Page 1

Hoja Parroquial  Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Cuevas del Almanzora 

Año III ∙ Número 11 | 13 de Marzo de 2011 

 CON PALABRAS SABIAS  MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA  CUARESMA 2011  2. Para emprender seriamente el camino hacia la Pascua y prepararnos a celebrar la  Resurrección del Señor —la fiesta más gozosa y solemne de todo el Año litúrgico—,  ¿qué puede haber de más adecuado que dejarnos guiar por la Palabra de Dios? Por  esto la Iglesia, en los textos evangélicos de los domingos de Cuaresma, nos guía a  un encuentro especialmente intenso con el Señor, haciéndonos recorrer las etapas  del  camino  de  la  iniciación  cristiana:  para  los  catecúmenos,  en  la  perspectiva  de  recibir  el  Sacramento  del  renacimiento,  y  para  quien  está  bautizado,  con  vistas  a  nuevos y decisivos pasos en el seguimiento de Cristo y en la entrega más plena a él.  El  primer  domingo  del  itinerario  cuaresmal  subraya  nuestra  condición  de  hombre  en esta tierra. La batalla victoriosa contra las tentaciones, que da inicio a la misión  de Jesús, es una invitación a tomar conciencia de la propia fragilidad para acoger la  Gracia  que  libera  del  pecado  e  infunde  nueva  fuerza  en  Cristo,  camino,  verdad  y  vida (cf. Ordo Initiationis Christianae Adultorum, n. 25). Es una llamada decidida a  recordar que la fe cristiana implica, siguiendo el ejemplo de Jesús y en unión con él,  una lucha «contra los Dominadores de este mundo tenebroso» (Ef 6, 12), en el cual  el  diablo  actúa  y  no  se  cansa,  tampoco  hoy,  de  tentar  al  hombre  que  quiere  acercarse  al  Señor:  Cristo  sale  victorioso,  para  abrir  también  nuestro  corazón  a  la  esperanza y guiarnos a vencer las seducciones del mal.  El Evangelio de la Transfiguración del Señor pone delante de nuestros ojos la gloria  de Cristo, que anticipa la resurrección y que anuncia la divinización del hombre. La  comunidad cristiana toma conciencia de que es llevada, como los Apóstoles Pedro,  Santiago y Juan «aparte, a un monte alto» (Mt 17, 1), para acoger nuevamente en  Cristo, como hijos en el Hijo, el don de la gracia de Dios: «Este es mi Hijo amado, en  quien me complazco; escuchadle» (v. 5). Es la invitación a alejarse del ruido de la  vida  diaria  para  sumergirse  en  la  presencia  de  Dios:  él  quiere  transmitirnos,  cada  día,  una  palabra  que  penetra  en  las  profundidades  de  nuestro  espíritu,  donde  discierne el bien y el mal (cf. Hb 4, 12) y fortalece la voluntad de seguir al Señor.  La  petición  de  Jesús  a  la  samaritana:  «Dame  de  beber»  (Jn  4,  7),  que  se  lee  en  la  liturgia  del  tercer  domingo,  expresa  la  pasión  de  Dios  por  todo  hombre  y  quiere  suscitar en nuestro corazón el deseo del don del «agua que brota para vida eterna»  (v.  14):  es  el  don  del  Espíritu  Santo,  que  hace  de  los  cristianos  «adoradores  verdaderos» capaces de orar al Padre «en espíritu y en verdad» (v. 23). ¡Sólo esta  agua puede apagar nuestra sed de bien, de verdad y de belleza! Sólo esta agua, que  nos  da  el  Hijo,  irriga  los  desiertos  del  alma  inquieta  e  insatisfecha,  «hasta  que 

