este pan que da la vida al mundo. Este pan es la Eucaristía.

Efectivamente, ahí, ante sus ojos, vieron a quien al principio dijo: produzca la tierra semillas que crezcan y den alimento al hombre (Gn 1, 11); ellos vieron al que crea las semillas y las hace germinar hacer algo semejante; ahora, bendiciendo aquellos pocos panes hace que se multipliquen, como las semillas sembradas en la tierra, que con el tiempo y algunos cuidados producen los enormes trigales dorados; de las manos del mismo Dios creador surgieron estos panes del milagro. Vieron actuar con poder a aquel que creó todo en el principio; dichosos hombres que vieron al Creador, al dueño del universo multiplicar esos pocos pececillos; algo parecido a lo que ocurrió al principio, cuando dijo Dios: produzca el mar peces que habiten en sus aguas, llenen las aguas hasta llenarlas (Gn 1, 20s). Y el mar se pobló de peces. Ahora él hacía que se multiplicaran esos pocos peces para calmar el hambre de una multitud. Ahora esa tierra desierta se convertía en un inmenso mar que hacía brotar peces para todos. Este es el poder de Jesús, Él estaba en el principio, según nos lo dice san Juan: nada se hizo sin Él (Jn 1,1ss); Él, que pudo crear junto al Padre todas las cosas, podía con facilidad hacerlo nuevamente; y lo hizo, para un puñado de hombres hambrientos. Éste es el Señor. Sin embargo, esta multiplicación de los panes es solamente el prefacio del milagro más grande del mundo: este Hijo de Dios hecho hombre, al final de sus días entre nosotros, se convertiría en el Pan verdadero que da la vida al mundo; el pan que sacia el hambre más profunda, el hambre de vivir. Jesús, en la última cena, también bendijo el pan, dio gracias, lo partió y lo repartió a sus amigos (Mt 26, 26-29);

¿Por qué cuando leemos este episodio de la multiplicación de los panes nos llenamos de emoción? ¿Por qué hay quien no acude a las Iglesias el día de los milagros? ¿Por qué en nuestros días hay tanta falta de fe? ¿Qué no saben que ocurre un milagro más grande los domingos y todos los días que se celebra la santa misa? Allí ocurren milagros; allí el Señor lo vuelve a hacer, hace nuevamente en cada misa otro milagro de multiplicación de los panes: Él se convirtió en pan, para que el mundo tenga vida. Vayamos a su encuentro, vayamos a ver ese milagro; vayamos a la multiplicación de los panes cotidiana. San Juan nos revela esta verdad como nadie, en su evangelio cuando nos refiere las palabras de Jesús: no es Moisés quien les dio el Pan del Cielo; es mi Padre el que les da el Pan Verdadero; porque el Pan de Dios es el que ha bajado del Cielo para la vida del mundo (Jn 6, 32-33). Y se refiere a su propia persona, lo dice él mismo: “el pan que yo les daré es mi carne, para que el mundo tenga vida” (Jn 6, 51). Es impresionante el milagro de la multiplicación de los panes, sobre todo si observamos la gran compasión de Jesús. Pero me quedo con el otro, con el que hizo en la Cena Pascual con sus discípulos, cuando les dio su cuerpo en forma de pan y su sangre en forma de vino; me gusta más este milagro porque lo multiplicó de una vez para siempre cuando dijo a sus apóstoles: hagan esto en conmemoración mía (Lc 22, 19). Este es el milagro multiplicado; es la multiplicación de los milagros. Los pescadores de hombres fueron convertidos en panaderos de la vida. Jesús se convirtió en el Pan del Cielo para terminar con nuestras hambres. El hijo de Dios bajó del Cielo, se hizo hombre y, más tarde se convirtió en Pan eucarístico, Pan sagrado, Pan delicioso, Pan vivo. Dichosos los hambrientos de Pan Vivo, porque heredarán la vida.


17

Palabra de Dios “La cosecha es mucha y los trabajadores pocos” Del santo Evangelio según san Lucas10, 1-12. 17-20 En aquel tiempo, Jesús designó a otros setenta y dos discípulos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir, y les dijo: “La cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen, por lo tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos. Pónganse en camino; yo los envío como corderos en medio de lobos. No lleven ni dinero ni morral, ni sandalias y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Cuando entren en una casa digan: ‘Que la paz reine en esta casa’, Y si ahí hay gente amante de la paz, el deseo de paz de ustedes se cumplirá; si no, no se cumplir. Quédense en esa casa. Coman y beban de lo que tengan, porque el trabajador tiene derecho a su salario. No anden de casa en casa. En cualquier ciudad en donde entren y los reciban, coman lo que les den. Curen a los enfermos que haya y díganles: ‘Ya se acerca a ustedes el Reino de Dios’. Pero si entran en una ciudad y no los reciben, salgan por las calles y digan: ‘Hasta el polvo de esta ciudad que se nos ha pegado a los pies nos lo sacudimos, en señal de protesta contra ustedes. De todos modos sepan que el Reino de Dios esta cerca’. Yo les digo que en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad”. Los setenta y dos discípulos regresaron llenos de alegría y le dijeron a Jesús: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre”. Él les contestó: “Vi a Satanás caer del cielo como el rayo. A ustedes les he dado poder para aplastar serpientes y escorpiones y para vencer a toda fuerza del enemigo, y nada podrá hacer daño. Pero no se alegren de los demonios que se le someten. Alégrense más bien de que sus nombres están escritos en el cielo”.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

