Issuu on Google+

18-12-12 Cuando se le comunicó a Fernando Pablo que la segunda sesión del Club de Lectura estaría dedicada a Irène Némirovsky manifestó con ironía: - Pero... la autora no va a poder acudir. - No hay problema, traeremos a nuestra propia Irène. (Una expresión de asombro recorrió el semblante de Fernando). - Ah, bueno, bueno… (Respondió). Lola Lasala fue invitada a participar en el Club de Lectura como especialista en materia literaria y aceptó sin condiciones. Lola es una mujer menuda en apariencia física pero grande en su interior, es discreta, modesta, reflexiva y en ocasiones misteriosa. En el diálogo que emana fluido de su boca te arrastra a la concreción, a lo que realmente interesa, al meollo de la conversación. La mirada de sus verdosos ojos redondos se desdobla cuando por un lado observa la realidad hasta la saciedad, y por otro con su innata genialidad adjunta a la objetividad de sus escrutinios una sensible subjetividad impregnada de sentimientos, de fantasía, de sensibilidad femenina que se reflejan en sus composiciones literarias. Tuvimos la oportunidad de conocer a dos mujeres unidas por la creación. Apasionante la vida y la obra de Irène, ventana abierta a un mundo cultural y social que detalla en su obra desde una visión muy personal y pesimista de la vida, premonitoria de una catástrofe que ella misma sufriría en sus propias carnes y que de alguna manera deja entrever en sus novelas. Imparable la trayectoria literaria de nuestra autora aragonesa, creadora de poesía, relatos y microrrelatos, experta en cine y teatro (desde la dirección), lo cual le permite mantener el contacto con todos los géneros. Durante la sesión Lola habló acerca de El Baile, de su contenido autobiográfico, de la protagonista femenina, de la venganza de la adolescente, de la información que no oculta la autora y del detallismo en sus descripciones. Tuvo la gran habilidad de arrancar el coloquio sobre El Baile partiendo de su propia creación, así todos los asistentes (padres, alumnos, profesores, familiares…) se animaron a participar comentando los temas que aparecen en el libro y que ella misma iba sugiriendo: La sociedad, el mundo del arte, la mujer, la relación madre-hija. En un momento determinado del coloquio entre los asistentes se produjo una fuerte simbiosis entre la novelita y la vida de la autora que previamente se había comentado en la sesión, y es aquí donde Lola tuvo que intervenir para recordar que llegados a este punto no podíamos saltarnos la línea que separa la realidad de la ficción, y es que no hay que olvidar que la literatura es ficción, que el contenido de El Baile incluidos sus protagonistas son ficticios. Lola agradeció la asistencia a todos los presentes, pero la gran sorpresa para ella fue reencontrarse con una entrañable compañera con la que había compartido duras oposiciones, un viaje por Marruecos, y Centro de trabajo, de todo esto hacía muchos, muchos años.


Terminada la sesión todavía no daba crédito a lo que le estaba sucediendo, el Club de Lectura del I.E.S Rodanas había conseguido algo que Lola buscaba hacía mucho tiempo y que pensaba que formaba ya parte de su pasado: reencontrarse con la escritura y con Avelina. Gracias Lola por tu colaboración y por ayudarnos a recrearnos en lo que fue una deliciosa estampa prenavideña. Herrera Guinot


Sesión club de lectura El Baile