descanse en  Dios»,  según  las  célebres  p a l a b r a s   d e   s a n   A g u s t í n .  El  domingo  del  ciego  de  nacimiento  presenta  a  Cristo  como  luz  del  mundo.  El  Evangelio  nos  interpela  a  cada  uno  de  nosotros:  «¿Tú  crees  en  el  Hijo  del  hombre?».  «Creo,  Señor»  (Jn  9,  35.38),  afirma  con  alegría  el  ciego  de  nacimiento,  dando voz a todo creyente. El milagro de la  curación es el signo de que Cristo, junto con  la  vista,  quiere  abrir  nuestra  mirada  interior,  para  que  nuestra  fe  sea  cada  vez  más profunda y podamos reconocer en él a  nuestro único Salvador. Él ilumina todas las  oscuridades  de  la  vida  y  lleva  al  hombre  a  vivir como «hijo de la luz».  Cuando, en el quinto domingo, se proclama  la  resurrección  de  Lázaro,  nos  S. S. Benedicto XVI  encontramos  frente  al  misterio  último  de  Papa  nuestra existencia: «Yo soy la resurrección  y  la  vida...  ¿Crees  esto?»  (Jn  11,  25‐26).  Para la comunidad cristiana es el momento de volver a poner con sinceridad, junto  con Marta, toda la esperanza en Jesús de Nazaret: «Sí, Señor, yo creo que tú eres el  Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo» (v. 27). La comunión con Cristo  en esta vida nos prepara a cruzar la frontera de la muerte, para vivir sin fin en él. La  fe en la resurrección de los muertos y la esperanza en la vida eterna abren nuestra  mirada  al  sentido  último  de  nuestra  existencia:  Dios  ha  creado  al  hombre  para  la  resurrección y para la vida, y esta verdad da la dimensión auténtica y definitiva a la  historia de los hombres, a su existencia personal y a su vida social, a la cultura, a la  política, a la economía. Privado de la luz de la fe todo el universo acaba encerrado  dentro de un sepulcro sin futuro, sin esperanza.  El  recorrido  cuaresmal  encuentra  su  cumplimiento  en  el  Triduo  Pascual,  en  particular en la Gran Vigilia de la Noche Santa: al renovar las promesas bautismales,  reafirmamos que Cristo es el Señor de nuestra vida, la vida que Dios nos comunicó  cuando renacimos «del agua y del Espíritu Santo», y confirmamos de nuevo nuestro  firme compromiso de corresponder a la acción de la Gracia para ser sus discípulos.   

 CON OJOS SABIOS  SEGUIMOS EN CUARESMA  La Cuaresma es un camino de conversión. Es un tiempo de preparación a  la celebración pascual, al encuentro comunitario y personal con Jesús, el  Señor  Resucitado  en  la  Pascua  de  Resurrección.  El  Domingo  de  Resurrección  (con  la  Vigila  Pascual)  es  el  día  más  importante  para  los  cristianos. El Jueves Santo y el Viernes Santo son días cruciales anejos a la  Resurrección.  Los  católicos  estamos  invitados,  comunitariamente  y  personalmente  a  renovarnos en este tiempo litúrgico. Invitados a ponernos en camino hacia  la  Pascua.  Y  el  camino  pasa  por  la  conversión  –  todos  necesitamos  convertirnos – la renuncia y la humildad.  La Cuaresma empezó el miércoles de Ceniza que nos lleva a recordar que  el  Evangelio  es  nuestra  creencia  (“convertíos  y  creed  en  el  Evangelio”,  “acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás”). Por tanto la ceniza,  nos expresa no sólo la creencia en el Evangelio, sino también la fragilidad,  lo perecedero, la nada del ser humano, nuestro pecado. Se nos invita a la  conversión y a recorrer cada día del camino que lleva a la Pascua. 

En la Cuaresma los fieles de la piedad  popular concentran su atención en la  Pasión y Muerte del Señor. Y no está  mal,  pero  no  es  el  objetivo  de  la  Cuaresma,  que  fue,  es  y  seguirá  siendo  la  Preparación  para  el  gran  encuentro  con  Jesús,  el  Resucitado  para  lo  que  nos  vamos  preparando  con  la  oración  mas  asidua  e  intensa  no  solo  en  la  Iglesia,  sino  en  propia  casa,  el  ayuno  como  sacrificio  que  sería  mas  eficaz  si  nuestro  ayuno  beneficiara  a  algún  necesitado;  con  la  limosna  generosa  y  siempre  a  través  de  caritas  parroquial,  aunque  no  está  excluidas  otras  formas  de  limosna.  Don José Antonio Alascio Herrero  Vamos a ayudarnos todos a vivir una  Párroco emérito de Cuevas del Al. 

cuaresma intensa,  religiosa,  Si es tiempo de preparación a la Pascua, debe ser un tiempo de escucha  espiritual  y  ¿por  qué  no?  Apostólica.  Que  la  gente  note  que  vivimos  el  de  la  Palabra  de  Dios,  de  reconciliación  con  Dios  y  con  los  hermanos,  de  espíritu cuaresmal porque siempre, pero especialmente ahora, ponemos a  recurso  frecuente  a  las  “armas  de  la  penitencia  cristiana:  la  oración,  el  Dios en el centro de nuestra vida.  ayuno y la limosna”. 


