Page 1

Hoja Parroquial

Año II · Número 34

Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Cuevas del Almanzora

22 de Agosto de 2010

EDITORIAL Si en el anterior número de esta Hoja parroquial definíamos o aclarábamos lo que era una parroquia, necesitamos caer en la cuanta de la importancia de la misma. No vamos a volver a reflexionar sobre la importancia de la misma, pero si necesitamos caer en la cuenta de la necesidad de la parroquia. Es necesario que de vez en cuando levantamos la vista hacia lo alto. No está de más que de vez en cuando sintamos un tirón hacia arriba. No podemos quedarnos con una mirada únicamente horizontal sin mirar más allá, y mirar de modo vertical nuestra vida y nuestra realidad. Mirar el cielo y mirar la tierra son dos posturas que el hombre adopta y con frecuencia, en esta sociedad de inmediatez que nos rodea, donde lo fácil lo inmediato es lo exitoso, donde lo que tocamos, lo que palpamos, lo que poseemos es lo que cuenta , parecemos una inflación de miras terrenas. Olvidamos una serie de valores que incluso de tejas abajo son de primerísima necesidad. La Iglesia de Jesús expendida por todo el mundo da respuesta a todos nuestros interrogantes transcendentales. Toma cuerpo en las distintas iglesias particulares diocesanas presididas por el obispo y unida a la Iglesia Universal desarrollan todas las fases del proceso evangelizador. Valores como amistad, la familia, la honradez, la solidaridad, el respeto y otros muchos barridos por el viento del materialismo, del hedonismo y de la globalización. Es necesario caer en la cuenta de esta importancia, de estos valores que en la parroquia se hacen vivos y eficaces que en la parroquia se hacen reales. Y para descubrir todo esto es necesario que nos acerquemos a la parroquia y en ella nos sintamos como en casa.

CON OJOS SABIOS QUE LA VIRGEN ANIME NUESTRA FE (II) La página mas bella del Evangelio sobre María, la más conocida y rezada por el pueblo fiel, es el relato de la Anunciación, el misterio de la Encarnación, titular de nuestra parroquia. “Alégrate María, llena de gracia, el Señor está contigo”. “Y concibió por obra del Espíritu Santo. Y ella contesta: He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra”. “Y la Palabra – el Verbo de Dios, el Hijo de Dios – se hizo carne y habitó entre nosotros”. María escucha la Palabra de Dios y la “llena de fe concibe a Cristo en su mente antes que en su seno”. La Iglesia, iluminada por el Espíritu, ha llegado a la verdad de fe de la Inmaculada Concepción de Santa María. A María no tocó el pecado primero. La hermosa, la limpia de todo pecado, la llena de gracia, está también llena de obediencia. Cree y acepta el designio de Dios sobre ella: concebir virginalmente al Hijo de Dios vivo. Cuando se cumplió el tiempo envió Dios a su Hijo , nacido de una mujer para rescatarnos y hacernos sus hijos adoptivos. El misterio de la Encarnación del Hijo de Dios en el seno de la Virgen María se realiza con su consentimiento libre en la fe. Dios quiere necesitar la fe de maría y su SI radical para realizar su salvación universal. Por su Encarnación, Jesucristo se ha unido en cierta manera a todo hombre y mujer que viene a este mundo. Por eso decimos que “Jesucristo es un derecho de todo hombre”. Muchas parroquias de nuestra Diócesis se designan con el nombre del Misterio de la Encarnación (entre ellas, la nuestra) y muchas mujeres han sido bautizadas con este nombre. Creo un deber de las madres inculcar la devoción a la Virgen María a sus hijos, y desde pequeños, enseñarles la cantidad de oraciones marianas con que acudimos a Ella: Ave maría, Salve, Acordaos, Oh piadosísima, Virgen María, Bendita sea tu pureza... ¿Las recordamos? Tengo la seguridad de que si la tenemos presente en nuestra vida espiritual, notaremos su protección. Sobre todo si recordamos el episodio de la Bodas de Caná cuando dijo: “Haced lo que Él diga”. Y sabemos lo que Él nos dice. Que la Virgen María nos proteja. Y le decimos de corazón: “María, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros” (Continuará) Don José Antonio Alascio Herrero Párroco Emérito


