Issuu on Google+

Presoterapia 19.1. Generalidades Método terapéutico muy utilizado en estética, fisioterapia, medicina estética, oncología y angiología para el drenaje y reducción de edemas venosos y linfáticos. Produce una activación de la circulación de retorno (venosa y linfática) estimulando la reabsorción de líquidos intersticiales y el drenaje de estos liquido hacia los filtros orgánicos. Se trata de un equipo basado en un compresor, la función del cual es insulflar aire en unas botas o manguitos neumáticos en los que se introduce las extremidades a tratar. Estos accesorios están formados por una doble pared compartimentada de manera que cada compartimento se puede insuflar por separado, pudiendo, de esta manera ejercer una serie de presiones sincronizadas por un sentido centrípeto que es el encargado de realizar el drenaje de la extremidad.

19.2 RECUERDO ANATOMICO DEL SISTEMA CARDIOCIRCULATORIO

El sistema circulatorio del cuerpo humano esta constituido por: Una bomba que impulsa la sangre a los tejidos: el corazón. Una red de vasos que desde el corazón llevan la sangre a los tejidos: Las arterias. Un sistema de retorno que devuelve la sangre al corazón: venas y vasos linfáticos

Del capilar arterial sale plasma que solo se reabsorbe en un 90 % aproximadamente por los capilares venosos y el 10 % restante por los capilares linfáticos. Asi pues, el mecanismo de retorno de los líquidos al corazón es doble: por un lado el sistema venoso y paralelo a él, el sistema linfático. Particular interés tiene el sistema de retorno nervioso a nivel de extremidades inferiores por lo frecuencia con que se presentan alteraciones del mismo. Este se hace a través de un sistema venoso profundo y un sistema nervioso superficial. Las venas profundas, situadas en el espesor de la musculatura de las piernas están representadas por la vena tibial que se continua con la poplítea y finalmente con la femoral. Las venas superficiales, situadas por debajo de la grasa cutánea, están representadas por dos sistemas: el de la safena interna y el de la safena


externa. La safena interna nace en el dorso del pie, recorre la cara interna de la pierna, rodilla y muslo para desembocar a nivel del pliegue inguinal en la vena femoral. La safena externa nace en el pie, pasa por detrás del maleolo externo, sigue por la cara externa y posterior de la pierna y termina en el centro del rombo poplíteo a nivel de la vena poplítea. Además, el sistema venoso superficial y el profundo se comunica entre si por varios ramos perforantes a diferentes niveles.

19.3 ALTERACIONES EN EL SISTEMA DE RETORNO

Cuando fallan los mecanismos implicados en el sistema de retorno la circulación se ve dificultada dando lugar a distintas alteraciones. El índice de personas afectadas por estos trastornos es muy elevado, se admite que un 70% de la población, en nuestra sociedad, presentara en algún momento, alteraciones en el sistema de retorno. Este alto porcentaje, que se va incrementando, es una consecuencia negativa del proceso de civilización actual. Existen una serie de factores predisponentes que favorecen estas alteraciones: ORTOSTATISMO: Este padecimiento afecta con mayor frecuencia a personas que permanecen muchas horas de pie ( dependientes, peluqueros, enfermeras etc.) SEDENTARISMO: la falta de ejercicio físico y por tanto de bombeo muscular, favorece las alteraciones hemodinámicas. OBESIDAD: Se ha demostrado que la obesidad favorece el éstasis circulatorio y lo agrava. TEMPERATURA: El calor favorece la dilatación de los vasos y la aparición de varices. Se demuestra mayor incidencia de este trastorno en personas sometidas a focos de calor continuo (panaderos, cocineros, obreros del vidrio…) FACTORES MECANICOS: La compresión fija en una zona, el uso de fajas, ligas, cinturones apretados, favorece el éstasis circulatorio.

