Issuu on Google+

Año 3

No. 102

He m la f os alta pro p d icia de e de verd justi do sol ad cia , ida y rida d

“La Última Cima”

PEÑA NIETO Y SU MATRIMONIO 3

Semana del 16 al 22 de enero de 2011

En medio de gran expectativa por el éxito que cosecha allí donde se proyecta, se realizó el preestreno de la cinta “La Última Cima” que narra la vida del sacerdote Pablo Domínguez fallecido en 2009 tras un accidente. Este avance premier se realizó el pasado 23 de diciembre en el teatro del Colegio Santa Úrsula de Santiago al que asistieron unas 250 personas entre obispos, sacerdotes, religiosos y laicos. La cinta podría llegar a las salas de cine en Cuaresma. La cinta ha sido un éxito de taquilla en España luego de permanecer 6 meses en cartelera y ha sido solicitada en más de 100 países. Con 82 minutos de duración, presenta la historia del sacerdote madrileño Pablo Domínguez, fallecido a los 42 años al descender el monte Moncayo. La cinta muestra a este sacerdote enamorado de Dios cuyas Misas solían estar abarrotadas por quienes querían verlo y oírlo.

13

EL PASADO

Mons. Fernando Chomalí, Obispo Auxiliar de Santiago, señaló que La Última Cima “nos reconforta el alma y es un verdadero regalo del niño Dios en esta Navidad y estaremos trabajando fuerte para que esta película llegue lo antes posible a Chile”. Sobre el preestreno, Carolina Requena Durán, Directora de Comunicaciones de Areópago, institución encargada de la organización del evento señaló que el estreno en las salas de cine de este país podría darse en Cuaresma. Requena relató luego que “cuando nos enteramos de la existencia de la película, dijimos inmediatamente que ésta era una locura que bien valía la pena porque nos damos cuenta de que dentro de la oferta cinematográfica son necesarias iniciativas como ésta para ‘ahogar el mal con exceso de bien’”. También comentó que como parte del proyecto también se invitó al director de la cinta, Juan Manuel Cotelo, al congreso “Católicos y Vida pública” en la Universidad Santo Tomás.

18

BEBÉS USA Y TIRA


ENERO 16 DE 2011

Denuncia profética a propósito del año nuevo

Y

Editorial

porque todos lo hemos vivido y sufrido, sabemos que el año 2010 ha sido un tiempo fuertemente convulsionado por dramáticos acontecimientos que tienen a nuestro País en una crisis económica, social, moral y política. Nuestros Obispos, a nivel de Conferencia Episcopal Mexicana, ya desde el año 1995, en un Mensaje a todo México, coincidían en ese mismo diagnóstico, y hasta señalaban esa situación como la más difícil y la más grave de nuestra historia contemporánea. Y como buenos analistas señalaron las causas: “Todos hemos propiciado una cultura caracterizada por una muy severa ausencia de justicia, de verdad y de solidaridad”. Llegados a este momento, comprobamos 15 años después, que el diagnóstico sobre ese enfermo que éramos como País, no sólo era muy acertado, sino que al no haberse aplicado a tiempo las medidas correctivas, por parte de todos, el mal se ha agravado y las consecuencias las estamos padeciendo todos. Iniciado este año, quiero invitarte a que la voz profética de nuestros Obispos sea el punto de nuestra pequeña reflexión. Y para ello, quiero acudir a la Historia de Salvación registrada en la Biblia misma. Por parte del Antiguo Pueblo de Dios, los Israelitas hicieron la experiencia de que su Dios escuchó su clamor cuando sufría cruel esclavitud en Egipto: “He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oído el clamor que le arrancan sus opresores y conozco sus angustias. Voy a bajar para librarlo del poder de los egipcios. Lo sacaré de este país” (Éxodo 3,7-8). Primera conclusión para el hoy de nuestra vida: Recapacitemos en cómo el grito de los pobres de hoy es un llamado de Dios que debemos oír para no continuar provocando ESA SEVERA AUSENCIA DE JUSTICIA. Pasado el tiempo se da un hecho inaudito. Anteriormente el Egipcio fue el opresor. Después, el mismo Rey Salomón y sus sucesores oprimen al pueblo al que deben servir. Volvieron las riquezas, el lujo, mujeres utilizadas como concubinas, tratados económicos injustos y guerras (1ª. Reyes 9,2628; 10,14-29; 11,1-4; 12,3-11). Ante esa situación, los nuevos opresores quisieron neutralizar el grito de los empobrecidos: ¿Cómo? Querían hacer creer que la pobreza era ocasionada por la pereza del pueblo: “Las manos flojas empobrecen, las manos trabajadoras enriquecen (Proverbios 10,4). Querían hacer creer que la riqueza era la recompensa por el bien que hacen los poderosos, mientras que la pobreza era un castigo de Dios (Proverbios 22,4.7-8; Job 24,1-12). Veían también al empobrecido como un ser inferior, incapaz y culpable de su pobreza. Y el Rey y los nobles se fueron a vivir en ciudades protegidas por murallas, lejos del campo donde vivía y sufría el pueblo; así aislados, a ellos no les llegaban el clamor de los pobres. El Profeta Ajías, en tiempos del Rey Salomón, de parte de Dios, le advirtió que no estaba respetando el pacto contraído con Dios. Y le hizo ver que la violación a la Alianza había abierto las puertas a las injusticias que crearon y aumentaron la pobreza en medio del pueblo (1ª. Reyes 11,1-6.913). Como Salomón no puso remedio, el Profeta tan sólo le avisó que el clamor de los pobres había sido ya escuchado por el Dios de Israel y que se disponía a poner remedio: Dios le quitó el reino a Salomón, y tan sólo por su amor al Rey David, le dejaba una Tribu, de las doce que conformaban el Antiguo Israel. Hagámonos unas preguntas: ¿Cuáles fueron los comportamientos del Rey que ocasionaron la pobreza en el pueblo de Israel? ¿Al mismo pobre, qué clase de Dios le quieren presentar? ¿Qué nuevos opresores han alargado hoy en día la ya larga lista de opresores? ¿Las actitudes de Jesús de Nazareth, de qué manera cuestionan nuestra vida? Recapitulando: Una voz profética, y una relectura de nuestra realidad desde la fe cristiana nos resultan altamente iluminadoras ahora que estamos estrenando nuevo año.

Por Pacco Magaña

Clara de Asís

(Última parte)

Queridos hermanos y hermanas: La vida de santa Clara, lo mismo que numerosos milagros, cuyo recuerdo se conservaba, impulsaron al Papa Alejandro IV a canonizarla sólo dos años después de su muerte, en 1255, elogiándola en la bula de canonización, en la que se lee: «¡Cuán intensa es la potencia de esta luz y qué fuerte el resplandor de esta fuente luminosa! En verdad, esta luz se mantenía encerrada en el ocultamiento de la vida claustral y fuera irradiaba fulgores luminosos; se recogía en un angosto monasterio, y fuera se expandía en todo el vasto mundo. Se custodiaba dentro y se difundía fuera. Clara, en efecto, se escondía; pero su vida se revelaba a todos. Clara callaba, pero su fama gritaba» (FF, 3284). Y es exactamente así, queridos amigos: son los santos quienes cambian el mundo a mejor, lo transforman de modo duradero, introduciendo las energías que sólo el amor inspirado por el Evangelio puede suscitar. Los santos son los grandes bienhechores de la humanidad. La espiritualidad de santa Clara, la síntesis de su propuesta de santidad está recogida en la cuarta carta a santa Inés de Praga. Santa Clara utiliza una imagen muy difundida en la Edad Media, de ascendencias patrísticas: el espejo. E invita a su amiga de Praga a reflejarse en ese espejo de perfección de toda virtud que es el Señor mismo. Escribe: «Feliz, ciertamente, aquella a la que se concede gozar de estas sagradas nupcias, para adherirse desde lo más hondo del corazón a aquél (a Cristo) cuya belleza admiran incesantemente

todos los dichosos ejércitos de los cielos, cuyo afecto apasiona, cuya contemplación conforta, cuya benignidad sacia, cuya suavidad colma, cuyo recuerdo resplandece suavemente, cuyo perfume devuelve los muertos a la vida y cuya visión gloriosa hará bienaventurados a todos los ciudadanos de la Jerusalén celestial. Y, puesto que Él es esplendor de la gloria, candor de la luz eterna y espejo sin mancha, mira cada día este espejo, oh reina esposa de Jesucristo, y escruta continuamente en Él su rostro, para que de ese modo puedas adornarte toda por dentro y por fuera… En este espejo refulgen la bienaventurada pobreza, la santa humildad y la inefable caridad» (Carta IV: FF, 2901-2903). Agradeciendo a Dios que nos da a los santos que hablan a nuestro corazón y nos ofrecen un ejemplo de vida cristiana a imitar, quiero concluir con las mismas palabras de bendición que santa Clara compuso para sus hermanas y que todavía hoy custodian con gran devoción las Clarisas, que desempeñan un papel precioso en la Iglesia con su oración y con su obra. Son expresiones en las que se muestra toda la ternura de su maternidad espiritual: «Os bendigo en vida y después de mi muerte, como puedo y más de cuanto puedo, con todas las bendiciones con las que el Padre de las misericordias bendice y bendecirá en el cielo y en la tierra a su hijos e hijas, y con las que un padre y una madre espiritual bendicen y bendecirán a sus hijos e hijas espirituales. Amén» (FF, 2856).


ENERO 16 DE 2011

4 ¿POR QUÉ QUEREMOS SER DISCÍPULOS Y MISIONEROS DE CRISTO?

A

l iniciar la recta final de la primera etapa (cuyo objetivo es: Que todos los que ya realizamos algún servicio en la Iglesia (presbíteros, laicos, consagrados) entremos en un proceso intenso de conversión-formación); es necesario tener muy claro que para que el anuncio del Reino llegue a todos los ámbitos de la sociedad, todo discípulo misionero requiere una sólida formación.

¿Por qué queremos ser discípulos y misioneros de Cristo? Porque esperamos encontrar en la comunión con Él la vida digna de este nombre (cf. Jn 10,10). Porque la alegría del discípulo es antídoto frente a un mundo atemorizado por el futuro y agobiado por la violencia y el odio (DA 29). Porque conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier pesona; haberlo encontrado nosoros es lo mejor que nos ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo (DA 29).