PÁGINA 2

Palabras de Vida LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS (66, 18-21)

LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS (12, 5-7.11-13)

Así dice el Señor: --Yo vendré para reunir a las naciones de toda lengua: vendrán para ver mi gloria, les daré una señal, y de entre ellos despacharé supervivientes a las naciones: a Tarsis, Etiopía, Libia, Masac, Tubal y Grecia; a las costas lejanas que nunca oyeron mi fama ni vieron mi gloria y anunciaran a las naciones. Y de todos los países, como ofrenda al Señor traerán a todos vuestros hermanos a caballo y en carros y en literas, en mulos y dromedarios, hasta mi Monte Santo de Jerusalén --dice el Señor--, como los israelitas, en vasijas puras, traen ofrendas al templo del Señor. De entre ellos escogeré sacerdotes y levitas --dice el Señor.

Hermanos: Habéis olvidado la exhortación paternal que os dieron: “Hijo mío, no rechaces el castigo del Señor, no te enfades por su represión; por el Señor reprende a los que ama y castiga a sus hijos preferidos. Aceptad la corrección, porque Dios os trata como a hijos, pues ¿qué padre no corrige a sus hijos? Ningún castigo nos gusta cuando lo recibimos, sino que nos duele; pero da como fruto una vida honrada y en paz. Por eso, fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes, y caminad por una senda llana: así el pie cojo, en vez de retorcerse, se curará.”

SALMO RESPONSORIAL 116

R.- ID AL MUNDO ENTERO Y PREDICAD EL EVANGELIO Alabad al Señor todas las naciones, aclamadlo, todos los pueblos. R.-

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (13, 22-30)

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando. Uno le preguntó: --Señor, ¿serán pocos los que se salven? Jesús les dijo:

Firme es su misericordia con nosotros, su fidelidad dura por siempre. R.-

--Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta diciendo: "Señor, ábrenos” y él os replicará: "No sé quienes sois”. Entonces comenzareis a decir: "Hemos comido y bebido contigo y tú has enseñado en nuestras plazas". Pero él os replicará: "No sé quienes sois. Alejaos de mi malvados". Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y todos los profetas en el Reino de Dios y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrá de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos.

Lecturas de la Misa para la Semana Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

23 24 25 26 27 28

Santa Rosa de Lima San Bartolomé San José de Calasanz Santa Teresa Jornet Santos Mónica SanAgustín

2 Te 1,1-5.11-12 / Sal 95 / Mt 23,13-22 Ap 21,9-14 / Sal 144 / Jn 1,45-51 2 Te 3,6-10.16-18 / Sal 127 / Mt 23,27-32 1 Cor 1,1-9 / Sal 144 / Mt 24,42-51 1 Cor 1,17-25 / Sal 32 / Mt 25,1-13 1 Cor 1,26-31 7 Sal 32 / Mt 25,14-30

