Issuu on Google+

Hoja Parroquial  Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Cuevas del Almanzora 

Año III · Número 8 | 20 de Febrero de 2011

  EDITORIAL  En el número anterior de esta Hoja parroquial os invitábamos a la reflexión sobre la familia, una reflexión que conlleva ante todo y sobre todo, una contemplación de un gran tesoro de una gran reto y de una gran apuesta que la Iglesia ha cuidado y cuida con el amor de madre que le caracteriza. La Iglesia ha procurado y procura que en el entorno familiar, lugar donde surge la vida, donde se cuida, se fomenta y se cul va el amor familiar que es reflejo del amor de Dios, no sea relegado a un segundo lugar en nuestra sociedad. Nuestra sociedad nos ofrece hoy muchos modelos de familia. No pretendemos desde esta Editorial descalificar ningún modelo sino presentar un modelo de familia que aúne los valores del evangelio, que fomente la responsabilidad de todos sus miembros y que haga de la familia un verdadero hogar en el que no se coarten las libertades de todos y cada uno de los miembros de la unidad familiar. No podemos obviar que la familia “modelo” no existe, que en cada unidad familiar existen las caracterís cas que en ella se conjugan y que quizá sin quererlo se han dado y se deben de dar debido a las circunstancias de dicha familia. Cada miembro como afirmábamos en la editorial del número anterior ene su función y su rol. Pero debido a circunstancias y situaciones que las familias a veces ni buscan ni desean unos miembros han de asimilar el rol de otros. Esto hace que algunas familias crezcan y se desarrollen de un modo dis nto a otras que podemos denominar que se desarrollan en la “normalidad”.

  PALABRAS DEL PASTOR  EN LA IGLESIA Y CON LA IGLESIA  Con el paso de los años el pensamiento del hombre se hace mucho más maduro, va adquiriendo capacidad y al mismo empo va haciendo que cada ser humano vaya conformándose y adquiriendo su propia personalidad, que la mismo empo lo define y le hace diferente del resto de los hombres. La Iglesia – la barca de Pedro – con el paso de los siglos ha ido formándose y adquiriendo lo que hoy es. Esto implica una evolución desde el comienzo del cris anismo hasta nuestros días, una evolución que no conlleva y con nuo cambio sin sen do, sino que guiada por el Espíritu Santo y pastoreada por los Sucesores de San Pedro que Dios ha querido ha sido y es el fiel reflejo de la voluntad de Cristo, su Señor. Son muchas las voces que durante toda esta larga historia han querido ir manejando esta barca, son muchos los que califican a la Iglesia – en nuestros días como siempre – de anquilosada y an gua, que no es capaz de moverse al ritmo de la sociedad, pero la Iglesia no se deja zarandear por el oleaje de las modas y los empos, sino que arraigada en Cristo busca ser cauce de Dios a la sociedad. La Iglesia vive y existe para servir a Dios y al hombre; este y no otro es u fin. Sin duda somos muchos los hijos de Dios e hijos de la Iglesia que enturbiamos la claridad de la misión de la Iglesia. Pero es tarea nuestra saber ser verdaderos hijos de la Iglesia y servir en la Iglesia y con la Iglesia.

ser cris ano, no vende afirmar que estás de acuerdo con el pensamiento de la Iglesia, no es actual defender la vida… pero la Iglesia no se debe ni se puede de cansar de cumplir con su misión, anunciar la verdad del Evangelio y la salvación para todo hombre que trae Jesucristo. La misión de todos los hijos de Dios es saber dis nguir lo que verdaderamente es esencial Antonio Jesús Mar n Acuyo  en la Iglesia y lo que Párroco de Cuevas del Almanzora simplemente es circunstancial o temporal. La Iglesia siempre ha tenido clara su misión de ser luz en medio de la oscuridad del hombre de hoy, del hoy de todos los hombres, pero las fuerzas de la Iglesia no se basan en los hoy, sino en su Señor Jesucristo. Hoy al igual que siempre la Iglesia ha de tener claro ese deseo de ser mensajera del amor de Dios. Pero el amor se puede enturbiar por el odio y el rencor, y puede que la luz sea ocultada por los miembros de la Iglesia.

