Issuu on Google+

Iglesia CASA DE PAN

21 de julio de 2013

El Poder de los Prejuicios Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal. Es así como el diccionario define el término prejuicio. Basados en la experiencia podríamos agregar que la tenacidad con la que se defiende aquello que se desconoce conduce a los prejuiciosos a la parálisis espiritual y ética. Quien se convence a sí mismo de que lo que pasa con su prójimo no es asunto suyo, se paraliza. Quizá no haga nada malo en contra del prójimo, pero sí deja de hacer lo bueno, aquello que le es propio hacer. La dinámica social que vivimos hace evidente el poder destructivo de los prejuicios. Día a día leemos, por ejemplo, que cada vez más mujeres son

asesinadas en razón de su género. O, conocemos, directa e indirectamente, los casos de adolescentes, y aún de niños, que son forzados a la prostitución. Sabemos de no pocos trabajadores que son explotados por sus patrones. Y, ante estas y muchas otras situaciones que demandan de nuestro compromiso, guardamos silencio. Se lo buscaron, por algo será, andaban en malos pasos, etc., son los prejuicios con los que calmamos nuestra conciencia. El hecho es que Jesucristo está en ellos. El enfermo, el preso, quien ha sido violada y/o asesinada, son los pequeñitos en los que habita Cristo. Y nosotros somos llamados a servirlos a ellos, a ocuparnos de ellos, como nos ocupamos de Cristo. Oración intercesora, expresiones de caridad, son elementos con los que podemos bendecirlos. Pero, si sumamos a estos la

Administrar Correctamente la Vida La manera en que estamos administrando nuestra vida exhibe quién y qué está en el centro de la misma. Nos demos cuenta o no de ello, nuestro quehacer cotidiano evidencia quién es el señor de nuestra vida y para quien vivimos. Entenderemos mejor esto si conocemos el significado de la palabra administrar: Ordenar, disponer, organizar, en especial la hacienda o los bienes. Administrar correctamente nuestra vida significa hacer todo en acuerdo con el carácter santo, amoroso y justo de Dios. Es decir, tomando en cuenta quien él es y lo que él ha determinado como correcto. La clave, la sencilla clave para lograr esto consiste en preguntarnos si lo que hacemos agrada

a Dios. Si, al elegir y actuar, estamos siendo animados por el deseo y el interés de que Dios se sienta bien. Pero, al lado de esta clave, también tenemos otro recurso para saber si lo que hacemos es acorde al propósito divino. Este recurso es el sentido de satisfacción, de plenitud, en nuestra vida. La satisfacción es fruto del equilibrio. Quien vive para Dios encuentra que su vida está en equilibrio, que le satisface; en lo general y en lo particular. Podemos aventurar la propuesta de que aquello que no nos satisface: relaciones, trabajo, formas de vida, etc., es porque, probablemente, no reúne las condiciones para que podamos ofrecerlo al Señor como una ofrenda pura, santa y agradable a él.


Pastor Adoniram Gaxiola Amar a mi Esposa, Amarme a mí Mismo Conozco y amo a una pareja que está enfrentando serias dificultades. Aunque no los veo con frecuencia, sé que no hay día en el que no aparezca la desgastante combinación: menosprecio-lágrimas. El menosprecio está a cargo del hombre y las lágrimas, desde luego, de la mujer. Hace poco, alguien que también conoce y ama a esta pareja, impresionada por las abundantes lágrimas que habían seguido a una agresión, verbal y pública del marido, me hizo una pregunta retórica: ¿No será que fulano la trata así porque no la ama? Creo que quien me hizo tal pregunta se quedó confundida e impresionada por mi respuesta. Creo [le dije] que el problema es que fulano no se ama a sí mismo, por eso trata como lo hace a su esposa. La Biblia dice: Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Por eso pienso que quien se lastima a sí mismo, como el fulano de referencia, sólo hace evidente que no se ama a sí mismo. Es decir, ni se aprecia, ni se respeta. Por eso puede tratarse a sí mismo con tal falta de dignidad y consideración en su propia esposa. La Biblia dice que cuando Cristo ama a la iglesia, está amando a su propio cuerpo, se está amando a sí mismo. De ahí que la entrega amorosa de Cristo persigue un bien para su iglesia: que esta no tenga mancha, ni arruga ni cosa semejante, sino que sea santa y sin mancha. Hay cosas que a Cristo no le gustan de su esposa la iglesia. A diferencia de nosotros los maridos, Cristo siempre tiene la razón. Pero, no por ello, actúa con prepotencia ni menospreciando a su cuerpo. Porque ama a su iglesia, la trata con consideración, con caridad, con misericordia y hasta con esperanza. Quienes lastiman y destruyen a sus esposas terminan destruyéndose a sí mismos. Por ello, los exhorto a la conversión, a volverse a Cristo. A amarlas al estilo de Cristo.

Antes de poner en duda el buen juicio de tu mujer, fíjate con quien se ha casado ella. Proverbio egipcio

El Rincón de los Niños Reta a tus papás para ver quién encuentra más rápido las siguientes palabras: Buen

Padre

Pastor

Redil

Vida

Voz

Ovejas

Rebaño

Lobo

Escuchar

Abandonar

Amar

Huir

Volver

Conozco

Recibir


Toma Nota

No Dejes de Leer la Historia CAPÍTULO VEINTITRES

Concurso Bíblico

Un Tiempo a Solas con Dios

Con motivo de la celebración de Agosto, Mes de la Biblia, celebraremos un concurso de conocimientos bíblicos generales el domingo primero de septiembre. El premio será una tableta electrónica marca HACER. El domingo próximo publicaremos las reglas del concurso. Prepárate, todos pueden participar.

