Issuu on Google+

e

s

c

u

e

l

a

d

e

d

i

r

e

c

c

i

o

n

d

e

e

m

p

r

e

s

a

s

REVISTA ECONÓMICA DEL IDE

MAY

AÑO XII, No 05 MAYO DE 2006

www.ide.edu.ec

05

ANÁLISIS

¿El Fin de la CAN? Departamento de Investigación IDE

5

8

10

IDEAS Y CREENCIAS DE LA REALIDAD ECONÓMICA ECUATORIANA

EL ERROR EN LA INFLACIÓN Y EL EFECTO EN EL CONSUMO

COMUNICAR EL “OCEANO”, NO EL NOMBRE

CAN

PERSPECTIVA es una publicación mensual de la ESCUELA DE DIRECCCIÓN DE EMPRESAS - IDE DIRIGIDA POR: PABLO LUCIO PAREDES CONSEJO EDITORIAL: Ing. Wilson A. Jácome Ing. Jorge Monckeberg Dr. Gabriel Rovayo Vera Dr. Pablo Lucio Paredes PRODUCCIÓN E INVESTIGACIÓN: Econ. Julio José Prado ASISTENTE DE INVESTIGACIÓN: Ing. Álvaro Andrade DISEÑO GRÁFICO: Wendy Pincay Mussó DIRECTOR GENERAL DEL IDE Dr. Gabriel Rovayo IMPRESO POR MAXIGRAF SEDES DEL IDE: Guayaquil: Tungurahua 513 y Av. 9 de Octubre. Telf: (593-4) 2455029 Fax: (593-4) 2450297

Quito: Nicolás López 518 y Marco Aguirre (Pinar bajo) Pbx: (593-2) 243 40 43 Fax: 243 40 43 (ext. 100) www.ide.edu.ec

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS

jprado@ide.edu.ec

Como era de esperar, el Gobierno Venezolano, no se ha quedado con los brazos cruzados ante las negociaciones de Colombia, Perú y Ecuador con EEUU. El sábado 22 de Abril, se ratificó la salida de Venezuela de la Comunidad Andina, para “proteger los intereses nacionales”… aunque se deja una puerta abierta (si los demás abandonan el TLC, Venezuela retorna

a la Comunidad). En realidad, desde que se iniciaron las negociaciones del TLC, se comenzaron a tejer las primeras dudas sobre la subsistencia de la CAN, dudas que se fueron acentuando cuando cada país inició negociaciones en forma separada con Estados Unidos. Hoy, casi 38 años después de su creación, la CAN enfrenta su mayor reto.


Análisis

Un Vistazo a la CAN

Los acuerdos logrados entre los países andinos, han sido el motor del crecimiento del comercio entre los miembros, se puede claramente apreciar que después de la creación de la Zona de Libre Comercio, las exportaciones pasaron de menos de 3000 millones en 1994 a casi 9000 millones en el año 2005 (con un récord de crecimiento en este último año: 1600 millones de dólares). Ecuador registró el mayor crecimiento (56%), seguidos por Perú con un 36% y Colombia 32%. La salida de Venezuela, como ya dijimos, puede no representar un cambio radical en esta tendencia, sobre todo para Ecuador (vendemos menos de 100 millones de dólares a Venezuela), pero es indudable que

La Comunidad Andina se creó con el fin de promover y facilitar la integración de los países andinos con miras a crear un mercado común, primero a nivel andino, y después a nivel latinoamericano. Los “nuevos” ejes de acción de la Comunidad se replantearon en el año 2005 y son los siguientes:

• •

intrasubregionales, al pasar de 111 millones de dólares, en 1970, a 9000 millones de dólares en 2005. La creación y fortalecimiento del orden jurídico andino con la adopción de nuevas normas comunitarias, cuya característica más importante es la supranacionalidad. Avances en la armonización de instrumentos y políticas económicas: normas para prevenir y corregir las distorsiones a la competencia, las normas para la calificación de origen, técnicas y sanitarias, nomenclatura común, valoración, entre otras, además de regímenes comunes de inversión extranjera, propiedad intelectual, etc.

1. Profundización de la integración: Su finalidad es asegurar un mercado ampliado atractivo, mediante el perfeccionamiento de la zona de libre comercio y el avance hacia el mercado común, a la vez que fortalecer las capacidades de los E igualmente hay varios temas en los países para competir en un que la CAN no ha logrado progresos contexto de libre comercio y CAN: Comercio Intracomunitario (Milllones de dólares) sustanciales: globalización. 8.922 10000 2. Desarrollo y competitividad: Su Pérdida de participación en el propósito es recuperar para la 8000 comercio mundial. integración la dimensión del Fuertes disparidades entre los 6000 desarrollo con un criterio de países miembros y al interior de competitividad e inclusión social, 4000 ellos. mediante el desarrollo de 1.329 3.939 2000 Agravamiento de la pobreza, programas de competitividad, exclusión y desigualdad (en ciertos desarrollo rural, pequeñas y 0 casos). medianas empresas, desarrollo sostenible, entre otros. FUENTE: Secretaría General CAN Los efectos para Ecuador 3. Cooperación política y desarrollo la CAN puede perder cierto nivel de empuje. social: Su objetivo es impulsar una Entre los logros más importantes de ComuniLos socios comerciales más importantes del renovada cooperación política entre los dad Andina, se pueden contar los siguientes: Ecuador dentro de la CAN son Colombia y países para enfrentar las amenazas a las Perú, que representan el 5% y 9% de nuestras democracias y lograr su mejor inserción Una Zona de Libre Comercio en funcionaexportaciones totales, mientras que a internacional. Se busca fortalecer la miento desde 1993 en Bolivia, Colombia, Venezuela le enviamos solo el 1% del total política exterior común, desarrollar la Ecuador y Venezuela, a la que viene exportado, es decir alrededor de 100 millones agenda social y avanzar hacia una estrateincorporándose Perú. de dólares anuales. Ante estas cifras se puede gia andina de cohesión social. Un arancel externo común vigente desde sacar la conclusión apresurada que la el 1 de febrero de 1995 con un nivel decisión de Venezuela de retirarse de CAN no El verdadero impulso de la CAN se produjo a promedio de 13,6% (este es un logro tendría un gran efecto sobre el comercio de mediados de la década de los noventa interno, pero puede representar impornuestro país. Pero hay otras consideraciones cuando se creó la zona de libre comercio tantes pérdidas de eficiencia hacia el resto que no debemos olvidar. andino, con la consecuente reducción

• •

2005

2003

2001

1999

1997

1995

1993

1991

1989

1987

1985

• •

MATRIZ DE EXPORTACIONES INTRACOMUNISTAS (Millones de dólares) PAIS EXPORTADOR

Bolivia Colombia Ecuador Perú Venezuela

Bolivia

48 6 154 5

ENERO-DICIEMBRE 2005 PAIS DE DESTINO Colombia Ecuador Perú

176 345 359 102

3 133 0

126 719 911

289

473

Comunidad Venezuela Andina

158 2113 95 288

464 4211 1357 1090 1801 8922

FUENTE: Secretaría General CAN

arancelaria en el comercio intraregional y la introducción del Arancel Externo Común (AEC). A raíz de esta decisión, el comercio entre los países miembros ha ido aumentando en forma significativa.