PÁGINA 2 

PALABRAS DE VIDA LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A  LOS ROMANOS (5, 12‐19) 

LECTURA DEL LIBRO DEL GÉNESIS  (2, 7‐9; 3, 1‐7)  El  Señor  Dios  modeló  al  hombre  de  arcilla  del  suelo,  sopló  en  su  nariz  un  aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo. El Señor Dios plantó un  jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado.  El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y  buenos de comer; además, el árbol de la vida, en mitad del jardín, y el árbol  del conocimiento del bien y el mal. La serpiente era el más astuto de los ani‐ males del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: 

Hermanos: Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muer‐ te, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. Porque, aunque  antes de la Ley había pecado en el mundo, el pecado no se imputaba porque no había  Ley. A pesar de eso, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre los que  no habían pecado con una trasgresión como la de Adán, que era figura del que había  de venir. 

Sin embargo, no hay proporción entre el delito y el don: si por la trasgresión de uno  murieron todos, mucho más, la gracia otorgada por Dios, el don de la gracia que co‐ rrespondía a un solo hombre, Jesucristo, sobró para la multitud. Y tampoco hay pro‐ La mujer respondió a la serpiente:  porción  entre  la  gracia  que  Dios  concede  y  las  consecuencias  del  pecado  de  uno:  el  ‐‐Podemos comer los frutos de los árboles del jardín; solamente del fruto del  proceso,  a  partir  de  un  solo  delito,  acabó  en  sentencia  condenatoria,  mientras  la  árbol que está en mitad del jardín nos ha dicho Dios: "No comáis de él ni lo  gracia, a partir de una multitud de delitos, acaba en sentencia absolutoria. 

‐‐¿Cómo es que os ha dicho Dios que no comáis de ningún árbol del jardín? 

toquéis, bajo pena de muerte." 

Por el delito de un solo hombre comenzó el reinado de la muerte, por culpa de uno  solo. Cuanto más ahora, por un solo hombre, Jesucristo,, vivirán y reinarán todos los  que han recibido un derroche de gracia y el don de la justificación. 

La serpiente replicó a la mujer: 

‐‐No moriréis. Bien sabe Dios que cuando comáis de él se os abrirán los ojos y  En resumen: si el  delito de uno trajo la condena a todos, también la justicia de uno  seréis como Dios en el conocimiento del bien y el mal.  traerá la justificación y la vida. Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en  La  mujer  vio  que  el  árbol  era  apetitoso,  atrayente  y  deseable, porque  daba  inteligencia; tomó del fruto, comió y ofreció a su marido, el cual comió. En‐ tonces se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban  desnudos; entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron. 

pecadores, así por la obediencia de uno todos se convertirán en justos. 

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO   (4, 1‐ 11) 

SALMO RESPONSORIAL 50 

En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el  diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió ham‐ bre. El tentador se le acercó y le dijo: 

R.‐ MISERICORDIA, SEÑOR: HEMOS PECADO. 

‐‐Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. 

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,  por tu inmensa compasión borra mi culpa,  lava del todo mi delito,  limpia mi pecado. R.‐ 

Pero él le contestó, diciendo:  ‐‐Está  escrito:  "No  sólo  de  pan  vive  el  hombre,  sino  de  toda  palabra  que  sale  de  la  boca de Dios."  Entonces el diablo lo lleva a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice: 

Pues yo reconozco mi culpa,  tengo siempre presente mi pecado:  contra ti, contra ti solo pequé,  cometí la maldad que aborreces. R.‐ 

‐‐Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: “Encargará a los ángeles que  cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las pie‐ dras."  Jesús le dijo:  ‐‐También está escrito: "No tentarás al Señor, tu Dios." 

