Page 1

Año 3

No. 122

Semana del 05 al 11 de junio de 2011

Ante tanta indignación, es necesario un

cambio profundo

“Doonby”: Nuevo filme sobre la vida

10

“Doonby” es la nueva película del director Peter McKenzie, un thriller psicológico que narra la historia de Sam Doonby, un misterioso hombre que aparece en un pequeño pueblo de Texas para evitar terribles desgracias, y ofrece como telón de fondo un profundo cuestionamiento sobre todo lo que se puede perder con el aborto. En este filme independiente, que aún no encuentra distribuidora en Estados Unidos, Sam Doonby es in-

11 DIÁCONOS

terpretado por John Schneider. Su personaje llega a bordo de un bus a Smithville y pronto se hace famoso por su talento musical. Sam siempre parece estar en el lugar correcto en el momento adecuado para prevenir posibles desastres, pero debido a la envidia y la desconfianza de algunos, comienzan a indagar sobre su pasado y se llevarán muchas sorpresas.

Sus productores afirman que la película es una mezcla entre “Sexto Sentido” y la clásica “Qué bello es vivir”. Mackenzie, director y guionista, pensó en rodar Doonby hace más de 15 años y asegura que su intención es que la gente se cuestione sobre cómo la vida de cada persona puede afectar a los que le rodean. En el filme debuta como actriz en un pequeño papel,

NUEVOS NOMBRAMIENTOS

12

13

Norma McCorvey, la mujer que impulsó la despenalización del aborto en Estados Unidos y luego se convirtió en defensora de la vida y abrazó el catolicismo. Según informó The Hollywood Reporter, McCorvey actúa como una anciana que aconseja a una joven embarazada para que no aborte. Completan el reparto de Doonby actores como Jenn Gotzon, Ernie Hudson, Robert Davi y Joe Estevez. Visite www.doonbythemovie.com

EL HOMBRE DE LA CAJA 7


JUNIO 05 DE 2011

Una sociedad de indignados

¡I

Editorial

ndignación! He aquí una palabra que no es políticamente correcta, en la sociedad y también en la Iglesia. Se nos ha enseñado a dejar de lado todo tipo de indignación. Se nos ha pedido en no pocas ocasiones, la resignación y la obediencia pero, ¿indignarse?. Nuestra tradición cristiana ha contado con la indignación en no pocas ocasiones: la indignación de Moisés, la indignación del pueblo, la indignación de los profetas, la indignación del mismo Jesús en el Templo, y del mismo Dios cuando su pueblo es infiel a la Alianza. Hoy tenemos gente “antisistema” que manifiesta su indignación. La profecía laica de los contestatarios nos trae mensajes que deberíamos escuchar. La indignación ha entrado en una guerra de interpretaciones: unos creen que se debe a A y otros que se debe a B. Pero ¿quién sabe si en lo que hay detrás… hay algo que viene del Espíritu?

Por Pacco Magaña

Santa Isabel de Hungría Queridos hermanos y hermanas:

S

anta Isabel practicaba asiduamente las obras de misericordia: daba de beber y de comer a quien llamaba a su puerta, proporcionaba vestidos, pagaba las deudas, se hacía cargo de los enfermos y enterraba a los muertos. Bajando de su castillo, a menudo iba con sus doncellas a las casas de los pobres, les llevaba pan, carne, harina y otros alimentos. Entregaba los alimentos personalmente y controlaba con atención los vestidos y las camas de los pobres. Cuando refirieron este comportamiento a su marido, este no sólo no se disgustó, sino que respondió a los acusadores: «Mientras no me venda el castillo, me alegro». En este contexto se sitúa el milagro del pan transformado en rosas: mientras Isabel iba por la calle con su delantal lleno de pan para los pobres, se encontró con su marido que le preguntó qué llevaba. Ella abrió el delantal y, en lugar de pan, aparecieron magníficas rosas. Este símbolo de caridad está presente muchas veces en las representaciones de santa Isabel.

El fenómeno El fenómeno político-social al que, en estos días estamos asistiendo, merece una reflexión y no debe ser inmediatamente desechado. Se trata de la “manifestación de indignados” que reúne a varios miles de personas ante: la injusticia, la corrupción, la impunidad que han incrementado la violencia, la inseguridad y otras tantas cosas. Se exige ”un cambio de rumbo y un futuro digno”. La gran convocatoria se hace a través de las “redes sociales”. Es decir, utilizan las posibilidades de las nuevas tecnologías para la intercomunicacion y movilización. Ahora han decidido aparecer públicamente en las calles y plazas. Los indignados constituyen un grupo completo: “Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos. Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, servidores públicos, los cuerpos policíacos… La “indignación” He aquí una palabra llena de significación: in-digno es aquello a lo que no se le reconoce su dignidad. In-dignado es aquel ser humano que se siente despreciado, marginado, desplazado, desatendido… La indignación surge cuando uno toma conciencia de su dignidad y constata cómo esa dignidad es pisoteada, despreciada, dejada de lado. Indignarse es una auténtica reacción ética. Es una señal de alarma que indica la inhumanidad de algo que está aconteciendo. La indignación tiene mucho que ver con la “ira de Dios” de la que tanto nos habla la Biblia: cuando Dios no ve respetado su honor, su dignidad, Dios se indigna. Dios quiere que sea santificado su nombre. Lo mismo ocurre al ser humano cuando no son reconocidos sus derechos y cuando se siente tratado como “mercancía”. En la medida en que crezcamos en conciencia de nuestra dignidad como seres humanos, como imágenes y semejanzas de Dios, en esa misma medida nuestra indignación crecerá ante los desprecios de la dignidad humana en otros o entre nosotros. Las nuevas tecnologías nos están permitiendo crear redes sociales a través de las cuales podemos expresar nuestra indignación y unirnos a otros que expresan la suya. Las redes se están convirtiendo en amenazas a sistemas que se creían demasiado protegidos contra toda forma de desacuerdo o crítica. Las redes son medios de comunicación todavía no demasiado controlados que pueden hacer surgir inquietudes, alternativas. Cuando la indignación crece y surge desde diversos frentes, hay algo quiere decir que la sociedad, o todo tipo de institución, requieren un cambio a fondo.

-

Su matrimonio fue profundamente feliz: Isabel ayudaba a su esposo a elevar sus cualidades humanas a nivel sobrenatural, y él, en cambio, protegía a su mujer en su generosidad hacia los pobres y en sus prácticas religiosas. Cada vez más admirado de la gran fe de su esposa, Luis, refiriéndose a su atención por los pobres, le dijo: «Querida Isabel, es a Cristo a quien has lavado, alimentado y cuidado». Un testimonio claro de cómo la fe y el amor a Dios y al prójimo refuerzan la vida familiar y hacen todavía más profunda la unión matrimonial.

(Segunda de tres partes) La joven pareja encontró apoyo espiritual en los Frailes Menores, que, desde 1222, se difundieron en Turingia. Entre ellos Isabel eligió a fray Rogelio (Rüdiger) como director espiritual. Cuando este le contó la historia de la conversión del joven y rico comerciante Francisco de Asís, Isabel se entusiasmó todavía más en su camino de vida cristiana. Desde aquel momento, siguió con más decisión aún a Cristo pobre y crucificado, presente en los pobres. Incluso cuando nació su primer hijo, al que siguieron después otros dos, nuestra santa no abandonó nunca sus obras de caridad. Además ayudó a los Frailes Menores a construir un convento en Halberstadt, del cual fray Rogelio se convirtió en superior. La dirección espiritual de Isabel pasó, así, a Conrado de Marburgo. Una dura prueba fue el adiós a su marido, a finales de junio de 1227 cuando Luis IV se unió a la cruzada del emperador Federico II, recordando a su esposa que se trataba de una tradición para los soberanos de Turingia. Isabel respondió: «No te retendré. He entregado toda mi persona a Dios y ahora también tengo que darte a ti». Sin embargo, la fiebre diezmó las tropas y Luis cayó enfermo y murió en Otranto, antes de embarcarse, en septiembre de 1227, a la edad de veintisiete años. Isabel, al conocer la noticia, se afligió tanto que se retiró a la soledad, pero después, fortalecida por la oración y consolada por la esperanza de volver a verlo en el cielo, comenzó a interesarse de nuevo por los asuntos del reino.


JUNIO 05 DE 2011

COMUNIDADES ECLESIALES DE BASE, ¿QUÉ ES ESO? Para empezar digamos qué no son las Comunidades Eclesiales de Base (en adelante “CEB´s”): • Un movimiento más de la Iglesia (como Cursillos, Renovación, Escuela de la Cruz, etc.). • Una expresión de la teología de la liberación, que “gracias a Dios” ya pasó de moda. • Un grupo de izquierda que mezcla la política con la Iglesia. Entonces, ¿qué son las CEB´s? • Célula inicial de estructuración eclesial y foco de fe y evangelización (ver Medellín, 15) • Expresión visible de la opción preferencial por los pobres, • Escuelas que forman cristianos comprometidos con su fe, discípulos y misioneros del Señor, • Fuente de servicios y ministerios a favor de la vida en la Iglesia y en la sociedad, • Signo de vitalidad de la Iglesia diocesana. ¿Qué hacen las CEB´s? • Conducen al pueblo a un conocimiento mayor de la Palabra de Dios, al compromiso social en nombre del Evangelio, al surgimiento de nuevos servicios laicales y a la educación de la fe de los adultos, • Evangelizan y misionan entre los más sencillos y alejados, • Revitalizan la parroquia, haciendo de ella “Comunidad de comunidades”. ¿Cuál es su espiritualidad? La misma de la Iglesia, al ser ella el nivel más pequeño de la Iglesia, conserva toda su identidad y su mística: • Su modelo son las primeras comunidades cristianas, tal como aparecen en el libro de los Hechos de los Apóstoles (ver Hch 2, 42-47). • Encarnan el seguimiento misionero de Jesús, • Su alimento principal es la Palabra de Dios, • La Eucaristía es el centro de su vida • Su guía es la orientación de sus Pastores (el Magisterio de la Iglesia), • En comunión con su Obispo, se insertan en la aplicación del Plan Diocesano de Pastoral. • También la alienta el testimonio supremo del martirio, que han dado varios de sus miembros a lo largo de los años. Esta hermosa descripción de lo que son las CEB´s no debe hacernos olvidar que ellas son un proceso largo de maduración de la Iglesia en la base. En San Luis hay 15 parroquias en este proceso, conozcamos, alentemos y promovamos su crecimiento. En la actualidad hay otras expresiones comunitarias que, si conservan las características arriba descritas, son bienvenidas para establecer en las Parroquias una red de comunidades que le den un nuevo rostro a nuestra Iglesia. NOTA: Puedes leer los párrafos 178-180 del Documento de Aparecida, para ilustrar este tema. Conéctate a las CEB´s de San Luis: pjjtorres@yahoo.com.mx

Apreciados lectores y lectoras:

¿Y LA PARROQUIA? Con toda razón varios de ustedes podrían hacerme esta pregunta después de haberles hablado los domingos anteriores de la Iglesia universal y de la Iglesia particular o diócesis. La parroquia es el nivel básico de la Iglesia. Ustedes tienen variadas experiencias de la hermosa, festiva y estimulante vida parroquial. Yo gocé muchísimo en mis dos años que fui párroco en la Catedral de Tacámbaro. Me encanta ver la vida y el dinamismo de la parroquia en las visitas pastorales y en las fiestas patronales. Me gusta ver a los laicos y laicas, ofreciendo, con alegría y generosidad, múltiples servicios.

dades. El concepto fue cambiando poco a poco; pero es un hecho histórico la sobrevivencia de la parroquia durante mil quinientos años: con su campanario visible, su templo público, su pila bautismal permanente y su servicio sacramental, catequético, económico y administrativo, basado en leyes y costumbres. La parroquia así, es un baluarte del catolicismo popular y ha vivido una interesante renovación, sobre todo a partir de principios del siglo pasado y de la enseñanza del Concilio Vaticano II. De esta manera, se le fue redescubriendo como comunidad litúrgica, comunidad misionera y comunidad de caridad.

