Issuu on Google+

Hoja Parroquial

Año I · Número 9

Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Cuevas del Almanzora

22 de Noviembre de 2009

Editorial La Iglesia Católica se ve a sí misma y se proclama como la encargada por Jesucristo para ayudar a recorrer el camino espiritual hacia Dios viviendo el amor recíproco y por medio de la administración de los sacramentos (bautismo, eucaristía, confirmación, penitencia, matrimonio, orden sacerdotal y unción de los enfermos), a través de los cuales Dios otorga la gracia al creyente. La Iglesia Católica considera que tiene encomendada la misión de elaborar, impartir y propagar la enseñanza cristiana, así como la de cuidar de la unidad de los fieles. Debe también disponer la gracia de los sacramentos a sus fieles por medio del ministerio de sus sacerdotes. Además, la Iglesia Católica se manifiesta como una estructura piramidal, en la que debe cuidar de mantener la unidad de todos los fieles y su obediencia a la doctrina oficial. La autoridad para enseñar o Magisterio de la Iglesia basa sus enseñanzas tanto en las Sagradas Escrituras como en la Sagrada Tradición.

Con Palabras Sabias (Continuación) Su ejemplo me lleva a poner de relieve los ámbitos de colaboración en los que se debe dar cada vez más cabida a los laicos, con los que los presbíteros forman un único pueblo sacerdotal y entre los cuales, en virtud del sacerdocio ministerial, están puestos “para llevar a todos a la unidad del amor: ‘amándose mutuamente con amor fraterno, rivalizando en la estima mutua’ (Rm 12, 10)” En este contexto, hay que tener en cuenta la encarecida recomendación del Concilio Vaticano II a los presbíteros de “reconocer sinceramente y promover la dignidad de los laicos y la función que tienen como propia en la misión de la Iglesia… Deben escuchar de buena gana a los laicos, teniendo fraternalmente en cuenta sus deseos y reconociendo su experiencia y competencia en los diversos campos de la actividad humana, para poder junto con ellos reconocer los signos de los tiempos” El Santo Cura de Ars enseñaba a sus parroquianos sobre todo con el testimonio de su vida. De su ejemplo aprendían los fieles a orar, acudiendo con gusto al sagrario para hacer una visita a Jesús Eucaristía “No hay necesidad de hablar mucho para orar bien”, les enseñaba el Cura de Ars. “Sabemos que Jesús está allí, en el sagrario: abrámosle nuestro corazón, alegrémonos de su presencia. Ésta es la mejor oración” Y les persuadía: “Venid a comulgar, hijos míos, venid donde Jesús. Venid a vivir de Él para poder vivir con Él…” “Es verdad que no sois dignos, pero lo necesitáis” Dicha educación de los fieles en la presencia eucarística y en la comunión era particularmente eficaz cuando lo veían celebrar el Santo Sacrificio de la Misa. Los que asistían decían que “no se podía encontrar una figura que expresase mejor la adoración… Contemplaba la hostia con amor” Les decía: “Todas las buenas obras juntas no son comparables al Sacrificio de la Misa, porque son obras de hombres, mientras la Santa Misa es obra de Dios” Estaba convencido de que todo el fervor en la vida de un sacerdote dependía de la Misa: “La causa de la relajación del sacerdote es que descuida la Misa. Dios mío, ¡qué pena el sacerdote que celebra como si estuviese haciendo algo ordinario!” Siempre que celebraba, tenía la costumbre de ofrecer también la propia vida como sacrificio: “¡Cómo aprovecha a un sacerdote ofrecerse a Dios en sacrificio todas las mañanas!” (Continuará) BENEDICTO XVI Carta de Convocatoria del Años Sacerdotal


PÁGINA 2

Palabras de Vida LECTURA DEL LIBRO DE DANIEL (7, 13-14)

Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin. SALMO RESPONSORIAL (SALMO 92)

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (13, 24-32)

En aquel tiempo, preguntó Pilatos a Jesús: -- ¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús le contestó: -- ¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?

R.- EL SEÑOR REINA, VESTIDO DE MAJESTAD.

Pilatos replicó:

El Señor reina, vestido de majestad, el Señor, vestido y ceñido de poder. R.-

-- ¿Acaso yo soy judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí ¿Qué has hecho?