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,  renuévame por dentro con espíritu firme;  no me arrojes lejos de tu rostro,  no me quites tu santo espíritu. R.‐ 

Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo  y su gloria, le dijo:  ‐‐Todo esto te daré, si te postras y me adoras.  Entonces le dijo Jesús: 

Devuélveme la alegría de tu salvación,  afiánzame con espíritu generoso.  Señor, me abrirás los labios,  y mi boca proclamará tu alabanza. R.‐               

‐‐Vete, Satanás,  porque  está  escrito:  "Al  Señor,  tu  Dios,  adorarás  y  a  él  solo  darás  culto."  Entonces lo dejó el diablo, y se acercaron los ángeles y le servían. 

Lecturas de la Misa para la Semana  Lunes          Martes         Miércoles    Jueves        Viernes       Sábado      

14 15  16  17  18  19 

Santa Matilde    Santa Luisa de Marillac  San Raimundo de Fitero    San Patricio    San Cirilo de Jerusalén  San José     

         

         

Lev 19,1‐2.11‐18 / Sal 18 / Mt 25,31‐46   Is 55, 10‐11 / Sal 33 / Mt 6,7‐15   Jon 3,1‐10 / Sal 50 / Lc 11,29‐32   Jon 3,1‐10 / Sal 50 / Lc 11,29‐32   Ez 18,21‐28 / Sal 129 / Mt 5,21‐26   2 Sam 7,4‐5.12‐14.16 / Sal 88 / Rom 4,13.16‐18.22 / Mt 1,16.18‐21.24  

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


PÁGINA 3 

CON PALABRAS DE VIDA ‐ Domingo I de Cuaresma Las  lecturas  de  este  primer  domingo  de  cuaresma  nos  hablan  de  las  tentaciones  con  las  que  el  diablo  pretendió  engañar,  en  el  principio  de  los  tiempos,  a  nuestros  primeros  padres,  Adán  y  Eva,  y,  posteriormente, a Jesús. A nuestros primeros padres, el demonio, disfrazándose de serpiente, les tentó con  la promesa del conocimiento del bien y del mal. Ya no necesitarían de Dios, porque sabrían tanto como él, es  decir,  serían  los  dioses  de  sí  mismos.  A  Eva  la  idea  de  comer  del  árbol  prohibido  le  pareció  atrayente  y  deseable, porque eso les daría inteligencia. Se lo dijo a Adán, y también a este la idea le pareció buena y  comió el fruto que le daba su mujer. Las consecuencias ya las sabemos: se les despertó la inteligencia y lo  primero  que  vieron  es  que  estaban  desnudos,  con  todas  sus  fragilidades  al  aire,  y  así,  claro,  no  podían  presentarse  ante  Dios.  Huyeron  de  Dios,  comenzaron  a  guiarse  por  sí  mismos  y  les  pasó  lo  que  les  pasó.  También  a  todos  nosotros,  hijos  de  Eva,  la  idea  de  guiarnos  por  nosotros  mismos,  por  nuestro  propio  conocimiento,  desobedeciendo  el  mandato  de  Dios,  nos  ha  parecido  siempre  atrayente  y  deseable,  pero  también es verdad que el caer en esta tentación nos ha traído muchos males a lo largo de los tiempos. No  hay más que mirarnos a nosotros mismos y mirar a la sociedad en la que vivimos, para darnos cuenta de que  el no dejarnos guiar por Dios ha hecho de la historia del hombre una historia de guerras, hambres, violencias  y desmanes sin cuento. En lugar de amar a Dios y a los hermanos por Dios, hemos preferido amarnos cada  uno a nosotros mismos y al prójimo sólo en tanto en cuanto esté y se ponga al servicio de nuestros intereses  egoístas. Total, que en lugar de vivir en la tierra como en un paraíso, tenemos que vivir aquí como en un  valle de lágrimas.  Por la desobediencia de un solo hombre todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia  de  uno  sólo  todos  serán  constituidos  justos.  No  interpretemos  este  texto  de  San  Pablo  como  un  texto  referido  al  “pecado  original”.  El  concepto  y  la  doctrina  sobre  el  “pecado  original”  no  aparecen  en  el  cristianismo hasta tres siglos más tarde. Para San Pablo, el pecado es siempre  eso:  desobediencia  a  Dios.  Lo  que  aquí  nos  dice  San  Pablo  es  que  por  la  desobediencia  de  nuestro  primer  padre  biológico  la  muerte  “inauguró  su  reino” en el mundo, puesto que, antes, en el paraíso, Adán y Eva no estaban  sometidos  a  la  ley  de  la  muerte.  Y,  por  la  obediencia  de  Cristo,  Dios  nos  perdona  el  pecado  y  alcanzamos  la  justicia  y  la  salvación.  Después  de  Cristo,  será  la  fe  en  Cristo  lo  que  nos  salve.  Bien,  el  tema  es  complicado  y  difícil  de  explicar. Se han escrito muchos libros sobre esto. A nosotros, en este primer  domingo  de  cuaresma,  nos  basta  saber  que  en  la  obediencia  y  en  el  cumplimiento de la voluntad de Dios está la santidad y la salvación. No es fácil  aceptar en nuestras vidas la voluntad de Dios, sobre todo cuando las cosas nos  vienen  mal  dadas.  Al  mismo  Cristo  le  costó  sudor  y  sangre.  Pero  el  único  camino que tenemos para obtener la salvación de Dios es cumplir su voluntad.  Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Fijémonos en que lo que nos dice  el evangelio es que fue el Espíritu el que llevó a Jesús al desierto, para que fuera tentado por el diablo. Las  tentaciones  no  son  malas,  en  sí  mismas,  porque  son  inevitables,  consecuencia  de  nuestra  naturaleza  humana, que es una naturaleza frágil e inclinada al pecado. Lo que es malo es caer en la tentación; por eso  no  le  pedimos  a  Dios  que  nos  libre  de  las  tentaciones,  sino  que  le  pedimos  todos  los  días,  en  el  Padrenuestro, que no nos deje caer en la tentación. Las tentaciones del comer y beber desordenadamente,  la tentación del poder y de la vanidad, la tentación del egoísmo y de la lujuria, las tentaciones nuestras de  cada día, las vamos a tener mientras siga viva y pujante nuestra naturaleza humana. Lo que tenemos que  pedirle a Dios todos los días es que no nos deje caer en la tentación. 

