NONINÁ. Nº 1

Page 1

A D D E LA A Ñ A EN C S C IE

E INIESTA AD IN

GACETILLA D EL

NONINÁ

nº 1

febrero 2022

O IES CAÑADA DE LA ENCINA

PR

NE

ER

L CE

NTRO

CO MPAÑ

,A

OVECHA TU V

E Z O

INIESTA (CUENCA)


SUMARIO

03

EDITORIAL

04

"FLORETTE" CIERRA (LOCAL)

06

EL RESURGIR DE LOS ALUMNOS AYUDA (INSTITUTO)

08

EL "CAÑADA", UN INSTITUTO DE "EXCELENCIA" (INSTITUTO)

10

PROYECTO ERASMUS (INSTITUTO)

12

NUEVO POEMARIO DE GUILLE GALVÁN, "VETUSTA MORLA" (CULTURA)

13

JÓVENES CONFINADOS (OPINIÓN)

14

¿DEBERÍAS CONTAR UNA INFIDELIDAD A TU PAREJA? (OPINIÓN)

16

EL CAMPO NO SEDUCE A LOS JÓVENES (OPINIÓN)

18

DE LA HABANA A INIESTA (CRÓNICA)

20

RECUERDOS DE UN PROFESOR (RELATO)


LAIROTIDE

¿Por qué hacer periodismo en la era de las redes sociales? ¿Por qué emprender un proyecto de revista escolar cuando tan mal se trata al oficio periodístico? ¿Por qué implicarnos en la edición de una gacetilla sin que medie la nota de por medio? Las razones son muchas: hablar de nosotros mismos, de nuestro entorno, de nuestros problemas, de los sucesos que surgen a nuestro alrededor; vincularnos, a través de la palabra y la imagen, como miembros de una comunidad que todos los días participa de angustias, alegrías, penas, logros y relaciones humanas. El periodismo sirve y ha servido, desde su creación, para vertebrar a la sociedad, para despertarla, para hacerla avanzar y para mostrar lo mejor y peor de ella. Por mucho que se denigre al periodista y a su oficio, su labor siempre será necesaria. Hoy, cuando las imágenes, los vídeos y la palabra escrita nos asedian a través de las redes sociales, cuando la información nos bombardea y nos abruma, es más importante que nunca una labor de filtrado consecuente. Se vuelve necesario, casi imprescindible, volver a los principios éticos del periodismo para saber interpretar correctamente lo que vemos y lo que leemos. Formarnos en el periodismo ético: el que coteja datos con varias fuentes, el que informa cuando hay que informar y opina cuando hay que opinar, nos parece fundamental para apreciar la realidad con una mirada crítica y profunda. Si a estos principios le unimos el entusiasmo del que empieza, tenemos los ingredientes de “Noniná”. Intentaremos ser veraces, cuidaremos la redacción de nuestros artículos y estaremos siempre con un ojo puesto en lo que nos interesa a nosotros, alumnos y alumnas del IES Cañada de la Encina. Estamos abiertos a la comunidad educativa y serviremos, también, de cauce para inquietudes de todo tipo. Huimos del sensacionalismo y de la vulgaridad, no de las ganas por despertar el interés de nuestros potenciales lectores. ¡Acompañadnos en este viaje iniciático!


Local

"FLORETTE" CIERRA Julián Lázaro Gómez, Ángela Peñaranda Mondéjar, Nerea Utiel González/ Iniesta

El cierre de “Florette” en Iniesta ha provocado una gran crisis laboral entre los ciudadanos del pueblo y sus alrededores. El cierre inminente de esta empresa nacional de alimentación sorprendió a toda la provincia, que, en bloque, se opuso a esta dramática estrategia económica. Hemos entrevistado a una extrabajadora de esta empresa, que proporcionaba 198 puestos de trabajo en la comarca. Se llama Vanesa, una mujer de mediana edad, madre de dos hijas pequeñas y que ahora trabaja en Villamalea a tiempo parcial, plastificando en el champiñón para así poder dedicarle tiempo a sus hijos. Pese al nerviosismo de Vanesa, se dispuso a darnos su punto de vista más sincero, testimonio muy revelador de la situación que viven los extrabajadores de la empresa. Vanesa nos explicó que, aunque sus propios jefes no les explicaron adecuadamente la situación a la que se enfrentaban, pudieron informarse sobre lo ocurrido gracias a la UGT, sindicato que vela por los trabajadores españoles. Con rumores sobre el cierre, la gente comenzó a especular y se prepararon para lo peor. La situación se terminó de aclarar cuando el sindicato les explicó la intención del cierre. La empresa dio sus razones para argumentar el cese de su actividad: una de ellas, que el terreno donde se encontraba la fábrica era de alquiler; otra, que el terreno de la futura nueva fábrica ya estaba comprado y, además, contaba con mayor espacio; y, la última, que no podían mantener económicamente la producción de las dos fábricas. Los que conocen esta empresa saben que posee un gran patrimonio económico.

