Issuu on Google+

Origen de Andalucía 20-02-2012

1 Ha ocurrido en muchas ocasiones que al andar por el campo

alguien se ha encontrado fósiles de almejas o caracoles marinos. Aunque ese lugar en la actualidad esté muy alejado del mar, hace millones de años seguramente estaba cubierto por las aguas marinas. Gran parte del suelo de Andalucía pertenecía al fondo del mar en aquellos tiempos tan lejanos.

Con el paso lento del tiempo, muy poco a poco, emergieron las tierras sumergidas bajo aquel mar, es decir, se fue elevando nuestro suelo y se formaron las montañas, valles, ríos y lagunas con las formas que hoy vemos a nuestro alrededor. Así nació Andalucía y ha resultado ser como un gran jardín de tierras muy fértiles emergido de las aguas.

MÚSICA 2

Desde los primeros tiempos de la historia esta región ha sido un atractivo para sus pueblos vecinos, por el lugar tan estratégico en que se sitúa, por su clima y por las buenas condiciones para todo tipo de actividad. Por ello han sido muchos los pueblos que han visitado este territorio y algunos de ellos se han quedado aquí muchos años.

1

Hace más de 3.000 años los primeros navegantes, que procedían del otro extremo del Mediterráneo, no se aventuraban a traspasar el Estrecho de Gibraltar, en donde la leyenda situaba las llamadas "Columnas de Hércules", una en Gibraltar y la otra en donde ahora está la ciudad de Ceuta. Creían que por allí terminaba el mundo y consideraban al Atlántico como un mar peligroso al que llamaban "Mar de las tinieblas". Durante esta remota época nuestra tierra se fue llenando de unos pobladores como los fenicios, los griegos y los cartagineses que llegaban de tierras lejanas y se establecían aquí, creando los primeros poblados y ciudades.

2 Mucho después los romanos conquistaron la Bética, que era como ellos llamaban a la región, porque también llamaron Betis al río Guadalquivir. La Bética se romanizó, o sea los habitantes aceptaron de los romanos sus leyes, las costumbres y la lengua a la que llamaron latín.

1 Siglos después los musulmanes, que también conquistaron este territorio, fueron los que nombraron al-Andalus a la zona de la Península que ellos habitaron y así ha surgido el nombre Andalucía tal y como lo conocemos hoy.

MÚSICA 1


2 Nuestra Comunidad ocupa un lugar privilegiado en el mundo. Tiene una gran variedad de paisajes muy distintos unos de otros. Esto se debe, entre otros motivos, a que su territorio se sitúa entre dos mares (el océano Atlántico y el mar Mediterráneo) y a que se encuentra muy cerca de África. Esta variedad de los paisajes y territorios andaluces es uno de los rasgos más característicos de esta tierra. Y es que en Andalucía podemos pasar rápidamente desde la ancha llanura del Valle del Guadalquivir a los altos picos de Sierra Nevada; desde las secas tierras almerienses a la zona más lluviosa de España en la Sierra de Grazalema (Cádiz); desde la frialdad de las nieves de Sierra Nevada a la cálida costa tropical granadina. La superficie de Andalucía comprende 87.597 Kms. cuadrados. En Europa, Andalucía supera en extensión a países como Bélgica, Holanda, Dinamarca, Austria o Suiza; y casi iguala a Portugal, nuestro país vecino.

MÚSICA 1. El relieve de Andalucía.

1

El relieve andaluz es muy distinto según los lugares. Así, en Andalucía oriental abundan las zonas montañosas y los altiplanos, que son terrenos altos y llanos; mientras que en la parte occidental predominan las tierras llanas y de escasa altura, que están situadas en la Depresión del Guadalquivir.. En la costa abundan las llanuras litorales bañadas por el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Pero más de la tercera parte de Andalucía está por encima de los 600 metros de altitud, habiendo altiplanicies y sierras con más de 46 picos que pasan de los 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Andalucía tiene dos cadenas montañosas de importancia: •

Los Sistemas Béticos constituyen por su altitud, el relieve montañoso más importante de Andalucía y de la Península Ibérica. Están formados por dos cordilleras: La Cordillera Subbética a la que pertenecen, entre otras, las sierras de Cazorla, Segura y la Sagra, que es la más alta de ellas. La Cordillera Penibética está más al sur, en paralelo y muy próxima a la costa mediterránea. Es la que tiene las montañas más elevadas de Andalucía y de la Península. En esta cordillera destaca Sierra Nevada, en la que está situado el Mulhacén que es el pico más alto de la península, con 3.481 metros y el Veleta con 3.392 metros de altura, que le hacen ser también uno de los más altos.

Sierra Morena se sitúa al norte de la Comunidad. Es una larga cadena montañosa que recorre Andalucía de este a oeste. Está formada por montañas de mediana altura. A ella pertenecen las sierras de Aracena (Huelva), de los Santos (Córdoba) y la de Andújar (Jaén).

2


MÚSICA 2 La

llanura es una zona extensa de terreno sin elevaciones importantes, casi horizontal. En las llanuras se puede cultivar bien la tierra, como ocurre en la Campiña andaluza, cuyas tierras son muy fértiles. Esta campiña está situada en el Valle del Guadalquivir, también llamado Depresión del Guadalquivir, pues es un terreno bajo y llano, por el que transcurre el río Guadalquivir. Es un valle porque se encuentra entre Sierra Morena y los Sistemas Béticos. Tiene forma triangular, con su vértice más estrecho en la provincia de Jaén y su mayor amplitud en la desembocadura del río. Cerca del nacimiento del río, el valle es estrecho y el terreno es ondulado. En la parte central está la Campiña. Al final del valle, cerca de la desembocadura del río el terreno es tan bajo que se inunda con las aguas del río y del mar; a estas llanuras se les llama marismas. También hay vegas en otras llanuras andaluzas. Destaca la Vega de Granada que está regada por las aguas del río Genil.

MÚSICA 1La costa andaluza está bañada por el océano Atlántico y por el mar Mediterráneo. Las aguas de los dos mares se unen en el Estrecho de Gibraltar, que es el accidente geográfico que separa a Europa de África. •

La costa atlántica es casi toda baja y arenosa; es decir, no tiene acantilados ni apenas rocas porque no hay montañas cercanas. Tiene extensas playas, como las de Isla Cristina y Matalascañas en Huelva, o las de Chipiona y Valdelagrana en Cádiz. A veces, estas playas tienen grandes dunas de arena.

La costa mediterránea es mucho más alta y rocosa, debido a que la cordillera Penibética está muy cerca del mar. En ella hay acantilados, playas extensas y pequeñas playas de gran belleza llamadas calas. esta zona costera es una de las más apreciadas por el turismo que viene a España, para disfrutar de su clima y sus playas, como las de la Costa del Sol malagueña, la de Almuñécar (Granada) y la de Aguadulce (Almería).

MÚSICA 2 Casi todos los ríos andaluces tienen un caudal escaso e irregular, o sea en ocasiones llevan muchísima agua pero generalmente llevan poca debido a la sequía y, a veces, no llevan ninguna. Los principales ríos andaluces desembocan o vierten sus aguas en el océano Atlántico o en el mar Mediterráneo.

3


La vertiente atlántica recoge la mayor parte de las aguas del territorio andaluz. Los ríos de esta vertiente son más largos que los de la vertiente mediterránea. Por ella transcurre el río Guadalquivir que es el más largo y caudaloso de Andalucía. Nace en la Sierra de Cazorla, en la provincia de Jaén; pasa por las ciudades de Córdoba y Sevilla. Desde aquí es navegable hasta su desembocadura que está en la localidad de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Su principal afluente es el río Genil, que recoge gran cantidad de agua de Sierra Nevada. Otros ríos de esta vertiente son el Tinto y el Odiel, en la provincia de Huelva y el río Barbate y el Guadalete en la provincia de Cádiz.

La vertiente mediterránea está formada por los ríos que vierten sus aguas al mar Mediterráneo. Estos ríos nacen en la Cordillera Penibética, que está muy cerca del mar, por eso son ríos cortos y rápidos ya que en ese poco trayecto bajan una gran pendiente. Tienen un caudal escaso y muy irregular, pues en verano no suelen llevar agua y, a veces, cuando se producen tormentas en la Cordillera, llevan muchísima. Por ejemplo el Guadalhorce, que recorre la provincia de Málaga y el Guadalfeo que lo hace en la de Granada.

1En muchos ríos andaluces se han construido embalses con la finalidad de utilizarlos para el consumo humano en las viviendas, el riego de las tierras de regadío y la producción de electricidad. Los principales embalses o pantanos andaluces son el de Iznajar en el río Genil, el de Negratín en el Guadiana Menor y el de Tranco de Beas en el Guadalquivir.

MÚSICA ****************************** 3. El clima, la vegetación y la fauna de Andalucía.

2

A causa de los contrastes en el relieve, Andalucía tiene grandes diferencias climáticas y las condiciones de temperatura y lluvia no son iguales en todas las zonas. Andalucía es la región más cálida o calurosa de España. Su clima Mediterráneo se llama así porque recibe mucha influencia de este mar. Esta influencia del mar hace que: • •

Los veranos son largos, calurosos y secos. Los inviernos son cortos y fríos. Las lluvias son escasas, algo más abundantes en otoño.

En la mayor parte de Andalucía, la vegetación natural es el bosque mediterráneo. Predominan los árboles de hoja perenne como las encinas, los alcornoques, los pinos y los pinsapos. Cerca de los ríos hay bosques de ribera formados por álamos y fresnos. En las zonas montañosas más altas hay árboles, como el quejigo y el castaño y también pinos de alta montaña. También hay en Andalucía zonas de matorral en las que predominan los arbustos, como la retama, el romero, el tomillo, la aulaga y la jara. En los prados abundan las hierbas, siendo frecuentes los tréboles, la avena loca y la grama.

4


MÚSICA 1También la fauna andaluza varía según las zonas y es de una extraordinaria riqueza: •

• •

En las sierras viven aves rapaces como el buitre, el águila real, el azor y el gavilán. También hay mamíferos como la cabra montesa, el jabalí, el ciervo, el zorro y el lince ibérico. En las llanuras viven aves como águilas, milanos, grullas y cigüeñas blancas. En las orillas de los ríos y lagunas podemos encontrar flamencos, patos y garzas. En las aguas viven peces como las carpas, barbos y tencas.

Las marismas son llanuras muy próximas al mar que se encuentran inundadas buena parte del año y que resultan ser los lugares con más diversidad faunística. Sirven de lugar de cría y descanso a gran número de aves acuáticas que emigran cada año desde Europa hasta África. Abundan los flamencos, los ánsares y los patos. En Andalucía hay marismas: las del Odiel y las de Doñana.