A la misión

El Evangelio de hoy nos renueva el envió misionero del Señor Jesús; recordándolos con toda claridad las exigencias que la misión requiere para su éxito. El Señor Jesús con toda autoridad envía a sus apóstoles por delante de Él, para prepararle el camino, para disponer los corazones; para sembrar con generosidad y en libertad la semilla de su Palabra por todo el mundo. La preparación comenzará por el anuncio de la paz, y se llevará a cabo no por imposición ni por la fuerza sino por la oferta humilde y sencilla del mensaje de la buena nueva. Los proclamadores de la paz van al mundo solos, sin poder, sin respaldo de la fuerza; van pobres… su única fuerza es la de saber que sus nombres están escritos en el Cielo. Como hermosamente decía el Beato Juan Pablo II: “Cada bautizado es un misionero”… cada uno de nosotros debemos sentirnos enviados por el Señor para ser sus misioneros en medio del mundo; el misionero es el portador de Cristo; el que ofrece buenas noticias el que lleva la paz, no una paz que se impone sino una paz que se ofrece y quienes son dignos de ella en ellos recaerá. Trabajemos con libertad y empeño por hacer presente el Reino de Jesús; que nuestra flojera o nuestra desidia no entorpezca la misión que Dios nos ha confiado; que el miedo no retrase la salvación que el mundo espera. Por P. José de Jesús Cruz

El hombre frente al miedo Noé Agustín Hernández, 3º de filosofía Escríbenos: ecos_seminarioslp@hotmail.com Sé nuestro amigo en Facebook: Seminario Guadalupano Josefino

H

oy en día el ser humano ha desarrollado una enormidad de recursos técnicos y científicos; mucho más de los que hubiera imaginado esperar hace escasos lustros; y sin embargo, se siente acongojado, asustado y más amenazado que nunca, por un entorno que aparentemente está, más que en ninguna época, bajo su control. Vivimos un tanto aprisionados por la sensación de un futuro imprevisible e inaprensible, lleno de incógnitas y de no pocos malos augurios. Hay situaciones que suceden en la vida del hombre, que aunque parecieran no tener importancia, ponen de manifiesto la condición frágil del ser humano: somos seres finitos que atravesamos lugares que hacen que la vida adquiera otro sentido, pues no existimos simplemente por existir, sino que existe una razón para ello. El hombre enfrenta diferentes situaciones dentro de su existencia y tales situaciones conducen a una reflexión profunda, pues estas situaciones condicionan y ponen un límite en su actuar y el miedo, en este sentido es una realidad que confronta al hombre y que de una u otra manera hace que desista de lo que quiere y anhela. Por ello, reconozcamos hoy que somos una mezcla de virtudes y de defectos como primera condición para poder vivir en consonancia con nuestro proyecto y vocación. Todos en la vida hemos experimentado el miedo, sin lugar a dudas se convive con él. Ante esto surge algo alarmante, pues el ser humano vive momentos de miedo, que le marcan su existencia: miedo de ser, miedo de vivir, miedo de morir, miedo de la soledad, miedo de la violencia, miedo de sí mismo y miedo a otros. Muchos están sufriendo y casi paralizados por el miedo del pasado, miedo del presente y, principalmente, miedo del futuro. El miedo nos conflictúa, pues cuando se tiene, no puede surgir ni el conocimiento ni la sabiduría, pero sí después de él. El miedo nos aparta de la realidad y nos hace entrar en un mundo subjetivo, paralizante y desbordante. Este impide ver con claridad el actuar del hombre, a tal grado de no poder tener un contacto más vivo con la realidad. El miedo modifica nuestra forma de estar o ser, ya sea por algo interior o exterior, viene a dar un cambio para ver las cosas desde un enfoque distinto y no siempre positivo.