Internet

Internet


Vanesa tenía claro que la empresa de Iniesta iba a cerrar para poder dar espacio a una nueva sucursal en Tarragona (Polígono industrial de Catalunya SUD Parcela). De hecho, podemos decir que "Florette" ha seguido una estrategia económica en la que solo importa el rendimiento máximo. Han destrozado una pequeña empresa sin pensar en las condiciones de sus trabajadores. Pese a todo, no fueron muchos los empleados que interpusieron denuncias a esta gran empresa por el despido imprevisto que se llevó a cabo. Se les indemnizó bastante bien. Realizaron una votación en la que se deliberó sobre la cuestión. Los empleados tuvieron que decidir si denunciar a la empresa o, por el contrario, aceptar la indemnización que les correspondía. Solo fueron tres los que optaron por la denuncia, ya que no querían perder su trabajo y, además, pensaban que todo había ocurrido de una manera muy bien planificada por parte de la empresa. Como protesta, se realizaron dos grandes manifestaciones alrededor de Iniesta. Su principal objetivo era mostrar la desesperación de los empleados por el atropello sufrido por parte de los directivos de "Florette". Dicha manifestación convocó a unas 600 personas y transmitió la frustración de todas ellas. Todos estaban convencidos de que con la protesta no iban a conseguir nada pero, había que patalear como mínimo. En conclusión, el cierre de "Florette" se recibió como una noticia indeseada y que ha desestabilizado la economía local. La empresa no ha tratado a los trabajadores de una manera muy afortunada, sobre todo por la falta de información. Por suerte, la mayoría de los extrabajadores encontraron otros empleos con cierta facilidad, por lo que, en parte, nos sentimos muy aliviados.


Instituto

EL RESURGIR DE LOS ALUMNOS AYUDA Julián Lázaro Gómez, Pablo Peñaranda Fernández, Pilar Hernández Carrión / Iniesta

El equipo de la gacetilla “Noniná” se propuso conocer el motivo de la desaparición del grupo de alumnos ayuda en nuestro centro y, para ello, concertamos una entrevista con nuestra orientadora, Ana Rosa Valera. El selecto equipo de alumnos ayuda participó por última vez en el curso escolar 2019/2020. En cursos anteriores, este proyecto tuvo mucho éxito: contaba con casi treinta alumnos y con una buena aceptación por parte de todos. Sin embargo, la pandemia, además de otras cosas, también perjudicó a este tipo de iniciativas. Cuando se reactivaron las clases, en plena incertidumbre, varios proyectos escolares fueron cayendo en el olvido, tales como los alumnos ayuda o la Radio Ikalesken. Ana Rosa había sido la principal propulsora de este innovador proyecto, que llevaba en funcionamiento más de una década. Ana nos ilustró sobre la nueva iniciativa de poner en marcha a los alumnos ayuda y cómo se va a recuperar en los próximos meses. En ningún momento se negó a hablar con nosotros, todo lo contrario, estaba muy ilusionada y emocionada al respecto.

Nayra Díaz Escamilla y Mireya LópezBurgos/ Iniesta

La conversación con Ana Rosa nos descubrió la gran implicación de esta profesional en el proyecto de los alumnos ayuda. Una de las respuestas que más nos sorprendió fue el tiempo que llevaba activa esta iniciativa: desde el 2007 ya se estaban preparando para ponerlo en práctica. Los alumnos implicados debían tener unas capacidades muy necesarias para el “trabajo”, como la escucha y sobre todo la observación social, incluyendo la más importante, la confidencialidad. Esta característica anima a los alumnos a sincerarse cuando sufren acoso. A ella le preocupa mucho este asunto y puso en marcha este proyecto para ayudar a los alumnos objeto de esta lacra. Nos mencionó que no creía que hubiera un número significativo de casos de abusos en el centro, pero no por ello hay que dejarlos pasar.


Creíamos que el proyecto había caído en el olvido a causa de la pandemia, pero Ana Rosa nos sacó del error, va a volver aunque todavía no sabe cuándo: “Todos los años cuando empezaba el trimestre comenzábamos con la nueva campaña del año, pero este, está costando bastante más, ya que los alumnos no tienen suficiente tiempo y debido al coronavirus está costando más su organización”.

Con esta entrevista nos llevamos una grata sorpresa ya que creíamos este grupo desaparecido, también nos quedamos muy asombrados con la implicación que tiene Ana Rosa y otros de sus compañeros con el proyecto, esperan ponerlo en marcha cuanto antes porque lo ven muy necesario. Pudimos ver cómo Ana Rosa pone todo su tiempo y esfuerzo en el bienestar de los alumnos del centro.

En conclusión, nuestra orientadora tiene la intención de volver a llevar el proyecto de los alumnos ayuda cuanto antes y ponerlo en marcha a toda máquina. Está decidida a eliminar el acoso en el IES Cañada de la Encina, y un elemento que ella considera imprescindible es el grupo de alumnos ayuda. Todos somos conscientes de la crueldad que podemos desarrollar los adolescentes contra nosotros mismos y, por eso, la ayudaremos en todo lo posible en el desafío de erradicar el acoso de nuestras aulas.


Instituto

EL "CAÑADA", UN INSTITUTO DE "EXCELENCIA"

El pasado 24 de enero nuestro equipo de redacción entrevistó al director del IES Cañada de la Encina, Juan Francisco Blesa, para informarnos sobre el "Premio de Excelencia", otorgado por la Junta a nuestro centro, y para hablar del instituto.