MÚSICA 2 Los espacios protegidos o parques naturales

son lugares que denominamos así porque tienen un especial interés para el bien de las personas. El gobierno y las instituciones públicas se encargan de cuidarlos y proteger a los seres vivos e inertes que allí se encuentran. Los parques naturales son importantes para toda la humanidad ya que ayudan a oxigenar el aire y protegen especies animales o vegetales que pueden ser únicas en el planeta. Andalucía es la región con mayor variedad y riqueza natural de Europa. Tiene numerosos espacios naturales protegidos de la mano del hombre, debido a la gran variedad, riqueza y belleza de su paisaje, fauna y vegetación. Los principales son los siguientes: El Parque Natural de Sierra Nevada (Granada) es el tesoro botánico de Europa, porque posee, entre otras, más de 60 especies de plantas que sólo se dan aquí, como la manzanilla real, la estrella de las nieves o la violeta de Sierra Nevada que nacen por encima de los 3.000 metros de altitud. Fue declarado Reserva de la Biosfera para la humanidad. El Parque Natural de Doñana (Huelva) es uno de los más extensos e importantes de Europa. Está situado en las marismas del Guadalquivir y presenta una gran diversidad de su fauna. Además de las aves acuáticas que decíamos anteriormente, en él viven linces, meloncillos y águilas imperiales. El desierto de Tabernas (Almería) está considerado como el único desierto de Europa. En la Laguna de Fuente de Piedra (Málaga) anida el flamenco rosa. También viven el pato malvasía, la grulla y el ánsar común. 5


El Parque Natural de la Sierra de Aracena, con gran riqueza en su fauna es muy visitado por sus cuevas, como la gruta de las Maravillas. El Parque Natural las Sierras Subbéticas Los Parques Naturales de Grazalema y de la Sierra de las Nieves tienen magníficos paisajes y son las dos zonas de Europa más importantes en cuanto al crecimiento del pinsapo, que es el único abeto adaptado al clima mediterráneo. El parque natural de Sierra Mágina etc. Etc. Etc.

MÚSICA ***************************** 1La población absoluta de Andalucía es mayor de los 7 millones de personas. Este número crece pero de manera lenta, lo que no resulta beneficioso. En los años sesenta muchos andaluces emigraron a otras regiones españolas o al extranjero en busca de trabajo. Actualmente muchos han regresado, pero la población crece poco porque la cantidad de nacimientos ha disminuido. Las zonas más pobladas son el Valle del Guadalquivir, la Vega de Granada y la costa de Málaga. Las zonas menos pobladas son Sierra Morena y la Cordillera Penibética, debido al clima y a las dificultades del terreno para cualquier actividad económica. Las capitales de provincia andaluzas, ordenadas de mayor a menor número de habitantes son: Sevilla, capital de la Comunidad (685.000 habitantes), Málaga (534.000 habitantes), Córdoba (305.000 habitantes), Granada (260.000 habitantes), Almería (157.000 habitantes), Cádiz (156.000 habitantes), Huelva (145.000 habitantes) y Jaén (105.000 habitantes).

MÚSICA 2 Te habrás dado cuenta de que Andalucía lleva muchos años habitada por distintas culturas que han ido formando gran cantidad de costumbres y tradiciones propias de nuestra tierra. Nuestras fiestas y manifestaciones folklóricas interesan a gran número de personas que vienen de otros lugares del mundo para conocerlas. Las ferias surgieron hace varios siglos para que los habitantes de cada pueblo pudieran comprar o vender ganado y productos agrícolas o artesanales. Hoy día sólo tienen un carácter festivo, es decir, la gente sólo va a ellas para divertirse. Las fiestas son en su mayoría de origen religioso al igual que las romerías 6


El folclore andaluz es muy variado y vistoso. En él se reflejan muchas tradiciones que se han conservado a lo largo de la historia. •

El cante flamenco tiene un origen muy antiguo y presenta muchas variantes: la seguiriya, la soleá, el martinete y el fandango.

El baile flamenco se realiza junto al cante; algunos bailes son las alegrías, las bulerías, las sevillanas y los verdiales.

1 La artesanía consiste en elaborar a mano productos para utilizar. Hace varios siglos todo lo que se utilizaba estaba hecho a mano por los artesanos. Después, con la revolución industrial, muchos de estos productos comenzaron a hacerse en fábricas y en grandes cantidades. La orfebrería es el arte de trabajar los metales preciosos. La cerámica andaluza es muy variada y rica. Los artesanos textiles producen tejidos, alfombras, mantas, encajes y bordados muy apreciados. El trabajo y repujado del cuero es importante en muchos lugares y la artesanía del mimbre y del esparto está muy extendida por toda la región. La gastronomía nos permite conocer muchas cosas sobre los distintos lugares donde se ha elaborado. El gazpacho, el pescaito frito de la costa, las migas de la sierra, la olla de trigo (Almería), el ajo blanco con uvas (Málaga), la berza (Cádiz), el choco (Huelva), los potajes (Granada), el menudo (Sevilla), el salmorejo (Córdoba) y la pipirrana (Jaén) son platos típicos de nuestra tierra. La repostería conserva influencias árabes. Cada pueblo o ciudad tiene sus propias especialidades. Los vinos andaluces son muy variados, alcanzando algunos de ellos gran prestigio mundial, como el vino de Jerez, de Montilla-Moriles, de Málaga, etc.

MÚSICA 1

Andalucía posee un valioso conjunto monumental adquirido a consecuencia de su largo pasado histórico. o o

o

De los tiempos prehistóricos se han encontrado muchos restos y monumentos, como los dólmenes de Antequera. Los romanos construyeron calzadas, puentes muy resistentes, como el de Córdoba y el de Utrera, anfiteatros como el de Itálica en Santiponce (Sevilla) y acueductos, como el de Nerja (Málaga). Durante casi ocho siglos de dominación musulmana se construyeron en Andalucía gran cantidad de palacios, fortalezas, mezquitas y murallas. Destacan La Alhambra de Granada, donde residían los reyes hasta que fueron expulsados de la Península; La Mezquita de Córdoba, un lugar de oración construida en el siglo X; la Torre del Oro y La Giralda de 7


o

o

o

Sevilla, que es un minarete desde donde se llamaba a la oración; y las alcazabas de Málaga y Almería, que eran recintos amurallados, que se usaban como fortaleza. En los siglos XV, XVI y XVII se construyeron más palacios, iglesias y catedrales. Son de esta época el Palacio de Carlos V de Granada, las catedrales de Sevilla, Granada, Jaén y Málaga y la Iglesia del Salvador de Úbeda (Jaén). Entre los siglos XVIII y XIX se construyeron grandes obras como la Catedral de Cádiz y la Plaza de la Corredera de Córdoba, además de palacios, iglesias y teatros. En el siglo XX se han construido obras importantes como la Plaza de España de Sevilla y los monumentos a la Cortes en Cádiz o a Colón en Huelva.

Algunos monumentos andaluces, como La Alhambra, han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

MÚSICA 2 Han nacido en Andalucía muchos grandes personajes que han destacado a lo largo de la historia sobre las demás personas que vivieron en sus tiempos. Con su talento han hecho saber al resto de España y del mundo la cultura andaluza:

o

o o

o

o

En tiempos de los romanos nacieron en Andalucía algunos personajes tan importantes como el emperador Adriano, el filósofo y escritor Séneca y el poeta Lucano. En la época musulmana destacaron la filosofía y las ciencias con Averroes y Maimónides. A lo largo de los siglos han sobresalido en el arte grandes pintores como Velázquez y Murillo durante el siglo XVII y el malagueño Picasso en el siglo XX; También destacaron los escultores Martínez Montañés, La Roldana y Mateo Inurria. En la literatura han sido grandes escritores Luis de Góngora, Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Federico García Lorca y Vicente Aleixandre. También fue andaluz un gran compositor de música: Manuel de Falla.

MÚSICA 1En muchas ocasiones habrás oído decir a las personas mayores que antes algunas cosas no eran iguales que ahora y te habrán contado historias que te han parecido extrañas. Esto se debe a que la vida del ser humano no ha sido igual a lo largo del tiempo.

8


Todo va cambiando y resulta muy interesante saber cómo se vivía en tiempos que ya han pasado y cómo las personas fueron descubriendo otras formas de vida hasta llegar a la forma de vivir que tenemos hoy en día y que seguramente seguirá cambiando. Gracias a la escritura podemos saber cómo han vivido las personas que han existido en el mundo antes que nosotros. Leyendo las historias que los libros contienen se sabe muy bien qué cosas sucedían y qué costumbres tenía cada grupo humano. Pero desgraciadamente esto no ha sido siempre así. Los libros, parecidos a los que ahora usamos, existen desde hace tan solo unos quinientos años. Mientras que el ser humano lleva existiendo muchísimos más. Anteriormente se escribía en otros materiales que no eran de papel y mucho antes, ni siquiera se escribía. Por eso, de aquellos tiempos más antiguos se conoce mucho menos de la vida de las personas y, lo que se conoce, ha sido gracias a los descubrimientos de huesos y utensilios que utilizaban en aquellos tiempos. Para poder entender mejor la vida del pasado se ha dividido el tiempo que el hombre lleva en el mundo en dos grandes épocas o periodos: la Prehistoria y la Historia. La separación y la diferencia entre un periodo y otro está en la invención de la escritura. De la Prehistoria no existe ningún texto escrito, aunque duró muchos miles de años más que la Historia. Las etapas y edades de la vida del hombre. Las dos grandes etapas de la vida del hombre en la Tierra, también se han dividido en otras épocas o edades, porque han sido bien distintas unas de otras. Cuando ha ocurrido un acontecimiento importantísimo para toda la humanidad es cuando decimos que termina una edad y comienza otra distinta. Las edades en las que los historiadores han dividido los tiempos son las siguientes: 1. PREHISTORIA (antes de la invención de la escritura) a) Época del Paleolítico b) Época del Neolítico c) La Prehistoria en España y en Andalucía 2. HISTORIA (después de la invención de la escritura) a) Edad Antigua b) Edad Media c) Edad Moderna d) Edad Contemporánea