Cuando se inicia un trastorno en la circulación de retorno, los primeros síntomas son subjetivos, es decir, que se manifiestan incluso cuando esa persona no ha desarrollado ramas varicosas visibles (dilataciones venosas producidas fundamentalmente por una insuficiencia valvular) Entre otras alteraciones destacan: Pesadez de piernas, sobretodo al estar de pie mucho rato Cansancio exagerado


Calambres nocturnos Sensación de hormigueo y adormecimiento

Si el proceso continúa, a estas manifestaciones subjetivas se le añaden signos objetivables como: Edemas Pigmentación Dermatosis de éstasis Varices ya establecidas

En todo este proceso evolutivo, son de vital importancia la puesta en marcha de medidas terapéuticas de prevención que frenen el desarrollo posterior de las varices.

19.3.1 EDEMAS Es una infiltración de tejidos por exceso de líquido. Pueden ser de causa general (por insuficiencia cardiaca, renal, etc.) o por una causa local (como los venolinfáticos) la presencia de edema indica, de por si, una incapacidad del sistema de retorno para drenar el exceso de liquido.

19.3.2 VARICES Son una dilatación permanente de venas superficiales de los miembros que resultan de la insuficiencia del sistema valvular de las mismas (cuando las válvulas no cierran correctamente impidiendo el retorno venoso) son causa de varices: Factores genéticos, parece ser que hay una tendencia familiar. Factores ambientales, como ciertos trabajos que obligan a estar de pie mucho tiempo. Frecuentemente las varices aparecen como una complicación del embarazo o la obesidad.

19.4 CONSEJOS COMO MEDIDA PREVENTIVA Como normalmente se dice: es preferible prevenir que curar, para ello hay una serie de medidas preventivas que convendría seguir:


Mantener activa de la musculatura de las piernas, mediante ejercicio físico y deporte habitual. Evitar largas inmovilizaciones. Masajes suaves en caso de éstasis o edemas. Evitar el calor o su efecto hiperemiante, sobre todo evitar los focos directos. Evitar las prendas de vestir ajustadas. Tratar los desequilibrios hormonales y no tomas anticonceptivos sin control médico. Medidas dietéticas cuando sean necesarias. Presoterapia.

19.5 EFECTOS FISIOLOGICOS DE LA PRESOTERAPIA. Favorece la reabsorción de los líquidos intersticiales y de las toxinas retenidas. Estimula el drenaje venoso y linfático hacia los filtros orgánicos Aumenta la elasticidad y reactiva la vitalidad de los tejidos. Desbloquea el territorio ganglionar antes de drenar los canales linfáticos, si el programa del equipo lo permite. Efecto antiálgico y relajante, al reabsorberse los edemas que comprimen la innervación.

Con la presoterapia se produce una entrada de líquidos en los vasos sanguíneos, con ella habrá un aumento del volumen del liquido circulante con lo que puede aumentar la presión arterial; pudiéndose dar, tras una sino de presoterapia, un aumento de la tensión arterial de hasta 20 mmHg; aunque es frecuente encontrar casos paradójicos con disminución de la presión, posiblemente secundario al efecto relajante y estimulador cobre el sistema parasimpático.

De darse un aumento de la presión arterial, este será transitorio. El organismo dispone de mecanismos de regulación para normalizarla nuevamente. Por lo que en una persona sana no supone ningún riesgo. Pero no ocurre lo mismo


cuando la persona a tratar padece algún trastorno (insuficiencia renal, cardiaca, etc.) que dificulte la normalización, o cuando se trata de un hipertenso severo (un aumento de presión, aunque sea transitorio, en un hipertenso, supone graves riesgos). De ahí que todas estas circunstancias se consideren contraindicaciones a la aplicación de la presoterapia. De lo anterior se desprende que el equipo de presoterapia debe permitir una regulación justa y fiable de la presión a ejercer durante el tratamiento. Pero además, serán determinantes en la eficacia de la aplicación la correcta adaptación y las características de los accesorios de tratamiento.