Nayra Díaz Escamilla y Mireya López Burgos / Iniesta

Elsa Chavarrías Martínez y Waldemar Leyva Dosal/ Villarta y Minglanilla

Nuestro centro, el IES "Cañada de la Encina", ha obtenido recientemente el Premio a la Excelencia y a la Calidad de Castilla-La Mancha. Este fue el primer tema de la entrevista con nuestro director. Según nos comentó, para merecer el galardón, el instituto tuvo que pasar por una auditoría en la que se evaluó el funcionamiento de la gestión interna, así como la acogida y el seguimiento evaluativo de los alumnos, además de varios trámites relacionados con el sistema de gestión de calidad bajo el que funciona el centro. “Hemos trabajado mucho para tener un buen sistema de gestión en nuestro centro, lo que permite al equipo directivo tener controlados todos los sectores: tanto al alumnado, al profesorado, como al de los trabajadores ajenos a la docencia”. Al preguntarle si el instituto debería mejorar en algún aspecto, no concretó ninguna medida inmediata que tuviera que ver con las instalaciones o con el funcionamiento escolar, pero sí que puntualizó sobre lo que se tiene pensado en cuanto al mantenimiento de ciertas áreas, aunque sin detallar demasiado. También aprovechó para mencionar la especial atención que están prestando al progreso del rendimiento académico y, sobre todo, a la diversidad de los alumnos, asunto en el que llevan trabajando cuatro años con el implemento de nuevas metodologías.


Nayra Díaz Escamilla y Mireya López Burgos / Iniesta

“Cada año encontramos unos resultados superiores a los anteriores respecto al nivel académico de los estudiantes” aseguró el director. En cuanto a su relación con el alumnado y también con sus compañeros docentes, Juanfran afirmó que es muy buena. "A veces debes enfrentarte a situaciones que no son del agrado de tu entorno laboral: he tenido que señalar conductas contrarias y corregir actitudes tanto de estudiantes como de profesores” .

Hace unos meses hubo cierta polémica a causa del cierre de los baños del centro. El director nos aseguró que no se habría tomado esa medida si no hubiera sido necesario. Los actos vandálicos en los servicios, reiterados desde ya hace varios años, provocaban unos gastos innecesarios que se podían aprovechar en otros ámbitos del instituto. La decisión de cerrar los baños se tomó de forma inmediata, tras unos sucesos graves. El equipo directivo consideró el asunto de extrema urgencia y tuvo que decidir.

Este problema se ha venido a sumar a lo arrebatado por la pandemia: recreo, uso de taquillas, mascarillas, aulas materia... El director y nosotros esperamos volver pronto a la normalidad. Juanfran cree que podremos recuperar las aulas materia en el próximo curso. Poco antes del cierre del periódico, el proyecto directivo de Juanfran ha sido respaldado por el claustro por unanimidad. Nosotros preparamos una encuesta entre los alumnos para valorarlo. Os emplazamos al segundo número de "Noniná" para conocer los resultados.


Instituto

E R A S M U S

Internet

Nerea Utiel González y Ángela Peñaranda Mondéjar / Iniesta

El proyecto Erasmus se realiza año tras año en nuestro instituto y es motivo de ilusión tanto para alumnos como para profesores. Este programa europeo es conocido por todos, participen o no, ya que se habla mucho de él en las redes sociales del centro y en cualquier medio de divulgación docente. Estos proyectos suponen una buena experiencia para todos, porque permiten conocer personas de otros países e incluso hacer nuevos amigos, así como viajar al extranjero para conocer desde dentro otras culturas distintas a la nuestra. Este año, al igual que el pasado, nos enfrentamos con un grave problema: la pandemia mundial. A estas alturas de curso, todavía no sabemos si podremos realizar tan esperado proyecto y es bastante probable que nos quedemos con las ganas. Entrevistamos a Patricia García, profesora de Lengua y coordinadora del proyecto Erasmus.

Participa en él desde hace años y sabe muy bien cuáles son sus ventajas y los obstáculos a los que nos enfrentamos en este curso. Cuando hicimos la entrevista, Patricia estaba expectante ante los acontecimientos y el progreso indescifrable de esta pandemia que nos ha condicionado en todas y cada una de las actividades extraescolares. Ahora mismo, tampoco sabemos a ciencia cierta si lo programado podrá realizarse. Según ella, “el proyecto lleva ya una gran trayectoria en este centro, pero ha ido evolucionando con el paso del tiempo, ya que en el pasado estos programas estaban dirigidos únicamente para formar a los profesores, ahora está más enfocado a que los alumnos viajen y experimenten en el extranjero. En la actualidad, hay Erasmus enfocados solamente a profesores; otros, para alumnos; y Erasmus, para alumnos y profesores, incluso pueden venir expertos europeos a dar clases de formación”. Nos contó también que estos proyectos pueden llevarse a cabo en estancias de unas semanas hasta meses o cursos completos.


