Issuu on Google+

Anécdotas Divinas Directo a tu

DIOS ES UN TIPO SÚPER ESPECIAL

Corazón

Nos dirigimos, mi esposa Elina, Jorge, Nelson, Darío, Sarita, Joelys, y yo a 1 subir el Volcán Pacaya . No me imaginaba lo que sucedería en mi vida aquel día. Pude sentir a Dios más cerca de mi vida, fue una experiencia inolvidable, llegar a tan solo 100 metros del cráter principal y ver como comenzaba a botar pequeñas bocanadas de humo. Sentir el vapor que nos pegaba en la cara, sentir como si las piedras debajo de nosotros pudieran hundirse en cualquier momento. El ver hacia atrás y saber que si el volcán llegara a estallar en ese momento, no podríamos huir de aquel lugar, saber que estábamos a 2.000 metros de altura y no podríamos hacer nada ante la fuerza de aquel volcán. Esos fueron algunos de los pensamientos que recorrieron mi mente en la cúspide de aquel volcán. En medio de ellos medite para mis adentros, Dios protégenos, no permitas que algo malo nos pase, de verdad soy tan vulnerable ante tu poder, que solo de pensar que este volcán pudiera estallar me ayuda a apegarme a ti en este momento. En cuestión de segundos una voz taladro mi mente como un rayo y me dijo: tranquilo yo estoy aquí contigo, ¿sabes qué? yo siempre estoy contigo en tu caminar, No es necesario que subas un volcán y estés

Pedro y Elina de Hennig

1 El Volcán de Pacaya Tiene una altura de 2,500 metros sobre el nivel del mar y es un gran atractivo pues está en actividad constante. Está ubicado en Guatemala, de estructura muy fracturada y con muchas fallas. En la actualidad, la zona sur del volcán es la que se encuentra más activa, con cuatro bocas que producen una corriente de lava.

en esta situación de peligro para que me busques y te apegues a mí, yo siempre estoy allí contigo, puedes hablarme cuando quieras, tú eres mi hijo. En ese instante fui interrumpido por la voz de mis compañeros que dijeron ¡bajemos! Se está poniendo feo esto. Comenzamos el descenso y todavía podía sentir la voz que me repetía una y otra vez, no es necesario subir un volcán para darte cuenta que estoy a tu lado. Exclame,

Dios,

eres un tipo súper especial, gracias por hablarme hablado tan claramente, nunca me olvidare de lo que me has dicho en este día, ayúdame a ser persistente en buscarte todos los días de mi vida. Así mismo te dice hoy a ti que lees esta anécdota, no esperes estar en una situación de peligro, o de necesidad para buscarlo. Dios desea tener una relación diaria contigo. Terminamos así de bajar aquel volcán, y entre bromas y bromas volvimos a la ciudad de Guatemala en la parte trasera de una camioneta. Comentando y platicando lo que habíamos vivido en la ascensión al volcán Pacaya y lamentando que no pudimos ver la lava debido a que tenía días sin salir….Volveremos. Autor: Pedro Hennig Venezolano, Casado con Elina de Hennig es Estudiante del Seminario Teológico Centroamericano y del Instituto Especialidades Juveniles-Guatemala. Pastor de Jóvenes y amante de la juventud.

Vista nocturna del volcán Pacaya


Entrada Vista del volcán Pacaya

Elina esforzándose al máximo

Alcanzando la cima, bueno casi, casi.

Renovando fuerzas

Jorge En las faldas del volcán

Camino a Guatemala de jalón…10 pesos cada uno

Ascenso al volcán

Cuidadito zapatico

Así queríamos verlo pero lastima será la próxima.

Sarita y Elina agarrando Fuerzas


http://www.maranatha.com.ve/Archivos/Principal.Adjuntos/4_Dios,%20eres%20un%20tipo%20s%C3%BAper%20es