• •

del mundo). La liberación de los servicios de transporte en sus diferentes modalidades. El incremento, en más de 50 veces, de las exportaciones

Principales exportaciones Ecuador-Venezuela (miles de usd) DESCRIPCIÓN Preparaciones y conservas de pescado Cocinas Aceite en bruto Placas y láminas de plástico Vehículos para mercaderías. Atunes Alarmas contra robo e incendio Margarina (las demás) Teléfonos móviles Neumáticos para automóviles

FOB - DOLAR

% / TOTAL FOB - DOLAR

17.077

13.97

13.072 10.471 9.176

10.70 8.57 7.51

7.633

6.25

5.160

4.22

4.451

3.65

3.893 3.131

3.19 2.57

2.734

2.24 FUENTE: BCE

P E R S P E C T I V A

2

M A Y O

D E

2 0 0 6


Primero: Si bien las consecuencias prácticas del retiro de Venezuela de CAN, todavía son inciertas, es muy probable que esto implique un aumento del arancel por parte de este país hacia el resto de los andinos. Segundo: Las barreras arancelarias más fuertes se levantarían para limitar el comercio entre Colombia y Venezuela, que actualmente es de 2100 millones de dólares. Al tener que pagar aranceles para ingresar al mercado venezolano, y con el riesgo de perder mercado, resulta lógico que algunos empresarios traten de colocar sus productos en otros mercados. Ecuador, sería pues, un destino muy probable. Es de esperar que exportaciones colombianas de productos alimenticios, algunas manufacturas textiles, y ciertos vehículos encuentren nichos de mercado en el Ecuador (recordemos que los canales de importación y distribución para la mayoría de estos productos ya existen, por lo que no sería ilógico pensar que ante un aumento de las barreras en Venezuela, nuestro país pueda tornarse atractivo). ¿El efecto? Mayor competencia en algunos sectores de la economía ecuatoriana (lo que tiene claras ventajas globales y algunas desventajas particulares, según como se lo mire). Tercero: Hasta ahora, la fortaleza institucional de la CAN había resultado ser lo suficientemente interesante como para generar interés en otros bloques comerciales, y de esta forma entablar procesos de negociación comercial (con Mercosur, con Europa, y previsiblemente con países asiáticos). La promoción andina de varios temas importantes como el turismo, el fomento de las inversiones, entre otros, se facilitó a través del trabajo en conjunto. Y finalmente, también se había logrado tener cierta unidad en demandas internacionales, por ejemplo ante la OMC (en temas antidumping, de subsidios y demás). Si bien la decisión de Venezuela, tendrá un efecto sobre todo en la parte comercial, habrá que ver sus efectos en el campo institucional.

Colombia El País Más Afectado A continuación, hemos decidido reproducir en forma íntegra, un artículo de la consultora económica colombiana “Prospectiva”, pues es un trabajo conciso y objetivo sobre los impactos de la salida de Venezuela (fuente: Javier Fernández Riva. www.jfriva.com). Importancia comercial de Venezuela. El cuadro muestra que aproximar la importancia de Venezuela para Colombia por su participación en las exportaciones totales sería

Si de verdad Colombia pudiera vender a los precios internacionales las cosas que hoy le vende a Venezuela, estaría exportando esos mismos productos hasta a la China.

incorrecto. Colombia no vende a Venezuela combustibles, café, oro, esmeralda, flores ni minerales pero, en los productos del «Grupo 2»: a) Las exportaciones a Venezuela, USD 2,069 millones, exceden en 16% las ventas a Estados Unidos. b) El mercado venezolano crece más rápido. En 2005 las ventas a Venezuela de productos del Grupo 2 crecieron más del doble de las dirigidas a Estados Unidos.

COLOMBIA: EXPORTACIONES A EE.UU. Y VENEZUELA, 2005 Exportaciones USD Mill. A EE.UU. A Venezuela TOTAL Combustibles Café Flores Oro, esmeraldas Minerales Grupo 1: Vehículos Animales y sus proa. Productos químicos Alim. Beb. Y tabaco Confecciones Materias plásticas Textiles Papel y sus manuf. Metales y sus manuf. Maquinaria eléctrica Cueros y productos Hierro y acero Vegetales, sin flores Otros productos Grupo 2

8,479 4,758 539 736 569 89 6,691 8 36 55 175 485 141 22 42 196 61 49 49 197 272 1,788

2,098 19 1 0 5 4 28 476 262 216 189 171 128 102 101 69 64 36 21 20 216 2,069

Cerc anual USD Mill. A EE.UU.

A Venezuela

1,881 1,225 190 161 78 13 1,667 4 -1 20 0 -45 42 0 10 73 16 7 4 46 46 221

475 3 1 0 2 0 5 212 19 31 1 49 6 10 11 10 25 13 9 20 65 480 FUENTE: PROSPECTIVA

El margen de preferencia.

compra a Colombia. Pero, sin el margen de preferencia, que alcanza hasta 35% para automóviles, los exportadores colombianos tendrían que bajar mucho sus precios para poder competir en Venezuela con el resto del mundo. Y es patético salir con que «la competencia de Brasil y otros es bienvenida», como parece que dijo hace poco el Ministro de Comercio Exterior, Botero. Si de verdad Colombia pudiera vender a los precios internacionales las cosas que hoy le vende a Venezuela, estaría exportando esos mismos productos hasta a la China.

