Issuu on Google+

Hoja Parroquial  Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Cuevas del Almanzora 

Año III ∙ Número 2 | 9 de Enero de 2011 

CON PALABRAS SABIAS MENSAJE DE S. S. BENEDICTO XVI PARA LA CELEBRACIÓN DE LA  obligados  por  la  ley  moral  a  tener  en  cuenta  los  derechos  de  los  XLIV JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ (1 DE ENERO DE 2011)  demás  y  sus  deberes  con  relación  a  los  otros  y  al  bien  común  de  todos».     DERECHO SAGRADO A LA VIDA Y A UNA VIDA ESPIRITUAL 

2. El derecho a la libertad religiosa se funda en la misma dignidad  de la persona humana, cuya naturaleza trascendente no se puede  ignorar o descuidar. Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y  semejanza  (cf.  Gn  1,  27).  Por  eso,  toda  persona  es  titular  del  derecho  sagrado  a  una  vida  íntegra,  también  desde  el  punto  de  vista espiritual. Si no se reconoce su propio  ser  espiritual,  sin  la  apertura  a  la  trascendencia,  la  persona  humana  se  repliega sobre sí misma, no logra encontrar  respuestas a los interrogantes de su corazón  sobre  el  sentido  de  la  vida,  ni  conquistar  valores  y  principios  éticos  duraderos,  y  tampoco  consigue  siquiera  experimentar  una  auténtica  libertad  y  desarrollar  una  sociedad justa. 

Una  libertad  enemiga  o  indiferente  con  respecto  a  Dios  termina  por  negarse  a  sí  misma  y  no  garantiza  el  pleno  respeto  del  otro.  Una  voluntad  que  se  cree  radicalmente  incapaz  de  buscar  la  verdad y el bien no tiene razones objetivas y motivos para obrar,  sino  aquellos  que  provienen  de  sus  intereses  momentáneos  y  pasajeros;  no  tiene  una  “identidad”  que  custodiar  y  construir  a  través  de  las  opciones  verdaderamente  libres  y  conscientes.  No  puede,  pues,  reclamar  el  respeto  por  parte  de  otras  “voluntades”,  que  también  están  desconectadas de su ser más profundo, y que  pueden  hacer  prevalecer  otras  “razones”  o  incluso  ninguna  “razón”.  La  ilusión  de  encontrar  en  el  relativismo  moral  la  clave  para una pacífica convivencia, es en realidad  el  origen  de  la  división  y  negación  de  la  dignidad  de  los  seres  humanos.  Se  comprende  entonces  la  necesidad  de  reconocer una doble dimensión en la unidad  de la persona humana: la religiosa y la social.  A  este  respecto,  es  inconcebible  que  los  creyentes «tengan que suprimir una parte de  sí mismos – su fe – para ser ciudadanos activos. Nunca debería ser  necesario  renegar  de  Dios  para  poder  gozar  de  los  propios  derechos». 

