Issuu on Google+

U UN NÁÁM MO ON NO OSS EEN NO ORRAACCIIÓ ÓN N PPO ORR TTO OD DAASS LLAASS AACCTTIIVVIID DAAD DEESS D DEE SSEEPPTTIIEEM MBBRREE CULTO DE ORACIÓN Y ESTUDIO Martes 3 de septiembre, 19 hrs. Modera: Hna. Andrea Naranjo R. Llamamiento SALMO 125 Oración de ofrecimiento Himno: “¡Tan dulce el nombre de Jesús!” (390) Momentos de oración Lectura bíblica II REYES 14.17-29 Tema: AZARÍAS Y JEROBOAM II Himno: “¡Oh, qué amigo nos es Cristo” (520) Ofertorio Bendición pastoral PROFETISMO: FUENTE Y ECO (III) Pierre Gibert

A

sí, prescindiendo del anonimato de este escrito, se revelarían en él unos hombres de carne y hueso, teólogos sin duda e historiadores competentes en su orden, pero apasionados de un sentido de Dios y de su pueblo, que habrían engendrado a esos otros teólogos apasionados que fueron los profetas, recibiendo un poco más tarde en la redacción de esta historia nunca acabada una nueva iluminación salida de la predicación profética. Si estas hipótesis resultan aceptables en virtud de los abundantes indicios recogidos tanto en los libros proféticos a partir de Amós como en los libros de Samuel y de los Reyes, tendríamos aquí una de las claves de la composición de estos libros y sobre todo su justificación respecto a sus autores y sus lectores, Sin excluir naturalmente las últimas síntesis que llevan la marca de los ambientes posteriores al destierro, de predominio sacerdotal y deuteronómico. Esta historia, motivada por una visión teológica de Israel, habría tenido la función de conservar, en un ambiente

primeramente restringido, un saber y unas enseñanzas que habrían sido luego utilizadas en esa forma de predicación a la vez teológica y popular que es la predicación profética. En compensación, los autores continuamente renovados de esta historia habrían gozado de las enseñanzas de los profetas, no sólo para “profetizar” a tal o cual personaje del pasado, sino también para reforzar una visión y una relectura de la historia más conforme con las exigencias de Yavé que con la mera preocupación de conservar la memoria de un pasado nacional. Obra de unos ambientes restringidos y para un publico primeramente restringido, la historia de nuestros libros de Samuel y de los Reyes proceden a por tanto, en definitiva, del gran movimiento profético, que fue al mismo tiempo su fuente y su eco, y en él encontraría su motivación y su destino verdadero, Justificando así la categoría tradicional de “libros proféticos” en la que se les coloca y que expresa su verdadera naturaleza. ____________________________________________________

PRÓXIMAS ACTIVIDADES 8 – 3ª REUNIÓN DE MATRIMONIOS JÓVENES 13 – VELADA DE ORACIÓN 14 – NOCHE MEXICANA 22 – CLASE UNIDA: LA KOINONÍA GENUINAMENTE ECLESIAL/ TESTIMONIO DE EVANGELIZACIÓN

27-29 – VISITA A GUERRERO

IGLESIA PRESBITERIANA

12

Regresaron entonces a Jerusalén desde el llamado monte de los Olivos, lugar cercano a la ciudad, de la que distaba el trayecto que se permitía recorrer en sábado. 13 Cuando llegaron, subieron al piso en que se alojaban; eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas, hijo de Santiago. 14 Todos estos, junto con las mujeres, con María la madre de Jesús y con los hermanos de este, oraban constantemente en íntima armonía. 15 Uno de aquellos días, Pedro, puesto en pie en medio de los hermanos, que formaban un grupo de unas ciento veinte personas, habló como sigue: 16 —Hermanos, tenía que cumplirse lo que el Espíritu Santo anunció de antemano en la Escritura por medio de David, referente a Judas, el guía de los que detuvieron a Jesús. 17 Era uno de los nuestros y había tomado parte en nuestra tarea. 18 Pero después, con el producto de su delito, compró un campo, se tiró de cabeza desde lo alto y reventó por medio, desparramándose todas sus entrañas. 19 Este suceso se divulgó entre todos los habitantes de Jerusalén, por lo cual llamaron a aquel lugar, en su propio idioma, Hacéldama, es decir “campo de sangre”. 20 Todo esto está escrito en el libro de los Salmos: “Que su mansión se vuelva un desierto/ y no haya quien habite en ella”. Y también: “Que otro ocupe su cargo”. 21 Se impone, por tanto, que alguno de los hombres que nos acompañaron durante todo el tiempo en que Jesús, el Señor, se encontraba entre nosotros, 22 desde los días en que Juan bautizaba hasta que fue arrebatado de nuestro lado, se agregue a nuestro grupo para ser con nosotros testigo de su resurrección. 23 Así que propusieron a dos: a José, llamado Barsabás, y apodado "el Justo", y a Matías. 24 Luego hicieron esta oración: “Señor, tú que conoces a todos en lo íntimo de su ser, manifiesta a cuál de estos dos has escogido 25 para que ocupe, en este ministerio apostólico, el puesto del que renegó Judas para irse al lugar que le correspondía”. 26 A continuación echaron suertes, y le tocó a Matías, quien fue agregado al grupo de los otros once apóstoles.