Con ocasión del anuncio del retiro de Venezuela de la CAN se han dicho muchas cosas que sugieren desconocimiento del problema de fondo. Por ejemplo, se ha dicho que no hay que preocuparse tanto porque “la frontera no se cerrará” y porque “las decisiones de comercio son de los empresarios privados”, y “Venezuela necesita los productos”. También se ha mencionado que cuando un país denuncia el tratado del CAN está obligado a mantener vigente la zona de libre comercio hasta cinco años después de su retiro. En nuestra opinión todo eso es irrelevante por una razón: el comercio bilateral depende de un gran margen de preferencia bilateral. Claro que la frontera seguirá abierta. Claro que los empresarios seguirán esforzándose. Claro que Venezuela necesita importar lo que hoy le

P E R S P E C T I V A

3

M A Y O

Pero ¿y el compromiso de mantener la liberación comercial por 5 años? Supongamos que Venezuela respeta ese compromiso. Es un supuesto gordo pues los países andinos solían incumplir las normas de la integración incluso siendo miembros de la CAN, y nadie menos

D E

2 0 0 6


Análisis

Sería necio no reconocer que las preferencias regionales, que desaparecerán tras la firma de los TLC con Estados Unidos, eran la columna vertebral de ese esquema de integración.

apegado a la letra de los tratados que la República Bolivariana. Pero supongamos eso. Una cosa es la liberación comercial y otra el margen de preferencia. Nada obliga a Venezuela a mantenerle el margen de preferencia concedido a Colombia. Mal podría estar obligada cuando, precisamente, Colombia y Perú acabaron previamente con la preferencia que le concedían a Venezuela. En algunos casos la pérdida de margen para Venezuela será inmediata: un estudio reciente de la Secretaría de la CAN menciona, por ejemplo, entre los productos importantes de la «Canasta A», en los cuales el margen de preferencia que Colombia le concedía a Venezuela desaparecerá en forma inmediata, el dodecilbenceno y el trifosfato de sodio. En otros casos la pérdida sería gradual, pero inevitable. Incluso si Venezuela mantiene la zona de libre comercio (y creemos que sólo lo hará si Colombia ofrece grandes compensaciones) podría reducir el margen de preferencia a Colombia bajando sus aranceles generales o acordando bajas para el Mercosur u otros países. La racionalidad venezolana. ¿Es racional la decisión de Venezuela o responde, como se ha dicho aquí y en el Perú, a una posición antinorteamericana y al temperamento volcánico de Chávez? En nuestra opinión tiene un sólido sustento económico. Venezuela venía pagando un alto costo de «desviación de comercio» (esto es, sobrecostos por no importar de la fuente mundial más barata) en aras de la integración, sin que ella misma tuviera muchas esperanzas de diversificar sus exportaciones. Estimamos que las preferencias que Venezuela le concedía a Colombia le costaron el año pasado USD 335 millones de dólares por año, más del doble de las que Colombia le concedió a Venezuela (unos USD 135 millones por año) y, por cierto, más del doble de las que, a cambio de un montón de cosas, Estados Unidos le concederá a Colombia en el TLC. Y resulta que, debido al TLC Venezuela, perderá las preferencias que tenía en Colombia. Si Colombia estuviera en los zapatos de Venezuela habría tomado, hace mucho rato, la decisión que ese país acaba de tomar.

El fin de la CAN. Aunque el gobierno colombiano tratará de culpar del problema a Venezuela, e incluso seguirá pretendiendo que la integración subregional puede continuar como si tal cosa, consideramos que el fin de la CAN es una consecuencia natural de la firma de los TLC de Colombia y Perú con Estados Unidos. Puede discutirse la eficiencia global de las preferencias comerciales andinas en que se basaba la CAN. Puede decirse, si se quiere, que «pasamos a un esquema de apertura mundial, más eficiente ». Pero sería necio no reconocer que las preferencias regionales, que desaparecerán tras la firma de los TLC con Estados Unidos, eran la columna vertebral de ese esquema de integración. Excepto como una entelequia burocrática, tras los TLC de Colombia y Perú con Estados Unidos la CAN perdió casi todo su sentido. Ya vimos que el retiro de Venezuela es natural pues no puede esperarse que ese país siga otorgando preferencias a Colombia y Perú cuando sus antiguos socios eliminaron las que le otorgaban. Aunque no tenga mucha trascendencia, el retiro de Bolivia también es probable después de que Colombia, con el TLC, le quitó la preferencia a la soya, que era casi lo único que le compraba a Bolivia. Por otro lado, muchos márgenes de preferencia entre los restantes países de la antigua CAN también se perderán o reducirán como resultado de la firma de los TLC con Estados Unidos. Al cabo de un tiempo, con un comercio recíproco marchitado, sostener la burocracia de la CAN, además sin el aporte de Venezuela, será considerado demasiado oneroso por los demás países.

atractivo como una zona con la que la Unión Europea o cualquier otro bloque considere que vale la pena negociar tratados económicos. Otro costo es que disminuye el valor del Grupo Andino como destino de la inversión de las multinacionales. Se ha hablado mucho de que el TLC va a estimular la inversión extranjera. Ojalá. Pero hasta ahora sólo hemos visto inversionistas interesados en el mercado colombiano o en el mercado andino, esto es, en los «mercaditos » tan despreciados por algunos. Todavía no hemos oído de ninguna gran inversión extranjera orientada a usar a Colombia como plataforma para exportar a Estados Unidos. Con el retiro de Venezuela el tamaño económico de la CAN se reduce en más de un tercio. Y la pérdida de las preferencias regionales desvaloriza ese mercado en más de 50%.

Otros costos. Incluso si la CAN no se disuelve hay otros dos costos que en el futuro tendrá que compensar el TLC, adicionales a los principales de la desaparición de alguna producción en Colombia y la pérdida de las enormes preferencias que nos otorgaba Venezuela dentro de la CAN. El primero de esos costos es que, sin Venezuela, la mayor economía del Grupo Andino, la CAN pierde mucho de su

Así, algunos andinos en lugar de apuntar a la mayor apertura de mercados, pueden comenzar a jugar una suerte de aislamiento, no solo con su principal socio comercial los Estados Unidos, sino también entre sí mismos. Es el momento de grandes definiciones ¿qué rol puede jugar un acuerdo limitado entre pequeños países, cuando la tendencia es hacia grandes acuerdos de libre comercio a nivel mundial?

P E R S P E C T I V A

4

M A Y O

D E

EN SUMA… La CAN, enfrenta un momento difícil, pues la unidad que la había caracterizado ha quedado fracturada. Pensar en el desmantelamiento completo de este acuerdo, es querer ir demasiado lejos, pues incluso sin la participación de Venezuela, todavía quedará todo un marco institucional que regirá para los cuatro países restantes. Sin embargo, si las presiones en Bolivia y posiblemente Perú (eventualmente con Humala) se cristalizan, los países miembros de la CAN comenzarán a tomar medidas unilaterales con fines nefastos para el acuerdo. De hecho, incluso si solo Colombia firma el TLC, mientras Perú y Ecuador quedan al margen, las presiones para levantar barreras al estilo Venezuela, también comenzarán a surgir en nuestro país.

