Page 1

Hoja Parroquial  Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Cuevas del Almanzora 

Año II ∙ Número 51 | 19 de Diciembre de 2010 

EDITORIAL VIRGEN DE LA ESPERANZA, DE LA EXPECTACIÓN O DE LA O  La representación de la Virgen en la espera del parto, denominada con el nombre de Nuestra Señora de la Expectación o  de la Esperanza, se volvió frecuente a fines de la Edad Media, cuando se instituyó la fiesta de la Expectación de la Virgen,  celebrada el 18 de diciembre.  Este  tema  parece  haber  sido  particularmente  popular  en  España  y  Portugal,  donde  las  Vírgenes  de  este  tipo  llevan  el  nombre  de Nuestra  Señora  de  la  O,  sea  a  causa  de  la  forma  ovoidal  de  su  vientre  abombado,  sea,  de  acuerdo  con  otra  explicación  tomada  de  la  liturgia,  porque  en  la  semana  precedente  a  la  Navidad  las  antífonas  cantadas  en  los  oficios  comienzan por la letra O.  Contrariamente a lo que afirman algunas corrientes historiográficas, según las cuales la Iglesia de Trento ordenó suprimir  la  imagen  de  la  Santísima  Virgen  embarazada,  por  considerarla  incómoda,  lo  cierto  es  que  las  representaciones  de  la  Madre de Dios embarazada o amamantando son muy habituales en la iconografía cristiana.  Algunas imágenes podían dar pábulo a este tipo de interpretaciones, como la representación de la Virgen en el momento  de la Anunciación (y por tanto, en el momento de la concepción) llevando en el seno a un niño de casi nueve meses (es  decir, un embarazo desproporcionadamente avanzado).  Otra de las figuraciones controvertidas teológicamente eran aquellas que ponían en el seno de la Virgen a las tres Personas  de la Santísima Trinidad, teoría que no explica adecuadamente el dogma de la Encarnación: María es Madre de Dios Hijo,  pero no de Dios Padre ni de Dios Espíritu Santo.  El  origen  de  la  representación  de  la  Virgen  embarazada  debe  situarse,  según  algunos,  en  la  iconografía  oriental.  La  devoción a la Virgen en el inicio de su maternidad no reviste sólo un simple carácter sentimental; donde María acoge al  Verbo,  allí  está  representada  la  Iglesia,  y  también  todo  cristiano,  cuando  acoge  el  Anuncio  de  la  Salvación  y  se  deja  fecundar por él. 

CON OJOS SABIOS El adviento nos dice también  que no pongamos el acento  Estamos en el último Domingo de Adviento y ya, el sábado que  solo en el hecho del  viene celebraremos el gran acontecimiento de la Navidad de  Nacimiento (que ya pasó) sino  Jesucristo. el Hijo de Dios  nace con carne humana creada en el  que no perdamos de vista la  seno de la Santísima Virgen por obra del Espíritu Santo. Dios nace  segunda venida de Cristo, pues  como un hombre. Asume nuestra naturaleza. Se hace uno de  así como la primera venida  nosotros para salvarnos a todos mostrándonos un estilo de vida  llevaba un significado de  totalmente distinto a lo vivido hasta entonces por la humanidad  sufrimiento y cruz, la segunda  como podemos conocer si leemos atentamente el Evangelio y  lleva consigo la diadema del  trayendo unos valores propios del Reino de Dios, un reino en el  Reino divino. Por eso el  que caben los pequeños, los despreciados por otros; un reino de  Adviento es tiempo de  Verdad (Él es la Verdad) de justicia, de santidad y de paz.  esperanza. Esperamos la  venida futura, y esta esperanza  Todo el Adviento (cuatro Domingos o semanas) tiene como fin  no la podemos perder de vista;  preparar a los fieles para la gran fiesta de Navidad. Por eso,  por eso se nos invita a la  después del Adviento entramos en el ciclo de Navidad con las  fiestas de Navidad, Sagrada Familia, Santa María Madre de Dios y  oración y a la purificación con  la confesión de los pecados.  la Epifanía del Señor. 

