Issuu on Google+

PPAARRTTIICCIIPPEEM MO OSS TTO OD DO OSS//AASS CCO ON N EEN NTTU USSIIAASSM MO O EEN N EELL SSEEG GU UN ND DO O TTAALLLLEERR D DEE EELLAABBO ORRAACCIIÓ ÓN ND DEE D O C U M E N T O S B Á S I C O S D D O C U M E N T O S B Á S I C O S DEE N U N UEESSTTRRAA IIG GLLEESSIIAA EELL PPRRÓ ÓXXIIM MO O D DO OM MIIN NG GO O EEN N LLAA CCLLAASSEE U UN NIID DAA

CULTO DE ORACIÓN Y ESTUDIO Martes 20 de noviembre, 19 hrs.

Eliseo toma el relevo

(I Reyes 19.19-20.12) Moderador: D.I. Odavia Palomino L. EL CICLO NARRATIVO DE ELISEO S. Virgulin

L

as informaciones sobre el profeta Eliseo están contenidas en 2Re 2-13. Los capítulos 2-8 forman un bloque completo, pero interrumpido por peripecias políticas, como la introducción al reinado de Jorán (2Re 3.Iss), cuya conclusión se encuentra en 2Re 8.1-6. Después de este relato viene el de la participación de Eliseo en la unción de Jazael (2Re 8.7-15) y de Jehú (2Re 9.Iss) y la narración de la muerte del profeta (2Re 13.14-21). El ciclo de Eliseo es menos homogéneo que el de Elías, presentando un carácter más artificial. Hay cierto número de relatos que provienen de la tradición popular; otros proceden de cronistas bien informados, y otros, además, de un hagiógrafo que quería conservar para la posteridad los recuerdos del profeta. Los trozos no siguen un orden cronológico, pertenecen a diversos géneros literarios y están estrechamente relacionados con el ciclo de Elías tanto por su forma como

por su contenido. Pueden distinguirse varios tipos de narraciones. Un primer grupo comprende narraciones sobre la vida privada del profeta, ricas en episodios maravillosos que se transmitían en los círculos de "los hijos de los profetas". Algunos prodigios se parecen a los de Elías, como la multiplicación del aceite en favor de la viuda (2Re 4.1-7), la resurrección del hijo de la sunamita (2Re 4.8-37). Otros prodigios tienen más bien el sabor de florecillas edificantes, como la desintoxicación de la olla envenenada (2Re 4.38-41), la multiplicación de veinte panes para alimentar a cien personas (2Re 4.42ss), la recuperación milagrosa del hacha (2Re 6.1-7), la reanimación de un cadáver por el contacto con los huesos secos de Eliseo (2Re 13.21). La curación del sirio Naamán presenta las características de las florecillas franciscanas por la ingenuidad con que se narra el hecho y por la profunda espiritualidad que anima al profeta (2Re 5.1-27). Una segunda serie de episodios está relacionada con la intervención del profeta en las peripecias políticas de su tiempo, como las guerras arameas, descritas con colores populares (2Re 6,6-7,20), la usurpación de Jazael (2Re 8.7-15) y la muerte misma del profeta (2Re 13.14-25). Hay dos episodios que parecen derivarse de otras fuentes: la usurpación de Jehú (2Re 9.11-21) y la historia de Atalía (2Re 11-12), que provienen probablemente de los archivos del templo. http://mercaba.org/DicTB/E/elias_eliseo.htm

____________________________________

PRÓXIMAS ACTIVIDADES 24 – REUNIÓN DE PLANEACIÓN PARA 2013 25 – CUMPLEAÑOS/ DESPENSAS/ SEGUNDO TALLER DE ELABORACIÓN DE DOCUMENTOS 30 – REUNIÓN DE ORACIÓN, 19.30 HRS.

MATAGALPA 1081, SAN P EDRO Z ACATENCO, DEL. G USTAVO A. MADERO, 07360, MÉXICO, D.F., Tel.: 5752-3469, fax: 5586 6986, igl.ammi.shadday@gmail.com, www.igl-ammi-shadday.blogspot.com, www.facebook.com/AmmiShadday SECRETARIO DEL CONSISTORIO: D.I. Mario González P., Tel. 4208 0136 ATENCIÓN PASTORAL : Martes, 18.30-19.30 hrs. Visitas: Jueves, 19:00 hrs. MINISTERIO PASTORAL: Pbro. Leopoldo Cervantes-Ortiz Tels. 5594 6238, (044 55) 5180 5146, lcervortiz@yahoo.com.mx

IGLESIA PRESBITERIANA

1

En aquella ocasión, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: —¿Quién es el más importante en el reino de 2 los cielos? Jesús llamó a un niño y, poniéndolo en medio de 3 ellos, dijo: —Les aseguro que, si no cambian de conducta y vuelven a ser como niños, no entrarán en el reino de los 4 cielos. El más importante en el reino de los cielos es aquel 5 que se vuelve pequeño como este niño. Y el que recibe en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. 6 Pero a quien sea causa de pecado para uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que lo arrojaran al 7 fondo del mar con una piedra de molino atada al cuello. ¡Ay del mundo a causa de los que incitan al pecado! Porque instigadores de pecado tiene que haberlos necesariamente; 10 pero ¡ay de aquel que incite a pecar! […] Cuídense, pues, de despreciar a alguno de estos pequeños, porque les aseguro que en el cielo sus ángeles están siempre en presencia de mi 11 Padre celestial. [Y es que el Hijo del hombre ha venido a salvar lo que estaba perdido]. 12 ¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le extravía una de ellas, ¿no dejará 13 las otras noventa y nueve en el monte e irá en busca de la extraviada? Y, si logra encontrarla, les aseguro que sentirá más alegría por ella que por las noventa y nueve que no 14 se habían extraviado. De la misma manera, el Padre que está en el cielo no quiere que se pierda ni uno solo de estos pequeños. 15 Si alguna vez tu hermano te ofende, ve a buscarlo y habla a solas con él para hacerle 16 ver su falta. Si te escucha, ya te lo has ganado. Si no quiere escucharte, insiste llevando contigo una o dos personas más, para que el asunto se resuelva en presencia de dos o tres 17 testigos. Si tampoco les hace caso a ellos, manifiéstalo a la comunidad. Y si ni siquiera a la 18 comunidad hace caso, tenlo por pagano o recaudador de impuestos. Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra 19 quedará desatado en el cielo. Algo les digo también: si dos de ustedes se ponen de acuerdo, aquí en la tierra, para pedir cualquier cosa, mi Padre que está en el cielo se la 20 concederá. Pues allí donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.