Así está firme el orbe y no vacila. Tu trono esta firme desde siempre, y tú eres eterno. R.-

Jesús le contestó:

Tus mandatos son fieles y seguros, la santidad es el adorno de tu casa, Señor, por días sin término. R.-

-- Mi reino no es de este mundo. Si me reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí. Pilatos le dijo:

LECTURA DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS (1, 5-8)

A Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. A aquel que nos amó, nos ha liberado de nuestros pecados por su sangre, nos ha convertido en un reino y hecho sacerdotes de Dios, su Padre, a El, la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

-- Conque, ¿tú eres rey? Jesús le contestó: -- Tú lo dices: Soy Rey. Yo para esto he nacido y por eso he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz. Palabra del Señor

¡Mirad! Él viene en las nubes. Todo ojo lo verá; también los que le atravesaron. Todos los pueblos de la tierra se lamentarán por su causa. Sí Amén.

Lecturas de la Misa para la Semana Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

23 24 25 26 27 28

San Clemente San Andrés Dung-Lac y compañeros Santa Catalina de Alejandría San Juan Berchmans Medalla Milagrosa Santa María Elena Stollenwerk

Dn 1,1-6.8-20 / Dn 3,52-56 / Lc 21,1-4 Dn 2,31-45 / Dn 3,57-61 / Lc 21,5-11 Dn 5,1-6.13-14.16-17.23-28 / Dn 3,62-67 / Lc 21,12-19 Dn 6,11-27 / Dn 3,68-74 / Lc 21,20-28 Dn 7,2-14 / Dn 3,75-81 / Lc 21,29-33 Dn 7,15-27 / Dn 3,82-87 / Lc 21,34-36

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com


PÁGINA 3

Con Palabras de Vida A ÉL SE LE DIO PODER, HONOR Y REINO “Tú lo dices: soy Rey”. Esta es la respuesta de Cristo, el Señor, ante el interrogatorio al que es sometido por Poncio Pilato. En esta pequeña frase, se concentra la gran solemnidad que hoy la Iglesia celebra y con la que se concluye el año litúrgico. No podemos obviar esta fiesta, que al finalizar el Año Santo de 1925, el Papa Pio XI introdujo en toda la Iglesia nos invita a reflexionar y contemplar la grandeza de Cristo. Después de mas de 75 años de celebración de esta Solemnidad, la Liturgia de la Iglesia hace siempre nueva la realidad que contemplamos y palpamos en el mismo Cristo. Su realeza no es de este mundo, pero esto no implica que Cristo no tiene que reinar aquí y ahora. Pero ¿qué implica para el cristiano que Cristo sea el Rey del universo? Con frecuencia al celebrara los misterios de Cristo, podemos caer en el Antonio Jesús Martín Acuyo peligro de simplemente recordara un hecho pasado del Señor, pero la Iglesia Párroco de Cuevas del Almanzora en su liturgia lo que hace no es simplemente recordar, sino conmemorar; es decir, hacer presente aquí y ahora este hecho que nos lleva a vivir nuestro día a día. Celebrar la realeza de Cristo, es caer en la cuenta de la importancia transcendental no solo para los cristiano, sino para la humanidad misma de la Encarnación del Verbo. En el pueblo de Israel, había un ritual propio y peculiar para entronizar reyes, y este ritual se lleva al mismo Dios, que por ser mismo es rey de reyes. Este ritual se cumple en el mismo Jesucristo, entra triunfante en Jerusalén – a lomos de un pollino – aclamado por el pueblo; es ungido como rey... Pero el reinado de Cristo es diferente al reinado de cualquier otro rey. Cristo, no impone su ley a sus súbditos, sino que ofrece un nuevo modo de actuación que conlleva un cambio de vida y de actuación. La ley de Cristo Rey, es el amor; su trono, es la Cruz; su corona, de espinas; y en su manos no encontramos y cetro real, sino los clavos que reflejan clamor infinito de Dios por la humanidad. Cada cristiano, cada seguidor de Cristo, al tener a Cristo por rey, al reconocerlo como señor de su vida, hace que su reino se siga haciendo presente en nuestro mundo. Su reinado comenzó con su “Bautismo” en el Jordán y ese reinado no termina con la Cruz, sino que ésta refleja el amor perenne del Hijo de Dios por la humanidad. El reinado de Cristo, implica para todo fiel cristiano, dejar modelar su corazón según el Corazón de Dios. Es desde el amor, el único modo de hacer posible el reinado de Cristo. Esto no implica que el cristiano deje de someterse a las leyes humanas, sino que estas mismas leyes las contempla de un modo nuevo e iluminadas por y desde la Cruz de Cristo. Pero, ¿qué es la verdad? (Qui es veritas?) Pilato no sabe, ni puede responder ante esta pregunta tan transcendental y fundamental. La respuesta por la verdad, se encuentra en la misma Cruz: INRI (IESU NAZARENUS REX IUDEORUM, Jesús de Nazaret, Rey de los judíos). Él es el Rey, Él es quien lleva nuestra vida y quien transforma nuestra existencia y esta es la verdad. Ojalá hoy, al celebrar esta gran solemnidad hagamos de nuestra vida, de nuestro día a día, un fiel reflejo del reinado de Cristo.