ADVIENTO Y NAVIDAD 

El Adviento es tiempo de esperanza y de preparación a la venida  del Mesías. La Liturgia de la Iglesia nos invita a preparara el  camino de la venida del Señor, insistiendo en la oración  constante: “Ven, Señor Jesús”. La Iglesia aguarda a Jesús con  deseos de esposa y madre, y reúne a sus hijos en vela, para juntos  poder esperarle (Himno de Vísperas). Y sigue la liturgia en sus  horas canónicas: “Ven pronto Mesías, ven pronto Señor, los  hombres esperan tu voz, tu luz, tu mirada, tu vida, tu amor. Ven  pronto Mesías, se Dios Salvador”. 

Jesucristo vino y vendrá de nuevo al final de los tiempos, con  gloria. Se realizará entonces la consumación de este mundo que  fue creado por Dios y gracias a los méritos de Jesucristo llegara al  encuentro definitivo con Dios. Que la Santísima Virgen nos ayude  a celebrar este tiempo de Navidad con espíritu cristiano. 

José Antonio Alascio Herrero  Párroco Emérito 


PÁGINA 2 

PALABRAS DE VIDA COMIENZO DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS  ROMANOS (1, 1‐7) 

LECTURA DEL SEGUNDO LIBRO DE ISAÍAS  (7, 10‐14)   

En aquellos días, dijo el Señor a Acaz: 

Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para 

‐‐Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo  anunciar el Evangelio de Dios. Este Evangelio, prometido ya por sus  o en lo alto del cielo. 

profetas en las Escrituras santas, se refiere a su Hijo, nacido, según la 

Respondió Acaz: 

carne, de la estirpe de David; constituido, según el Espíritu Santo,  Hijo de Dios, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesu‐

‐‐No la pido, no quiero tentar al Señor. 

cristo, nuestro Señor. Por él hemos recibido este don y esta misión: 

Entonces dijo Dios: 

hacer que todos los gentiles respondan a la fe, para gloria de su 

‐‐Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hom‐ bres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su  cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y  da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel (que  significa "Dios‐con‐nosotros") 

nombre. Entre ellos estáis también vosotros, llamados por Cristo  Jesús. A todos los de Roma, a quienes Dios ama y ha llamado a for‐ mar parte de los santos, os deseo la gracia y la paz de Dios, nuestro  Padre, y del Señor Jesucristo.  

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO  

SALMO RESPONSORIAL 23 

(1, 18‐ 24) 

 

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: 

R.‐ VA A ENTRAR EL SEÑOR: ÉL ES EL REY DE LA GLORIA 

María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir  juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu  Santo. 

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,   el orbe y todos sus habitantes: Él  la fundó sobre los mares,  él la afianzó sobre los ríos. R.‐ 

José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió  repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolu‐ ción, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:  ‐‐ José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu  mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu  Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús,  porque él salvará a su pueblo de los pecados. 

¿Quién puede subir al monte del Señor?  ¿Quién puede estar en el recinto sacro?   El hombre de manos inocentes   y puro corazón. R.‐ 

Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el  Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz  un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, (que significa  "Dios‐con‐nosotros").» Cuando José se despertó, hizo lo que le  había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer. 

Ése recibirá la bendición del Señor,   le hará justicia el Dios de salvación.  Éste es el grupo que busca al Señor,   que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R.‐ 

             

Lecturas de la Misa para la Semana  Lunes          Martes         Miércoles    Jueves        Viernes       Sábado      

20  21  22  23  24  25 

Santo Domingo de Siles    San Pedro Canisio      Santa Francisca Javier Cabrini  San Juan de Kety      Misa de Medianoche    Natividad del Señor    

           

           

            

Is 7, 10‐14 / Sal 23 / Lc 1, 26‐38   Cant 2,8‐14 / Sal 32 / Lc 1,39‐45   1 Sm 1,24‐28 / 1 Sm 2,1.4‐8 / Lc 1,46‐56   Malq 3,1‐4 /;4,5‐6 / Sal 24 / Lc 1,57‐66   Is 9, 1.3.5‐6 / Sal 95 / Tit 2,11‐14 / Lc 2,1‐14   Is 52,7‐10 / Sal 97 / Heb 1,1‐6 / Jn 1,1‐18  