“La parroquia, decía del Beato Juan Pablo II, “es la Iglesia de Dios entre las casas de los hombres”. Y el Beato Juan XXIII la describía con esta metáfora: “La parroquia es la fuente del pueblo a donde todos acuden para calmar la sed”. Estas frases nos hablan del arraigo que tiene la parroquia en la vida cotidiana de los fieles.

La verdad es que la parroquia es a la vez conocida por muchos pero también desconocida por un buen número de católicos. Hay parroquias muy visibles, gracias a su templo y su ubicación, y otras totalmente desconocidas, si hablamos de las grandes ciudades. En cambio, las parroquias que se encuentran en pueblos y ciudades pequeñas, así como en los ambientes rurales, son más conocidas, amadas y frecuentadas.

Quisiera salir al encuentro de un error frecuente. La gente confunde la parroquia con el templo parroquial. Así muchos dicen: “Voy a la parroquia”, queriendo decir que van al templo parroquial. La parroquia no es el templo. La parroquia es la comunidad de fieles creyentes que se encuentran en un determinado territorio. Dice el Catecismo de la Iglesia: “La parroquia es una determinada comunidad de fieles constituida de manera estable en la Iglesia particular (diócesis), cuya cura pastoral, bajo la autoridad del obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio. Es el lugar donde todos los fieles pueden reunirse para la celebración dominical de la Eucaristía. La parroquia inicia al pueblo cristiano en la expresión ordinaria de la vida litúrgica, la congrega en esta celebración; le enseña la doctrina salvífica de Cristo. Practica la caridad del Señor en obras buenas y fraternas” (n 2179). El mismo Catecismo nos da otra bellísima definición:“La parroquia es la comunidad eucarística y el corazón de la vida litúrgica de las familias cristianas; es un lugar privilegiado para la catequesis de los niños y de los padres” (n 2226). Alguna vez leí que la palabra “parroquia”, dentro de varias acepciones, significa también: “pe-regrina”. Es clásica la expresión: “La Iglesia que peregrina en…” Antiguamente, se designaba con el nombre de parroquia a las comunidades de creyentes que se encontraban fuera de las ciu-

En los modernos documentos de la Iglesia, se dice que la parroquia debe ser un lugar privilegiado en el que los fieles puedan tener una experiencia concreta de la Iglesia universal; que la parroquia debe ser primariamente “comunidad eucarística”; debe ser, hoy más que nunca, hospitalaria y solidaria; debe ser lugar de la iniciación cristiana, de la educación y de la celebración de la fe; debe estar organizada de modo comunitario, atenta a la diversidad cultural de sus habitantes y abierta a la realidad social en la que está arraigada; debe ser, en fin, una comunidad viva y dinámica, “discípula y misionera”. De aquí brota la prescripción de la Iglesia de que todos los fieles reciban todos los Sacramentos en su templo parroquial. Después de todo esto que les compartí, ¿qué preguntas o inquietudes les quedan en el corazón? ¿Conocemos nuestra parroquia? ¿Cuál es su historia? ¿Qué proyecto pastoral tiene? ¿Estamos comprometidos? ¿La ayudamos? ¿Participamos en ella en los Sacramentos, en particular, en la Misa dominical?¿Qué nos gusta y qué nos disgusta? ¿Nos acercamos al párroco? ¿Lo vemos como pastor o funcionario?

“Y, hasta que nos volvamos a encontrar, que el Señor los guarde en la palma de su mano”. +Luis, Arzobispo de S. Luis P.


Nuestra historia

Sr. Pbro. Don Ricardo Tristán Agundis Por Pbro. Lic. Rubén Pérez Ortíz

E

l obispo potosino Don Eze-

fue Don Félix Madrazo Suárez.

quiel Perea Sánchez dijo

Fue enviado a la Parroquia de la

en las honras fúnebres del

Divina Pastora donde poco tiem-

querido P. Tristán: «Un sacerdote

po ejerció el Ministerio Sacerdotal

menos, un profeta que ha silencia-

como Párroco. Después pasó a la

do su boca, un ministro que ya no

Parroquia de San Juan de Guada-

hace el sacrificio de reconciliación

lupe donde se iniciaba la Pasión

con el Padre, hemos perdido

viviente y a la que impulsó como

como Iglesia potosina a un grande

celoso pastor. Siendo aun párro-

Sacerdote, que, según nuestros

co del mencionado lugar, durante

criterios aún faltaba mucho por

unos meses fue nombrado Pá-

dar a la Iglesia potosina pero que

rroco de la Parroquia de las Tres

en los planes de Dios, todo estaba

Ave Marías donde se iniciaron

concluido…».

los trabajos de construcción de dicho Templo, el cual es testimo-

Había nacido en esta ciudad San

nio del esfuerzo de tantos laicos

Luis Potosí el 7 de febrero de

y el empeño del P. Tristán. Al mis-

1932. Recibió el sacramento del

mo tiempo se le encomienda la

Bautismo en la Parroquia de la

Asesoría del MFC. Así mismo fue

Compañía, sus padrinos fueron

nombrado Titular de la Secretaría

sus abuelos maternos Doña Mu-

Diocesana de Medios de Comuni-

cia Gallegos Vda. de Agundis y

cación Social.

Don Rafael Agundis. Estudió la Escuela Primaria en Armadillo

En 1980 sufrió un infarto del que

de los Infante y a los 11 años de

salió bien librado, después sufrió

edad ingresa al Seminario Con-

un derrame cerebral que lo llevó a

ciliar Potosino el 2 de enero de

entregar su alma al Padre Eterno

1945, donde estudia sus primeros

el 30 de junio de 1983. Así moría

años de formación. Es enviado a

un grande sacerdote: aficionado a

estudiar al Seminary Montezuma

los toros y al Fut-bool, particular-

de Nuevo México, USA, donde

mente a las Chivas del Guadala-

culmina sus estudios Teológicos

jara. Fumaba puro, quien entraba

y es ordenado Sacerdote junto

a su oficina inmediatamente per-

con el sacerdote potosino Cngo.

cibía el olor característico. Hom-

Francisco Xavier Araiza por Mons.

bre de carácter y decisión. Sa-

Edwin Vicent Byrn, Arzobispo de

cerdote de Cristo: formado en la

Santa Fe, el 25 de abril de 1956.

austeridad y el sacrificio; esto for-

Celebró su Cantamisa en la Pa-

jaron de su persona un verdadero

rroquia del Valle de la Visitación

testimonio de vida presbiteral.

de Nuestra Señora Santa Isabel en Armadillo de los Infante.

Líbranos del ego

E

l hombre nació para ser libre. El mayor privilegio que Dios ha dado al ser humano es el don de la libertad. Pero una libertad sin guía nos convierte en prisioneros. Lo que hace del hombre un esclavo no son precisamente los otros. Ellos pueden atar nuestro cuerpo, pero no pueden dominar el pensamiento. El cautiverio del hombre es su propio ego. El Ego es el peor de los enemigos. Cuando sólo buscamos el propio beneficio, terminamos por perder a los que nos rodean. Por ocuparnos del “yo”, nos quedamos sin el “tú”, y a éste lo necesitamos para vivir. Para que subsista un “yo” es necesario que exista un “tú”. Al quedarme sin el otro, me quedo sin nada, y mi yo se queda sin valor. El ego nos limita demasiado, porque no nos permite ver la vida más allá de nuestra propia perspectiva. El ego nos vuelve ciegos y no nos deja ver lo que realmente nos conviene. Cuando pienso sólo en mí, no le doy espacio al otro, y olvido que todo lo que me rodea es necesario para que yo viva. Negar mi entorno es negarme a mí, yo no subsistiría, sino existieran los que viven conmigo. El diálogo es esencial para salir del ego, y entrar en contacto con el “tú”, para así llegar al “nosotros”.

Más aún cuando entro en contacto con Dios, ya no soy yo, es él, quien comienza a ocupar el centro de mi vida. Quien habla mucho de sí mismo, en el fondo se encuentra vacio. Al hablar con Dios, dejamos que el ocupe el centro de nuestra vida. Y ese diálogo permite que Él nos invada, y llene esos vacios que nadie satisface. Y cuando le pedimos a Dios que nos libre del mal sería bueno también pedirle que nos libre del “ego”. De ese sentido de autosuficiencia, que es el peor de los males y nos lleva a la ruina. El encuentro con el “tú” nos lleva a vivir nuevas dimensiones, expande la expectativa. Nos libera de la angustia, es decir de lo angosto de nuestra existencia, para ayudarnos a vivir en libertad. Vivir en el ego es desequilibrante. Tenemos mucha energía para gastarla en nosotros mismos. Si buscamos sólo lo que nos complace, no siempre tendremos aquello que buscamos. Y terminaremos siendo hombres frustrados. Hay que librarnos del ego, porque nos dejará solos y vacíos. Vivamos en el otro y fundamentalmente en Dios. Para así tener una vida plenamente satisfactoria.

Su primer destino como Neosacerdote lo realizó en la Parroquia de Tequisquiapan, siendo el Párroco el famoso P. Lazcano de quien gozó especial amistad y afecto sacerdotal. Al mismo tiempo fue Capellán Scout gral. 1 y 4. El segundo destino fue en la Parroquia de la Compañía en la que había sido bautizado, su párroco

¿Te interesa tenerlo? ¡Tenemos uno de regalo! Llámanos a partir del lunes 6 de junio de 8:00 a 15:00 hrs. Tel. 814 99 43


05

Los nombres de los bautizados Estimados lectores: Voy a tratar un tema relevante y que no le damos la debida importancia, como es el nombre que se le va a poner a los bautizados. El canon 855, dice: “Procuren los padres, los padrinos y el párroco que no se imponga un nombre ajeno al sentir cristiano”.

Acusome Padre que mi papá está barrigón El arte de saberse confesar Por P. Kino

E

l presente artículo quiere ser una sencilla catequesis para aprender a confesarnos. No se trata de fundamentar el sacramento de la reconciliación con la Sagrada Escritura o con la tradición, sino de cómo llevarlo a la práctica. Ya desde tiempos antiguos se habla de las cinco cosas para una buena confesión 1. Examen de conciencia: No es solo ver al sacerdote salir al templo y como dice el dicho “veo burro y se me antoja un raid”. Se trata de haber pensado previamente los pecados que he cometido y que le voy a decir al padre. Existen diversas formas de hacer un examen de conciencia y una guía la puedes bajar de internet. 2. Dolor de los pecados: No se trata de hacer todo un show de “lágrimas y moco”, de llorar y llorar como “Rina” capítulo 27. Se trata de un dolor profundo que surge de mi realidad de pecador que ha ofendido a Dios porque Él es bueno. Si alguien llora tenemos que ser respetuosos de su llanto, pero no es requisito el llanto para cumplir este segundo paso de una buena confesión. 3. Propósito de enmienda: Aquí es cuando en la confesión me encuentro con la mejor intención de no ofender a Dios otra vez de la misma manera.