2 0 0 6


OPINIÓN

Ideas y creencias de la realidad económica ecuatoriana POR: ANTONIO ORTEGA

Tengo la impresión que cuando queremos entender la verdad de la realidad económica, procuramos averiguar cuales son las ideas de las personas “entendidas” en la materia y aquellos que tienen en sus manos el manejo de la política económica del país. Parece obvio, pero a mi juicio, bastante equívoco pretender entender la verdad de la economía desde la insuficiencia de las ideas de algunos hombres públicos. Las ideas de estos señores, que luego se convierten en las ideas de las que habla el prójimo, repitiéndolas y adaptándolas, terminan constituyendo la realidad económica. Todas estas ideas poseen grados diversos de verdad, si así es, ¿cuál es entonces la verdad de la realidad económica? Hay otro estrato de ideas, algo diferentes a las anteriormente comentadas, son las ideas básicas: las creencias del pueblo ecuatoriano. Las creencias no surgen en tal día y hora de nuestra vida, de nuestra verdad económica, ni llegamos a ellas por actos de pensamiento, no son ocurrencias elevadas de mentes eruditas, que a veces llamamos razonamientos. Estas ideas que son, fruto de la experiencia popular, constituyen la economía de Ecuador. No son ideas que se tienen, sino ideas que son, son la realidad misma: Ecuador. Cuando caemos en la cuenta de la diferencia

existente entre estos dos estratos de ideas, creo que podemos hacer un análisis más claro de la economía ecuatoriana. Las ideasocurrencias son las que producimos, las sostenemos, las discutimos, las propagamos, pero no sabemos por qué, nos cuesta vivir de ellas. Nuestra vida sí se asienta en ideascreencias, que no producimos nosotros, que discutimos y propagamos en nuestro círculo de trabajofamilia diario, que sorprendentemente cuesta mucho que trascienda a las mentes eruditas que comentábamos antes. Creo que es bueno y a todos nos sirve el intelectualismo económico (el que busca aclarar la verdad, no el que persigue la tergiversación de la misma), pero tiene el problema que tiende a considerar como lo más eficiente de nuestra vida económica lo más consciente, la verdad es diferente. ¿Se entrevé el error que cometemos al querer aclarar la realidad económica de Ecuador por el ideario de un círculo muy estrecho de pensamientos de un conjunto pequeño de eruditos, en lugar de penetrar más hondo, al estrato de las cosas con que cuenta cada ecuatoriano estudiante, trabajador, empresario, jefe de familia? Con estas ideas-ocurrencias no quiero, amigo lector, más que plantear que debemos ampliar el debate a variables que lleguen a la verdad de lo que ha pasado y está pasando en la realidad económica de Ecuador. Creo que sería bueno que tuviéramos más debate sobre los fundamentos de nuestras variables macroeconómicas. Para la mayoría de los ecuatorianos las variables macroeconómicas no forman parte de la verdad diaria con que vivimos: ingreso per cápita, índice

P E R S P E C T I V A

5

M A Y O

mensual de actividad económica, inflación, tasa interbancaria de interés, balanza de pagos, balanza comercial, reservas externas... En cambio, sí son parte de la vida, los fundamentos de esas variables. Con esto no quiero decir que debemos dejar de lado las variables macroeconómicas de análisis, lo que creo útil es que en el mismo análisis, en el mismo diagnóstico, incluyamos, en esta época de la información, un conjunto de instrumentos de muchos más aspectos de nuestro entorno y actuación, con el simple objetivo de ir verificando y controlando en forma más amplia la verdad económica. La navegación hacia un futuro más competitivo y más rico, no puede conseguirse si nos limitamos a observar y controlar los indicadores macroeconómicos de la actuación pasada. El modelo de análisis debe incorporar los aspectos intangibles para la macroeconomía de la verdad de la economía, como la satisfacción de las personas, las capacidades de los grandes, y sobre todo, medianos y pequeños empresarios, la verdad de la vida de las familias, la felicidad de cada persona que vive en Ecuador. El principal activo de Ecuador son los ecuatorianos, es razonable medir y valorar estos activos. Es entonces una idea interesante crear un equipo de gente para armar “el cuadro de mando integral de la realidad económica ecuatoriana”, que permita medir, un conjunto de variables que no son macroeconómicas exclusivamente, pero que son los fundamentos de la verdad de la economía, y que sin duda son los aspectos importantes para crear un valor de futuro, me refiero a la satisfacción de las personas, la verdad de la pyme y microempresa, el funcionamiento de nuestro sistema de vida y los procesos que seguimos y utilizamos cada día dedicado al trabajo y a nuestra familia, la tecnología y la innovación que nos acompañan en nuestra diaria vida económica. El “cuadro de mando integral” de la realidad económica de Ecuador como un sistema de control de la gestión económica debiera proporcionar una estructura para transformar la estrategia país en términos operativos, con objetivos e indicadores tangibles.

D E

2 0 0 6


ACTUALIDAD POR: PABLO LUCIO PAREDES Director de Investigación IDE

El Ecuador no deja de acumular problemas, la mayor parte derivados de la propia manera cómo hacemos política interna, y tomamos (o más bien dicho no tomamos) decisiones. Y este último mes ha tenido una carga muy fuerte. La famosa (y absurda) Ley Huaquillas y la no menos famosa (sensata, pero mal planteada) Ley Petrolera. Y alrededor de eso el problema del TLC que ha entrado en una fase de estancamiento (si lo vemos con cierto optimismo) y de casi muerte (si estamos en el otro extremo). Los próximos días, mientras se imprime y circula este número de Perspectiva serán decisivos.