9


1. LA PREHISTORIA En Atapuerca (Burgos) se han encontrado los restos humanos más antiguos de España. Tienen aproximadamente un millón de años. Las etapas en las que se ha dividido la Prehistoria son dos: el Paleolítico que es la más antigua, cuando el hombre vivía en cuevas y el Neolítico, cuando descubrió la agricultura y la ganadería que le permitía ya vivir en poblados. a) Época del Paleolítico: Los hombres primitivos no conocían la escritura, por lo que no nos han quedado textos escritos que nos cuenten cómo vivían o qué cosas sucedían. Lo que sabemos de ellos es por los estudios que se han hecho de los restos encontrados de huesos y utensilios que usaban y también por las pinturas o dibujos que hicieron en las paredes de algunas cuevas. Hasta hace unos 20.000 años las personas eran nómadas, es decir, no tenían un lugar fijo en donde vivir. Se desplazaban de unos lugares a otros buscando alimento. Cazaban, pescaban y comían de los frutos silvestres que encontraban. Por eso decimos que eran cazadores y recolectores. Se resguardaban en cuevas y utilizaban herramientas como hachas o puntas de flecha que hacían con piedras talladas por ellos mismos. El descubrimiento de la manera de encender fuego supuso uno de los mayores logros de la Prehistoria porque con el fuego pudieron asar la carne, calentarse y ahuyentar a los animales salvajes. b) Época del Neolítico: Cuando más tarde los hombres primitivos aprendieron a cultivar la tierra y a criar ganado, decimos que comenzó el Neolítico. Empezó a desarrollarse la agricultura y laganadería y desde entonces el hombre ya no tuvo que ir de un lugar a otro en busca de alimento, sino que comenzaron a construirse los primeros poblados y los hombres se hicieron sedentarios, o sea, vivían siempre en el mismo lugar, labrando la tierra y cuidando el ganado para alimentarse. De esto hace más de 6.000 años. También apareció la cerámica. Hacían vasijas de barro cocido que les servían para guardar el grano obtenido de los cereales o para cocinar. Construían monumentos funerarios en honor de sus muertos, como el menhir que era una gran piedra vertical y los dólmenes formados por grandes piedras verticales que sujetaban otras horizontales. Al final de la Prehistoria aprendieron a utilizar los metales con los que hacían herramientas y armas mucho mejores que las de piedra. Los primeros metales que usaron fueron el cobre, el bronce y el hierro. c) La Prehistoria en España y en Andalucía. 10


Durante muchos años llegaron a la Península Ibérica gentes procedentes de África y de Europa, pero más tarde, al final de la Prehistoria, vinieron por el Mediterráneo otros pueblos que estaban más adelantados que los que aquí habitaban y que incluso ya conocían la escritura. Eran los fenicios y los griegos. Ellos llamaroníberos a los habitantes de este lugar; de ahí viene el nombre de Península Ibérica. Como tenían mayores conocimientos que los íberos, poco a poco les hicieron evolucionar y les fueron enseñando muchas de sus costumbres, como ocurrió con la escritura. En Andalucía existió un pueblo llamado Tartesos en la provincia de Huelva. Es el más antiguo que se conoce. Los íberos que habitaron aquí eran agrícolas y comerciantes; usaban el hierro y la cerámica. Después, los fenicios y los griegos crearon ciudades que aún existen, como Cádiz (Gades), Málaga (Malaka) y Almuñécar (Sexi). Fueron excelentes comerciantes y empezaron a utilizar las monedas para comprar o vender. LA HISTORIA Cuando en la vida de las personas ha ocurrido un acontecimiento de mucha importancia para toda la humanidad y las formas de vivir han cambiado, los historiadores dicen que ha finalizado una época y ha comenzado otra. Así finalizó la Prehistoria y comenzó la Historia: cuando el ser humano descubrió la escritura y pudo dejar por escrito la narración de los acontecimientos que le ocurrieron. Gracias a los textos escritos que han ido dejando, podemos saber con mayor exactitud qué es lo que ocurrió en el pasado. Las etapas en las que se ha dividido la Historia y los acontecimientos que lo han causado son las siguientes: 1. Edad Antigua: desde la aparición de la escritura hace unos 3.000 años, hasta la finalización del Imperio Romano en el año 476 después de Cristo. 2. Edad Media: desde el año 476 hasta el descubrimiento de América en 1.492. 3. Edad Moderna: desde el descubrimiento de América hasta la Revolución francesa en 1.789. 4. Edad Contemporánea: desde la Revolución francesa hasta la actualidad.

El esquema de esta parte del tema es el siguiente: LA HISTORIA: 1. La Edad Antigua La Edad Antigua en España y en Andalucía 2. La Edad Media

11


¿Qué es el Islam? El dominio musulmán en la Península Ibérica Los reinos cristianos Monumentos medievales andaluces

1. La Edad Antigua La Edad Antigua es la etapa de la Historia que comenzó cuando se inventó la escritura, aproximadamente en el año 3.000 antes de Cristo y finalizó cuando terminó el Imperio Romano, en el año 476 después de Cristo. Cuando se inventó la escritura no se hacía como lo hacemos hoy, sino que se trazaban símbolos y dibujos sobre piedras u otros materiales. Tampoco sabía escribir mucha gente sino solamente unos pocos. Pero gracias a lo que ellos escribieron hemos podido conocer mucho sobre aquellos tiempos. Al principio de la Edad Antigua en Andalucía habitaba el pueblo de Tartesos y en el resto de la Península otros pueblos que tenían entre sí muchos rasgos que los diferenciaban, como los íberos del este de la Península, los galaicos, astures, cántabros y vascos del norte y los celtíberos del centro. Otros pueblos de lugares más lejanos vinieron a la Península y se establecieron en ella. Eran los pueblos colonizadores que enseñaron a los habitantes de este lugar sus costumbres y sus conocimientos y crearon o fundaron bastantes poblados o ciudades a los que llamaron colonias. Estos pueblos fueron los fenicios, los griegos y los cartagineses. Pero algún tiempo después existió el pueblo romano que desarrolló una gran civilización, aprendida en parte de los griegos y que ha influido muchísimo en nuestra cultura y formas de vida. Hace unos 2.000 años el pueblo romano consiguió ser el más poderoso de su época. Formaron un imperio, es decir, un inmenso territorio bajo el poder de su emperador. Este imperio llegó a extenderse por el Mediterráneo ocupando casi toda Europa y parte de Asia y de África. El primer emperador del Imperio Romano fue Octavio César Augusto en el año 27 antes del nacimiento de Cristo. La capital del imperio fue Roma y en ella comenzaban grandes vías o calzadas que la comunicaban con el resto del imperio. En las familias eran los hombres los que tenían toda la autoridad sobre los demás. Las mujeres trabajaban en la casa y cuidaban a los hijos. Los niños y niñas iban a la escuela desde los 7 a los 12 años de edad. Los esclavos hacían los trabajos más duros. En todo el imperio se hablaba la misma lengua: el latín, que luego se ha ido transformando en las lenguas que hoy hablamos. También eran las mismas leyes las que existían para todos los habitantes de ese gran territorio. Los romanos eran politeístas, es decir, creían en la existencia de muchos dioses a los que adoraban en sus templos respectivos. Se divertían en grandes espectáculos, como la lucha de gladiadores que se hacía en los anfiteatros, las comedias en el teatro y las carreras en el circo. Acudían a bañarse a los baños públicos llamados termas. Crearon grandes ciudades que tenían amplias calles empedradas, edificios públicos, monumentos y fuentes. En cada ciudad el acueducto llevaba agua a las fuentes y a las termas. En los templos se adoraba al dios correspondiente. El foro era el centro de la ciudad y allí se reunían para comentar asuntos importantes. Las murallas protegían la ciudad de los ataques de los enemigos del Imperio. 12


La Edad Antigua en España y en Andalucía. Al territorio de la Península Ibérica los romanos le llamaron Hispania. En ella había tres provincias: la Tarraconense, Lusitania y la Bética, al sur. Este nombre era debido al río Guadalquivir, al que ellos llamaron Betis y que usaban para comunicar con barco algunas ciudades de la Bética. Aquí, en el sur, los romanos vencieron al pueblo cartaginés y con el tiempo los habitantes de la Bética se romanizaron, es decir, aprendieron el latín y aceptaron las leyes, la religión y las costumbres romanas. En la Bética nacieron algunos personajes muy importantes del imperio, como los emperadores Trajano y Adriano, el filósofo Séneca y el escritor Lucano. Con los romanos aumentaron su tamaño o se fundaron las primeras grandes ciudades de Andalucía. Además de Cádiz (Gades) o Málaga (Malaca) que ya existían fundaron otras como Itálica (junto a Santiponce, en Sevilla), Sevilla (Hispalis), Écija (Astigi) o Córdoba (Corduba) que era la capital de la Bética. Construyeron templos y vías o calzadas de las que aún quedan restos. Los puentes fueron muy resistentes. Muchos perduran aún, como el de Córdoba y Utrera. También quedan restos de anfiteatros en Cádiz, Carmona y otros lugares. El acueducto de Nerja es uno de los que mejor se conserva. La Bética se convirtió en una zona muy próspera pues los romanos supieron aprovechar bien sus recursos. Seguro que has comido alguna vez bacalao o incluso sardinas-arenques que se compran saladas en las tiendas. Bien, pues esta técnica de conservar el pescado por más tiempo añadiéndole sal la inventaron las personas que vivieron en la Edad Antigua. Hoy seguimos haciéndolo igual. El pescado lo salaban en las fábricas de salazón, como la que había en Almuñécar, en la provincia de Granada, a la que continuaron llamando Sexi. Después exportaban el pescado, es decir, se llevaba a muchos lugares del imperio, algunos muy lejanos, en donde lo podían consumir sin que se alterara. 2. La Edad Media Es la etapa histórica que comenzó en el año 476 después de Cristo, cuando cayó el Imperio Romano y finalizó en 1492 en que se descubrió América. En España y en Andalucía, la Edad Media fue una etapa especialmente interesante. Durante este período convivieron en nuestra tierra gentes de tres culturas y religiones muy distintas: cristianos, musulmanes y judíos. Hubo épocas de paz pero otras, de luchas y abiertos enfrentamientos. ¿Cómo comenzó todo esto? El Imperio Romano que había sido tan potente y que tanto mundo había conquistado, fue perdiendo importancia poco a poco. Hubo grandes problemas económicos, políticos y sociales que hicieron su poder cada vez más débil. Incluso la religión romana que había sido politeísta, fue cediendo creyentes a una nueva religión a la que llamaron cristianismo y que había predicado un Hombre, el mismo 13


