Page 1

PROYECTO SABORES SOLIDARIOS


Qué es y cómo empezó El proyecto Sabores Solidarios es una iniciativa de los miembros de la Asociación Gastronómica de Intxaurrondo. Las duras e impactantes imágenes que cada día llegaban desde Grecia nos hicieron plantearnos seriamente la posibilidad de ponernos en marcha y tratar de ayudar a las miles de familias atrapadas en las islas. Hicimos un primer viaje a Grecia para conocer la situación sobre el terreno. Vimos que aquellas personas apenas recibían un techo donde pernoctar y poco más. No tenían comida, ni agua, ni medios para conseguirlo. Así que decidimos intentar alimentarles durante el tiempo que hiciera falta. En enero empezamos a preparar la estrategia y a buscar ayuda. En Chios localizamos un local que nos serviría de cocina. Y de un lugar donde pudieran pernoctar nuestros voluntarios. En casa contactamos con empresas de hostelería y cocina que nos permitieron montar una cocina industrial en la isla. Varias empresas de alimentación y supermercados nos surtieron en un primer momento de comida. Y así mismo conseguimos asegurarnos el transporte regular de víveres, hacia Grecia.

Así empezó a andar el proyecto, en marzo de 2016. Y así seguimos dando de comer a diario a los refugiados instalados en Chios y a voluntarios que operan en la zona (socorristas, médicos, psicólogos,…) para que puedan dedicarse exclusivamente a salvar vidas.


Evolución y cambios hasta hoy - Aumento del número de comidas diarias Desde la llegada de los miembros de Sabores Solidarios a la isla de Chios, hemos estado alimentando a diario a una media de 800- 1.000 personas. Sin embargo la situación allí es muy cambiante. Aunque no para mejor. En la actualidad el grupo de voluntarios está repartiendo comida y cena para 1.600-1.700 personas. Y las autoridades de la isla nos han sugerido que ante la imposibilidad de hacerse cargo de la alimentación de los refugiados confinados en el centro de internamiento de Vial, nos encarguemos nosotros de esa labor. Esto supondría 1.500 comidas más al día.

- Necesidades específicas y problemas nutricionales A medida que pasa el tiempo se hacen cada vez más patentes las carencias nutricionales de grupos específicos: bebés y niños, ancianos y mujeres embarazadas que, por su situación y características necesitan un tipo de alimentación diferente, más rico y específico. Asesorados por nutricionistas, los voluntarios han empezado a elaborar tres tipos distintos de menús, ricos en verduras y frutas, en calcio o de fácil ingesta y digestión, según los casos. De ahí que de los cuatro voluntarios con los que se inició el proyecto, en la actualidad sea necesaria la presencia de doce voluntarios para preparar y repartir las comidas. Baste decir que sólo los niños suponen el 40% de los refugiados de Chios.


Situación y presupuesto mensual_ Presupuesto inicial (una media de 1700 comidas únicas al día) . alquiler del local y de apartamento para voluntarios . gastos de mantenimiento de la cocina (gas, agua, luz, gasolina…) . viajes de voluntarios . adquisición de materias primas (pan, fruta, verdura y producto fresco y perecedero,…) . alquiler de furgonetas

. TOTAL: 30.000 EUROS AL MES

Presupuesto actual (una media de 1700 comidas al día con diferentes menús) A todo lo anteriormente referido tenemos que sumar el aumento, en el último mes del número de refugiados que necesitan de la ayuda de Sabores Solidarios para poder comer y que a día de hoy son 1.700- 1.800. Además este número podría duplicarse, en caso de tener que alimentar a los internados en el campo de Vial (+1.500 personas cada día). Y no debemos olvidar el esfuerzo extra que supone la elaboración de distintos menús que garanticen una nutrición óptima de los grupos más débiles y que no pueden comer las comidas que se reparten en general (bebés y niños, embarazadas y ancianos). Todo ello aumenta el gasto mensual necesario para mantener el proyecto en pie.

. TOTAL: 40.000 euros al mes


Necesidades actuales Desde el inicio, el proyecto Sabores Solidarios ha recibido el respaldo de un sinfín de firmas, empresas, grupos y ciudadanos particulares que, con su esfuerzo y su ayuda han hecho y están haciendo posible que miles de personas, hombres, mujeres y sobre todo niños, puedan comer cada día y reciban también una ración de alegría y esperanza, en medio del infierno. Sin embargo, la situación en Chios no se ha solucionado. Las necesidades de los miles de refugiados en la isla incluso han aumentando en los últimos meses y sin visos de mejorar, la presencia de Sabores Solidarios sigue siendo necesaria.

Los partidas presupuestarias necesarias a día de hoy serían para cubrir: - Mantenimiento de las instalaciones en Chios (local cocina, local almacen, alquiler, furgonetas, consumos y mantenimiento) - Comidas perecederas, pan, agua, alimentación para bebés - Menaje y material desechable para repartir comida (bandejas, cubiertos de plástico, vasos, termos) - Gastos de voluntarios (viaje, manutención, seguros) - Gastos cocina (adquisición de diversa maquinaria: cortador de verduras, batidora industrial, cortadora de pan,…) - Gastos de organización (oficina, teléfonos) - Local para guardar ropa para refugiados (haría falta un local de 100 metros cuadrados para depositar la ropa que está llegando para los refugiados)


UNA PALABRA FINAL No queremos terminar sin decir un enorme GRACIAS. Son muchos los nombres que podríamos citar y a los que tenemos que dar las gracias por su apoyo: FAGOR, Super Amara, Alcampo, Banco de Alimentos de Gipuzkoa, Arguitrans, conservas Pedro Luis, Mercado San Martín, Cáritas de Gipuzkoa, Muebles Ondarreta, Sammic, Loiola Siglo XXI, Baque, Diario Vasco, Sociedades Gastronomicas, Asociaciones de vecinos y ciudadanos anónimos,…. Miles de hombres, mujeres y niños atrapados en una isla de Grecia, siguen necesitándoles a ellos. Y siguen necesitando toda la ayuda que les podamos dar.

Proyecto Sabores Solidarios  

Proyecto de recogida de alimentos en el IES Pablo Sarasate de Lodosa para los refugiados.