EL TLC

Hay un plazo para que hasta el 15 de Mayo se concluya o muera (por ahora) el proceso. Mientras tanto lo que tenemos es: *Muy pronto sabremos si los EEUU aceptan abrir una nueva ronda a inicios de Mayo (mientras Usted, lee estas líneas es posible que ya sepamos cual es el escenario más probable). *En caso de darse dicha ronda solo hay dos opciones. O tiene éxito, lo que significaría una cierta flexibilización de los EEUU en temas claves como el arroz o la propiedad intelectual. O simplemente se cierra el capítulo y nos ponemos a la cola, para en el futuro, tratar de reanudar el proceso. En el primer caso, no nos engañemos, hay todavía trabas importantes (el acuerdo no solo se frenó por la ley petrolera, sino por la posición muy limitada e intransigente de los EEUU). Parte de lo acordado la última vez, son temas que ya estaban casi pactados o que tenían una menor importancia (salvo el caso del pollo). En todo caso hay dudas para cualquier nueva ronda final: *¿Se podrá obtener lo que no se obtuvo en tantos meses de insistir? ¿Qué cambiará en

la miope visión americana? *¿Alcanzaremos con este nuevo calendario a entrar al Congreso norteamericano en la sesión del mes de Julio? Más adelante es imposible, porque los congresistas estarán en campaña de elecciones (los americanos igual que los nuestros). El tema es complejo porque se supone que el orden normal es el siguiente: se termina la negociación, luego se requiere de por lo menos un mes o dos, para revisar en detalle los textos (deben decir exactamente lo que se quiso decir), y luego se envían al Congreso con 90 días de anticipación para su análisis y posterior debate. Evidentemente no alcanzamos para Julio. ¿Y si se recortan alguno de estos pasos? Quizás. *¿Cuánto tendremos que ceder para alcanzar este acuerdo que ahora, de repente, muchos reclaman?

que Colombia sigue adelante con su proceso y lo culminará (sobretodo si Uribe gana las elecciones, lo que parece muy probable, pero menos probable que hace un par de semanas), y Perú ya firmó a nivel de Gobierno pero debe aún pasar por el Congreso donde las apuestas son inciertas (Humala se ha pronunciado en contra, pero puede empujarlo echando la culpa al Gobierno anterior de haber tenido que entrar en esta “aventura”, pero también puede subirse al carro de su “mentor Chávez” y simplemente olvidar el TLC). Lo único cierto es que los centroamericanos sí están embarcados (salvo Costa Rica). Y a esto hay que agregar la salida de Venezuela de la Can que pone al desnudo las contradicciones regionales. Esta decisión tiene dos matices: *económicos: es obvio que los venezolanos no pueden mantenerse en un esquema en el cual sus socios intentan abrir una enorme trocha de comercio (con los EEUU ahora, y en poco con Europa) sin que ellos participen. *políticos: Chávez busca ampliar su zona de influencia para lo cual el Grupo Andino le queda corto, y además quiere aislar a Uribe “como el único Gobierno de derecha de Sudamérica”.

Al mismo tiempo hay que estar conscientes

LA LEY DE HUAQUILLAS Un monumento al absurdo o a los intereses tan oscuros y tan obvios. Dos cifras que evidencian el absurdo:

su valor, podría tener un ingreso mensual de unos 15.000 dólares …un buen regalo de parte de todos los demás ecuatorianos.

Un cupo de 400.000 dólares anuales de importaciones liberadas de aranceles e impuestos para 50.000 personas naturales o jurídicas de la zona, quiere decir un potencial de importar 20 mil millones de dólares …el doble de las importaciones legales del país(!)

¿Hacen falta más comentarios? El asunto ahora es cómo se mueve la negociación para desmontarse de este monstruo. Por ahora el Gobierno no encuentra la salida entre la lógica obvia de abortar el proyecto y las presiones de la región fronteriza que quiere mantener por lo menos algo de privilegios.

Si cada familia vende su cupo en el 10% de

P E R S P E C T I V A

6

M A Y O

D E

2 0 0 6


LA LEY PETROLERA

PRECIO DEL PETROLEO Una buena noticia a medias: el precio del petróleo en el mundo ha superado los 75 dólares por barril, lo que significa alrededor de 55-60 dólares para el crudo ecuatoriano. Casi 15-20 dólares más que el altísimo promedio de 2005. Las causas de estos son varias: Continúa existiendo una enorme presión por el lado de la demanda de China e India. Hay tensiones políticas en varios países africanos, pero sobretodo en Nigeria. Los riesgos de un agravamiento de los problemas entre EEUU e Irán por el programa nuclear, que este último país empuja aceleradamente.

• • • Buena idea, mal concebida y en un pésimo momento. Buena idea: porque es lógico que el país quiera compartir una lotería que se ha dado en el mundo petrolero, con el aumento inesperado del precio. Mal concebida: porque la ley debió dar un marco general para la renegociación contrato por contrato, en lugar de imponer un marco general para todas las empresas. Más aún, debió distinguir lo más importante: las empresas que están reinvirtiendo y en consecuencia generando recursos adicionales para el futuro, de las que simplemente reparten beneficios a sus accionistas. Pésimo momento: en plena negociación del TLC es un obstáculo más a la misma, en parte ahora, pero sobretodo en el futuro, cuando llegue al Congreso americano. Sin embargo, parece que el Gobierno finalmente se encamina a una discusión uno a uno con las empresas aprovechando (y disfrazando) el marco de la ley. Y todo apunta en la dirección de lo que habíamos planteando en la Revista del mes pasado: trato diferenciado tratamiento especial para las empresas de campos marginales y pequeñas (aunque el caso de estas últimas es complejo, porque no aparecen explícitamente en la Ley y en consecuencia es difícil darles el mismo tratamiento que a los marginales aunque sería lógico). tomar en cuenta a las empresas que están aumentando inversiones y producción (ahí hay un tema importan-

• •

te ¿están realmente las empresas cumpliendo sus planes contractuales y ¿qué significaría realmente “aumentar las inversiones”?).

¿Es bueno esto para el país? Cada vez menos, porque nuestros ingresos aumentan a un ritmo menor al del incremento del precio (entre otras cosas por los contratos que dan una mayor tajada en el adicional a las empresas petroleras) mientras nuestros costos de importación sí suben a ese ritmo. Resultado: nos acercamos (¿o ya hemos pasado?) el punto en que la ganancia es nula.

En todo caso, el Gobierno empezaría a recibir recursos adicionales desde el próximo mes. Pero en el futuro queda la duda: ¿bajará la inversión y en consecuencia los ingresos para el Estado? Y si hay empresas que van por el camino de litigios legales, ¿no corremos el riesgo de tener que devolver algo de lo recibido en el presente? En el campo petrolero, se mantiene un tema adicional: la famosa caducidad del contrato de la OXY. Todas las pruebas parecen estar listas y analizadas, el tema ahora se sitúa en dos planos: voluntad global del Gobierno, y personal del Ministro de Energía, de querer enfrentar un tema tan complejo. el marco político, donde las reflexiones son de otra índole. ¿A quién se contenta con tal o cual decisión? ¿Quién puede oponerse más y causar más problemas? ¿Cómo afecta esto las relaciones con los EEUU, y en particular al TLC? ¿Puede ser un arma para destrabar el TLC? En cierta forma parece haber fallado la estrategia del Gobierno de querer al mismo tiempo contentar a unos con el TLC y a otros con la Ley Petrolera.

