Page 1

BOLETÍN “Francisco Antonio de Zela y Arizaga” ¡ADALID DE LA LIBERTAD!

I

CONGRESO REGIONAL DE ESTUDIANTES DE EDUCACIÓN SUPERIOR DE LOS INSTITUTOS PEDAGÓGICOS, TECNOLÓGICOS Y ARTÍSTICOS

“Año bicentenario del primer grito de libertad de Francisco Antonio de Zela y Arizaga en Tacna” BIOGRAFÍA Francisco Antonio de Zela nació el 24 de julio de 1768 en Lima. Hijo de doña Mercedes de Arizaga y Hurtado de Mendoza y del español Alberto de Zela y Neyra. Se casó con doña María de la Natividad Siles y Antequera. Al morir su padre, Francisco Antonio, era un aprendiz de ensayador y fundidor de las Cajas Reales de Tacna. Francisco Antonio De Zela y Arizaga es notable por declarar el primer grito libertario en la ciudad peruana de Tacna el 20 de junio de 1811 es un intento para iniciar la independencia del Perú. De Zela fue apoyado por un numeroso grupo de criollos, mestizos e indios, entre ellos el cacique de Tacna Toribio Ara junto a su hijo José Rosa Ara y el cacique de Tarata y Putina Ramón Copaja.

La rebelión de Tacna estaba en estrecho contacto con la revolución argentina, que se inició en Buenos Aires el 25 de mayo de 1810. Los argentinos enviaron un ejército a la región de Charcas (Bolivia), bajo el mando del general Antonio González Balcarce y el abogado Juan José Castelli. Ellos enviaron proclamaciones a varias ciudades en el sur del Perú, invitándolos a seguir en la revolución. La ciudad de Tacna fue la primera bajo la dirección de Don Francisco Antonio De Zela, asaltando primeramente el cuartel de caballería y luego el cuartel de infantería que estaba situado a dos cuadras de distancia, a la voz de "...cargar y adelante", la noche del 20 de junio de 1811. Trágicamente, el mismo día (20 de junio) el ejército argentino fue derrotado por fuerzas españolas encabezados por el Brigadier Goyeneche en la zona de Guaqui, cercano al lago Titicaca, y por lo tanto, De Zela nunca recibió el apoyo necesario. Esta noticia crea un problema moral para De Zela y su reducida tropa, como resultado de ello, fueron diezmados y algunos capturados por los españoles sin presentar batalla. Los principales dirigentes de la rebelión fueron sometidos a juicio, entre ellos De Zela, llevándolo a Lima para ser condenado a 10 años en la prisión militar de Chagres-Panamá, De Zela murió allí.

TEMÁTICA: 1.- Mensaje de la Juventud del 1er. Grito de Libertad... repercusión regional y nacional. 2.- Significado de ¡Libertad! proclamado por “Francisco Antonio de Zela y Arizaga”.

PONENTES:

Invitados. Estudiantes representantes de cada instituto.

ORGANIZADO POR: Fecha: 30 y 31 de Mayo Lugar: Teatro Municipal


“Francisco Antonio de Zela y Arizaga” ¡ADALID DE LA LIBERTAD!

2

LA REBELIÓN DE TACNA Francisco Antonio de Zela fue notable por realizar el primer levantamiento por la libertad en la ciudad de Tacna, el 20 de junio de 1811, como primer intento de la Independencia del Perú. Francisco Antonio de Zela fue apoyado por un grupo de criollos, mestizos e indios, entre ellos los caciques de Tacna Toribio Ara y su hijo José Rosa Ara además del cacique de Tarata Ramón Copaja. Recibe el título de Comandante Militar de la Unión Americana. La rebelión de Tacna estaba en estrecho contacto con la revolución de Argentina, iniciada en Buenos Aires el 25 de mayo de 1810. Zela enarboló una bandera con colores azul y blanco a cuatro campos triangulares y similares a la bandera de la Junta Suprema de Buenos Aires. Los argentinos enviaron un ejército (Ejército del Norte) a Charcas (Bolivia), bajo el mando del general Antonio González Balcarce y el abogado Juan José Castelli. De allí enviaron proclamaciones a varias ciudades del Perú, invitándolos a que las sigan en la revolución. La ciudad de Tacna fue la primera en responder bajo la dirección de Francisco Antonio de Zela, ocupando el cuartel de caballería Regimiento Dragones del Rey.