19.6 INDICACIONES Estimulo de la circulación de retorno venosa y linfática. Mantenimiento de la normal circulación de retorno. Prevención de varices en presencia de la sintomatología que las precede (pesadez de piernas, edemas, piernas cansadas, retención de líquidos, etc.). Linfedemas e edemas venosos. Edemas posquirúrgicos (Linfedemas, postmastectomía, etc.). Edemas Postraumáticos. Celulitis. Obesidad. Mejora del trofismo y recuperación de la elasticidad cutánea. Cuidados postparto. Prevención d trombosis en encamados. Enfermedades neurológicas (hemipliejia, paraplejia…) Algoneurodistrofias musculares. Relajación ( indirectamente estimula la circulación general ayudando al bien estar general) En la postcirugía estética por restablecer la normalidad en la zona, fundamental después de la liposucción, lipoescultura e hidrolipoclasia. Desintoxicación general del organismo


19.7 CONTRAINDICACIONES Tromboflebitis o flebotrombosis recientes. Varices importantes, tortuosas. Infecciones cutáneas. Linfangitis. Artritis inflamatoria. Descompensación cardiocirculatoria. Trastornos importantes de la tensión arterial. Infarto de miocardio. Neoplasias. Insuficiencia cardiaca y/o respiratoria y/o renal importantes, Inflamaciones agudas

19.8 PARAMETROS DETERMINANTES DEL TRATAMIENTO PRESOTERAPICO

En general, un buen equipo de presoterapia permite elegir entre diferentes modos de trabajo en función de la secuencia y permanencia o no del insuflado de los distintos segmentos. Deberá disponer de un modo centrípeto mantenido donde se vayan hinchando progresivamente los distintos segmentos y los distales permanezcan de esta forma a medida que se van hinchando los proximales, Este modo se utiliza en edemas importantes, pero debe trabajarse con presiones mediasbajas. Otros modos actúan como una ola de presión, es decir, conforme se van hinchando los segmentos proximales se van deshinchando los distales. Este modo permite utilizar presiones mas elevadas. Sea cual se el modo, a cada fase de compresión le sigue una de reposo. En cada caso deberá seleccionarse el modo mas adecuado al problema que se desee tratar. En el caso de los equipos mas avanzados, se incorporan programas que combinan distintos modos en función de la patología a tratar.


Los equipos mas completos, permiten la programación de un gradiente decreciente de presiones en los distintos compartimentos; aunque la presión de insuflado deberá adaptarse al grado y a la causa de la insuficiencia circulatoria, procurando no superar nunca la presión sistólica. Para regular este parámetro, debe pensarse que normalmente la presión venosa en las extremidades oscilan en función de numerosos factores, pero como media se sitúa alrededor de 40-50 mmHg, por lo que no es necesario trabajar con cifras de presión demasiado elevadas para obtener buenos resultados. Otros parámetros que se pueden regular es el tiempo de presión y descompresión, es decir, el tiempo de compresión por segmento y de la fase de reposo que separa dos secuencias consecutivas. En general, estos parámetros deben calcularse según la tolerancia individual del paciente y la presión de insuflado programada. En el caso de la celulitis, cuando se utiliza un programa centrípeto mantenido se empieza con tiempos de presión de alrededor de 20 segundos y el mismo tiempo o ligeramente superior de descompresión. Si se utiliza un programa de ola de presión no es necesario tiempo de reposo entro dos ciclos consecutivos, puesto que cuando el ciclo finaliza a nivel proximal, el pie o segmento mas distal esta ya totalmente descomprimido. En función de la evolución del proceso, se podrá modificar la duración de estas fases en sucesivas sesiones.

19.9 LAS SESIONES

No hay limite de tiempo en cuanto a la duración de la sesión de presoterapia, pudiendo llegar a ser de horas en casos de edemas muy importantes,.Pero con finalidad estética, las sesiones serán de 30 a 45 minutos aprox. Dependiendo del objetivo a tratar. En cuanto a la frecuencia de las sesiones, como medida terapéutica suelen practicarse 2-3 sesiones a la semana, aunque en algunos casos severos, puede llegarse a una sesión diaria. Cuando la presoterapia se utiliza dentro de un tratamiento combinado, se aplicara al final de la sesión, después de los otros métodos empleados.

