Page 1

Pensamiento n贸mada PO2 arquitectos


Hace casi tres décadas Peter Sloterdijk en su “Critica de la razón cínica” (1) apuntaba de manera certera el hecho de que la ciencia moderna había “eliminado todo lo que es incompatible con el a priori de la distancia objetivante”, ocasionando el “rechazo de la intuición, la empatía y el espíritu de sutileza”. Sloterdijk da en la diana unos años antes de que pensadores como Gerd Gigerenzer o Michel Maffesoli dedicaran sus escritos a reclamar el papel crucial de la intuición en nuestros intentos de aproximación a lo real en su más fluida complejidad, defendiendo aquello que podríamos llamar el “erotismo del conocimiento” (2), ese estado de alerta que nos ayuda a relacionarnos con lo vivo y diverso aceptando su lógica movediza y cariñosa basada en la atracción, las afinidades y los procesos emocionales afectivos. Es precisamente este conocimiento erótico, habitual y erróneamente asociado al mundo de lo subjetivo y de lo caprichoso, y por lo tanto con un papel oculto y reprimido entre los arquitectos, el que paradójicamente (3) se nos muestra como herramienta imprescindible para comprender nuestro trabajo al descubrir las conexiones entre nuestros proyectos durante el proceso, y no una vez obtenido el resultado; el que convoca al saber extraño provocando encuentros, descubriendo esas relaciones íntimas y secretas que dan tanto juego; el que recupera el poder intrínseco de la imagen frente a la palabra, pero ensayando una mirada que, evitando su tiranía actual, trata de sugerir - no imponer - para alcanzar una nueva dimensión critica donde no triunfe la apariencia sobre la sustancia. Dentro de estos mismos parámetros George Didi-Huberman, comisario de la exposición “Atlas, ¿cómo llevar el mundo a cuestas?” (4) recupera la figura de Aby Warburg (1866-1929) y su obra clave, el Atlas Mnemosyne (5), para adentrarnos en un territorio en el que ante las imágenes sobran las palabras, donde a la línea cronológica se impone el diagrama transversal, y donde se muestra una “visión del ser humano como ente eminentemente histórico, dotado de memoria, pero también como ser esquizofrénico capaz de vivir varias capas de realidad” (6). Didi-Huberman, siguiendo la estela del Mnemosyne, plantea una exposición plagada de imágenes conectadas entre sí mediante múltiples asociaciones, cuya estructura se aleja del académico historicismo tratando de evidenciar otros hilos conductores que enlacen la historia del arte desde un enfoque distinto, más ligado al aleatorio, que no arbitrario, sistema de agrupación de los atlas, apostando por exprimir el significado de los mismos, ese compendio de láminas llenas de imágenes que tras su apariencia utilitaria e inofensiva “bien podría revelarse, para quien lo mira con detenimiento, como un objeto dúplice, peligroso, cuando no explosivo, aunque inagotablemente generoso. En una palabra: una mina” (7), y lo convierte en el detonante de una teoría del conocimiento expuesta al peligro de lo sensible en la que se nos invita a divagar, a inventar zonas intersticiales de exploración que ignoran deliberadamente los axiomas definitivos, justo aquello que todos alguna vez hemos hecho - casi siempre de forma inconsciente - al consultar ese libro que “constituye una forma visual del saber, una forma sabia del ver” (8), una referencia inagotable que comparte los principios de nuestro trabajo y nos ayuda a explicarlo, al recuperar el concepto de memoria como esfuerzo de recordar, de conocer o de materializar lo que es susceptible de ser silenciado, lo sutil, lo callado o lo que puede resultar invisible o insignificante.


Imbuidos por este “espíritu de sutileza” presentamos nuestras propuestas tal y como han sido creadas, alejándonos del discurso recurrente que de manera artificial “ordena” los datos colocando a cada proyecto en un compartimento estanco, para al mismo tiempo silenciar las aventuras de un proceso que muestra vínculos, contactos, incluso interferencias que el espectador podrá detectar según su grado de implicación. Será como utilizar un atlas: bien de manera precisa para encontrar un determinado dato, bien divagando guiados por la voluntad de saber, facilitando diferentes niveles de lectura sin imponer uno en particular, para que así la información pueda ser tan “ignorable como interesante” (9) según el que la procese, pero siempre reclamando la participación activa del que escucha y ve. Defendemos por tanto una narración de carácter fragmentario, con alto grado de entropía, de organización acronológica pero fechada, que dibuja mil caminos que, al contrario de los de Heidegger, conducen a todas partes y permiten “leer lo nunca escrito”, tal y como proclamaba Walter Benjamin para describir “ese tipo de lectura antes de todo lenguaje” (10). Rompemos con el hábito para despertar el pensamiento: allí donde mandaba el orden será la relación la que genere nuevas reglas. Queremos tantas lecturas como oyentes, tantas interpretaciones como alumnos, tantos proyectos como arquitectos.

Marcos Parga + Idoia Otegui / PO2 arquitectos Madrid, Mayo de 2011.

Notas: (1) Kritik der zynischen Vernunft, Peter Sloterdijk, 1983 (Critica de la razón cínica, Siruela, 2003). (2) Éloge de la raison sensible, Michel Maffesoli, 1996 (Elogio de la razón sensible, Paidós, 1997). (3) “La subversión más profunda no consiste forzosamente en decir lo que choca con la opinión, la ley o la policía, sino en inventar un discurso paradójico”. Roland Barthes, Sade, Fourier, Loyola, 1971 (Sade, Fourier, Loyola, Cátedra, 1997) (4) Atlas, ¿cómo llevar el mundo a cuestas? Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid (26 de Noviembre 201028 de Marzo 2011); ZKM / Museum für Neue Kunst, Kalsruhe (7 de Mayo – 28 de Agosto 2011); Samlung Falckenberg, Hamburgo (24 de Septiembre – 27 de Noviembre 2011) Comisario: Georges Didi-Huberman. (5) Der Bilderatlas Mnemosyne, Akademie Verlag GmbH, Berlín 2003 (Atlas Mnemosyne, Akal, Madrid 2010) Mnemósine: madre de las musas y personificación de la memoria (mitología griega). (6) Presentación. Catálogo de la exposición Atlas, ¿cómo llevar el mundo a cuestas? Manuel J. Borja-Villel, Director MNCARS; Peter Weibel, Director ZKM; Harald Falckemberg, Director Samlung Falckenberg. (7) Atlas. Inquieta gaya ciencia. DISPAR(AT)ES. Catálogo de la exposición Atlas, ¿cómo llevar el mundo a cuestas? (pág.14). Georges Didi-Huberman. (8) Atlas. Inquieta gaya ciencia. DISPAR(AT)ES. Catálogo de la exposición Atlas, ¿cómo llevar el mundo a cuestas? (pág.14). Georges Didi-Huberman. (9) Brian Eno, del catarro al ambient. Historia de un paisajista sonoro. Z. Kevorkian, (Clon 2.0, 12 de agosto de 2008). (10) “Das Passagenwerk”, Suhrkamp Verlag, Frankfurt am Main, Walter Benjamin, 1982 (El libro de los pasajes, Akal,

Madrid, 2005).

PENSAMIENTO NOMADA  

Artículo de Po2 arqutectos [idoia otegui+M.Parga] “Pensamiento Nómada”, en el libro: “Interferencias” de la Universidad Francisco de Vitoria...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you