La  Sagrada  Escritura,  en  sintonía  con  nuestra  propia  experiencia,  revela  el  valor  profundo  de  la  dignidad  humana:  «Cuando  contemplo  el  cielo,  obra  de  tus  dedos,  la  luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te  acuerdes  de  él,  el  ser  humano,  para  darle  poder?  Lo  hiciste  poco  inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el  mando  sobre  las  obras  de  tus  manos,  todo  lo  sometiste  bajo  sus    pies» (Sal 8, 4‐7).  LA FAMILIA, ESCUELA DE LIBERTAD Y DE PAZ  Ante  la  sublime  realidad  de  la  naturaleza  humana,  podemos  experimentar  el  mismo  asombro  del  salmista.  Ella  se  manifiesta  4.  Si  la  libertad  religiosa  es  camino  para  la  paz,  la  educación  como  apertura  al  Misterio,  como  capacidad  de  interrogarse  en  religiosa  es  una  vía  privilegiada  que  capacita  a  las  nuevas  profundidad  sobre  sí  mismo  y  sobre  el  origen  del universo,  como  generaciones  para  reconocer  en  el  otro  a  su  propio  hermano  o  íntima  resonancia  del  Amor  supremo  de  Dios,  principio  y  fin  de  hermana,  con  quienes  camina  y  colabora  para  que  todos  se  todas  las  cosas,  de  cada  persona  y  de  los  pueblos.  La  dignidad  sientan  miembros  vivos  de  la  misma  familia  humana,  de  la  que  trascendente  de  la  persona  es  un  valor  esencial  de  la  sabiduría  ninguno debe ser excluido.  judeo‐cristiana, pero, gracias a la razón, puede ser reconocida por  La  familia  fundada  sobre  el  matrimonio,  expresión  de  la  unión  todos.  Esta  dignidad,  entendida  como  capacidad  de  trascender  la  íntima y de la complementariedad entre un hombre y una mujer,  propia materialidad y buscar la verdad, ha de ser reconocida como  se inserta en este contexto como la primera escuela de formación  un  bien  universal,  indispensable  para  la  construcción  de  una  y  crecimiento  social,  cultural,  moral  y  espiritual  de  los  hijos,  que  sociedad  orientada  a  la  realización  y  plenitud  del  hombre.  El  deberían ver siempre en el padre y la madre el primer testimonio  respeto  de  los  elementos  esenciales  de  la  dignidad  del  hombre,  de  una  vida  orientada  a  la  búsqueda  de  la  verdad  y  al  amor  de  como el derecho a la vida y a la libertad religiosa, es una condición  Dios.  Los  mismos  padres  deberían  tener  la  libertad  de  poder  para la legitimidad moral de toda norma social y jurídica.  transmitir  a  los  hijos,  sin  constricciones  y  con  responsabilidad,  su  propio  patrimonio  de  fe,  valores  y  cultura.  La  familia,  primera    célula de la sociedad humana, sigue siendo el ámbito primordial de  LIBERTAD RELIGIOSA Y RESPETO RECÍPROCO  formación  para  unas  relaciones  armoniosas  en  todos  los  ámbitos  3.  La  libertad  religiosa  está  en  el  origen  de  la  libertad  moral.  En  de  la  convivencia  humana,  nacional  e  internacional.  Éste  es  el  efecto,  la  apertura  a  la  verdad  y  al  bien,  la  apertura  a  Dios,  camino  que  se  ha  de  recorrer  con  sabiduría  para  construir  un  enraizada en la naturaleza humana, confiere a cada hombre plena  tejido  social  sólido  y  solidario,  y  preparar  a  los  jóvenes  para  que,  dignidad,  y  es  garantía  del  respeto  pleno  y  recíproco  entre  las  con  un  espíritu  de  comprensión  y  de  paz,  asuman  su  propia  personas. Por tanto, la libertad religiosa se ha de entender no sólo  responsabilidad en la vida, en una sociedad libre..  como  ausencia  de  coacción,  sino  antes  aún  como  capacidad  de  Benedicto XVI, PP.  ordenar las propias opciones según la verdad.  (continuará) 

Entre libertad y respeto hay un vínculo inseparable; en efecto, «al  ejercer  sus  derechos,  los  individuos  y  grupos  sociales  están 


PÁGINA 2 

PALABRAS DE VIDA LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES   (10, 34‐38) 

(42, 1‐4.6‐7)   

Así dice el Señor:  ‐‐Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido a quien  prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu, para que traiga el  derecho a las naciones: No gritará, no clamará, no vocea‐ rá por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo  vacilante no lo apagará. Promoverá fielmente el derecho,  no vacilará ni se quebrará hasta implantar el derecho en  la tierra y sus leyes, que esperan las islas. Yo, el Señor, te  he llamado con justicia, te he tomado de la mano, te he  formado y te he hecho alianza de un pueblo, luz de las  naciones. Para que abras los ojos de los ciegos, saques a  los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habi‐ tan en tinieblas. 

