Issuu on Google+

APORTES SOBRE EDUCACIÓN Y EVALUACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE BARRY MACDONALD

LUZ ESPERANZA CABALLERO T. MARIA EMMA MARTINEZ G. HAMINGTON ALDANA C.

LUZ ESTELLA GARCIA CARRILLO DOCENTE

UNIVERSIDAD DEL TOLIMA FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACION MAESTRIA EN EDUCACION IBAGUE 2011


BARRY MACDONALD

1. MINI-BIOGRAFIA ACADEMICA Barry MacDonald es profesor emérito en la University of East Anglia (Norwich, Inglaterra) y profesor honoris causa por la Universidad de Valladolid. Es el creador de la «Evaluación Democrática» y durante muchos años fue director del Centre for Applied Research in Education (CA RE). Desde ese centro ayudó a sostener colaboraciones internacionales con Estados Unidos y España, concretamente desarrollando la metodología de los estudios de caso y consolidando principios democráticos para investigar.

2. APORTES EN EL CAMPO DE LA EDUCACION

2.1.

Introducción

El enfoque democrático de Barry MacDonald en el campo de la educación, predispone la participación responsable de los distintos sectores de la comunidad en la innovación curricular. En el proceso de diseño, la actividad central es la evaluación, que cumple el papel investigativo para construir un currículo que corresponda a las necesidades e intereses de las comunidades educativas beneficiadas con el desarrollo curricular. La evaluación deja de ser una actividad de control educativo para convertirse en una acción pedagógica participativa con proyección social.


La injerencia que el enfoque democrático le da a la participación de los sectores de la comunidad con sus conflictos e intereses en torno al currículo, es lo que posibilita que su estudio demuestre como ningún otro modelo evaluativo, la naturaleza política de la evaluación curricular. MacDonald, propone la evaluación curricular desarrollada en un contexto político, que condicione la actividad investigativa, la proyección y la función social. De acuerdo con (Stake2.000), “los evaluadores de programas públicos deben considerar su contribución a la vida social y política”. El currículo se encuentra entre estos programas porque su ejecución trae beneficios sociales y debe atender los intereses y necesidades de una comunidad. Así mismo el modelo evaluativo del proyecto curricular se distingue no sólo por la metodología de investigación, sino a quienes se dirige la evaluación y los valores que ésta promueve (Green, 1994); los objetivos de la evaluación y las estrategias a utilizar. El enfoque democrático de Barry MacDonald, de la evaluación curricular es el modelo que mejor expresa el condicionamiento político de la investigación evaluativa y los valores a que ésta debe propender en una sociedad democrática. Además responder a cuestionamientos como: ¿A qué intereses debe servir la evaluación?;

¿Quién debe controlar los hallazgos de la evaluación y a quién

pertenecen los datos?; ¿Cuál debe ser la relación entre el evaluador y los sujetos investigados?; ¿El evaluador tiene algún tipo de responsabilidad en la distribución del poder educativo y si ello es así, asumir?.

que concepción de justicia social debe

Las respuestas a los interrogantes a través del estudio del enfoque

democrático, guían al evaluador para que conduzca la investigación, el rol que debe asumir como investigador social, en una sociedad democrática.


2.2.

En Evaluación:

En el marco de los supuestos políticos del enfoque democrático de la evaluación curricular de Barry MacDonald, es indispensable analizar los condicionantes que la enmarcan: Condicionantes políticos de la evaluación curricular. Los condicionantes son las implicaciones mutuas entre evaluación, educación y política, de acuerdo a la clasificación política de los estudios de evaluación de Barry MacDonald. Estos se convierten en los elementos estructuradores del enfoque democrático: a) El derecho a la información: Para

MacDonald la información que

suministra la evaluación es determinante en la distribución del poder educativo. En su enfoque se perciben distintos tipos de información: La función interna para incentivar el dialogo y la mejora de la praxis curricular; la función política de divulgación de los resultados de la innovación curricular y de asistencia a la toma de decisiones. b) El equilibrio de intereses educativos: Se analiza la evaluación como mecanismo para regular los distintos intereses en conflicto. Se abordan temas como la distribución extensiva e igualitaria de la información y la representación de los distintos intereses implicados en la innovación curricular. c) La independencia de la evaluación: Se analiza a través de dos elementos condicionantes

de

la

acción

del

evaluador:

La

ausencia

de

recomendaciones y la autonomía respecto a la jerarquía de poder (MacDonald y Stronach, 1989). Condicionantes político-educativos de la evaluación curricular: La ciencias no están libres de valores impuestos o previos. En la evaluación se observa más fácilmente por cuanto la misma está más directamente unida a la toma de


decisiones y la acción política. El evaluador en opinión de MacDonald (1983: 473), “está enredado en la acción, encerrado dentro de un proceso político que concierne a la distribución del poder”. Al influir en la estructuración del poder educativo, cumple una función política. La naturaleza política de la evaluación no solo proviene de la distribución de la información, sino de tratar con un objeto de estudio, la educación, con profundas raíces políticas. La educación refleja las relaciones de dominio de los grupos con más poder e influencia social. El Sistema Educativo es “parte de un proceso complejo de reproducción cultural y económica de las relaciones sociales de la sociedad”.(Apple, 1987). Clasificación política de los estudios de evaluación: La íntima relación de la evaluación con la política lleva a MacDonald (1983) a realizar la clasificación política de los estudios de evaluación: El Burocrático, el Autocrático, el Democrático. En virtud de la semejanza entre los dos primeros, MacDonald (1995) limita esta clasificación a dos grandes tipos de evaluación: “La evaluación como control”,

actúa como un mecanismo de control por parte del poder y “la

evaluación como servicio público” (evaluación democrática), ayuda a los profesionales a elevar sus juicios equilibrando el poder de los gestores. La incógnita que resulta de este planteamiento es ¿Quién controla el empleo del nuevo conocimiento? Y ¿Quién tiene acceso a él? (MacDonald y Walker, 1977). Elementos políticos constitutivos del enfoque democrático. Para MacDonald (1995), la evaluación debe procurar servir a los valores universales de la sociedad democrática. Los evaluadores de currícula, en tal sentido, tienen la oportunidad de jugar un papel de apoyo al proceso de democratización de la toma de decisiones educativas.


El Derecho a la Información: La información es instrumento de dominio porque posibilita en quienes la poseen un mayor control sobre su contexto (Foucault, 1985).

Para el enfoque democrático: “El concepto clave de justificación es el

derecho a saber” (MacDonald, 1983). La Evaluación se percibe así “como un servicio de información a toda la comunidad” (kushner y Norris, 1990).

Las

necesidades de información de los distintos grupos varían según sus intereses, el tratamiento que MacDonald hace de la información depende de a qué audiencia está referida. La información y las distintas necesidades e intereses de las audiencias. Existen tres grandes tipos de audiencias: Las audiencias implicadas en el desarrollo curricular: profesores, alumnos, planificadores, directores, gestores y todos los que intervienen de forma directa en la innovación curricular; El Cliente, quienes contratan la evaluación y cuyos cargos de dirección los hace responsables de la toma de decisiones político-educativas; Las audiencias naturales, todos aquellos grupos que son afectados indirectamente por la puesta en marcha del programa. Tipo de información en el enfoque democrático, Pueden distinguirse según su intencionalidad y aprovechamiento por parte de las distintas audiencias, cuatro tipos de información relacionadas entre sí: Formativa, Divulgativa, Dialogante y enfocada hacia la toma de decisiones. a)

Formativa: Está enfocada a servir de ayuda al desarrollo del programa. Se concentra en el análisis del proceso. Lo que posibilita una comprensión más profunda y detallada del currículo.

b)

Dialogante: El diálogo, es la propuesta evaluativa de MacDonald, es el mecanismo para promover la comprensión de las complejidades del programa. En este dialogo todas las alternativas son contrastadas para


mejorar la comprensión entre las partes y dar a conocer sus argumentos y opiniones. Para lo cual, todas las partes deben estar abiertas a la posibilidad de que sus puntos de vista puedan estar errados. c)

Divulgativa: La evaluación es concebida como una entidad de lo público. Su misión es dar a conocer

públicamente la labor

de

investigación y los resultados obtenidos. d)

Información enfocada hacia la toma de decisiones: Un objetivo prioritario de la evaluación es ser útil en el proceso de toma de decisiones educativas. Como proporciona información para la acción y para la racionalización en la toma de decisiones, debe ser oportuna.