hijo de Dios, llamado Jesús de Nazareth. Esta religión decía que hay que amar a Dios y a las demás personas y que siguiendo el camino que nos enseñan Los Evangelios, se alcanza la salvación eterna. Para los romanos fue inaceptable, entre otras cosas porque los cristianos predicaban que sólo existe un único Dios, al contrario de los muchos dioses a los que ellos adoraban, entre ellos al propio emperador. Así los romanos persiguieron, martirizaron y asesinaron a muchos de los primeros cristianos hasta que, en el siglo IV, autorizaban esta religión que fue propagándose por todo el imperio, especialmente por lo que ahora llamamos Europa. Además, los pueblos bárbaros, que era así como los romanos llamaban a los pueblos guerreros que habitaban en el este de Europa, invadieron por fin muchos territorios del imperio romano, aprovechando su debilidad. Así, por ejemplo, los visigodos, uno de estos pueblos bárbaros, vinieron hacia el sur y se establecieron en nuestra península. Los historiadores piensan que en el año 476 después de Cristo, en que los pueblos bárbaros invadieron el Imperio Romano, comienza la Edad Media, porque todo volvería a cambiar en la vida de las personas. Los visigodos desarrollaron en la Bética una cultura floreciente. Pero se llevaban a cabo muchas luchas entre los propios visigodos. Estas luchas las aprovecharon los musulmanes del norte de África para invadir la península, en el año 711. Algunos visigodos se refugiaron en las montañas del norte peninsular y crearon los primeros reinos cristianos. Deseaban reconquistar los territorios perdidos. Desde el norte de la Península iniciaron la Reconquista para expulsar a los musulmanes del territorio que les habían invadido. Esta lenta reconquista tardaría casi ochocientos años en finalizar, hasta que los Reyes Católicos, en el año 1492, expulsaron al último rey árabe del Reino de Granada. ¿Qué es el Islam? El Islam es una religión monoteísta, es decir, que predica la existencia de un solo Dios. Hace unos 1400 años un comerciante llamado Mahoma predicó en la ciudad de La Meca, en Arabia, esta nueva religión. Los que la practican se llaman musulmanes y el libro en donde se escribió esta doctrina religiosa se llama El Corán. Los musulmanes se reunen para rezar en un templo llamado mezquita. Los cinco mandamientos básicos que debe cumplir cualquier musulmán son: - creer que hay un sólo Dios, al que llaman Alá, y Mahoma es su profeta - orar, es decir, rezar cinco veces al día - ayunar durante el mes llamado Ramadán - dar limosna - peregrinar a la ciudad de La Meca al menos una vez en la vida. El dominio musulmán en la Península Ibérica. Los musulmanes llamaron Al-Andalus al territorio que conquistaron en la Península Ibérica. Los territorios dominados por los musulmanes se dividían en califatos, llegando a ser el Califato de Córdoba uno de los más importantes de la época. En cada califato había un califa que era la persona que tenía la máxima autoridad política y religiosa; además 14


dictaba las leyes que el pueblo debía cumplir y era el juez más importante. En las familias eran los hombres los que trabajaban el campo o se dedicaban a la artesanía y al comercio. Las mujeres debían obediencia absoluta a su esposo, a su padre o a su hermano. Los hijos aprendían a leer y a escribir y sólo los hijos de los ricos iban a la universidad, que ya empezaban a existir. Las hijas permanecían en casa. Los esclavos trabajaban en el campo o en los talleres artesanales. La lengua que se hablaba en todo el Islam era el árabe. Durante aquellos siglos los musulmanes desarrollaron una cultura muy importante. Para divertirse los musulmanes iban a espectáculos musicales, cómicos o poéticos; hacían bailes, jugaban al ajedrez o acudían a baños públicos.

Los musulmanes estuvieron en la península casi ochocientos años, por lo que nos dejaron una gran influencia en nuestra cultura. Así por ejemplo, las matemáticas las desarrollaron mucho y hoy usamos las cifras que ellos nos enseñaron. En la agricultura introdujeron nuevos sistemas de riego, desconocidos aquí hasta entonces, y el cultivo de plantas que no se conocían, como el arroz, las naranjas o el azafrán. En la artesanía y en la industria desarrollaron la fabricación de objetos de cuero, tejidos, vidrio y cerámica. Muchas palabras del castellano tienen origen árabe, como Guadalquivir, azulejo, almohada, alcachofa,... También gran parte de nuestros platos típicos tienen este origen. Pero donde se percibe más notablemente su huella es en las construcciones que nos dejaron y que en gran número siguen en pie. Hoy día son monumentos de gran interés que visitan anualmente millares de personas de todo el mundo. Los reinos cristianos En la Edad Media se llamaba La Cristiandad a todo el territorio que ocupaban los distintos reinos cristianos. El Papa ya era la máxima autoridad religiosa; incluso sus decisiones las obedecían casi todos los reyes cristianos. Dentro de cada reino cristiano reinaba un rey que gobernaba el reino con la ayuda de los nobles. A finales de la Edad Media había en la Península varios reinos cristianos, como por ejemplo los reinos de Castilla, de Aragón, de León, de Navarra o el reino de Portugal. Otras personas con mucho poder eran los nobles, dueños de grandes extensiones de tierra y que vivían en castillos para defenderse de sus enemigos. Ayudaban al rey en las guerras y este les premiaba dándoles grandes extensiones de tierra. Los campesinos trabajaban las tierras de los señores; cada año debían entregar parte de la cosecha a los nobles y a la iglesia. Vivían en aldeas cercanas a los castillos. Cuando estaban en peligro por las guerras se refugiaban en el castillo del noble. Los monjes vivían en monasterios y se dedicaban a la oración, a la agricultura y a la artesanía. En las bibliotecas de estos monasterios los monjes guardaban toda la cultura y el saber de la antigüedad. La actividad más importante de los monjes fue copiar a mano documentos muy antiguos. Por eso muchos de ellos han podido conocerse en nuestros días. Al principio de la Edad Media la mayor parte de la población peninsular hablaba el 15


latín, la lengua de Roma; pero fue transformándose según los lugares y de él se formaron las lenguas romances: castellano, catalán, gallego, francés, italiano,... Cuando poco a poco casi toda Andalucía fue reconquistada por los cristianos, muchos musulmanes fueron expulsados de las ciudades y otros huyeron al norte de África. Las ciudades fueron repobladas por cristianos de los reinos de Castilla y de León que trajeron también nuevas formas de organización y costumbres. En aquellos tiempos nacieron los primeros Ayuntamientos andaluces. Monumentos medievales andaluces Durante la Edad Media se realizaron en Andalucía muchas construcciones que se usaban principalmente para celebraciones religiosas. Cuando los musulmanes construyeron sus edificaciones lo hicieron con unas formas y características determinadas. A esta manera de construir se le llamó estilo islámico. Se usaban ladrillos y yeso, arcos con forma de herradura y se adornaban los interiores de los edificios con patios, fuentes, azulejos y decoración geométrica, como se ve en La Alhambra. De la época musulmana Andalucía posee numerosos monumentos y construcciones de gran belleza. De todos ellos los más importantes y mundialmente conocidos son: •

• •

La Alhambra de Granada es el palacio donde residían los últimos reyes musulmanes hasta que fueron expulsados de la Península. Es una gran fortaleza construida en lo alto de una colina y está formada por un conjunto de habitaciones, patios y jardines muy bonitos. Junto con los jardines del Generalife, es uno de los monumentos más visitados de todo el mundo. La Mezquita de Córdoba es una de las más hermosas del mundo. Las mezquitas son los lugares donde se reúnen los musulmanes para rezar. En las mezquitas hay un minarete o torre, desde ella se llama a la gente para la oración. La Giralda sevillana es el minarete que tenía una antigua mezquita que ya no existe. Las alcazabas eran unos recintos amurallados que se usaban para defenderse, al igual que los castillos cristianos; algunas se conservan aún, como la de Almería o la de Málaga.

Además de las construcciones musulmanas, durante la Edad Media los reyes cristianos mandaron construir gran número de bellísimos edificios. Pero estos edificios se construían de forma distinta al estilo islámico, con unas características determinadas que eran comunes al resto de la Cristiandad; a esta forma de construir se le llamó estilo gótico y lo podemos observar en muchas iglesias y catedrales. Estas construcciones se decoraban con grandes ventanales de vidrieras, algunas circulares que se llaman rosetones y arcos apuntados por arriba. Algunas construcciones de los reinos cristianos eran: •

Los castillos eran fuertes construcciones de piedra que se edificaban sobre colinas para poder ver al enemigo a tiempo cuando se acercaba . Para defenderlos mejor se rodeaban de altas murallas y de un foso lleno de agua que no podía cruzarse sin bajar el puente levadizo. El señor del castillo vivía en la torre principal que se llamaba torre del homenaje. En el castillo se guardaba ganado, trigo y agua en depósitos que los musulmanes llamaban aljibes. Cuando había guerra los atacantes sitiaban el castillo, es decir, lo rodeaban 16


• •

durante meses sin dejar entrar ni salir a nadie, hasta que los sitiados, que eran los que estaban dentro del castillo, se quedaban sin agua o sin comida y se rendían. En Andalucía quedan aún muchos castillos medievales como los de Almodóvar del Río (Córdoba) y Cortegana (Huelva), además de las alcazabas árabes de Almería y Málaga. También quedan en las ciudades restos de las altas murallas con las que se protegían de los ataques y sólo se podía entrar a la ciudad por unas pocas puertas. Las catedrales eran grandes iglesias construidas por los cristianos. Al final de la época medieval se construyeron las catedrales de Sevilla y Granada. Los monasterios eran edificios donde vivían una comunidad de frailes o de monjas, como el Monasterio de San Isidoro del Campo que está situado en Santiponce (Sevilla).

3. La Edad Moderna Es una etapa histórica que comenzó con el descubrimiento de América en 1.492 y finalizó con la Revolución francesa en 1.789. a) Los Reyes Católicos. La monarquía autoritaria El príncipe Fernando de Aragón y la princesa Isabel de Castilla eran los herederos de sus respectivos reinos. Cuando llegaron al trono después de casados, se unieron así los dos reinos más importantes de la península. Después, en 1.492 conquistaron a los musulmanes el Reino de Granada que era el último territorio musulmán que quedaba en la Península. Además conquistaron a los indígenas las Islas Canarias e incorporaron a su corona el reino de Navarra. Así fue cómo la península pasó a estar dividida tan sólo en dos reinos: España y Portugal. Los Reyes Católicos obligaron a los nobles a acatar su autoridad, como también hacían otros reyes europeos. Crearon un tribunal llamado la Inquisición que perseguía a quienes no aceptaban la fe cristiana. Por ello se expulsó a los judíos que no quisieron convertirse. El descubrimiento de América En aquellos tiempos algunos comerciantes viajaban por tierra en caravanas hasta países muy lejanos situados al este del mundo conocido, como China o la India. Allí compraban algunos productos que no existían en Europa, por ejemplo la seda y las especias, necesarias para dar sabor a las comidas. Tardaban meses y años en regresar para vender sus productos en los reinos europeos. Para ellos era muy importante buscar una nueva ruta que no presentara tantas dificultades. Para llegar hasta allí, los navegantes portugueses buscaron una ruta que fuera por el mar hacia el este y navegaron bordeando el continente africano.

