Issuu on Google+

ESCUELA DE PADRES Y MADRES

BOLETÍN Nº 34 PUBLICACIÓN BIMESTRAL

DICIEMBRE, 2.013 I.E.S. VERA CRUZ (BEGÍJAR) DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN

¿Sabemos estudiar? El aprendizaje es un proceso de adquisición de habilidades y conocimientos que se produce a través de la enseñanza, la experiencia o el estudio. Y el estudio, que depende del esfuerzo y trabajo que se dedica para aprender algo, requiere una actitud activa, donde quien estudia asuma su protagonismo y supere la pasividad. No podemos olvidar que en la adquisición de los hábitos y técnicas básicas para estudiar la colaboración de los padres y madres se considera fundamental.

TÉCNICAS DE ESTUDIO Se puede y debe orientar a los hijos/as en el manejo de Técnicas de Estudio. Una técnica de estudio es una herramienta para facilitar el estudio y mejorar los logros. Se trata de estrategias y procedimientos de carácter cogni-

tivo y metacognitivo que se aprenden y desarrollan a través de la práctica. Si se ha ido interiorizando un buen hábito y se han iniciado las técnicas de estudio, al llegar a Tercer Ciclo de Primaria y ESO, su hijo/a podrá poner en

marcha sistemáticamente una serie de estrategias más elaboradas que le van a ayudar en su proceso de aprendizaje. Algunas de estas estrategias las vamos a ver en esta revista y permitirán a los hijos/as mejorar su rendimiento.

“El éxito en los estudios depende en gran medida de una buena planificación. Los/as estudiantes que destacan no siempre son los más inteligentes sino aquellos/as que saben planificar su trabajo, aplican un buen método de estudio, están motivados/as y tienen confianza en si mismos/as”

ORIENTACIONES GENERALES Para que los/as jóvenes tengan éxito en los estudios es necesario: Crear un buen ambiente de estudio en casa, que exista un sitio fijo para estudiar, con material necesario (diccionarios, libros de consulta, etc.), aislado de ruidos y distracciones, con iluminación suficiente, buena ventilación y mobiliario funcional. Establecer un tiempo diario dedicado al estudio: que puede concretarse en un horario de actividades de tarde (indicando el tiempo que se dedicará a estudiar, los descansos y otras actividades extraescolares y de ocio). Acostumbre a su hijo/a a que, al

finalizar el tiempo de estudio, revise su material escolar y ordene su mochila para asegurarse de que le entrega las notas de la agenda, los exámenes, y no olvida el material para el día siguiente. El tiempo de estudio deberá respetarse sin interferir con otro tipo de encargos. Dar ejemplo de interés por la cultura: a través de la lectura, biblioteca familiar, prensa, conversaciones, etc... Mantener una estrecha colaboración con los profesores/as, se debe caminar en la misma dirección y buscar una colaboración mutua. Animar al estudio sin sermonear: es necesario valo-

rar la dedicación al estudio y el esfuerzo más que los resultados, resaltando los pequeños progresos. La adolescencia será una etapa especialmente difícil, en la que los “sermones” pueden ser contraproducentes y el mostrar apoyo y acompañamiento será más eficaz. Seguir diariamente el hábito de estudio de nuestros hijos/as pero sin agobiar: hay que interesarse por qué exámenes tienen, qué dificultades encuentran, cuál es su disposición ante cada materia… Hay que guardar un equilibrio en dicho seguimiento e ir otorgando mayor autonomía y responsabilidad conforme ellos/as vayan creciendo.

Contenido: Técnicas de estudio

1

Orientaciones generales

1

Hábitos de trabajo en casa

2

Organización de un plan de estudio.

3

¿Cuáles son los problemas del 3 estudiante?

Actitud frente a los estudios

3

Recuerde que...

4


Página 2

H Á B I T O S D E T R AB AJ O E N C AS A Prelectura: lectura rápida y global, previa a la explicación, para identificar los apartados del tema y la temática del mismo. Lectura Comprensiva: dedicar la misma tarde del día en el que se explica el tema para realizar una lectura comprensiva del mismo. Se intentará identificar la idea principal y los detalles o ideas complementarias de cada uno de los apartados con sus correspondientes párrafos. Si cuando se hace la lectura