4. Decir los pecados al padre: Y repito, los pecados. Aquí se puede correr el peligro de hablar mucho y decir poco. No se trata de hacer toda una historia de cada pecado; no se trata de acusar a tu suegra, a tu hijo, a tu esposo, papá o mamá. La acusación es de lo que tú hiciste. Tal vez de manera no directa en la confesión verbal puedan salir mencionadas dichas personas, pero lo más importante es que salgan los pecados que quieres que Dios te perdone. 5. Cumplir la penitencia: Va desde una oración hasta una obra de restitución. Aquí puede ser el tema de otro artículo, por el momento nos quedamos con eso. Finalmente recordar que la confesión tiene dos fines: El perdón de los pecados, y el recibimiento del Espíritu Santo, de tal manera que aunque no se tenga pecados mortales podemos acercarnos a pedir perdón de los pecados veniales y recibir el Espíritu Santo. Existen personas que quieren hacer lo que le llaman una “plática – confesión” y es algo muy saludable desde el punto de vista espiritual, solo procurar preparar ese momento con el sacerdote para que le dedique el suficiente tiempo, y no tratar de hacerlo cuando hay una fila de penitentes que desean también confesarse.

Por el bautismo, se tiene un nuevo nacimiento y se adquiere una nueva identidad personal, además de formar parte de una comunidad cristiana. Por lo tanto, el nombre del recién bautizado va a reflejar a un nuevo ser y su nueva filiación como hijo de Dios. Anteriormente, se ponía el nombre del santo del día de su nacimiento: José, Juan, Francisco, Abdón, Alejo, Casilda, Emerenciana, etc., que siendo santos conocidos o no tan conocidos, no dejaban de ser modelos a seguir en la vida del nuevo bautizado. A muchos se les añadía el nombre de José o de María sin distinción. Claro está que a la larga, traía problemas con las abreviaciones de J. y de Ma. También se ponía el nombre, generalmente a las niñas, de acontecimientos de la vida de la Virgen María: Encarnación, Asunción, Concepción, etc., o de algunas virtudes teologales: Esperanza o Caridad. Hay quienes sí se pasan, y quieren poner todo el santoral, o todo su parentesco ancestral, por ejemplo: José de Jesús Amador Adolfo Francisco Javier Guadalupe del Sagrado Corazón, para que al final de cuentas, acaben por llamarle “Chucho”. Ahora el canon es más accesible, es decir, no exige nombres de santos, ni de los misterios de nuestra fe, sin embargo pide que no se impongan nombres ajenos al sentir cristiano. Por ejemplo: no es correcto que a una niña la bautizaran con el nombre de Luz Bella, que por más hermoso que se oiga, al final de cuentas se refiere a Luzbel, es decir a Satanás.

Hay personas que por ser novedosos ponen nombres de marcas de motos, de los astros, del reino mineral y vegetal, de continentes o países, o simplemente se inventan nombres que los componen con las iniciales de los nombres de los papás o de los abuelos. Si el papá se llama Juan, la mamá María, entonces se llamará Jumá. También hay quienes les ponen a sus hijos, los nombres de personajes de telenovela o cantantes a quienes admiran o están de moda o les ponen nombres “difíciles” de pronunciar y de escribir. Por el festejo del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución Mexicana, hay quienes les pusieron a sus hijos: Miguel Hidalgo, Francisco Villa, o cualquier otro personaje histórico de la época. El problema que presenta es que, cuando se va a bautizar al niño o niña, su nombre ya está asentado en el Registro Civil y no se puede cambiar o modificar en el momento del bautismo, y se debe de escribir tal cual, así venga con errores ortográficos. Con el paso del tiempo, hay quienes no les gusta su nombre y usan otro, y esto traerá problemas de identidad, porque en sus documentos oficiales dice uno y todos lo conocen por otro. Para hacerse un cambio en el nombre o apellidos, debe de enmendarse en la misma acta de nacimiento, mediante vía Judicial, con sentencia que cause ejecutoria y no se vale que se registre de nuevo. Por lo tanto, tengamos en cuenta qué nombre se le va a poner al niño o niña antes de ser registrado, y que su nombre sea acorde al sentir cristiano y además si es de un santo, que sea su modelo de vida.


Las partes de la Eucaristía y su fundamento:

EL RITO DE LA PAZ Por Pbro. José Antonio Martínez Ortiz.

L

o que dice la IGMR n.82: “A la Oración del Señor sigue el Rito de la paz, en el cual la Iglesia implora la paz y la unidad para sí misma y para toda la familia humana, y los fieles expresan entre sí mismos la comunión eclesial y la caridad antes de comulgar el Sacramento. La IGMR n. 82 describe así su intención: -La Iglesia implora la paz y la unidad para sí misma y para toda la familia humana, y los fieles expresan entre sí la comunión eclesial y la mutua caridad, antes de participar de un mismo pan”. - Se trata de la paz de Cristo “Después de la Resurrección estaban reunidos los apóstoles – con las puertas cerradas por miedo a los judíos – se les aparece Jesús y les dice: “La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo los envío. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid al Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedaran perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos” (Jn 20, 21-23). - No una paz meramente sicológica o humana, sino un don de Cristo; no una paz que conquistamos nosotros con nuestro esfuerzo, sino una paz que nos concede el Señor. La paz es don del Espíritu antes de ser empeño nuestro. Por eso la pedimos: “Concédenos la paz y la unidad”. “La Paz con vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás,

creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Jn 20, 28-29). - Es un gesto de fraternidad cristiana y eucarística: un gesto que nos hacemos unos a otros antes de atrevernos a acudir a la comunión: para recibir a Cristo debemos sentirnos hermanos y aceptarnos los unos a los otros. - Está motivado por la fe, más que por la amistad: reconocemos a Cristo presente en el hermano, al igual que lo reconoceremos en el pan y el vino: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Ro 5,1). - Vista así, la actitud de fraternidad en Cristo es el fruto principal de la Eucaristía; es una condición previa para la comunión y, al mismo tiempo, la convicción de que la Eucaristía va construyendo la fraternidad, es su alimento y fermento. Y se trata de una paz en construcción, nunca del todo conseguida; los cristianos “imploran la paz y la unidad”, a la vez que se comprometen a ella como a una tarea. Los que, dándonos la mano acudimos a la mesa del Señor, expresamos nuestra voluntad de trabajar por una creciente fraternidad, en una sociedad, familia o comunidad en que siempre encontramos conflictos, divergencias, oposiciones, antagonismos... Por eso tiene tanto sentido el gesto de paz precisamente como preparación a la comunión. Hijos de un mismo Padre (Padre Nuestro) y, por consiguiente, hermanos unos de otros (gesto de fraternidad). Después vendrá el gesto del “compartir” (fracción del pan). Y todo culminará en el rito de comunión: “nos compenetramos con El y entre nosotros mismos” (LG 7).

H

ay dos palabras que el cariño o la cortesía ponen en la punta de la lengua día a día: buenos días y gracias. Ambos se pronuncian con gesto de sonrisa.

Buenos días, con el deseo de que Dios conceda a quién saludamos, un día feliz, es decir: sin penas, tristeza, enfermedades, ni dolores. Gracias, para cantar nuestro agradecimiento aunque sea por poco, por ejemplo un pequeño servicio. Y si esto lo hacemos con el prójimo, con mayor razón debes hacerlo con Dios. Y lo podemos hacer con nuestras oraciones y la Santa Misa; porque la Eucaristía es la mejor acción de gracias, porque contiene los elementos del sacrificio. En la Santa Misa el ministerio principal es Cristo. Sólo Él puede decir :“Este es mi cuerpo, esta es mi sangre”. El sacerdote es ministro secundario que hace visiblemente las veces de Cristo. En la Santa Misa, Cristo se inmola místicamente, en cuanto se presenta con carácter de víctima; porque Él ya no puede morir; aparece como víctima inmaculada, en que en estado de muerte; en que la víctima se consume. La Misa es un acto de adoración a Dios. La Misa y el Sacrificio de la Cruz, no es una simple representación sino la renovación del sacrificio de la Cruz.

Congreso Juvenil de Formación de la Etapa Kerygmática del IV Plan Diocesano de Pastoral Casa de la Acción Católica Iniciando el día 18 de junio a las 09:00 a.m. para terminar el día 19 de junio a las 12:00 p.m. Solicitando la asistencia de 2 a 4 jóvenes por parroquia, líderes y comprometidos. Cuota de recuperación: $70.00 pesos DIPAJ Dimensión de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes


07

Los libros y sus autores

Escritos Espirituales EDITH STEIN Madrid, tercera impresión, BAC. 2001, 294 Páginas. Por Luis Marino Moreno

E

stos escritos espirituales de Edith Stein, están compuestos por dieciséis tratados breves, agrupados en tres partes: Espiritualidad mística, Meditaciones y En torno al Carmelo. En estos ensayos está bien marcada la huella del genio Edith Stein en su camino sediento de verdad.

De especial importancia son Castillo del alma, resumen de las Moradas de Santa Teresa desde el punto de vista fenomenológico y de la psicología guiada por la gracia y Caminos del conocimiento de Dio. Teología simbólica del Areopagita, como el mejor estudio preliminar, vestíbulo de entrada al camino espiritual trazado por San Juan de la Cruz. Estos dieciséis ensayos refleja la sed de aquella alma genial, Edith Stein, ansiosa de verdad, de la Verdad. Alejada de Dios su saber tocó cielo. En Edith Stein encontramos una mística de la cotidianidad, encarnada en su tarea intelectual, que no deja indiferencia a quien se acerca a ella. Entre sus escritos espirituales destaca La ciencia de la Cruz. Tales páginas ponen de reliéve las características de su espiritualidad, en la que supo integrar su formación filosófica, su afinidad con la mística carmelitana y su identidad personal con el camino de la Cruz. La autora. Edith Stein nació el 12 de octubre de 1891, fue una de las católicas más interesantes del siglo XX. Judía de nacimiento, filósofa eminente, educadora y defensora de la causa de las mujeres. Se convirtió al cristianismo y, más tarde profesó como carmelita descalza con el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz. Murió en Auschwits en 1942. Fue beatificada por Juan Pablo ll el 1° de mayo de 1987 en Colonia, y canonizada el 11 de octubre de 1998, el 1° de octubre 1999 el mismo papa la proclamó compatrona de Europa, junto a Brígida de Suecia (1303?-1373) y Catalina de Siena (1347-1380) Su fiesta se celebra el 9 de agosto.