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com


PÁGINA 3

Con Palabras de Vida - Domingo XXI del Tiempo Ordinario ESFORZAOS “Vendré para reunir a la naciones de toda lengua” Con esta palabras del profeta Isaías, la liturgia de la Iglesia nos invita en este Domingo a descubrir la grandeza de Dios. Una grandeza que no se basa en nuestro deseo o en nuestras intenciones, o en nuestra concepción de Dios, sino que se basa en su amor misericordioso. Una amor que lleva a todos los hombres de todos las razas y lenguas, de todos los tiempos a vivir unidos a Dios. Este deseo de Dios no le es necesario a Él. Él no necesita ni de nuestras alabanzas ni de nuestras acciones, sino que el deseo de Dios es el deseo de salvación que no se reduce ni a un pueblo ni a una época concreta sino que es una salvación universal. Pero la salvación que Dios nos ofrece, ha de ser aceptada y vive por cada uno de los cristianos. No podemos pensar que únicamente por estar bautizados ya vamos a alcanzar la salvación. El Bautismo nos abre la puertas del cielo, nos incorpora a la Antonio Jesús Martín Acuyo Párroco de Cuevas del Almanzora Iglesia y nos limpia del pecado, pero es un comienzo, no es un fin. Los que hemos conocido a Cristo, los que hemos descubierto que él es el único camino de salvación posible, sabemos que en Él nuestra vida cobra un verdadero sentido cuando vivimos conforme a su voluntad. Una voluntad que no se descubre a simple vista, una voluntad que se descubre en la amistad con él por medio de la oración. Por ello es el mismo Jesús el que nos invita a esforzarnos en nuestra vida. Con frecuencia muchos “cristianos de nombre” que no viven como cristianos, creen que la vida cristiana es algo fácil. En realidad si lo es: tan fácil como dejar que sea Cristo quien lleve mi vida y no sea yo quien crea que todo lo sea y por mi mismo me pueda salvar. Es fácil, si le dejamos a él que lleve el timón de nuestra vida. Pero con frecuencia descubrimos que en la travesía de nuestra vida no todo es calma, sino que a veces nuestra barca se ve sometida a tempestades, a mal tiempo y descubrimos la inseguridad de la misma. Para mantener a flote la embarcación hemos de hacer un esfuerzo y hemos de luchar contra la marea, contra las inclemencia... es decir, que seguir a cristo en definitiva, no es fácil. Son muchas las circunstancias y situaciones que nos llevan a sentirnos capaces de alcanzar nuestra propia salvación por nosotros mismos. Por ello hemos de hacer un esfuerzo en nuestra vida, hemos de plantar batalla al pecado, que nos hace pensar que Dios nos ha abandonado, que Dios nos castiga... El autor de la carta a los Hebreos nos recuerda que Dios como Padre que es nuestro, no quiere otra cosa sino nuestro bien. Un bien que a veces nos hace sufrir, pero que busca nuestro propio beneficio. Un Dios que nos corrige con amor, que nos ayuda y enseña con su propia vida, que nos muestra el camino recorriéndolo Él mismo; ¿nos parece poco lo que sufrió nuestro Redentor por nuestra salvación? Ante tanto amor, ¿nos vamos a quedar impasibles? Ojalá al participar cada Domingo en la celebración de la Misa, seamos concientes de nuestra debilidad, de nuestra condición pecadora que necesita del auxilio de Dios, pero al mismo tiempo descubramos la Misericordia del Señor que en todo momento nos ofrece su salvación y como Padre nos corrige por amor, para nuestro bien.