Los proyectos Erasmus no excluyen a nadie, cualquiera puede participar y es una ocasión única para abrirse a nuevas culturas y para expandir nuestras mentes. En el centro se intenta participar en todas las secciones abiertas para que cada uno pueda aprovecharlas según sus expectati vas, ya sea desde el punto de vista del alumnado o del profesorado. Para Patricia, “hay un problema entre el alumnado: no sabemos comunicarnos con los demás, y la causa no es solo el idioma. La única forma de aprender a hacerlo es conocer a gente de otros países y convivir con ellos. Nos soltaremos en otra lengua y, además, aprenderemos a comunicarnos de veras". Afirma que “un idioma solo se puede aprender practicándolo”. Los profesores eligen el país con el que quieren participar cada año, y en este curso se ha elegido Lituania. Se pusieron en contacto con profesores de ese país a través de correo electróni co y concertaron un intercambio que acabó definiendo un nuevo proyecto Erasmus, aprobado y financiado por Europa. Las plazas para que los alumnos participemos en el Erasmus se adjudican siguiendo unos baremos que constan de seis apartados. El pri mero consiste en tener en cuenta las notas obtenidas durante el curso anteri or.

El segundo criterio del baremo es i nvesti gar y averiguar si los alumnos partici pamos o no en asuntos relacionados con el centro, tales como: delegados, periódico, consej o escolar… El tercer criterio es una entrevi sta oral sobre las aficiones, lo que hacemos en nuestro tiempo libre…, junto con un examen de gramática y vocabulario que se suele realizar mediante un "Kahoot" y una carta de motivación. Las actividades que se llevarán a cabo, una vez que los alumnos ya estén elegi dos, son tres básicamente. En primer lugar, actividades preparatorias en las que los alumnos nos comunicaremos con compañeros lituanos mediante videollamadas o correos. Después, sesi ones en las que se compartirá lo que haremos en Lituania y, una vez allí, se realizarán puestas en común para conocer el lugar, i mpulsar la convivencia, etc. Por último, las acti vi dades finales se realizarán a la vuelta de Li tuani a, en un intento de recopilar lo aprendi do. En conclusión, los proyectos Erasmus son una muy buena oportunidad para relacionarnos con personas de otros paí ses y culturas, aprender nuevos idiomas y asi mi lar costumbres distintas a las nuestras. Eso sí , esperamos que la Covid nos permi ta reali zar todas las actividades propuestas tal y como están previstas. Ojalá este año di sfrutemos del Erasmus porque sin duda es una experiencia que será difícil de olvi dar.

Internet


Cultura

“DESCONOCERNOS”, EL NUEVO POEMARIO DE GUILLE GALVÁN, HACE HONOR A SU AUTOR El guitarrista y letrista de “Vetusta Morla” no deja que lo “conozcamos” Raúl Cortijo Huerta/ Iniesta

El martes 26 de octubre tuvo lugar un encuentro literario con Guille Galván por la reciente publicación de su segundo poemario titulado Desconocernos. A este evento, realizado en el Auditorio de Iniesta, acudieron varios clubs de lectura y alumnos de bachiller del IES Cañada de la Encina. Pese a haber publicado varias obras literarias, Guillermo es especialmente conocido por ser guitarrista y compositor de la mítica banda española “Vetusta Morla”. El encuentro comenzó con la típica publicidad profesional sobre los eventos venideros de su grupo. Tras esto, el autor comentó el difícil paso entre la música y la poesía, pese a que, como él mismo dijo, estas tienen una gran correlación. Y en este instante se acabó, se acabó todo el material que el músico traía preparado para dialogar con el público conquense, y se dispuso a responder las preguntas. Preguntas que normalmente se realizan al final de la charla, y, aunque no son descuidadas, se terminan haciendo a contrarreloj, ya que el tiempo del evento es devorado por el monólogo. Afortunadamente para él, algunas preguntas realizadas por los miembros de los clubs de lectura y algunos alumnos de bachiller eran profundas e interesantes. Sin embargo, sus respuestas fueron tediosas y superficiales. Se desaprovechó, así, la oportunidad de cautivar a los estudiantes y motivarlos a la lectura, hábito cada vez más ausente. Afortunadamente para el autor, al terminar el evento, se dispuso de más de media hora para hacer fotos y firmar autógrafos. Tiempo que se podría haber utilizado para conocer más al personaje y su obra, pero la historia de Instagram y un rayajo ininteligible vende más. Al parecer, hasta los artistas están cayendo en la superficialidad del siglo XXI. De todas formas, es de agradecer, para una localidad rural como Iniesta, que personalidades públicas se atrevan a realizar eventos como estos. Entre otras cosas porque, no solo demográficamente hablando, el espacio rural está siendo abandonado a causa de todo tipo de intereses sociales y económicos. Internet

Internet


Opinión

Jóvenes confinados

Mireya López Burgos y Nayra Díaz Escamilla / Iniesta

Elsa Chavarrías Martínez / Villarta No todo son fiebres altas y toses alarmantes. El otro gran problema de esta enfermedad es la interrupción de las relaciones sociales.

Internet

Estamos acostumbrados a quemar nuestro tiempo rodeados de gente que nos hace sentir bien, que hace que las agujas del reloj corran mucho más rápido y los problemas sean arrinconados con cualquier tontería o acto insignificante de carácter social. Al menos para mí, es muy difícil mantener el buen humor en su pico más alto cuando no puedo tomarme un café con mis amigos ni jugar a un juego de mesa con mis familiares más cercanos. Este virus te obliga a aprender a vivir en la más absoluta soledad. Sí, es cierto que recibes muchas muestras de apoyo y cariño, pero únicamente tú estás detrás de la puerta que todos tienen miedo de tocar. Solamente tú sientes un nudo en la garganta al pensar en los contagios que puedes haber provocado. “Si le pasara algo a mi abuela no me lo perdonaría jamás.” “¿Cómo estará mi tío?, ¿agravará el Covid sus problemas respiratorios?”