Iglesia Universal CIUDAD DEL VATICANO.- El domingo pasado, el Papa Benedicto XVI exhortó a anunciar el Evangelio como Juan Pablo II, para que todos conozcan y vivan la alegría profunda que solo da Dios. “Es posible que la humanidad conozca la verdadera alegría, porque allí donde llega el Evangelio, florece la vida, como un terreno árido que, irrigado por la lluvia, de pronto reverdece. Felipe y los otros discípulos, con la fuerza del Espíritu Santo, hicieron en los pueblos de Palestina lo que había hecho Jesús: predicaron la Buena Noticia y obraron signos prodigiosos”. El Santo Padre se refirió luego a San Carlos Borromeo y a la Beata Teresa de Calcuta, como ejemplos de evangelizadores que “llevaron la paz y la esperanza a ciudades enteras”, entregando “la vida entera para anunciar a Cristo y hacer florecer entre los hombres la alegría profunda”. MADRID.- El presidente del comité organizador de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), Cardenal Antonio María Rouco Varela, afirmó que este evento es “una oportunidad para que (los jóvenes) se dejen iluminar por Cristo, y allí en su corazón y en sus sentimientos de entrega y solidaridad descubran los cimientos de su vida”. Durante el Foro de la Nueva Sociedad, organizado por Nueva Economía Forum, el cardenal dijo que los frutos de entrega de las JMJ se pueden ver en las vocaciones sacerdotales, a la vida consagrada y al matrimonio que surgen luego de estos eventos. “Pero también y sobre todo en el largo plazo suponen una contribución a la sociedad actual: energía para resolver la crisis y fortalecer el camino de la paz”, afirmó ROMA.- Al concluir el primer encuentro, de la tercera fase de diálogo entre católicos y anglicanos, el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos dio a conocer que se trataron dos temas: la Iglesia como comunión y el discernimiento de la correcta enseñanza ética. Los temas tratados responde al programa planteado por el Papa Benedicto XVI y el líder de la Comunión Anglicana y arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, en su Declaración Común del año 2006. El Programa también solicita a la comisión mixta que reexamine cómo se entiende y se alienta “el compromiso hacia la meta común de la restauración de la plena comunión en la fe y la vida sacramental”. El comunicado señala también que el ecumenismo apunta también a que “anglicanos y católicos puede ayudarse a crecer en la fe, la vida y el testimonio de Cristo si se abren a la gracia transformadora de Dios que media a través de cada uno”.

Iglesia en México SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS.- Reunidos en asamblea, los miembros de esta Iglesia Particular, analizaron las causas reales de la agonía que está sufriendo la tierra, a causa de: la contaminación del medio ambiente, aumento de basura, deforestación, erosión, destrucción de cerros, contaminación de manantiales y ríos, escasez y poco cuidado del agua, uso indiscriminado de agroquímicos, pérdida de respeto a la madre tierra. Ante esta realidad que atenta contra la vida y la dignidad de los pueblos, han decidido, a la luz de la fe en Dios creador del cielo y de la tierra, tomar como opción diocesana una pastoral comprometida con el cuidado, defensa y promoción de nuestra Madre Tierra como casa de todos, como parte integral de nuestra opción por los pobres. MÉXICO.- Nuevamente se encuentra en línea el sitio Web de la Conferencia Episcopal Mexicana. Después de varias semanas de ha-ber sido cancelada, a partir del lunes 29, nuevamente la podemos visitar, ahora con un nuevo diseño. Mons. Carlos Aguiar Retes, agradeció al equipo técnico que ha trabajado arduamente para po-nerla a la altura de las necesidades y exigencias y que pueda ser visitada y seguida a través de las redes sociales Facebook y de Twitter.


“Me voy, pero no me voy…” A

excepción de Marcos, del cual no podemos opinar dado que su final está perdido, todos los evangelistas elaboraron muy cuidadosamente el final de su Evangelio. Mateo, en la última página de su escrito, concentra una escena breve que fue capital para su comunidad. Los elementos son: 1. Cita de Jesús y sus discípulos en un monte de Galilea Aunque el evangelista más “geográfico” parece ser San Lucas, San Mateo tiene una predilección especial por el monte como el lugar solemne de la enseñanza de Jesús. Así, el sermón de la montaña y el discurso escatológico los pronuncia Jesús desde un monte. Esto ha hecho pensar que San Mateo está evocando el monte de la revelación, el monte Sinaí, haciendo ver que Jesús es portador de la nueva revelación de Dios. Por otra parte, el monte de la escena final parece hacer juego con las palabras de Jesús: “me ha sido dado todo poder”. El monte se convierte en la Cátedra de Jesús, el lugar desde donde enseña, instruye y ordena. También es el lugar de la visión, lugar de la adoración, pues ahí se manifiesta el todopoderoso. La naturaleza proclama la presencia de Dios, siendo el monte uno de los lugares que más evocan el poder y la presencia divina. 2. Por primera vez lo adoran En 4,10 Jesús había citado la escritura que dice: “Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto”. El encuentro final de Jesús con sus discípulos, el primero, según San Mateo, después de su resurrección, ya no es igual. Antes de su pasión se encontraban con él como maestro, mas ahora, sin mayor preámbulo, San Mateo dice que se postraron y lo adoraron. La suma de monte y adoración tendrán un efecto en sus palabras, pues está lejos de ser una exhortación para convertirse en un imperativo divino, es la palabra del todopoderoso. 3. Palabras del “Pantocrator” Lo primero que hace Jesús es darles una revelación: le ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Ante todo es una nota cristológica, Él tiene todo el poder en el cielo y en la tierra. Las palabras del Padrenuestro “venga

tu Reino” son ahora una realidad en Jesús Resucitado. El gobierna y reina sobre cielo y tierra. De esa manera puede disponer lo que ahí se debe hacer, y su instrucción que sigue y toda la que dio durante su ministerio, adquiere un nuevo nivel, el rango de mandatos divinos. a. Mandato final: “hagan discípulos” Éste es el mandato directo y principal, lo demás atiende al cómo hacerlo, pero el mandato fundamental es: “hagan discípulos”. I. Bautizándolos La fórmula trinitaria bautismal: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” es una de las señales de la “madurez” de la tradición sobre Jesús que desembocó en el Evangelio de Mateo, lo cual lo hace un escrito tardío, surgido en la década 80-90. El ritual litúrgico de la inmersión bautismal será la “señal” de los discípulos. No sería extraño que en la comunidad de San Mateo esto habría servido también como reemplazo de la circuncisión judía. De tal manera que, contra todos los pronósticos del lector atento del evangelio mateano, la enseñanza viene después del bautismo, pero sólo en orden, ya que forman parte inseparable de un mismo mandato; así, bautismo y enseñanza son un binomio indisoluble. II. Enseñándolos El texto completo dice: “enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado”. Parece ser que lo que literariamente más cuidó San Mateo fue la enseñanza de Jesús; no sólo la albergó en cinco discursos, sino que lo hizo de modo temático; e incluso diseñó una introducción y una conclusión para cada uno de ellos. La conclu-

sión de cada discurso con pequeñas variantes lógicas dice: “Y sucedió que cuando acabó Jesús estos discursos”. Una diferencia notoria es la del último discurso: “cuando acabó Jesús todos estos discursos”, pues señala no sólo la conclusión del último discurso, sino la de todos los discursos. Ahora, al final de todo el evangelio, Jesús dice “hagan discípulos… enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado”, esta indicación estaría remitiendo a sus cinco discursos, de tal manera que el “manual” para hacer discípulos lo constituyen los cinco discursos. b. Promesa final: “estaré con ustedes todos los días” Al igual que la fórmula trinitaria del bautismo, esta promesa apunta también a la madurez

del desarrollo teológico del evangelio de Mateo, pues los escritos más iniciales del nuevo testamento son fuertemente escatológicos y presentan como inminente la segunda venida de Jesús, mientras que esta promesa final, unida a la misión, hace ver que los apóstoles tienen más bien puesta su atención en hacer discípulos, con la más clara convicción de que Jesús está permanentemente con ellos, no en balde el nombre mateano para el niño rey es “Emmanuel”, haciendo así una gran inclusión en este evangelio con el tema de la permanente presencia de Jesús resucitado en la comunidad.


¿Quién no ha recibido un auxlio de Ella?

Por Pbro. Tomás Cruz

Fiesta Patronal en la Parroquia de María Auxiliadora en la Fracción Tercera Chica

“S

e ha perdido un poco o mucho, el celebrar a nuestra Madre en este mes de mayo dedicado a Ella, pero sigue siendo su mes por excelencia, pues la celebramos tres veces: El 13 de mayo en su advocación de Ntra. Sra. de Fátima; el 24 de mayo en su advocación de Auxiliadora y el 31 celebramos la Visitación de María Sma. a su Prima Santa Isabel”. “Aprovechemos el que Dios nos concede la gracia de celebrarla hoy, y pidámosle que tanta violencia, agresión, odio, maldad, desorientación y desviación de valores, terminen y que nos impulse a comunicarle a todas esas personas perdidas por los caminos del mal, el amor a nuestra Madre Santísima”. Así lo señaló nuestro Arzobispo, Mons. Luis Morales Reyes, durante su homilía que emitió el pasado martes 24 de mayo, día en que la Parroquia de María Auxiliadora de la fracción Tercera Chica, vivió intesa y gozosamente su fiesta patronal con una solemne Concelebración Eucarística presidida por el señor Arzobispo, quien estuvo acompañado por su Párroco, el Pbro. Sergio Galaviz Ortiz.

El Arzobispo indicó que es preciso conocer los datos históricos de esta festividad y señaló: “El Papa Pío V incluye esta advocación MARÍA AUXILIADORA a las Letanías Lauretanas (las que se rezan al finalizar el Rosario) en 1571, cuando el ejército cristiano vence a los musulmanes en la batalla del golfo de Lepanto (Grecia). En 1814 Pío VII (1800-1823) instituye su memoria en esta fecha”. Enfatizó: “Es preocupante que se vaya perdiendo la fe católica y el gusto y la sensibilidad por las cosas de Dios, hay una gran avalancha del mal y ahora los jóvenes nos dicen que ya no creen en Dios, se ha generado una fuerte corriente de inmoralidad y la ven como algo normal y legítimo. Todo esto es una gran amenaza a nuestra fe”. “Vivimos un momento difícil con la preocupación del crimen organizado que va provocando angustia, miedo e inseguridad, porque vemos que ya no está ninguna colonia libre de violencia, ¿A quién hemos de volver la mirada cuando nuestra pérdida de la fe católica, la inseguridad y la violencia nos derrotan?”, sin duda debemos acudir a Ntra. Madre María Auxiliadora”.

En esta magna Festividad Mariana, un grupo numeroso de Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión Renovaron sus Votos como tales, y otros fueron instituídos Ministros por vez primera, por lo que a todos ellos, el señor Arzobispo les impuso la Cruz Eucarística, después de haber sido presentados por su párroco, el Padre Sergio Galaviz.

En esta magna Festividad Mariana, un grupo numeroso de Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión renovaron sus votos como tales, y otros fueron instituídos Ministros por vez primera, por lo que a todos ellos, el señor Arzobispo les impuso la Cruz Eucarística. Felicidades al P. Sergio Galaviz Ortiz y a sus colaboradores, por la organización de su fiesta patronal.