“ S e debe llevar un pequeño cuaderno de notas en el que apuntar las dudas y resolverlas una vez aclaradas ”

comprensiva surgen dudas, es necesario anotarlas para preguntarlas al profesor/a y anotar las aclaraciones para luego releerlas y completar los apartados que no quedaban claros. Subrayado: inmediatamente después de la lectura comprensiva se subrayará lo más importante (ideas principales, conceptos claves, palabras técnicas, datos, fechas, etc.) y aquello que haga recordar el resto de detalles. Hay que subrayar lo justo. Es útil utilizar símbolos

memorizar los contenidos trabajados a través del resto de técnicas., principalmente a través del esquema-resumen. Para memorizar es necesario estar despejado. Se trata de leer y comprender el esquema para a continuación reproducirlo mentalmente con el esquema tapado. Se repetirá esta operación hasta que se aprenda el contenido, siempre comprendiendo. Repaso: es un aspecto fundamental. Se deberá ir haciendo conforme se va memorizando,

como exclamaciones, asteriscos, flechas, etc. para recalcar aspectos importantes y ayudar a retener la información. Esquema-Resumen: Incluirá toda la información organizada que se debe aprender extraída del subrayado, para que pueda visualizarse de un vistazo. Es bueno utilizar distintos colores y marcar las ideas y datos importantes, ayudará a la memorización. Memorizar: se deberá dejar mucho tiempo para poder

pues los contenidos memorizados son los que necesitan fijarse en nuestra memoria. Será necesario hacer varios repasos y el último de ellos no tiene porqué ser muy intenso, siempre que se hayan seguido los pasos anteriores . Toma de Apuntes: un aspecto especialmente importante en la ESO. Unos buenos apuntes serán aquellos que seleccionan los aspectos claves e ideas fundamentales mediante una

Será necesario trabajar a diario, realizando todos los ejercicios que se manden y repitiendo aquellos en los que se han encontrado dificultades o errores.

copia esquemática que capte la estructura lógica. Predomina calidad sobre cantidad. Será necesario organizar, revisar y clasificar los apuntes diariamente para poder ir elaborando un esquemaresumen de los mismos y luego realizar la memorización y repaso. En las asignaturas más prácticas es fundamental comprender las explicaciones y tener los ejercicios bien corregidos.


Página 3

BOLETÍN Nº 34

ORGANIZACIÓN DEL TIEMPO DE ESTUDIO

Algunos trucos y consejos para que los hijos/as sepan cómo organizar el tiempo de estudio: --Es necesario organizar todas las asignaturas. Confecciona una lista e intenta clasificar las asignaturas por dificultad: baja, media o alta. Verás que la mayoría se encuentran en la categoría de dificultad media, mientras que las que encuentres sencillas estarán en la de dificultad baja y las difíciles en dificultad alta. Incide más en estas últimas, pues tendrás que dedicarles el doble de trabajo --Designa un tiempo de estudio diario para cada asignatura. Intenta dedicar a diario entre unos 5-10 minutos para las asignaturas de dificultad baja, entre 10-20 minutos para las asignaturas de dificultad media y en-

tre 20-45 minutos para las asignaturas de dificultad alta. Dedica un tiempo a repasar las asignaturas que has dado ese mismo día y preparar las que darás al día siguiente --Confecciona tu propio horario atendiendo a tus posibilidades: actividades extraescolares, tiempo con los amigos, horario de clases, etc. Es muy útil organizar todas las horas del día, dedicando tiempo a las actividades de ocio y a las necesidades básicas: una hora para desayunar, una hora para comer, otra para cenar y unas ocho horas para dormir. Es importante que no abandones el horario diario cuando hay exámenes o se acerca un momento importante, pues luego será muy complicado volver a seguirlo. Trata de realizar una hora y media diaria de estudio. --A su vez, es muy útil llevar un calendario mensual para ver, de una sola vez, todas las actividades que tienes en el mes, tanto exámenes como actividades de ocio tipo cumpleaños, partidos, viajes, etc. -Confecciona el horario siendo sincero contigo mismo e intenta descubrir qué método de estudio se adapta me-

jor a ti: estudiar por el día, por la tarde o por la noche, hacer pausas en el estudio cada 15 minutos, media hora o cada hora, etc. Todos tenemos un método adecuado para nosotros, intenta descubrir el tuyo. Criterios para la confección del horario de estudio: Dedicar cada día 5 minutos a repasar lo que se ha hecho durante la clase, leyendo la materia explicada por el profesor/a, revisando los ejercicios, ... a continuación hacer los deberes. Dedicar tiempo a hacer un repaso semanal de los contenidos que se han trabajado durante la semana y que nos servirán para la preparación de los exámenes, y la confección de trabajos, lecturas, etc. Establecer el calendario de estudio para los exámenes partiendo siempre de la fecha de realización (o de entrega de los trabajos) y valorando de forma realista el tiempo necesario para prepararse bien. Es importante confeccionar el horario e intentar seguirlo a lo largo de dos semanas, luego realizar los ajustes necesarios y ¡¡¡a estudiar!!!!.

