Page 1

mar

REVISTA DE LA IGLESIA CRISTIANA EVANGÉLICA

Nº 83 AÑO XVII- PALMA DE MALLORCA OCTUBRE-NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2013

...Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros. Evangelio de Mateo 1:22


sumario

mar

himno

Editorial

Recordando Himnos

Editorial ................................. 3

Hagamos historia ....................... 4

Iglesia Siglo XX

A vista de pájaro..................... 6 Migraciones 3ª parte Mis verbos escogidos................7

Sobre mi bicicleta ....................8 Cansancio A plena luz ........................... 10 ¿Es esto la Navidad? Memoria de un tamborilero......12 Navidad: Corrían los años 30.. 13

Los magos de Oriente ............ 15 Señales .................................17

Siervos de Dios.......................18 El Presbiterio Desde Eslovaquia................... 20 Desde El Reino Unido............. 21 Gratitud hacia mis hermanos....23

Cumplir un año más............... 24

Informe McP...........................26 Que Macedonia sea cristiana Reflexión.............................. 27

Noche de paz - Franz Grüber....29 Reflexiones............................30

Día de Dorcas ........................34

¡Noche de paz!

¡Noche de paz! ¡Noche de amor! Todo duerme en rededor ; Sólo velan mirando la paz De su niño, en angélica paz, José y María en Belén.

¡Noche de paz! ¡Noche de amor! En el campo, al pastor, Coros celestes proclaman salud, Gracias y glorias en su plenitud, Por nuestro buen Redentor. ¡Noche de paz! ¡Noche de amor! Ved qué bello resplandor: En el pesebre do se halla Jesus Brilla, lanzando raudales de luz, ¡Astro de eterno fulgor!

Sin apenas darnos cuenta las hojas del calendario van pasando.

Quizás ni recordamos qué imagen veíamos en esas páginas hace uno o dos meses. Los días va pasando y de nuevo estamos a las puertas de un nuevo año.

Es tiempo de celebrar la Navidad, preparativos que nos hacen estar expectantes. Las calles son las primeras en anunciarnos que llegan estas fechas, luces, adornos, escaparates invitándonos a entrar… nuestras casas también se adornan, intentamos que todo esté a punto para ese gran día. Llenamos las despensas, anticipamos las compras, recordamos a nuestros familiares a los amigos… y ahora, nuestro corazón, ¿está preparado para esa fecha señalada en el calendario?, muchos somos los que a diario damos gracias a Dios por hacerse hombre y traernos salvación pero eso no es excusa para centrarnos sólo en lo festivo.

A lo largo de estos artículos la redacción quiere acercarnos a reflexionar y a meditar en el verdadero sentido de la Navidad. Es tiempo de testimonio, una oportunidad para demostrar a los que nos rodean que un año más el Señor es celebrado y que el pasar de los años nos fortalece. Nuestro mejor deseo de felicidad y bendición para estas fiestas.

Feliz año 2014!!!!

mar

La Redacción

3


H a g a m o s h i s t o r i a . . . S igl o XX

(II): El nazismo en el poder.

En 1933 el partido Nazi llega al poder en Alemania. El Vaticano firma un concordato con él. Muchos protestantes liberales creían en la “perfectibilidad de la raza humana”, que era una de las ideas centrales de Hitler.

El programa del dictador alemán era unificar las iglesias para proclamar la superioridad racial aria como una misión providencial para el país. Surge así el Partido de los Cristianos Alemanes que unía las creencias tradicionales con la idea de superioridad racial y el nacionalismo. El cristianismo era interpretado en términos de oposición al judaísmo. El mismo año de 1933 se fundó la Iglesia Evangélica Alemana a la que debían unirse todas las iglesias. Cuando el presidente de esta nueva organización no se plegó a las órdenes del Reich, fue cambiado por otro. En 1934 un grupo de teólogos (entre los que estaban Barth y Bultmann) se reunieron en la ciudad de Barmen y allí produjeron un manifiesto en contra de la nueva política a que se obligaba a las igle-

4

sias. Este manifiesto es conocido como la Declaración de Barmen. En él se oponían a las directrices de Hitler y se recordaba que la iglesia debe basar sus actuaciones en la Palabra y no en las órdenes de poderes o personajes del momento. Invitaban a los cristianos a analizar esta declaración a la luz de las Escrituras y, si estaba de acuerdo con ellas, a aceptarlo. La respuesta del Reich fue rápida: detenciones de pastores y líderes y, al iniciarse la guerra, se les envió al frente de batalla. Barth volvió a Suiza pues no quiso firmar una declaración de apoyo al gobierno, a lo que estaban obligados todos los profesores universitarios.

Uno de los pastores que más trabajó en esta época fue Dietrich Bonhoeffer (1906-1945). En 1935 staba pastoreando una iglesia en Londres cuando la Iglesia Confesante (los cristianos que se oponían a Hitler) le llamó para dirigir un seminario clandestino en Alemania. A pesar de que sus amigos ingleses trataron de disuadirle, aceptó. El seminario fue disuelto y

mar

en 1938 la Gestapo le prohibió hablar en público así como predicar. Pudo huir a EE.UU. pero decidió quedarse en Alemania donde se fue involucrando en conspiraciones contra Hitler, incluso en un plan para asesinarle. En 1943 fue detenido y encarcelado. El 9 de abril de 1945, unos días antes de la liberación de su prisión por los americanos, fue ahorcado. Admirador de Barth, habló de lo que él llamaba el “cristianismo sin religión”, es decir, buscando a Dios sin caer en la vanagloria humana de la religión. Posteriormente esta afirmación ha dado lugar a diferentes interpretaciones.

En abril de 2005 hubo diversas noticias recordando los 60 años de la muerte de Bonhoeffer. He aquí una pequeña muestra de una publicada en Buenos Aires: Este sábado 9 de abril se cumplen 60 años de la ejecución por la SS nazis del pastor luterano Dietrich Bonhoeffer y de otros seis participantes en una conspiración contra Adolfo Hitler. Bonhoeffer y sus compañeros fueron ejecutados en el campo de concentración de Flossenbürg, en Alemania, a corta distancia de la frontera con la República Checa, el 9 de abril de l945, justamente un mes antes de la rendición de Alemania. Eran los sobrevivientes de una conspiración contra la vida de Hitler. Bonhoeffer tenía 39 años de edad al morir. Su tradición luterana le había inculcado el respeto por la autoridad y en los años 30 del siglo pasado defendió

mar

el pacifismo como respuesta a la violencia nazi. En 1935 optó por enseñar en un seminario ilegal opuesto al nazismo. En 1939, dejó Estados Unidos y volvió a Alemania. Se unió a la resistencia y estuvo dos años en prisión y desde allí escribió “la iglesia solamente es iglesia cuando existe por los demás”.

Acabada la guerra, el desencanto se apoderó de los europeos y todos aquellos sueños de llevar el progreso y la cultura a todo el mundo se vinieron abajo. Los países del Este cayeron en la órbita soviética y las iglesias fueron controladas y perseguidas por el estado. La secularización fue ganando terreno en la mayoría de países, incluso los tradicionalmente protestantes. Uno de los teólogos de esta época fue Rudolf Bultman (18841976) que afirmaba que el Nuevo Testamento está escrito en términos mitológicos y hay que desmitificarlo para poder llegar a creer. Todo lo sobrenatural sobra en el mundo moderno y hay que suprimirlo para llegar a la fe. ¿Significa esto que muchas de las historias de la Biblia son un obstáculo para la fe?

A pesar de todas estas trabas, lo cierto es que ha seguido habiendo creyentes en Europa que, por encima de todo, aman y sirven al Señor. (Continuará) David Vives

5


A v ist a de pája ro ... Migraciones (3ª parte) Reciban todos mis incondicionales lectores una otoñal bienvenida (y al decir otoñal me refiero al momento en que escribo, a la estación del año y no a personas de una cierta edad). Aclarado este punto, imagino que están deseando saber cosas de mi viaje migratorio con el grupo de gansos, cómo fue, qué peligros hubo, los lugares por donde pasamos, cuánto tardamos en llegar, las amistades nacidas durante el camino, si las experiencias fueron enriquecedoras, qué tiempo tuvimos… Pues no van a tener información sobre nada de esto. No, no es que esté enfadado y no quiera compartirlo con todos ustedes, en absoluto. Es porque, simple y llanamente, no realicé el viaje. Y ya me imagino a mis detractores pronunciando frases como “Tuvo miedo”, “Ya sabía yo que no sería capaz” o “Su forma física no le permitía hacerlo”, “Habla mucho pero luego”... Pues no y mil veces no. No es nada de eso. Yo anulé el viaje y ahora paso a exponerles los fundados motivos. Ya les había contado que el director de la revista pretendía que llevara un casco con una cámara y yo no quería. Bien, pues no hubo manera de hacerle cambiar de opinión y eso ya creó algunas dudas en mí. Unos días antes de partir, el director me informó que debía llevar puesta una camiseta con los logos de los patrocinadores. ¡Hasta ahí podríamos llegar! Con casco y patrocinadores, como un piloto de carreras pero sin coche, o sea, en plan ridículo. Para complicar las cosas, los gansos estaban recelosos de que les acompañara y notaba que había una cierta tensión cuando trataba con ellos. Posiblemente les imponía mi majestuosa presencia, les abrumaba mi currículum o, quizás, tenían algo que ocultar. Y para acabar de rematarlo, el director de la revista me habló de los problemas financieros de la publicación y que no podría cobrar en metálico, como habíamos quedado sino que los patrocinadores me pagarían en especies. Había marcas de colchones, de zapatos, de cremas de belleza, un canal de TV… ¿Para qué quiero yo esas cosas? Ante esta suma de despropósitos, decidí dar por finiquitado el viaje antes de empezarlo. Ya vendrán propuestas mejores y más serias. Y eso que lo organizaba una empresa privada, ¡Si llega a ser un organismo público…! Siento haber levantado unas altas expectativas en todos ustedes, les pido per-