• •

Export/import petroleras anuales (Miles de dólares) Import Combustibles y derivados 2500000 2000000 1500000 1000000 500000 0

99 00

7

M A Y O

01

02

03

04

05

FUENTE: BCE

En los próximos días quizás haya un pronunciamiento. Pero podría también seguirse difiriendo para conservar el uso de este instrumento legal, económico y político.

P E R S P E C T I V A

Export Petroecuador y Regalías

D E

2 0 0 6


ABC DE LA ECONOMÍA

El error en la inflación y el efecto en el consumo “La inflación, ha dejado de ser aquel fantasma que nos ponía los pelos de punta cada mes”. Con esta frase, introducíamos hace un año, un artículo en la Revista Perspectiva (marzo 2005); pero durante los últimos meses del año pasado y principios del actual “el fantasma” parecía estar de vuelta ¿Qué había pasado?

POR: JULIO JOSÉ PRADO Subdirector de Investigación IDE

Al finalizar el año 2005, la inflación parecía fuera de control, pues esta seguía creciendo sin explicación aparente. El año cerró con un 4,4% de inflación anual, cuando el Banco Central había previsto un 3%. Y para el asombro de todos, en los primeros meses del año 2006, la inflación llegó al 4,8% en enero y 5,3% en febrero, con lo que las proyecciones más optimistas hablaban de una inflación al final de año del 12%, mientras que otras hablaban del 20%. Por un lado, como siempre, hubo quienes pregonaron el colapso de la dolarización (por enésima vez), y culparon a este sistema de la subida incontrolable de la inflación. Y claro, resulta que cuando la inflación era muy baja (2%), este era el resultado de la falta de capacidad de compra y de la “quiebra del aparato productivo”, y cuando la inflación creció, también era porque las empresas estaban en crisis. Por otro lado, se trataron de buscar mil y un explicaciones, desde la entrega de fondos de reserva, pasando por los altos precios a nivel internacional, hasta preocupaciones (legítimas) por el descontrolado gasto público. La mayoría de estas explicaciones tenían cierto nivel de veracidad, pero en realidad, no existía una razón de peso que explique el repunte inflacionario que mencio-

naba el INEC, más aún en un rubro como el de alquileres, que normalmente no está sujeto a variaciones tan fuertes.

algunos contratos laborales y de servicios, pero sobretodo se ha visto afectado el consumo; al tener expectativas de que la inflación va a seguir subiendo, la demanda se frena y esto tiene un efecto negativo en toda la economía. Por la importancia que reviste este último punto, a continuación lo analizaremos en detalle.

En marzo de este año, el INEC anunció que había cometido un error en el cálculo de la inflación. En resumidas cuentas, lo que pasó fue que se tomaron datos de los arriendos y alquileres que eran semestrales y se los contabilizó en forma mensual. Este “pequeño” error hizo que el dato de la inflación comenzara a distorsionarse mes a mes (el efecto acumulativo de sumar error tras error hizo que la brecha se agrande), y debido a que el rubro “casa y alquileres” tiene un peso elevado en la composición de la canasta básica (10%), todo el dato de la inflación del país creció.

El desplome de las expectativas de consumo. Desde hace más de dos años, el IDE ha venido calculando, gracias a la colaboración de Informe Confidencial, el Índice de Expectativas de Consumo (IEC). Este permite conocer, cual es la tendencia del consumo de los hogares ecuatorianos, en base a encuestas aplicadas en Quito y Guayaquil (un índice superior a 100 puntos indica que hay una percepción más positiva que negativa por parte de los consumidores, por tanto mientras más alto sea el índice es mejor; en Ecuador siempre hemos estado por debajo de los 100 puntos). Durante el tiempo que venimos calculando el IEC, se ha visto una alta correlación entre la variación del consumo de los hogares y nuestro índice, lo cual permite hacer estimaciones, incluso antes que se publiquen las cifras oficiales del Banco Central.

Los efectos de esta equivocación en el cálculo de la inflación, se pueden resumir así: 1) La credibilidad del INEC ha quedado en entredicho; la gente no solo desconfía del dato de la inflación, sino también de otros datos a su cargo (cifras del empleo por ejemplo). 2) Varios indicadores que nos afectan a nivel internacional, se han visto comprometidos; como el riesgo país y el tipo de cambio real (es decir, hay un efecto sobre nuestra competitividad). 3) A nivel nacional, se han visto afectados

P E R S P E C T I V A

8

M A Y O

D E

2 0 0 6


Indice de Expectativas del Consumo (IEC) a nivel nacional

79

75

72,50

74

79

78 73

76

73 73

En el gráfico adjunto se puede observar en abril del año pasado una caída en las expectativas de consumo, motivada por la caída de Lucio Gutierrez. Pero a raíz de este problema (que para el Ecuador ya es parte de la coyuntura), el IEC se recuperó fuertemente, hasta alcanzar su nivel más alto de los últimos dos años en noviembre 2005. Desde los primeros días del año 2006, una vez que ya se conocieron las primeras cifras de la inflación, las expectativas de los consumidores comenzaron a girar en forma notable; ya no había el optimismo registrado durante el segundo semestre de 2005. Con la inflación que crecía mes a mes, solo el 24% de los encuestados en marzo 2006 consideraban que su situación económica sería mejor el próximo año, a pesar que pocos meses antes (noviembre), el 39% se había pronunciado en este sentido. Se puede claramente ver el efecto del anuncio del aumento de la inflación. Según nuestros cálculos, basándonos en la información de los últimos dos años de mediciones, la reducción en las Expectativas de Consumo (medidas por el IEC), ha generado una disminución del consumo real de entre 30 y 50 millones de dólares (en realidad no es que el consumo haya disminuido, sino que se frenó, por lo que se pierden entre 30 y 50 millones adicionales que normalmente se hubieran alcanzado si todo marchaba bien).