Casi todas las personas creían que la Tierra era plana como un disco, pero un marino italiano llamado Cristóbal Colón estaba convencido de que la Tierra era esférica. Quería llegar hacia las Indias pero navegando hacia el oeste, al contrario que los portugueses. Así llegaría a las Indias dando la vuelta al mundo y demostraría su 17


redondez. Le pidió ayuda económica al rey de Portugal, que no quiso dársela porque no creyó en sus palabras. Entonces acudió a los Reyes Católicos quienes sí le creyeron y en Santafé (Granada) firmaron las Capitulaciones que permitían a Colón hacer el viaje con el dinero que necesitaba. Colón zarpó desde el puerto de Palos (Huelva) con tres barcos, llamados carabelas que eran de los que se usaban a menudo en aquella época. Hizo escala en las Canarias y llegó después de varios meses a la isla americana de San Salvador, era el día 12 de octubre de 1.492. Colón hizo tres viajes más a América y siempre estuvo convencido de que las tierras a las que llegó pertenecían a algún lugar de las Indias.

b) El siglo XVI. Cómo se formó el Imperio español Después de los Reyes Católicos reinó en España su nieto Carlos I. Además de heredar por parte materna la corona española, había heredado de su padre, un príncipe extranjero, otros grandes territorios en Europa, por lo que fue coronado emperador con el nombre de Carlos V de Alemania y I de España. Así nuestro país poseía bajo su reinado un gran imperio en Europa y en América. Su hijo Felipe II, aunque no heredó los territorios de Europa central ni el título de emperador, extendió sus posesiones al heredar, por parte de su madre que era portuguesa, el trono de Portugal y sus colonias. Las colonias era como se llamaban a los territorios conquistados más allá del mar. De esta manera Felipe II tenía posesiones en todos los continentes y se dijo que "en su reino nunca se ponía el Sol". En estos tiempos surgió en Europa una reforma religiosa llamada Protestantismo que no acataba totalmente la autoridad del Papa. Carlos I y después Felipe II continuaron la defensa de la Iglesia Católica, iniciada por los Reyes Católicos y mantuvieron guerras contra los protestantes de Europa y contra Francia. Durante este siglo continuó la colonización de las tierras descubiertas; los españoles fundaron nuevas ciudades y extendieron su cultura y el idioma por gran parte de América. De allí se trajeron nuevos cultivos, desconocidos hasta entonces, como el maíz, la patata y el cacao; muchos españoles viajaron a América atraidos por lo que contaban los que venían de la riqueza que había allí en metales preciosos, como el oro y la plata. Toda esta riqueza llegaba en barco hasta el puerto de Sevilla, por lo que esta ciudad se convirtió en el centro económico de Europa. Pero los reyes no supieron utilizar este dinero para mejorar la vida de los españoles, sino que se destinó a pagar las continuas guerras que mantenían en el continente. El Renacimiento Al iniciarse la Edad Moderna y con los nuevos descubrimientos que se habían realizado, el ser humano cambió de forma de pensar y de ver la vida. Mientras que la cultura medieval se había centrado en Dios y en el mundo espiritual, la nueva cultura se 18


interesaba sobre todo por el ser humano y por la naturaleza. A esta cultura se le llamó Renacimiento porque se produce un "renacer" de las culturas clásicas de la antigüedad: la cultura griega y la romana. En Andalucía se construyó el Palacio de Carlos V en Granada, obra arquitectónica de estilo renacentista. En España se construye un palacio de grandísimas dimensiones: el Monasterio de El Escorial, cerca de Madrid, construido por Juan de Herrera y que fue la residencia del rey Felipe II. En pintura destacaron las obras de El Greco que, aunque no había nacido en España, residió en Toledo hasta su muerte. c) El siglo XVII. La decadencia del Imperio español. Los reyes que reinaron en este siglo mantuvieron aún más guerras que sus antecesores y, aunque España era todavía muy poderosa, entró en una profunda crisis política y económica. Se perdió Portugal y sus colonias, además de una buena parte de los territorios en Europa. El rey delegaba parte de su poder en un noble al que llamaban valido que ejercía un cargo parecido al de primer ministro. Pero algunos usaron este cargo de forma corrupta, favoreciendo sólo a sus protegidos. Los moriscos eran los descendientes de los musulmanes que no se habían marchado de la Península. Se dedicaban a la agricultura y la artesanía. Felipe III hizo que se les expulsara, con lo que se perdió a un sector de población que creaba riqueza con su trabajo. Además eran frecuentes las malas cosechas y las epidemias que, junto a las guerras, hizo descender aún más la población y la economía se vió perjudicada por todo ello. El arte del Barroco en España Mientras que España se empobrecía, las artes y la cultura se desarrollaron con más esplendor que nunca hasta entonces. A esta época artística se le denomina el Barroco y se sitúa en el siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII. Los artistas se consagraron a producir obras de arte por encargo de la monarquía y de la Iglesia. Buscaban atraer la atención por la espectacularidad de su obra. Todo se llena de adornos, al contrario de la sencillez renacentista. Los edificios se llenaron de adornos decorativos, como la fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago. Los pintores y escultores crearon sus obras con intenso color y dramatismo, como podemos ver en los cuadros que representan martirios de santos o en las vírgenes dolorosas de los pasos creados para la Semana Santa.

19


A este siglo XVII se le llama la Edad de Oro de la pintura española, siendo los pintores españoles unos de los mejores de Europa, como por ejemplo: Ribera, Zurbarán, Murillo y especialmente Velázquez que es el más importante. d) España durante el siglo XVIII Al morir sin hijos Carlos II en 1.700, se desató la Guerra de Sucesión entre los partidarios de los dos aspirantes al trono español, que eran el archiduque Carlos de Austria y el francés Felipe de Borbón. La victoria de los partidarios del francés le llevó al trono con el nombre de Felipe V, siendo el primer rey español de la dinastía de Borbón a la que pertenece nuestro actual rey, Juan Carlos I. El Estado tuvo a partir de entonces un carácter único y centralizado, para lo que suprimieron las leyes y privilegios que habían tenido Aragón, Valencia, Cataluña y Mallorca. Sólo se respetaron las instituciones del País Vasco y Navarra que habían apoyado a Felipe V en la Guerra de Sucesión. El despotismo ilustrado y la Ilustración Los reyes Borbones, especialmente Carlos III, adoptaron una forma de gobernar a la que se llamó el despotismo ilustrado. Con esta idea el rey sigue teniendo todo el poder pero debía buscar el bienestar de la población; su lema era "todo para el pueblo, pero sin el pueblo". Se intentó modernizar el país favoreciendo el comercio, la industria y la investigación. Para ello crearon Manufacturas Reales, o sea, fábricas cuyo dueño era la Corona y Academias, como la Real Academia de la Lengua o la de Bellas Artes y otras instituciones para mejorar el nivel cultural del pueblo. La Ilustración fue el movimiento intelectual más importante del siglo XVIII. Defendía las libertades políticas, la mayor importancia de la razón frente a la fe y el progreso mediante la ciencia y la investigación. Es, por tanto, la Ilustración el fundamento de la democracia moderna. El neoclasicismo y el arte de la Ilustración Los reyes Borbones mandaron construir nuevos palacios tomando como modelos los franceses y los italianos. Los palacios más importantes son el Palacio Real de Madrid, el de La Granja (Segovia) y el de Aranjuez (Madrid). Pero otros edificios se construyen según el estilo llamado neoclasicismo. El estilo neoclásico surge opuesto al Barroco y se inspira en la sencillez del arte clásico de Grecia y Roma. Este estilo lo podemos contemplar en el Museo del Prado y en el Observatorio Astronómico de Madrid, construidos por Juan de Villanueva. El pintor más importante de esta época fue el aragonés Francisco de Goya que continuó la tradición del siglo XVII y fue precursor de muchos rasgos de la pintura moderna. También en sus obras criticó el atraso cultural y social de España. 20


4. La Edad Contemporánea en España En 1789 comenzó la Revolución francesa que hizo finalizar la monarquía absoluta e influyó en toda Europa. Los cambios en la sociedad son tan fuertes que los historiadores sitúan en ella el comienzo de la Edad Contemporánea que continúa en el tiempo actual. En España se inicia con la Guerra de la Independencia, desatada contra los franceses que la invadieron. a) La primera mitad y la Constitución de 1.812

del

siglo

XIX:

la

Guerra

de

la

Independencia

A principios del siglo XIX, el emperador francés Napoleón Bonaparte había invadido y extendido su dominio por gran parte de Europa. Invadió España con el pretexto de pasar sus tropas para invadir Portugal y presionó al rey español Carlos IV hasta conseguir que le cediera el trono, colocando como rey de los españoles a su hermano José Bonaparte. El 2 de mayo de 1.808 el pueblo de Madrid, indignado y humillado por la actitud de Napoleón, se levantó contra el ejército francés y poco después ocurría lo mismo en muchas otras ciudades, declarándose la Guerra de la Independencia. Una parte del ejército español combatió al francés; pero la guerrilla, formada por guerrilleros en el campo, dió muchos más problemas a los invasores. Esta forma de guerra popular surgió por primera vez durante la Guerra de la Independencia y aún existe en nuestros días en zonas conflictivas del mundo. La primera constitución española se proclamó en Cádiz, Fue la Constitución de 1.812, a la que se le llamó "La Pepa" porque fue aprobada el día de San José. Por primera vez se reconocían los derechos y las libertades de los españoles y el derecho al voto de los hombres mayores de 25 años. Fue una de las constituciones más avanzadas de su tiempo y su espíritu democrático inspiró la independencia de las colonias españolas en América que se produjo en las primeras décadas del siglo XIX. Al final, las tropas inglesas ayudaron a los españoles y la guerra finalizó en 1.814, retirándose el ejército napoleónico y subiendo al trono Fernando VII, hijo de Carlos IV. El absolutismo y el liberalismo. Los cambios en la sociedad. Durante la primera mitad del siglo XIX se enfrentaban dos ideas políticas: la absolutista y la liberal. Los absolutistas defendían que el rey mantuviera todo su poder o gran parte de él. Los liberales defendían que el rey compartiera su poder con el pueblo mediante constituciones y votaciones. Durante los reinados de Fernando VII y de su hija Isabel II, se sucedieron los gobiernos de absolutistas y de liberales, incluso llegaron a enfrentarse en guerra en las llamadas guerras carlistas. También cambió notablemente la sociedad española en esos años debido a: 21


La Revolución Industrial que, aunque surgió en Inglaterra en el siglo XVIII, a España no le afectó hasta un siglo después. Se construyeron fábricas en Valencia, Cataluña y Andalucía. La aparición del ferrocarril mejoró las comunicaciones y el comercio; a final del siglo XIX ya se podían trasladar mercancías y viajeros entre las principales ciudades españolas. La adopción del sistema métrico decimal (el metro, el litro, el kilo, ...) y de la peseta, como única moneda para todo el país, favoreció el comercio interior y el exterior con otros países.

