Issuu on Google+

Hablar y escribir, dos formas distintas de comunicarnos.

Isabella Bedetti Dalisa Cohen


Hablar y escribir, dos formas distintas de comunicarnos A pesar de la estrecha relación que existe entre el lenguaje oral y escrito se puede afirmar que hablar y escribir son dos cosas completamente distintas pero fundamentales en la vida cotidiana del ser humano. Entre estos dos tipos de lenguaje existen varias diferencias superficiales que se pueden notar a simple vista como la informalidad y la espontaneidad del lenguaje oral ante el escrito, pero hay otras diferencias que nos permiten conocer más a fondo cada una de estas importantes formas de expresión. El lenguaje oral, conocido como la forma mas natural de comunicarnos inclusive desde que una persona nace, no siempre suele ser informal pues a lo largo de nuestra vida se presentan situaciones en las cuales debemos hacer el uso de un lenguaje más formal, como cuando se va a dar un discurso o una conferencia, y en muchas de estas ocasiones necesitando del lenguaje escrito como apoyo. Siempre que se introduce el comienzo de una conversación en donde se practica el lenguaje oral se presenta algo llamado “situación de enunciación”, la cual se conoce como un conjunto de elementos que intervienen en la emisión del mensaje o propósito de la conversación o discurso; los principales elementos que se observan en esta situación son la existencia de un emisor y receptor, un mensaje que posea un propósito, el lugar o entorno en donde se realiza, el tema del que se esta hablando y una retroalimentación o existencia del diálogo entre emisor y recetor. Si se estudia un poco más la comunicación oral para poder entender su funcionamiento, se pueden encontrar ciertas características que pueden ser bastante interesantes como la versatilidad que posee porque se usa diariamente de manera formal con nuestros profesores o en alguna charla o exposición e informal cuando hablamos con nuestros amigos, la adquisición de la capacidad oral que se obtiene mediante la interacción social que ayuda a las personas a conocer las habilidades que se necesitan para una comunicación eficiente, ciertos aspectos psicosociales que influyen en la percepción subjetiva del receptor referente al emisor y su mensaje, factores del entorno y la proxémica que tiene que ver con el respeto de las personas por el espacio de la otra y cuando es conveniente mantener más distancia con unas que con otras, las vocalizaciones que son todos los sonidos como por ejemplo de afirmación que se suelen hacer en una conversación, la voz que nos permite reconocer el sexo o estado de ánimo de la persona, la pronunciación, entonación y ritmo del emisor, el léxico que tiene que ver con las palabras que son utilizadas en la comunicación y que suelen ser características de cada región y, por último, el nivel de complejidad sintáctico que se utiliza por los hablantes.


Hablar y escribir dos formas distintas de comunicarnos