__MAIN_TEXT__

Page 1


Introducción

E

stimados hermanos y hermanas de cada iglesia local, departamentos, instituciones, comités de distrito, comisiones nacionales, pastores y pastoras. Reciban un afectuoso saludoy deseos de bendición. Varias de nuestras iglesias tienen un nuevo directorio recién electo, nuevo pastor que asume el pastorear una iglesia, nuevos directivos distritales, nuevos representantes en comisiones nacionales recientemente electos. Para ellos y para todos los que continúan en sus labores de servicio en la obra del Señor, que toda la bendición de nuestro buen Dios sea junto a ustedes en el inicio de este mes de marzo, que de alguna forma da el vamos a las actividades de manera formal en nuestras iglesias en cada sector del país. En los años recientes, hemos iniciado nuestro servicio convocando durante 30 ó 40 días a toda la hermandad del país a tener tiempos de oración y ayuno nacional, buscando de esa forma que la presencia del Señor nos guíe en el desarrollo de la labor que como iglesia debemos efectuar en este tiempo. Para este 2019 quiero invitarles a que en cada mes del año tengamos una semana en que todos juntos, en las instituciones, departamentos, distritos, comisiones nacionales e iglesias locales, nos unamos en oración y búsqueda del Señor.

Nos basaremos en la vida del profeta Daniel que tuvo que vivir en el exilio, y que debió luchar por mantener la fe y la esperanza en Babilonia, en medio de una inmensa presión de todo el sistema en que le correspondía vivir. En todo este contexto Daniel oye del Altísimo lo siguiente: “No tengas miedo, Daniel. Desde el primer día que comenzaste a orar para recibir entendimiento y a humillarte delante de tu Dios, tu petición fue escuchada en el cielo. He venido en respuesta a tu oración…” 10. 12 NTV.

• Marzo:

18 al 24

• Abril:

15 al 21

• Mayo:

13 al 19

• Junio:

17 al 23

• Julio:

15 al 21

• Agosto:

19 al 25

• Septiembre:

09 al 15

• Octubre:

14 al 20

• Noviembre:

18 al 24

• Diciembre:

16 al 22

El libro de Daniel es un llamado ferviente a ser fieles a Dios en medio de todo lo que nos suceda y a tener esperanza en que Dios obrará finalmente a favor de su pueblo. Así entonces este año efectuaremos jornadas de “Oración Semanal” a las cuales les invitamos a sumarse, en las siguientes fechas: Esta guía de oración entrega algunas orientaciones para desarrollar este tiempo de ayuno y oración nacional en cada semana del mes. Solicito a los pastores y líderes que nos movilicemos en torno a la presencia de Dios, llevando confiadamente nuestras necesidades, nuestras peticiones e intercesiones por otros que lo necesitan y que confiemos en el obrar de Dios ante esto, porque jamás el Señor deja de escucharnos. Que el Señor nos bendiga en este nuevo año 2019. Fraternalmente,

Felipe Fierro Bastías Presidente Nacional Temuco, marzo de 2019.


Primera semana:

18 al 24 de marzo 2019 “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió …que no se le obligase a contaminarse.” 1. 8 (RV). “SECUESTRADO”

C

omenzaremos por leer el capítulo 1 del libro de Daniel, ya que siempre nuestro encuentro con Dios debe estar asociado a Su Palabra. No existe información si alguna vez Daniel regresó a Jerusalén, al parecer toda su vida fue un extranjero secuestrado lejos de su hogar y sometido a un sistema al que fue introducido para cambiar su identidad. Este programa de tres años contenía brujerías, magia y la plataforma de una religión pagana con múltiples dioses. Era de tan alta perfección este sistema que incluso se les dio un nuevo nombre con significación muy distinta a la que ellos tenían. El método

estaba ideado para cambiar de manera radical la identidad de Daniel y sus amigos. “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió …que no se le obligase a contaminarse.” 1. 8 (RV). Todos los creyentes vivimos en una cultura que pretende “deconstruir” los valores del reino de Dios e instalar nuevos principios de vida en nuestro corazón. Es un sistema de destrucción que lo abraca todo y que trabaja sistemáticamente en pos de aquello.

PARA MEDITAR Y ORAR ¿Cuánto del sistema instalado en nuestra sociedad nos está afectando? ¿De qué forma, sin darnos cuenta, se están corriendo las fronteras escriturales en nuestra vida y optamos por el sistema de este mundo? ¿Cuáles son tus puntos débiles a los que debes estar más atento siempre?