Es imposible evadirse y poder despejar la mente cuando pasas las veinticuatro horas del día metido dentro de ti, buscando una manera de entretener tu espíritu de adolescente, el cual, la mayor parte del tiempo, te empuja a salir de casa. Es muy triste verse aislado en fechas tan señaladas como Navidad o Año Nuevo. Incluso evitas las redes sociales para no comerte las doce uvas con los ojos cristalinos. Ni siquiera sabes a ciencia cierta en qué día te encuentras, si es de noche o de día, porque el sol, en tu cuarto, nunca sale. Sé por la información que trasciende de los medios de comunicación que el Covid ha acabado con la salud física de mucha gente, especialmente la de ancianos y enfermos de patologías graves, pero no todo el mundo conoce cómo puede afectar una pandemia a los más jóvenes en términos psicológicos. Hace ya casi dos años que vivimos de recuerdos y no vemos dónde se encuentra el final de esta maldición. Lo buscamos desesperanzados. ¿Cuándo podremos volver a disfrutar de los demás sin miedo?


Opinión

¿DEBERÍAS CONTAR UNA INFIDELIDAD A TU PAREJA? Raúl Cortijo Huerta / Iniesta Imagina que en una alocada fiesta, mientras el alcohol te corre por las venas te lías con alguien a quien no volverás a ver jamás. A la mañana siguiente te despierta un mensaje de móvil de tu pareja, recordándote lo mucho que te quiere... ¿Qué debes hacer? ¿Se lo cuentas o callas como una tumba? ¿Puede una mentira ser ética si conlleva consecuencias positivas para todos los afectados? Considero que cualquier sistema debe estar basado en la verdad, por lo que, en una relación, es dicha verdad la que debe reinar entre sus miembros. Por ende, ha de ser protegida y prevalecer por delante de la mentira, siempre y cuando esta no afecte a los cimientos de la estructura. Cuando se produce una alteración en la realidad de la base del sistema, este acabará por corromperse, tomando la base de un sistema como la parte que arma y le da sentido al todo. En cambio, si la alteración se produce en cualquier parte más allá de la base, esta no afectará al funcionamiento del sistema. Por tanto, podríamos clasificar las mentiras en dos tipos: mentiras basales, aquellas que influyen en el porqué del sistema; y mentiras superficiales, aquellas que influyen en el cómo. Una mentira superficial es aceptable, ya que, pese a esta, se puede mantener el correcto desarrollo del sistema.

Internet

Internet

Una mentira basal, perturbaría el funcionamiento del sistema. Imaginemos un reloj: la incompatibilidad de su engranaje provocaría un mal funcionamiento y el ocultamiento de esta realidad provocaría un mal mayor, la rotura de sus piezas. En cambio, el color de la cadena del reloj carecería de importancia en cuanto a su funcionamiento, por tanto no tendría sentido ocultarlo. Se debe, así pues, valorar si la situación pertenece a la base del sistema o no, y actuar en consecuencia.


Si extrapolamos esta teoría al ejemplo dado, considero que la fidelidad no pertenece a la base de una relación, ya que el sexo es solo un complemento. Además de que, sentir atracción sexual por otra persona, no significa que no se quiera pasar el resto de la vida con la pareja elegida por amor. Por lo que esta situación no debería afectar a la estabilidad de la relación. Ahora bien, si tenemos en cuenta que en la sociedad actual la infidelidad es rechazada, pese a no ser una mentira basal, la aceptación de esta acabaría con la relación. Por lo que pienso que la ocultación de la infidelidad sería lo correcto, ya que el aprecio mutuo (base) no se vería afectado, y el mal del silencio sería menor al mal de la ruptura. Además, la atracción sexual hacia otra persona no es inversamente proporcional al amor hacia la pareja, sino que son compatibles, de hecho, en la mayoría de relaciones, los miembros se ven más atraídos por otras personas, como actores, artistas… que por sus parejas. Una situación en la que se da una mentira basal sería por ejemplo la extendida corriente actual denominada “sugar daddy-mommy”. En esta, dos personas mantienen una relación de pareja, aunque una de ellas lo hace solamente por la fortuna que maneja el otro o la otra. Así pues, la base de la relación estaría pervertida, y, como consecuencia, acabaría cayendo por su propio peso, con el perjuicio de ambas partes. En este caso lo correcto sería aceptar la realidad desde el primer momento. Mireya López Burgos y Nayra Díaz Escamilla / Iniesta

Por todo lo dicho, creo que hay una falta de lógica en el fondo de las relaciones actuales. Si cada miembro desea lo mejor para su pareja ¿no deberíamos tolerar que el otro o la otra mantengan relaciones sexuales con otras personas si es lo que desean? Sin embargo, al margen de esta lógica, la sociedad actual mantiene una gran intolerancia hacia las infidelidades porque trata a la pareja como propiedad privada. Mireya López Burgos y Nayra Díaz Escamilla / Iniesta