3. MODELO O POSTURA DE LA PROPUESTA

Corriente de la evaluación: Evaluación democrática Orientación de la estrategia: Transaccional y de observación Focos de atención: la evaluación se desarrolla considerando la participación de los implicados en la creación de cauces operativos de negociación dialogada de sus intereses, valores y creencias Aspectos en los cuales se expresa la naturaleza política de la evaluación curricular y el tratamiento que hace MacDonald de éstos a través de su propuesta evaluativa: Objeto de estudio: el currículo (la educación) con profundas raíces políticas e ideológicas. El currículo es expresión de la estructura económica, social y


política, funcionando como reproductor de las relaciones de dominio de los grupos con más poder e influencia sociales. Las medidas y decisiones en torno al currículo son de índole política y expresan de forma diversa las fuerzas vivas conductoras de la sociedad, donde distintos intereses con poder e influencia se conjugan para organizar y dirigir la educación. Esto afecta a la evaluación, por cuanto su actuación se desarrolla en un escenario político que condiciona la producción de conocimiento y su utilización. La naturaleza política de la evaluación puede apreciarse en las demandas específicas de información de cada audiencia y en cómo la evaluación procura satisfacer cada una de ellas. En el enfoque democrático pueden distinguirse hasta cuatro tipos de información, según su intencionalidad, uso y aprovechamiento: formativa; enfocada hacia la toma de decisiones; divulgativa; y dialogante. La información formativa pretende responder a los requerimientos informativos de los participantes: la comprensión del cambio educativo proporciona a las audiencias implicadas en el proceso de implementación la capacidad de reflexionar sobre la praxis educativa y replantear los objetivos y procedimientos pedagógicos con la intención de mejorar el currículo. La información enfocada hacia la toma de decisiones se dirige principalmente al cliente: la intencionalidad de este tipo de información es democratizar y racionalizar los procesos de toma de decisión, por lo que la información debe reflejar los distintos grupos de intereses para que puedan ser considerados en la toma de decisiones y ser relevante y oportuna para el cliente. La información divulgativa se enfoca hacia las audiencias naturales y la sociedad en su conjunto: ella pretende fomentar una matriz de opinión pública sobre los objetivos del cambio curricular y su desarrollo. La información dialogante sirve para propiciar una plataforma de comunicación y debate sobre las distintas perspectivas con las cuales enjuiciar la innovación curricular, creando espacios


de consenso y común entendimiento entre los distintos grupos de interés. La naturaleza política de la evaluación puede apreciarse, igualmente, en la distribución que la evaluación hace de la información. La evaluación al distribuir la información determina la configuración de las fuerzas e intereses políticos predominantes en el currículo y el sistema educativo: el control de la información permite a los grupos de interés que la monopolizan una mayor influencia en las decisiones educativas, de ahí que la evaluación deba preocuparse por reflejar los distintos intereses y difundir la información de forma extensiva. El evaluador debe garantizar su independencia respecto a cualquier grupo de interés, no siendo dócil ante la estructura jerárquica del poder. La independencia del evaluador debe reflejarse en el tratamiento imparcial e igualitario de las distintas audiencias, y en el compromiso de rehuir toda tentativa de participación directa en el proceso de toma de decisiones (ausencia de recomendaciones). La legitimidad política de los programas educativos depende de que éstos sean consentidos y reconocidos como portadores de los intereses mayoritarios de las distintas audiencias implicadas. En este sentido, el acto de reflejar en la evaluación las distintas fuerzas político-educativas para que la toma de decisiones pueda ajustarse a sus necesidades e intereses, persigue y posibilita la legitimación política de los curricula y del sistema de autoridad educativo. La concepción de justicia social que más se ajusta a una distribución equitativa de fuerzas e influencias en el currículo es el "igualitarismo político", ya que dicha concepción es la más sensible a los grupos menos favorecidos. Esta sensibilidad de la evaluación a las voces más vulnerables no significa


proporcionarles mayor protagonismo, ya que se fomentaría la parcialidad y tendenciosidad de los hallazgos evaluativos, comprometiendo la validez y credibilidad de la evaluación. La atención a aquellos grupos más débiles y poco estructurados, se expresa en reflejar sus intereses y necesidades en igualdad de condiciones con los restantes grupos de interés.

Conclusiones: a)

El

currículo (la educación) con raíces políticas e ideológicas,

es la

expresión de la estructura económica y social de una sociedad; reproduce las relaciones de dominio de los sectores de poder en el gobierno y de mayor influencia social. Las decisiones y medidas en torno al currículo son de índole político y expresan de forma diversa las fuerzas vivas conductoras

de la

sociedad, donde distintos intereses con poder e influencia, se conjugan para organizar la educación. Es así como se afecta la evaluación, por cuanto se desarrolla en un escenario político que condiciona

la producción de

conocimiento y su utilización. b)

La naturaleza política de la evaluación

demandas

puede apreciarse en las

específicas de información de los diferentes sectores de la

comunidad y como la evaluación procura satisfacer a cada uno de ellos.

c) El evaluador debe garantizar su independencia respecto a cualquier grupo de interés, no siendo dócil ante la estructura jerárquica de poder.