Oremos para que Dios nos perdone, nos de victoria, nos proteja, luche en nuestro favor y vivamos a la manera de Dios en medio de un sistema que pretende borrar la presencia del Eterno en nosotros e implantar la cultura de este mundo.

Dediquemos esta primera semana a exponernos ante Dios. Hablemos con él y dejemos que su Espíritu nos examine, nos pruebe. A pesar de lo feroz que puede ser el sistema donde vivimos, es posible vencer sobre aquello y mantenernos en fidelidad para con Dios.

“De hecho, todo lo que se escribió en el pasado se escribió para enseñarnos, a fin de que, alentados por las Escrituras, perseveremos en mantener nuestra esperanza” (Ro. 15. 4 NVI). Dios nos bendiga en esta semana de oración nacional.


Segunda semana:

15 al 21 de abril de 2019

“Él controla el curso de los sucesos del mundo; él quita reyes y pone otros reyes.” Daniel 2.21

“LA ROCA INQUEBRANTABLE”

E

sta semana leemos el capítulo 2 de Daniel, que nos sirve de base en nuestra semana de oración nacional. Este capítulo nos narra el sueño del rey Nabucodonosor que nadie puede conocer ni descifrar. En el sueño, el rey ve una serie de reinos violentos que gobiernan el mundo, reinos con gobernantes idólatras que hacen injusticia y buscan su propio beneficio por sobre cualquier otra cosa. Ante la amenaza para Daniel y sus amigos que incluía perder la vida, hay una hermosa oración que hace el profeta entre los vv. 20 al 23. En esta oración de un exiliado, de uno ante quien se pretendió cambiar su identidad, aflora una exaltación y confianza impresionante respecto a Dios, porque sólo en Él radica toda la sabiduría y el poder. En momentos extremos cuando muchas veces pareciera que todo salió de su

lugar, nunca olvidemos que Dios controla el desarrollo de la historia. Ningún reino violento, ningún reino humano, por fuerte que parezca, por imposible de poder vencer podrá prevalecer ante la obra de Dios. El reino de Dios prevalece, la roca quiebra la estatua que simboliza los reinos de este mundo, los humilla y trae justicia verdadera. Cristo, la roca inquebrantable está en medio de nosotros. Y esa roca es tan potente que no hay nada en el cielo, en la tierra o debajo de la tierra que prevalezca en contra de ella. Esto trae esperanza para la vida de cada hijo de Dios, en medio de toda circunstancia por compleja que esta sea. “El controla el curso de los sucesos del mundo; Él quita reyes y pone otros reyes.”

PARA MEDITAR Y ORAR ¿Te sientes violentado por las injusticias de este mundo? ¿Estás ahogado frente a sucesos que no están en tus manos cambiar? “El controla el curso de los sucesos…” Daniel rogó al Dios del cielo que tuviese misericordia y actuara en su favor, y así lo hizo Dios. Esa misma noche el misterio le fue revelado a Daniel. Oremos para que Dios obre en nuestro país y en los países del mundo, donde se instalan sistemas

políticos que pareciera que sistemáticamente se alejan cada vez más de Dios. Oremos para que en medio de todos estos violentos gobiernos mundiales, su pueblo mantenga la esperanza, mantenga la fe, confiando en lo que la Roca Eterna puede obrar y no confiar en los cambios que gobiernos humanos prometan efectuar.


Tercera semana:

13 al 19 de mayo “¡No hace falta que nos defendamos ante Su Majestad! Si se nos arroja al horno en llamas, el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de las manos de Su Majestad”. Daniel 3.16 b “La adoración“

E

l capítulo 3 de Daniel nos transporta al recuerdo de historias bíblicas que muchos oímos cuando éramos pequeños y nos quedaba en la retina la imagen de estos superhéroes y cómo el gran poder de Dios obraba en su favor. El rey levanta una estatua que debe ser adorada por todos y quienes no lo hacen se exponen a severas sanciones o castigos como ser quemados en un horno de fuego ardiendo. Sadrac, Mesac y Abednego se rehúsan a aquello y no se inclinan ante esta estatua a pesar de la amenaza del rey que les dice “…¡y no habrá dios capaz de librarlos de mi mano!”

que nos defendamos ante Su Majestad!... el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de las manos de Su Majestad.” Tenían una confianza absoluta de que Yahvé les defendería, que obraría a favor de ellos. Pero no sólo eso, sino que tenían clara conciencia de lo que involucraba la verdadera adoración, sus principios y sus costos. Estaban conscientes de Yahvé podía intervenir para salvarlos, pero también sabían que era factible que el Señor no hiciese nada, que no los salvara “Pero aun si nuestro Dios no lo hace así, sepa usted que no honraremos a sus dioses ni adoraremos a su estatua.”