El deseo de todo cris ano ha de ser buscar esa luz, dejarse guiar por la Iglesia, ella que es madre y maestra y que a lo largo de toda su historia ha ido dejando lo que no acerca a la luz y quedándose con lo bueno y bello de cada empo para ser verdadero instrumento de Dios. La Iglesia nos enseña, nos ama, nos cuida, nos protege y nos ayuda ser cada día Hoy duele ver en los medios de comunicación lo fácil que es más y mejor, pero ¿cómo tratamos nosotros a la Iglesia y atacar a la Iglesia, lo fácil que se afirman men ras o como correspondemos nosotros a la Iglesia? verdades a medias sobre la Iglesia. Sin duda no está de moda


PÁGINA 2 

PALABRAS DE VIDA LECTURA DEL LIBRO DEL LEVÍTICO  (19, 1‐2.17‐18)

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A 

El Señor habló a Moisés: “Habla a la asamblea de los hijos LOS CORINTIOS (3, 16‐23) de Israel y diles: Seréis santos, porque yo, el Señor vues‐ tro Dios, soy santo. No odiarás de corazón a tu hermano. Reprenderás a tu pariente para que no cargues tú con su pecado. No te vengarás ni guardarás rencor a tus parien‐ Hermanos: tes, son que amarás a tu prójimo como a mismo. Yo soy ¿No sabéis que sois templos de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios el Señor.” lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo; ese tem‐ plo sois vosotros. Que nadie se engañe. Si alguno de vosotros se cree sabio en este mundo, que se haga necio para llegar a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios, como está escrito: “Él caza a los sabios en su astucia.” Y también: “El Señor penetra los pensamientos de los sabios y conoce que son vanos.” Así, pues, que nadie se gloríe en los hombres, pues todo es vuestro: Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, lo presente, lo futuro. Todo es vuestro, vo‐ sotros de Cristo y Cristo de Dios.

SALMO RESPONSORIAL 118 

  R.‐ EL SEÑOR ES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO  Bendice, alma mía, al Señor, Y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, Y no olvides sus beneficios. R.‐

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO   (5, 38‐48)

En aquel empo dijo Jesús a sus discípulos: “Sabéis que está mandado: ‘Ojo por ojo, diente por diente’. Pues yo os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, al que te pide prestado, no lo rehúyas.

El perdona todas tus culpas Y cura todas tus enfermedades, él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. R.‐ El señor es compasivo y misericordioso, Lento a la ira y rico en clemencia. No nos trata como merecen nuestros pecados, Ni nos paga según nuestras culpas. R.‐

Habéis oído que se dijo: ‘Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo’. Yo en cambio, os digo: Amad a vuestros enemi‐ gos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen y calumnian. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y manda la lluvia a justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gen les? Por tanto, sed perfectos como vuestro Padre celes‐ al es perfecto.”

Como dista el oriente del ocaso, Así aleja de nosotros nuestros delitos; Como un padre siente ternura de sus hijos, Siente el Señor ternura por sus fieles. R.‐

Lecturas de la Misa para la Semana             

Lunes          Martes         Miércoles    Jueves        Viernes       Sábado      

21 22  23  24  25  26 

San Pedro Damián      Cátedra del Apóstol San Pedro  San Policarpo       Santos Sergio y Roberto    Santos Justo y Valerio    San Alejandro     

           

           

            

Ecl 1,1‐10 / Sal 92 / Mc 9,14‐29   1 Pe 5,1‐4 / Sal 22 / Mt 16,13‐19   Ecl 4,11‐19 / Sal 118 / Mc 9,38‐40   Ecl 5,1‐10 / Sal 1 / Mc 9,41‐50   Ecl 6,5‐17 / Sal 118 / Mc 10, 1‐12   Ecl 17,1‐13 / Sal 102 / Mc 10,13‐16 