CULTO DE ADORACIÓN Y ESCUELA DE FORMACIÓN CRISTIANA, 10.30 hrs. Dirige: A.I. Martha Aguilar Arellano

Una unidad inqu ebrantab le

Int roito ¡Ábranme las puertas de la justicia!/ Entraré por ellas dando gracias a Dios./ Esta es la puerta del Señor,/ por ella entrarán los justos. SALMO 118.19-20 Preludio al piano

JACOBO NÚÑEZ CABRERA

Es tiempo de alabar a Dios

S A L M O 118

Ministro: Den gracias al Señor por su bondad,/ porque es eterno su amor./ […] Que lo digan quienes lo veneran:/ es eterno su amor./ En la angustia invoque al Señor/ y el Señor me respondió dándome alivio./ El Señor está conmigo, nada temo,/ ¿qué podrá hacerme el mortal? […] Comunidad: Es mejor refugiarse en el Señor/ que confiar en los mortales,/ mejor refugiarse en el Señor/ que confiar en los príncipes./ […] Dios es mi fuerza y mi potencia,/ él fue para mí la salvación./ Gritos de gozo y victoria/ hay en las tiendas de los justos:/ “La diestra del Señor realiza hazañas,/ la diestra del Señor es poderosa,/ la diestra del Señor realiza hazañas”. Todos/as: Este es el día en que actuó el Señor,/ alegrémonos, gocémonos en él./ […] Tú eres mi Dios y te doy gracias,/ eres mi Dios a quien ensalzo./ Den gracias al Señor por su bondad,/ porque es eterno su amor. Amén. * Oración de ofrecimiento * Himno “Venid, nuestras voces alegres unamos” (73) I. WATTS * Himno “Cristo, nombre glorioso” (242) N. HEARN

Salutaciones y bienvenida * Himno “Un mandamiento nuevo os doy” (404)

Orac ión frat erna y sincera * Himno “Eres mi protector” (322) Oración de intercesión

M. LEDNER

El mensaje d ivino, aquí y ah ora * Lectura del Antiguo Testamento * Lectura del Nuevo Testamento

DEUTERONOMIO 7.1-11 MATEO 18.1-7; 10-20 (Impresa)

Reflexión:

Una Igles ia s iempre d ispuesta * Himno “Oh, Cristo, tu obra terminar queremos” (469) P.E. DEITZ/ J. SIBELIUS

La vida c omo ofr enda

M A T E O 6.19-21

No acumulen riquezas en este mundo pues las riquezas de este mundo se apolillan y se echan a perder; además, los ladrones perforan las paredes y las roban. Acumulen, más bien, riquezas en el cielo, donde no se apolillan ni se echan a perder y donde no hay ladrones que entren a robarlas. Pues donde tengas tus riquezas, allí tendrás también el corazón. Amén. Intereses de la comunidad

Sa lvac ión, perdón y r enovac ión d el compromiso Ministro: En nuestra cotidiana lucha contra el pecado y la injusticia únicamente nos sostiene tu gracia, oh Señor. Las debilidades y flaquezas con que resistimos son el resultado de nuestra inconstancia en tus caminos. Venimos ante ti con el propósito de ser restaurados/as con base en tus promesas. Confesión comunitaria (En silencio; quien preside hace una oración audible) Unidos/as: Recuerda mi pena amarga/ que es ajenjo envenenado./ Me acuerdo constantemente/ y se me derrumba el ánimo./ Pero algo viene a mi mente/ que me llena de esperanza:/ que tu amor, Señor, no cesa,/ ni tu compasión se agota;/ ¡se renuevan cada día/ por tu gran fidelidad! […] Es bueno esperar callado/ la salvación del Señor. LAMENTACIONES 3.19-23, 26 * Himno “¿Qué me puede dar perdón?” (173)

10:50-11.45: DISTRIBUCIÓN POR GRUPOS

R. LOWRY

Tomados/as de la mano d e nu estro Salvad or * Bendición comunitaria JUDAS 1.24-25, UNIDOS/AS Al que puede mantenerlos limpios de pecado y conducirlos alegres y sin mancha hasta su gloriosa presencia, al Dios único que es nuestro Salvador, a él la gloria, la majestad, la soberanía y el poder, por medio de nuestro Señor Jesucristo, desde antes de todos los tiempos, ahora y por los siglos sin fin. Amén. * Bendición congregacional “Padre, protégenos” (455) Postludio

E L P R Ó X I M O D O M I N G O E L T E M A S E R Á : “LA IGLESIA A LA QUE DIOS NOS LLAMÓ A PARTICIPAR”. B A S E B Í B L I C A : E F E S I O S 2 . 1 1 - 2 2 . EX PONE: A.I. R UBÉN NÚ ÑEZ C ASTRO.


Boletín 48, 18 de noviembre de 2012