Page 1

Hoja Parroquial

Año II · Número 10

Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Cuevas del Almanzora

7 de Marzo de 2010

EDITORIAL El nombre de “sacramentales” nos trae a la memoria el de “sacramentos” y manifiesta una íntima relación entre unos y otros. Los sacramentales ayudan a los hombres para que se dispongan a recibir mejor los efectos de los sacramentos. Mientras los sacramentos son de institución divina, pues los ha instituido el mismo Jesucristo, los sacramentales son de institución eclesiástica, es decir, los ha creado la Iglesia. Los sacramentos producen la gracia “ex opere operato”, tiene eficacia por el hecho de ser un acto del mismo Jesucristo; no obtiene su eficacia o valor esencial ni del fervor ni de los merecimientos ni de la actividad del ministro o del sujeto que recibe el sacramento. En cambio, los sacramentales obran “ex opere operantis Ecclesiae”, es decir, que reciben su eficacia de la misión mediadora que posee la Iglesia, por la fuerza de intercesión que tiene la Iglesia ante Cristo que es su Cabeza. Tanto los sacramentos cuanto los sacramentales tienden al mismo término: la santidad. Los sacramentos producen esa santidad de modo inmediato y directo; los sacramentales la conceden de modo dispositivo. Preparan, abren camino para recibir la santidad. Sacramentos y sacramentales buscan santificar las diversas circunstancias de la vida humana, haciendo de cada una de ellas ocasión para un encuentro del hombre con Dios. Encuentro en que el hombre le tribute culto y reciba la salvación. Son, pues, los sacramentales una manera por la cual la Santa Iglesia hace llegar los beneficios de la Redención a todos los ámbitos de la vida cotidiana, aún a los más modestos, y contribuye así a realizar la consagración del mundo. Constituyen el lazo entre la vida cotidiana y el ámbito de la Redención. Así como los sacramentos se ubican en esos momentos resaltantes de la vida humana, los sacramentales invaden los momentos cotidianos, humildes, múltiples de esa misma vida del hombre. Son las múltiples ceremonias de bendiciones y consagraciones que figuran en el Ritual y en el Pontifical Romano. Citemos algunas: bendición de las personas, de cosas (medallas, casas, automóviles, alimentos, etc.), el agua bendita, los exorcismos, la consagración de vírgenes, dedicación del altar, del templo, de las campanas, etc. Los sacramentales ocupan un gran lugar en la actividad religiosa de la santa Iglesia y la gente acude con frecuencia a solicitarlos. Por ejemplo, las bendiciones para determinados momentos de la vida: mujer que va a dar a luz, viajes prolongados, procesiones, una bendición para un enfermo, etc.