Por lo tanto comprendemos que el miedo desequilibra nuestro modo de ver la realidad. El miedo al no presentarse como algo palpable, se afirma en el hombre que es quien lo sufre o pasa por él: el hombre es quien lo vive, lo manifiesta, es más, es quien lo da a conocer y a revelar como una experiencia de su ser como persona. Mediante el conocimiento el hombre se da cuenta que tiene conciencia del miedo y por eso mismo muchas veces se limita a actuar, sin encontrar la verdad. El miedo no es más que una de las cosas que el hombre tiene que enfrentar para ir hacia su realización y depende mucho de cómo reaccione ante esta situación, si queda estático o actúa. El miedo es eso, una valla que me impide mirar el otro lado, cruzar la raya, el no experimentar, es un abandono, es el vivir y convivir con un mundo lleno de imposibilidades. El hombre tiene que ser consciente de este miedo y corresponder a lo que experimenta, de ahí que deviene un liberarse, pues el hombre es quien asume el miedo, también es él que posee el conocimiento y es el que pierde contacto con la realidad.


18

Reprobados en Filosofía Por Javier Algara

F

ue Platón el que advirtió: “No habrá solución para los problemas de las naciones o de la humanidad hasta que los filósofos no se conviertan en reyes o hasta que aquellos a quienes llamamos reyes y gobernantes no se conviertan en verdaderos filósofos, y la filosofía y el gobierno estén en las mismas manos.” Pero parece que entre más tiempo pasa menos caso hacemos los pobladores de este planeta de los sabios consejos del autor de “La República”. Si no, que lo digan los actuales magistrados de los más altos tribunales de algunos países. Me refiero a ellos porque, si bien la gente normalmente no ubica a estos personajes como parte de la “clase política”, no dejan ellos de desempeñar un papel fundamental en la búsqueda del bien común al constituir nada menos que la máxima referencia de la interpretación correcta de la ley. En pocas palabras, los supremos magistrados de las naciones no solamente constituyen el punto más elevado del Poder Judicial, sino que eso mismo exige de ellos que sean la flor y nata del país en términos jurídicos y morales. Pero, ¡ay!, como en todo en esta vida, las cosas no siempre son como uno esperaría que fueran. El problema es que cuando este defecto se aplica a los más altos tribunales de un país las consecuencias pueden ser terribles. Veamos un par de ejemplos. El primero: los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en México recientemente emitieron un veredicto que muestra a las claras que tienen serias carencias de esa cualidad exigida por Platón para el gobernante. A la queja presentada ante la Suprema Corte por algunas parejas homosexuales a las que el registro civil de Oaxaca les había negado la celebración de su “matrimonio” porque la ley de ese estado específicamente dice que el matrimonio es tal solamente cuando es contraído entre un hombre y una mujer, los magistrados respondieron declarando que la ley oaxaqueña gravemente afecta los derechos humanos fundamentales de los ciudadanos al limitar de ese modo la naturaleza del matrimonio, y que, en consecuencia, ninguna autoridad puede negarse a celebrar los “matrimonios” entre personas del mismo sexo. Las consideraciones sobre la naturaleza verdadera del matrimonio y de la familia nunca pasaron por la mente de estos políticos. Tampoco acertaron a entender qué es un derecho humano. Cero en Filosofía. Las contrapartes estadounidenses de nuestros egregios magistrados mexicanos no se quedan atrás en esto de necesitar desempolvar sus textos de Ética del Derecho. O de conseguirse unos mejores. Resulta que en Estados Unidos existe una ley llamada DOMA, acrónimo de su título: Defense of Marriage Act. Su nombre lo dice: es una ley elaborada para defender la institución del matrimonio, de la familia, como célula primigenia e insustituible de la sociedad y del bien común. Varios grupos del lobby gay habían interpuesto quejas porque la DOMA definía el matrimonio como aquel celebrado entre un hombre y una mujer, imposibilitando así el reconocimiento de los “matrimonios” entre personas del mismo sexo. De modo que los magistrados de nuestro vecino país decidieron que esa definición era anticonstitucional y lesiva de los derechos de los homosexuales. Y simplemente la eliminaron. Ya nadie podrá decir en Estados Unidos que las parejas de personas del mismo sexo no son verdaderos matrimonios. Barack Obama, legendario mecenas de toda causa abortista y homosexual, evidentemente aplaudió la decisión del Supremo Tribunal de su país. Los obispos norteamericanos, por su parte, inmediatamente publicaron una carta donde la critican fuertemente y dan razones claras, bien fundadas en la naturaleza del matrimonio. Aunque pocos medios de difusión comerciales se interesaron en dar a conocer al público la opinión de los obispos. En México las críticas a la SCJN han partido de pequeños grupitos ciudadanos. Lo que hicieron los magistrados no sólo es un caso de pobre filosofía, es un acto contrario a la voluntad de Dios. Quizás los efectos de la aplicación de estas leyes no se sienta en el corto plazo, pero a la larga la sociedad humana comenzará a desmadejarse. Y puede ser que entonces ya sea tarde para tratar de encontrar políticos que sepan de filosofía, o que se interesen por conocer las verdaderas naturalezas y fines de las cosas. Los católicos mexicanos ¿no tenemos alguna obligación cristiana al respecto?