Opinión

EL CAMPO NO SEDUCE A LOS JÓVENES Julián Lázaro Gómez / Iniesta

Actualmente, el campo es el sustento de la mayoría de personas en el ámbito rural, gracias a este desprestigiado trabajo estas familias viven de forma modesta en un entorno casi ideal, libre de contaminación y rodeado de naturaleza. Sin embargo, lo rural no está de moda. Cada vez más jóvenes emigran a las grandes ciudades, lo que está provocando un vacío generacional en el campo y en los pueblos que viven de él. Las familias que tradicionalmente vivían de la agricultura y la ganadería no encuentran relevo en las nuevas generaciones. La dureza del oficio provoca miedo en los jóvenes, por su exigencia física, sacrificio y por los escasos beneficios, a pesar del gran riesgo que representa. Ser agricultor es, desde hace tiempo, un trabajo con pésima reputación. Nadie presume de trabajar en el campo, ya sea propietario o jornalero. A los hijos de los agricultores humildes les da vergüenza decir en qué trabajan sus padres cuando les preguntan en clase. Desgraciadamente, esta tendencia va a más y no parece que vaya a cambiar. Si la situación no se revierte, en pocos años se perderán estos oficios tradicionales y su riqueza quedará en manos de los grandes monopolios.

O todavía peor, las regiones rurales de España quedarán definitivamente abandonadas. "El campo no seduce a los jóvenes", esta afirmación también me representa a mí. A pesar de haber nacido en una familia de agricultores (cultivamos la vid mayoritariamente), no me atrae la idea de trabajar en el campo durante toda la vida. Como dije antes, la mayor parte de la gente joven rechaza el trabajo del campo. A mí personalmente, no me asustan los sacrificios que supone esta dedicación. Con mi corta experiencia, sé que al principio es desafiante, pero te acostumbras y cada vez se hace más llevadero. El miedo está en lo económico. Como siempre se me ha dicho, “dependemos de lo de arriba”. Esta frase alude a dos circunstancias: al cielo, todo agricultor, aunque tenga regadío, depende del cielo, se trabaja todo el año con el riesgo de las adversidades climáticas (sequías, heladas, granizadas o inundaciones), tragedias inevitables con las que se convive, aunque sea triste depender de algo tan arbitrario; la otra circunstancia es el precio de los productos agrícolas (uva, aceite, almendra...), fijado por “los de arriba”, por los intermediarios y grandes empresarios, que nos tienen siempre en vilo para que cada año el valor suba lo suficiente como para poder vivir de nuestro trabajo.

Mireya López Burgos y Nayra Díaz Escamilla / Iniesta


Nayra Díaz Escamilla y Mireya López Burgos / Iniesta

Si esto es lo que piensa alguien que tiene la suerte de poseer sus propias tierras y maquinaria para trabajarlas, no quiero imaginarme la opinión de quien no haya tenido contacto con este mundo. Su visión de la agricultura ha de ser aún más negativa, por desconocimiento o porque lo poco que se transmite de ella asustaría a cualquiera. Y eso sin contar la negativa valoración social con la que se asocia el hecho de vivir del campo. Se nos alecciona desde pequeños a elegir trabajos bien vistos por la sociedad. Todo esto conlleva que, los futuros herederos de las tierras de sus familias, terminen abandonándolas o vendiéndolas por nada, para dedicarse casi siempre a algo mucho menos interesante y altruista que sacar fruto de la tierra y alimentar a nuestros vecinos. En conclusión, el campo muere de asfixia social y económica. Al final las tierras caerán en manos de los latifundistas, de grandes terratenientes y la actividad familiar y tradicional se perderá. Porque ya está ocurriendo que solo los inmigrantes quieren trabajar en el campo, son ellos la mayor fuerza laboral en la actualidad. Y solo porque no pueden acceder a otras labores o carecen de formación para desempeñarlas. Y terminan en la agricultura porque de algo tienen que mantenerse. Conforme pase el tiempo, más personas como yo abandonarán el campo y emigrarán a la ciudad y, por el contrario, más inmigrantes llegarán para reemplazarnos y hacer el trabajo que nadie quiere hacer.

Nayra Díaz Escamilla y Mireya López Burgos / Iniesta


Crónica Relato

DE LA HABANA A INIESTA Internet Waldemar Leyva Dosal /Minglanilla

Hace un año que vine de Cuba para vivir en

Por lo general, con el tiempo sobrante, solíamos jugar fútbol, y cuando no había balón, llenábamos

España. En este tiempo he sentido cómo mi

de requiebros a las chicas de las demás aulas,

vida ha dado un giro de 180 grados. Soy

aunque a veces salíamos con la cara enrojecida, y

Walde. Un chico de 17 años, y me gustaría

no precisamente por la vergüenza… Pero bueno…

contar cuál ha sido la experiencia de este

mejor sigamos hablando de la diferencia entre

viaje en la distancia y casi en el tiempo.

ambas sociedades… Los exámenes eran

Empezaré por mi rutina como estudiante en

trimestrales. El profesor llevaba su prueba al

la secundaria habanera. Las clases

Ministerio Provincial de Educación, y allí, la

empezaban a las 8, aunque debíamos estar

validaban. Luego consultaba con la dirección de la

en el centro a las 7:30, porque cantábamos

escuela la fecha de realización. El alumno era el

el himno nacional, y repetíamos la misma

último en enterarse de la fecha del examen por el

consigna desde los cinco años de edad,

exceso de burocracia. Necesitábamos dos clases

"Pioneros por el comunismo, seremos como

para hacerlos: una, para copiarlos (no estaban

el Ché". Tras escuchar las noticias locales y

impresos); otra, para realizarlos. Las asignaturas

nacionales, nos marchábamos a las aulas.