CAMPAÑA DEL SEMINARIO Todos los años cercana a la festividad de San José, padre adoptivo de Jesucristo, esposo de la Virgen María, patrono de la familia, patrono de la Iglesia Universal, patrono de la vocaciones sacerdotales… los miembros de nuestro Seminario Diocesano se hacen cercanos a las comunidades parroquiales de nuestra Diócesis y al mismo tiempo visitan los centros de enseñanza presentando la realidad de la vocación sacerdotal, la realidad de nuestro Seminario e invitando a colaborar con el sostenimiento del mismo. El Seminario es un casa con el propósito de formar pastores bajo el ejemplo de Jesús sacerdote y Buen Pastor. El Seminario Diocesano de Almería nació como Colegio Seminario Conciliar de San Indalecio el 16 de junio de 1610, en respuesta al imperativo de la vigésimo tercera sesión del Concilio de Trento, del 15 de julio de 1563.La rebelión de los moriscos impidió que se llevara a cabo la disposición conciliar, pero, sofocada la rebelión, el rey Felipe III insiste al Obispo de Almería, el franciscano Fray Juan de Portocarrero, que ponga en ejecución el mandato de Trento y proceda a la fundación del Seminario. Así consta en la cédula de fundación dada por Felipe III en 1609. El Obispo, movido por la urgente necesidad de dotar al pueblo cristiano de sacerdotes formados según la mente del Concilio, acometió la empresa y procedió a la fundación del Seminario, al que puso bajo la advocación de San Indalecio, varón apostólico al que la tradición considera primer obispo de la diócesis. Se construye el Seminario de Almería en la Plaza de la Catedral, ubicación que mantendrá hasta que Mons. Alfonso Ródenas García, Obispo de la diócesis, decide la construcción del actual edificio del Seminario Diocesano, en terrenos delimitados por la carretera de Níjar. El nuevo edificio fue inagurado por el Obispo en 1953. En 1967, en los comienzos del postconcilio Mons. Angel Suquía Goicoechea trasladó el Seminario Mayor a la ciudad de Granada, adscribiéndolo académicamente a la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús. En 1991 Mons. Rosendo Alvarez Gastón decidió el retorno de los seminaristas al viejo edificio de la carretera de Níjar, comenzando la primera fase de su rehabilitación paulatina, afrontada en su conjunto por el actual Obispo, Mons. Adolfo González Montes. En el viejo edificio del Seminario Diocesano de Almería, durante el curso 199293 se impartía ya un Curso Introductorio a los alumnos del Seminario Mayor. En el curso 1993-94 se iniciaba el ciclo filosófico-teológico correspondiente a los estudios sacerdotales. Normalizados los estudios, el Seminario es afiliado a la Facultad de Teología de Granada y en la actualidad imparte el sexenio de Estudios Ecliásticos obligado por la normativa de la Constitución Apostólica Sapientia Christiana, de 1979, y la Ratio Formationis Sacerdotalis de la Iglesia para los candidatos al ministerio.


PÁGINA 2

Palabras de Vida LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO (3, 1-8a. 13-15) En aquellos días, pastoreaba Moisés el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián; llevó el rebaño trashumando por el desierto hasta llegar a Horeb, el monte de Dios. El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó: la zarza ardía sin consumirse. Moisés se dijo: —Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable, a ver cómo es que no se quema la zarza. Viendo el señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza: —Moisés, Moisés. Respondió él: —Aquí estoy. Dijo Dios: —No te acerques; quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado. Y añadió: —Yo soy el Dios de tus Padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Moisés se tapó la cara, temeroso de ver a Dios. El Señor le dijo: —He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oídos sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos. Voy a bajar a librarlos de los egipcios, a sacarlos de esta tierra, para llevarlos a una tierra fértil y espaciosa, tierra que emana leche y miel. Moisés replicó a Dios: —Mira, yo iré a los israelitas y les diré: el Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntan cómo se llama este Dios, ¿qué les respondo? Dios dijo a Moisés: —Soy el que soy. Esto dirás a los israelitas: —Yo soy, me envía a vosotros. Dios añadió: —Esto dirás a los israelitas: Yahvé (El-es) Señor Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación.

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS (10, 1-6. 10-12) No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar y todos fueron bautizados en Moisés por la nube y el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la misma roca espiritual que les seguía; y la roca era Cristo. Pero la mayoría de ellos no agradaron a Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron en figura para nosotros, para que no codiciemos el mal como lo hicieron nuestros padres. No protestéis como protestaron algunos de ellos, y perecieron a manos del Exterminador. Todo esto les sucedía como un ejemplo: y fue escrito para escarmiento nuestro, a quien nos ha tocado vivir en la última de las edades. Por lo tanto, el que se cree seguro, ¡cuidado!, no caiga.

SALMO RESPONSORIAL (SALMO 102) R.- SEÑOR ES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO. Bendice alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. R.Él perdona todas tus culpas, y cura todas tus enfermedades; Él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. R.El Señor hace justicia y defiende a todos los oprimidos; enseñó sus caminos a Moisés y sus hazañas a los hijos de Israel. R.El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia; como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus fieles. R.LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (13, 1-9 ) En una ocasión se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos, cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús le contestó: — ¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no. Y si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera. Y les dijo esta parábola: —Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?” Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas”.