Es impresionante la respuesta de estos jóvenes ante la amenaza del rey, “¡No hace falta

PARA MEDITAR Y ORAR Cuando la adoración tiene que ver con todo lo que hacemos, que va más allá del día domingo o de los espacios en torno al culto o al templo es mucho más compleja. Es justamente fuera de esos entornos donde aparece la amenaza del sistema, que nos empuja a ceder e inclinarnos ante otras formas “que los dioses de este mundo validan”. Es allí, en el trabajo, en el hogar, en el supermercado, con nuestras amistades, en la calle, en nuestro lugar de estudio, en la soledad de nuestras piezas donde debemos decidir qué hacer: inclinarnos ante la estatua o rehusarnos a aquello. Es allí donde verdaderamente decidimos a quien adorar, ante quien nos inclinamos. En

realidad, pareciera ser que ésta, no la que gira en torno al culto, es la verdadera adoración y es necesario estar conscientes que Dios puede obrar en favor nuestro para defendernos, pero también es posible que Yahvé no haga nada ante aquello. ¿Estas adorando verdaderamente a Dios en tu familia, en el trabajo, en el estudio, en medio de tus amigos, en la oscuridad de tu pieza? ¿Has cedido ante la amenaza del sistema del “todos lo hacen”? Oremos esta semana para que el Todopoderoso nos fortalezca y nos permita adorarle solo a Él en todos los lugares donde estemos.

Orar por : La recuperación de salud de Cecilia/ Por el pastor Luis Segovia y su familia/ Por el pastor en retiro Benancio Quinchalef y familia/ Por la nueva directora del hogar de menores.


Cuarta semana:

17 al 23 de junio “Por eso yo, Nabucodonosor, alabo, exalto y glorifico al Rey del cielo, porque siempre procede con rectitud y justicia, y es capaz de humillar a los soberbios.” Daniel 4.37 “Puestos en la balanza“

l

a palabra del Señor en Gn. 1 – 2, nos enseña que el ser humano a diferencia de todo el resto de la creación, fue creado a imagen y semejanza de Dios y se le dio autoridad para administrar y gobernar sobre ella. El salmo 8 de igual forma nos muestra la grandeza con la que Dios viste al ser humano, otorgándole honra y señorío sobre todo lo creado, de tal forma que el escritor bíblico exclama:¡Cuán glorioso es Dios en toda la tierra! Sin embargo, estos dos reyes, olvidaron la grandeza de Dios y se levantaron ellos como los mas importantes. Nabucodonosor y Belsasar, cayeron en el orgullo. El rey Nabucodonosor dice: “Miren la gran Babilonia que he construido…con mi gran poder, para

mi propia honra” (4. 30). El rey Belsasar hace traer las copas de oro del templo de Jerusalén para beber y honrar a sus dioses (5. 2 – 5). El orgullo y la arrogancia salía por los poros de ambos reyes. En sus palabras, en sus acciones, en sus decisiones se evidenciaba la preeminencia de aquello y el olvido de Dios. Habían olvidado que ellos también eran criaturas y que todos los éxitos que pudiesen alcanzar eran sólo por la gracia y misericordia de Dios. ¡Con cuánta facilidad, aun en el servicio en su obra, nuestro corazón se puede llenar de orgullo! olvidando que los dones, habilidades, capacidades, formación profesional, lugares que ocupamos son sólo por gracia.

PARA MEDITAR Y ORAR Hacer de nosotros un dios, nos lleva a ser menos que humanos, con características más de bestia que alguien creado a la imagen de Dios. Por eso muchas veces en el corazón orgulloso aparece la injusticia, el maltrato, la búsqueda del beneficio propio, siempre en desmedro de los demás, y esto afecta nuestra familia, la iglesia y todo el entorno en que nos movemos. El corazón de ambos reyes fue pesado, uno de ellos se arrepintió, el otro experimentó la muerte enseñándonos eso la relevancia que este tema tiene.