4. PRODUCCIÓN TEXTUAL

Puede

clasificarse

atendiendo

a

tres

grandes

aspectos,

íntimamente

interrelacionados entre sí: 1) dimensión política; 2) metodología de la evaluación; y 3) análisis del estado educativo en Inglaterra. Perteneciente al ámbito de lo político: los trabajos en donde se enfatiza y profundiza en la "dimensión política" de la evaluación, ellos son (sólo se hace mención al título de las fuentes y al año de su publicación): "Planning a Project Evaluation" (1973a); "Case-Study and the Social Philosophy of Educational Research" (1977); "An Educational Evaluation of the National Development Programme in Computer Assisted Learning" (1977c); "Looking up for a Change. Political Horizons in Policy Evaluation" (1978); "La Evaluación y el Control de la Educación" (1983); "Research and Action in the Context of Policing. An Analysis of the Problem and a Programme Proposal" (1987a); "The Limitations of Programme Evaluations" (1987); "The Independent Policy Evaluation" (1989); "La Evaluación como Profesión de Servicio Público" (1995); Discurso Honoris Causa (1999). Sobre "metodología de la evaluación", hace hincapié en la estrategia de investigación y las técnicas a ser utilizadas en la evaluación. En estos trabajos se aprecia cómo MacDonald construye una propuesta metodológica evaluativa a través de su perspectiva político-democrática. Entre los trabajos que pueden ser agrupados en esta categoría tenemos: "Briefing Decision-Makers" (1973b); "Rethinking Evaluation: Notes from the Cambridge Conference" (1973); "Future Indicative? An Overview of Evaluation in Education" (1977b); "The Portrayal of Persons as Evaluation Data" (1977a); "Bilingual Schooling in the U.S.A. - An Independent Study. A Preliminary Outline Proposal to the Ford Foundation from the Centre for Applied Research in Education" (1979); "Letters from a Headmaster"


(1980); "Interviewing in Case Study Evaluation" (1981); "Just for the Record?. Notes towards a Theory of Interviewing in Evaluation" (1982); "The Conduct of Evaluation: Principles and Procedures" (1988); "Making a Start: The Origins of a Research Programme" (1991); "Other Rooms: Other Voices - A Dramatized Report" (1991). Sobre el "análisis del estado educativo en Inglaterra", refleja la preocupación constante de MacDonald sobre la situación educativa de Inglaterra. Dos aspectos han concentrado su atención: el movimiento de reforma curricular en la década de los sesenta (del cual él es partícipe importante), y el progresivo control de la educación por parte del Estado a partir de la década de los setenta y su influencia en los objetivos educativos, el funcionamiento escolar y la evaluación curricular. Estos son los trabajos donde se acentúa y profundiza en esta temática: "The Intransigent Curriculum and the Technocratic Error. A British Review of the Curriculum Reform Movement" (1976a); "La Formación del Profesorado y la Reforma del Currículo" (1984); "Changing the Curriculum" (1976b); "Hard Times Accountability in England" (1979); "The State of Education Today" (1987b); "Evaluating the Humanities Curriculum Project. A Retrospective" (1988); "Mejora de los Centros Escolares, Eficacia Escolar y Evaluación: Una Perspectiva Internacional" (1989); "How Education Became Nobody’s Business" (1996). Igualmente, se incluyen como material bibliográfico las diversas entrevistas que a dicho autor hemos realizado en la ciudad de Valladolid (España), en los días previos a la ceremonia del Doctorado Honoris Causa que le concedió la Universidad de Valladolid en el año de 1999.


5. BIBLIOGRAFÍA Rubén Rodríguez de Mayo, Escuela de Educación, Universidad Central de Venezuela. Entrevista sobre la Naturaleza Política de la evaluación curricular de Barry MacDonal.1999. Internet

Tomado:

http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S0798-

922003000300002&script=sci_arttext Revista de Pedagogía ISSN 0798-9792 versión impresa

Internet Tomado: http://letrasuruguay.espaciolatino.com/aaa/oliva_calvo_marisel/devenir_de_los_modelos.htm

Naturaleza política de la evaluación curricular.

Los fundamentos políticos del

enfoque democrático de Barry MacDonald. On the political nature of curriculum evaluation: Characterizing the democratic approach of Barry MacDonald


Barry MacDonald