JULIO 07 DE 2013

...Lo de Dios a Dios

Nelson mandela Por David Grimaldo

N

elson Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Sudáfrica. Abogado, político y luchador incansable por la igualdad y la defensa de los derechos humanos especialmente la libertad. Conocido en su País como Madiba –título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela, también es llamado Tata-. Ha sido el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente mediante sufragio universal. Estuvo preso 27 años de la manera más inhumana. Ahí forjó lo que sería más tarde su más grande tarea: La Igualdad de todos y la Unidad de su Patria mediante el perdón y la reconciliación de todos los sudafricanos.

Mandela luchó desde muy joven contra la segregación racial (Apartheid) sobre todo a partir de 1948, cuando lo implantó de manera más violenta el partido nacional sudafricano, formado por raza blanca. Esta segregación racial llevó a los gobiernos de este país a decretar en 1960 la formación de 7 reservas para poner ahí a todos los hombres, mujeres y niños de raza negra, para que no vivieran juntos blancos y negros. Mandela y el Consejo Nacional Africano deciden protestar de manera no violenta, pero el gobierno realiza una represión tan violenta que asesina a 69 personas y deja miles de heridos en lo que se le ha llamado la “masacre de Sharpeville”. Esta matanza lleva al Consejo Nacional Africano a tomar las armas para lograr sus objetivos. En 1964 es tomado prisionero Nelson Mandela y permanece 27 años en prisión. Queda en libertad el 11 de febrero de 1990. Después de su liberación retoma la lucha por la integración, la igualdad y la libertad del pueblo sudafricano. Estas ideas ya se habían asumido en “la Carta de la Libertad” que habían firmado en 1955 el “Congreso Nacional Africano”, “la Alianza de Congresos Sudafricanos” y “al Pueblo el Gobierno”, que entre otras cosas propugnaba: “Un Estado multirracial, igualitario y democrático, una reforma agraria y una política de justicia social en el reparto de la riqueza”. En 1994 Mandela es elegido, de manera aplastante, como el primer Presidente de raza negra en este país de Sudáfrica.

Entre otras muchas cosas, una de sus prioridades de Nelson Mandela al frente de este país fue el de la reconciliación nacional, es decir, el hacer de este pueblo una nación unida y dejar el revanchismo, la venganza y la violencia. Una de las acciones en busca de este proyecto fue su decisión de dejar el odio mediante el perdón a sus grandes enemigos. Estos mismos más tarde declaraban, asombrados, que quienes lo buscaban para matarlo, solo recibían de él amor, generosidad y perdón. Mandela había afirmado que el deporte era un medio para buscar la paz y la armonía entre los pueblos. Por eso, les hizo un regalo a la nación sudafricana al gestionar la Copa Mundial de Rugby, un deporte jugado en este país únicamente por blancos. La Copa Mundial de esta especialidad se realizó en Sudáfrica en 1995, ganando la Copa el País anfitrión. Esta Copa Mundial unió a todo un País. La película “Invictus” da razón de esto. Nelson Mandela es de esos hombres que al igual que Mahatma Gandhi y Martín Luther King, Dios da a la humanidad para que recordemos como decía san Ireneo que “la mayor gloria de Dios es que el hombre viva”. Estos hombres nos dicen con su vida, sus palabras, que la Dignidad de la Persona Humana, está por encima de proyectos personales de poder, egoístas y raciales. Es lo que hemos venido diciendo, en mensaje bíblico, que la Persona Humana es imagen del Dios. El Ser Humano es el Santuario del respeto, de lo mistérico y de lo divino. Por lo tanto, no puede ser esclavo de nadie, ni por su color, lengua, raza, religión o nación. Por lo edificante y por su vida misma, Nelson Mandela me recuerda lo que dijo san Justino con respecto a otros pueblos o personas que no profesan nuestras creencias; que Dios ha esparcido por el mundo las “semillas del Verbo”. Y Nelson Mandela es una semilla que ha dado mucho fruto. Alguna vez escribió: “La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que considera como un deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, dormiré por toda la eternidad”.


JULIO 07 DE 2013

...Y aquĂ­ van las partes de la Misa.... (dĂŠcima parte)


Encuentro de Agentes de Pastoral de la Comunicación

Esten pendientes!

Av. Constituyentes Poniente # 49 local 3 (Paseo Constituyentes, carretera libre a Celaya)

PREVIA CITA

Col. El Pocito, Querétaro, Qro. Tel. (01 442) 216 99 23 y 196 80 94

Ed229  

semanario la red

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you