¿CUALES SON LOS PROBLEMAS DE LOS/AS ESTUDIANTES? 1.- Falta de método de estudio: se pasan muchas horas delante de los libros pero son horas que le cunden muy poco (apuntes incompletos y difíciles de entender; no tienen una visión global de la asignatura; tratan de memorizar repitiendo, sin asimilar; no hacen los deberes en su momento,…) No saben cómo estudiar una asignatura y desconocen las distintas fases del estudio (lectura inicial, comprensión, subrayado, elaboración de fichas-resumen, memorización, repasos sucesivos, repaso final). Son desorganizados y no tienen fijadas unas horas de estudio determinadas. Tampoco tienen un lugar fijo de estudio donde puedan tener todo su material organizado y estar tranquilos. Pierden mucho el tiempo, la mayoría de las veces inconscientemente (se levantan frecuentemente, estudian con música o TV, …) 2.- Falta de planificación: No saben organizar el tiempo disponible y cuando se acercan los exámenes tienen la sensación de que les ha "pillado el toro". No saben planificar las semanas de los exámenes, ver con que tiempo cuentan entre examen y examen para repasar. Se les termina amontonando el trabajo y terminan suspendiendo asignaturas que conocían pero a las que les ha faltado una última revisión. 3.- No llevan la asignatura al día Son jóvenes que van estudiando, pero siempre por detrás del ritmo de la clase, con varias lecciones desfasadas. Como tampoco han resuelto los deberes del día, sino que van varias lecciones por detrás, las correcciones en clase apenas les aporta algo. 4.- Falta de ambición: Se contentan con aprobar las asignaturas y pasar al siguiente curso, no se plantean lograr notas brillantes, y acaban con la ley del mínimo esfuerzo (hacer lo necesario para aprobar y nada más). Esto les deja sin margen de seguridad. Si te preparas pasa obtener un 8, si el examen te sale mal es muy probable que obtenga al menos un 5 o un 6, si te preparas para obtener un 5 y te va mal es probable que termines con un 3 o un 4, suspendiéndolo.

¡EVITA COMETER ESTOS ERRORES!

Disponer de un buen hábito de estudio consiste en estudiar siempre a la misma hora y elegir aquellas horas en las que se rinde más. Es mejor estudiar durante el día ya que de noche se rinde menos y al día siguiente se estará agotado..


ACTITUD FRENTE A LOS ESTUDIOS

I.E.S. VERA CRUZ (BEGÍJAR) DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN

PRÓXIMO NÚMERO FEBRERO, 2.014

ADICCIONES

a) El/la estudiante debe afrontar los estudios con optimismo y convicción. Algunas asignaturas pueden resultar complicadas o muy complicadas, pero no por ello hay que tirar la toalla. Es importante el auto-convencimiento de ser uno/a capaz y con una buena planificación y dedicación será capaz de sacar adelante cualquier asignatura por complicada que sea. b) El/la estudiante debe poner ilusión en lo que hace. Estudiar cuesta y es fácil encontrar otras actividades alternativas que resultan mucho más apetecibles. Pero, en definitiva, como el curso hay que aprobarlo, más vale afrontarlo con cierta dosis de alegría. Una persona motivada rinde mucho más. c) El/la estudiante debe actuar con seriedad y el rigor. Los estudios constituyen su principal obligación y debe afrontarlos con profesionalidad. Debe ser constante y trabajar diariamente. Tiene que desarrollar su fuerza de voluntad, siendo capaz de sacrificarse por alcanzar unos objetivos. d) El/la estudiante debe buscar la excelencia. No se puede conformar simplemente con aprobar, tiene que apuntar mucho más alto. Debe fijarse unos objetivos exigentes, aunque realistas. Además, puede aspirar muy alto sin tener que consagrarse en cuerpo y alma al estudio y abandonar el resto de actividades. Es cuestión de organización y de constancia. No hay que recortar el tiempo de ocio o diversión, lo que hay que evitar es la pérdida de tiempo. e) El/la estudiante debe ser flexible. Si el método de estudio que emplea no le da resultados, debe cambiarlo. El estudiante debe estar permanentemente tratando de mejorar su forma de estudiar, de ser más eficiente f) El/la estudiante debe ser humilde. Debe ser capaz de admitir sus fallos, sus carencias; esto es esencial para comenzar a corregirlos. No puede engañarse a si mismo, buscando siempre responsables de sus fracasos académicos. g) El/la estudiante debe ser también un buen "encajador". Ante un suspenso no se puede hundir, ya habrá más oportunidades. Lo que sí debe hacer es analizar los errores, conocer sus causas y tratar de que no vuelvan a suceder. De los errores se aprende.


Escuela de padres nº 34 tecnicas de estudio