L

os cristianos de la Iglesia de la antigüedad en Grecia, Egipto, Antioquía, Efeso, Alejandría y Atenas acostumbraban llamar a la Santísima Virgen con el nombre de Auxiliadora, que en su idioma, el griego, se dice con la palabra “Boetéia”, que significa “La que trae auxilios venidos del cielo”. Ya San Juan Crisóstomo, Arzobispo de Constantinopla nacido en 345, la llama “Auxilio potentísimo” de los seguidores de Cristo. Los dos títulos que más se leen en los antiguos monumentos de Oriente (Grecia, Turquía, Egipto) son: Madre de Dios y Auxiliadora. (Teotocos y Boetéia). En el año 476 el gran orador Proclo decía: “La Madre de Dios es nuestra Auxiliadora porque nos trae auxilios de lo alto”. San Sabas de Cesarea en el año 532 llama a la Virgen “Auxiliadora de los que sufren” y narra el hecho de un enfermo gravísimo que llevado junto a una imagen de Nuestra Señora recuperó la salud y que aquella imagen de la “Auxiliadora de los enfermos” se volvió sumamente popular entre la gente de su siglo. Una bella imagen de María Auxiliadora, una advocación la cual era invocada por San Juan Bosco, a quien se le atribuye la construcción de la Basílica de Turín, Italia, en el 1868, se encuentra en el Templo de María Auxiliadora, ubicado en la calle Espinoza y Cuevas esq. León García, en el barrio de San Miguelito. Cientos de personas de reunieron para honrar esta bella imagen con la Eucaristía. El P. Salvador Guillén, capellán de éste templo, el P. J: Cruz Nicasio quien presidió la Misa y el P. Kino quien relató, en su homilía, la historia de esta advocación en Honor a María.


Once Diáconos fueron ordenados “Dichosos ustedes que eligieron ser servidores de Cristo”

Antonio Esparza

Carlos Palomares

Cristian González

Gerardo Román

Gregorio Fernández

Jorge Luis Tejeda

José Eulogio Villanueva

Josué Torres

Tomás Pérez

Victor Javier Morales

Rubén Villegas

Por LCC Angélica Maldonado Morales

L

as puertas de la Catedral Metropolitana Potosina se abrieron de par en par para recibir a los 11 Diáconos que fueron ordenados, de manos de nuestro Arzobispo, Mons. Luis Morales Reyes, en solemne Concelebración Eucarística, efectuada el pasado viernes 27 de mayo. Ahí se dieron cita los Sacerdotes formadores del Seminario Arquidiocesano Guadalupano Josefino, mejor conocido como Seminario Mayor, encabezados por el Rector del mismo, Pbro. Erasmo Valero Sánchez, así como Sacerdotes invitados de las diversas parroquias de nuestra Iglesia Particular, sin faltar la presencia de nuestro Pastor Emérito, Mons. Arturo Antonio Szymanski Ramírez y de una multitud de fieles que llenaron a su máxima capacidad nuestra Catedral Potosina.

Los Diáconos Ordenados son: Antonio Esparza Velázquez; Gregorio Fernández Torres; Cristian González Facundo; Víctor Javier Morales Soldevilla; Carlos Alberto Palomares Salazar; Tomás Pérez Arellano; Gerardo Román Picazo Gutiérrez; Josué Torres Martínez; José Eulogio Villanueva Sánchez; Rubén Omar Villegas Hernández y José Luis Tejeda Contreras, D.J.

la cruz de cada día”. “Dichosos ustedes si proclaman incansablemente el Evangelio y sirven con alegría tanto a Dios como a los hombres. Dichosos ustedes si observan el CELIBATO COMO FUENTE PECULIAR DE FECUNDIDAD APOSTÓLICA EN EL MUNDO y conservan y acrecientan el espíritu de oración, unidos a Cristo y a la Iglesia. En su homilía, el Señor Arzobispo les dijo: “Dichosos ustedes porque hoy comienzan a ser hombres de Dios para servir a la Palabra del Padre Celestial, para amar con un amor no dividido, para orar en nombre de Cristo y de la Iglesia. Dichosos ustedes porque saben que, detrás de todo, está la elección de Dios, SU AMOR DE PREDILECCIÓN, su proyecto divino para cada uno. Dichosos ustedes porque dan su SÍ INCONDICIONAL y están dispuestos a la renuncia total, a tomar

“Tengan por raíz y cimiento LA FE. Muéstrense sin mancha e irreprochables ante Dios y ante los hombres, según conviene a Ministros de Cristo y Dispensadores de los Santos Misterios. no se dejen arrancar la esperanza del Evangelio, al que deben no sólo escuchar, sino además servir”. “Vivan el misterio de la fe con alma limpia, muestren en sus obras, la palabra que proclaman, para que el pueblo cristiano, vivificado por el Espíritu Santo, sea oblación agradable a

Dios, y ustedes, en el último día de sus vidas, puedan salir al encuentro del Señor, y oír de Él estas palabras: “MUY BIEN, SIERVO BUENO Y FIEL, ENTRA A TOMAR PARTE EN LA ALEGRÍA DEL SEÑOR” Pidamos al Señor que envíe sobre ellos el Espíritu Santo, para que, fortalecidos con la gracia de sus 7 Sagrados Dones, desempeñen con FIDELIDAD EL MINISTERIO”.


JUNIO 05 DE 2011

XIX Ultreya Diocesana en Rioverde, SLP

Por Luz Elena González

“D

iscípulos y Misioneros en acción, caminando con el Señor”, Con este hermoso lema se dio inicio con la marcha de Colores en punto de las ocho de la mañana saliendo del frente del templo de Santa Catarina de Alejandría en Rioverde, SLP, hacia el Deportivo Ferrocarrilero para llevar a cabo la XIX Ultreya Diocesana y celebrar el 50 aniversario del MCC en esta Parroquia. En un ambiente “DE COLORES” y contagiando la verdadera alegría que se vive en Cristo Jesús, con porras, cantos y alabanzas caminamos por las principales calles de la ciudad una gran multitud de hermanos Cursillistas, quienes con pancartas daban a conocer la prosedencia de los grupos participantes. Encabezó la marcha la danza “Cuento contigo” de Villa de Arista, SLP, la escolta quienes portaban orgullosamente la bandera del Vaticano, la banda de Guerra, algunos hermanos que hace 50 años hicieron su Primer Cursillo de Cristiandad en este lugar, así como los Sacerdotes de la Parroquia y las

Autoridades Civiles, seguidos del gran contingente, quienes de las diferentes parroquias de la Diócesis, así como de la Diócesis de Matehuala y Cd. Valles, arribaron alegremente para participar de esta Ultreya. Arribamos al Deportivo Ferrocarrilero que lucía gran colorido entonando nuestro himno “DE COLORES”, y en punto de las 10:40, fue inaugurada la XIX ULTREYA DIOCESANA, por la Lic. Alejandra Castorena, Presidenta Diocesana del MCC; enseguida el Pbro. Jorge Aguilar, Director Espiritual Diocesano hizo la invocación al Espíritu Santo; el Vicario Episcopal para la Zona Media, Pbro. Carlos Ochoa dio la bienvenida diciendo que “como una nueva primavera floreció el MC. hace 50 años en la Parroquia de Sta. Catarina de Alejandría. Después la Vocal de Centro Dra. Eloísa Cardoso dio un mensaje a los asistentes para posteriormente el C. Hilario Vázquez Solano, Presidente Municipal agradeció la asistencia de los presentes a Rioverde, SLP, y a la Ultreya Diocesana.

Hubo momentos de oración ante el Santísimo Sacramento, canciones, reseñas históricas, vivencias, dinámicas, temas sobre el caminar pastoral del MCC, se compartiero los sagrados alimentos acompañados de música de huapango y mariachi; después nos compartió un bello tema el Sr. Obispo de Matehuala Don Lucas Martínez Lara, y concluímos con la Concelebración Eucarística presidida por el Sr. Arzobispo Don Luis Morales Reyes y sacerdotes que asistieron a la Ultreya, en donde el Sr. Arzobispo nombró al Pbro. Felipe Gutiérrez nuevo Director Espiritual Diocesano del MCC, al Pbro. Juan Carlos Huerta, Coordinador Espiritual en la Zona Media, así como al Sr. Heraclio Ledezma y Sra. Irma González Coordinadores en la Zona Media. Finalmente dio la bendición para que todos los participantes a esta Ultreya llegaran con bien a sus lugares de origen. ¡FELICIDADES HERMANOS CURSILLISTAS Y DE COLORES!


Un buen inicio en la evangelización de Ciudad Satélite Por Carlos Cuéllar

Será también Rey de nuestros corazones

Fiesta en el Rancho la Libertad

E

l proyecto de Ciudad Satélite ya ha comenzado y las personas que la habitan buscan su propio espacio de encuentro con el Señor, vivir los sacramentos y compartir el Cuerpo del Señor.

Por Carlos Cuéllar

C

on mucho esmero en su trabajo, la gente del el rancho la Libertad que se encuentra cerca de la Colonia Quintas de la Hacienda, ha puesto un gran esfuerzo en su capilla que actualmente es Rectoría y que no en mucho tiempo será Parroquia cuyo titular será el Señor de la Misericordia.

Por varios meses el padre Marco Antonio Luna Aguilar, ecónomo del Seminario y el padre Juan Martínez Vega Párroco de Pozos han dado seguimiento a la creación de una ermita en Ciudad Satélite.

“un compromiso es lo que buscamos esta tarde, hoy pidamos mucha fe al Espíritu Santo para que podamos llevar la esperanza y el bien a todas partes, a nuestros hogares, a nuestras escuelas, a cada rincón.”

El pasado sábado 21 de mayo por la tarde se inició con una gran peregrinación a la capilla para colocar ahí a su Santa Patrona, quien sería la titular de este templo esta sería en su advocación de la Virgen de San Juan.

D. Luis se dirigió a los presentes: “Debemos de regalarle a nuestro Señor una corona espiritual, una corona de amor, que lo engalane, que lo proclame vencedor ante la muerte ante el pecado, ofrezcamos una corona de sacrificio y pongamos amor en cada uno de nuestros actos, en cada uno de nuestros pensamientos y palabras, eso sin duda será el mejor regalo.” Una comida clausuró esta fiesta con la promesa de que muy pronto el rancho la libertad tendrá su parroquia.

También se confirmaron algunos jóvenes a manos de D. Luis Morales quien les recordó la gran misión que lleva el católico al recibir el sacramento de la confirmación, este sacramento es un regalo del Espíritu Santo el cual debemos de tomarlo con muchísima fe y como todo regalo tomarlo y cuidarlo con todas nuestras fuerzas.

Pbro. Fernando Castro Villanueva TITULAR DE LA COMISIÓN DE LITURGIA

El pasado viernes 20 de mayo la comunidad entera se vistió de gala al recibir a nuestro Arzobispo Luis Morales Reyes entre aplausos y mucho afecto. La visita de nuestro pastor causó asombro y felicidad entre todos los presentes, pues era D. Luis Morales quien en nombre del Espíritu Santo esa tarde administraría el sacramento de la confirmación a un gran grupo de niños y adolescentes quienes por semanas se habían preparado para este momento tan significativo. La gran fiesta comenzó con la bendición de una corona que sería el instrumento para proclamar Rey al Señor de la Misericordia, D. Luis fue el encargado de quitar la corona de epinas y en lugar de esta ponerle una hermosa corona dorada y llamarlo Rey de nuestros corazones.

D. Luis Morales Reyes fue el encargado de bendecir la imagen que fue colocada en un lugar digno. Todos los ahí reunidos se llenaron de orgullo al haber realizado este sueño tan deseado.