CULTO DE ADORACIÓN Y ESCUELA DE FORMACIÓN CRISTIANA, 10.30 hrs. Dirige: D.I. Odilón Arellano A. Int roito Reunidos/as para adorar al Dios vivo y verdadero, elevamos la voz para afirmar el contenido de nuestra fe y la certeza de que, en Jesucristo, Él mismo nos acompaña y se hace presente para transmitir su voluntad en medio de la celebración. Eso creemos y afirmamos. Preludio al piano JACOBO NÚÑEZ CABRERA

Nos aviva su mensaje * Lectura del Antiguo Testamento JOSUÉ 23.1-11 * Lectura del Nuevo Testamento HECHOS 1.12-26 (Impresa) Participación coral: “Señor, hazme instrumento”

Reflexión

Una nu eva visión

Adoramos al único Dios Llamamiento coral: “Alabad a Dios en su santuario” ANÓNIMO Unidos/as: Dios de amor, venimos ante ti con humildad y sencillez de corazón. No queremos los primeros asientos, pero sí queremos escuchar con claridad tu Palabra. No queremos ser el centro de la atención, pero sí queremos prestar atención a tu voz, a tu llamado, a la necesidad que nos rodea. No nos preocupamos por asegurar un lugar en tu mesa, porque tu mesa es una mesa abierta para todos y todas. No queremos pronunciar largas oraciones, solamente queremos decir la palabra más precisa y sentida. No queremos darte de lo que nos sobra, sino entregarte lo mejor, lo que somos. No queremos que nos saluden con respeto, que nos hagan reverencia; queremos más bien respetar y reverenciar la vida, en la cual tú te manifiestas, en la cual tú, también hoy, vienes a nuestro encuentro. Amén. AMÓS LÓPEZ (Cuba) * Oración de ofrecimiento * Himno: “Éste es el día” (475) PABLO SOSA

Rec onc iliad os/as grac ias a su perdón Ministro: Compungidos en lo más hondo del corazón por nuestros yerros y reincidencias para servir al mal, estamos aquí, dispuestos/as a enmendar nuestra vida bajo la conducción de tu Espíritu. Sé propicio a nuestra súplica de perdón y rehabilitación para seguir ante ti con la dignidad que nos has entregado. Confesión comunitaria (En silencio; quien preside hace una oración audible) Unidos/as: Muchos son los sufrimientos del malvado,/ pero el amor rodea al que confía en el Señor./ Que se alegran en el Señor los justos, que se regocijen,/ que griten de gozo los de corazón recto. SALMO 32.10-11 * Himno “Cuanto soy y cuanto encierro” (38) JUAN B. CABRERA

Celebración de la Santa Cena Participación coral: “En la postrera cena” M. VULPIOS Solemne acto de instalación de oficiales y reconocimiento de oficiales en receso

Mayord omía y espir itua lidad No presumas de sabio,/ respeta al Señor y evita el mal;/ ello dará salud a tu cuerpo/ y fortaleza a tus huesos./ Honra al Señor con tus riquezas,/ con las primicias de todas tus cosechas:/ tus graneros se llenarán de trigo/ y tus bodegas rebosarán de vino. PROVERBIOS 3.9-10 Participación coral: “Confía en Dios” TOM FETTKE Intereses de la comunidad

Llevamos su nombre por el mund o * Bendición comunitaria SALMO 67, UNIDOS/AS Que Dios tenga piedad y nos bendiga,/ que haga brillar su rostro sobre nosotros,/ para que en la tierra se conozcan sus designios/ y en todas las naciones su salvación./ Oh Dios, que te alaben los pueblos,/ que todos los pueblos te alaben./ Que se alegren, que se gocen las naciones/ porque juzgas con rectitud a los pueblos,/ y gobiernas las naciones de la tierra./ Oh Dios, que te alaben los pueblos,/ que todos los pueblos te alaben./ La tierra ha dado su cosecha;/ Dios, nuestro Dios, nos bendice./ Que Dios nos bendiga,/ que lo venere la tierra entera. Amén. * Bendición coral: “Juntos en armonía” LESLIE GÓMEZ Postludio

10.50-11.45: DISTRIBUCIÓN POR GRUPOS Manifestamos la hermandad Salutaciones y bienvenida * Himno “Mirad cuán bueno y delicioso es” (428)

ANÓNIMO

TEMA DEL PRÓXIMO DOMINGO: “PROMESAS DIVINAS Y ORÍGENES HISTÓRICOS DE LA FE”. BASE BÍBLICA: GÉNESIS 12.1-9.


Boletín 34, 1 de septiembre de 2013