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:  ‐‐ Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que  lo teme y práctica la justicia, sea de la nación que sea.  Envió su palabra a los israelitas anunciando la paz que  traería Jesucristo, el Señor de todos. Conocéis lo que su‐ cedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el  bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero  a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Es‐ píritu Santo, que paso haciendo el bien y curando a los  oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con él. 

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO  

SALMO RESPONSORIAL 28 

(3, 13‐ 17) 

 

 

R.‐ EL SEÑOR BENDICE A SU PUEBLO CON LA PAZ 

En aquel tiempo, fue Jesús desde Galilea al Jordán y se  presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intenta‐ ba disuadirle diciéndole: 

Hijos de Dios, aclamad al Señor,  aclamad la gloria del nombre del Señor,  postraos ante el Señor en el atrio sagrado. R.‐ 

             

‐‐ Soy yo el que necesita que tú me bautices, ¿y acudes a  mi? 

La voz del Señor sobre las aguas,  el señor sobre las aguas torrenciales.  La voz del Señor es potente,   la voz del señor es magnifica. R.‐ 

Jesús le contestó: 

El Dios de la gloria ha tronado.  El Señor descorteza las selvas.  En su templo un grito unánime: ¡Gloria!  El Señor se siente por encima del aguacero,  el Señor se sienta como rey eterno. R.‐ 

Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y  vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se  posaba sobre él. Y vino una voz del cielo que decía: 

‐‐ Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que  Dios quiere.  Entonces Juan se lo permitió. 

‐‐ Este es mi hijo, el amado, mi predilecto. 

Lecturas de la Misa para la Semana  Lunes          Martes         Miércoles    Jueves        Viernes       Sábado      

10  11  12  13  14  15 

San Nicanor y Beata Rodriguez Sopeña   San Martín de León        Santa Tatiana            San Hilario de Poitiers  San Fulgencio        San Arnoldo Janssen     

           

            

Heb 1,1‐6 / Sal 96 / Mc 1,14‐20   Heb 2,5‐12 / Sal 8 / Mc 1,21‐28   Heb 2,14‐18 / Sal 104 / Mc 1,29‐39   Heb 3,7‐14 / Sal 94 / Mc 1,40‐45   Heb 4,1‐5.11 / Sal 77 / Mc 2,1‐12   Heb 4,12‐16 / Sal 18 / Mc 2,13‐17  

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


PÁGINA 3 

CON PALABRAS DE VIDA - Domingo del Bautismo del Señor “Mirad a mi siervo”. Con estas palabras del profeta Isaías la Liturgia de Iglesia nos  invita en este Domingo a poner nuestros ojos en Cristo, el siervo de Dios. Durante  todo este tiempo de la Natividad del Señor nuestros ojos, nuestros sentidos, todo  nuestro ser no ha dejado de poner toda nuestra atención en el pobre pesebre de  Belén. Junto a José y María, a los pastores y a los magos de Oriente, a la mula y el  buey; cada uno de los cristianos de todo el orbe cristiano nos hemos querido  colocar en ese pobre pero santo pesebre para adorar el Rey de Reyes.  Hoy descubrimos a este pequeño niño un poco crecido, cerca del Río Jordán junto  al Bautista para ser bautizado. Pero, ¿necesitaba el autor de la limpieza ser  limpiado? Cuantas veces afirmamos los cristianos que no necesitamos el perdón  de Dios y Dios nos enseña con su ejemplo a buscar el perdón de Dios. Pero sin  duda este ejemplo no solo nos enseña sino que ante todo nos muestra quien  es  nuestro Dios, quien es el Redentor del mundo que sin necesidad de purificación  asume nuestro pecado. 