Pbro. José Manuel López Facundo VICARIO EPISCOPAL DE PASTORAL

Por muchos meses los padres encargados han guiado a su comunidad para lograr su objetivo de llegar a ser parroquia, remodelando y ampliando el templo de una manera muy bonita convirtiéndolo en un auténtico recinto de fe.

Pbro. Darío Martín Torres Sánchez RECTOR DE CATEDRAL

Pbro. Felipe Gutiérrez Hernández ASESOR ECLESIÁSTICO DE CURSILLOS


13

JUNIO 05 DE 2011

El hombre de la caja 7 E

l hombre de la caja 7 murió un 22 de abril. Era jueves y llovía. «Mi papá», me dijo la mayor de sus hijas, que había ido a buscarme a la parroquia al final de la Misa. No hacía falta decir más. Ya sabía yo de qué se trataba. Corrimos juntos. Dos días antes el anciano había rehusado confesarse. «Ustedes los curas... ¡Como si no supiera lo que son y lo que hacen!». Pero ahora era diferente. Ahora era necesario decidir. O no había nada después de esta vida y los curas éramos unos mentirosos, o en el fondo, muy a su pesar, estos curas que según él conocía tan bien tenían razón, y entonces... Entonces pidió que me llamaran. -Tráiganlo. Quiero que mientras yo doy el salto o traspaso la puerta, o no traspaso ninguna puerta y caigo al vacío, él me tome de la mano. Como quiera que sea, un salto habrá que dar. Díganle que quiero que me tome de la mano en ese momento. Váyanle a decir eso. Que venga a ayudarme a dar el brinco. Cuando llegamos, él me esperaba con los ojos abiertos. Me vio abrir un pequeño libro de tapas color marrón, observó cómo me colocaba al cuello una pequeña estola morada y cómo hacía sobre mi cuerpo el signo de la cruz; cuando me vio preparado, extendió con dificultad su mano derecha: se disponía a ejecutar el acto más importante de cuantos había realizado en toda

su vida y no quería hacerlo solo. Al día siguiente, el banco en el que trabajaba laboró normalmente, y sus compañeros lanzaron furtivas miradas a la caja número 7; es verdad que pusieron cara de tristeza durante unos segundos, pero finalmente se consolaron al ver el rostro joven y hasta atractivo del nuevo cajero. La caja 7 seguía con sus filas habituales, con su olor característico a aire encerrado, con sus transacciones de siempre. Que yo sepa, ningún banco ha cerrado nunca sólo porque uno de sus trabajadores haya sido borrado definitivamente de las nóminas mensuales. ¡El que haya visto una cosa semejante, que levante la mano y exija que me calle!

Pero no, los bancos no cierran sólo por eso, ni los grandes almacenes, ni las oficinas de gobierno. En realidad, todo sigue igual; lo único que cambia es que nosotros ya no estamos… Sí, y cuando seamos nosotros los que nos vayamos sucederá lo mismo, exactamente lo mismo: otro vendrá a ocupar nuestro puesto y la vida seguirá su curso. Y es que, en cuanto trabajadores, somos casi siempre desechables, intercambiables. Es posible que yo haya sido un oficinista ejemplar, que después de treinta años de servicio sacrificado no haya dado a mis jefes y superiores un solo motivo de queja o de reproche; es posible, además, que me haya distinguido por mi honradez y probidad. Sí, todo esto es posible. Pero en cuanto me enferme y ya no pueda desempeñar mis funciones, otro vendrá a ocupar mi lugar y a sentarse a mi escritorio. No porque yo desaparezca desaparecerá también la oficina a la que he dado lo único que tenía para vivir: mi tiempo, mi precioso y escaso tiempo. ¡Qué malos negociantes somos los hombres! Damos la vida, y lo único que recibimos a cambio de ella es una cantidad de dinero que nunca nos alcanza. ¡Damos lo irrecuperable a cambio de unos cuantos billetes arrugados que tan pronto como llegan se van! Conviene recordar esta verdad. Conviene recordarla para no equivocarnos y darle al César lo que es de Dios. Me gustan los discursos que alaban la excelencia, la flexi-

bilidad, la eficacia y el rendimiento, pero me dejan de gustar cuando no hablan de otra cosa.

En la oficina no soy nunca necesario; soy imprescindible únicamente en el amor, en la amistad y en el seguimiento de mi íntima vocación: sólo ahí nadie más puede usurpar mi puesto. Sólo en estos ámbitos soy único e irrepetible. Si lo que hago en la oficina concuerda con la idea que tengo del amor, si fomenta la amistad, si me permite realizar mis anhelos más profundos, entonces la oficina es sacrosanta. Pero si no, no vale la pena sacrificarle el amor, la amistad ni la vocación. En el hogar del hombre de la caja 7 las cosas no seguirán iguales después del 22 de abril; en el banco, en cambio, sí. Si le dijéramos a la hija que llora: «Tranquilízate, consíguete otro padre», es muy probable que nos mire con

rencor y hasta tengamos que esquivar una bofetada. Los seres no son nunca intercambiables; sí lo son, en cambio, los trabajadores. «Con cada hombre llega al mundo algo nuevo, algo que nunca existió, algo primero y único –escribió el filósofo judío Martin Buber en El camino del hombre-. Cada uno en Israel tiene la obligación de considerar que él es único en su género y que, en el mundo, nunca existió un hombre idéntico a él. En efecto, si en el mundo ya hubiera existido un hombre idéntico a él, no tendría motivo para que estuviera en la tierra»... La misión más noble que puede realizar un hombre es saber dónde es insustituible y dónde no, para que el César no reciba nunca más de lo que merece. «No tuvo amigos». «No amó a nadie». «No tuvo nunca tiempo para las cosas verdaderas. Todo fue para él correr, agitarse y llegar tarde». Si va a ser esto lo que piensen de mí los dos o tres compañeros que asistan mis funerales, habré vivido en vano.


Por José de Jesús Meza Ceballos Villa Juárez, San Luis Potosí

U

n fuerte dolor de cabeza. Eso era lo que le causaban a Susana esos tres pequeños gatos juguetones que su madre le había dejado cuando perdió la vida en aquel desafortunado accidente. Y aunque ciertamente eran un encanto y su madre solía amarlos y cuidarlos con mucho cariño, Susana no quería ya más hacerse cargo de ellos; no eran más que un dolor de cabeza para ella. Tantas latas de comida compradas y tantos sofás rasgados, tantos pelos en sus modernos vestidos y tantos platos lamidos clandestinamente por ellos la tenían a punto de ‘tirar la toalla’, de rendirse y buscar soluciones drásticas. Hasta que un día sencillamente puso algunas gotas de un eficaz veneno en el platón de leche de los tres indefensos felinos, y esos fueron tres peludos problemas menos en su lista. Pero los dolores de cabeza aún no cesaban. Susana tenía un jefe regordete e insoportable que gastaba

todo su tiempo en mover su grotesco bigote para darle órdenes absurdas y pedir tazas de café a todas horas. Sí, es un hecho que el salario era bastante bueno y le permitía mantener el estilo de vida al que la chica estaba acostumbrada, pero después de algunos meses le resultó una labor agotadora e inaguantable, y renunció. Dejó su horrible empleo alegando ser una mujer demasiado independiente para servir a un ogro de esas proporciones. Sin duda, renunciar significaría un dolor de cabeza menos para ella. Susana también tenía un padre, de esos padres que vienen con gafas y cabello color gris. El señor Saúl era muy simpático y a veces un poco parlanchín, pero amable como pocos. Aunque era muy despistado y siempre se refería a mí con un nombre diferente (Juan, Julián, Josué, una vez incluso me llamó Gabriel); y nunca, nunca recordaba tomar sus medicamentos a sus horas. Obviamente era algo obstinado como cualquier hombre de su edad, y a veces reprendía a Susana por salir a fiestas hasta altas horas de la madrugada sin avisarle previamente, y por regresar sola en su coche tras beber algunas copas. Esto le causaba al señor momentos de una suma preocupación, pues él mejor que nadie conocía los riesgos y consecuencias de un accidente automovilístico, pero pese a todo y sin lugar a dudas el señor Saúl era un hombre protector y amoroso con su

hija. Susana pasaba días y horas diciendo no poder más con él; lo consideraba un dolor de cabeza, una molestia que le impedía hacer su vida a su manera y ser libre. Así que un miércoles lo llevó a comer a un restaurante en una ciudad vecina, y horas después lo dejó abandonado en un asilo cualquiera. Ya no habría sermones que escuchar, y eso era un dolor de cabeza menos para ella. Susana y yo cumplíamos catorce meses de noviazgo aquel miércoles hace dos años; fue también el mismo día en que por fin me armaría de va-lor y le pediría que fuera mi esposa. Y precisamente ese mismo día, ella decidió sorpresivamente terminar nuestra relación. Dijo que deseaba ser libre y conocer el mundo; que nuestro amor era enorme, pero que era demasiado joven y atractiva, y no podía estar con a una sola persona todavía, habiendo millones más que aún no conocía en el planeta. Que ciertamente me amaba, pero la mera idea de escuchar un “hasta que la muerte nos separe” le causaba un terrible dolor de cabeza, porque la vida es demasiado corta para atarse a alguien eternamente. Y así es como Susana se ha desecho de sus molestos dolores de cabeza poco a poco. Pero la realidad es que ahora, después de tantos dolores de cabeza prevenidos decididamente, Susana ya no tiene gatos. Obviamente ya no compra latas de comida para ellos, pero su casa está llenándose de ratones. Ya no tiene un jefe prepotente para prepararle café pero tampoco el dinero requerido para comprar sus tan anhelados vestidos. Ya no está pendiente de cada píldora a la hora indicada para su insoportable padre, pero tampoco recibe chocolates de su parte en cada cumpleaños. Y ahora, aunque tiene la libertad para elegir junto a

quién y sobre cual cama dormirá cada noche, ya no podrá hacerlo nunca en la mía; porque mi cama es pequeña y sólo hay espacio para mi amada Aurora y para mí. A veces, y al igual que Susana, uno suele pensar equivocadamente que ser feliz es estar libre de dificultades y hacer lo que nos plazca, vivir despreocupados y sin ninguna obligación o carga, sintiéndonos distantes del dolor o las intranquilidades. Pero, cada vez que Susana descongela en el microondas su insípida comida y se sienta en una mesa en la que sobran sillas, se da cuenta de que la felicidad y los pro-blemas vienen en el mismo paquete, y descubre un poco tarde que cuando tiró todas sus preocupaciones y sus gatos muertos a la basura, la felicidad iba en la misma bolsa. Susana, tú, yo y todos deberíamos aprender a tiempo que sentirnos bien tiene poco o nada que ver con ser felices. Deberíamos entender que una persona sin problemas es una persona tan muerta como los gatos de Susana. Y más que todo, deberíamos apreciar que prácticamente siempre, la verdadera felicidad duradera viene cuidadosamente empaquetada en la misma caja que los más fuertes dolores de cabeza. Eso es la auténtica felicidad, un hermoso dolor de cabeza.