6

mar

dón por lo que a mí concierne y prometo compensarles con creces volcando toda mi ciencia, sapiencia, elocuencia, diligencia y otras palabras acabadas en “ncia” en mis próximos artículos. Espero que hayan disfrutado de un feliz tiempo otoñal (ya saben… del tiempo, no de lo otro) y tengan unas felices Navidades.

Mi s ver b os esc o gi d os

Renato

Tres verbos que hoy he considerado importantes:

Confiar: “Esperar con firmeza y seguridad”, dice la enciclopedia. Nuestra concordancia añade: Apoyar, Creer, Encargar, Encomendar, Entregar, Fe. En el lenguaje bíblico quiero adoptarla como creer y tener fe. Confiar en el Señor es creer en El y tener fe en El. Este verbo es una declaración de nuestra disposición hacia Dios.

Nos da la firmeza que necesitamos para desarrollar nuestra vida, poniendo toda nuestra confianza en el Señor, sabiendo que todas las cosas que nos sobrevengan estarán controladas por El y que no va a permitir que seamos agobiados más de lo que podemos soportar. La confianza, entiéndase la fe, es el combustible que necesita nuestro espíritu para desarrollar una vida de victoria. Perdonar: “Remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida o de alguna deuda u obligación pendiente” dice la enciclopedia. Nuestra concordancia añade: Remisión.

Este verbo, el perdonar, es la causa que genera la liberación de nuestras cargas emocionales. No podemos obtener el perdón de Dios si no estamos dispuestos a perdonar a nuestros deudores, incluidas en el perdón las más grandes ofensas que nos hubieran podio infringir.

El perdonar es un don que necesita ejercitarse, cuanto más se lleva a cabo más fácil es su realización y más cerca nos sentimos del Señor.

Debemos analizarnos a fondo y buscar en los más escondidos rincones del alma, cualquier hecho que no hayamos perdonado, a fin de sacarlo a la luz del perdón y obtener al mismo tiempo que la liberación, el gozo de sentirnos acogidos en el seno del Señor, bajo su perdón y misericordia.

mar

7


Amar: Afecto por el cual busca el ánimo el bien verdadero o imaginado, y apetece gozarlo: dice la enciclopedia, entre muchas otras definiciones. Nuestra concordancia añade: Afecto, Compasión, Corazón.

Este verbo es una obligación que se convierte en privilegio. Es un argumento que tiene el creyente, para poder desarrollar una vida plena en el espíritu. Al ejercitar la obligación de amar, ésta se convierte en privilegio y nos revierte en bendiciones. Es el verbo más difícil de llevar a cabo y aplicar de los tres verbos de hoy, es el se resumen de los otros dos y en él se compendia todo el evangelio...” Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos” En el amor se incluye el perdón, sólo podemos amar al que hemos perdonado y en el amor está incluida la fe, (la confianza en el Señor)

Amar a nuestros enemigos es lo más difícil para nuestro ser, podemos llegar a perdonarlos, a veces necesitamos años para perdonar, pero de ahí a llegar a amarlos es un ejercicio muy duro y para el cual necesitamos de la ayuda y de la fe que el Señor nos brinda. Lorenzo Vives

S o bre mi bi cic l et a... c ans an cio

Cuando el cansancio, las desilusiones, los cambios de ritmo que nos propone la vida hacen mella en nosotros, el paisaje interior cambia y el desánimo se extiende a todos los ámbitos. No importa que el exterior no haya cambiado, a nosotros ya no nos importa. Analizamos peor las reacciones de las personas que nos rodean, las miramos con la óptica

8

de la desconfianza y todo parece que nos sucede sólo a nosotros. Y así sucede en cada uno cuando nos deprimimos, estamos cansados y nerviosos, preocupados e intranquilos. Y, sin embargo, hay algo que nunca cambia: el amor y cuidado de Dios por sus hijos.

Él es nuestra roca fuerte y refugio en día de la angustia, Él es nuestro guardador… ¡hay tantos textos bíblicos que nos enseñan sobre eso! Y la Palabra no cambia de significado aunque estemos muy cansados ni queramos leerla. “Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta”. Números 23:19

mar

Pero, ¿sabéis? al final del recorrido, al volver la vista atrás veremos el camino que hemos recorrido y quizá entonces podamos apreciar la belleza de la vida, con sus múltiples pruebas y desafíos pero también con innumerables momentos de alegría y bendición.

Cuando uno está muy cansado no aprecia la belleza del camino. Ya no importa que el mar tenga reflejos cobrizos, que el sol se esté poniendo, que la brisa te acompañe. Todo lo que hasta ahora era hermoso y nos había gustado y llenado de alegría y gozo, de repente, en el cansancio uno sólo piensa en acabar la carrera, el camino, la vida… a veces en alejarse de todo y de todos.

Así estaba yo de meditabunda y casi pesimista recorriendo como hago frecuentemente el carril bici que bordea el mar desde Ciudad Jardín hasta el Arenal: un bonito paseo en un día precioso de noviembre, cálido y soleado como pocos. A la ida, el paisaje me parecía idílico (y realmente lo era) pero a la vuelta no lo parecía tanto. Fue entonces cuando empecé a reflexionar, viendo lo diferente que me parecía el paisaje a la ida, y lo diferente que me estaba pareciendo al regreso, cuando sólo contaba los kilómetros que me faltaban para llegar a mi destino, las pocas fuerzas que me quedaban, sólo

mar

tenía la vista fija en el cuentaquilómetros y en la distancia recorrida, si faltaban aún 2 o 3 kilómetros…y cada par de metros que avanzaba me parecía un logro. Y es cuando me hice la reflexión de que ya el paisaje me daba igual, sólo quería llegar lo antes posible… ¿Pero cómo podía obviar un paisaje tan impresionante? Y lo hacemos continuamente en la vida diaria… Para nosotros como creyentes en Cristo lo importante es haber acabado la carrera y haber llegado a la meta, no importa que vayamos más o menos rápidos o lentos, lo importante es haberla alcanzado de forma honesta. Esa meta que tiene su entrada en las puertas del cielo. Noviembre 2013 Juana Coll

El principal objetivo de la vida siempre es llegar a la meta, al final tan deseado que en la vida hemos trazado, vale la pena el intento, trabaja duro en la vida, pon tu confianza en Él. Rechaza la mentira, arranca de ti el engaño, construye siempre en la vida, Siembra, siembra todo el año... Dios te dará recompensa Si en Él has puesto tu carga.

9


A plena luz...¿Es esto la Navidad?

para que nosotros fuéramos enriquecidos.

La situación puede cambiar. El Señor en verdad quiere estar presente en cada vida y en cada hogar.

Cuando voy caminando por la calle en los días navideños, a menudo me pregunto: ¿Es esto la Navidad?

¿Dónde está Jesús, cuyo cumpleaños supuestamente celebramos el 25 de Diciembre? Compra de regalos, villancicos, decoraciones especiales, arbolitos con luces de colores… ¿Es éste el propósito de este señalado día en el que toda la cristiandad se une para recordar al Dios hecho hombre?

Las decoraciones son bonitas, la música navideña me encanta, pero ¿dónde están los corazones agradecidos? ¿Dónde se ha perdido la adoración y la fe? En realidad hay dos navidades.

Una es de meros intereses comerciales, exceso de comida y bebida, exceso de gastos, todo lo peligroso para el bien físico y el espiritual.

La otra Navidad es la del amor, la gratitud, la esperanza y la paz. Es la Navidad de la adoración a Aquel cuya venida al mundo en humillación, recordamos.

Hoy día hay muchos que no invitan a Cristo a su fiesta de Navidad.

10

En muchas ciudades millares de familias se preparan para el derroche anual de dinero, en consumo de energía y emociones en placeres y otras cosas semejantes. Para millares la Navidad es sólo una fiesta secular, una oportunidad para el disfrute sin barreras. La Navidad debe ser la celebración de la gratitud.