Antonio Jesús Martín Acuyo  Párroco de Cuevas del Almanzora 

Los cristianos en el Bautismo de Cristo no solo recordamos el comienzo de la vida pública del Redentor, sino  que recordamos nuestro propio Bautismo y al recordarlo lo hace actual y lo renovamos. Una renovación que  conlleva un verdadero compromiso de vida, una vida cristiana que cada uno de los que hemos sido  bautizados necesitamos hacer vida. Hacer vida nuestra vida cristiana en tomar en serio nuestra vida de  unión con Cristo, una vida de unión que conlleva un compromiso con el mundo, un compromiso con la  sociedad y sobretodo un compromiso con Dios en la Iglesia. Solo si cada cristiano, cada uno de los  seguidores de Cristo, hacemos vida lo que creemos nuestra sociedad, nuestra parroquia nuestro mundo  cambiará.  En el Evangelio de este Domingo descubrimos a  Cristo cumpliendo la voluntad de Dios, una  voluntad de Dios que le conlleva tomar nuestra  condición pecadora, no para rebajarse sino  para engrandecer nuestra propia vida. En su  Bautismo se nos confirma lo que hemos  descubierto en el silencio del portal de Belén. A  dios que se hace hombre, que toma nuestra  condición humilde y pecadora para salvarnos,  no desde el exterior sino desde nuestra propia  vida, desde el interior de nuestra propia vida.  Ojalá  al  participar  un  Domingo  más  en  los  misterios de la fe, en la Eucaristía cada uno de  los  cristianos,  de  los  seguidores  de  Cristo  tomemos en serio nuestro compromiso de vida  de fe, vivamos la fe no como algo externo, sino  como fundamento de nuestra vida que la hace  nueva y le da un nuevo sentido un nuevo modo  y forma. Pero siempre con la ayuda de Dios, no  algo  que  podamos  conseguir  por  medio  de  nuestras fuerzas, sino que nuestra condición de hijos de Dios en el Hijo nos hace actuar de un modo nuevo  que sin la gracia de Dios no podríamos hacer ni llevar a cabo. 