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


PÁGINA 3 

CON PALABRAS DE VIDA ‐ Domingo VII del Tiempo Ordinario YO EL SEÑOR SOY SANTO  “Sois templos de Dios” Con estas palabras en forma de pregunta el apóstol San Pablo recuerda a los cris anos de Corinto algo fundamental en sus vidas. Todo cris ano recibido el bau smo se convierte en templo del Espíritu Santo y por ello ene una gran misión, ene una tarea que conlleva un largo trabajo a en toda su vida. Quizá a todos los cris anos nos hace falta recordar esta gran afirmación, nuestra vida es vivir conservando el gozo y la alegría de ser templo del Espíritu. La vida cris ana es camino de san dad, una san dad que no conseguimos por nuestros propios medios, no es algo que podamos conseguir por nosotros mismos, pero dejándonos hacer por Dios nuestra vida es reflejo de la san dad de Dios. Sin duda las palabras de Cristo en el Evangelio, son palabras duras, son palabras que no sólo a los discípulos y a los apóstoles les costaría vivir y al escucharlas les Antonio Jesús Mar n Acuyo  daría un vuelco al corazón. Amar al enemigo, es cierto que estoy hay que hacerlo. Párroco de Cuevas del Almanzora Nuestra sociedad no nos invita a esto, sino a odiar a quien nos hace mal. Si alguien nos hace daño, no hemos de amarlo, sino odiarlo separarnos de esa persona, no acercarnos sino alejarnos y mucho menos amarlo. Sin duda Jesús nos invita a cambiar nuestra forma de pensar y actuar, a cambiar nuestra conducta. La invitación de Cristo no es olvidarnos de la sociedad en que vivimos, sino ser verdaderamente cris anos, actuar de un modo dis nto al resto de la sociedad que nos rodea. El amor es caracterís co de todo cris ano, es algo a lo que nos invita el mismo Señor, Él es amor. El amor cris ano es una invitación a un cambio de pensar y de actuar. El mismo Señor cambio el modo de pensar y de actuar de sus discípulos, plenificó la ley judía y le dio un nuevo sen do al cambiar el odio por el amor. El amor de Dios es plano, no es filantropía, no es amar a quien nos ama, sino amar ante todo y a todos. El mismo Señor, nos enseñó amando y perdonando a los que le condenaban y le crucificaban. Pero nosotros no podemos amar como el Señor, ¿no?. Sin duda nosotros somos hijos de Dios por el Hijo. Él nos enseña a amar, nos enseña a perdonar como nos recuerda el salmista: el Señor es compasivo y misericordioso. Pero todas estas palabras son muy bonitas y bellas. Muchos cris anos afirman que eso está bien para los santos, para los elegidos de Dios, para aquellos que están llamados a estar en los altares, pero ¿no estamos llamados todos los cris anos a ser santos? Cuando en la Iglesia se habla de la san dad con frecuencia se iden fica con los cris anos que ya están en los altares, pero ellos durante su vida han vivido esta san dad de Dios, han ello que su vida sea reflejo del amor de Dios y del que verdaderamente es santo. Esa es nuestra tarea, ser reflejo de Dios ser reflejo de ese amor que es capaz de amar incluso a los enemigos. Ojalá al par cipar un Domingo mas en la celebración de la Misa busquemos aumentar ese amor de Dios que nos da y que se hace vida y realidad en la celebración del Sacrificio de Cristo.

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


PÁGINA 4 

  TESTIMONIO DE VIDA  San Alejandro  San Alejandro es el Papa n.º 6 de la Iglesia católica de 106 a 115. Se afirma que Alejandro era romano. La tradición dice que ins tuyó el uso del agua bendita, a la que había que añadir sal, para purificar las casas cris anas, e introdujo en la eucaris a el pan ácimo y el vino mezclado con agua. También se dice que sufrió mar rio al ser decapitado junto a San Evencio y San Teódulo, aunque esta tradición, que data del siglo V, es objeto de polémica desde que, en el siglo XIX, fueron descubiertos en la vía Nomentana, a las afueras de Roma, los restos de tres personas decapitadas y aunque en un principio se atribuyeron a Alejandro I y a sus dos compañeros de mar rio y se trasladaron a la iglesia de Santa Sabina, el cuerpo que en un principio se atribuyó a este Papa parece corresponder a otro santo llamado también Alejandro. De ahí la presencia de una Passio escrita entre el siglo V‐VI con varios eventos milagrosos y conversiones que habría logrado antes de morir. Lo habrían clavado en dis ntas partes del cuerpo hasta la muerte (mientras sus compañeros fueron decapitados).