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78 


PÁGINA 3 

CON PALABRAS DE VIDA - Domingo IV del Adviento Con este cuarto domingo culminamos el adviento. ¿Hemos preparado bien el camino de nuestras familias  para que el Señor entre en ellas? ¿Hemos dispuesto el corazón y las entrañas de nuestras personas para que  Dios hable? ¿Buscamos a Dios como fuente de toda esperanza y razón suprema de la próxima Navidad?  Busquemos  al  Señor,  amigos,  y  no  dejemos  en  estos  días  previos  a  las  Navidades  que  nada distorsione  lo  que a los cristianos nos importa: el acontecimiento que celebramos es el Nacimiento del Señor en Belén.  ¡Son tantas cosas las que juegan a nuestro favor! La sensibilidad, la familia, la parroquia, la fe…. ¡Son tantos  los aspectos que pueden ensombrecer estos días santos! El consumo, no celebrar a Dios con la escucha de  su Palabra, con la caridad, la sobre abundancia de cosas….  Estamos alegres y, teniendo como telón de fondo el mensaje de las lecturas del pasado domingo, seguimos  apostando por la esperanza. ¡Dios asoma en el horizonte! Y, por lo tanto, la alegría brota en el semblante de  un cristiano. ¿Que te encuentras agobiado? ¿Que tienes problemas? ¿Vas a permitir que, el bosque, no te  deje ver y disfrutar de la luz?  Hoy, con Santa María, recorremos los últimos metros que distan para llegar a Belén. El “Dios con nosotros”  se  hará  posible  gracias  al  “SI”  de  una  humilde  nazarena  que,  aún  sin  entender  nada,  supo  cumplir  la  voluntad del Señor.  Diversos personajes nos han ayudado a estar en tensión durante el tiempo de adviento  (Isaías,  Juan  Bautista….)  ahora,  de  la  mano  de  José  y  con  María,  nos  adentramos  en  la  noche  oscura  de  Belén.  Comprobaremos  que,  hoy  como  entonces,  muchos  siguen  sin  acoger  al  Niño.  Que,  otros,  se  dejan  seducir  por  los  magnates  y  poderosos  que  instan  a  marginar  a  ese  “Niño”  que,  desde  el  día  de  nuestro  Bautismo,  entró  en  nuestro  corazón.  ¿Navidades  santas  o  paganas? ¡Qué dilema!  Tal  vez,  también  nosotros,  como  José…  tengamos  dudas  y  hasta  temores.  ¿No  será  mucho  lo  que  Dios  nos  pide?  Dejemos  que  la  próxima  Navidad  nos  invada  con  su  Misterio. Soñemos y, en el sueño, ojala que Dios nos dé la  oportunidad  de  soñar  con  El.  ¿Hemos  soñado  alguna  vez  con el cielo? ¿Hemos soñado con Dios, con María, con Jesús  o con el Espíritu?  Las  Navidades,  entre  otras  cosas,  tienen  la  virtud  de  despertar lo más hondo de la sensibilidad de las personas.  Bien es cierto que no sólo deben de conducir a eso. Por ello  mismo, estos días, los hemos de aprovechar al máximo: que  crezca  nuestra  vida  interior  (al  contemplar  al  Dios  que  se  hace  Hombre);  cultivando  nuestras  buenas  obras  (asombrándonos de lo que Dios hace por nosotros) y siendo  fuertes en las pruebas (al ver a un Dios Todopoderoso que  muerde el polvo de nuestra tierra). Apuremos estos últimos  instantes. ¡Dios está a la puerta! ¡Dios está llamando! ¡Que  no pase de largo! ¡Que, con José y María, preparemos ya – interna  y  externamente‐‐  nuestros  hogares  y  nuestras  almas para que de verdad se note que un Niño nos va a nacer! Si Jesús, al nacer, no encontró más riqueza  que el amor y la ternura de José y María que, por lo menos encuentre también en nosotros el mejor pesebre  donde hacerse presente: nuestro corazón. 