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com


PÁGINA 4

Testimonio de Vida Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars nació el 9 enero 1843 en Aytona (Lérida), en el seno de una familia de agricultores, profundamente cristianos; cursó los estudios de Magisterio y ejerció su profesión de maestra nacional durante algún tiempo en Argensola (Barcelona). En 1868 ingresó en el monasterio de Clarisas de Briviesca (Burgos), del que tuvo que salir poco después por motivos de salud (1870). Durante algunos años recibió el influjo espiritual de un tío suyo, el P. Francisco de Jesús María y José Palau y Quer, carmelita descalzo exclaustrado, celoso misionero, gran contemplativo y apologista militante, creador de diversas instituciones de enseñanza. Durante algún tiempo, Teresa trabajó en las escuelas del P. Palau sin ligarse a compromiso de vida religiosa, abandonando estas actividades poco después (1872), fallecido el P. Palau. Circunstancias providenciales decidieron definitivamente su vida, en el mismo a. 1872; en Barbastro (Huesca) entró en relación casual con un celoso sacerdote, D. Pedro Llacera, que le dio a conocer los planes de fundación en favor de la ancianidad desvalida que por entonces inspiraban la actividad de otro ilustre sacerdote, D. Saturnino López Novoa, chantre de la Catedral de Huesca; Teresa vio abierto el camino de su vida y se ofreció inmediatamente a ser colaboradora en tal empresa caritativa, uniéndose a las primeras aspirantes del nuevo Instituto fundado en Barbastro el 3 octubre 1872: pocos días después fue nombrada con carácter provisional superiora de aquel grupo por el Vicario capitular de la diócesis. Trasladada la Fundación a Valencia, Teresa fue confirmada en su cargo de directora general por el arzobispo Mons. Mariano Barrio Fernández (10 mayo 1875). Emitió la primera profesión el 29 noviembre 1874, pronunciando los votos perpetuos el 8 diciembre 1877. El arzobispo de Valencia Mons. Antolín Monescillo (31 enero 1878) renovó el nombramiento de directora general. En 1887 fue elegida Superiora general del Instituto, de acuerdo con las Constituciones aprobadas por la Santa Sede, por un periodo de nueve años, siendo postulada para continuar en el cargo terminado este periodo, confirmándola en tal designación la Santa Sede (14 julio 1896) para otro periodo de nueve años que no pudo terminar. Murió santamente en Liria (Valencia) el 26 agosto 1897, dejando al morir 103 Casas-Asilos de su Congregación en plena actividad en España y América. Había recibido en la Congregación a 1.260 hermanitas, de las cuales muchas se le habían anticipado en la muerte. Sus restos mortales fueron trasladados a Valencia, a la Casa Madre de la Congregación, y son objeto de fervoroso culto. Fue beatificada por Pío XII el 27 abril 1958 y canonizada el 27 enero 1974 por Pablo VI, que con tal motivo pronunció una homilía exaltando el valor de su santidad y de su vocación en favor de los ancianos desvalidos. Se celebra su fiesta el 26 de agosto.

Isabel Flores de Oliva conocida como Santa Rosa de Lima, nace el 20 de abril de 1586. Fue bautizada el 25 de mayo de 1586 en la Parroquia de San Sebastián. Su infancia fue común y nada llamativa, su compañero de juego fue su hermano Fernando el cual siempre la apoyó y ayudó. A los doce años se mudó con su familia hacia Quives, un pueblo a 60 kilómetros de Lima ubicado en el Valle Chillón. Es aquí donde ella recibirá la confirmación de manos de otro santo católico, Santo Toribio de Mogrovejo, su padrino fue el sacerdote del pueblo Francisco Gonzáles. Es en Quives donde al parecer empezó con sus mortificaciones contrayendo un reuma muy fuerte con consecuencias dolorosas para su recuperación que ella ocultaba a su madre. Regresó a Lima con su familia ya siendo una joven. Debido a problemas económicos de la familia, trabajaba el día entero en el huerto y solía bordar con gran esmero para diferentes familias de la Ciudad y así ayudar al sostenimiento de su hogar. A pesar de todo, se encontraba conforme con su forma de vida y no hubiera tratado de cambiarla si no hubiera sido por la insistencia de sus padres a casarla. Rosa resistió por más de diez años y finalmente hizo voto de virginidad ante la imagen del "doctorcito" para confirmar su resolución. Al cabo de unos años ingresó a la orden de santo Domingo de Guzmán a imitación de Catalina de Siena. A partir de entonces, se recluyó prácticamente en la Ermita que ella misma construyó, con ayuda de su hermano Fernando, en un extremo del huerto de su casa. Sólo salía para visitar al Templo de Nuestra Señora del Rosario y atender las necesidades espirituales de los indígenas y los negros de la ciudad. También atendía a muchos enfermos que se acercaban a su casa buscando ayuda y atención, creando una especie de enfermería en su casa.

NOTICIAS Y AVISOS   Ya se puede adquirir en el despacho parroquial y en ciertos establecimientos del pueblo la Lotería de Navidad de la Parroquia. El nº es el 36672.

FOTO CD’s DE NUESTRA PARROQUIA

Editado con la colaboración de

Si deseas tener cualquier álbum de fotos de nuestra parroquia en formato CD solicítalo a través de nuestro e-mail parroco@iglesiadecuevas.com o en el Despacho Parroquial en su horario habitual.

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com

Buenas Nuevas Año II - Nº 34  

Hoja parroquial semanal

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you