Gabriel González del Estal 

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 


PÁGINA 4 

 TESTIMONIO DE VIDA  San José  San  José  fue  el  esposo  de  María,  la  madre  de  Jesús  de  Nazaret  y,  por  tanto,  padre  terrenal  de  Jesús.  Era  de  oficio  carpintero,  profesión  que  enseñó  a  su  hijo  y  de  extracción  humilde,  aunque  las  genealogías  de  Mateo  1:1‐17  y  Lucas  3:23‐38,  lo  hacen  descendiente del Rey David. Se ignora la fecha de su muerte (tradicionalmente, se acepta que murió cuando Jesucristo tenía más de  12 años), pero no está presente en el relato evangélico de la predicación de Jesús, por lo que se presume que murió antes de que  ésta  tuviera  lugar.  Muchos  teólogos  sostienen  que  José  subió  al  cielo  en  cuerpo  y  alma;  incluso  algunos  sostienen  que  José  fue  inmaculado desde su concepción. La Josefología está en constante evolución.  Según la tradición José nació en Belén. Los padres de José eran Santiago y Santa Juana. Santiago (cuyo nombre original es Jacob) era  natural  de  Belén.  Sus  padres  eran  Mathan  y  Estha  y  comparte  genealogía  con  San  Mateo.  Santa  Juana  (cuyo  nombre  original  es  Abdit), llamada por algunos Abigail, era de Belén. Sus padres eran Eleazar y Abdit.  Además,  José  tenía  un  primo  hermano,  de  nombre  Cleofás,  que  fue  padre  de  Santiago  el  Menor,  José  Barsabas,  Simón  El  Celote,  Judas Tadeo, Lidia y Lisia (todo ellos fueron conocidos como hermanos de Jesús, aunque en realidad eran sus primos segundos). 