Debe ser una fiesta que traiga gozo a los hogares, debe recordarnos que: “Nos ha nacido un niño, se nos ha dado un hijo, y él tendrá el gobierno sobre sus hombros. Se llamará, con sus reales títulos: Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno y Príncipe de Paz” (Isaías 9:6)

Dios nos mostró su amor enviando a su único Hijo a este mundo para darnos vida eterna por medio de su muerte. Eso sí es verdadero amor. No es que nosotros hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó tanto que estuvo dispuesto a enviar a su Hijo como sacrificio expiatorio por nuestros pecados. Recordemos el coro de los ángeles, la aparición de los ejércitos celestiales que aquella noche dieron gloria a Dios, la estrella que guió a los magos hasta Belén, el humilde pesebre donde estaban la madre y el niño, todo nos habla de la gracia y el amor infinitos de Dios.

¡Qué amor incomparable!

El Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, se hizo pobre por amor,

mar

El Hijo de Dios se hizo como nosotros, para que nosotros pudiéramos ser como Él.

La Navidad nos habla del gran amor de Dios… “En la tierra paz, buena voluntad para con los hombres”

Este tiempo de Navidad debe ser especial para compartir el mensaje de Dios a todos los que nos rodean.

Dios nos hizo su mejor regalo, debemos recordarlo cuando regala-

N a vi d a d

María Eugenia Vítores Paz en la tierra a los hombres De muy buena voluntad Los ángeles anunciaron A los humildes pastores De aquella bella ciudad. El cielo derrocho amores Se cumplió la profecía El anunciado nació, El Padre, así disponía.

Jesús nuestro Salvador Dio testimonio del Padre, Nos mostró su gran amor Que a nada es comparable.

mos algo a nuestros seres queridos. Si hacemos obsequios durante la Navidad, expresemos asimismo el amor de Dios por nosotros y nuestro amor hacia Él y hacia los demás. Jesús vino al mundo, nació de una virgen, es verdad, pero ése no es el final de la historia. Él murió en una cruz por nuestros pecados, resucitó y ahora vive.

El niño de Belén es el Cristo de los siglos, el Señor de la historia, el Señor de señores y el Rey de reyes.

Sólo a Él adoremos, postrémonos delante de Él y ofrezcámosle nuestra vida.

Jesús es real camino A esta humanidad perdida, Fuera de El solo hay muerte, El es verdad y es la vida. Por eso, hoy los cristianos De todas partes del mundo Celebramos con alegría El nacimiento del Justo. Damos gracias al Señor Por el Espíritu Santo, Llena nuestros corazones De paz alegría y amor.

Agradecidos por todas Las bondades que nos dan, Aplaudamos muy gozosos A la bendita Trinidad.

luz cignoni

mar

11


Memorias de un tamborilero en Navidad

“El camino que lleva a Belén baja hasta el valle que la nieve cubrió... los pastorcillos quieren ver a su Rey... le traen regalos en su humilde zurrón ropopopón... ropopopón ha nacido en un portal de Belén... el niño Dios

Yo quisiera poner a tus pies algún presente que te agrade Señor mas Tú ya sabes que soy pobre también... y no poseo más que un viejo tambor... ropopopón... ropopopón... en tu honor frente al portal tocaré... con mi tambor... El camino que lleva a Belén yo voy marcando con mi viejo tambor... nada mejor hay que te pueda ofrecer... su ronco acento es un canto de amor... ropopopón... ropopopón,,, Cuando Dios me vio tocando ante Él, me sonrió”.

Es probable que en más de alguna ocasión hayas escuchado la hermosa canción de Raphael titulada el Tamborilero, un clásico navideño. Es la historia de un pastorcillo que, ante el nacimiento del niño Dios, no posee nada de valor para ofrendarle sino sólo el ronco sonido de su viejo tambor. En mi adolescencia, en cuanto esta hermosa melodía inundaba el ambiente navideño, yo me iba al fondo del patio de mi casa y allí escondido en medio de los árboles frutales y sin que me viera mi madre ni mis hermanos, lloraba desconsoladamente hasta quedar casi sin lágrimas, mientras la voz de Raphael cantaba marchando al ritmo del viejo tambor. ¿Por qué la canción producía esta reacción en mi? Cuando recién me iniciaba en el camino de la vida (y del Evangelio) yo también poseía un viejo tambor. ¿Y qué era para mí ese viejo tambor? Eran mis imperfecciones, mis fracasos, mis sueños rotos, la nostalgia profunda de algo aun no alcanzado, mis dudas, el miedo ante el mañana y el oscuro futuro de la vida que ya me apuntaba con su amenazador dedo como diciéndome que el camino sería cualquier cosa, menos fácil. Pero también era mi falta de fe, visión y compromiso, mi absoluta necesidad de Dios, de agradarle, de tener su pleno perdón, la imposibilidad de cumplir con Sus mandamientos.

12

mar

Un niño-hombre que temía al futuro y que también sufría porque no sabía cómo agradar a Dios. Mi único momento de consuelo en medio de la canción era el instante en que la estrofa dice: “Cuando Dios me vio tocando ante Él me sonrió... Mientras observaba cómo otros ofrecían lo mejor de sus vidas a Dios, yo sólo tenía algo roto y viejo que ofrecer. Sólo anhelaba una simple sonrisa desde Su rostro y poner ante Sus pies un presente que le agradara. Han pasado decenas de navidades y en múltiples ocasiones he bajado hasta el valle cubierto de nieve. En varios instantes de mi vida he perdido de vista el camino y me he quedado solo, temblando de frío y miedo, mientras mi cabeza y hombros se teñían de blanco y gélido algodón. He madurado. Y también he crecido. Y el único consuelo que me acompañará en medio de mi jornada sin retorno hasta el fin de mis días, es que Dios me ha sonreído en más de una oportunidad en el inexplicable camino de la vida. Fernando Baeza

Navidad.... corrían los años 30

Catalina nació en Mallorca en 1930. Tiene 83 años.

Cuando le pedí que compartiese algo acerca de la Navidad en los tiempos de su infancia para la revista Mar, ella se puso a pensar y me dijo: “Es que no recuerdo nada concreto de la navidad”. En un principio imaginé que era cosa de los años, de esa memoria que con el tiempo empieza a jugar malas pasadas, así que le respondí: “Bueno, empieza a contar cosas de tu infancia y, a lo mejor, hablando, hablando, te acuerdas de algo”. Enseguida empezó a llenar la habitación con sus palabras, pero, a medida que iba desgranando historias de la niñez, se iba dando cuenta de que los escasos recuerdos navideños que conserva, no van relacionados con un problema de años, sino con su auténtica vivencia y es que, en su pura realidad, apenas tiene navidades que recordar. Aun así, en un momento dado de la conversación, Catalina corroboró:

“Sí, lo que recuerdo es que en Navidad íbamos a la misa, todo el mundo iba a misa y después, por ser un día muy especial, al volver a casa, a los niños nos daban una chocolatina, ese era nuestro regalo y nuestra celebración, una pastilla de chocolate”.

mar

13


Eso fue prácticamente todo lo que Catalina pudo contar acerca de la navidad en su infancia. Aunque, una frase tan simple como “por ser un día especial, a los niños nos daban una chocolatina”, encierra todo un contexto más profundo que nos será fácil de entender si retrocedemos con ella casi ocho décadas.

Bueno, no hace falta retroceder tantos años para saber que antes, la época de navidad se vivía de manera más austera que ahora, no era tan comercial, se basaba más en comidas familiares y el sentido religioso de dicha celebración estaba muy presente. Pero, en el caso que estamos tratando, el de Catalina y sus contemporáneos, la celebración de la navidad no alcanzaba ni a la palabra “austeridad”. Y es que, en realidad, cuando ella podría haber empezado a tener recuerdos de alguna navidad, estalló una guerra, la guerra civil española, corría el año 1936 y Catalina estaba a punto de cumplir 6 años. Creo que, a partir de aquí, es ya simple estirar del hilo de los acontecimientos y entender cómo debieron ser las navidades de los tres años en los que duró la guerra y también los posteriores años de la posguerra; ni Catalina, ni muchos otros niños españoles, vivieron navidades. Nuestra entrevistada añadió: “Supongo que en las familias ricas las cosas debían ser un poco diferentes pero la verdad es que, para la mayoría de la gente, los días de navidad poco distaban de los del resto del año”.

Cuesta imaginar esa situación de guerra y hambre en España, pero no es tan lejana en el tiempo, la vivieron nuestros padres o abuelos; aunque, eso sí, pensando en estas experiencias, vuelvo a convencerme de una cuestión importante: que la Navidad, la encarnación de Dios, no es algo que tenga que ver con lo externo, con la abundancia o con la pobreza, con muchos o pocos regalos; es algo interior, es la celebración del mejor mensaje que una persona pueda escuchar: “…que nació, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lc. 2:11). Un Salvador para buenos tiempos y malos tiempos, para tiempos de paz y para tiempos de guerra; la Navidad es la venida al mundo de Emanuel, esto es, “Dios con nosotros” extendiendo hasta nuestros días sus brazos eternos de Amor. M.S.S.