Oremos esta semana pidiendo a Dios que examine, que pese nuestro corazón, que nos ponga en la balanza del orgullo y pidamos que nos libre de caer en tan triste experiencia. Si así ha sido, volvámonos a Él como lo hizo Nabucodonosor, porque Él recibe al humilde y rechaza siempre al orgulloso.


Quinta semana:

15 al 21 de julio “Mi Dios envió a su ángel y les cerró la boca a los leones. No me han hecho ningún daño, porque Dios bien sabe que soy inocente. ¡Tampoco he cometido nada malo contra Su Majestad!.” Daniel 6.22 “El poder de una vida grata ante Dios“

E

l capítulo 6 es otra historia de Daniel, nuestro superhéroe, en el foso de los leones, adonde es lanzado luego que un grupo de personas crearon toda una estrategia y artimaña para acusarle ante el rey Darío a quien ahora servía. Este capítulo 6 es paralelo al capitulo 3, donde los tres amigos de Daniel, Sadrac, Mesac y Abednego son lanzados al horno de fuego por negarse a adorar la estatua del rey Nabucodonosor. Se cree que a esta altura Daniel llevaba mas de 60 años viviendo lejos de su patria, exiliado, lo cual le impedía rendirle culto a Dios en la forma que lo mandaba la ley de

Dios, mediante sacrificios en el templo en Jerusalén. Sin embargo, tres veces al día oraba ante el Todopoderoso orientándose hacia la tierra prometida. Esta forma de vivir su religión, el lugar de preponderancia que había alcanzado ante los diferentes reyes, había llenado de envidia a mucha gente que buscaba castigarlo de alguna forma. Posiblemente Daniel ya tenia unos 80 años, quizá hasta había perdido toda esperanza de regresar a Jerusalén, y una vez más es sometido a la presión del medio para abandonar a Dios y vivir conforme a la religión de Babilonia.

PARA MEDITAR Y ORAR Lo que llama la atención de este capítulo es cómo la vida de Daniel, con cerca de 60 años en Babilonia,había marcado al rey Darío, que, aunque buscó liberar a Daniel del castigo que debía recibir no pudo logarlo, sin embargo, le dice: “¡Que tu Dios, a quien siempre sirves, se digne salvarte!” (6. 16). El testimonio prolongado de Daniel viviendo una vida que agradaba a Dios, en medio de luchas y oposición constante, llevó al rey a creer que Yahvé tenía poder suficiente para salvarlo. La historia señala que apenas amaneció fue al foso para gritar: “…Daniel siervo del Dios viviente, ¿pudo tu Dios, a quien siempre sirves, salvarte de los leones?” (6. 20). Daniel, vivió como siervo del Dios viviente y eso fue de testimonio

para el rey Darío que sabía del poder de este Dios y confiaba que podría salvar su vida. ¿Cuál es el impacto de nuestro testimonio donde trabajamos o estudiamos? ¿Cuál es el Dios que estamos traspasando a los que están a nuestro alrededor? Lo queramos o no vamos dejando una huella, una marca, un efecto junto a quienes estamos. Oremos para que Dios nos examine y en aquellas áreas en que fallamos, en que no estamos en sintonía con Dios, podamos afinar el instrumento de nuestra vida, para el himno que entonemos sea grato ante sus ojos y bien recibido entre quienes estamos.


Sexta semana:

19 al 25 de agosto “Entonces se dará al pueblo santo del Altísimo la soberanía, el poder y la grandeza de todos los reinos bajo el cielo. El reino del Altísimo permanecerá para siempre y todos los gobernantes le servirán y obedecerán”. Daniel 7.27

E

“El gobierno de Cristo”

sta semana leeremos el capítulo 7 y 8 del libro de Daniel. Este capítulo siete es paralelo al capítulo 2 y es el centro de todo el libro de Daniel, donde todas las visiones y sueños se unen. Paradójicamente, Daniel, el intérprete de sueños anteriores, no puede interpretar su propio sueño o visión y debe recurrir a un ser angelical para que le permita entender lo que ha visto. En la visión de Daniel aparecen una serie de reinos arrogantes, más una súper bestia con una fuerza descomunal, extremadamente horrible y que poseía cuernos como símbolos de poder y luchaba contra los santos y los venció. En medio de todo aquello, Daniel ve que en un trono se sienta un Anciano de días, el cual emite juicio contra estos reinos y destruye a la súper bestia. De igual forma observa que el Anciano de días otorga poder, autoridad y majestad a uno como un hijo de hombre, a quien finalmente todas las naciones, pueblos y lenguas adoran.