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


PÁGINA 4 

TESTIMONIO DE VIDA San Fulgencio era hijo de Severiano y Túrtura. Su padre fue un noble visigodo. San Fulgencio fue el segundo de  cinco hermanos, cuatro de los cuales son considerados santos por la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa. Sus  otros hermanos canonizados son san Isidoro, san Leandro y santa Florentina. Todos ellos son conocidos como  los Cuatro Santos de Cartagena.  San Fulgencio nació en Cartagena en torno al año 540 y pronto su familia se traslada a Sevilla. En dicha ciudad  serían arzobispos sus hermanos san Leandro y san Isidoro. San Fulgencio fue obispo de Écija, y como tal asistió  al  II  Concilio  Hispalense  (610).  Hombre  elocuente  y  gran  orador,  Recaredo  le  encomendó  diversas  misiones  para su reino. Fue considerado un hombre sabio, siendo elevado al rango de doctor de la Iglesia en 1880 por  Pío IX.  San  Fulgencio  es  patrón  de  la  diócesis  de  Cartagena  y,  desde  el  siglo  XVI,  también  da  nombre  al  seminario  diocesano de Murcia. Es además patrón de la ciudad de Plasencia y su diócesis. La mayor parte de las reliquias  de este santo, están en la iglesia de San Juan Bautista de Berzocana (Cáceres), junto con las de su hermana  santa Florentina. También hay reliquias en la catedral de Murcia, veneradas junto a las de sus tres hermanos  santos. Por decisión de Felipe II, en San Lorenzo del Escorial hay alguna reliquia menor.  Las  representaciones  de  los  Cuatro  Santos  tanto  en  pintura  como  en  escultura  han  sido  un  común  en  Cartagena a lo largo de los siglos. Aunque muchas fueron destruidas durante la Guerra Civil en 1936, se salvó  alguna de las más significativas, como las esculturas realizadas por Francisco Salzillo en 1755.  Dolores  Rodríguez  Sopeña  nace  en  Vélez  Rubio  (Almería),  el  30  de  diciembre  de  1848,  cuarta  entre  siete  hermanos.  Sus  padres,  Tomás  Rodríguez  Sopeña  y  Nicolasa  Ortega  Salomón,  se  habían  trasladado  desde  Madrid a esa localidad por motivos de trabajo.   Su infancia y adolescencia transcurren en distintos pueblos de las Alpujarras, ya que por entonces su padre  ejerce como magistrado y sufre a lo largo de su carrera diversos traslados. Con todo, ella define esta etapa de  su vida como un «lago de tranquilidad». En 1866, su padre es nombrado Fiscal de la Audiencia de Almería.  Dolores tiene 17 años. En 1872, la familia se reúne en Puerto Rico. Dolores tiene 23 años y permanecerá en  América hasta los 28. Empieza su contacto con los jesuitas. El P. Goicoechea fue su primer director espiritual.  Allí funda la Asociación de Hijas de María y Escuelas para las personas de color donde se alfabetiza y enseña  el catecismo.  A sugerencia del obispo de Madrid, Ciriaco Sancha, en 1892 funda una Asociación de Apostolado Seglar hoy  denominado «Movimiento de Laicos Sopeña». Al año siguiente recibe la aprobación civil. La Obra se extiende  en 8 barrios de la capital. En 1896 empieza su actividad fuera de Madrid. Pese a la oposición de la Asociación,  acepta fundar la Obra en Sevilla. Fruto de muchos malos entendidos, dimite como Presidenta en Madrid al  año siguiente y se establece en Sevilla. En sólo cuatro años realiza 199 viajes por toda España para establecer  y consolidar la Obra de las Doctrinas. A su vez, acompaña al P. Tarín, sj, en algunas misiones por Andalucía.  En el año 1900 participa en una peregrinación a Roma por el Año Santo. Hace un día de retiro en el sepulcro  de San Pedro y allí recibe la confirmación de fundar un Instituto Religioso que diera continuidad a la Obra de  las Doctrinas y que ayudara a sostener espiritualmente a la Asociación laical. El Card. Sancha, entonces ya arzobispo de Toledo, le propone fundar  allí.  El  24  de  septiembre  de  1901,  en  Loyola,  después  de  unos  Ejercicios  Espirituales  realizados  junto  con  8  compañeras,  se  levanta  acta  de  fundación del «Instituto de Damas Catequistas» (hoy «Instituto Catequista Dolores Sopeña»), aunque la fundación oficial fue el 31 de octubre en  Toledo.  Una de sus grandes intuiciones fue fundar, al mismo tiempo, una Asociación civil, hoy llamada «Obra Social y Cultural Sopeña ‐ OSCUS», que, en  1902, consigue el reconocimiento del gobierno. En 1905 recibe de la Santa Sede el Decretum laudis y, dos años más tarde, el 21 de noviembre de  1907, la aprobación de las Constituciones concedida directamente por S.S. Pío X.  El 10 de enero de 1918, Dolores Sopeña muere en Madrid con fama de santidad. El día 11 de julio de 1992, Juan Pablo II declara heroicas sus  virtudes siendo beatificada el 23 de Marzo de 2003. 

NOTICIAS Y AVISOS   El día 10 (lunes) se reanudan las catequesis de primero para la preparación al sacramento de la comunión a las 17’00h.  El día 11 (martes) se reanudan las catequesis de segundo para la preparación al sacramento de la comunión a las 17’00h. 

FOTO CD’s DE NUESTRA PARROQUIA 

  Editado con la colaboración de 

  Si deseas tener cualquier álbum  de fotos de nuestra parroquia en  formato CD solicítalo a través de  nuestro e‐mail  parroco@iglesiadecuevas.com o  en el Despacho Parroquial en su  horario habitual.  © Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


Buenas Nuevas Año III - Nº 2