Lo s ma g o s d e O r ie n t e

“Cuando Jesús nació, en Belén de Judea, en días del rey Herodes, llegaron del oriente a Jerusalén unos sabios, preguntando:

--¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido?, pues su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarlo”

En el evangelio de Mateo capítulo 2 se nos narra algo que siempre me ha llamado la atención: la visita de unos magos, de tierras lejanas de Oriente, que llegaron hasta Belén siguiendo a una estrella; es el episodio que aquí, en España, ha generado la tradición de la fiesta de los Reyes Magos pero, en el evangelio, este hecho no tiene nada que ver con una fiesta de niños, pues dichos hombres (no se dice cuántos eran) eran astrónomos serios en su profesión y sabios en el estudio del cielo y sus fenómenos. ¿Cuántas horas de su vida debieron de pasar mirando hacia el cielo, observando todo cuánto en él pasaba y estudiando las constelaciones? Pero, en uno de esos momentos, vieron algo inaudito, la aparición de un astro que llamó su

14

mar

mar

atención, no sabemos exactamente qué fue lo que vieron (un cometa, una estrella fugaz,…) no, no lo sabemos, pero fue un astro que les convenció de que algo extraordinario había sucedido en la Tierra, porque decidieron seguirlo y así llegaron hasta Belén. No se especifica de dónde procedían, pero podemos pensar que habrían tenido algún contacto con el pueblo hebreo, porque conocían la promesa de que Dios enviaría un mesías, un libertador a Israel. Al llegar a tierra judía, se encaminaron directamente al palacio del rey Herodes (pues era lógico imaginar que un nuevo rey nacería en un palacio) y le preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el Oriente y venimos a adorarle”.

Estos hechos, hoy en día pueden chocarnos porque, con nuestra tecnología, llegamos a planetas lejanos y los exploramos pero, en realidad, hemos dejado de entender lo que los cielos nos dicen. Pero el cielo habla y viene a mi mente el salmo 19:1 dónde se dice que “los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Toda la creación está al servicio del Creador.

En este sentido, hay cosas en el nacimiento de Jesús que son, cuando menos, curiosas. En la Tierra, su venida pasó casi inadvertida, nació en un establo entre animales y sólo unos pastores pobres fueron a visi-

15


tarle; pero, en cambio, el Cielo espiritual se revolucionó, pues hasta una multitud de ángeles se hicieron visibles y cantaron y adoraron en medio de la quietud de la noche; y el cielo físico se pronunció, los astros acompañaron este acontecimiento. Años más tarde, cuando Jesús fue crucificado, también la Tierra tembló con un terremoto; pero en su nacimiento, una estrella brilló, brilló más que nunca.

En la Tierra, la morada de los humanos, que éramos, en realidad, el objetivo de toda la misión de Jesús, su venida no fue apenas reconocida. Ni los sacerdotes, ni los escribas, que eran los que conocían los textos sagrados y cómo iba a ser el nacimiento del Mesías, no supieron identificar los tiempos; el poder político tampoco sabía de que estaban hablando los magos. Sólo a unos pastores, gente marginada por el propio pueblo de Israel, gente humilde, rechazada por los que tenían estatus social, sólo a ellos el mismo Cielo les habló, ángeles enviados por Dios les anunciaron la culminación de la Promesa: ¡La llegada del Mesías era una realidad! ¡El Ungido espe-

rado estaba ya en la Tierra! Y tan cerca de ellos que hasta pudieron ir a visitarlo. Y por otro lado, también esos magos, unos extraños, ajenos al Pueblo del Pacto, pero unas personas dispuestas a buscar la verdad y la encontraron; la propia creación les llevó hasta los pies del Salvador. La narración de Mateo nos habla de Dios y de su deseo de comunicarse con nosotros, los hombres y mujeres de esta tierra. El quiere acercarse a todos, sin condicionantes de raza, posición social o cualquier otra división que nosotros mismos hayamos creado entre semejantes. Para acercarnos a Él nos bastan dos actitudes que fueron las que tuvieron los pastores y los magos: ser humildes de corazón y buscar la verdad sinceramente. Hay un verso del salmo 149 que dice que Dios “hermoseará a los humildes con la salvación”.

Jesús no vino al mundo para quedarse escondido en un establo, vino para “hermosearnos con la salvación” y aun pasados más de 2000 años, aquellos que le buscan de corazón, le encontrarán, porque Dios mismo saldrá a camino, como la estrella hizo con los magos, y les guiará hasta sus mismos brazos.

¡Feliz tiempo de Navidad!

Señales. Para mí, limpiar las flores, cambiar la tierra, regarlas, cuidarlas… forma parte de un trabajo cotidiano y agradable y muchas veces fuente de enseñanza, a través de las cuales Dios me habla. Examino casi a diario los helechos, geranios, cintas y otras plantas, para buscar señales. Señales que indiquen si hay gusanos, orugas o cualquier otro insecto que dañe las plantas. Cuando veo restos negros y redondos, busco con ahínco… porque sé que hay gusanos, si las hojas amarillean, busco pequeñas arañas rojas, otras veces busco pulgones que secan las hojas del rosal. ¡Cuántos enemigos dañinos, incesantemente atacando las plantas! Nunca puedo bajar la guardia, ya que si no enferman y si no las cuidara llegarían a morir. A veces los insectos son tan pequeños que no los veo hasta que han crecido un tanto.

Así, de esa forma, vino a mi pensamiento que si examinara con tanta atención y persistencia mi vida, mis actos y pensamientos, si clamase a Dios pidiendo sabiduría para indagar y apreciar las pequeñas señales de una infección espiritual, no permitiría ni se desarrollaría una enfermedad. Una pequeña mentira, un saludo frío, una pequeña envidia, un orgullo disfrazado de humildad, una mirada inadecuada…

Señales… señales… digo como David:

“Examíname, oh Dios, y mira si hay en mí camino de perversidad…”

Las señales nos ayudan a retomar el camino correcto, si las reconocemos, si las queremos tomar en cuenta, si deseamos vivir según la voluntad de Dios, en obediencia y en santidad. ¡A Él sea dada toda la gloria por siempre! Manolita García

Margarita Sampol

16

mar

mar

17


Siervos d e D ios. .. en el p resb iteri o.

La redacción de la Revista Mar desea colaborar para hacer más cercanos los Ancianos de la Iglesia a toda la congregación, dándolos a conocer de una manera más cotidiana. (Se hace por orden alfabético sobre el apellido)

Presentación: lugar de nacimiento, edad, situación familiar, profesión... Me llamo Monserrate Sampol Segovia, y nací en Palma de Mallorca un 16 de Octubre de 1954, por lo que acabo de cumplir 59 años. Estoy casado con Fina desde el año 1978 y tengo 3 hijos y una nieta. En cuanto a mi profesión, trabajo de administrativo.

¿Conversión? Al nacer yo, mis padres aceptaron al Señor y se convirtieron al evangelio, por lo que desde siempre me he criado en un ambiente cristiano, aunque a la edad de 16 años tomé la decisión de aceptar al Señor, personalmente, e hice profesión de mi fe. Desde niño asistía a la Escuela Dominical y a medida que me hacía mayor me iba involucrando en la vida y los trabajos de la iglesia.

18

¿Algún hecho que marcó su vida? A lo largo de 59 años hay muchos hechos que marcan tu vida, unos a nivel personal, otros a nivel laboral y otros a nivel espiritual. A nivel personal la satisfacción de haber conocido a Fina y el nacimiento de nuestros 3 hijos. En lo laboral, la satisfacción de haber estado tan sólo en 2 empresas y haber dejado un buen testimonio en ambas, cumpliendo en mi trabajo como si lo hiciese para el Señor. En cuanto al tema espiritual el hecho que marco mi vida, aparte del día que acepte al Señor, fue el poder participar en el avivamiento que hubo en nuestra iglesia en el año 1972 a través del llamado Molino. Fue una experiencia muy enriquecedora y que pienso que marcó un antes y un después en la vida de muchos miembros de nuestra iglesia. ¿Desde cuando es Anciano? (en el presbiterio de nuestra Iglesia)

Desde el 06 de Julio de 1997, fecha en que la iglesia me reconoció.

¿Qué objetivos se propuso al aceptar esta responsabilidad? Seguir sirviendo al Señor y a su iglesia como venia haciendo hasta este día. En aquel año la iglesia pasaba por un tiempo de cambio, que no siempre son fáciles, y entendí que mi participación en el presbiterio podría ser positiva y de ayuda, por lo que, cuando el pastor y ancianos me propusieron para este servicio, entendí que debía

mar

aceptarlo, y la congregación también.