JUNIO 05 DE 2011

CIBEREVANGELIZANDO El claro oscuro en nuestras vidas L Mons. Juan Del Río Martín

Por Lucía Zamora Valero

A

hora en la ceremonia “del fuego nuevo” donde estamos a oscuras por un largo rato, podía escuchar todo lo que no escucho cuando hay luz. Escuchaba los pasos de la gente, el movimiento de los árboles, el estornudo del señor que se encontraba como a diez sillas de mi lugar, a la señora que regañaba al niño y muchas cosas más. Trataba de poner atención a las lecturas, pero me costaba trabajo. La oscuridad desviaba mi atención a los sonidos insignificantes. Hice un gran esfuerzo para concentrarme. Hasta que por fin… ¡llegó la luz! Y todos esos ruidos desaparecieron. Ahora si… sólo escuchaba lo que yo quería escuchar. Ahora mi vista ya tenía un punto fijo, y mis oídos una dirección. Mis sentidos lograban captar lo esencial, lo que la oscuridad no me dejaba escuchar. Esto me dejó pensando un poco… como en nuestras vidas, muchas veces la oscuridad, no nos deja ver ni escuchar la palabra de Dios. Nos llegan ruidos de todos lados, ruidos que desvían nuestra atención a lo que verdaderamente es importante para Dios. En algún momento de nuestra vida nos hemos encontrado en una tremenda oscuridad, y no sabemos que pasa. Creemos que todo está bien; tenemos empleo, una linda pareja, amigos agradables, vivimos contentos… pero algo nos falta que no estamos conformes con la vida que llevamos…y no sabemos qué es. Nos sentimos espectadores de la vida de los demás y no vivimos la nuestra. Estamos contentos cuando vamos de compras, cuando estamos de fiesta, cuando recibimos obsequios, pero sólo es un momento; pasando la emoción, todo sigue igual. Como padres de familia queremos que nuestros hijos brillen como estudiantes, que no bajen el promedio; que al finalizar el ciclo escolar, salgan con premio de todo…de matemáticas, de arte, de inglés… o bien que sean los mejores deportistas; que compitan siempre, y no suficiente… que sean siempre los primeros en llegar. No está mal, pues son herramientas para que nuestros hijos salgan adelante, además les va formando el carácter. Pero qué pasa, cuando sólo nos ocupamos de educarlos en la competitividad, o en las apariencias ¿Sabemos qué hay dentro de ellos como seres humanos? En ocasiones ni siquiera los escuchamos y tal vez ni siquiera los veamos. Nos dedicamos a pulir todo lo que salta a la vista, pero no su interior… ni siquiera nos ocupamos de pulir el nuestro. ¿Qué pasa dentro de nosotros? ¿Por qué nuestros ojos y nuestro corazón no ven lo que lo que Dios quiere que veamos? Creo que estamos en plena oscuridad, donde las distracciones se pueden presentar de mil maneras y no podemos ver la felicidad plena en nosotros, la felicidad que Dios nos regala y que quiere que la compartamos con los demás.

Sabemos que ese abrir de ojos… puede ser doloroso. En ocasiones el despertar es por medio de una tragedia, de alguna decepción o bien alguna enfermedad. “Lo material, el que dirán, el orgullo y la ignorancia” son ruidos tan arraigados en nosotros, que duele dejarlos a un lado, y nos impiden ver con claridad, la tremenda necesidad humana, de dar y recibir amor. Es difícil dejar atrás estos ruidos que no nos permiten concentrarnos. Pero al estar en contacto con Dios; poco a poco llegará la luz a nuestra vida, nuestros ojos verán lo esencial de la vida misma, y nuestros oídos escucharán el corazón de los demás. Y sin darnos cuenta les estaríamos enseñando a nuestros hijos la importancia… de saber agradecer, el servicio a los demás, la lealtad a los amigos y a la familia, el ser buen ciudadano, el respeto, el no juzgar ni criticar… y todas estas cosas que parecieran no muy importantes, pero que nos llevan a una felicidad plena, nos llevan a dar y a recibir el verdadero amor. Sería entonces cuando… estaremos viviendo la palabra y la voluntad de Dios. Ahora si nuestros ojos se abren y llega la luz, para poder ver y entender el sentido que debe llevar nuestra vida. Al final… nos vamos a maravillar, de las estrategias que Dios utilizó para poder encontrarnos con Él. En una de sus encíclicas Benedicto XVI nos dice… “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”. La luz está en cada uno de nosotros, solo hay que descubrirla, no dejemos que la oscuridad nos envuelva llenándonos de lo superficial. Abramos los ojos del corazón y dejemos entrar la luz a nuestra vida. Solo así podremos ver con claridad lo que Dios está dictando en nuestro corazón.

os Medios de Comunicación Social (MCS) significan hoy, ante todo, un fenómeno cultural y social, que configura la sociedad moderna y, en mayor medida, la futura. Constituyen un campo inmenso, que va desde los medios clásicos de prensa, radio, televisión, hasta los nuevos instrumentos técnicos como es Internet. Los MCS han alcanzado tal importancia que, para muchos, son el principal instrumento informativo y formativo, de orientación e inspiración para los comportamientos individuales, familiares y sociales.

Representa uno de los grandes retos para la Iglesia, y por sus enormes posibilidades aparece como uno de los escenarios de la nueva evangelización: “no existe lugar en el mundo que no pueda ser alcanzado…por el influjo de la cultura de los medios de comunicación y de la cultura digital, cada vez más se estructura como el “lugar” de la vida pública y de la experiencia social… En tal contexto, la nueva evangelización exige a los cristianos la audacia de estar presentes en estos “nuevos areópagos”, buscando los instrumentos y los caminos para hacer comprensibles, también en estos lugares ultramundanos, el patrimonio de educación y de sabiduría custodiado por la tradición cristiana”. El mensaje de Benedicto XVI para la XLV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales a celebrar el próximo día 5 de junio lleva por título: “Verdad, anuncio y autenticidad de vida en la era digital”. El Papa ha querido centrar su atención en el fenómeno característico de nuestro tiempo como es la propagación de la comunicación a través de las redes sociales en Internet. Alguno puede verse sorprendido por el tema elegido y preguntarse: ¿qué puede decir la Iglesia sobre esta nueva tecnología de difusión de la información? Los primero que se debe reconocer es que las nuevas tecnologías no modifican sólo el modo de comunicar, sino la comunicación en sí misma y por lo tanto estamos ante una vasta trasformación cultural. La era digital no es sólo un modo de difundir conocimientos e información, sino que es sobre todo una nueva manera de pensar y aprender, ampliando el horizonte de relaciones humanas y de los lazos de comunión entre las personas.

Internet es un medio de comunicación con una enorme potencialidad para seguir evangelizando y llegar a cualquier rincón del mundo. Si la Iglesia hubiese sido timorata cuando apareció la imprenta de Gutenberg, la historia de la evangelización sería hoy muy distinta. Por eso, la Iglesia debe hacerse presente y encontradiza ahora, en el ciberespacio, con los hombres y mujeres del siglo XXI. “Comunicar el Evangelio a través de los nuevos medios significa no sólo poner contenidos abiertamente religiosos…sino también dar testimonio coherente en el propio perfil digital y en el modo de comunicar preferencias, opciones y juicios que sean profundamente concordes con el Evangelio”. De ahí, que no debería olvidarse de que Internet es un medio, no un fin en sí mismo. Por ello, se deberá usar de un modo informado y disciplinado, con propósitos moralmente buenos. Los padres deberían supervisar el uso que sus hijos hacen de Internet. Los educadores e instituciones de niños y jóvenes tendrían que proporcionar programas educativos y formativos, con vistas al uso inteligente de Internet. La difusión de esta cultura trae consigo indudable beneficios conocidos por todos. Sin embargo, no debe ocultarse los riesgos del fomento de una concentración egocéntrica sobre sí mismo y sólo en las necesidades individuales. Para responder a estas grandes cuestiones, la nueva evangelización requiere la capacidad de saber dar razón de la propia fe. Debemos partir de la credibilidad de nuestra vida de creyentes y de nuestra convicción de que la gracia actúa y transforma hasta el punto de convertir el corazón y las culturas. También el hombre cibernético tiene ansia de verdad y de autenticidad que no lo colma las redes, sino que necesariamente tiene que venir de Alguien que está fuera y que tiene poder para supe-rar cualquier mundo virtual. Por ello dice el Papa: “La verdad de Cristo es en definitiva la respuesta plena y auténtica a ese deseo humano de relación, comunión y de sentido, que se manifiesta también en la participación masiva en las diversas redes sociales”.


16

La confianza, luz hasta para los ciegos C

onfiar es tener fe. Confiar es también ser fiel a alguien o a algo. Creemos en alguien y le somos fieles. Si no lo hacemos, nos falta fe. Creo no equivocarme si digo que la confianza es ciega. En efecto, no sabemos dónde queda una calle que buscamos en cualquier ciudad que desconocemos. Acudimos entonces a cualquiera que encontramos. Esto empieza bien, no encontramos la calle buscada, pero encontramos a alguien que puede saber. Si esa persona a quien encontramos nos dice: “vaya a la calle siguiente, de vuelta a la izquierda y al final encontrará la calle tal, la reconocerá por una tienda comercial que está en la esquina poniente”, nosotros le agradecemos, nos dirigimos a la calle siguiente, damos vuelta a la izquierda, y al final encontramos la tal calle, que al poniente tiene en la esquina un centro comercial, entonces la persona es fiel, como nosotros, que creímos en la indicación que nos dio. Pero, si seguimos la indicación correctamente y al final no encontramos la calle que buscamos, entonces aquél es un embustero, pero nosotros le fuimos fieles, pues creímos de buena fe en aquel engañador.

La confianza es ciega. Entonces somos fieles cuando decimos la verdad, cuando la sabemos; y somos fieles si creemos en quien se dice conocerla. El fiel se deja conducir, porque lo necesita. No conoce los caminos, pero conoce a quien sí los sabe. Si una persona carece del don maravilloso de poder ver, se confía a quien sí puede ver, para dejarse conducir por aquél. El que confía es infalible, puesto que el que falla es quien dirige u orienta sin saber o por engañar; ese es quien se equivoca. Quien no puede ver, por cualquier impedimento visual, necesita confiar, dejarse conducir por quien se supone que puede ver. Si un ciego, aun ayudado por uno que ve, llega al lugar equivocado, entonces quien lo conduce

ignora los caminos o ignora la verdad, o bien, es un maleante y hará que aquel invidente esté más perdido que al principio. Confiar tiene dos polos: el que sabe y el que cree. Y se es fiel o infiel en cualquiera de las dos posturas. Si uno conduce u orienta en falso, puede ser un farsante, que no conoce la verdad o puede ser un malintencionado, que aun sabiendo la verdad la oculta o la hace oscura. Jesús enseñaba a sus discípulos y les advertía que tuvieran cuidado de numerosos falsos profetas que vendrían usurpando su nombre, anunciando el fin de los tiempos; les dice: pero si se mantienen firmes entonces conseguirán la vida (Mt 24, 13). Esto quiere decir que, de alguna manera, no hay nadie tan ciego en cuanto a fe se requiere; nadie anda en tinieblas mientras Jesús sea la luz del mundo; no se puede creer en cualquiera, el que anuncia el reino necesita estar autorizado, c a l i f i c a d o , presentado y reconocido. Desgraciadamente hay muchos que engañan. Hay quienes, por engrosar sus filas religiosas, han anunciado el fin del mundo en diferentes fechas completa y claramente definidas, y sin embargo, el fin del mundo no ha ocurrido. Y es increíble, hay quienes les creen y les siguen creyendo después de tantos y tantos embustes. Hay que creer en algo o en alguien,

pero, no nos compliquemos, tenemos en quien creer: en Jesucristo; él es la luz del mundo, él es la verdad absoluta y plena, él es el camino que nos lleva a la vida. Él es nuestra paz. Dejémonos guiar por Jesús: en esto se fundamenta nuestra fe. Y creemos en Jesús y somos fieles a él siempre que atendemos y nos dejamos orientar por los legítimos pastores de la Iglesia; y no nos perdemos cuando dejamos que Jesús nos hable por medio de la Escritura santa, por los pastores reconocidos, por los laicos preparados que con la autoridad de los sacerdotes atienden la evangelización de los pequeños, de los jóvenes y de los adultos en las parroquias, en los barrios, en las comunidades. Detrás de ellos se escucha efectivamente la voz de Jesucristo, Buen Pastor, que enseña el camino sin engaños. El que predique, hágalo siendo fiel a la verdad y el que escucha y aprende, crea con su corazón, déjese guiar por Jesús.


