Page 1

Sedes


Los asistentes, son tomados por sorpresa porque cuando están esperando para ser atendidos en el patio de la sede, con frío y desmañanados, se les convida a que entren a un salón a oír una conferencia. Allí encuentran café caliente y galletas que para muchos, es su primer alimento del día. Algunos llevan varia horas recorridas para llegar a la cita, temprano en la mañana. No faltan los bostezos, el niño pequeño que quiere ir al baño, el adolescente que sigue leyendo sus mensajes en el celular o el papá que es traído por su esposa porque la escuela dice que “tienen que asistir a terapia”. El tema es La Familia y el objetivo es despertar conciencia de lo que significa ser parte de un grupo consanguíneo o no, que viven bajo un mismo techo. ¿Qué es una familia funcional? ¿Cuáles son los patrones de comportamiento de una disfuncional? ¿Cómo se resuelven las diferencias? Si hay conflictos en la familia, ¿es signo de que ya no hay esperanza?

A medida que van pasando los minutos, se va enfatizando que la familia es “el gran laboratorio de la vida”, a donde se cubren las necesidades básicas del ser humano de alimento, abrigo, salud, a donde se aprende a relacionarse, a resolver desacuerdos, a negociar diferencias, a dar afecto y a saber recibirlo. Es el espacio, donde se aprende qué y cómo se deben seguir las normas y establecer límites para desarrollar el sentido de respeto por el otro, a adquirir disciplina y perseverancia, a entender que las actuaciones tienen consecuencias y que hay que asumir responsabilidad ante las decisiones tomadas. En otras palabras, se reitera que los valores que se obtienen en el medio familiar, se arraigaran en sus miembros y serán parte de las herramientas que se utilizarán cuando salgan a enfrentar al mundo.


Para ese entonces, ya la gente suele estar mas interesada en el tema a asentir con la cabeza cuando alguna idea les hace sentido o a susurrar con el otro, si algo de lo escuchado les recuerda lo que sucede en su propia familia. Para terminar la charla, se les pide que es hora de que compartan entre ellos alguna experiencia positiva que hayan vivido con algún miembro de su familia. Deben escoger a alguien que no conozcan y sentarse a contar por breves minutos, la historia, lo que apreciaba de esa persona y lo que cree que ésta apreciaba de el o ella. Lo más interesante de esta experiencia, es oír sus comentarios. Primero, se ven dudosos y con reticencia a acercarse a alguien desconocido; una vez escogida la pareja para iniciar el diálogo, casi nunca el tiempo es suficiente porque no paran de hablar con alguien que jamás han conocido y que posiblemente ni verán más. Por otro lado, la dinámica es tal que no tienen temor a decir en grupo, como les llama la atención escuchar que otros han pasado por situaciones parecidas o, como les parece increíble tener la facilidad de expresar cosas personales con un perfecto desconocido. Un pequeño comentó, que lo que más le gustaba, era ver cuando su padre estaba de buen humor y sonreía. Otra señora señaló, que el poder hablar en un lugar seguro con alguien que la escuchaba, le ayudaba a “sacar lo que le dolía”; alguien reconoció, lo difícil que era para él compartir aspectos personales y como le entristecía haber perdido la oportunidad de hacerlo. Al final, el grupo se levanta con energía y dispuestos a ser atendidos por las terapeutas del servicio terapéutico con entusiasmo y con deseo de colaborar y comprometerse con el tratamiento. No hay duda, de que las Charlas para Padres de CIFAC son una experiencia revitalizadora y que sirven para abrir un nuevo camino de esperanza y búsqueda de soluciones.


Equipo TerapĂŠutico La Coordinadora de la sede. Mtra. MarĂ­a Alejandra Esquivel Camacho

CIFAC SEDE MIERCOLES  
CIFAC SEDE MIERCOLES  

Estas reuniones que se ofrecen cada martes en la sede del Cifac, a las familias que vienen a solicitar servicios terapéuticos, se han ido tr...

Advertisement