¿Para qué queremos ser discípulos y misioneros de Cristo? Para plocamar el Evangeñio de Jesucristo y, en Él, la Buena Nueva de la dignidad humana, de la vida de la familia, del trabajo , de la ciencia y de la solidaridad con la cración (DA 103). Para iluminar con la luz del Evangeñio todos los ambitos de la vida social (cf DA 501). Para impulsar la opción preferencial por los pobres, de raíz evangélica (cf. DA 399). Para testimoniar y anunciar de persona a persona, de comunidad a comunidad, y de Iglesia a todos los confines del mundo, el Evangelio de la vida que nos ha traído Jesucristo (cf DA 145). Por eso nuestra Iglesia Potosina ha hecho una clara y decidida opción por la formaciín de todos sus miembros, sea cual sea la función que desarrollen, esto cobra una especial relevancia cuando pensamos en la tarea formativa que la Iglesia debe emprender en el nuevo conteto sociocultural. (cf. 4º PDP nn 251 252; DA 276). En el proceso de formación el discípulo requiere elementos peculiares, de acuerdo al servicio que realiza en la iglesia (cf. 4º PDP 256). Esta es la finalidad del mateiral que viene a continuación. Cada tema de los que encontrarás es una síntesis de lo expuesto en la asamblea; y su finalidad es que los discípulos misioneros tengan algunas heramientas, además del plan diocesano, para proseguir su formación.

Apreciados lectores y lectoras:

¿

CÓMO LES ESTÁ YENDO EN EL AÑO NUEVO? ¿Cómo les va con su propósito? Todos los años aparentemente son iguales. Pero, en lo más profundo, cada uno tiene lo suyo propio. ¿Ya adivinamos algo diferente en el que vamos comenzando? Con este año se inicia la segunda década del siglo XXI. La década es una medida del tiempo que gusta a los historiadores y sociólogos para hacer sus diagnósticos y pronósticos. Muchas veces hablan de décadas perdidas o de aquellas en las que los países han logrado un notable crecimiento y bienestar. No quisiera ser pesimista pero, hasta donde yo alcanzo a ver, los primeros diez años de este siglo y del nuevo milenio no dejaron nada significativo para México. Más bien parece que nos trajeron realidades dolorosas y dramáticas de las cuales todos, de algún modo, somos corresponsables: el tejido social se dañó, se acentuó la descomposición social, se lastimó la vida y la familia, y la pobreza no disminuyó. Claro que hubo cosas buenas pero la calificación de la década es más bien regular o menos que regular. Pero un país se transforma desde el corazón mismo de cada ciudadano. Para cambiar a México necesitamos cambiar cada uno de los mexicanos. ¿Qué semillas vamos sembrando por la vida? Todos sabemos que la calidad de la cosecha es el resultado de la siembra. Y ¿qué hemos sembrado? Espero que no se nos aplique lo que dice la Biblia: “Siembran vientos y cosechan tempestades” (Os 8,7). Hay que cultivar los valores humanos: confianza, respeto, honradez, generosidad, responsabilidad, higiene, limpieza, disciplina, orden, para que en el horizonte de la historia de México se dibuje un nuevo amanecer. Que

en el surco de nuestra tierra herida por el mal sembremos ahora las mejores semillas: tolerancia, reconciliación, flexibilidad, humildad, sencillez, autenticidad y verdad, nunca más la mentira ni el robo ni la corrupción ni la impunidad. Y no olvidemos a Dios. “Hay que sonreír cada mañana porque Dios se ha despertado antes que nosotros y ha colgado el sol en nuestras ventanas”. Dios siempre está con nosotros, buscando nuestro bien. En mi saludo de Navidad, yo les recordaba que Él es Dios-connosotros, Dios-para-nosotros. Sólo que nosotros no estamos con Él. La verdad es que no lo tomamos en serio. Todo el tiempo que vivimos en diciembre nos habló a gritos del amor de Dios, de un Dios que, como dice el Papa: “Se ha abreviado. La Palabra eterna se ha hecho pequeña, tan pequeña como para estar en un pesebre. Se ha hecho niño para que la Palabra esté a nuestro alcance. La Palabra no sólo se puede oír, no sólo tiene una voz, sino que tiene un rostro que podemos ver, un silencio que podemos escuchar”. Así pues, Dios siempre está con nosotros para rescatar y reconstruir el amor, la paz y la justicia en nuestro país. Yo creo que cada uno debe regresar, de tiempo en tiempo, sobre sus propios pasos. Cada paso es una huella, un surco en la tierra de la vida, donde sembramos las semillas de nuestras acciones. No hay cosecha sin semilla. Si queremos que este nuevo año, que la segunda década de este siglo y del nuevo milenio sean de seguridad y bienestar, de éxito y prosperidad para todos, sin excepción, hagamos, cada uno, cada día, nuestra mejor siembra. “Que Dios los guarde en la palma de su mano”.

+Luis, Arzobispo de S. Luis P.

¿Te interesa tenerlo?

!Llámanos! 814.99.43 Tenemos dos de regalo


Nuestra historia

M. I. Sr. Canónigo Don Félix Madrazo Suárez

C

on su impecable traje negro, de bastón y regia personalidad en la que contrastaba el blanco cabello de su linaje aristócrata, lo conocí siendo gran amigo del Rector del Seminario Menor: Don Baudelio de la Torre al que visitaba con frecuencia y algunas veces fui invitado a tomar un café en su casa. Aún recuerdo las antigüedades de que vivía rodeado, recuerdos de su familia. Nació este ilustre sacerdote potosino en Matehuala, SLP, el 31 de marzo de 1910. Hijo de los Señores Don Félix Madrazo de la Maza, originario de Santander España y Doña María Dolores Suárez Báez. Sus hermanos fueron los Sres. María Dolores, Antonio, Manuel, Luis y María de la Luz.

Recibió el sacramento del Bautismo en su tierra natal, así mismo, la confirmación de manos del Ilmo. Sr. De la Mora. Realizó sus estudios primarios en su natal Matehuala, SLP y la carrera comercial. Realizó estudios de inglés en USA, de 1926 a 1927. Después del conflicto religioso, ingresó al Seminario Conciliar de SLP, el 11 de noviembre de 1930 y, concluída la carrera sacerdotal. Recibió las órdenes menores por el Excmo. Sr. Tritscher, al igual que las mayores: recibiendo la ordenación sacerdotal el 25 de agosto de 1940 en el Santuario de Guadalupe, hoy Basílica Menor. Desempeñó las siguientes encomiendas pastorales: Capellán del templo de San Juan de Guadalupe, hoy es parroquia, y del hospital Civil Miguel Otero del 9 de abril de 1940 a abril de 1944. Subasistente Eclesiástico Diocesano de la JCFM del 9 de abril de 1943 a abril de 1944. Secretario de la Unión Misional del Clero y después presidente de la misma. Párroco de Villa de Reyes del 12 de abril de 1944 al 14 de enero de 1948. Párroco de Matehula del 14 de enero de 1948 al 10 de diciembre de 1948. Párroco de Tequisquiapam del 10 de diciembre de 1948 al 26 de abril de 1949. Párroco de Rioverde del 26 de abril de 1949 al 11 de diciembre de 1958. Párroco del Sagrario Metropolitano del 11 de diciembre de 1958 al 30 de marzo de 1962. Asistente Eclesiástico Diocesano de la Acción Católica del 30 de marzo de 1962, supliendo al memorable Dr. Ricardo B. Anaya, al 10 de octubre de 1968. Capellán del templo de la Divina Providencia del 16 de diciembre de 1968, pasando a ser Vicaría fija siendo el P. Madrazo su titular y residente hasta su muerte. Tuvo otras encomiendas en su haber pastoral: Canónigo Honorario el 28 de enero de 1966. Director diocesano de las Hijas de María, de la Asociación de las Luisas de Marillac, Capellán del Asilo Aguirre, Director Diocesano del MFC, de la Obra de la Protección a la Joven. Digno y celoso pastor: eficiente administrador y como párroco remozó el curato de Rioverde. Apoyó la construcción de los templos de Matehuala y Tequisquiapam y construyó el anexo de la Divina Providencia. En lo espiritual promovió el culto en los templos y parroquias a su cargo y el crecimiento de los movimientos apostólicos. La enfermedad lo obligó a recluirse en su domicilio, misma que lo redujo a una penosa invalidez, la cual llevó con entereza y entrega a la cruz de Cristo. Falleció el 3 de septiembre de 1991. Supo asumir su vocación sacerdotal con profunda fidelidad evangélica y con la fineza de un hombre de amplia cultura. Hombre de Dios y Sacerdote de Cristo.

Peña Nieto y su matrimonio Muy estimados y queridos lectores: He oído muchos comentarios incluso muy descalificadores hacia la Iglesia, porque dicen que por qué a algunos sí se les da la nulidad y a otros no; como el caso del Sr. Vicente Fox y Martha Sahagún o actualmente el de Peña Nieto y Angélica Rivero. “Como ellos sí tienen dinero”; “solamente a la gente rica”; pero… en realidad, no es así. En los ya casi diez años que tengo en el Tribunal Eclesiástico como Vicario Judicial, cosa que agradezco al Sr. Arzobispo Don Luis Morales Reyes, que me haya dado esa oportunidad de servir desde ese oficio eclesiástico, he recibido a todo tipo de personas ricos, pobres, clases media, urbana y rural. Pueden acudir al Tribunal Eclesiástico, todos aquellos que consideren que su matrimonio no tuvo validez, para hacer una investigación mediante un proceso, con la declaración de los esposos, y de algunos testigos, así como de uno o de varios peritajes (psicológico y psiquiátrico). El proceso puede durar desde un año o más según las circunstancias, es decir, hay partes (esposo o esposa) que viven en el extranjero y hay que notificarles del proceso que se está realizando y pedirles su declaración. He tenido que solicitar colaboración de otros tribunales (en términos jurídicos denominados exhortos) en Estados Unidos, Inglaterra, Brasil y España, y ninguno de mis casos, han sido de gente famosa como los referidos al inicio de este escrito. No se imaginan la alegría de personas humildes y de clase popular, que reciben su resolución judicial y pueden contraer matrimonio, porque lo que más les interesa, es poder comulgar. Ustedes no están para saberlo, pero me he desplazado a algunas parroquias foráneas porque los testigos propuestos, no tienen dinero para el camión y los citamos en la parroquia más cercana o a la que pertenezcan, para que ofrezcan su testimonio. Tampoco saben, que hay quienes no tienen para pagar el arancel establecido, y he reducido a un 50% de las costos e incluso en algunos casos, se ha otorgado el patrocinio gratuito, porque no pueden pagar.