¿Qué tipo de compensación espiritual, moral o humana conlleva este cargo? La compensación que hay es el Servir al Señor y el sentirte útil para otros, en este caso, hermanos de la iglesia. Se trata de servir, sin pensar en el reconocimiento. ¿Qué supone tomar decisiones importantes que, a veces, van en contra de la opinión general?

El tomar decisiones siempre implica que no todos estarán de acuerdo. Quizás estas situaciones sean las más difíciles. Son momentos en los que lo importante es tomarlas a la luz de las Escrituras y dejarnos guiar por el Espíritu Santo. ¿Cómo afecta la responsabilidad del cargo en su vida cotidiana: familiar, laboral...?

Afecta y de una forma muy importante. Hay que tener en cuenta que al no trabajar a tiempo completo en la obra, debes dedicarle las hora que puedes después de tu jornada laboral, sacrificando muchas veces un tiempo que debería ser de la familia. Pienso que tener una esposa a tu lado que entienda, también, la bendición de servir en la iglesia ayuda mucho. En mi caso Fina ha sido de gran apoyo.

¿Versículo o pasaje bíblico preferido? Hay muchos versículos o pasajes que han sido mis preferidos a lo largo de mi vida, aunque el que me sigue maravillando, y no me canso de leerlo, es Mateo 5 “El sermón del monte”. Es fascinante.

mar

También

las

cartas

de

Pablo.

¿Personaje bíblico que desearía emular? Hay varios, pero quizá me quede con Elías. ¿Personaje histórico que admira?

Es difícil quedarte con alguno de ellos. Posiblemente todos los que de una manera u otra han beneficiado al ser humano. Quizás Lutero, por los cambios tan importantes que trajo para el conocimiento humano. Posiblemente todos los que han defendido los derechos humanos (Luther King, por ser de mi época, Teresa de Calcuta, Nelson Mandela), también científicos… ¡ah! y mis padres.

¿Aficiones o hobby? ¿Plato favorito?

La lectura, la jardinería, un poco de deporte (sobre todo verlo). Actualmente el ejercer de abuelo. En cuanto al plato favorito, son muchos los que me gustan, los más sencillos de elaborar. Digamos que las Sopas Mallorquinas y el Pa amb oli. ¿Algún consejo a los lectores?

Que se dejen “moldear” por la Palabra de Dios y que no se cansen de servir a Su pueblo. Monserrate Sampol

19


D esd e E s lovaq uia... Mel anie

2 de Noviembre de 2013 ¡Un mes! Ayer hizo un mes que llegué a Eslovaquia ¡qué fuerte!

¿Qué puedo decir? Pues que estoy muy feliz y muy contenta de estar aquí. Han sido días muy difíciles, he tenido que superar mis miedos, inseguridades e incomodidades, pero ¡aquí estoy! No sé si os preguntaréis: ¿por qué está feliz si ha sido un mes difícil? pues ahí va...

“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en Ti persevera; porque en Ti ha confiado” Isaías 26:3

¡Qué 3 palabras! paz, pensamiento y confianza. Pues éstas son tres simples palabras que he tenido que aprender y este es el resumen de este mes:

- La PAZ que Dios da NO es como la paz que el mundo da (Juan 14:27). Su paz debería estar en nuestras vidas cada día a pesar de las circunstancias. Podrías pensar sí claro, muy bonita frase y la verdad es que sí es una bonita frase y es muy fácil decirlo, pero sé que puedo decir esto porque lo he vivido. La paz que he recibido de parte de Dios no es esa que calma mi

20

consciencia, que calma mi dolor, que me hace estar bien en un instante de mi vida. Pues la paz que Dios da va más allá de mi situación hoy, de mi estado de ánimo y del dolor o tristeza que pueda sentir. Y puedo decir que esa paz que viene de Dios la encuentras cuando empiezas a vivir conforme a su Palabra, cuando empiezas a caminar en la dirección que toca...

- El PENSAMIENTO... ¡os voy a ser sincera! Vivir fuera de tu casa, cambiar tus rutinas, cambiar de país te hace ver dónde estabas tú, qué cosas ocupaban tu tiempo, tu corazón, tu mente y tus pensamientos. Si quieres recibir esa paz de la que te hablaba ¡debes organizarte un poco! Y cuando hablo de organizarse, no es organizar mi horario para utilizar el tiempo de mejor manera (que también es bueno) cuando hablo de organización me refiero a nuestro interior, nuestra mente, nuestros pensamientos e incluso nuestro corazón. ¿Dónde están enraizados nuestros pensamientos? Tómate unos minutos para pensar y analizar qué hay dentro de ti, eso a veces va bien. Aquí no te voy a dar una respuesta, sólo espero que Dios te lo muestre porque sólo Él sabe qué hay en tu interior... - La CONFIANZA. Creo que esta palabra es la más difícil de poner en práctica e incluso es difícil de encontrar en nuestras relaciones. Confiar en alguien sólo puedes hacerlo cuando conoces a esa persona y sabes que quiere lo mejor para ti. Y lo mismo ocurre con Dios,

mar

sólo podremos confiar en Él si tenemos una relación íntima con Él y somos capaces de creer que Él quiere lo mejor para nosotros. En lo personal, estar aquí en Eslovaquia me ha ayudado a poner en práctica mi confianza en Dios, saber que aunque el día de hoy sea difícil, Dios siempre quiere lo mejor para mí.

Espero que todas estas cosas os sean de ayuda y que los que os hayáis sentido identificados con estas palabras podáis llegar al mismo punto que yo en el que podáis decir: estoy feliz, estoy bien a pesar de... y podáis hallar paz (Juan 16:33). ¡Un beso a todos y especialmente para los de Mallorca! ¡Os quiero! Melanie Martínez

Desde El Rein o Uni do... Judi t

Hola familia, primero de todo deciros que os extraño mucho y que estoy muy agradecida por vuestras oraciones y apoyo. Algo que quería compartir con vosotros y que estoy disfrutando mucho es la vida en comunidad. Una de las cosas que me atraía de esta organización era experimentar la “iglesia primitiva” en este siglo. Para mi ha sido algo muy positivo, enriquecedor y alentador. Estoy experimentado lo que siempre he “defendido”: Ser iglesia, no... ir a la iglesia.

Déjame explicarte como trabajamos Los domingos no tenemos servicio, sino que entre semana nos reunimos en diferentes grupos en las casas, dónde los que llevan más tiempo en una relación con Dios enseñan a los que recién conocen el evangelio. Aprendemos juntos, oramos, tomamos el te, enseña-

mar

mos a los niños/as (yo personalmente colaboro en ello) y no sólo se trata de una reunión, sino que es una oportunidad de crecer en amor, relaciones, servicio… Por ejemplo: este sábado pasado estuvimos ayudando a cambiar el papel de las paredes de la casa de una de las familias, pudimos hacer algo práctico por esta familia, disfrutamos de cuidar a los hijos de los adultos que estaban colaborando y pasamos un tiempo agradable cenando juntos después del trabajo. Cada tres semanas nos reunimos todos los grupos y tenemos un servicio dominical, aprendemos la palabra de Dios de una manera muy dinámica, participativa y enriquecedora. Vivir siendo iglesia permite aprender a través de modelos Con nuestros líderes también tenemos una relación muy especial y la

21


relación no solo consiste en darnos lecciones y ahí se termina, sino que intentamos pasar el mayor tiempo en comunidad con ellos, sus familias, etc.. Ya sea yendo al cine, cenando, jugando a juegos de mesa o incluso viendo concursos musicales como Factor X. Aunque parezca sorprendente compartiendo la vida diaria con ellos es dónde más he aprendido sobre Dios, el servicio, el amor al prójimo, etc…

Es verdad que necesito leer la Biblia (y lo hago no os preocupéis), pero estoy disfrutando de las oportunidades que te brinda estar inmersa plenamente en una comunidad que es....aprender a través de modelos. Aquí presento algunos ejemplos: Cuando uno de nuestros líderes después de haberse levantado temprano, ayuda a su familia, lleva sus hijas al colegio… tiene el detalle de pasar antes por una panadería (aquí no hay muchas) y traernos pastas para desayunar mientras tenemos la clase. Cuando pasamos fines de semana en las casas de nuestros líderes, viendo como funciona una familia, o un matrimonio joven, teniendo modelos de cómo un marido ayuda a su esposa en la casa, o cómo un padre juega y cuida de sus hijos a pesar del cansancio de las horas de trabajo, o cuando nos hacen cenas deliciosas y nos cuidan como si

22

fuéramos sus propios hijos e hijas. Cuando cuidamos de sus hijos pequeños haciendo de canguros o nos confían sus hijos adolescentes para llevarlos a las reuniones de jóvenes de iglesias unidas…

Vivir siendo iglesia te permite comprobar que la Iglesia esta formada por personas, familias, problemas, oportunidades y no sólo un número de miembros. A mi me permite ver que mis líderes o resto de hermanos y hermanas también son personas como yo, que también tienen problemas, familia, miedos, discusiones, errores, que no son súper héroes o súper escogidos, nosotros los necesitamos y ellos nos necesitan. Que ser Iglesia se trata de vivir como una familia, se trata de amor e interdependencia y para conseguirlo no es suficiente con “ir el domingo a la iglesia”.