b) La segunda mitad del siglo XIX A mediados de siglo fue creciendo el descontento en la población española porque los gobiernos eran cada vez más autoritarios. En 1.868 una revolución expulsó del trono a Isabel II y nombró rey a un italiano de ideas liberales: Amadeo de Saboya, pero esta operación fue un fracaso y en 1.873 se proclamó la Primera República que sólo duraría un año. En esta época, llamada el Sexenio Revolucionario, aumentaron los conflictos políticos. Posteriormente subió al trono el rey Alfonso XII, hijo de Isabel II y se inició un nuevo régimen político conservador llamado la Restauración que daba amplios poderes al rey. En estos años se turnaron pacíficamente dos partidos políticos: el partido Conservador y el Liberal. Se consolidaron muchas fábricas e industrias en Cataluña y en el País Vasco, pero los obreros vivían y trabajaban en malas condiciones y comenzaron a asociarse para defender sus derechos. Aunque hubo estabilidad política, no aumentó la democracia pues al principio de la Restauración sólo podían votar los hombres con un nivel de ingresos alto. Más tarde podían votar todos los varones, pero las elecciones no eran limpias pues los líderes locales, llamados caciques, alteraban los resultados comprando votos o amenazando a los votantes. El arte en el siglo XIX. Durante ese siglo no hubo un estilo artístico dominante. En arquitectura se imitan los estilos del pasado (el gótico, el renacentista, ...) y se mezclan unos con otros. Con la Revolución Industrial se utilizan nuevos materiales en la construcción de grandes edificios, como el hierro o el cristal y se construyen fábricas o estaciones de ferrocarril. En la pintura destacan grandes cuadros sobre temas históricos. También se crean retratos y paisajes.

c) La primera mitad del siglo XX. El fin de la Restauración y la Dictadura de Primo de Rivera 22


A principios del siglo XX, reinando Alfonso XIII, los problemas sociales y políticos provocaron un golpe de estado del general Primo de Rivera, que instauró una dictadura. Se suprimieron los partidos políticos y las libertades. Aunque se realizaron importantes obras públicas, la falta de apoyo popular provocó su caída. La Segunda República Los demócratas españoles no confiaban en Alfonso XIII pues había apoyado la dictadura de Primo de Rivera. En las elecciones municipales de 1.931 ganaron en las principales ciudades los republicanos, que defendían la idea de un país sin monarca. Al verse sin apoyo, Alfonso XIII decidió marcharse de España. El 14 de abril de 1.931 se proclamó la Segunda República y se instauraba un régimen democrático en nuestro país. La República tomó medidas para modernizar el país y para mejorar la situación de los trabajadores. Aprobó el divorcio y el matrimonio civil. Extendió el derecho al voto también a las mujeres y puso en marcha una reforma agraria para repartir a los campesinos sin tierras las grandes propiedades de Andalucía y Extremadura que estaban mal explotadas. También aprobó Estatutos de Autonomía para Cataluña y el País Vasco. Pero en toda España estos años fueron muy agitados. La derecha monárquica, apoyada por los grandes propietarios y la Iglesia, nunca aceptaron el nuevo régimen. También muchas fuerzas políticas de izquierda pensaban que las reformas eran pocas o muy lentas e intentaron forzarlas. En Andalucía también se intentó conseguir autonomía como la tenían los catalanes y los vascos. La persona que promovió con más fuerza las ideas autonómicas para Andalucía se llamaba Blas Infante. Nació en Casares (Málaga) y estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Granada. Se dedicó a la política luchando por conseguir que se reconociera a Andalucía como una Comunidad Autónoma diferente al resto de España. Pero murió fusilado en Sevilla en 1.936, durante la guerra civil.

La Guerra Civil La tensión política y la desigualdad social destruyeron la convivencia pacífica y, en julio de 1.936, una parte importante del ejército español se levantó contra la República. Así comenzaba la Guerra Civil española, que se prolongó desde 1.936 hasta 1.939 y dividió a España en dos bandos. Los que se sublevaron, llamados nacionales, contaban con un ejército bien organizado. Sin embargo, los republicanos estaban poco coordinados y tenían enfrentamientos constantes entre los muchos grupos políticos que lo formaban. Un militar llamado Francisco Franco se hizo pronto con el poder en el bando de los nacionales. Cuando en 1.939 el ejército de Franco entraba en Madrid, terminaba la guerra; pero el país estaba arrasado y muchos españoles tuvieron que irse al exilio. Franco instauró una larga dictadura y comenzaba un periodo de aislamiento para España por parte de otros países. El franquismo 23


Cuando la guerra terminó, Franco asumió todos los poderes y extendió la dictadura a todo el país. Se suprimieron las libertades, los partidos políticos y las reformas emprendidas durante la República. A este periodo se le conoce con el nombre de franquismo. Al principio, la situación económica era muy dificultosa y hubo escasez de alimentos. Además España sufrió el aislamiento internacional. A mediados de los años cincuenta se rompió el aislamiento después de la firma de un tratado militar con los Estados Unidos. También mejoró la economía y comenzó un proceso de industrialización. Muchos andaluces, gallegos y extremeños emigraron a países europeos en busca de trabajo. Andalucía tuvo que padecer un fuerte descenso de la población por este motivo. Pero el turismo aumentó la riqueza del país y ayudó a cambiar las costumbres españolas. d) La España democrática Franco había previsto que después de su muerte España volviera a ser una monarquía. Por eso nombró como sucesor al nieto del rey Alfonso XIII, el cual fue nombrado rey en el año 1.975 con el nombre de Juan Carlos I. El rey impulsó las reformas necesarias para convertir a España en un Estado democrático. Se legalizaron los partidos y se celebraron elecciones libres. En 1.978 los españoles aprobaron la Constitución. Desde entonces se abre el periodo democrático más largo que ha vivido España en toda su historia. Y las distintas regiones españolas se han podido organizar para gobernarse por sí mismas en las 17 Comunidades Autónomas que constituyen el Estado español. El 20 de octubre de 1.981 se aprobó el Estatuto de Autonomía de Andalucía, que es la ley más importante para los andaluces después de la Constitución española.

El arte del siglo XX En este siglo se ha producido un cambio radical en las artes y en la arquitectura. Este arte se llama arte de vanguardia y se caracteriza por romper con la tradición. La arquitectura se basa en la utilización de nuevos materiales y de nuevas tecnologías. Buena parte de la pintura ya no representa la realidad que se ve, sino que los artistas combinan libremente forma y color en la pintura abstracta. Así lo vemos en las obras de pintores españoles de fama mundial como el malagueño Pablo Ruiz Picasso.

Las ocho capitales de provincia En esta página puedes encontrar información sobre las ocho capitales de provincia de Andalucía: su población, un poco de su historia y, sobre todo, los lugares de mayor interés artístico o monumental. Haciendo clic con el ratón sobre los nombres de las capitales, llegarás fácilmente hasta su información:

24


Almería Almería mira al mar Mediterráneo. Es una ciudad soleada y luminosa que, aunque ha crecido recientemente, ha sabido conservar sus barrios más antiguos con un sabor que nos recuerda la cercana África. Actualmente tiene unos 157.000 habitantes, ocupando el quinto lugar entre las capitales andaluzas según su población.

Durante la Edad Media los árabes dejaron la huella de su estancia en estas tierras y hoy aún se conserva la Alcazaba, que preside toda la ciudad. Se dice que era tan grande que podía albergar un ejército de 20.000 hombres y sus utensilios para la guerra. El otro gran monumento almeriense es su Catedral. Desde fuera nos impresiona por su aspecto de fortaleza. También Almería cuenta con un buen número de iglesias menores, como el Templo de Santo Domingo en donde está la imagen de la patrona, la Virgen del Mar. También merecen nuestra atención las iglesias de Santiago y la de San Juan, la cual fue construida sobre las ruinas de una mezquita musulmana, de la que se conserva una parte. Los conventos de las Concepcionistas y el de las Claras son igualmente dignos de destacar. Otras huellas del pasado las encontraremos en el Museo Arqueológico. Los barrios almerienses son muy diferentes entre sí, como el de La Chanca, el Zapillo o los barrios del centro que tienen hermosas plazas, como la de la Constitución y el Paseo. Al visitar el puerto veremos el cargadero de mineral obtenido en las minas de esta parte oriental de Andalucía. Cerca se sitúa el barrio de La Pescadería y el largo Paseo-Jardín de Nicolás Salmerón, lleno de palmeras. Cádiz Cádiz está situada en una estrecha península de la costa atlántica. Es la ciudad habitada más antigua de Europa. Actualmente tiene unos 156.000 habitantes, ocupando el sexto lugar entre las capitales andaluzas según su población. Su puerto marítimo es uno de los más importantes de España. Historia La ciudad se fundó en la Edad Antigua hacia el año 1.100 antes de Jesucristo, con el nombre de Gádir. Posteriormente la ocuparon los cartagineses y los romanos, en el año 206 a. de C., quienes la llamaron Gades y la convirtieron en una de sus grandes ciudades. Durante la Edad Media no tuvo apenas importancia, pero resurgió con el descubrimiento de América, ya que disputaba con Sevilla para obtener la mayor parte del comercio americano. Al final del siglo XVI fue saqueada por los ingleses. En el siglo XIX, las ideas de los políticos liberales hicieron de Cádiz su sede. En esta ciudad se constituyeron las Cortes y redactaron la primera Constitución española, en el año 1.812. 25


Lo más interesante Es una ciudad portuaria, marinera y comercial pero, sobre todo, alegre y viva. Sus peculiares calles y jardines nos agradan y nos fascinan. El océano rodea la pequeña península en donde se enclava la ciudad, casi como si fuera una isla. Paseando por sus calles estrechas y apretadas podemos visitar la Catedral (ver la imagen) que es muy diferente a la gran mayoría de las catedrales españolas. Cruzaremos por plazas, como las de San Juan de Dios, Mina, Constitución, España, Mentidero,... construidas con estilos diferentes entre sí. Merecen una visita las iglesias, como las de Oratorio de San Felipe Neri, San Antonio, El Rosario, Santo Domingo, San Francisco, Santa Catalina, El Carmen..., y sus edificios más significativos, como la Diputación, que es un palacio de grandes proporciones, la antigua Cárcel Real y la Torre Tavira. También sus museos son dignos de ver: el Histórico Municipal, el del Mar, el Arqueológico y de Bellas Artes. En febrero la población gaditana celebra el Carnaval en el Gran Teatro Falla. Y en primavera resulta fascinante contemplar las procesiones de Semana Santa en sus estrechas calles. Durante el verano disfrutaremos de sus playas que rodean la ciudad.