Pero esto la prensa no lo publica, porque Mariquita de tal rancho, o el obrero de tal colonia popular, o Juan de las cuerdas, no son famosos. Los medios van a vender la noticia y en el caso que nos ocupa, hacen de lo ordinario lo que se debió de haber manejado con mucha discreción. ¿Por qué Peña Nieto y la “Gaviota” no se casaron en la capilla del asilo donde yo soy asistente espiritual y que su matrimonio hubiera quedado solamente ante los ojos de Dios y de un contadísimo número de testigos, y sin salir en los medios de comunicación o en las redes sociales? La respuesta es porque esa noticia sí deja y además son figuras públicas. Retomando la justificación, de ¿por qué se casó Angélica Rivero por la iglesia, si ya lo estaba? Para que valga un matrimonio, es necesario que sea ante el Ordinario del lugar (obispo) o el párroco propio, o un sacerdote o diácono delegado por uno de ellos y ante dos testigos; hasta donde yo sé, ella se casó en la playa y sin la delegación (permiso) del párroco al sacerdote celebrante, por eso su matrimonio no tuvo validez. Pero, alguien me puede preguntar ¿Por qué a ellos sí y a mí no? Porque tal vez no hubo elementos o causales en tu matrimonio o en caso de que exista alguno, son muy difíciles de probarlo; les recuerdo que no todos los problemas en un matrimonio son motivo de nulidad matrimonial y si estos se dan, tienen que responder a una incapacidad para asumir y cumplir las cargas conyugales. Hasta la próxima.


05

ENERO 16 DE 2011

La sangre de los fieles

¿Te caíste para abajo?... Ni modo que para arriba El uso ilógico de algunas frases Por P. Kino

E

n nuestra vida cotidiana utilizamos frases que carecen de sentido, o que no deben pronunciarse para no tener problemas, e incluso que son obvias y no hay razón para mencionarlas.

Una última frase de ejemplo, cuando es evidente que el esposo ha llegado a su casa enojado del trabajo, y le “prenden el cuete” al preguntarle “¿Estás enojado?”, el colmo sería que la respuesta fuera negativa.

“Un ejemplo, por ejemplo” (ese fue el primer ejemplo); otro más: cuando alguien ha perdido las llaves, no falta quien le pregunte “¿pues dónde las dejaste?”, caray, pues si supiera no estarían perdidas.

Cristo también utilizó en su vida frases muy obvias, pero la gran diferencia es que no se quedaba en la frase, sino que las hacía vida. Así por ejemplo, nos habló del amor a Dios y al prójimo, “ama a tu prójimo como a ti mismo”, y que forma de demostrarlo, muriendo en la cruz para salvarnos.

Si alguien de los lectores de éste artículo es casado, nunca le pregunte a la dueña de sus quincenas “¿Si me muero, te casarías con otro?”, ya que cualquier respuesta recibida no sería de su agrado, porque si la respuesta es negativa, ¿qué tal si enviuda joven y quedó de “buen ver”, no faltará un hombre bueno que desee hacer una nueva familia con ella. Y si la respuesta es afirmativa, no dejará tranquilo al “preguntón”, porque la duda será “¿en quién estará pensando?” Al llegar a visitar a un enfermo en un hospital, tal vez una pregunta inútil sería “¿Cómo estás?, pues obvio que no está bien, pues no creo que el hospital haya sido una opción personal para tomar unas vacaciones.

Los maestros, sacerdotes, notarios y todos los que nos dedicamos a estar frente a grupos diversos, podemos tener frases muy trilladas, pero démosle novedad en la coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos. Jesucristo utilizó muchas frases ya existentes, pero también tuvo palabras nuevas que escandalizaron a muchos, por ejemplo, el amor a los enemigos; extender el término prójimo a los hombres y mujeres no judíos, etc. El mejor uso de las frases bíblicas – cristianas, se darán cuando vayan acompañadas con la coherencia de vida del que las enuncie, y no sean meros slogans de tarjetas de felicitación, o parte de un elocuente pero frio discurso.

L

L’Osservatore Romano Por Giovanni Maria Vian

a matanza de Alejandría -que golpeó en la metrópoli egipcia a los fieles coptos ortodoxos a la salida de una celebración litúrgica- ha encontrado espacio en los medios de comunicación de todo el mundo, al término de un año marcado por violencias y atentados contra los cristianos. Y una vez más se ha levantado la voz de Benedicto XVI, que ha condenado “este vil gesto de muerte, al igual que el de colocar bombas, como sucede ahora, cerca de las casas de los cristianos en Irak para obligarlos a irse”. Con la denuncia sin rodeos de una “estrategia de violencia que tiene como blanco a los cristianos, y tiene consecuencias para toda la población”. Esta vez los atentados anticristianos -que se multiplican en diversas regiones del mundo- parecen haber atraído la atención mediática internacional, que generalmente no es muy sensible a estos temas. En efecto, desde hace al menos tres años altos exponentes de la Santa Sede y de la Iglesia católica lanzan el grito de alarma frente a la cristianofobia. Una realidad que lamentablemente crece, que alarma y que es preciso combatir al menos tanto como la islamofobia y el antisemitismo, como ya subrayó el arzobispo Dominique Mamberti el 10 de enero de 2008 en una conferencia en Roma. “Los cristianos son actualmente el grupo religioso que sufre el mayor número de persecuciones a causa de su fe” escribió el Papa en el Mensaje para la Jornada mundial de la paz, pero ni siquiera esto obtuvo demasiado espacio en la reflexión de los medios de comunicación. Así se ha pasado por alto el lúcido análisis de Benedicto XVI, que se centra en el fundamentalismo y el laicismo -definidos como “formas especulares y extremas de rechazo del pluralismo y de la laicidad”- y recuerda la declaración conciliar Dignitatis humanae sobre la libertad religiosa cuando subraya que esta “es condición

para la búsqueda de la verdad y que la verdad no se impone con la violencia sino por ‘la fuerza de la misma verdad’”. Pese a representaciones contrarias, favorecidas precisamente por el laicismo, que identifican la religión con el oscurantismo y la intolerancia. En su Mensaje el Papa subraya que sobre todo en Asia y en África “las víctimas son principalmente miembros de las minorías religiosas, a los cuales se impide profesar libremente o cambiar la propia religión”. Sobre las violencias que toman como pretexto la religión y matan a los fieles, muchas veces la Santa Sede y Benedicto XVI han levantado la voz, sin hacer distinciones entre las víctimas, ya fueran musulmanas o cristianas. Sobre estos actos espantosos e intolerables, “que no respetan ya lo que es sagrado para el otro, y en los que por el contrario se derrumban las reglas más elementales de la humanidad”, el Papa volvió a hablar en su discurso del pasado 20 de diciembre para felicitar la Navidad. Refieriéndose a la celebración del Sínodo de las Iglesias de Oriente Medio, Benedicto XVI recordó la sabiduría del consejero del muftí de Líbano cuando dijo: “Hiriendo a los cristianos, se nos hiere a nosotros mismos”. Sin embargo, “lamentablemente, esta voz de la razón, y otras análogas, que agradecemos profundamente, son -añadió el Papa- demasiado débiles. También aquí el obstáculo es el vínculo entre afán de lucro y ceguera ideológica”. Después de la matanza de Alejandría, han llegado muchas voces de solidaridad y de racionabilidad de musulmanes, judíos y cristianos, de distintas partes del mundo, y esto es una señal de esperanza. Que da razón a las palabras de Benedicto XVI y a su tenaz voluntad orientada a la convivencia: “El ser humano es uno solo y la humanidad es una sola. Lo que en cualquier lugar se hace contra el hombre al final hiere a todos”.


Es domingo, están llamando a misa ¿Ud. va a asistir?

L

Por Canónigo. José Ma. Ortega R.

a Santa Misa es el sacrificio que el Divino Redentor ofreció a su eterno Padre, sobre el ara del calvario, para expirar los pecadores de los hombres.

Por Pbro. José Antonio Martínez Ortiz.

J

esús Dijo: “Yo soy el pan vivo, bajado del cielo, si uno come de este Pan, vivirá para siempre...El que come mi Carne y bebe mi Sangre, Tiene vida eterna...permanece en mí y yo en él” (Jn 6, 51. 54. 56)

Es la misa, el banquete Eucarístico, el manjar más exquisito que todos los ministros celebramos en la persona de Cristo, ofrece a las almas llenas de fe, amor y gratitud.

En la Eucaristía tenemos los cristianos la fuente y el culmen de nuestra vida personal y comunitaria. El comer la carne de Cristo y el beber su sangre nos hace participar en su vida y nos constituye en la comunidad de hermanos que es la Iglesia. Pese a todo eso, son muchos los cristianos que acuden a la celebración eucarística para cumplir con una “obligación, rutina o puro convencionalismo social”, y que participan en ella ignorando la fraternidad y el amor que en ella significan.

Muchos mártires han ofrendado su vida para testimoniar la presencia de Jesucristo en la Sagrada Eucaristía. La Santa Misa es el mejor regalo de todos los regalos.

La riqueza inagotable de este sacramento se expresa en los distintos nombres que se le da: Eucaristía: de origen griego “Eukharistia”, significa “acción de gracias”. Esta palabra recuerda las bendiciones judías que proclaman las obras de Dios: la creación, la redención, la santificación. (cfr. Lc 22,19; 1 Co 11,24; Mt 26,26; Mc 14,22). Banquete del Señor: porque se trata de la Cena que el Señor celebró con sus discípulos la víspera de su pasión ( 1 Co 11,20). Fracción del Pan: porque este rito fue utilizado por Jesús cuando bendecía y distribuía el pan como cabeza de familia. Con esta expresión los primeros cristianos designaron sus asambleas eucarísticas. Con él quiere significar que todos los que comen de este único pan partido, que es Cristo, entran en comunión con Él y forman un solo cuerpo en Él ( cfr. Mt 14,19; 15,36; Mc 8, 6-19; Hch 2,42.46; 20, 7.11; 1 Co 10, 16-17). Asamblea Eucarística: porque la Eucaristía es celebrada en la asamblea de los fieles, expresión visible de la Iglesia. ( Cf 1 Co 11, 17-3) y Santo Sacrificio: porque actualiza el único sacrificio de Cristo Salvador e incluye la ofrenda de la Iglesia (Cfr. Hch 13,15; Sal 116, 13.17; 1 Pe 2,5) Comunión: porque por este sacramento nos unimos a Cristo que nos hace partícipes de su Cuerpo y de su Sangre para formar un solo cuerpo (Cfr. 1 Co 16-17). Santa Misa: porque cuando la Eucaristía se celebraba en latín se despedía a la gente diciendo “Ite Missa est”, que habla del envío a cumplir con la voluntad de Dios en su vida. La Sagrada Eucaristía culmina la iniciación cristiana. Los que han sido elevados a la dignidad del sacerdocio real por el Bautismo y configurados más profundamente con Cristo en la Confirmación, participan por medio de la Eucaristía