En el capítulo 2, los reinos de Babilonia (oro), Medo-Persa (plata), Grecia (bronce) y Roma (hierro), fueron destruidos por la roca inquebrantable que proviene de Dios mismo. En el capítulo 7, estos mismos reinos Babilonia (león), Medo-Persa (oso), Grecia (leopardo) y Roma (bestia con cuernos), son destruidos por el Anciano de Días. El capítulo 8 es una extensión del 7 donde se describe de más cerca el accionar de los reinos humanos que prosperan, engañan, se levanta contra Dios y su pueblo, pero finalmente es vencido. La enseñanza central de Daniel es mantener la esperanza y la fidelidad esperando el obrar oportuno de Dios a favor de los suyos. El reinado de Dios obrará a favor de quienes en Él confían, por muy salvajes y bestiales que pueda parecer el dominio de reinos y gobernantes en la actualidad.

PARA MEDITAR Y ORAR Dios nos llama a esperar en Él, a descansar en el gobierno del Hijo del Hombre, en Jesucristo, en medio de las crisis y dificultades que experimentamos hoy y que pueden tomar diversas formas y aplastarnos muchas veces. Así como Daniel confió aun a riesgo de ir al foso de los leones, así como sus amigos confiaron, a riesgo de ser lanzados al horno ardiendo, así se nos llama a confiar en Dios ante la arrogancia y destrucción de los reinos humanos, porque el

Anciano de Días, Dios mismo, ha delegado todo poder y autoridad en Cristo, el Hijo del Hombre, quien tiene un poder mayor para bendecirnos en medio de lo que vivimos. ¿Qué imágenes dominan el ambiente de nuestra época o nuestra vida? ¿Son símbolos de poder que parecen invencibles? ¿Cómo está afectando eso su vida?


Séptima semana:

9 al 15 de septiembre “Oh Señor, nosotros y nuestros reyes, príncipes y antepasados estamos cubiertos de vergüenza porque hemos pecado contra ti. Pero el Señor, nuestro Dios, es misericordioso y perdonador, a pesar de habernos rebelado contra él”. Daniel 9.8 “El valor de la confesión”

E

l capítulo 9 de Daniel se encuentra entre las oraciones más impactantes que podemos leer en la Escritura. Daniel había tenido una serie de visiones que Dios mismo le había mostrado, acerca de lo que vendría próximamente y ahora se encuentra revisando los escritos del profeta Jeremías, luego de lo cual se vuelve a Dios en una profunda y sentida oración. Al percatarse Daniel de la condición en que se encuentran, las cosas que han sucedido y todo lo que vendrá, confiesa ante Dios el pecado del pueblo y pide a Dios tenga misericordia por ellos.

tus siervos los profetas…” Al igual que la oración de Nehemías (1. 4 – 11), el profeta Daniel confiesa los pecados como propios, reconociendo que todo lo que han vivido en el exilo es fruto de su alejamiento de la voluntad de Dios. Junto con confesar la extensión y profundidad del pecado cometido, Daniel busca en la misericordia y justicia de Dios que el Todopoderoso les vuelva hacia Él. Era tal la urgencia de la respuesta de Dios que se grafica cuando Daniel dice: “¡Señor, escúchanos!, ¡Señor, perdónanos!, ¡Señor, atiéndenos y actúa! Dios mío, haz honor a tu nombre y no tardes más…”

En su oración de confesión de pecados, Daniel se incluye diciendo “…hemos pecado y hecho lo malo, hemos sido malvados y rebeldes, nos hemos apartado de tus mandamientos y tus leyes…no hemos prestado atención a

PARA MEDITAR Y ORAR Dios muchas veces a través de sus siervos dijo al pueblo, “pero si te vuelves, pero si confiesas, pero si regresas….” tendré misericordia. La confesión tiene un valor inmenso ante los ojos de Dios porque implica reconocer la falta, asumir la responsabilidad de aquello, reconocer la debilidad y desde allí esperar en la misericordia y justicia del Señor.

¿Hay algo que debemos confesar? Es el momento de hacerlo y encontrar en el Dios misericordioso de Daniel, el oportuno socorro y perdón.

Profile for Alianza Cristiana y Misionera de Chile

Guía de Oración 2019  

Guía de Oración 2019  

Advertisement