Cuando llegas a este mundo normalmente lo haces llegando a una familia, creces en ella, inviertes tiempo cada día en cada uno de los miembros, y los conoces perfectamente, posiblemente no es la familia perfecta ni los miembros tampoco lo son, pero no los cambiarías porque los amas, porque has invertido un tiempo precioso y valioso de tu vida en ellos.

Déjame preguntarte… ¿sería igual si sólo hubieras invertido un día a la semana en tu familia? Si Dios es nuestro padre y nosotros somos hermanos ¿no somos una familia? Si la iglesia se trata de ser y no de ir, agradezcamos a Dios y disfrutemos de invertir nuestras vidas viviendo en la Famiglesia que Jesús nos dejó como modelo. Judit Fernández

mar

Grati tud hacia m is herma nos.

Llegué a la iglesia de la mano de mi amiga Pilar García. Me sorprendió gratamente el calor con el que me recibieron. La gente se preocupaba por mí, oraban por mí, mis hijos, mi familia… El Julio del pasado año me bauticé y fue realmente volver a nacer. Desde entonces he visto como Dios obraba, no sólo en mí, sino en mi familia y en mis hermanos de la iglesia. Poco a poco he ido creciendo más y más en fe y gracia. Siento tanto amor que me desborda, he perdido la sensación de vacío puesto que mi corazón está pleno. Por un tiempo no he podido congregarme, a pesar de que he seguido algunos cultos y noticias a través de los boletines, he orado y leído la Palabra y cuando he tenido dudas las he consultado, pues me considero novata y algunas veces no sé cómo interpretar lo que dice la Palabra. Por una serie de circunstancias estoy trabajando unas doce horas diarias, así que estoy un poco cansada. Hace dos meses mi hermano tuvo un accidente de moto, estuvo muy grave, pasó un mes en la UCI y un mes en planta. Tuvo un derrame cerebral y todavía no se le ha reabsorbido totalmente, lo que hace que tenga momentos de cordura y otros no. Afortunadamente ya nos conoce a todos.

mar

El tiempo que estuvo en el hospital, el médico dijo que de todos los que lo visitábamos, conmigo era con quien estaba más tranquilo. Así que mientras estaba en la UCI, yo tenía un pase para estar más tiempo con él. Luego, cuando estuvo en planta, yo pasaba los domingos de 8h. a 19,30 h., oraba (aunque él pensaba que estaba en Japón) y le bendecía. La semana pasada le comenté que sería bueno que viniera a la iglesia, ya que se había orado por él. Me dijo que sí… ¡milagro! porque nunca había creído en nada. No he dejado de congregarme por haberme enfriado, como se me ha dicho, estoy cierta que Dios mira los corazones, nos conoce y Él sabe.

Quiero daros las gracias a todos por ser mi gran familia, por aceptarme y cuidarme, por orar por mí y por mi familia.

¡¡Muchas gracias y bendiciones a todos!! Teresa Binimeli

23


C um p lir un añ o m ás. ..

¿Qué significa cumplir un año más? Año tras año me enfrento a este terrible dilema. Y reconozco que no es lo mismo preguntárselo a los 15 que a los... ¡bueno!, pasados los... ¿Qué significa cumplir un año más? me pregunto. Veo que el calendario de forma persistente hace avanzar sus días para detenerse tan solo veinticuatro horas en uno solo señalado en medio de doce meses, como si quisiera guiñarle un ojo a mis ansias de eterna juventud, o quizás para recordarme que mi humana existencia es efímera, como la vela de un gran número (o varias) que año tras año apagaré cada vez con menos fuerzas, erguidas como un mástil sobre un dulce pastel asemejándose al minutero de un invisible reloj (qué ironía, la amarga vida celebrándola con un dulce recuerdo). Cuando era más joven no me importaba perder mi tiempo, porque pensaba que poseía mucho por delante y ya llegaría la oportunidad de ser maduro y responsable. Ahora que ya he pasado el meridiano de mi vida (eso creo), veo que

24

se me va como agua en medio de los dedos e intento vivir cada minuto al máximo, porque, aunque aún no la veo, ya escucho a lo lejos el bramar de las aguas de la vida que con fuerza caen, como una inmensa e impetuosa cascada, en el abismo de la eternidad. En ocasiones me hago la siguiente pregunta: ¿A qué compararía mi vida? Y pensando y pensando, al final llegué a la conclusión de que se asemeja a una casa. ¡Sí, una casa!, pero construida con materiales de diferente calidad y procedencia. Empezando por el jardín de la entrada, pasando por la casa en sí y terminando en el patio de la misma. El lugar del jardín que contiene césped sería como aquellas partes de mi personalidad que he cultivado y me he cuidado de regar con insistencia y paciencia. Los lugares claros donde no hay césped son aquellas partes aun indomables de mi vida y en las cuales es probable que jamás crezca algo. Generalmente cuando entramos a una casa lo hacemos por el jardín... La casa en sí está construida por ladrillos. Y estos serían algo así como las decisiones que he tomado durante mi vida. Buenos y malos ladrillos. Los buenos son aquellas decisiones que tomé de forma correcta y de las cuales me siento orgulloso. Los malos son aquellas en las cuales me equivoqué y cuyas consecuencias, en algunas ocasiones,

mar

me acompañarán durante el resto de mi vida. Y todos están allí en la construcción, por aquí, por allá, por abajo y por arriba. ¿Que si me hubiera gustado que mi casa estuviese construida sólo por buenos ladrillos? ¡Claro que sí? Pero de los malos también he aprendido... ¡Y mucho! ¿Que si se me diera la oportunidad de quitarlos de allí ahora mismo lo haría? ¡No! Porque si quito tan sólo uno mi casa ya no estaría completa y no sería la que Dios me dio para construir. Tampoco calzaría con Sus planos eternos, porque un día Él vendrá a supervisar lo que he construido... ¿Y el patio de mi casa? Bueno, es aquel lugar donde guardo todos mis trastos que son aquellos recuerdos y sueños que quizás nunca pude llevar a cabo pero que aún los mantengo, pensando que algún día serán resucitados por una mano amiga o el esfuerzo extra de un euro o un día libre. También está allí las cosas que no deseo que nadie vea, porque en sí representan mis fracasos. Rotos, oxidados, sin vida externa ni pintura. Desgastados, pero aún se dejan notar. Lo peor es que ningún vertedero municipal me los recibe. Así que estarán conmigo para siempre. A veces me paseo en medio de ellos en silencio, esperando que nadie me vea y los vea. Les observo y susurro en voz baja, como si fuera la voz del Señor llamando a Lázaro para que resucite y salgan de muerte a vida. En ocasiones invito al Señor a mi casa a tomarnos un té. Con Su

mar

dulce sonrisa me dice que le encanta como le atiendo. Es la única forma que aprendí como se hace. Nunca me ha criticado por la falta de césped en mi jardín, los ladrillos malos o los trastos desgastados del patio. Tampoco me ha felicitado por lo bien que lucen otras cosas. Pues me ha dicho que cuando llegue el día final Él tomará una foto final de mi vida. ¡Sí! una única foto y lo hará desde la acera del frente, en la calle de la eternidad. Desde allí se verá el total, el conjunto arquitectónico acabado con sus diferentes tonalidades. Desde allí las imperfecciones y los malos acabados chapuceros no se notarán. Porque la fotografía eterna sólo mostrará el conjunto en sí. ¡Y nada más! La casa que Él me permitió construir y que estará acabada conforme a su Eterno plano. ¿Qué es cumplir un año más? Aún no lo sé. Quizás nunca sepa qué significa. Pero si sé lo que está sucediendo en medio de cada uno de ellos. Fernando Baeza

25


Que M ac edo ni a vuelva a s er c ris t i a n a .

“Mi profundo deseo es que algún día Macedonia vuelva a ser cristiana”, con estas profundas y sentidas palabras un joven pastor macedonio nos compartió su sueño para este hermoso país. Es impresionante constatar que, a pesar del hostil ambiente espiritual que les rodea, los pastores y hermanos tienen una amplísima visión para Macedonia. Se les ve entusiasmados y animados con nuestra visita y que esta experiencia la compartirán con otros hermanos en la fe de este país para que sepan que no están solos. Los pastores, especialmente, hacen enormes esfuerzos para compaginar su llamado con la vida familiar, llegando en ocasiones a verdaderos sacrificios para no abandonar sus ovejas al constante y peligroso llamado de la iglesia ortodoxa y del integrismo islámico. Los problemas generales a los que se enfrenta la iglesia evangélica también provienen de la sociedad. Los medios de comunicación, los sociales y otros constantemente están ignorando su presencia y quehacer en medio de este país. Lo más común en la anti-propaganda constante son frases tales como: “Las sectas evangélicas son peli-

26

grosas para este país”, “Son vampiros”, “Aquel que deje la fe ortodoxa es un traidor a Macedonia”, “Ser ortodoxo es ser macedonio y ser macedonio es ser ortodoxo”. Más que ayuda material (que siempre es necesaria) lo que más necesitan es ayuda espiritual, transformada en oraciones, visitas más constantes de predicadores, maestros y grupos de hermanos. Creen con profunda convicción (como también nosotros) de que Dios tiene un maravilloso plan para su país. Tampoco queremos dejar de lado la importantísima labor casi apostólica que han estado realizando nuestros hermanos Vangel y Juana Mari, que ha servido mucho para la unión de las iglesias. A los hermanos macedónicos se les ve animados con nuestra visita y compartirán con otros que han sido visitados por hermanos españoles... Pero también esperan de nosotros una respuesta... Equipo Misiones Manos con Propósito

mar

U sa el Evangelio como semilla.