Miles de elocuentes sabios y santos Papas, Obispos, sacerdotes y religiosos, desde los congresos y púlpitos, nos han enseñado la riqueza de la Santa Misa; el tesoro que Cristo ha regalado; sin éste el mudo seria una desgracia.

con toda la comunidad en el sacrificio mismo del Señor. Cristo instituyó en la Ultima Cena, el sacrificio eucarístico de su cuerpo y su Sangre para perpetuar por los siglos el sacrificio de la cruz y confiar el memorial de su muerte y resu-rrección a la Iglesia. Es signo de unidad, vínculo de amor, banquete pascual en el que se recibe a Cristo. Cuatro veces encontramos narrada la institución de la Eucaristía, tres en los evangelios: Mt 26, 26-29; Mc 14, 22-23; Lc 22, 19-20 y una vez en la primera carta a los Corintios 11, 23-25. Las cuatro narraciones coinciden en lo esencial: Cristo ofreciendo el pan y el vino a sus apóstoles, les dice que coman de su cuerpo y beban de su sangre. Los apóstoles y las primeras comunidades cristianas aceptaron este hecho. Cristo dice “hagan esto en memoria mía”. Jesús habla de la Nueva Alianza. El Señor nos dirige una invitación urgente a recibirle en el sacramento de la Eucaristía “En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros” (Jn 6,53). Para responder a esta invitación, debemos prepararnos para este momento tan grande y santo. San Pablo exhorta a un examen de conciencia:

“Quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues cada cual, y coma entonces del pan y beba del cáliz. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo” ( 1 Cor 11, 27-29)

Pensemos a lo cristiano: ¿Qué hiciéramos sin el perdón de Dios? Porque nuestra razón nos dice que toda falta, todo crimen merece castigo. La justicia lo exige. Y todavía no sabemos agradecer al Divino Redentor, lo que Él ha hecho por nosotros. Solamente los ciegos del espíritu y los sordos del alma no ven ni oyen lo que nuestro amabilísimo Redentor ha hecho por nosotros. Y nosotros los cristianos, los que si vemos y oímos sabremos valorar lo que nuestro Redentor ha hecho por nosotros. ¿Qué pensaríamos nosotros del rico que está repartiendo por su bondad, monedas de valor a lo que van pasando frente a él y los transeuntes no las aceptaran?, ¿o de un prisionero, por quien alguien quiere pagar el rescate que adeuda por sus crímenes y también despreciará esta bondad?, luego, diríamos que está loco. Las misas de los domingos se ven concurridas por obligación. En las fiestas patronales, por tradición y en algunas ceremonias sociales por compromiso. Pero la misa de cada día, qué solas se ven, que pocos cristianos asisten, ¿Qué sólo necesitamos alimento en día domingo?, ¿o nos sintiéramos felices con que nuestros seres queridos solamente una vez cada año, nos dijeran: te quiero? ¿Por qué los cristianos no estimamos lo que es para nuestros la Santa Misa? ¿Por qué entre semana son contables las personas que asisten a Misa? ¿o sólo asistes a Misa, cuando tienes una pena, una necesidad, una tristeza o un dolor? CRISTO ESPERA RESPUESTA. En navidad todo es alegría, canto, felicitaciones, cenas, regalos, piñatas, todo el mundo siente la presencia del NIÑO DE BELÉN, hasta el mundo pagano siente la presencia del NIÑO JESUS y cambia radicalmente el tiempo y la economía social. Si la navidad nos llena de alegría, lo mismo debemos sentir en cada Misa. La Misa es Navidad y Sacrificio, es Belén y Calvario, solo Cristo pudo celebrar al mismo tiempo cuna y Gólgota. Así mismo a la Santa Misa, si es posible todos los días, con la vela de la fe encendida y con la gratitud del corazón. Navidad en Belén- Cenáculo en el altar. Naciendo en los nacimientos Cenáculos en los altares. Nacimientos en los hogares, calvario en la pasión. Belén, Misa y Calvario, son la fuente del perdón y la justificación. Agradezcamos a Cristo este regalo, fruto de su amor y de la Misericordia de Dios.


Los libros y sus autores

El Horror económico Vivian Forrester

México, FCE 1997, 166 páginas Por Luis Marino Moreno

V

ivimos en una falacia descomunal: un mundo desaparecido que nos empeñamos en no reconocer como tal y que pretende perpetuar mediante políticas artificiales. Millones de destinos son destruidos, aniquilados por este anacronismo debido a estratagemas pertinaces destinadas a mantener con vida para siempre nuestro tabú más sagrado: el trabajo. Hoy es cada vez más fácil despedir a un empleado, los contratos de trabajo son de duración cada vez más limitada, los salarios están prácticamente bloqueados, cuando no bajan, lo que nos espera (ya es una realidad), al lado de millones de personas definitivamente excluidas del mundo laboral, veremos a otros millones de esclavos modernos recibiendo migajas de empleos, aceptamos cualquier trabajo en cualquier condición: contratos por un día, una semana, un mes, tres meses. Luego tendrán que soportar periodos de inactividad, sin salario durante los cuales deberán estar siempre disponibles, a la espera de nuevas limosnas de trabajo”. Este libro es sensible a la economía moderna contemporánea, a la que todos aplauden, un texto que subvierte todos los libros relacionados con la economía. Desde las aulas, tuvimos la oportunidad de ver el trabajo como una categoría importante, sin embargo ahora, la economía mundial y con más influencia de lo que se ha llamado neoliberalismo, con esa economía de mercado, excluye a muchos del mercado de trabajo. Vivian Forrester No es economista, en el momento de la publicación de Horror Económico, se acercaba a los 60 años, pasó de la sombra discreta donde le gustaba vivir a una fama descomunal y sulfurosa. Tal libro se convirtió en una obra importante. Solamente hubo 350 mil ejemplares vendidos en Francia y traducido a 23 idiomas. Durante un año recorrió 51 ciudades francesas, en cada una de las cuales sostuvo animados debates que preocuparon a las élites económica, política e in-telectual de Francia. Es novelista y poetisa, autora de ensayos sobre Virginia Woof y Vicent Van Gogh. En el año 2000 publicó Una extraña dictadura, donde denuncia al ultralibera-

07

Iglesia Universal VATICANO- Al presidir el Ángelus dominical, el Papa Benedicto XVI alentó a los fieles católicos de todo el mundo a redescubrir la belleza de ser bautizados y pertenecer a la Iglesia, para así dar testimonio del Amor de Dios con alegría: “deseo alentar a todos los fieles a redescubrir la belleza de ser bautizados y pertenecer a la gran familia de Dios, y dar testimonio alegre de la propia fe, para que ella genere frutos de bien y concordia”. “El Padre manifiesta en el Jordán a Jesús, como su Hijo amado, ungido por el Espíritu, revelando también así el misterio del nuevo bautismo por el que llegamos a ser en verdad hijos suyos. Que la intercesión de la Santísima Virgen María os ayude a ser imagen de aquel que hemos conocido semejante a nosotros en la carne y renueve en todos la vocación a la santidad a la que se está llamado por el bautismo. LONDRES- El ex obispo anglicano, John Broadhurst, señaló que esperó el día de su ordenación como sacerdote católico este 15 de enero con “emoción y trepidación” dedicándose al estudio del derecho canónico de la Iglesia en la que fue recibido el primer día de 2011. Broadhurst comentó que este miércoles “prácticamente hemos pasado revista a todo el código”. Sus clases comenzaron el año pasado y seguirán incluso después de su ordenación como presbítero católico. Junto con este nuevo miembro de la Iglesia Católica, otros dos ex obispos anglicanos, Andrew Burnham y Keith Newton, renunciaron a esa denominación el 31 de diciembre para ingresar a la Iglesia Católica el 1 de enero de este año en una Misa en la Catedral de Westminster.

Iglesia en México

CIUDAD DE MÉXICO.- La Arquidiócesis de México, pidió a los mexicanos alejarse del culto a la llamada “Santa Muerte” porque es una devoción contraria al cristianismo y se está convirtiendo en la preferida del crimen organizado. Se trata de una creencia “supersticiosa” que lucra con la ignorancia de la gente y “se está convirtiendo en la advocación preferida del crimen organizado, de los narcotraficantes, secuestradores”. Mucha gente cayó en esta secta por falta de un mayor compromiso evangelizador de la Iglesia. MÉXICO- Benedicto XVI nombró obispo de la diócesis mexicana de Netzahualcóyotl a Monseñor Héctor Luis Morales Sánchez, hasta ahora obispo prelado de Huautla. Monseñor Morales Sánchez nació en Tamuín, en el Estado de San Luis Potosí en 1954. Fue ordenado sacerdote en 1979, incardinándose en la diócesis de Ciudad Valles. Sus estudios, tanto filosóficos como teológicos los realizó en nuestro Seminario de San Luis Potosí. Dios lo bendiga en su ministerio. LEÓN GTO. Mons. José Martín Rábago, manifestó que el derecho a la libertad religiosa es el fundamento y soporte de todos los demás derechos que necesita una sociedad para vivir en justicia. Al recordar el mensaje del Papa titulado “La Libertad Religiosa, Camino para la Paz”, El obispo destacó la actualidad del mensaje del Papa especialmente en la situación de violencia que vive México y señaló que la construcción de la paz “requiere el reconocimiento y respeto de los derechos humanos de cada ciudadano y el compromiso por parte del Estado de crear las condiciones adecuadas para su recto ejercicio”. “En el momento de grave violencia que vivimos en nuestro país, el clamor generalizado es la búsqueda de la paz”.


Hacer… no sólo decir D

ejando atrás los relatos de la infancia, los cuales concentró San Mateo en dos capítulos sumamente densos para definir la identidad de Jesús, tanto por su genealogía vinculada a los grandes personajes de la historia de la salvación como por su “peregrinación” en la geografía donde se ha desenvuelto dicha historia salvífica, el hijo de María y de José es identificado ante todo con la esfera divina al ser engendrado por obra del Espíritu Santo y ser llamado “mi hijo” en su vuelta de Egipto. Su nacimiento despierta reacciones opuestas: de búsqueda, adoración y homenaje por parte de los magos de oriente y de rechazo y agresión por parte de Herodes; ahora, a partir del capítulo 3, San Mateo sigue a San Marcos para introducir el ministerio de Jesús con la presentación de Juan Bautista, el Bautismo de Jesús y las tentaciones en el desierto. El Bautista, además de bautizar, predica la conversión y la proximidad del Reino de los Cielos, tal y como lo hará Jesús. Justo en 3,2 aparece esa expresión tan querida por San Mateo: “Reino de los Cielos” (que equivale al concepto de “Reino de

Dios” del Evangelio de San Marcos y de San Lucas). Otro rasgo característico del Bautista en este evangelio es la exigencia de frutos de conversión, pues no es suficiente llevar sangre judía para salvarse, dado que en el último de los casos Dios puede hacer surgir hijos de Abraham de las mismas piedras.