Lecturas de la Misa para la Semana Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

8 9 10 11 12 13

San Juan de Dios Santa Domingo Sabio San Cayo San Eulogio de Córdoba San Paciano Santa Cristina

2 Re 5,1-15 / Sal 41, 2-3;42,3-4 / Lc 4,24-30 Dn 25,34-43 / Sal 24,4-9 / Mt 18,21-35 Deut 4,1.5-9 / Sal 147,12-20 / Mt 5,17-19 Jr 7,23-28 / Sal 94,1-2.6.9 / Lc 11,14-23 Os 14,2-10 / Sal 80,6-11.14.17 / Mc 12,28-34 Os 6,1-6 / Sal 50,3-4.18-21 / Lc 18,9-14

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com


PÁGINA 3

Con Palabras de Vida - Domingo III de Cuaresma SOY EL QUE SOY “El Señor es compasivo y misericordioso”. Durante todo este tiempo cuaresmal, la Iglesia nos invita una y otra vez a todos los cristianos, a todos los seguidores de Jesús, a volver nuestro corazón una y otra vez al Señor. Podemos caer en el peligro de creer que la conversión, que el cambio de nuestra vida está en nuestras manos, pero no es así. No podemos por nuestros propios medios transformar nuestra vida. Pero la realidad de nuestra existencia cristiana solo se refleja ante la presencia y la vida de nuestro Dios y Señor. En este tercer Domingo, la Iglesia nos invita a contemplar la misericordia de Dios. Una misericordia que supera la magnitud de nuestro pecado. Muchos llamados cristianos afirman con contundencia y sin miedo que ellos no tienen ningún pecado, que su vida en los que hacen y realizan no ofenden a Dios en ningún momento. Lo que si es cierto, es que quizá no haya nada en su vida que sea extremadamente grava Antonio Jesús Martín Acuyo ni notorio, sino que llevan una vida “normal” en la que la relación con el Señor es bajo Párroco de Cuevas del Almanzora mínimos. Lo justo y necesario, en los momentos difíciles recurren a Dios, cuando les apetece (si es que se diera el caso) o lo creen oportuno se acercan a la Iglesia… Y sin duda en cierto modo tienen razón. Cuando uno vive alejado de Dios, cuando uno no tiene una relación con alguien; no es capaz de descubrir la hondura de su corazón, no es consciente de que sus actuaciones pueden contrariar el deseo de la persona con la que se relaciona. Cuando una se arca a la LUZ, que es Jesucristo, descubre la oscuridad en la que vivía. Ante la claridad de Dios, no podemos seguir viviendo en la penumbra y en la mediocridad. Pero lo importante, no es descubrir mi pecado, sino descubrir la misericordia de Dios, descubrir el amor infinito del Corazón de Cristo, que a pesar de mi pecado siempre está dispuesto a ofrecer su perdón. En la primera lectura de la liturgia dominical, se nos invita a contemplar el pacto incondicional de Dios con su pueblo. Un pacto que nos muestra el corazón cercano y compasivo de Dios. Dios no se queda impasible ante el sufrimiento y la necesidad del hombre. Su actuación no es contemplar el padecer del hombre y no actuar, sino que quiere que el hombre viva dichoso y feliz. Él se ofrece al hombre para que éste encuentre su verdadera dicha y felicidad, una felicidad que se haya en una vida junto a Dios. De ahí nuestra necesidad de cambio, nuestra necesidad de conversión. Si Dios no se queda impasivo ante el sufrimiento humano no podemos ninguno de los cristianos quedarnos con los brazos cruzados ante tanto sufrimiento ante tanta miseria. La conversión del corazón nos lleva a la acción. Dios es el que es, y aunque muchas veces el hombre quiere hacer a Dios a su imagen. Un Dios que no duda en estar cerca del hombre, un Dios que ama profundamente al hombre, a pesar de que con frecuencia ese amor no es correspondido. Ojalá en este Domingo, al acercarnos al altar de Dios, pongamos nuestro corazón y nuestra vida ante Dios. Así nos lo advierte el apóstol San Pablo en la segunda lectura de hoy: el que se crea seguro, ¡cuidado! no caiga. Nuestra vida ha de estar en manos de Dio, pues así nada ni a nadie hemos de temer.