 NOTICIAS DIOCESANAS  EL OBISPO DE ALMERÍA PREDICARÁ EL RETIRO CUARESMAL PARA LOS SACERDOTES DE LA DIÓCESIS  El Obispo de Almería predicará el retiro cuaresmal para los sacerdotes de la diócesis. La Cuaresma empieza  con ceniza y termina con el fuego, el agua y la luz de la Vigilia Pascual. Algo debe quemarse y destruirse en  nosotros (el hombre viejo) para dar lugar a la novedad de la vida pascual de Cristo. Se inicia así con la  Cuaresma una estación espiritual particularmente relevante para todo cristiano que quiera prepararse  dignamente para la vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.  SEIS SEMINARISTAS RECIBIRÁN LOS MINISTERIOS DE ACÓLITO Y LECTOR   Coincidiendo con la festividad de San José, monseñor Adolfo González Montes, obispo de Almería, instituirá  en los ministerios de Acólito y Lector a seis seminaristas mayores, durante la celebración de la Eucaristía que  presidirá el 19 de marzo en la capilla del Seminario diocesano, a las 11:30h.  LA WEB DIOCESANA INCORPORA UN SERVICIO PARA REZAR CON LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS DE LA  COMUNICACIÓN   Aprovechando el inicio de la Cuaresma, la Compañía de Jesús ha lanzado un portal en Internet, con el cual los  usuarios de la Red de Redes podrán descargarse meditaciones y oraciones para escucharlas a través del móvil  o incluso desde el ordenador. La página web en cuestión se llama Rezandovoy y hereda  la  idea  de  los jesuitas  ingleses  en  www.prayasyougo.org,  quienes  ofrecen  cada  día,  de  lunes  a viernes,  una  oración  en  audio,  de  poco  más  de  diez  minutos,  para  que quien lo desee pueda  descargarse este  material espiritual, de forma totalmente gratuita,  y  llevársela  consigo  en  su  reproductor  de  mp3,  Ipod,  o  escucharla desde su PC.   EL OBISPO DIOCESANO PRESIDE LA CELEBRACIÓN DEL INICIO DE LA CUARESMA EN LA CATEDRAL   El 9 de marzo, la Iglesia celebró el Miércoles de Ceniza, como inicio y puerta del ayuno cuaresmal y de la marcha de preparación a la Pascua.  Con la imposición de  ceniza en la frente, fruto de la cremación de las palmas del año pasado, se llama a los cristianos a la conversión. Así pues, la ceremonia de la ceniza no es sino un  volver a Dios, valorando las realidades terrenales bajo la luz indefectible de su verdad.  NOTA DEL OBISPADO DE ALMERÍA SOBRE EL ACTO VANDÁLICO Y PROFANACIÓN DE LA IGLESIA DE LAS SALINAS DE CABO DE GATA   El Obispado de Almería lamenta profundamente, condena y denuncia sin paliativos y con contundencia el acto bárbaro y la profanación sin sentido llevado a cabo  contra la iglesia de Las Salinas de Cabo de Gata. Se trata de un acto vandálico que hiere la conciencia religiosa y el sentido común de cualquier persona civilizada, y  constituye por sí mismo un atentado gratuito contra un espacio sagrado para la fe católica. El Obispado de Almería quiere hacer las observaciones siguientes:  LA JMJ EN EL CONSEJO DIOCESANO DE LAICOS   En la mañana del sábado 12 de marzo, monseñor Adolfo González Montes, mantendrá una reunión con el Consejo de Laicos en el Auditorio Juan Pablo II de la Casa  Sacerdotal, para estudiar la realidad de la juventud en la diócesis a nivel de comunidades parroquiales, de movimientos y asociaciones inspirados en distintos  carismas, además de a nivel general en la provincia. 

NOTICIAS Y AVISOS   El día 15 (martes) las Hermanas de la Sociedad de Vida Apostólica de la Hijas de la Caridad celebran a su Fundadora. Debido a ello habrá celebra‐ ción de la Santa Misa a las 10’30h en la capilla del Hospital. Se suspende la Misa de las 08’15h. Por la tarde habrá celebración de la Santa Misa a las  19’00h en la parroquia.   El día 19 (sábado) celebramos en la Iglesia a San José, patrón de la Iglesia Universal y patrón de las vocaciones sacerdotales. Es día de precepto. La  Misa del sábado no será Misa de Domingo sino de San José.   Debido a las actividades con motivo del carnaval no habrá catequesis de los niños de segundo curso de catequesis. 

Editado con la colaboración de 

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78  www.iglesiadecuevas.com / e‐mail: parroco@iglesiadecuevas.com 

Buenas Nuevas Año III - Nº 11  

Año III - Nº 11 de nuestra hoja parroquial

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you