¡ T a c n e ñ o s ! ¡Patriotas!...Llego la hora. Ya somos libres. Esta libertad debemos afirmarla con nuestro esfuerzo, con nuestros brazos armados, con la fortaleza de nuestros corazones. Los pueblos de América están pendientes de nuestra acción... Francisco Antonio de Zela. Tacna. 20 de junio de 1811 Pero el mismo 20 de junio las fuerzas virreinales derrotaron al Ejército del Norte en la Batalla de Guaqui, al borde del Lago Titicaca, y Francisco Antonio de Zela nunca recibió la ayuda necesaria. Mientras en Tacna logra tomar el regimiento de Dragones del Rey estableciendo por escasos tres días un estado libre. Cuando llegan las terribles noticias, causaron un problema en la moral de las tropas de Francisco Antonio De Zela y consecuentemente, fueron derrotados por los españoles. Capturaron a los líderes principales de la rebelión, entre ellos Francisco Antonio de Zela. Fue condenado al destierro y prisión por 10 años en Chagres (Panamá).

SU MUERTE Francisco Antonio de Zela murió en el Castillo de Lorenzo de Chagres, Panamá el 28 de julio de 1821, el mismo día de la Proclamación de la Independencia del Perú; muere sólo y abandonado en una de las mazmorras de esta prisión a la edad de 50 años, sin conocer la noticia de la Independencia del Perú. Algunos aseguran que esto podría no ser cierto, porque no se tienen documentos de la época, lo que sí sabemos es que fue un hombre que hizo mucho por Tacna.

HOMENAJE

Su casa, situada en el centro de la ciudad de Tacna, en la calle Zela # 542, fue designada oficialmente monumento histórico de Tacna el 26 de julio de 1961. El 20 de junio, de cada año, día del primer grito de libertad, es un día festivo laborable en la ciudad de Tacna. Varias plazas, calles y centros educativos en Tacna y el Perú, llevan su nombre.


3

“Francisco Antonio de Zela y Arizaga” ¡ADALID DE LA LIBERTAD!

BALANSARIO DE LA HISTORIA Francisco Antonio de Zela nació el 24 de julio de 1786 en Lima. Hijo de doña Mercedes de Arizaga y Hurtado de Mendoza y del español Alberto de Zela y Neyra. Fue valioso su ejemplo por su Primer Grito de Libertad dado en la ciudad de Tacna, el 20 de Junio de 1811, siendo éste el primer intento de la Independencia política del Perú. Presintió el destino luminoso del Perú y apoyado por un grupo de criollos, mestizos e indios, entre ellos los caciques de Tacna Toribio Ara y su hijo José Rosa Ara además del cacique de Tarata Ramón Copaja entre otros, ofrendaron con su vida la anhelada libertad. A través de Toribio Ara conoce la diferencia de la autoridad paternal y humana del Inca y la autoridad opresiva del virrey como representante de un monarca absoluto. Es así como hermanando la justicia con el principio de la libertad, Zela piensa que la libertad es la razón más grande del hombre. Los argentinos enviaron un ejército (Ejército del Norte) a Charcas (Bolivia), bajo el mando del general Antonio González Balcarce y el abogado Juan José Castelli. De allí enviaron proclamaciones a varias ciudades del Perú, invitándolos a que las sigan en la revolución. La ciudad de Tacna fue la primera en responder bajo la dirección de Francisco Antonio de Zela, ocupando el cuartel de caballería Regimiento Dragones del Rey.

Zela, de inteligencia cultivada y corazón sensible y abierto, advierte el estado de servidumbre de la colonia. En la mente del balanzario surge el ideal de una verdadera patria libre y soberana. Piensa en una patria, como un todo –económico, político y administrativo- dentro de un espacio geográfico en donde los hombres actúan con reciprocidad de derechos y deberes es decir una patria con justicia social. Es así que el ejemplo de Francisco Antonio de Zela, debe ser tomado como el inicio de nuestra verdadera libertad, ya que ésta solo se reafirmará con el esfuerzo de nuestros brazos en el trabajo, con la fortaleza de nuestro actuar y con la sencillez de nuestro sentir.