Una vez que hemos comprendido la importancia de dedicar tiempos a estar a solas con Dios nos preguntamos cómo podemos lograrlo. Aquí encontrarás cuatro propuestas que pueden serte de utilidad. Comenzar con las actitudes apropiadas. Estas son: expectativa de lo que Dios quiere para ti. Reverencia, permanecer a la espera. Atención, permanecer concentrado y alerta. Obediencia, disposición a obedecer a Dios. Escoger un momento específico. Este es el momento en el que puedas tener mayor tranquilidad y estar fresco y alerta. Seleccionar un lugar especial. Elige un espacio de oración que te permita permanecer aislado y concentrado. Seguir un plan sencillo. Determina el modelo de oración que habrás de seguir. Si es de intercesión o de acción de gracias, necesitarás una lista. Si es de adoración, quizá necesites preparar música adecuada, como apoyo a tu oración. Si es de confesión y búsqueda de perdón, también será conveniente que hagas una lista.

15 Minutos Antes es Tarde Si llegas al templo siquiera quince minutos antes de que empiece el culto, harás bien. Podrás dedicar unos momentos a la oración y a la meditación. Te concentrarás en el propósito de estar en comunión con Dios y con tus hermanos. Así que, haz lo que tengas que hacer para gozar de estos quince minutos que pueden hacer de tu vida algo diferente.

Taller de Identidad El Taller de Identidad te permite comprobar quién eres, cuál es tu propósito en la vida y cómo conviene que te relaciones con otras personas. El sábado 3 de agosto, de diez a las dieciocho horas, podrás participar de tan importante actividad. Informes e inscripciones con Lulú Varela. Tenemos algunas becas disponibles.

Adaptado de Rick Warren

Iglesia CASA DE PAN

15 - 17 de noviembre de 2013

ServiDoulos Si necesitas u ofreces servicios domésticos, llama a: Lulú Varela (5426-2921 y 044 55 1257-3295), y Esther Arteaga (3612-7214 y 044 55 2503-6217).

Pastor Adoniram Gaxiola Tels. 5528-8650 y 01 800 719-2272 Cel. 044 55 4822-9024 Email. casadepan@yahoo.com WWW. www.vidaypalabra.com

Lugar de Encuentro Calzada de Tlalpan 1112 Col. Nativitas 35000 México, D.F. Una cuadra al Sur del Metro Nativitas Cultos: Domingos 16:30 hrs.


Cantemos Somos el Pueblo de Dios Somos el pueblo de Dios, Somos un pueblo especial, Llamados para anunciar Las virtudes de aquel que nos llamó a su luz. Somos el pueblo de Dios, Su sangre nos redimió, Y su Espíritu dio para darnos poder, Y ser testigos de él. Y llevaremos su gloria A cada pueblo y nación, Trayéndoles esperanza Y nuevas de salvación. Y su amor nos impulsa, Mo nos podemos callar, Anunciaremos al mundo De su amor y verdad.

Alabad a Jehová Alabad a Jehová, él es bueno, Alabad a Jehová, él es bueno, Para siempre es su misericordia, Alabad a Jehová, él es bueno.

Heme Aquí Heme aquí, yo iré, Señor. Heme aquí, yo iré, Señor. Envíame a mí, que dispuesto estoy, Llevaré tu gloria a las naciones.

Al Estar Aquí Al estar en la presencia de tu divinidad, Y al contemplar la hermosura De tu santidad; Mi espíritu se alegra en tu majestad, Te adoro a ti, te adoro a ti. Cuando veo la grandeza de tu dulce amor, Y compruebo la pureza de tu corazón; Mi espíritu se alegra en tu Majestad, Te adoro a ti, te adoro a ti. Y al estar aquí, delante de ti, te adoraré, Postrado ante ti, mi corazón te adora, Oh Dios; Y siempre quiero estar para adorar Y contemplar tu santidad, Te adoro a ti, Señor, te adoro a ti.

Dame Más de Ti Vengo a ti, hoy Señor, a rendir mi corazón, Quiero más de ti. Toma mi necesidad, dame tu preciosa paz, Quiero más de ti. Dame, dame, dame más de ti, Bendito Señor; Dame, dame, dame más de ti, Quiero más de ti.

Prefiero a Cristo No busco una herencia ni cruzar el Jordán, No voy tras fortuna ni prosperidad. No anhelo tesoros ni la bendición, No busco más dones, no busco la unción. Si tú quieres todo esto lo puedes tener, Más no saciará para siempre tu ser. Prefiero a Cristo, antes que tener, Todos los reinos del mundo, No se comparan con él. Prefiero a Cristo, me quedo con él, Es el tesoro escondido que tanto busqué. No busco una herencia ni cruzar el Jordán, No voy tras fortuna ni prosperidad. No anhelo tesoros ni la bendición, No busco más dones, no busco la unción.


Es Tiempo de Alabar a Dios 072113