eran parecidas a las de aquí, salvo Religión, aunque

Mi clase era de 45 alumnos. Todos dábamos

más enfocadas a las ciencias que a las letras. Por

las mismas asignaturas, sin posibilidad de

las tardes había talleres extraescolares dirigidos

elegir. Como buen aula cubana, esta tenía su

por los alumnos. Yo, por ejemplo, era el profesor

escudo nacional, fotos de héroes nacionales,

del taller de guitarra (lo hice porque nos

y un típico mural pioneril en el que se

prometieron un viaje que nunca realicé y porque me

colocaban las efemérides junto con los

la pasaba bien enseñando).

símbolos patrios. Dábamos ocho turnos de

Siempre, desde pequeños, nos hicieron tratar de

clase diarios. Salíamos a las 15:55 y

usted a los profesores y al personal de la escuela,

teníamos dos recreos, uno de treinta

por lo que aún se me hace raro tutear a un

minutos a las 10:00, y otro de hora y media

profesor, aunque lo odie con el alma. Casi siempre

a las 12:00. En el recreo de las doce yo salía

he mantenido buenas relaciones con mis docentes,

a mi casa a almorzar y luego regresaba al

y, aunque a veces teníamos acaloradas discusiones

instituto.

sobre política, había respeto por ambas partes.


Algunos de mis profesores, para poder sobrevivir a la triste realidad cubana, tenían que `"inventar la jugada" como decíamos allá. No nos resultaba extraño ver a un profesor vendiendo dulces y demás. El salario no alcanzaba. Era muy triste ver que no podían vivir de un trabajo tan esforzado, tal y como les ocurre a millones de cubanos. Los libros eran gratuitos, aunque los devolvíamos a final de curso, como una especie de beca. Se nos otorgaban siete libretas cada tres meses, junto con nueve lápices, y aunque la libreta se desmoronaba con los días y los lápices eran más malos que mis chistes, al menos nos servían (por eso solo uso lápices para los apuntes). Los uniformes estaban subvencionados y distinguían el nivel educativo: rojo, Primaria; amarillo, Secundaria; azul, Preuniversitarios (Bachillerato) A pesar de que la educación giraba en torno al estado, el ambiente era de tranquilidad. Tengo muy bonitos recuerdos. El problema estallaba cuando teníamos una opinión o un punto de vista diferente al que decía un profesor (o le hacían decir) en clase. Siempre estuve en desacuerdo respecto a los sacrificios que ha estado haciendo el pueblo cubano por culpa del régimen. Nunca me gustó idolatrar la imagen de un asesino a sangre fría como para mí fue el Ché Guevara, ni repetir por obligación consignas con las que no me siento identificado. El punto de vista estaba enfocado a beneficiar el pensamiento socialista, nunca se hacía una mínima crítica. Dábamos asignaturas como Cultura Política, en la que no se exponía la verdadera situación del país. El principal objetivo de la educación cubana es adoctrinar a los jóvenes desde edades tempranas, sin que se pueda desarrollar un verdadero sentido crítico contra la dictadura. Ni yo, ni la mayoría de adolescentes de mi edad queríamos la continuidad del monopartido comunista cubano, y, si nos oponíamos a su sistema, éramos amenazados con la prisión o nos privaban de la educación superior. A pesar de la distancia, aún me resulta incómodo hablar de lo que me ha sucedido y lo que está sucediendo en mi país. Tenemos una sociedad varada en el tiempo, en la que universitarios profesionales cobran menos que un camarero. Y aunque muchos buscan la libertad, otros son conformistas con la involución cubana, en parte porque, desde pequeños, nos han alimentado de mentiras. Después de casi una década de trámites, y gracias a la descendencia asturiana de mi madre, en marzo del año pasado logramos venir a España. Diferencias hay muchísimas: lingüísticas, de raíces, económicas y educativas. Al entrar a mi nuevo instituto en Cañete, me asombré. Nunca había visto un centro tan bien equipado. Al pasar al aula y sentarme en una mesa me sentí muy emocionado cuando conocí a mis compañeros, aunque también asustado por la incertidumbre. Solo faltaban tres meses para terminar el curso y me encontraba en un limbo. En Cuba no había podido dar clases por culpa de la Covid, y cuando llegué acá estaba en blanco. Logré, con muchísimo trabajo, pasar el curso. Me resultó difícil acostumbrarme a varias cosas, mientras que otras me beneficiaron, por ejemplo: en Cuba todos los cálculos son manuales, y, cuando vi que aquí se podía usar la calculadora, me resultó muy cómodo. También me gustó poder comunicarme con los profesores a través del "Papás", me vino muy bien. Algunas asignaturas no sé cómo las aprobé, por ejemplo, Lengua (la sintaxis es distinta y los comentarios son mi némesis). A pesar de las grandes diferencias, respecto al acento o a la forma de ser, tanto en Cañete como en Iniesta me han aceptado como otro más y he hecho buenas amistades. Nunca he sido una persona cerrada, pero tenía miedo de cómo podría ser recibido en una sociedad diferente. Siempre valoraré mucho a mis compañeros y profesores por la manera en que me han acogido. Cuba y España son países muy distintos, en lo político, en lo social y en lo educativo. Aunque en las escuelas el objetivo sea el mismo (educar a las nuevas generaciones), la libertad de expresión es necesaria para desarrollar la personalidad, y, aunque la `"rebeldía ideológica" ya está presente en las aulas cubanas, el régimen trata de eliminarla. Nos contaban atrocidades del sistema capitalista; por supuesto, no es perfecto, pero no se parece a lo que me dibujaban.