LAS PALABRAS DE ZELA: UNA PEQUEÑA HISTORIA En 1921 se publicó la “Historia de las Insurrecciones” de Cúneo. Aunque se sabía que el, seguramente voluminoso, expediente del juicio contra Zela y comprometidos, estaba extraviado, parecía que el tema se había completado. Cúneo, con su característica honestidad, dice que la “Sumaria Información”, que pudo usar en su libro; después de buscarlo inútilmente “en los archivos de Tacna, Arequipa y Lima; llegó a sus manos gracias al patriótico desprendimiento de don Pedro Quina Castañón, escritor tacneño, a quien una vez más agradece. El hecho que la Sumaria información; practicada por el Rivero, a los pocos días de la insurrección; que debía estar incluida en los primeros folios de ese legajo, se encontrase separada; abre una posibilidad aún más lamentable. La de su desglosamiento y diseminación. Pero, queda mucho más por incorporar. Cúneo, al decir de Valega, buscó un parte de Rivero, que, por declaración de los testigos de la Sumaria Información, había remitido desde Arica al Intendente Salamanca. No lo “pudo hallar en el archivo de la Intendencia de Arequipa el historiador tacneño Cúneo Vidal.

Valega, expresa regocijado, que él había tenido “la suerte de encontrarlo en el archivo del Cabildo” de Arequipa. Lo encontró “copiado limpiamente en el folio 54 del libro de toma de razón, correspondiente al período de 1811 a 1825”. Aunque, en realidad, quién “lo dio a conocer, por vez primera, fue don Francisco Mostajo en 1939”. En el Cabildo abierto, seguramente, se dio lectura del referido parte. En él se menciona la frase lapidaria dicha por Zela en el fragor de la acción bélica ¡cargar y adelante! Dice Valega que desde “hoy, en que por primera vez se publica, la resuelta frase del jefe heroico de la revolución tacneña de cargar y adelante perdurará en la historia, al par que las grandes frases sublimes, pronunciadas por los superhombres de los pueblos, en solemnes momentos colectivos. Si la espartana respuesta de Bolognesi: hasta quemar el último cartucho, constituye para el Perú el voto de la inmolación patriótica, la voz de combate de Zela: cargar y adelante, constituirá, en lo sucesivo, para los peruanos, la frase de la acción denodada”. Valega concluye el texto exclamando ¡Gloria “a Zela, esforzado varón, gran mártir de la causa libertaria, gloriosamente prócer, a quien se dedicó apenas, en Lima, una placa conmemorativa, cuando es digno de la estatua, en actitud de pronunciar su enérgica orden: “cargar y adelante”.


“Francisco Antonio de Zela y Arizaga” ¡ADALID DE LA LIBERTAD!

4

CUANDO TACNA AMANECIÓ EN LIBERTAD El 21 de junio de 1811, el humilde pueblo de San Pedro de Tacna, sin más pergamino que su laboriosidad, progresismo, cohesión social, democrática, fue el único lugar del Perú donde el sol de los Incas surgió entre el Tacora inundando con su luz a un pueblo libre y llamado a grandes destinos. A las seis de la mañana del 21, Zela, salió por segunda vez “acompañado de tropa en busca de los oficiales reales, para exigirles la inmediata entrega del dinero depositado en las Cajas Reales”; así como de “documentos de propiedad del Estado” allí depositados. Conseguidas “las tres llaves del arca donde se resguardaban los caudales reales, mandó abrirla y extraer el dinero existente en ella, que no pasó de dos mil pesos” los que, dice Seiner, encomendó cargar “a varios soldados y depositarlos en lugar seguro. Acto seguido, depuso a los oficiales reales y nombró en su lugar al capitán Pedro Alejandrino de Barrios, nombrado “nuevo Tesorero Nacional” y a Pedro Cossío como Contador. Este Cossío “antes, en 1809, había andado notablemente mezclado en la revolución de La Paz”, ha recordado Valega. Este dato permite conocer, tal vez, a uno de los agentes de la Insurrección del Alto Perú que actuaron a la sombra o, quizás a uno de los mentores de Zela respecto de los propósitos e ideología de la revolución altoperuana. Seiner dice que al “cabo de poco más de dos horas, Zela regresó al cuartel donde esperaba el alférez Antonio Ferrándiz, suspendido de su puesto de oficial de guardia la noche anterior. Buscó Francisco atraerlo al nuevo orden y lo nombró oficial del cuartel, quedando así a cargo del resguardo de Navarro; sin embargo, no había terminado aún la mañana cuando Ferrándiz” fue a “pedirle a Zela un pasaporte para retirarse a la ciudad de Arica en busca del Subdelegado y que se lo negó dicho Zela, pretextando que, siendo oficial, iría a Arica a ponerse al frente de una compañía y vendría a dar contra él y contra este pueblo: y que habiéndolo colocado al declarante en el mismo cuartel de oficial, duró en él sólo una mañana no cabal, y pidiendo que se le relevase pedido que el encargado, don Fulgencio Valdez, aceptó. A continuación mostramos el soneto escrito por el vate tacneño Federico Barreto Bustíos, durante el cautiverio de Tacna. El compositor se apoya en el movimiento desplegado el 20 de junio de 1811, por Francisco Antonio de Zela y Arizaga. El título del poema es La casa de Zela. Todo en mi Tacna el patriotismo halaga. En esta casa, en ya remoto día, nació la libertad. Aquí vivía don Antonio de Zela y Arizaga. Por esta puerta, el ínclito guerrero salió a luchar contra el león hispano. ¡Le veo en el dintel, espada en mano! ¡Entre nuestros patricios fue el primero! ¡Adalid inmortal! ¡Torna a la vida! Vuelve a tu patria desde lo infinito. Tu sagrada misión no está cumplida… Es necesario que de nuevo vibres; lanza otra vez tu inolvidable grito: “¡Tacneños, llegó la hora… somos libres!” Federico Barreto Bustíos.