19.10. LA PRESION A EJERCER CON UNA PRESOTERAPIA Recuérdense los valores de presión normal en el sistema circulatorio: Presión arterial media: 120 mmHg Presión venosa media:40 mmHg Presión linfática media: 20 mmHg


En base a estos valores es fácil comprender cuales son las presiones eficaces en un tratamiento de Presoterapia. Si lo que se pretende es favorecer la entrada de liquido al interior del sistema venolinfático, deberá ejercerse desde el exterior una presión como mínimo igual o superior a la presión que hay en el interior del vaso. Valores de presión de 20 mmHg favorecerán únicamente la entrada de liquido en el territorio linfático, deberá aumentarse la presión hasta 40 mmHg para favorecer la entrada y drenaje de líquidos tanto a nivel linfático como a nivel venoso. Por tanto, en condiciones normales la presión mínima eficaz para una sesión es de 40 mmHg que coincide con la presión venosa normal media. De todas formas, como medida de precaución hay que tener en cuenta la presión arterial de la persona a tratar y mantener el límite máximo de presión en un 30% por debajo de dicho valor (ej. Con una presión sistólica de 140 mmHg el valor máximo de la presoterapia será de 98 mmHg) si se ejerciera una presión superior a la presión arterial se colapsarían las arterias, privando del flujo sanguíneo a los tejido que irrigan, dando lugar a isquemia; Por ello se debe trabajar siempre con calores inferiores a la presión arterial de la persona a tratar. Puede ser conveniente tomar la presión arterial antes del tratamiento, sobre todo en caso de duda o sospecha de riesgo. En todo caso, se deberá programar un gradiente dinámico de presión, muy aconsejable en la mayoría de drenajes. Así, se programa la presión a alcanzar de forma decreciente, de modo que sea máxima en el segmento mas distal y vaya disminuyendo hasta hacerse mínima en el segmento mas proximal. Si se desea evitar la compresión en algún segmento, por haber una lesión, bastara con regular la presión a cero en la salida correspondiente, de permitirlo el equipo. Como norma, cuanto mayor sea la retención de liquido menores serán las presiones iniciales necesarias para drenarlo, y a medida que el edema va disminuyendo se podrá aumentar, en sucesivas sesiones, la presión de trabajo. De forma general, se consideran que las presiones son:

Bajas:30-50 mmHg Medias: 50-80 mmHg Altas: mas de 80 mmHg

Cuando la presoterapia se utiliza como prevención de la aparición de trastornos circulatorios o en personas jóvenes, se pueden emplear presiones mas altas, mientras que en personas de edad se recomienda emplear presiones mas bajas.