Deseo compartir una segunda parte del escrito anterior en la Revista Mar, que se tituló “Usa el evangelio como semilla”.

Fue a mediados de la década de los 70 y aunque han pasado muchos años, (yo era prácticamente casi un bebé espiritual), no he olvidado lo asombroso y peculiar de este testimonio, que como no es un caso corriente puede que sólo pase una vez en la vida (si es que pasa). Me encontraba en la isla de Tenerife, en el Puerto de la Cruz, un pequeño pueblo costero. Salí del hotel donde me hospedaba con la idea de dar un paseo, y como por inercia entré en una cafetería muy concurrida, cerca de la playa. Me acerqué a la barra porque me pareció que era el único sitio libre que había... la verdad es que no me apetecía pedir nada en concreto, sin embargo, tuve un sentir muy fuerte que allí, en medio de tanta gente, se encontraba alguien a quien tenía que hablarle del evangelio… pero ¿dónde estaba esa persona? Eché un vistazo a mi alrededor, todos hablaban con alguien, me sentí un poco incómoda y preocu-

pada, porque sabía que tenía que obedecer ese impulso, ese sentir… Nadie me parecía la persona idónea, y por otro lado todos parecían candidatos a escuchar el evangelio, ¡qué lío!! Los pensamientos en mi mente chocaban unos con otros, sentía “guerra y paz”, como el título de la obra de León Tolstoi. En fin, me parecía que no era apropiado hablar de Jesús en ese lugar. Oré al Señor diciendo: “Señor, como voy a empezar aquí una conversación…“ ¡Ayúdame! Me fijé en el camarero que servía detrás de la barra, estaba a tope de trabajo. La persona a mi izquierda devoraba su pizza y, mi vecino de la derecha totalmente ajeno a mi presencia, estaba fumando un cigarrillo con tal placer y devoción que cualquiera se atrevía a interrumpirle. Proseguí mi diálogo con el Señor: “Me rindo, no me preocupo más. Si todo esto viene de Ti, pon tú a la persona a mi lado, y que sea ella la que me hable a mí” Me olvidé del tema, y pedí al camarero algo para comer, mientras comía, el hombre de la pizza, de pronto me preguntó si estaba buena mi comida, casi me atraganté… Entendí que era esa la persona… uff ¡Qué alivio! Empezamos a hablar de varios temas entre los cuales el tema de Dios, me invitó a seguirle a una mesa donde había un poco más de privacidad, mientras le seguía sentí como el Señor me decía: “Cítale el versículo de Juan 3:16… “Porque de tal manera amó Dios al mundo…” y díselo en francés”.

27


Dije: “Señor… me parece raro decírselo en francés, si él es español… yo creo que esto es algo mío”. ¿Se me había cruzado un cable en mi mente? De pronto el joven se volvió, me miró y dijo: “Te veo muy rara, ¿pasa algo?” “Bueno, sí, me pasa algo, siento que tengo que decirte un versículo de la Biblia en francés, está en el evangelio de Juan”.

Para mi asombro el hombre me dijo: “Adelante, hazlo” Se lo cité y cuando terminé me dijo: “Tiene que ser Dios que te lo ha dicho, porque es el único versículo de la Biblia que conozco, ni siquiera lo sé en español…” y continuó: “Cuando tenía doce años vivía en Marruecos, en la capital Tánger, asistía a un colegio francés donde me hice muy amigo de un chico francés de mi edad, un día me invi-

tó a asistir a un culto en una pequeña iglesia evangélica que sólo tenían permiso de culto una vez al mes, al tratarse de un país musulmán, la libertad religiosa estaba muy restringida… Mi amigo me citaba siempre este texto y nunca lo he olvidado”. Imaginaros que emoción tan grande sentí. A los dos se nos llenaron los ojos de lágrimas, ciertamente la presencia de Dios nos cubrió a los dos, pues era su obra y no la mía, yo sólo tuve que obedecer. Salimos de la cafetería y me acompañó hasta el hotel, él se sentía feliz de haberme encontrado. Yo le conté como Dios me guió a esa cafetería. No nos vimos más, él estaba de paso en la isla pero vivía en Ibiza, le dije que yo vivía al lado en Mallorca, nos reímos de la cercanía de nuestras islas y encontrarnos en las Canarias, esas islas tan lejanas. Las cosas de Dios son insondables. Romanos 11:33 Ika la mamá de Lisi

Hubo alguien algún día que me habló de Ti, una voz que me decía: “Dios te ama, sí” Y Tú usaste aquella voz para tocar mi corazón; ahora vengo a Ti dispuesta, úsame, Señor. Aquí estoy en tu presencia usa hoy mi voz

Franz Grüber (1.787 - 1863) Autor del himno: “Noche de Paz”

Franz Javer Gruber nació el 25 de noviembre de 1787 en Unterweitzberg (cerca de Salzburgo, Austria) y murió en la localidad austriaca de Hallein el 7 de junio de 1863. Es mundialmente conocido ya que, junto con Joseph Morth, compuso la melodía básica del villancico "Noche de Paz", uno de los más famosos del mundo, que se presentó en la navidad de 1818 en la iglesia de Oberndorf (Austria). Historia del himno:

Todo comenzó una tarde de Nochebuena en Oberndorf, pueblo situado a 20 km al norte de Salzburg en Austria. Joseph Morth había pasado horas escribiendo en el pequeño despacho de su iglesia desde que el organista le había avisado que el órgano se encontraba fuera de servicio.

Por fin llevó el papel al músico, Franz Grüber, quien exclamó, ¡Pastor Morth, son las palabras perfectas! En poco tiempo Grüber les agregó una sencilla melodía y juntos pudieron entregar su “regalo Navidad” a la pequeña congregación; cantando el nuevo villancico acompañados con la guitarra de Grüber. Los años pasaron con la partitura guardada en el asiento del órgano, hasta que un día lo descubrió un técnico que afinaba el órgano de Oberndorf. Él quedó encantado con el villancico y lo llevó a otros pueblos. Por fin el emperador Federico Guillermo IV (Llamado el Rey Romántico; Berlín, 1795 - 1861) lo escuchó, y tanto se entusiasmó que ordenó que se cantara en todas las iglesias del imperio ese año. Desde entonces, no ha sido necesario ningún edicto para que “Noche de Paz” sea cantado en el mundo entero. La letra de este hermoso himno en español es la siguiente:

¡Noche de paz! ¡Noche de amor! Todo duerme en redor; Sólo velan mirando la paz De su niño, en angélica paz, José y María en Belén.

(El resto está en la contraportada interior de esta revista)

(2 marzo 1993)

28

mar

mar

29


¡¡Ya llega la Navidad!! Una noche que no me venía el sueño, me puse a pensar que yo también tuve 20 años y muchas Navidades vividas, unas muy felices y otras no tanto. Pero lo que sí recuerdo son dos Navidades que llenaron mi vida para siempre y que voy a contarles a grandes rasgos.

Siendo yo muy pequeña, creía a pies juntillas que el Niño Jesús era quien traía los regalos para los niños porque Él nos amaba mucho. Cierta Navidad le dije a mamá que yo quería dejarle un dulce al Niño Jesús porque, como me amaba tanto, “fijito” que se lo comería. Ante mi insistencia y para complacerme, mi madre me puso en una tacita “natilla y buñuelos” (un dulce navideño típico de mi país) que yo dejé en mi mesita de noche para el Niño Jesús. A la mañana siguiente me levanté muy temprano a ver qué había pasado y cuál fue mi enorme sorpresa al encontrar la tacita vacía y boca abajo.