  NOTICIAS DIOCESANAS  CONTINÚA LA VISITA PASTORAL A LA PARROQUIA DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR  JESUCRISTO   Este miércoles, el prelado de la diócesis con nuó su Visita Pastoral a la parroquia de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, donde mantuvo un encuentro con los niños de los dis ntos grupos de catequesis a las 17:00h. Una hora más tarde lo hizo con los pequeños que recibirán la Primera Comunión este año. EL OBISPO DE ALMERÍA ABORDA EL NUEVO PLAN PASTORAL 2012‐2016   Monseñor Adolfo González Montes, obispo de Almería, se reunirá a las 10:00h del próximo sábado, 19 de febrero, con todos los miembros que forman el Consejo de Pastoral de la diócesis en el Auditorio Juan Pablo II, para tratar las orientaciones y propuestas del próximo Plan Pastoral 2012‐2016. MONSEÑOR  GONZÁLEZ  MONTES  CONSAGRARÁ  EL  NUEVO  ALTAR  DE  LUCAINENA  DE  LAS  TORRES  Y  DEDICARÁ SU IGLESIA   El rito de la dedicación de iglesias y de altares es una de las más solemnes acciones litúrgicas. El lugar donde la comunidad cris ana se reúne para escuchar la Palabra de Dios, rezar y, principalmente, para celebrar los sagrados misterios, es imagen peculiar del templo espiritual edificado con piedras vivas. Pero concretamente el Altar concentra la mirada del pueblo santo reunido para par cipar del Sacrificio del Señor y alimentarse con el banquete celeste, signo de Cristo, piedra fundamental y cimiento espiritual. CRÓNICA DE LA JORNADA DIOCESANA DE MIGRACIONES CELEBRADA EN ALMERÍA   La semana pasada se celebró en Almería la Jornada diocesana de Migraciones, convocada por el Secretariado diocesano de Migraciones, perteneciente a la Delegación diocesana de Pastoral Social y Carita va. El deseado encuentro tuvo lugar en Aguadulce en la Casa de Espiritualidad “Reina y Señora” en un ambiente cálido y alegre. La presentación corrió a cargo del Vicario episcopal Manuel Pozo Oller, el cual acogió con afecto a los par cipantes en nombre del Obispo diocesano, monseñor Adolfo González Montes. ALMANZORA INAUGURA ESTE FIN DE SEMANA SU SECCIÓN PARA LA ADORACIÓN NOCTURNA   La Adoración Nocturna Española (ANE) es una asociación de creyentes que, reunidos en grupos se turnan velando en las horas de la noche para adorar a Dios en representación de toda la humanidad y en nombre de toda la Iglesia, a través de Cristo y para agradecer al mismo Cristo, Dios y Hombre, su presencia en el Sacramento que los une al Sacrificio redentor. EL ARCIPRESTAZGO DE LOS VÉLEZ‐HUÉRCAL‐OVERA RECIBE A LA NUEVA ACCIÓN CATÓLICA GENERAL  El pasado fin de semana, el presidente diocesano de la Acción Católica General en Almería, junto a tres miembros de la comisión diocesana, presentaron a los párrocos del Arciprestazgo Los Vélez Huércal‐Overa la Nueva Acción Católica General que celebró su asamblea cons tuyente en el verano del 2009 en Cheste (Valencia). LA ADORACIÓN NOCTURNA DE ALMERÍA CELEBRÓ LA RESTAURACIÓN DE LA SECCIÓN DE VÉLEZ BLANCO  El pasado jueves día 10 de febrero, la Adoración Nocturna Española de Almería recuperó para su diócesis la sección de Vélez Blanco, fundada el 29 de abril de 1905 siendo obispo de la diócesis de Almería D. Santos Zárate Mar nez y presidente diocesano D. Miguel Uribe Rivera, se le asignó el nº 4 a nivel Diocesano.

FOTO CD’s DE NUESTRA PARROQUIA 

Editado con la colaboración de 

Si deseas tener cualquier álbum de fotos de nuestra parroquia en formato CD solicítalo a través de nuestro e‐mail parroco@iglesiadecuevas.com o en el Despacho Parroquial en su horario habitual. © Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


Buenas Nuevas Año III - Nº 8