Las expectativas en detalle Desde inicios del año 2004, el departamento de investigación del IDE e Informe Confidencial, han venido trabajando en la elaboración del IEC, un índice que permite medir la evolución de la confianza del consumidor mes a mes, y que a nivel internacional es muy utilizado (con ciertas variaciones). El IEC, se construye a partir de los resultados de encuestas realizadas a consumidores de Quito y Guayaquil, en la cual se indaga sobre

MAR 06

ENE 06

DIC 05

NOV 05

OCT 05

SEP 05

AGO 05

JUL 05

66 MAY 05

ABR 05

MAR 05

ENE 05

69

FEB 06

68,75 65,00

77

JUN 05

76,25

77

FUENTE: departamento de Investigación IDE

80

80,00

las percepciones que tiene la gente respecto a la economía en el corto y mediano plazo: A) Condición económica actual 1.- La situación económica suya y de su familia está mejor, igual o peor que el año pasado? 2.- La situación económica del país está mejor igual o peor que el año pasado? B) Condición económica futura 3.- Los próximos años piensa que la situación económica suya y de su familia será mejor, igual o peor que ahora? 4.- En los próximos años piensa que la situación del país será mejor, igual o peor que ahora? C) Propensión a comprar 5.- Cree usted que este es un buen momento para realizar compras menores como electrodomésticos o televisores. 6.- Cree usted que es un buen momento para realizar compras mayores como un auto o una casa? Durante el tiempo que llevamos haciendo estas encuestas, las expectativas de consumo han sido siempre más bajas en Guayaquil que en Quito (quizás un rezago, de la crisis de 1999, que sin duda golpeó más fuerte en la Costa que en la Sierra). Sin embargo, durante todo el último semestre de 2005, se pudo apreciar una fuerte recuperación en la confianza del consumidor del Puerto Principal, que llegó a ser superior a la registrada en Quito, pero al parecer la sensibilidad ante eventos negativos es más grande en la Costa. La caída del IEC desde enero a marzo de 2006 ha sido muy fuerte en la costa, pasando de 80 puntos a inicios de año, a 60 puntos al final del tercer trimestre. En Quito, la caída no fue tan estrepitosa, pero se puede claramente apreciar un descenso en los últimos meses. A continuación resumiremos los principales resultados encontrados: • Asombrosamente (o quizás no tanto), los

P E R S P E C T I V A

9

M A Y O

puntaje más altos del IEC están compuestos por la parte relacionada a la economía familiar, las personas perciben mayoritariamente que el próximo año será mejor, y a pesar que piensan que no están tan bien con respecto al año pasado, las respuestas son positivas. • Como era de esperar, las respuestas a la pregunta “Cómo está la economía del país con respecto al año pasado”, son negativas. El 50% de los consultados opinan que el país está peor. Pero la proporción de respuestas negativas baja al 30% cuando se consulta sobre la percepción de la economía a futuro; interesante respuesta, pues esto nos da una pauta para pensar que una vez que pase el “alboroto” por el incremento ficticio de la inflación, el consumo puede, retomar su tendencia al alza. • Dentro del IEC, la pregunta que más ha aportado en el lado negativo, es aquella relacionada con la disposición a realizar compras mayores como carros o casas. No hay duda que ante la expectativa de inflación creciente (que en el mediano plazo hubiera afectado a las tasas de interés), los consumidores se ven temerosos a endeudarse en montos altos (el 90% de las personas en Guayaquil y el 76% en Quito respondieron que este momento, marzo, no era bueno para realizar este tipo de compras). ¿Qué podemos esperar? Una vez que el INEC corrija definitivamente las cifras, y que el susto inicial haya pasado, con mucha seguridad, volveremos a ver que las expectativas de consumo aumentan (sin duda, el INEC, tomó la decisión más acertada, reconocer públicamente y con mucha franqueza el error, lo contrario hubiese sido irresponsable y muy grave). De hecho las cifras preliminares de abril de nuestro Índice de Expectativas del Consumidor (IEC), muestran que existe una ligera recuperación. Este efecto, se produce: primero porque las metas de inflación corregidas sugieren que cerraremos el 2006 entre 3,5% y 4% (bastante menos del 20% del que se llegó a hablar), y segundo, porque en abril las empresas comienzan a distribuir sus utilidades del año pasado (lo que generalmente dispara el consumo). Para el INEC, esta es una buena oportunidad para transparentar finalmente las cifras y la metodología de cálculo de todos sus indicadores, pero indudablemente, la institución tienen un largo y duro camino para recuperar la confianza pérdida.

D E

2 0 0 6


CAPACITACIÓN

COMUNICAR EL “OCÉANO”, NO EL NOMBRE La última entrega de la serie sobre los “océanos azules” (lea las anteriores, en las Revistas de agosto, octubre y noviembre 2005 –disponibles en la Web-). POR: ING. FRANCISCO HIDALGO CUESTA

Los programas de comunicación de nuevas ideas, tienden frecuentemente a pasar por alto, un aspecto aparentemente trivial, pero perfectamente capaz de condenar al fracaso, conceptos inclusive innovadores, al margen del despliegue casi ilimitado de todo tipo de esfuerzos y recursos posibles. Precisamente en el Ecuador, un concepto de relevante actualidad, ha venido enfrentando tropiezos en cuanto a su difusión y aceptación, debido a que su comunicación ha omitido incluir, el elemento más importante y trascendental. ¿Por qué el Tratado de Libre Comercio, a pesar de su gran protagonismo, ha tenido tan poco respaldo y repercusión en el Ecuador? Si se invitara a varios conocedores y analistas a resumir, en no más de dos o tres palabras lo que es el TLC, ¿Existiría unanimidad en las respuestas? ¿Seguro que es así? Y si el número de ecuatorianos encuestados se incrementara en un millón, ¿Cual sería el resultado? Lo más seguro es que contaríamos con un millón de respuestas diferentes. ¿Por qué? Porque todavía, nadie en el Ecuador ha explicado en forma clara, corta y simple a la gente, lo que es, el TLC. Debido a esta -trivial omisión-, reina la incertidumbre y la confusión. ¿Cómo apoyar aquello que no se comprende?

A raíz del Concilio Vaticano II, la iglesia Católica enfrentó un escenario similar al TLC. La idea central que explicaba y justificaba la naturaleza de los cambios y reformas introducidas, jamás fue comunicada en forma clara y concisa, ni al clero, ni a los feligreses. Cuando se preguntó a obispos, sacerdotes y laicos, cuál era el objetivo que perseguía la iglesia a través del Concilio Vaticano II, nunca se repitió la misma respuesta. Aparentemente, la alta jerarquía de la iglesia, no consideró necesario, incluir un programa integral de comunicación, claro y sencillo, que sintetice sus buenas intenciones y objetivos. Al no haber existido respuestas, vino la confusión, la desconfianza y eventualmente la deserción. La asistencia a las misas dominicales bajó significativamente, lo mismo que el número de sacerdotes y vocaciones religiosas. Cabe mencionar la definición breve y suspicaz, con la que los sectores progresistas al interior de la iglesia, calificaron al concilio, usando sólo seis palabras: -Un paso adelante y dos atrás-. Corolario: -Si no nos definimos, otros se tomarán la molestia por nosotros-. Siempre es más fácil destruir, que construir. La comunicación exitosa de las nuevas ideas o conceptos, llámense éstos, un tratado comercial, un concilio, una campaña