Sólo San Mateo describe en tres verbos el ministerio de Jesús cuando reporta: “Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo” (4,23), lo volverá a repetir en 9,35.

Las tentaciones, culminan en un monte. Lugar favorito de San Mateo. En San Lucas la conclusión se da en el templo.

No podemos pasar por alto algo fundamental en este resumen de la actividad de Jesús: enseña, proclama y cura. La intención pastoral de San Mateo lo hace diseñar el ministerio de Jesús bajo la jerarquía de la enseñanza. Una enseñanza que quiere ser marco de referencia para la vida de la comunidad, una enseñanza que toca los elementos esenciales de la vida del creyente y de la vida eclesial. Hay una dinámica natural entre enseñar y hacer. La enseñanza tiene como finalidad modelar la conducta. Los cinco discursos son un “regalo” precioso, son como la brújula que orienta. Jesús enseña para garantizar que la comunidad tenga un camino concreto que seguir, tenga la referencia de su hacer. El Jesús mateano no es amigo de los “inspirados” sino de los que ejecutan, de los que no se quedan en decir “Señor, Señor”, sino de los que ponen en práctica “estas palabras mías”.

Después de las tentaciones, y habiendo sido arrestado Juan Bautista, Jesús comienza su proclamación del Reino de los Cielos: “Y dejando Nazará, vino a residir en Cafarnaúm junto al mar, en el término de Zabulón y Neftalí”. Es notorio que sólo San Mateo hace coincidir el ministerio de Jesús y del Bautista en una proclamación idéntica (la del Reino de los Cielos). El llamado de los primeros cuatro discípulos es una herencia tomada del Evangelio de Marcos que garantiza la presencia de sus seguidores más estrechos desde el inicio de su ministerio.


Por Luz Elena González

E

n presencia del Sr. Arzobispo Don Luis Morales Reyes y de varios sacerdotes, nos unimos al Padre Antonio Martínez Cano, en el Santuario del Niño de la Salud en Atotonilco, quien da gracias a Dios por haberle concedido 50 años de vida sacerdotal, y por las experiencias que por tantos años ha tenido. El Padre Canciller hizo referencia a las homilías del Papa Benedicto XVI que por el año sacerdotal dirigió a los sacerdotes, e hicieron pensar y motivar al Padre Antonio en su año jubilar, en las funciones principales del sacerdocio de Cristo que son: santificar, enseñar y conducir al pueblo de Dios, para vivir agradecido por las gracias recibidas durante su vida sacerdotal. El Sr. Arzobispo hizo mención de las Parroquias donde ha prestado sus servicios, haciendo notar que, lo nombraron párroco desde los 6 años de ordenado y que durante su ministerio ha sido un sacerdote servicial, atento, dinámico y con un gran carisma para todo el que se acerca a él. Después de la homilía el Sr. Arzobispo lo inivtó a que renovara sus Promesas Sacerdotales y a los fieles asistentes a orar por las vocaciones sacerdotales en este día tan importante. Después de la Eucaristía se les ofreció un convivio en donde compartieron sacerdotes y laicos y todos con gusto felicitaron al Padre Antonio Martínez Cano por sus 50 años de vida Sacerdotal. ¡¡¡¡FELICIDADES!!!!

Acompañaron al Padre Antonio Martínez Cano en sus bodas de oro, el señor Arzobispo Luis Morales Reyes y varios sacerdotes.

El Padre Antonio Martínez, en acción de gracias, reflexionó en las funciones principales del Sacerdote: santificar, enseñar y guiar al Pueblo de Dios.

Después de la homilía, el Sr. Arzobispo lo invitó a que renovara sus Promesas Sacerdotales.

Después de la Eucaristía, amigos y familiares convivieron alegremente con el Padre Antonio Martínez.

¡Muchas felicidades padre por estos cincuenta años de entrega, que Dios lo bendiga!


Fiesta Patronal en

Santo Niño de Atocha

Por Carlos Cuéllar

C

on un recién llegado párroco, el padre Gilberto Alvarado Martínez, la parroquia de El Santo niño de Atocha ubicada en la col. Praderas del Maurel, festejó al niño Jesús.

La devoción al Santo Niño de Atocha es rica en historia, y año tras año un gran número de fieles se reúnen en este templo para vivir la fiesta y convertirse al igual que los pastores y los santos Reyes en adoradores. El padre Gilberto organizó el novenario, que tuvo una gran respuesta por parte de toda la comunidad, la cual se reunió el 6 de enero para recibir al Arzobispo Luis Morales Reyes, quien presidió la celebración Eucarística, en la que se confirmaron algunos niños y jóvenes. Don Luis Morales exhortó a toda la comunidad a que voltearan su mirada a Dios por medio de la imagen del Santo niño de Atocha, recordó como es que Dios se les manifestó a los Santos Reyes para que encontraran su camino hacia Jesús, así mismo Dios se nos manifiesta por medio de estrellas y éstas son las personas con las que día a día convivimos”. El Sr. Arzobispo agregó: “Alégrense por que el espíritu Santo también les trajo un regalo, en este día de Reyes ustedes serán ungidos con la gracia del Espíritu y qué más regalo que éste, así que por esto sean felices”.

Solemne fiesta en honor al

Por Luz Elena González

Dulce Nombre de Jesús A

l iniciar el nuevo año y en la alborada de una nueva década, la Parroquia de Cd. Fernández, SLP, invoca y festeja a su Santo Patrón el “Dulce Nombre de Jesús”. La fe de la comunidad fernandense se manifestó durante la novena con peregrinaciones, cera, carros alegóricos y música, ella se daba cita para asistir a la Eucaristía, sobresalió la peregrinación de los charros quienes a caballo ofrecieron su cera al “Dulce Nombre de Jesús”. El día 4 de enero, día de la fiesta, los fieles acompañados de los Sacerdotes y las Autoridades Municipales, le dieron la bienvenida en la calle Morelos al Sr. Arzobispo Don Luis Morales Reyes.

Don Luis presidió la Eucaristía acompañado de varios sacerdotes, pidiendo a Dios la bendición para el pueblo, para que lo proteja de la violencia y la inseguridad en que se vive, invitando a invocar el Nombre de Jesús, en cada instante de nuestra vida, al levantarnos, al iniciar nuestro trabajo, al terminar nuestra jornada e invitándonos a participar de la Santa Misa ya que en cada Misa, el cielo baja a la tierra para protegernos del mal.

Al finalizar la Eucaristía el Sr. Arzobispo saludó a los fieles e impartió su bendición para toda la Parroquia deseando un año nuevo lleno de bendiciones y prosperidad, y les pidió que no olvidaran invocar en todo momento el DULCE NOMBRE DE JESÚS.

“… Que al Nombre de Jesús, toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra, en los abismos; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre,” (Flp 2,10-11)


ENERO 16 DE 2011

“Los Santos Reyes encontraron su camino hacia Jesús por medio de una estrella, así mismo Dios se nos manifiesta por medio de estrellas y éstas son las personas con las que día a día convivimos”.

“Hemos visto su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle”

E

Por Luz Elena González

ste 6 de enero la comunidad de Atotonilco celebró su fiesta patronal en honor del Santo Niño de la Salud, y en punto de la una de la tarde se celebró solemne Misa Concelebrada siendo presidida por el Vicario Episcopal de la Zona Media Pbro. Carlos Ochoa. En su homilía el Padre Ochoa nos dijo que en los Reyes de Oriente vemos a cada uno de los hombres hundidos en la soledad y el desengaño del mundo y del pecado que nos preguntan a los cristianos: “¿Dónde está el Rey que ha nacido? Hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo”. Es la actitud de quien busca a Dios y le lleva a recorrer un camino semejante al de los Reyes Magos y encontrar, como ellos, al Mesías. Los cristianos estamos llamados a brillar como la estrella, a ser servidores de la gracia de Dios para los que viven en la oscuridad. La luz de Cristo que ya iluminaba su corazón, lanzóles con coraje por caminos desconocidos y en un largo viaje nada fácil, no dudaron en dejar todo para seguir la estrella que habían visto salir en el Oriente. Imitando a los Reyes Magos, también nosotros recorremos un viaje que comenzó el día de nuestro bautismo y que acabará, con la gracia de Dios, en el cielo, un viaje de fe, de búsqueda, de encuentro con el Señor. Al terminar la Eucaristía se tuvo la tradicional bajada del Niño para la adoración de los fieles quienes acudieron de la Cd. de México, del Edo. de México, Monterrey, San Luis Potosí, Sta. María del Río y de comunidades vecinas para visitarlo y adorarlo. Por la noche y después de una bonita serenata con banda, se tuvo la tradicional quema de pólvora que fue el deleite de todos los asistentes.


Parroquia de la Santa Cruz de la colonia Industrial Aviación

ocalizada al norte de la Ciudad, precisamente en el corazón de la colonia Industrial Aviación primera sección. Su actual párroco es el Pbro. Roberto Dávalos Morales.

L

La parte más alta tiene como remate una cruz de neón; la parte más baja de un lado, sirve para poder acceder al recinto a través de un pórtico, cuya parte superior da al coro.

Este conjunto arquitectónico es obra del Arq. Enrique de la Mora y la construcción estuvo a cargo de los ingenieros César y Zendejas y los vitrales obra de Zita Basich.

El interior es un espacio amplio abierto, sobresale en el presbiterio un muro revestido en mármol blanco que alberga el Sagrario y más arriba muestra la imagen escultórica de un crucifijo.

Consagrada por el Obispo Alcaráz el 3 de mayo de 1968, fue decretada como vicaria fija el 17 de agosto del mismo año; recibe la erección canónica como Parroquia el 25 de junio de 1976; posteriormente en julio de 1993 fue registrada ante la Secretaría de Gobernación con el nombre de Parroquia de la Santa Cruz del Calvario.

A los lados muros recubiertos de lambrín de madera, el del lado izquierdo muestra la preciosa imagen pictórica de la Virgen de Guadalupe y el del derecho de San José Obrero con Jesús.

Antecedido por una amplísima explanada, el edificio es de estilo modernista que muestra cubiertas gemelas que se encuentran al centro unidas por una serie de elementos escalonados.

El recinto muestra al centro rampa descendiente que conduce al altar principal así como cómodos asientos para los feligreses. Es digno destacar la excelente escultura de Jesús Nazareno.