De inmediato, colocó en su reemplazo a Juan Bautista Julio Rospigliosi y que, a media mañana, cuando la población comenzaba su rutina, “Zela dispuso que se iniciara el pregón del bando lo más rápidamente posible, buscando, de ese modo, informar cabalmente al vecindario las razones de la acción de la noche anterior” lo mandó “pronunciar en los lugares de costumbre, por boca de pregonero”. Manifiesta Seiner que el referido bando, fue divulgado, por primera vez, por Rómulo Cúneo “en 1921, es uno de los más importantes documentos relativos a la rebelión, que al parecer fue redactado por Zela antes del jueves 20. En él se reflejan los argumentos esgrimidos por el prócer para hacerse del poder y las proyecciones que alcanzará su empresa”. Al parecer el documento que preparó Zela no parece ser ni muy sólido ni suficientemente convincente. Es sencillo breve y se estructura en dos bien marcadas partes. La primera, donde pretende justificar el movimiento, haciendo esguinces entre el fidelismo al Rey de España y el separatismo que representaba la Junta de Buenos Aires y la presencia de Castelli en el Alto Perú. La segunda parte esta dirigida a informar, exigir y ordenar. La interpretación del documento que pudo haber tenido la población, por lo menos, para los que fueron interrogados en la Sumaria Información, fue “para que se le reconociese como comandante y se obedeciese a la Junta de Buenos Aires”, en el caso de la declaración de Ferrándiz; mientras en la de José Melitón Beltrán el propósito se reducía a que levantados en armas en Tacna “se diese por ganada la acción del Desaguadero y se reconociese a la Junta de Buenos Aires”. Otra de las acciones tomadas el 21 fue la de mandar cerrar “los caminos de suerte, que no se podía comunicar aún con las doctrinas más inmediatas”. Extraído del libro de “ZELA ADALID DE LA LIBERTAD” Dr. Luis Cavagnaro Orellana”

Francisco Antonio de Zela (coro) Juventud estudiosa que anhelas aprender en la vida a triunfar, en honor a la Patria en que Zela inmolóse por su libertad. Y ante el nombre del prócer glorioso distintivo de nuestro plantel, entonemos este himno armonioso que es tributo al valor y al saber. (bis) El ejemplo de Zela nos enseña de la ignorancia nuestras vidas libertar, emprendiendo la marcha hacia el futuro sin desmayos, con firmeza y con tesón. (bis)

Al color de las sabias enseñanzas, nuestras mentes modelemos con fervor, abrigando las más caras esperanzas, de ser útiles a nuestro gran Perú. (bis) (Coro)

Boletin faz adalid de la libertad 2011  
Boletin faz adalid de la libertad 2011  
Advertisement