Córdoba: Córdoba tiene aproximadamente 305.000 habitantes, por lo que ocupa el tercer puesto en población, de las ocho capitales de provincia. Es una ciudad seductora, llena de atractivos monumentales. Historia Fue conquistada por los romanos en el año 152 a.de C. Y constituyó una ciudad cultural importante, en la que nacieron filósofos como Séneca. En el año 711 fue ocupada por los árabes y poco después se convirtió en la capital de Al-Andalus. Durante la época del Califato llegó a ser la ciudad más importante de occidente, llegando a tener 250.000 habitantes. El rey cristiano Fernando III, el Santo, la reconquistó en el año 1.236 con lo que fue perdiendo poco a poco su esplendor. Durante la guerra de la Independencia fue saqueada por los franceses en 1.808. Lo más interesante:

26


El monumento más sobresaliente es la Mezquita, construida durante los siglos VIII al X . Es un monumento único en Europa por sus características. Es un edificio fascinante con casi un millar de columnas. Por el barrio judío podemos ver la Sinagoga, la Puerta de Almodóvar y el Alcázar de los Reyes Cristianos, donde hay baños árabes, mosaicos romanos y los restos de un templo romano que demuestran la importancia de la ciudad en aquellos lejanos tiempos, así como el puente que nos dejaron los romanos sobre el río Guadalquivir que, como sabéis pasa por Córdoba. Desde el siglo XIII se construyeron iglesias como las de Santa Marina, San Miguel, San Lorenzo, San Pablo, La Magdalena, San Nicolás de la Villa... Los patios cordobeses son famosos por su belleza, llenos de colorido por la abundancia de macetas que lo decoran. Las plazas son tan vistosas como toda la ciudad: la de La Corredera, que antiguamente se usaba para las corridas de toros; la de Capuchinos, con el Cristo de los Faroles...Hay varios museos en la ciudad, como el de Bellas Artes, el del pintor Julio Romero de Torres, el museo Arqueológico o el Taurino. También tiene edificios civiles de importancia, como el antiguo Hospital de San Sebastián, hoy Palacio de Congresos y el Palacio de Viana. Granada Con 260.000 habitantes, Granada es la cuarta capital más poblada de Andalucía. Se sitúa en las confluencias del río Darro y el río Genil, en un paisaje montañoso, de los más bellos que se pueden ver. Es una ciudad que necesita más de un día para contemplarla a fondo y admirar su belleza. Para visitar La Alhambra no se debe tener un tiempo limitado. Allí, por sus abundantes fuentes y jardines, la temperatura es siempre más agradable. Desde que comencemos a caminar por sus calles sentiremos "el embrujo de Granada". Historia La ciudad fue fundada por los musulmanes en el siglo VIII. Fue capital de uno de los reinos de Taifas, llamados así los reinos musulmanes que surgieron después de la caida del Califato de Córdoba. Más adelante, en el siglo XIII, cuando la gobernó la dinastía nazarí (familia musulmana que reinó en Granada) se extendió su reino por Málaga, Jaén, Córdoba, Cádiz y Murcia. Aumentó su población y su capital se convirtió en una gran ciudad enriquecida por la agricultura, la industria de la seda y el comercio. Además fue centro artístico y cultural de la época. Después de que los reyes cristianos reconquistaran su reino, la ciudad se mantuvo como último reducto árabe hasta que tuvo que capitular ante los Reyes Católicos en 1.492. Los musulmanes que no huyeron a África se refugiaron en la comarca de Las Alpujarras, pero poco después se sublevaron porque no se respetaban su religión y

27


costumbres como estipulaban las capitulaciones. La sublevación de los moriscos fue sofocada y la población se dispersó por toda Castilla. Lo más interesante: Las vistas de la ciudad son increibles desde la Torre de la Vela, los Jardines del Generalife o desde la Silla del Moro, como se muestra en la fotografía. Desde que entremos en la Alhambra nos quedaremos sorprendidos por las maravillas monumentales que contiene: el Patio de los Leones (ver imagen), único en el mundo de sus características, los Jardines de Lindaraja, el Salón de Embajadores (ver imagen), el Patio de Los Arrayanes (ver la imagen)... y las hermosas puertas de acceso al recinto, como la Puerta de la Justicia. En este recinto se halla también el Palacio de Carlos V (ver la imagen), de estilo renacentista y que alberga dentro al Museo de Bellas Artes. (Ver otras imágenes). En la ciudad no faltan los recuerdos árabes y de otras épocas. La gran Catedral (siglos XVI Y XVII) tiene a su lado la bonita Capilla Real, con el sepulcro de los Reyes Católicos, de estilo gótico-florido y la Capilla del Sagrario. Muy cerca hay muchas huellas de su largo pasado, como la vieja universidad árabe situada en el Palacio de la Madraza, el estrecho mercado de la Alcaicería o el Corral del Carbón. También son de gran belleza el Monasterio de San Jerónimo y las iglesias granadinas, como las de San Juan de Dios (barroco), San Justo y San Pastor, Santa Ana (estilo mudéjar), La Virgen de las Angustias, Santo Domingo... Además hay numerosos palacios y edificios dignos de visitar como La Cartuja de la época barroca y el Hospital Real, mandado construir por los Reyes Católicos. Se deben visitar sus barrios como el del Realejo, subir al antiguo barrio del Albaicín, frente a la Alhambra, para ver los viejos alminares, las murallas, los cármenes que son preciosas y cuidadas viviendas y las plazas-miradores, como la de San Nicolás, desde donde podemos ver el más bello atardecer. Y entrar en el Sacromonte y en los jardines de la Cuesta del Chapiz. No debemos dejar de pasar por una de las más hermosas calles de Andalucía: la Carrera del Darro, que está situada entre este río y una serie de palacios, como el que alberga al Museo Arqueológico, la Casa del Castril, los Baños Árabes e iglesias como San Pedro, con la Alhambra y su bosque a un lado y el blanco Albaicín al otro, para descansar en Plaza Nueva. Continuaremos paseando por la calle Elvira hasta la Puerta de Elvira, entre tiendas de anticuarios Podemos comprar flores en los quioscos de la Plaza de Bib-Rambla o artesanía por la Cuesta de Gomérez, o entrar en los muchos monasterios y conventos por los que pasaremos, como el de Santa Paula o el de Santa Isabel la Real, o sencillamente detenernos a oir el agua de las fuentes en cualquier jardín o plaza. Podremos ver museos, como la Casa Museo de Manuel de Falla y para sorprendernos podemos visitar el Parque de las Ciencias. Si nuestra visita se realiza en fechas cercanas al 3 de mayo disfrutaremos viviendo "las Cruces" que adornan multitud de rincones de la ciudad. Además celebra su feria con motivo de la festividad del Corpus. Si llegamos en septiembre, conoceremos la 28


procesión de la Virgen de las Angustias, patrona de la ciudad y probaremos unos sabrosos frutos silvestres que este día se venden en los "puestos" callejeros, como las acerolas y las azufaifas. En fin, cuando visitemos Granada saborearemos los mil y un encantos de esta ciudad hechizada. Pero también es necesario subir a las nieves de Sierra Nevada (ver imagen) y, si hace calor, darnos un chapuzón en las bellísimas calas y playas de los pueblos costeros granadinos. Como decíamos al principio, Granada se merece una larga estancia para conocer su belleza tal y como lo expresan las canciones compuestas para alabarla, algunas mundialmente conocidas, los dichos populares y tantos personajes ilustres que han tenido ocasión de conocerla y de encandilarse con esta ciudad. Huelva Huelva es una ciudad de mar, con intensa luminosidad que se sitúa en la ancha desembocadura del río Odiel. Tiene unos 145.000 habitantes, por lo que es la séptima capital andaluza en cuanto a población. Cuando visitemos esta ciudad podemos ver la Catedral, la Merced, la Iglesia de la Concepción o la de San Pedro, junto a algunos de los lugares más agradables de la ciudad, como es el Paseo de Palmeras de Santa Fe. El centro urbano es la graciosa Plaza de las Monjas y el gran mirador, el apacible Conquero, desde el que veremos a nuestros pies la Plaza de Toros nueva y las Marismas del Odiel. Al visitar Huelva debemos ir a su Museo Provincial, donde podremos seguir la historia de esta tierra, observando las huellas de Tartessos en la interesantísima colección de piezas que allí se exponen Nos sorprenderemos con el Museo de escultura al aire libre y conoceremos la Casa Colón. En frente del Odiel está el colosal Monumento a la Fe Descubridora, construido en el siglo XX. Jaén Actualmente tiene unos 105.000 habitantes, siendo la capital menos poblada de Andalucía, lo que no le resta méritos para competir con todas las demás en cuanto a interés por conocerla. Es una ciudad llena de cuestas, con calles empinadas y blancas con curiosos nombres (Zumbarrajos, Cumbres,...), También tiene barrios que no han perdido su viejo encanto. Son muy atractivos sus jardines como el Parque de la Victoria o la Alameda. Encontraremos palacios y arcos de las viejas murallas que rodeaban la ciudad, como la Puerta del Angel, el Arco de San Lorenzo, la Puerta de Martos. En la parte alta de la ciudad se sitúa el Castillo musulmán, cerca de la cruz blanca que es símbolo de la ciudad. Por las laderas hay pinares y casas de la ciudad antigua. De gran belleza son las iglesias, como las de San Juan, San Andrés, La Magdalena, La Merced y San Bartolomé. En la parte llana de la ciudad están los barrios nuevos. 29


Desde cualquier lugar pronto llegaremos a la Catedral, que tiene una imponente fachada con dos hermosas torres. Es un edificio singular de piedra rosada que domina todo el paisaje de la ciudad. Jaén es una ciudad peculiar, con carácter propio. En un mismo edificio, como es el viejo Palacio de Villardompardo, podemos ver bajo el suelo los maravillosos Baños Árabes, quizás los más hermosos de España, y arriba dos Museos bien diferentes, el de Artes Populares y el Museo Internacional Naif. No sólo aquí, sino que en otras zonas de la ciudad podemos conocer el pasado de la ciudad y la importancia que tuvo en tiempos tan antiguos como con los íberos, romanos o árabes. Así lo veremos por ejemplo en el Museo Provincial, San Miguel, el Pósito...o en la iglesia de San Ildefonso, que alberga a la patrona de la ciudad, la Virgen de la Capilla. No olvidemos ver los conventos, como el de Santa Clara o Las Descalzas, ni Santo Domingo, vieja sede de la Universidad. En Semana Santa la ciudad aclama al Abuelo, que es la imagen de Nuestro Padre Jesús. En junio y en octubre celebra ferias. Málaga Málaga es una ciudad turística, portuaria, comercial e industrial. Disfruta de uno de los mejores climas de Europa. Con alrededor de 534.000 habitantes es la segunda capital más poblada de la Comunidad. Historia Se fundó en tiempos de los fenicios, a final del siglo V a.de C., con el nombre de Malaca. Dos siglos después fue ocupada por el Imperio Romano hasta que en el siglo VI d.de C. la conquistaron los visigodos en tiempos de Leovigildo. Posteriormente fue dominada por los musulmanes hasta que en 1.487 la reconquistaran los Reyes Católicos.