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com


PÁGINA 4

Testimonio de Vida San Juan de Dios nació según la tradición en Montemos-o-Novo (Portugal) el 1.495, si bien se cree que pronto se trasladó a España hospedándose en Oropesa (Toledo) en donde se dedicó al cuidado y pastoreo de ganado. Fue su primer oficio. En dos ocasiones sale de allí para enrolarse en la vida militar, iniciando un proceso de búsqueda que le lleva a regresar a Portugal para después trasladarse a Sevilla y de allí pasar al Norte de África. La etapa más inicial en su vida es confusa y se dispone de pocos datos, si bien se intuye una actitud de búsqueda y el inicio de actos de solidaridad y generosidad a partir de su encuentro con situaciones de personas necesitadas. Es en 1538, cuando vuelve a la Península y se instala en Granada. Ejerce el oficio de librero que en la época suponía la vida de contacto en la calle y su contacto con libros de tipo religioso. Una fecha especial es el 20 de Enero de 1.539. Tras asistir a la Ermita de los Mártires y escuchar la predicación de Juan de Ávila, se pone en evidencia su proceso de conversión. Una fuerte reacción de disconformidad ante lo que veía en la calle, la pobreza y sufrimiento de muchas personas. Su enajenación es tomada como locura y por este motivo es recluido en el Hospital Real de Granada donde tras contemplar el trato y situación de los enfermos intuye su gran aportación, pide a Dios que cuando salga pueda disponer de un Hospital donde las personas reciban otro tipo de trato. Con el apoyo y acompañamiento de quien fue después San Juan de Ávila empieza a perfilar su acción hospitalaria, recogiendo y atendiendo a cuantos encuentra en la calle. Los recursos con los que cuenta son su propia persona y las limosnas que consigue de las buenas gentes al grito de su lema: “Hermanos, haceos bien a vosotros mismos”. Era el convencimiento de que al ayudar al otro uno se ayuda también a si mismo. Su obra caló con rapidez y su estilo de atención a las personas enfermas y desvalidas suscitó que surgieran otras personas que se adherían a su labor, fueron sus primeros compañeros. Su vida se caracterizó por: la atención integral a las personas enfermas y necesitadas, respetando su dignidad y defendiendo sus derechos.

NOTICIAS Y AVISOS ⌦ El día 10 (miércoles) comienza la presencia de cuatro seminaristas hasta el día 14 (domingo) en nuestra parroquia acompañando a nuestro párroco, con motivo de la Campaña del Seminario). Visitarán nuestro Instituto y estarán presentes en algunas de las actividades pastorales de nuestra parroquia. ⌦ El día 10 (miércoles) la celebración de la Santa Misa será a las 18’30h en la capilla de las Hijas de la Caridad. Se ofrecerá esta Misa por el eterno descanso de las celadoras que han fallecido pertenecientes a la Asociación de la Medalla Milagrosa. ⌦ El día 11 (jueves) la celebración de la Santa Misa será a las 08’15h en la capilla de las Hijas de la Caridad. Al ser el “Día de la Vieja”, no hay ninguna actividad en la zona por lo que se adelanta la Misa. ⌦ El día 13 (sábado) se celebra en Almería el EDIN (Encuentro Diocesano de la Infancia). Los niños de 2º de comunión y postcomunión, los monaguillos, y el coro parroquial está invitado a este encuentro. El coste será de 5 € y la autorización se entregará en catequesis y se pueden recoger en el despacho parroquial. Hay que entregarlas los antes posible para prever el autobús. Saldremos a las 09’00h de la Estación de autobuses y regresaremos a las 18’00h de la tarde al mismo lugar.

Debido a problemas técnicos nuestra web está temporalmente fuera de servicio.

Editado con la colaboración de

Estaremos de vuelta lo antes posible.

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com

Buenas Nuevas Año II - nº 10  

Hoja Parroquial semanal

Advertisement