13

ENERO 16 DE 2011

H

ace diez años y dos meses, el señor y la señora Hernández llegaban a París. Al aeropuerto Charles de Gaulle, para ser exactos. Ella, por supuesto, no se lo creía. Decía entre susurros: «¿Estoy de veras en París?», y se daba inofensivos pellizcos en el antebrazo izquierdo para, según dijo más tarde a una de sus amigas, cerciorarse de que todo aquello no era solamente un lindo sueño. Una vez que mostraron sus respectivos pasaportes a un oficial de chaqueta azul y porte juvenil, se encaminaron a la banda número 123 para recoger sus maletas. La banda dio una vuelta y luego otra, y el equipaje no aparecía. Allá por la vuelta 215 al señor Hernández lo asaltaron ciertas dudas. «¿Y si?»... Pero prefirió guardar silencio para no espantar aún más a su señora esposa, que desde hacía quince minutos se veía más que dispuesta a lanzarse en caída libre hacia las aguas de la histeria. Un individuo que los observaba desde cierta distancia y que también abrigaba ciertas dudas respecto a la suerte de sus valijas, se acercó a ellos y les preguntó en tono lastimero: -¿Tampoco su equipaje aparece, señores? En ese momento los tres individuos se sintieron más hermanos que si hubieran nacido de la misma madre, pues es bien sabido que las desgracias unen con lazos mucho más resistentes que las alegrías. A los cinco minutos de conocerse ya se habían intercambiado sus tarjetas de visita y habían jurado solemnemente que se visitarían en sus casas tan pronto como estuvieran de nuevo en ellas. Lo del equipaje se solucionó pronto. Media hora después de haber cruzado las primeras palabras con el desconocido, el señor y la señora Hernández vieron venir a lo lejos sus maletas queridas. ¡Sus maletas! Deseaban acariciarlas, abrazarlas, cubrirlas de besos. Cuando se despidieron de su nuevo amigo, le dijeron con voz meliflua y satisfecha: -Recuerde, estimado señor, que lo esperamos en Ciudad de México. Habían pasado diez años y dos meses de todo aquello y ni el señor ni la señora Hernández se acordaban ya de aquel hombre encontrado por pura casualidad en uno de los aeropuertos del planeta. Pero un día sonó el teléfono... y, claro, era él: había venido del interior a la capital a arreglar «asuntos de diversa importancia» y deseaba vivamente tomarse la copa con sus amigos de París. «Recordar los viejos tiempos, cuando

«Nuestras culpas envenenan el aire que otros respiran... Creo que si Dios nos diese una idea clara de la solidaridad que nos liga los unos a los otros tanto en el bien como en el mal, no podríamos vivir».

GEROGES BERNANOS Diario de un cura rural

éramos aún almas viajeras –les dijohace a veces mucho bien». Al señor Hernández la idea de tener que salir de casa y desvelarse no le entusiasmó mucho que digamos. Además, en diez años habían cambiado muchas cosas; su hígado, por ejemplo, no era ya el mismo, ni su riñón. «¡Pero vamos, a quién se le ocurre tomarse tan en serio semejantes invitaciones!», dijo a media voz la señora Hernández, que hubiera preferido quedarse en su casa viendo la telenovela de la noche. «¿Y si le decimos francamente que no es posible vernos hoy?», preguntó ésta a su esposo en un tono más bien decidido. Pero como el señor Hernández se consideraba hombre de palabra dijo que a pesar de todo irían. Quedaron de verse en un desconocido restaurante de la zona azul. Cuando el señor y la señora Hernández se dirigían allá (serían más o menos las 8,30 de la noche), un jovencito que competía con otro en cruzar la avenida cayó bajo las llantas del auto del señor Hernández,

que no alcanzó a frenar del todo. El chico murió pocos días después en un hospital de la ciudad. Ahora bien, si los Hernández no hubieran ido a París hace diez años y dos meses, ¿se habría salvado nuestro joven corredor? Él tendría unos 6 ó 7 años cuando los señores decidieron tomarse unas «merecidas» vacaciones en París. ¿Era posible (o, mejor dicho, era justo) que su pequeña vida dependiera casi por completo de aquel viaje del que no tuvo ni siquiera noticia? ¡Esto es lo que yo quisiera yo saber! «La historia, decían los sabios orientales, es un hilo infinito de consecuencias». Karl Jaspers (1883-1969), el filósofo alemán, dijo una vez lo mismo, aunque con otras palabras: «Todo lo que los hombres piensan, obran y crean atañe a sus prójimos». Nada de lo que hacemos (u omitimos) dejará de repercutir en la vida de los demás tarde o temprano. Un

acto personal, una vez realizado, cobra inmediatamente rasgos comunitarios. Y esto es a lo que llamamos solidaridad. Somos solidarios los unos de los otros, y no hay manera de evitarlo. Solidarios para el bien o solidarios para el mal. Soy consciente de que, al plantear de este modo el problema, podría dar lugar a que se piense de mí que soy fatalista, o algo todavía peor; en una palabra, que se me crea partidario de una especie de determinismo cósmico que nada tiene que ver con la concepción cristiana de la libertad. En realidad lo único que he querido hacer ver es que nuestros destinos están ligados de una manera sorprendente, y que lo que uno haga, por inofensivo que parezca, repercutirá siempre en los demás tarde o temprano. No hay actos privados, sino sólo actos comunitarios. Pero sigue en pie la pregunta: ¿si los Hernández no hubieran hecho ese viaje, el chico aún estaría con vida?


Contrapunto

La increíble y triste historia de la envoltura de paleta y de su dueña Susana Por Gerardo Segura Ventura Belvedere

L

a ruta que llevaría a Susana hasta el centro de la ciudad llevaba ya 10 minutos de retraso, ella esperaba en el parabús y constantemente miraba el reloj con desesperación. Por fin a lo lejos pudo ver el transporte y lanzó un suspiro de satisfacción, apartó las monedas con las que pagaría. Media hora más tarde, por otro lado distinto de la ciudad, Omar abordaba otro camión y se dirigía al centro a comprar algunos discos. Susana por su parte llevaba el mismo rumbo pero por motivos diferentes, ella buscaba algún adorno económico y curioso para colocarlos en la mesa del banquete al que asistiría como madrina, porque su ahijada cumpliría quince años. Luego de regatear por algunos minutos consiguió que la vendedora le hiciera una rebaja sobre los adornos que había escogido. Por su parte, Omar compró sus discos para poder grabar música y unas películas que tiene almacenadas en su computadora.

ningún Susana y Omar, caminos y vidas diferentes que han de coincidir; ella va con rumbo a casa y él pasará a visitar a un amigo, sin acuerdo tomán la misma ruta de transporte.

remordimiento

Susana camina a toda prisa por la acera, acalorada comienza a ponerse de mal humor, no soporta tanta gente con su vaivén. Omar cruza a toda prisa el parque, no quiere llegar tarde, ambos se cruzaran en el mismo autobús, indiferentes, sin dirigirse una mirada. Susana está a punto de abordar. Hace calor y piensa que se puede dar el gusto de comprarse una paleta de hielo. El vendedor abre la hielera y Susana observa los cuadritos multicolores que hay dentro. Puede elegir limón, fresa o tal vez chocolate, pero se decide por un esquimal, paleta cubierta de chocolate con coco rallado encima, no sé a quién se le ocurrió darle ese nombre a las paletas, pero así es el negocio, hay que hacerlo llamativo. Por fin, Susana entra al camión empujando a la gente y entre ellos a Omar, aquí se cruzan por primera vez, luego ambos se encuentran sentados a dos asientos de distancia, cada uno se dispone a sobrellevar el pequeño paseo de la mejor manera. Ella comerá una deliciosa paleta y él conectará sus audífonos. Lo cierto es que Susana no tiene un buen carácter, demasiado huraña, según opinión de los vecinos, a veces algo distraída y la verdad es que ahora ya no cuenta con metas claras en la vida, luego de habérsele frustrado algunos sueños. Ella toma su paleta, la observa y podríamos decir que se le hace agua la boca. Ha colocado sus bolsas en el asiento vacío de al lado. A la paleta, le retira la bolsita que sirve como envoltura y sin

la lanza al centro del pasillo del autobús, no la guardó y ni siquiera la escondió detrás de las hendiduras de los asientos, sino que la lanzó al piso. Omar y todos los demás pusieron cara de desencanto. No gustó a nadie la actitud de Susana y más de uno quiso gritarle: - ¡qué le pasa, que no se da cuenta que no puede tirar basura donde usted quiera! Pero nadie dijo nada, Omar se quedo con las ganas de ir a recoger la bolsa de paleta y regresársela a su dueña pero tampoco se atrevió, tuvo miedo de la reacción de Susana, además pensó: “quién soy yo para corregirla, igual y hasta un golpe me da.” La bolsa de la paleta siguió tirada en el centro del pasillo y fue hasta después de dos días que el chofer limpió la unidad y al fin la bolsita de paleta llegó al lugar en el que debería estar. Mientras tanto Susana llegó a tiempo para preparar la comida y Omar llegó con su amigo. Pudieron coincidir y aprender uno de otro, pero no lo hicieron por miedo. Hoy se siguen abordando camiones y se sigue caminando por la calle, se sigue observando basura por todos lados sin que mostremos el menor gesto de desencanto por tanta falta de sentido común. Hasta hoy, hemos conseguido organizar congresos mundiales sobre calentamiento global y contaminación, pero no hemos sido capaces de levantar una bolsita de basura en la calle ni de tirar la basura, por pequeña que sea, en el lugar indicado para ello, y cuando vemos que alguien no sigue esta simple regla de sentido común tampoco somos capaces de corregirle.

Los grandes cambios inician con pasos pequeños, con gente que se atreve a cambiar primeramente su entorno, su casa, su colonia o barrio y de ahí seguirán cambios más grandes.


ENERO 16 DE 2011

Bienaventuranzas de la familia Dominicos de la Provincia de España

B

ienaventurada, familia cristiana que sabe ser pobre en el espíritu, que no hace depender la felicidad de la cuenta bancaria, del coche más lujoso o de la casa más grande. Bienaventurada la familia, que afronta con valor las aflicciones y las pruebas y que no pierde la confianza de que el Señor seguirá acordándose de nosotros.