30

Nunca se me olvidará que mi corazoncito se paralizó unos segundos y después comencé a saltar, reír y aplaudir. Mi felicidad no tenía límites. Corrí a la alcoba de mis padres a contarles que el Niño Jesús me amaba y mucho. ¿Saben una cosa? Aún a los 85 años de mi vida el Señor Jesús me sigue amando. Cada vez que recuerdo esta Navidad, mi corazón se llena de agradecimiento y amor hacia ese Niño Jesús que desde el vientre de mi madre ya me amaba. “Navidad”: para muchos alegría y preparativos, para otros tristeza y dolor. Para los hijos de Dios, otro cumpleaños del Señor Jesús. Era el 17 de diciembre de 1985. Estábamos, mi hija y yo, recién llegadas a Cartagena de Indias y hacía dos años que nos habíamos convertido. Era nuestra primera Navidad allí. Todas las iglesias cristianas evangélicas celebraban en la plaza de toros la natividad del Señor Jesús. Asistían no sólo evangélicos sino también inconversos a quienes les gustaba muchísimo la fiesta. Y les voy a contar por qué. Empezó a las 9h de la noche con una disertación dada por uno de los pastores acerca del motivo de la fiesta. Después la orquesta comenzó a tocar y uno tras otro tres cantantes famosos abrieron el programa. Luego siguieron las danzas, comedias, desfiles y demás de todas las igle-

mar

sias. Cada una de ellas se esmeraba por ser la mejor. Todos teníamos que llevar una velita y un encendedor porque, terminadas las presentaciones de cada iglesia, apagaron las luces de la plaza, se prendieron todas las velas y empezaron los fuegos pirotécnicos. ¡Qué cosa tan bonita! A lo último, con un cielo tachonado de estrellas y una luna como un plato, salió como si fuera del cielo un letrero grande, hecho de pólvora, que decía en letras grandísimas “Feliz cumpleaños Señor Jesús”. ¡Nunca se imaginarán lo que sentimos! Una cosa es contarlo y otra vivirlo. A mí me dio taquicardia, se me puso la carne de gallina. Lloramos como dos Magdalenas. Todo el mundo salió conmovido.

Jamás se me olvidará esa Navidad tan hermosa que tocó y llenó nuestras vidas para siempre. Señor Jesús, que nuestro amor por Ti nunca mengüe ni se apague. Melo

“José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David, para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Aconteció que estando ellos allí se le cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre,porque no había lugar para ellos en el mesón. Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y se les presentó un ángel del Señor y la gloria del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: --No temáis, porque yo os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador que es Cristol el Señor. Esto os servirá de señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían: «¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!» Evangelio de Lucas cap.2

mar

31


Desde Alemanie... Alix Hola Amig@s, Como mucho de vosotros sabéis hace ya más de un año que decide vivir en Alemania, no fue una decisión a la ligera y sobre todo nada fácil, pero al final los propósitos de Dios para mi vida fueron más poderosos que mis miedos e inseguridades. Cuando me invitaron a compartir estas líneas pensé: ¿pero qué puedo contar?; ¿mis experiencias?, ¿hablar sobre las personas que han sido de bendición durante este tiempo?, ¿de la iglesia?... hay tanto que contar, hay tanto que expresar en pocas palabras lo que he vivido. Por supuesto que existen todos estos aspectos que son importantes pero solo me limitare a lo que creo que perdurara para siempre, que es lo que Dios trae a nuestra vida interior. Volviendo mi mirada un año atrás pienso lo sorprendente y lo maravilloso que es vivir una vida confiando completamente en Dios…. Veréis se supone que cuando empiezas a salir de tu comodidad y sabes que te expondrás a cosas nuevas en tu vida, a situaciones en las que puedes que salgas victoriosa o no, empiezas a planearlo todo, a pensar en cada detalle, que ningún clavo quede

32

suelto, de alguna manera puedes encontrar alguna seguridad en lo que empezaras a vivir y a contar de antemano con los recursos para enfrentar todas esas situaciones… y sería lo más lógico y lo más normal. Pero lo que muchas personas no saben es que las cosas que vienen de parte de Dios muchas veces no se rigen por lo “normal” o por lo “lógico”… Dejarse caer en sus manos y confiar en él significa rendir todas tus fuerzas, tus sueños, tus anhelos y dejar simplemente que él te sorprenda y déjame decirte que te sorprende de una forma que nunca hubieras imaginado, de tal manera que rompe cualquier esquema y supera toda expectativa que hubieras podido tener.

Cuando empezó mi aventura realmente no imaginaba con todo lo que quizás me tenía que enfrentar y a las dificultades que con lleva empezar una nueva vida en otro país que no hablan tu idioma, con otra cultura, otro carácter, costumbres… simplemente había una completa paz. Y en esa paz Dios me sorprendía cada día… realmente de todo corazón puedo decir

mar

que este ha sido el año más feliz de toda mi vida a un a pesar de que la lejanía de la familia, de los amigos, de la iglesia, de la rutina, de la comodidad se echa mucho en falta, Dios llena cada vacio, restaura cada herida, transforma cada miedo y temor en seguridad y eso amig@s míos lo puede llegar a compensar todo. Dios es un padre que nos ama de una manera infinita tanto así que dio su vida por nosotros y en ese amor tan grande él desea lo mejor para nosotros, prosperidad espiritual, económica, familiar… pero es un hecho que muchísimas veces nuestros propios temores, inseguridades, paradigmas nos limitan a lo que Dios puede realmente hacer en nuestras vidas y créeme que es una lucha constante que solo con la ayuda de Dios puede ser derribada cada día. Nuestro padre nos conoce mejor que nadie y sabe la mejor manera que necesitamos cada uno de nosotros para tratar, restaurar, enseñar y renovar nuestras vidas, con esto digo que no significa que para vivir todas estas cosas sea necesario salir de un país, en mi caso fue así pero como digo Dios conoce las situaciones, las personas y las formas correctas que mejor se adaptan a ti y que te ayudaran a romper con todo aquello que de alguna manera te limita.

recuerda que el primer paso depende de ti y Dios hará el resto. Confía en Dios y te aseguro que te sorprenderás de lo que puedes llegar a vivir. Y me despido con este versículo que quizás muchas veces ya has podido leer pero recuerda que cada una de sus palabras representa una gran verdad:

“La fe es la confianza de que

en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver”.

NVT. Hebreos 11:1

Alix Franco

En estas pocas líneas te invito a que puedas tomar la decisión de querer empezar a vivir lo que Dios soñó desde el principio para tu vida; una cosa esta clara y

mar

33


E-mail: mar@igl-evangelica.org http://www.igl-evangelica.org Depósito legal PM 491-99

34

<<<

Día de Dorcas Concierto Solidario

Directora: Luz Cignoni Equipo de redacción: Silvia Imperiale Elisabeth Santaella Lorenzo Vives Fernando Baeza Colaboradores: David Vives Juana María Coll Renato

mar

Equipo McP en viaje a Macedonia 19 Noviembre

<<<

Edita: Iglesia Cristiana Evangélica c/Conde de Barcelona, nº 20 c/Murillo, nº 8 Tel. 971731810 Fax. 971731840 07013 Palma de Mallorca

Día de Dorcas 14 al 17 Noviembre

<<<

Redacción.

<<<

<<<

“De la boca de los niños… fundaste la fortaleza” Mateo 21:16 Un año más hemos podido celebrar el Día de Dorcas, esta vez bajo el lema Una sonrisa y un corazón. Un rastrillo solidario que este año se ha volcado para ayudar dos causas, por un lado a la “Fundación Sophy” que trabaja con niñas rescatadas de la esclavitud sexual en Tailanda bajo el proyecto “Walk with love” y por otro lado a la “Asociación AMA” amigos de los niños del Magreb trabajando en España haciendo una labor sirviendo al colectivo inmigrante, especialmente con jóvenes islámicos. El balance de este año ha sido realmente sorprendente no sólo por la recaudación, sino también por la fidelidad de la gente mostrada a la hora de ponerse a la disposición de ayudar, trabajar, colaborar en ofrecer su tiempo y ofrecer su amor y su mejor sonrisa a los que visitaron. En el rastrillo podíamos encontrar una gran diversidad de productos: labores, juguetes, ropa, menaje, librería, artículos para el hogar, alimentos caseros, pintura, escultura, cerámica, decoración, bisutería y antigüedades. Además contamos con el servicio de Cafetería y el sábado la paella solidaria. Agradecemos la participación de la Orquesta Miranda Jazz Combo que ofreció un concierto benéfico para apoyar en la recaudación. Y para todos lo más importante, el motor de este proyecto solidario, el que nos da las fuerzas año tras año y el que hace posible que el fruto de todo un año de trabajo se vea recompensado y nos sorprenda más y más, el Señor. Gracias a Él todo es posible.

Viven cia s de una iglesia... viva

Bautismos 12 Octubre

<<<

D í a d e D o rc a s . . . 1 4 a 1 7 N ov i e mb re

Visita de Francis Arjona 22 - 24 Noviembre


s ea e d s o ar M !! vista e 4 1 0 R 2 a ño el a d o n d ó i i c c e nd dac e e b r y a d L da i v a N z i l e F periale ¡¡ m I lvia Si , a es , l v l i e a t n V a zo beth S aeza, Loren a s i l E ando B Cignoni n r e F Luz

Revista Mar diciembre 2013  

Edición de diciembre de 2013 de la revista de la Iglesia Cristiana Evangélica

Advertisement