Page 15

quien decide la agenda va a darles su nivel de reserva de statu quo a los miembros de una coaliciĂłn mĂ­nimamente necesaria en el Congreso (cero en este caso) y nada a los demĂĄs jugadores en el Congreso, y por tanto se quedarĂĄ con toda la torta (menos lo que se dĂŠ a los que estĂĄn en la calle). La novedad es cuĂĄnto dar a estos Ăşltimos. Claramente, si đ?&#x2018;&#x161; < đ?&#x2018;&#x2021;, les darĂĄ cero.

Si đ?&#x2018;&#x161; â&#x2030;Ľ đ?&#x2018;&#x2021; , el monto dependerĂĄ de las demandas đ?&#x2018;?. Si solicitan đ?&#x2018;? > đ??ž, no se les darĂĄ nada, ya que (đ?&#x2018;&#x2039; â&#x2C6;&#x2019; đ??ž) > (đ?&#x2018;&#x2039; â&#x2C6;&#x2019; đ?&#x2018;?). Si solicitan đ?&#x2018;? â&#x2030;¤ đ??ž, se les darĂĄ đ?&#x2018;?. Esto lleva a que en la etapa 3, los

manifestantes elijan đ?&#x2018;? = đ??ž, ya que recibirĂ­an menos si piden menos y nada si piden mĂĄs. Cada manifestante recibe đ??ž/đ?&#x2018;&#x161;.

Dado que la etapa 2 es una jugada de la naturaleza, sĂłlo resta analizar la etapa 1, que es

fundamental en la extensiĂłn para los modelos tradicionales que estamos proponiendo. En ella, cada jugador elige ir a una de las dos arenas, dada su expectativa de lo que recibirĂĄ en cada caso dadas las elecciones de los demĂĄs jugadores. Debemos entonces hallar los equilibrios de Nash para estas đ?&#x2018;&#x203A; decisiones individuales sobre đ?&#x2018;&#x17D;đ?&#x2018;&#x2013; . El resultado de este proceso (vĂŠase Scartascini y

Tommasi, 2012) es que: (a) siempre existe un Equilibrio de InstitucionalizaciĂłn Total (EIT) en el que todos van al Congreso y no se utilizan tecnologĂ­as alternativas, y (b) para algunos valores de los parĂĄmetros, existe tambiĂŠn un Equilibrio de InstitucionalizaciĂłn Baja (EIB) en el que đ?&#x2018;&#x161;â&#x2C6;&#x2014; actores van a la calle y el resto al Congreso.

La existencia del EIT estĂĄ garantizada por el hecho de que si sĂłlo un jugador elige ir a la

calle, serĂĄ incapaz de establecer un corte y por tanto no podrĂĄ realizar una amenaza creĂ­ble. AsĂ­, al no recibir nada del encargado de la agenda, su pago serĂ­a â&#x20AC;&#x201C; đ?&#x2018;?, estrictamente menor de lo que esperarĂ­a recibir en el Congreso. Por tanto, nadie tiene incentivos para desviarse del EIT.

La Figura 4 ofrece una representaciĂłn intuitiva del EIB. La curva ascendente describe el valor de ir al Congreso y la curva con pendiente negativa el valor de ir a la calle, desde el punto de vista de un individuo en funciĂłn de su probabilidad de ser el encargado de la agenda (đ?&#x2018;?đ?&#x2018;&#x2013; ), dado que (como ocurre en el EIB) los jugadores con đ?&#x2018;?đ?&#x2018;&#x2014; mĂĄs bajo irĂĄn a la calle y los de đ?&#x2018;?đ?&#x2018;&#x2014; mĂĄs

alto irĂĄn al Congreso. Sea đ?&#x2018;&#x161;â&#x2C6;&#x2014; el mayor entero a la izquierda de la intersecciĂłn de las dos curvas.

Los jugadores 1 a đ?&#x2018;&#x161;â&#x2C6;&#x2014; (aquellos con menor probabilidad ex ante de decidir la agenda) irĂĄn a la calle y los jugadores (đ?&#x2018;&#x161;â&#x2C6;&#x2014; + 1) a đ?&#x2018;&#x203A; irĂĄn al Congreso. El resultado es bastante intuitivo: aquellos con menores chances de obtener lo que desean en las instituciones formales son mĂĄs susceptibles de utilizar las TPA.

12

institucionalización de las instituciones políticas y su impacto sobre las políticas públicas  
institucionalización de las instituciones políticas y su impacto sobre las políticas públicas  

este trabajo argumenta que la institucionalización es un fenómeno de equilibrio y que se asocia a mejores políticas públicas y mejores resul...

Advertisement