“Levántate,

(Primera parte)

toma al niño y a su madre” Por Lic. Rafael Gómez

Q

ué consternación, qué preocupación y qué cantidad de comentarios a su reciente captura ha despertado el muchachito delincuente de catorce años, por su corta edad y por su crueldad. Nos preocupa el hecho porque amenaza nuestra seguridad. Conviene abundar en el análisis sobre este asunto, en un especie de examen de conciencia, primero personal, y luego social. Como tal examen que se relaciona con pecado, a muchos les molesta, hablemos de hacer un ejercicio de introspección que, según el Diccionario Básico, es una reflexión del sujeto sobre sí mismo para captar sus propios procesos anímicos y sus modos de tomar conciencia. Captar los procesos anímicos como la consternación y la preocupación sirven de muy poco si no nos conducen, a cada uno, a la toma de conciencia porque todos somos, en mayor o menor medida, responsables de un mundo mejor y de la sociedad en la que vivimos. Como sociedad somos responsables por aplaudir, sin analizar, a los que se conducen como de mente abierta (open mind) y que promueven “una conducta light”, tan amplia, que acogen con júbilo la laxitud de conciencia, que facilita el mal, debilita la conciencia personal y marchita el alma de la sociedad. Por eso muchos no soportan la palabra pecado y justifican las propias faltas por las faltas de otros, es decir, que el hombre de hoy no tiene pecados, tiene problemas; y todo porque las propias faltas son porque se es víctima de los otros, siempre los otros. El tema de los ya muchos menores delincuentes se va orientando a exigir el trabajo de los legisladores para que estos conviertan en culpables a aquellos y, por tanto, responsables de sus actos. Sí es importante que los legisladores se ocupen del tema, pero es más importante que todos nos hagamos cargo de él porque la violencia de las calles sale de las casas. La paz de la humanidad está en juego porque el amor está en entredicho. Un niño echa hondo sus raíces en la vida cuando, desde que es concebido y nace, nace para amar pero empieza por ser amado; pero cuando nace, si es que nace, como consecuencia de un error de los padres, el niño que apenas se libra del aborto, solo se ocupa de librarse del olvido: “Su vida, entonces, se convierte en un ejercicio de violencia”.

“La mentalidad Light” ha hecho del placer un privilegio, de la paternidad un enemigo y de la vida un desencuentro. Ha logrado que los padres por

error, se vayan a la cama, hagan todo lo que se necesita para convertirse en padres y, en caso de que, por esto, venga un hijo y modifique sus planes de vida, se eche mano de tal mentalidad para dejar de llamar hijo a lo que, antes de entre nueve y doce semanas, se teme que no es vida humana y entonces se hagan valer los derechos de los mayores que, por el uso de su libertad y mayoría de edad, se logren desaparecer los derechos de los menores que, por el hecho de serlo, se desaparezca, con ellos, su vida, pero sin rastros de violencia. La mentalidad que esto favorece, también acoge con beneplácito el divorcio o la separación de los padres para que éstos, cada quien por su cuenta, rehaga su vida y el único camino que aconseja es el de romper con el pasado, aunque con él se rompa el corazón de la familia y, con ella, la vida misma de los hijos y el tejido de una sociedad que pide a sus gobiernos: “paz”. Las fiestas de Navidad, Reyes y Epifanía son algo para celebrar y, más bien, para vivir. Y es que no se puede entender la vida humana sin la Divina. El nacimiento de Jesús (Navidad-Natividad) es el gran acontecimiento humano por lo Divino; el cielo y la tierra celebran el nacimiento a la vida humana del que le dio valor de vida Divina. La vida de Jesús estaba amenazada por los intereses humanos de un Herodes que pugnaba por la mentalidad que sostenía la idea de un reino en el que se impartía una clase de justicia por la que la vida de “todos los débiles de su reino” valía menos que sus muy personales intereses. “Entonces el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”(Mt 2, 13-15). San José, que tenía serias razones para dudar de la fidelidad de su esposa María, sobrepuso a sus emociones humanas los consejos Divinos y, aunque había decidido “perdonar” dejando en secreto, sin violencia, a su esposa, “salvó la vida del Niño que salvaría la vida de todos”.

Bienaventurada la familia llena de mansedumbre, que sabe escuchar y perdonar, que en las diferencias se acoge con paciencia, y que no pierde nunca el buen humor. Bienaventurada la familia que tiene hambre y sed de justicia, que abre las puertas y los corazones a los pequeños problemas del vecino y a los grandes problemas del mundo. Bienaventurada la familia llena de misericordia, que se da cuenta de las heridas y las fatigas de los hermanos, y que se detiene a curarlos, pagando de su bolsillo y que saber abrir las puertas y prepara la mesa a los amigos y también a los pobres. Bienaventurada la familia constructora de paz, que en conflicto busca el diálogo, que no piensa en resolver problemas a partir de la razón del más fuerte.


16

Gloria a Dios en el cielo Diré tu nombre en mi soledad, sentado entre las sombras de mis callados pensamientos, y lo diré sin palabras y sin razón, como un niño que llama a su madre cien veces, contento tan solo con Poder decir MADRE. R. Tagore

L

o más importante en la vida de fe es la ala-

dice en primer lugar a sus

banza. No hay nada más bello que

discípulos: cuando oren di-

alabar al Señor. Esto nos lo enseña

gan Padre del Cielo, san-

la Sagrada Escritura. Al leerla nos entera-

tificado sea tu Nombre,

mos de cómo se hace oración.

venga a nosotros tu Reino,

Orar es alabar al Señor. No hay

hágase tu voluntad en la

más que decir.

tie-rra como en el Cielo. ¿No es esto una alabanza?

Vamos a ver, hasta donde es

¿No es cierto que la volun-

posible conocer, los ánge-

tad de Dios sea que se le

les tienen un sólo propósito y

dé gloria? ¿No es cierto

misión en la vida: la alabanza de

que lo más importante

Dios. La Biblia nos narra en muchos

en la vida sea santificar el

lugares esta noble tarea de los es-

nombre de Dios? Cuando

píritus celestes. Quizá ellos no sepan

alabamos al Señor cumpli-

hablar más que una o dos o tres pal-

mos su vo-luntad, cuan-

abras: Santo, Bendito, hosanna,

d o

bendecimos a Dios somos

Gloria. En el cielo no se habla

como

ángeles, cuando rendimos

otra cosa, un ángel dice

culto de oración y alabanza al Señor su

a otro: Santo, y otro res-

reino viene a nosotros, porque hacemos

ponde: Santo. Y la multi-

lo que en el Cielo se hace cada instante

tud de ellos grita Santo,

eterno. La gloria de Dios y la paz vienen juntas, la alabanza del Señor y la alegría también.

Santo, Santo es el Señor. No se sabe más. Ellos son felices diciendo: Santo.

alabanzas

No lo piensan, sólo lo dicen. Y lo dicen cantando,

y en la tierra paz a los hombres de buena volun-

lo dicen gritando, lo dicen al ritmo del rock, de

tad”. ¡Qué belleza, qué alegría! La alabanza de los

la samba, del vals, de la cantata, la cumbia o el

hombres a Dios trae como fruto la paz, regalo del

reggé. No sabemos. Quizá al estilo operístico, la

cielo.

a

Dios: “Gloria a Dios en el cielo

música viene del cielo y eso Dios lo sabe como nadie; y los ángeles aprenden de Dios esta her-

En efecto, los ángeles hablan cuando se encuen-

mosa acción de cantar, de alabar.

tran con hombres, pero en el Cielo sólo alaban. Y esto nos lo recuerda la plegaria eucarística de

Los ángeles no hablan mucho. Es cierto que

la Santa Misa en cualquier celebración: “por eso

hablan, ellos son mensajeros, cuando son en-

como los ángeles y los santos también nosotros

viados hablan más palabras, y también lo apren-

nos unimos a sus voces diciendo: Santo, Santo,

dieron de Dios, del verbo, de la palabra viva. Segu-

Santo…”

ro que hablan Inglés, Francés, Alemán, Hebreo, todas las lenguas, y por supuesto, el Español, hasta

La gloria de Dios y los frutos de vida eterna, la paz

Latín y Esperanto. Llevan mensajes; recuerdo, por

interior y la paz mundial, la alegría más grande

ejemplo, al ángel que saludó a María, le comunicó

que puede haber, consiste en la gloria de Dios, en

un mensaje mediante muchas palabras; recuerdo

bendecir al Señor, en cantarle y decirle con mu-

también a los ángeles que tienen un mensaje para

chas y pocas palabras y de muchas maneras: tú

los pastores en la noche del nacimiento del Hijo

eres Santo.

de Dios entre los hombres; pero también recuerdo que en ese momento, luego de anunciar a los

Jesús también enseña de alguna manera esta ver-

pastores esta alegre noticia, apareció un pe-

dad a sus discípulos cuando quisieron aprender a

dazo de cielo y millones de ángeles cantando

orar y él les dio como regalo el Padrenuestro; él

La oración pues, consiste en que bendigamos al Señor con nuestra vida, palabras, pensamientos y sentimientos. ¿Cada cuándo decimos al Señor tú eres Santo? ¿Cada cuándo hacemos verdadera oración? ¿No será que muchas veces la oración de nosotros consiste en pedir, pedir y pedir? En ocasiones se nos olvidan las palabras de Jesucristo: busquen primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás se les dará por añadidura. Buscar el Reino de Dios es pedir que venga su Reino, es decir: cantar, alabar, bendecir a Dios como los ángeles, como si no hubiera algo más importante. ¿Lo hay?


17

Palabra de Dios

MARÍA, portadora de paz Por Miguel Ángel Tobías 1° Filosofía

A

Como hijos de María, nos alegramos con su visita y también saltamos de gozo porque nos trae a Jesús - sol que nace de lo alto, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz -. También nos conduce a él, con su guía maternal y serena, con cada una de sus actitudes, con ese silencio que irradia paz, sumergiéndonos en un mar de tranquilidad. Así hemos de buscar la paz, empezando por silenciar todas esas voces que en nuestro ser se alzan creando un caos. Los acontecimientos de la vida diaria nos arrebatan la paz, el terror se siembra por todas partes, parece no haber tregua entre una tragedia y otra. Malas noticias circulan creando tristeza y desesperanza, y nos preguntamos por la paz. La búsqueda de la paz requiere de un estado similar en nuestro interior, es ahí donde se emprende el camino, desde dentro. Podemos tomar a María como ejemplo, que a través de la contemplación logró interiorizar y hallar esa tranquilidad dentro de sí, en ese lugar donde Dios nos espera.

Evangelio según San Juan 1,29-34: En aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús que venía hacia él, y exclamó: “Este es el cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Éste es aquél de quien yo he dicho: “El que viene después de mi, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel”.

l nacer Jesús, algunos pastores recibieron el anuncio por parte del ángel del Señor. Al instante se unió el ejército celestial, alabando a Dios, diciendo: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace” (Lc 2,14). Los pastores encontraron a José, a María y a Jesús acostado en un pesebre. En ese momento la turbación experimentada se transformó en paz y en alegría. María, mientras tanto, meditaba y guardaba todas esas cosas en su corazón. María había llevado en su vientre al príncipe de la paz durante nueve meses, estaba llena de Él, de su gracia, de su amor, de su paz. Jesús quiso venir al mundo y quiso hacerlo por medio de María, mujer contemplativa, sencilla, humilde, y generosa. Eran tiempos difíciles y el recién nacido corría peligro por la ira de un rey, sin embargo, en medio de la inquietud, lograron mantener la calma ya que la paz no era ya sólo una sensación… se había hecho humano. Uno de los misterios que meditamos en el rosario es el de la Visitación. María al enterarse de que su prima dará a luz dentro de algunos meses, se apresura a visitarla, llevando consigo el gozo que hace saltar a Juan. María acude en auxilio de aquellos que necesitan la presencia de Jesús, no va sola, lleva a su hijo. Y con ellos, entra en los hogares la paz de Dios, paz interior que da calma en medio de la tormenta.