19.11 CARACTERISTICAS DE LAS BOTAS Y ACCESORIOS DE TRATAMIENTO Método especial merecen los accesorios de tratamientos (botas, manguitos, faja etc.) ya que sus características son determinantes en la eficacia del tratamiento. Estos deben adaptarse perfectamente a la zona a tratar y ejercer una presión uniforme sobre toda la superficie para garantizar la máxima eficacia. Todos los accesorios deben estas fabricados como una material resistente y fácil de limpiar para facilitar la higiene en los tratamientos. No obstante se puede recubrir la extremidad objeto de tratamiento con una funda o venda tubular protectora que evitara el contacto directo de los accesorios con la piel. Es básico que el accesorio del pie disponga de una suela rígida, de modo que la compresión se ejerza hacia el interior, hacia la planta del pie, con lo que se garantiza el drenaje de la esponja venosa del pie y por tanto el correcto inicio del tratamiento desde la parte mas distal de la extremidad. Tanto en las botas como en los manguitos, los diferentes compartimentos deben superponerse unos a otros, a modo de escamas de pez, con lo que se garantiza que la presión ejercida sea uniforme en toda la superficie, evitando que se formen zonas de reflujo o acumulo de líquidos. Igualmente los sistemas de abrochado por cremallera, crean lagunas totalmente en desacuerdo con el objetivo de la presoterapia. Todos los accesorios (piernas, brazos, faja) deben cerrarse mediante un sistema que garantice su correcta adaptación, aun a pesar de la gran variabilidad de contornos y perímetros de la población a tratar. Un buen sistema esta constituido. Un buen sistema esta constituido por una tira de “velcro” que permita variar el perímetro de los contornos. Es muy importante remarcar la correcta colocación de los accesorios para obtener un optimo resultado del tratamiento. Además de la variabilidad de contorno, en la población general se dan también una gran variabilidad de longitudes en las extremidades, por lo que los accesorios deben permitir su adaptación a diferentes largos e pierna, Una forma de solucionar este problema, consiste en separar el accesorio del pie del resto de la bota. Al colocarlo se situara por debajo de la misma, de modo que la bota se superponga en la zona maleolar al accesorio del pie. Así, en personas de baja estatura (piernas cortas), la zona superpuesta será mayor, mientras que en las piernas de personas de mayor estatura (piernas largas) , la zona superpuestas será menor. Es muy importante tomar como referencia la zona inguinal, donde la bota deberá quedar perfectamente adaptada, para asegurar en correcto drenaje de la cadena ganglionar de esta zona. Por lo tanto debe primero la bota adaptarse a la zona inguinal, para después adaptarla al resto de la pierna. En su porción distal se colocaran por encima del accesorio de pie.


Cuanto mas proximal lleguen a ser los efectos del drenaje (mas cercano al centro del cuerpo), mayor será su eficacia, por lo que se procurara drenar no solo las extremidades inferiores sino también la zona de caderas, glúteos y bajo abdomen. De ahí la importancia de que cada bota se continué con una hemifaja abdominal que unida a la contralateral faciliten la optima compresión de la zona de glúteos, caderas bajo abdomen. Hecho de especial interés en algunos tratamientos como en de la celulitis.

19.12 ALGUNAS CONSIDERACIONES

El drenaje se ve potenciado cuando la presoterapia se realiza con las piernas ligeramente elevadas respecto al tronco, ya que de esta forma de la gravedad favorece el retorno venoso. Como corresponde a un buen tratamiento de drenaje, la presoterapia tienen un potente efecto diurético, por lo que es normal que el paciente note ganas de orinar durante o después de la aplicación. Se recomiendo indicarle la conveniencia de hacerlo antes de realizar el tratamiento. La presoterapia no debe ser tomada como la panacea de todos los casos. En ocasiones en necesario plantear un tratamiento complementario para alcanzar la máxima eficacia: La presoterapia no reemplaza el drenaje linfático manual. Al contrario, son dos técnicas que pueden actuar de manera complementaria. En caso de grandes edemas o edemas generalizados, esta indicado practicar un drenaje manual antes de realizar la sesión de Presoterapia. A lo largo de una sesión, la temperatura en la zona tratada puede elevarse uno o dos grados centígrados, lo que en determinados casos podría perjudicar la dilatación venosa. Para compensar este fenómeno, puede proponerse un tratamiento hipotermizante complementario (aplicación de líquidos hipotermizantes “vendas frías”, o usar el mismo tiempo un producto hipotérmico). La práctica de la Presoterapia debe acompañarse siempre de algunos cuidados a domicilio que serán aconsejados al paciente: aplicación de dudas frías diarias, evitar ligas y prendas que compriman, evitar el calor directo en las piernas abstenerse en lo posible del tabaco y alcohol, usar un calzado adecuado, etc. En función del problema a tratar, la presoterapia puede combinarse con cualquiera otra técnica de tratamiento: iontoforesis, corrientes excitomotrices, mesoterapia, masaje, electrolipolisis, termolipolisis etc.


Presoterapia