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com


PÁGINA 4

Testimonio de Vida San Juan Berchmans nació en Diest, pequeña villa de Flandes, Belgica, el 1599. Nació el 13 de marzo y murió otro 13, el de agosto. Su padre Juan, curtidor de pieles, y su madre Isabel, eran buenos cristianos. Tuvieron cinco hijos, de los que tres se consagraron al Señor. Murió pronto la madre, y al final el padre se ordenó sacerdote. Inició sus estudios en el Seminario de Malinas, luego entro en el Noviciado de los jesuitas de la misma ciudad. Mas tarde pasó a Roma. En el Seminario y en el Noviciado se distinguió por su candor, estudio y piedad. Su devoción a la Virgen era proverbial. Sentía hacia ella un cariño tierno, profundo, confiado y filial. "Si amo a Maria, decía, tengo segura mi salvación, perseveraré en la vocación, alcanzaré cuanto quisiere, en una palabra, seré todopoderoso". A ella dedico su Coronita de las doce estrellas. En el ultimo año de su vida Juan se había comprometido, firmando con su propia sangre, a "afirmar y defender dondequiera que se encontrase el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María". Los santos han practicado en grado heroico todas las virtudes. Pero suelen distinguirse en alguna de ellas. ¿Cual es la virtud característica de Berchmans? El deseaba practicarlas todas por igual. Su obsesión, su locura de santo, era la fidelidad en observar perfectamente sus obligaciones, sin excusas ni escapismos. "La virtud mas eminente, es hacer sencillamente, lo que tenemos que hacer", decía Pemán en El Divino Impaciente. Aparentemente no había hecho nada, nada llamativo. Pero vivió "apasionado por la gloria de Dios". "Quiere trabajar sin perder la más pequeña parte de su tiempo". Aprovecha las cruces de la vida diaria: "Mi mayor penitencia, la vida común". "Quiero ser santo sin espera alguna". Hacía cada cosa en su momento, y sobrenaturalizando la intención. Cuando hay que orar, decía, ora con todo amor. Cuando hay que estudiar, estudia con toda ilusión. Cuando hay que practicar deporte, practícalo con todo entusiasmo. Y siempre con más amor, en cada instante del programa diario, bajo la dulce mirada maternal de la Virgen María. Estudiaba con la mirada puesta en el futuro apostolado, en las almas que se le encomendarían. Mi mayor consuelo, decía al morir joven, es no haber quebrantado nunca, en mi vida religiosa, regla alguna ni orden de mis superiores, a sabiendas, y advertidamente, y el no haber cometido nunca un pecado venial. Alto y recio mensaje. Es patrono de los que se preparan para el sacerdocio. Murió el 13 de agosto de 1621. Sus ultimas palabras fueron: Jesús, María.

NOTICIAS Y AVISOS ⌦ Los días 25, 26 y 27 (miércoles, jueves y viernes) celebramos en nuestra parroquia el Triduo a la Milagrosa a las 19’00h. ⌦ El día 25 (miércoles) no hay Misa en e Hospital a las 08’15h. ⌦ El día 27 (viernes) a las 10’30h Santa Misa para celebrar el día de la Medalla Milagrosa en el Hospital, junto con los ancianos y el personal que allí trabaja.

Ya puedes adquirir en el despacho parroquial la Lotería de la Parroquia

Editado con la colaboración de

© Parroquia Ntra. Sra de la Encarnación - Plaza de la Encarnación, s/n. 04610 Cuevas del Almanzora (Almería) - Tlf. 950 45 60 78 www.iglesiadecuevas.com / e-mail: parroco@iglesiadecuevas.com


Buenas Nuevas Año I - Nº 9