P E R S P E C T I V A

10

M A Y O

D E

presidencial, una declaración de misión, una promoción, un producto o un país, dependen del sutil manejo de ciertos conceptos, usualmente desestimados por los entendidos, debido a su inherente simplicidad. Y es que en realidad, los conceptos simples no son fáciles de digerir, especialmente por los denominados “gurús”, debido a la tendencia natural a admirar y adoptar la sofisticación y la complejidad, por encima del sentido común. Comunicar un concepto o producto nuevo, es algo que se puede lograr con suficiente dinero y publicidad. Falso. XEROX despilfarró cientos de millones de dólares, durante casi una década, tratando de comunicar a la gente, la idea de que sus nuevas computadoras XEROX, bien valían su precio. Coca-Cola perdió prestigio y dinero comunicando su New Coke. Esta nueva bebida, jamás llegó ni siquiera a despegar. Introducir una marca nueva al mercado implica dos aspectos fundamentales. Primero, la difusión del nuevo concepto. Debe terminar de comprenderse que esto, no es una tarea relativamente fácil, como algunos piensan, sobre todo si se trata de llegar a miles o millones de clientes potenciales. Puede llegar a resultar una labor verdaderamente titánica.

2 0 0 6


Segundo, debemos vincular en el interior de cada una de esas mentes de cientos o miles de personas, el nuevo concepto, con el nombre del producto, es decir, con el nombre de marca seleccionado. Tampoco es un asunto de -soplar y hacer botellas-. Algunas agencias de publicidad parecen no comprender correctamente estos principios. Cuando son contratadas para el lanzamiento de un nuevo producto, tienden al inicio, a otorgarle el mayor protagonismo posible al nombre del producto. Invierten en ello, toda la artillería publicitaria, con el objetivo de posicionar el nombre de marca. Es un error. No es así, como funcionan las mentes. Al inicio, lo que se debe comunicar es el concepto, es decir lo que el producto es. Si el concepto del producto introducido es en realidad, atractivo e innovador, la nueva idea se regará como pólvora. La propia gente se encargará de ello. Cuando no se explica con claridad y simplicidad lo que el nuevo producto es, ocurre el mismo problema que enfrenta actualmente el TLC. El Tratado, se ha convertido en tan solo un nombre…… un nombre propio, pero sin sentido para la mayoría de la gente. Existen numerosos nombres de marca que andan por allí, difusos en las mentes. De tanto repetirlos, suenan, pero que no dicen nada y por eso no se venden. No basta ser conocido, se requiere establecer una sólida posición allá, donde realmente cuenta: las mentes de los clientes. Durante las elecciones pasadas, algunos de los candidatos eran figuras políticas conocidas, pero no fue suficiente. Vino un desconocido que les arrebató la presidencia del Ecuador, tras adquirir notoriedad de la noche a la mañana, por su intervención en un golpe de estado.

Para explicar y comunicar el nuevo océano, se deben utilizar siempre, palabras simples. Mucho mejor si se eligen palabras obvias, porque las palabras obvias, son las que más sentido tienen, y por lo tanto, son las más fáciles y económicas de comunicar. Si una idea es obvia para unos cuantos, será obvia para muchos, y también para todo el mercado. En esto radica su real poderío.

dinero del mundo será insuficiente, para que la gente llegue a memorizar el nombre y además, adquirir el producto. En artículos anteriores hemos venido escribiendo sobre los océanos azules, es decir, aquellos conceptos de productos que han sido capaces de crear en un espacio desconocido, en territorio de mercado no disputado, verdaderos torrentes de crecimiento y rentabilidad. Pero inclusive, un producto con todo el potencial para la creación de un océano azul, puede quedar en el olvido, si al inicio no se comunica primero lo que es el océano, de una manera corta y simple. Cuando aparecieron los primeros automóviles, a inicios del siglo pasado, se los denominó: -Carruajes sin caballos-. Una definición clara, simple y muy descriptiva a la vez. -Televisión por cable- explica claramente el medio por el cual, llega la señal a los hogares. -Cable por antena- es una forma muy efectiva de comunicar lo que es el producto. -Teléfono inalámbrico-, es un concepto fácil de entender por cualquiera, lo mismo que -Internet inalámbrico- ¿Cómo podría describirse lo que es el TLC, en estos términos tan simples y fáciles de comprender? Queda propuesto al lector, este simple y a la vez difícil planteamiento. Como se puede observar, para explicar y comunicar el nuevo océano, se deben utilizar siempre, palabras simples. Mucho mejor si se eligen palabras obvias, porque las palabras obvias, son las que más sentido tienen, y por lo tanto, son las más fáciles y económicas de comunicar. Si una idea es obvia para unos cuantos, será obvia para muchos, y también para todo el mercado. En esto radica su real poderío.

Si se comunica el nuevo océano azul en estos términos, el nombre del océano, se establecerá después, por añadidura. En el futuro, cuando el concepto deje de ser nuevo, y pierda su connotación noticiosa, volviéndose más cotidiano para los clientes, el protagonismo de la comunicación, deberá estar concentrado en el nombre, porque a largo plazo, una marca es un nombre. Un nombre íntimamente vinculado a una idea singular que hemos depositado en las mentes. Víctor Hugo, la noche anterior a su muerte escribió: -Nadie, ni los ejércitos, pueden detener una idea, cuando su hora ha llegado-. La idea, no el nombre. Es así como en realidad, el proceso de “branding” toma lugar en las mentes (un concepto que comenzaremos a abordar en los próximos artículos), dando inicio a los océanos azules, a las marcas grandes y exitosas. Asegurarse de que se apliquen estos conceptos, evitará numerosas frustraciones en el futuro y además, el desperdicio de dinero…….mucho dinero.

Ahora bien, ¿Cómo se introduce el nombre en las mentes? Literalmente, es un proceso espontáneo y natural. Suponga que en una reunión social conoce usted a una persona que tiene unas ideas muy interesantes para su empresa. Con toda seguridad le preguntará su nombre, ¿No es así? Sucede exactamente lo mismo con los nuevos productos introducidos, que resultan atractivos para la gente. Las propias personas se interesarán por conocer el nombre de marca, para en el futuro, referirse al producto utilizando simplemente el nombre. Si el producto no le interesa a la gente, todo el

P E R S P E C T I V A

11

M A Y O

D E

2 0 0 6


INICIO: OCTUBRE DEL 2006


Revista Perspectiva Mayo 2006