Page 1

                               

La crisis de 1640            En 1621, cuando Felipe IV fue proclamado rey, el conde ­ duque de Olivares se  convirtió en el nuevo valido. Este hombre, al contrario que Lerma, quería el poder para  gobernar,   no   para   enriquecerse.   Pronto,   para   lograr   que   España   siguiera   siendo   la  primera potencia universal, presentó una serie de proyectos de reforma al rey que se  consideran el origen remoto de la crisis de 1640.       En 1624 presentó un memorial al rey en el que proponía una serie de medidas para  reformar España: • Reforma de la administración: cese y condena de todos los gobernantes corruptos del  reinado  anterior;  creación  de  16  juntas   de  reforma  ­ serían  como   los  ministerios  actuales ­ la más famosa de todas la de Reformación de Costumbres que trató de  poner coto a los gasto suntuarios ( por ejemplo se prohibió usar gola rizada o de  tamaño exagerado ). Pero las juntas fracasaron porque los estamentos privilegiados  se   opusieron   y   además   los   gastos   de   la   administración   se   duplicaron   por   no  suprimirse los antiguos organismos. • Proteccionismo   comercial:   se   intenta   seguir   las   doctrinas   mercantilistas  prohibiéndose   el   comercio  con  Holanda,   Inglaterra,  Francia  y  numerosos  estados  alemanes. Pero como en España los ciudadanos no decidieron invertir para crear y/o  desarrollar una artesanía próspera, la medida solamente sirvió para incrementar el  contrabando, con el consiguiente hundimiento del comercio exterior. • Homogeneización de los reinos: Olivares no entendía que los reinos de la Corona se  rigieran por leyes diferentes, especialmente las de carácter fiscal, y pretendía que se  produjera una normalización en el sentido de que todos se rigieran por las mismas  que Castilla o por lo menos, lo más parecido posible. El cómo conseguirlo se podía  hacer de tres maneras: intercambio de autoridades entre los diversos reinos, es decir,  un castellano en Cataluña o un aragonés en Portugal, presionar para que cada reino,  voluntariamente,  cambiara  sus  normas  legales,  y por último  si los  reinos  por las  buenas no quieren cambiar sus leyes, pues se provoca una sublevación de modo que  tengan que intervenir los Tercios y, una vez apaciguadas las gentes, se cambian las  leyes por real decreto • Creación de la Unión de Armas: este proyecto es lo más parecido en el siglo XVII a  la mili. La idea era crear un ejército común para toda la Monarquía de modo que  cada reino aportara un número de soldados previamente establecido. El total, para  defender España, era de 140.000 soldados repartidos así: Castilla e Indias: aportarían  44.000;   Nápoles,   Sicilia   y   Milán:   30.000;   Cataluña:   16.000;   Portugal:   16.000;  Flandes: 12.000; Aragón: 10.000; Valencia: 6.000; Baleares y Canarias: 6.000. En  principio la nobleza no se opuso, pero resultó un fracaso porque las clases populares  1


sí protestaron, y porque no se tenía en cuenta la realidad demográfica de España.  Además algunos territorios, como las Provincias Vascongadas, según sus fueros no  tenían obligación de aportar soldados por lo que entendían que con este proyecto ­  que no pasó de eso ­ se iba en contra de sus leyes particulares.       Lo que ocurrió con estas propuestas, especialmente las dos últimas es evidente, no  salieron.  Además  crearon un sentimiento anticastellano, hoy diríamos  anticentralista,  muy   fuerte.   Para   colmo   muchas   personas   empezaron   a   cuestionarse   qué   beneficios  reportaban formar parte de una Monarquía que no traía más que disgustos, por lo que lo  mejor sería separarse.             Hacia   1630   comenzaron   las   protestas;   primero   en   Vizcaya,   años   después   en  Portugal, y por fin estalló el desastre de 1640. La sublevación de Cataluña  Desde los comienzos del reinado de Felipe IV, estaban descontentos con el rey porque  se les quiso exigir un impuesto extraordinario que no habían votado las Cortes. El rey  empezó mal.          Las cosas se complicaron cuando en plena guerra de los 30 años ­ véase política  exterior ­ el Conde Duque pensó que los franceses no serían capaces de mantener dos  frentes de combate abiertos ­ Flandes, donde ya se combatía, y el Rosellón ­ por ello el  Conde Duque envió un ejército a luchar a este territorio tan ligado a Cataluña; además  así se obligaba a los catalanes a ser solidarios con la Corona pues, según las tradiciones  de la época, debían hacerse cargo de la manutención y hospedaje de las tropas; los  catalanes fueron generosos y contribuyeron .El encontronazo se produjo cuando al no  ser suficientes las tropas, que vamos a llamar españolas, el Conde Duque envió tropas  italianas que se dedicaron a cobrar en especie lo que no se les pagó. ­ 1638 ­ Y ahí  empezó   todo.   Las   protestas   de   ese   año   fueron   en   aumento,   los   actos   de   pillaje  continuaron  y nació, como respuesta a unos actos que los catalanes entendieron como  un desprecio a su modo de ser y de sentir, una “guerrilla” compuesta por campesinos  fundamentalmente ­ segadors ­ aunque parece que también había bandoleros.       Estos campesinos, el día del Corpus de 1640 ­ 12 de junio ­ asaltaron la ciudad de  Barcelona en protesta por todos los abusos del ejército real. Asesinaron al virrey, conde  de Santa Coloma, cuando huía y de hicieron con el control de la ciudad. Esta revuelta  fue el famosos “Corpus de sangre”.       En Madrid, los partidarios de dar un escarmiento a los revoltosos, se impusieron a  los partidarios del diálogo y apaciguar los ánimos. En Barcelona la amenaza del castigo  fue   aprovechada   por   los   partidarios   de   la   secesión,   dirigidos   por  Pau   Claris,   para  proclamar la República bajo la protección de Luis XIII de Francia.             El problema catalán se consideró tan importante que desplazó a la secesión de  Portugal o la guerra contra Francia. Olivares organizó un ejército en el que se integró  además del pueblo llano, a la nobleza de grado o por la fuerza   ­ simplemente se les  “recordó” que sus privilegios existían porque su misión era la de defender el reino ­.  Todo se hizo con tanta prisa y descoordinación que en 1642 fracasaron en su intento de  tomar Lérida. Esto envalentonó a los catalanes.       Al año siguiente, 1643, cayó Olivares y le sustituyó Luis de Haro que, bastante más  sensato, pensó que lo mejor era acabar la guerra en los Países Bajos y Francia y después  2


dedicarse a Cataluña; lógicamente si los catalanes dejaban de tener el apoyo del rey de  Francia, la sublevación, más bien la independencia, se acababa por sí sola. Eso es lo que  pasó.   La independencia de Portugal       También se inició en 1640 cuando el duque de Braganza fue proclamado rey como  Juan IV. Las causas del levantamiento, además de que los portugueses no querían tener  un rey castellano, fue sencillamente la recluta forzosa de soldados para la sublevación  de Cataluña. Inglaterra, Francia y los Países Bajos reconocieron a Juan IV. Guerra entre  España y Portugal para intentar recobrar este territorio no hubo hasta 1660 ­ primero  acabamos con las guerras en Europa ­; conclusión, también perdimos Portugal. =============

3

La crisis de 1640  

Tema 9.2. del Bloque 9 del temario de Historia de España de 2º de Bachillerato elaborado en el IES Las Musas de Madrid.

Advertisement