Nayra Díaz Escamilla y Mireya López Burgos / Iniesta


Relato

RECUERDOS DE UN PROFESOR Pablo Peñaranda Fernández / Iniesta Mi verano había sido lo mejor de este año, viajé por América del sur con mis amigos, visité el Cristo Redentor, el Maracaná y Copacabana entre muchos otros lugares, aunque esa historia ya la comentaré otro día. Ahora toca centrarse y ejercer otra vez como profesor de pequeños diablos incultos, ansiosos por que llegue una fiesta para poder salir y beber sin medida. Otra vez vuelta a la rutina, despertarse pronto, prepararse, y conducir hasta llegar a la cárcel, repleta de incontables celdas llenas de reclusos que están esperando para ser torturados durante seis horas al día. Pero este año va a ser diferente, ¡me ascenderán a jefe de estudios! Quedan dos días para comenzar el curso y ya estoy preparado para todo lo que pueda sucederme. Siempre llevo una mochila, solo Dios sabe lo que llevo dentro, aunque a mi parecer todo bastante práctico: un ordenador con apuntes, un casco antidisturbios, un pequeño libro titulado: “El amor en los tiempos del cólera” y una gran regla, que utilizo como espada cuando mis alumnos me desafían a “La Batalla”, una pelea de espadas en la que algunos de ellos se juegan aprobar o suspender.

Al llegar al centro, como de costumbre, todos los alumnos me saludaron. Mi tutoría era la de todos los años y yo estaba encantado con ella, aunque como he dicho, siempre fue una clase “peculiar”. Había algo nuevo, de lo que no tardé mucho en darme cuenta, Manolo y Cristina eran pareja. Al principio no me gustó la idea, pensaba que se iban a distraer todo el rato y se pasarían las clases hablando. Pero, durante el primer mes, me di cuenta de que no sería así. Ellos siempre han sido bastante aplicados. Por suerte o por desgracia, me recordaron algunos de los momentos que yo pasé en mi juventud. Aún me acuerdo de ella, Lucía, esa chica de la que me enamoré en el instituto. Era perfecta en todos los aspectos y para mí siempre fue la mejor, aunque ella nunca lo supo. A día de hoy me pregunto si se acuerda de la última vez que nos vimos, porque sí, siempre estábamos juntos. Me trataba como a su hermano pequeño. Internet


En el verano, antes de empezar el bachiller, me comentó que se iría a Málaga porque su madre había encontrado un trabajo mejor. Me acuerdo de aquel día como si fuera ayer, 23 de julio, el día en el que todo perdió sentido para mí. Aún le quedaba un mes para irse, pero desde el día que me enteré de la noticia no le volví a hablar, era raro, la odiaba y la quería a la vez. Ni yo mismo sé a ciencia cierta porque la llegué a odiar, supongo que no quería aceptar que se fuera a marchar, pero lo que sí sé, es que nunca me perdonaré por lo estúpido que fui. Malgasté los últimos días que podía haber estado con Lucía, y no solo eso, cuando se fue ni siquiera me despedí de ella, sin embargo ella sí que lo hizo, aunque eso yo no lo sabía. Solíamos ir todos los veranos a un lugar que solo nosotros conocíamos, lo llamábamos “La Cabaña”, allí pasábamos largas tardes hablando sobre lo que íbamos a estudiar o dónde queríamos vivir; me acuerdo también de las historias que me solía contar, nunca me llegué a aburrir de ellas, sigo pensando que se acabaron Nayra Díaz Escamilla y Mireya López Burgos / Iniesta

demasiado pronto. A Lucía siempre le apasionaron las historias, decía que de mayor sería escritora y que me regalaría su primer libro. Yo, por otro lado, nunca supe qué quería hacer con mi vida. Ella siempre me aconsejaba, me decía que yo valía para muchas cosas, pero sobre todo, me animaba a perseguir mis sueños. Lucía nunca supo que mi único sueño era ella, supongo que por eso me acerqué a "La Cabaña", quería recordar los buenos momentos, aunque sabía que nunca iban a volver. Pero al llegar allí me llevé una sorpresa, Lucía me había

Mireya López Burgos y Nayra Díaz Escamilla / Iniesta

dejado una carta y una caja que contenía algo. CONTINUARÁ…


Redactores: (de izquierda a derecha)

Raúl Cortijo, Nerea Utiel, Pablo Peñaranda, Julián Lázaro, Pilar Hernández, Elsa Chavarrías, Walde Leyva y Ángela Peñaranda

Maquetadoras: (de izquierda a derecha)

Mireya López y Nayra Díaz

OS ESPERAMOS EN EL PRÓXIMO NÚMERO