Lo más interesante: Si deseamos conocer la ciudad podemos comenzar a recorrerla por su Alcazaba construida por los musulmanes en el siglo XI y que dicen que llegó a tener más de cien torreones. Podemos visitar el Museo Arqueológico, el Teatro Romano y la Plaza de la Merced, donde nació el universal pintor Pablo Picasso. Un refrescante paseo nos daremos por los Jardines de la Alameda y contemplaremos el puerto, tercero de Andalucía, el edificio en donde se sitúa el Ayuntamiento y la Plaza de Toros de la Malagueta. La construcción de la Catedral durante el siglo XVI no llegó a finalizar, faltándole una de sus dos torres, a causa de que el dinero se empleó en una guerra sin fin. Su interior nos asombrará por sus altas y anchas naves, sus capillas, las pinturas, etc. Desde la única torre construida podemos contemplar la ciudad. En Gibralfaro apreciaremos magníficas vistas al ser un mirador más alto. Fue una vieja fortaleza árabe. 30


Hay que pasear sin prisas por Málaga, por sus jardines y plazas y visitar sus iglesias, como el Santuario de la Virgen de la Victoria; pararse a contemplar torres, como la de Santiago. Y bordear el Paseo Marítimo y La Caleta, respirando mar. Cualquier época del año es buena para visitar Málaga, por la bondad de su clima. Pero destaca la Semana Santa por sus pasos procesionales, tan peculiares aquí y la algarabía de la feria de agosto, época en la que Málaga y su provincia son visitadas por miles de personas que desean disfrutar del sol de las templadas aguas de sus playas. Sevilla Actualmente tiene unos 685.000 habitantes, ocupando el primer lugar de las capitales andaluzas en cuanto a población. Está situada junto al río Guadalquivir, que se hace navegable desde esta ciudad. Por eso posee un gran puerto fluvial, que siempre ha sido de vital importancia para la economía de la ciudad. La capital de Andalucía es una ciudad mundialmente conocida que se ha renovado en los últimos años En ella se funden una gran riqueza monumental, unas fiestas únicas y variadas y una personalidad propia. Todo ello es debido a su largo pasado histórico en el que, con frecuencia, ha marcado los destinos de toda España. Historia Durante la colonización efectuada por el Imperio Romano se la denominó Hispalis. Su importancia disminuyó durante el siglo XI pero pronto restableció su antiguo esplendor con los almohades en el siglo XII. Fue reconquistada a los musulmanes por el rey Fernando III, el Santo en 1.248. Después del descubrimiento de América su papel mundial sería decisivo. Todas las operaciones comerciales que se efectuaban con el Nuevo Mundo, se realizaban en la sevillana Casa de Contratación. Así se convirtió en el centro comercial y monetario de Europa y en la mayor ciudad de España. Sin embargo, durante el siglo XVIII estas operaciones comerciales se trasladaron a Cádiz. Esto, unido a la política económica de Carlos III, perjudicó seriamente a la ciudad, originando su decadencia. A mediados del s. XIX se inició su recuperación. En el siglo XX ha sido sede en dos ocasiones de la Exposición Universal (ver imagen), en los años 1.929 y 1.992.

Lo más interesante: Para visitar esta ciudad podemos comenzar por subir al campanario de la Giralda, que es un minarete árabe transformado en torre cristiana. Desde allí divisaremos en primer lugar la Catedral, que ocupa uno de los primeros puestos mundiales en cuanto a su tamaño. Data del siglo XV y fue construida en el lugar donde se encontraba una antigua mezquita musulmana de la que sólo queda la Giralda y el Patio de los Naranjos. Muy cerca está el Alcázar, de estilo mudéjar que se edificó en el siglo XII.

31


Podemos continuar nuestra visita admirando los cuadros y tesoros que se guardan en varias salas y capillas de la Catedral. Después nos trasladaremos al magnífico edificio destinado al Ayuntamiento y al Archivo General de Indias. Muchos de los grandes edificios sevillanos hoy tienen nuevos usos como el colosal Hospital de las Cinco Llagas, sede actual del Parlamento andaluz o la antigua Fábrica de Tabacos que hoy día acoge a la Universidad central. Los restos de su pasado histórico y obras de arte los apreciaremos en sus dieciséis museos, principalmente el de Bellas Artes y el Arqueológico. Para conocer la belleza sevillana es imprescindible que nos adentremos en sus barrios, como el Barrio de Santa Cruz y contemplemos la hermosa plaza de toros de La Maestranza. Y no debemos olvidar pasear por el Parque de María Luisa y los Jardines de Murillo. Allí veremos la Plaza de España, construida en este siglo, con motivo de la primera Exposición Universal y que muestra las distintas regiones de nuestro país. Y muy cerca del Guadalquivir veremos la graciosa Torre del Oro (ver imagen). Más reciente aún son los puentes elevados construidos para la Exposición Universal de 1992, como el del Alamillo. Nos cautivará la simpatía de sus gentes, que se muestra en todo su esplendor con motivo de la feria de abril que es mundialmente conocida, además, por su alegría y colorido.

1. EL SECTOR PRIMARIO Está formado por los trabajadores que obtienen materias primas directamente de la naturaleza. La materia prima es cualquier cosa que sirve para transformarse o para venderla como se obtiene. Los trabajadores de este sector son los agricultores, los ganaderos, los pescadores y los mineros. De cada 100 trabajadores andaluces, unos 24 trabajan en este sector, por lo que es muy importante para la economía andaluza. a) La agricultura: La agricultura es una actividad en la que se obtienen productos vegetales al cultivar la tierra. Andalucía es la primera región agrícola de España gracias a su clima favorable y a que sus tierras son muy fértiles, es decir, producen buenos vegetales. Las plantas necesitan agua para crecer; por eso hay dos tipos de cultivo, según les baste con el agua de lluvia o además necesiten regarse: •

Los cultivos de secano no necesitan riego artificial sino que les basta con el agua de lluvia. Son los que más predominan en las llanuras interiores, en donde 32


se cultiva el olivo, la vid y los cereales, como el trigo y la cebada; también se cultiva el girasol y árboles frutales como el almendro. •

Los cultivos de regadío necesitan regarse artificialmente. Se extienden por las vegas de los principales ríos y por las costas de Almería, Granada y este de Málaga. Los cultivos de regadío más importantes son el arroz, la remolacha azucarera, el algodón, los frutales y las hortalizas, como los pimientos y los tomates. Gracias a los invernaderos en la costa de Almería, Granada y Málaga se pueden obtener varias cosechas al año.

b) La ganadería: La ganadería consiste en criar, alimentar y cuidar animales, como las vacas, las cabras, las ovejas, los cerdos y los caballos, para obtener productos animales como carne y leche. Tiene menor importancia económica en Andalucía que la agricultura. El ganado se concentra en zonas poco aptas para ser cultivadas, como por ejemplo las zonas montañosas. •

El ganado ovino (ovejas) es el más importante de todos ellos. Se cría en las provincias de Córdoba y Granada.

El ganado porcino (cerdos) se da especialmente en los encinares de Sierra Morena.

El ganado bovino (vacas y toros) se cría en el Valle del Guadalquivir.

El ganado equino (caballos) presenta ejemplares de fama mundial en la provincia de Cádiz. El ganado caprino (cabras) se da por toda la región.

c) La pesca:

La pesca es la obtención de grandes cantidades de pescado para el consumo humano. Nuestra Comunidad es la segunda región pesquera de España por la gran extensión de sus costas y por sus buenos puertos y caladeros cercanos. Un caladero es un lugar en el mar en donde abunden los peces que consumimos. Hay dos tipos de pesca, según se realicen lejos o cerca de la costa. •

La pesca de altura se realiza lejos de nuestro litoral, sobre todo en la costa de África. Se pesca el atún, la merluza y el calamar. En la pesca de altura los barcos están varios días en alta mar.

La pesca de bajura se practica cerca de todo el litoral andaluz, capturándose boquerones, sardinas y mariscos. En la pesca de bajura los barcos suelen regresar al puerto cada día.

Los principales puertos pesqueros son el de Huelva y Cádiz en el Atlántico y los de Algeciras, Málaga y Almería en el Mediterráneo. d) La minería: 33


La minería es la obtención de piedras de cualquier mineral que sirva para transformarlo en metal. Los minerales se obtienen de minas que están al aire libre o en el interior de la tierra. Estos minerales son arrancados manejados por los mineros que trabajan en las minas. Andalucía posee importantes yacimientos mineros en la Cordillera Penibética y en Sierra Morena, aunque la mayoría no se explotan en la actualidad. Destacan las minas de carbón de Peñarroya (Córdoba), las de plomo de La Carolina (Jaén) y las de cobre de Riotinto (Huelva). 2. EL SECTOR SECUNDARIO También se le llama sector industrial. Las fábricas o industrias son los lugares en donde se transforman algunos productos en otros que necesita la gente. En este sector trabajan las personas transformando unos productos en otros, como se hace en la construcción o en las fábricas de coches. Como Andalucía está poco industrializada, sólo 21 de cada 100 trabajadores andaluces trabajan en este sector. Las principales zonas industriales andaluzas se concentran en la costa y en el Valle del Guadalquivir. Andalucía tiene industrias agroalimentarias, que son las que transforman productos agrícolas en alimentos listos para consumir. Hay industrias aceiteras, vinícolas, de productos cárnicos, de conservas de pescado e industria azucarera. También hay industrias metálicas, químicas, textiles, de la costrucción y del papel. 3. EL SECTOR TERCIARIO. A veces recibe el nombre de sector de servicios. En él trabajan las personas que proporcionan un servicio o ayuda a los demás, sin obtener o transformar productos, como los médicos, abogados, profesores, camareros, taxistas, comerciantes,... En este sector, que es el más importante en Andalucía, trabajan el 54 por 100 de los trabajadores andaluces. Hay muchas actividades que pertenecen a este sector. A continuación tienes las que tienen más trabajadores en Andalucía. a) El turismo es la actividad más importante de este sector y se ocupa de ofrecer los servicios que necesitan las personas que visitan un lugar: alojamiento en hoteles, visitas a monumentos y museos, organizar actividades de tiempo libre, comidas en restaurantes, etc. Hay dos tipos de turismo que recibe Andalucía: •

el turismo de sol y playas, que se da en toda la costa.

el turismo cultural, que se da principalmente en las capitales de provincia visitándose monumentos, museos y lugares de gran interés.

En los últimos años también se está promocionando el turismo deportivo, el turismo rural, etc. 34


b) El comercio es la compra y venta de productos. Tiene mucha importancia dentro de este sector. Los principales tipos de comercio son: • • • •

Tiendas pequeñas y especializadas: carnicerías, zapaterías,... Grandes superficies comerciales: supermercados, hipermercados, etc. que se sitúan en localidades grandes. Almacenes: que suministran productos a las tiendas o grandes superficies. Mercadillos semanales, en casi todas las localidades andaluzas.

c) El transporte es la actividad económica que consiste en trasladar a personas o mercancías de un lugar a otro. Se realiza por tres vías o caminos:

Vía terrestre. Mediante autobuses, camiones y coches a través de carreteras o autovías. O mediante los trenes utilizando el ferrocarril.

Vía marítima. Mediante barcos cargueros o de pasajeros. Andalucía tiene importantes puertos marítimos, como los de Algeciras y Málaga entre otros, y el de Sevilla que es el único puerto fluvial de España.

Vía aérea. Mediante los aviones. Es utilizado especialmente para trasladar a personas a grandes distancias en poco tiempo.

35


JORNADAS DE ANDALUCÍA