El que viene después de mi, tiene precedencia sobre mí

Entonces Juan dio este testimonio: “Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo”. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios.” Palabra de Dios

«Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” María es la mujer de la cual el Hijo de Dios se encarna, es la que vive consagrada a él, de la misma forma Cristo quiere habitar en nuestros hogares y en nuestros corazones, llenando de paz todo espacio que ha estado ocupado por el miedo, por la confusión o cualquier sentimiento o emoción que nos causa ansiedad y preocupación. Tenemos una madre bondadosa, que ama a cada uno de sus hijos, pequeños y grandes y que cuida de nosotros con una atención particular. Como madre nos enseña a vivir confiando en nuestro Padre y a la vez nos invita a ser hombres y mujeres comprometidos con la paz, iniciándola en nuestra propia persona y partiendo de allí hacia los demás. Con su forma de actuar, nos inspira a tener ese temple, nos hace preguntarnos como fue capaz de soportar las dagas que atravesaron su corazón y encima estar dispuesta a dar consuelo. Nuestros obispos han señalado la importancia de orar por la paz, destacando el rezo del santo rosario: “Oramos también por la paz con la devota oración del rosario de la virgen María, a quien invocamos como Reina de la paz; Ella, fortalece los vínculos fraternos, alienta a la reconciliación y al perdón” (Exhortación pastoral “Que en Cristo nuestra paz, México tenga vida digna” No. 238). Pidamos la intercesión de nuestra gloriosa Madre, para que sea ella quien presente a la Santísima Trinidad nuestras oraciones y nuestros esfuerzos. Seamos al igual que María “portadores de paz”. María reina de la paz, ruega por nosotros.

En este domingo comienza en la práctica el tiempo ordinario. Vamos a escuchar domingo tras domingo el relato de las acciones y palabras de Jesús. El año litúrgico está estructurado en torno a la vida y la misión de Cristo que culmina en la Pascua. Poco a poco se nos dará la oportunidad de descubrir y conocer a fondo la figura de Jesús. Entraremos en contacto con Él por las Sagradas Escrituras pero especialmente porque queremos encontrarnos directamente con Jesús, escuchar su palabra y su obra en nosotros. El mensaje del Evangelio nos presenta durante este año algunos retos fundamentales para ser, en verdad, discípulos y misioneros de Cristo. 1. Conocer a Jesús. Cada año, la palabra de Dios nos exhorta a buscar a Cristo y nos da la oportunidad de conocer directamente a Jesús, de dejar que su palabra llegue al fondo de nuestro corazón. Y de confrontar con el Evangelio nuestra vida. En la actualidad, cuantos estaremos como Juan Bautista que dice “Yo no lo conocía”. Muchos tenemos alguna idea, o alguna tradición religiosa. Sin embargo, la pregunta es “conozco a Jesús” “Quién es Jesús para mí”. “Qué hizo Jesús por mí” “realmente creo y me comprometo a ser un auténtico discípulo de Jesús”. 2. Ser testigos de Cristo. El texto de San Juan respecto de los Sinópticos tiene algunas difrencias. Así, de hecho Jesús no aparece en el Evangelio. Es Juan, el Bautista, el que habla de Él. Dice que es el que quita el pecado del mundo, que ha visto como sobre Él bajaba el Espíritu de Dios, que será el que nos bautice con el Espíritu Santo. Juan da testimonio de Jesús y, haciéndolo, provoca el deseo de conocerlo y de escuchar sus palabras. Los católicos estamos llamados a dar testimonio de que Jesús es el Mesías, que es camino, verdad y vida. 3. El signo de la comunión. El evangelista pone especial cuidado en subrayar la superioridad de Jesús respecto del Bautista. En efecto, el Bautista reconoce que Jesús es anterior a Él, no precisamente mayor de edad, sino porque existía antes que él apareciera en la historia, es decir, que Jesús es anterior al tiempo. (Jn 1, 6-8; 3,26-30). Juan está al servicio de Jesús y le prepara el camino En el proyecto de la misión, ya no puede darse tentaciones de competencia o de protagonismos, sino más bien de ser imitadores de Juan. Los creyentes somos invitados a centrar la vida en Jesús y desde Él anunciar y dar testimonio en la comunión. Hoy como ayer la comunión de los creyentes sigue siendo una urgencia que haga creíble el Evangelio y la misión de Jesús a favor de toda la gente. En este año busca, conoce, anuncia y sigue a Cristo.

Por P Pedro S.S.


18

Bebés:

usa y tira

Por el padre John Flynn

L

os defensores del aborto siempre han defendido el derecho de la mujer a controlar su cuerpo y a poder disponer del niño no nacido según deseen. En una decisión extraña, un tribunal belga ha avalado este razonamiento hasta afirmar que un niño tiene el derecho a ser abortado. La revista belga, “Revue Générale des Assurances et Responsabilités” acaba de publicar la sentencia del Tribunal de Apelación de Bruselas sobre el caso de un niño nacido discapacitado, después de un error en la diagnosis prenatal, según la revista Gènéthique. El tribunal dictaminó que los padres del niño podían reclamar daños y perjuicios de los médicos que no lograron detectar la incapacidad. Afirmaban que, al hacer legal el aborto terapéutico, los legisladores pretendían que las mujeres pudieran evitar dar a luz a niños gravemente discapacitados, “teniendo en cuenta no sólo los intereses de la madre, sino también los del mismo niño no nacido”. La postura de eliminar a quien se considera indigno recibirá ayuda de los nuevos tests que harán más fácil detectar las anormalidades en el embarazo. Se ha desarrollado un análisis de sangre para las mujeres embarazadas capaz de detectar casi todos los desórdenes genéticos, in-

formaba el 9 de diciembre el Times de Londres. Alasdair Palmer, comentado estas noticias, afirmaba que test como este evitarían que gente como él naciera. Palmer, que sufre de esclerosis múltiple, suscitaba la preocupación de un posible aumento de abortos de bebés con defectos genéticos, incluyendo los menos importantes como el labio leporino. De modo rutinario se abortará a los bebés con síndrome de Down, observaba y, una vez que se acepte esta mentalidad como una práctica aceptable, se hará más difícil trazar una línea. ¿Deberemos abortar a los que sufran de dislexia, autismo, o sean excesivamente bajos?, preguntaba. “No logro ver base alguna que permita que la ley especifique, y mucho menos imponga, un principio que diga: este defecto genético es lo bastante malo como para que sea mejor que este feto nunca nazca - pero este otro no es tan malo”, reflexionaba Palmer. En California, informaba Associated Press, Kaiser Permanente, una gran organización sanitaria, ofrecía la diagnosis prenatal. Del 2006 al 2008, 87 parejas con mutaciones de fibrosis cística acce-

dieron a que se analizaran sus fetos, y se encontró que 23 tenían esta enfermedad. 16 de los 17 fetos que se consideró que tendrían un tipo grave de esta enfermedad fueron abortados, así como 4 de 6 que se pronosticó que tendrían un tipo menos grave. En ocasiones las parejas optan por abortar incluso aunque no haya problemas genéticos, como informaba el 10 de diciembre el periódico Canadian National Post. Cuando la esposa de una pareja a la que se nombra descubrió que esperaba gemelos, sintieron que no podrían hacer frente a otros dos niños, además del pequeño que ya tenían. Por eso decidieron hacer lo que se llama una “reducción selectiva”, y uno de los gemelos fue abortado. El artículo citaba a una obstetra de Nueva York, Mark Evans, especialista en esta técnica, quien decía que muchos casos tienen que ver con parejas que están en su segundo matrimonio y que ya han tenido hijos y sólo quieren un hijo más. Cada ser humano, único “Dios ama a cada ser humano de manera única y profunda”, declaraba Benedicto XVI en su discurso a los miembros de la Academia Pontificia para la Vida. El Papa observaba que la bioética es un campo de batalla crucial en la lucha entre la supremacía de la tecnología y la responsabilidad moral humana. En este conflicto es vital mantener el principio de la dignidad humana como fuente de derechos de las personas. “Cuando se invoca el respeto por la dignidad de la persona es fundamental que sea pleno, total y sin sujeciones, excepto las de reconocer que se está siempre ante una vida humana”, afirmaba. El pontífice advertía que la historia muestra lo peligroso que puede ser el estado cuando proclama que es la fuente y principio de la ética y legisla sobre materias que afectan a la persona y a la sociedad. El paso del derecho a abortar al derecho a ser abortado demuestra claramente los peligros de abandonar los principios éticos fundamentales.


ENERO 16 DE 2011


ENERO 16 DE 2011

TE INVITAMOS AL TALLER DE SALSA PARA PRINCIPIANTES Comienza el domingo 9 de enero, de 5 a 6 de la tarde, en las instalaciones de DIPAJ Vallejo 1800, Barrio de San Juan de Guadalupe. Cooperación $20.00 pesos Tel. 8 12 46 91

Queremos saber tu opinión, escríbenos a semanariolared@hotmail.com

Libro “Sin ton, ni son” del Padre Kino De venta en: DIPAK: Madero 425 LA RED: Madero 405 Arte Sacro, Catedral ¿Le duelen mucho las rodillas?

¡Felicitamos a Don Arturo por su cumpleaños! Le deseamos Dios lo siga llenando de bendiciones y que la alegría de éste día, sea la expresión constante de su vida.

¿Le han dicho que el único tratamiento es la cirugía?

El padecimiento en donde se desgasta el cartílago se llama artrósis Homeopatia y productos naturales

Aquí tenemos la solución a su problema hasta desaparecer esos dolores y regenerar (volver a formar) el cartílago. Con un tratamiento natural, además de curar osteoporósis, artrítis y otros problemas de huesos y músculos.

Plaza El Pocito Av. Constituyentes Pte. 49 local 3(carr. Libre a Celaya) Querétaro, Qro. Tels. (01 442) 216 99 23 y 196 80 94

Sucursal: Plaza Galerias Constituyentes Ote. No. 34 local 18-B Mercurio, Querétaro, Qro. Tel (01 442) 213 69 60


Edición 102