Javier Leoz 

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78 


PÁGINA 4 

TESTIMONIO DE VIDA San Juan de Kety nació en Kęty, pequeño pueblo cerca de Oświęcim, en la diócesis de  Cracovia, hijo de Stanisław y Anna Kanty. Estudió en la Academia de Cracovia,  actualmente Universidad Jagelloniana, donde se doctoró en teología. Fue ordenado  sacerdote y fue párroco de Olkusz, destacando por su gran caridad.  En 1440 volvió a Cracovia y fue profesor en la universidad, impartiendo lecciones de  Sacrae Scripturae hasta su muerte en 1473. En el campo de la física, ayudó a Jean  Buridan a establecer su teoría del "impetus", que avanzaba la obra de Galileo y  Newton.  Fueron conocidos su humildad y buen humor. Vivía en completa austeridad y donaba  el resto de su sueldo a los necesitados. Fue como peregrino, a pie, a Roma y Jerusalén  ‐donde quería sufrir martirio en el Imperio Otomano, pero pudo volver sano y salvo‐.  Murió durante la celebración de la misa de la Nochevieja de 1473, en la capilla de la  universidad.  Fue enterrado en la Iglesia de Santa Ana de Cracovia, vinculada a la universidad, que  pronto se convirtió en un popular sitio de peregrinaje. Se le atribuyeron diversos milagros, por lo que se abrió la causa  de beatificación. Fue beatificado en Roma por Clemente X en 1676, y fue proclamado patrón de Polonia y Lituania en  1737. Finalmente, fue canonizado por Clemente XIII el 16 de julio de 1767.  Es un santo muy popular en Polonia y las comunidades polacas de todo el mundo. Su festividad litúrgica es el 23 de  diciembre, para evitar la coincidencia del día de su muerte (el 24) con la Nochevieja. Hasta 1969 se celebró el 20 de  octubre.  Se dice que un día que iba a la iglesia, en Olkusz, encontró un pedigüeño agachado en la nieve, temblando de frío; el  sacerdote se sacó su capa y se la puso al mendigo, y lo llevó a la iglesia, donde lo cuidó y lo reconfortó. Poco después  que el pobre hubo marchado, la Virgen se apareció a Juan Cancio y le retornó la capa.  Desde entonces era todavía más piadoso y se mortificaba más, renunciando a comer carne durante el resto de su vida.  Un día, tentado de comer, asó un trozo: mientras estaba caliente, la cogió con las manos, quemándose y diciendo:  "Carne, te estimas la carne: disfruta, entonces". Así se liberó de la tentación para siempre. Vuelto del peregrinaje a  Roma, fue asaltado por unos bandoleros que le robaron todo lo que vieron. Al acabar, le preguntaron si llevaba alguna  otra cosa que se hubiesen dejado: les dijo que no y marcharon. Entonces recordó que todavía tenía unas piezas de oro  cosidas a la capa: corrió hasta que llegó donde estaban los bandoleros y les ofreció las monedas; los ladrones, confusos  y avergonzados, le devolvieron todo lo que habían robado. 

NOTICIAS Y AVISOS   El día 22 (miércoles) la Santa Misa de las 08’15h se suspende. La Santa Misa será a las 11’30h en la Capilla del Hospital debido a la  Misa de Acción de Gracias tras la finalización de las reformas realizadas en la residencia que dirigen las Hijas de la Caridad.   El día 24 (viernes) la Santa Misa de las 19’00h se suspende así como el despacho.   El día 24 (viernes) la Santa Misa de Medianoche o Misa del Gallo será a las 00’00h. Tras la Misa como en años anteriores en el Pan‐ terrae nos tomaremos un “mantecao” y una copa para celebrar el Nacimiento de Cristo.   El día 25 (sábado) día del Nacimiento de Cristo habrá celebración de la Santa Misa a las 11’00h y a las 18’00h, como cualquier otro  día festivo.   El día 26 (Domingo) día de la Sagrada Familia habrá celebración de la Santa Misa a las 11’00h y a las 18’00h, como cualquier otro  día festivo.   Desde este fin de semana el calendario de fiestas navideñas se puede leer en el tablón de anuncios de la parroquia. 

FOTO CD’s DE NUESTRA PARROQUIA 

  Editado con la colaboración de 

  Si deseas tener cualquier álbum  de fotos de nuestra parroquia en  formato CD solicítalo a través de  nuestro e‐mail  parroco@iglesiadecuevas.com o  en el Despacho Parroquial en su  horario habitual.  © Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación ‐ Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) ‐ Tlf. 950 45 60 78 


Buenas Nuevas Año II - Nº 51  

Hoja parroquial semanal

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you