17

Palabra de Dios

Palabras de agradecimiento Por José Oscar Sánchez Lara Primero de Teología

M

es de mayo: “mes del Seminario”. Tiempo en que los seminaristas hacemos presencia en todos los rincones de nuestra Diócesis Potosina solicitando la generosa y alegre colaboración de todos los feligreses. Una oportunidad de encuentro con el pueblo de Dios de parte de nosotros que nos hemos sentidos llamados a seguir el camino de la vocación sacerdotal, dejándolo todo (casa, familia, amigos, tierra, etc,) por seguir a Jesucristo. Es tiempo en que se incrementa la oración por las vocaciones sacerdotales, y se pide que no solamente nazcan vocaciones, sino que sean sabias y santas, porque el tiempo actual, así lo requiere. Nuevamente la gente nos muestra el amor que le tiene a su Seminario. Y con ello nos refleja, la importancia que todavía hoy el Sacerdote tiene para el hombre. Por eso, colecta quiere decir: necesidad de buenos pastores, necesidad de santos y sabios sacerdotes. De hombres valientes, llenos de amor, hombres de paz, hombres que luchen por un mundo mejor, no importando las circunstancias.

Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo Evangelio según San Mateo 28, 16-20

Es por eso que quiero expresar a nombre de todos mis compañeros nuestro sincero agradecimiento, seguros que Dios dará fruto a la generosidad que nace del corazón de todos ustedes. Decía Jean de la Bruyera: “Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de la gratitud”. y yo no encuentro otra manera de ser excesivamente agradecido más que corresponder con lo que mejor sabemos hacer; orar. Orar por ustedes, por su familia, proyectos, necesidades, por su comunidad, pueblo o colonia. Orar por la paz. Quisiera mencionar todas las personas que hacen posible que el Seminario siga siendo lo que es: un semillero de vocaciones Sacerdotales. Pero lógicamente no es posible. Ojalá nunca olvidemos que Dios ama al que da con alegría. Dios les bendiga y multiplique de sobremanera su generosidad Gracias por hacer que “El Corazón de la Diócesis”, siga latiendo.

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subieron al monte en el que Jesús los había citado. Al ver a Jesús, se postraron, aunque algunos titubeaban. Entonces, Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Me ha sido dado todo el poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándolas a cumplir todo cuanto yo les he mandado; y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Palabra del Señor

Ascensión del Señor Desde niños aprendimos que el Señor Jesús, a los cuarenta días después de resucitar subió al Cielo y está sentado a la derecha del Padre. Hoy celebramos esta fiesta. Esta fiesta nos recuerda que la presencia visible de Cristo en la Tierra se terminó; pero permanece con nosotros en los sacramentos y deja su Evangelio en nuestras manos, y se nos manifiesta en los diferentes acontecimientos que a lo largo de la vida y de la historia contemplamos. Recordamos hoy por tanto la Misión que Jesús nos ofrece de proclamar con decisión su Evangelio, como buena noticia; y la promesa que nos hace de enviarnos su Espíritu para que podamos cumplir debidamente esta misión Evangelizadora. La cita es en Galilea, donde el Señor había comenzado su misión; y en un monte, como cuando Dios Congregó a su pueblo. Ahí se reúnen sus discípulos que habían sido dispersados por el miedo a la muerte, su fe había estado bacilante y desconcertada por aquellos acontecimientos. Pero se acercan a Jesús, Él anima su vida y su esperanza; comprende sus miedos y sus desilusiones, con toda autoridad les dan el Espíritu Santo y los envía por todo el mundo a proclamar la Buena Nueva y hacer discípulos a los hombres de todos los tiempos. La fiesta de la ascensión, es la fiesta del compromiso y de la esperanza. El compromiso de hacer presente el Reino de Dios entre nosotros, contribuyendo a la solución de los males que muchas veces nos sobrepasa; porque donde hay Evangelio, hay claridad, hay paz, y se trabaja con seguridad. Es fiesta de la esperanza porque la Resurrección y la Pascua nos conducen al Cielo junto a Dios, y al contemplar a Cristo que sube al Cielo llega al Padre, debemos pensar que nosotros también estamos llamados a pasar por la cruz, por la muerte, por la Resurrección, para llegar a donde está Dios en el Cielo. Por Pbro. José de Jesús Cruz Rodríguez


18

La casa del migrante recibió la visita del P. Alejandro Solalinde, encargado de la Pastoral de Movilidad Humana, en el sureste del país y responsable de la casa del migrante en Ixtepec, Oaxaca.

¿Cómo vives tu homosexualidad?, fue el tema central de este taller Por LCC Angélica Maldonado Morales

L

El equipo de Pastoral Social visitó la comunidad de Santa María, perteneciente al municipio de Salinas, con el fin de compartir alegría con los niños de este lugar.

a Comisión de Pastoral Social, en coordinación con la Dimensión de Pastoral de la Salud, realizaron el Taller de Courage, capítulo San Luis Potosí, que cumplió un año de haberse iniciado. Dicho evento fue abierto al público en general e incluyó información, testimonios, celebración de la Eucaristía y otras actividades de gran interés para todos.

Fue fundado en 1980 por el P. John Harvey con el apoyo del Cardenal Terrence Cooke en la ciudad de Nueva York.

Un momento muy emotivo fue la Celebración Eucarística presidida por el Pbro. Dr. Gilberto Amaya Martínez, así como la Hora Santa que fue presidida por el Pbro. Lic. Rubén Pérez Ortiz.

• En julio de 2005 se presenta ante la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) recibiendo aprobación y apoyo bajo la Dirección de la Pastoral Familiar.

El magno evento se realizó el pasado domingo 29 de mayo en la Casa de Acción Católica de las 8:30 de la mañana a 2:00 de la tarde. Cabe señalar que este evento fue organizado por la Pastoral Social-Cáritas de San Luis Potosí, teniendo como titular al presbítero Rubén Pérez Ortiz y a su equipo de efientes colaboradores que lo apoyan para que estos eventos sean todo un éxito.

· En marzo de 2010 el Arzobispo de San Luis Potosí autoriza iniciarlo en la Arquidiócesis.

Durante la charla, se explicó a detalle que es COURAGE, se dijo que es “un apostolado católico que brinda atención espiritual para hombres y mujeres que sufren por su condición de atracción al mismo sexo y que aspiran llevar una vida en castidad de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica acerca de la homosexualidad”.

En el año 2005, por iniciativa del P. Buenaventura Wainwright, sacerdote trapense, Courage Latino llega a México como el brazo hispano de Courage International.

• Courage Latino tiene su sede en la ciudad de Cuernavaca Morelos, México. Siendo ésta la oficina central para toda Latinoamérica. • Formación de Grupos. Brinda apoyo en capacitación, herramientas y recursos para la organización de grupos de ayuda que sirvan como apoyo mutuo para hombres, mujeres y familiares de los mismos. • Difusión. Es el vocero de la posición de la Iglesia Católica al respecto de las personas con Atracción al Mismo Sexo, quienes requieren de ayuda y atención pastoral especial.

N

uestro agradecimiento y reconocimiento a la labor que desempeñaron LOS SEMINARISTAS QUE ESTUVIERON DURANTE ESTE AÑO EN LA PASTORAL SOCIAL: José Inés Govea, José Luis Padrón y Mauricio González su trabajo fue en la Casa del Migrante. ¡Muchas gracias por su entrega! Visitamos también a la comunidad de la Noria del Gato, perteneciente a la Parroquia de la Santa Cruz del Salitral, en el 5o. Aniversario de Cáritas con el P. Julián Jiménez Hernández.

• Conferencias. Imparte conferencias para exponer diversos temas como: “Causas de la Homosexualidad”, “Prevención de la Homosexualidad, una “Guía para los padres”, “¿Qué hacer cuando alguien que amo se declara homosexual?”, “Castidad para la homosexualidad”, “¿Es posible que un homosexual cambie?”, etc. Estos temas incluyen testimonios de quienes han dejado el estilo de vida homosexual para abrazar los principios y enseñanzas de la fe católica. • Retiros Espirituales y Congresos. Busca proveer de herramientas prácticas para una vida espiritual que conduzca a las personas en situación de Atracción al Mismo Sexo (AMS) no deseada, hacia una vida de castidad y santidad. Se realiza a través de una dinámica de terapia grupal en donde el apoyo y la oración son el centro. Importante es mencionar que estos grupos son confidenciales. A las personas participantes en el mismo se les invita a respetar el anonimato del grupo. Actualmente cuenta con grupos pre-senciales en las siguientes ciudades: Ciudad de México, Guadalajara, Aguascalientes, León, Puebla, Sinaloa, Los Mochis, Monterrey, Chihuahua, Cuernavaca, Querétaro, San Luis Potosí, Mérida, Tuxtla Gutiérrez, Morelia, San Juan Puerto Rico y Tepic.


JUNIO 05 DE 2011

¿Qué hacen muchos bebes adentro de una bañera? R= un Baby shower ¿Qué le dice una pared a otra pared? R= nos vemos en la esquina. Un limosnero pedia diciendo: -Deme una monedita que tengo doce hijas que mantener. Un señor que pasaba le dijo: -Y les tiene que dar de comer a las 12? Y dijo el limosnero -No a la 1:00!!!

¡¡La Ascensión del Señor!!


Próximamente

Un Manual de Oración y Catequesis Eucarístico Adquiérelo en la A sólo $20.ºº ¿Le duelen mucho las rodillas?

¿Le han dicho que el único tratamiento es la cirugía?

El padecimiento en donde se desgasta el cartílago se llama artrósis Homeopatia y productos naturales

Aquí tenemos la solución a su problema hasta desaparecer esos dolores y regenerar (volver a formar) el cartílago. Con un tratamiento natural, además de curar osteoporósis, artrítis y otros problemas de huesos y músculos.

Plaza El Pocito Av. Constituyentes Pte. 49 local 3(carr. Libre a Celaya) Querétaro, Qro. Tels. (01 442) 216 99 23 y 196 80 94

Sucursal: Plaza Galerias Constituyentes Ote. No. 34 local 18-B Mercurio, Querétaro, Qro. Tel (01 442) 213 69 60


Edición 122  

Semanario La Red

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you