Page 23

EL GASTO PÚBLICO EN HONDURAS

secretarías clave en el caso del Gobierno Central, por lo que las mismas clasificaciones utilizadas no tienen todavía claramente definidos los programas o proyectos por ejecutar en cuanto a sus objetivos, metas, indicadores y la relación entre gastos y productos, resultados o impactos esperados, por lo que las ineficiencias y desviaciones de gasto pueden ser grandes y los resultados pobres. La evidencia discutida en la sección II, al cumplirse los indicadores de las metas de gasto pero no las de reducción de la pobreza total, pareciera apuntar en esa dirección. Por otro lado, como ha sido el caso en muchos países latinoamericanos, un riesgo que se corre es que las reformas solo produzcan una clasificación de gastos con el nombre de por programas, pero que en la realidad solo sean una nueva forma de vestir la lista tradicional de gastos. El reto para mejorar estos aspectos en la formulación y evaluación del producto del presupuesto es grande, no solo por el relativamente difícil entorno hondureño, sino porque en otros países latinoamericanos, con entornos tal vez más favorables para la aplicación de reformas a los procesos presupuestarios por estar menos abrumados por la pobreza, el alto endeudamiento y la falta de recurso humano calificado, las experiencias para alcanzar una verdadera presupuestación y evaluación del gasto que responsa a los planes, objetivos y metas, han sido poco alentadoras. Como lo explica Petrei, en América Latina, salvo contadas excepciones, “[v]arios países tienen teóricamente un presupuesto por programas y en algunos casos incluyen metas cuantitativas, pero esas metas no tienen ningún papel en la discusión del presupuesto, ni se emplean para hacer un seguimiento sobre la forma como el programa usa los recursos.”21 Además, es necesario tener presente la necesidad de optimizar las reformas dado que la capacidad para realizarlas es un recurso escaso bajo cualquier circunstancia y debe de tenerse muy en cuenta el contexto de cada país y no ser excesivamente ambicioso en el corto plazo. Las reformas deben tomar en cuenta no solo las secuencias óptimas (¿introducir presupuestación por programas y evaluación simultáneamente? ¿En todos los ministerios al mismo tiempo o por partes?) y a qué velocidad deben de efectuarse. Las recomendaciones en este sentido ponen énfasis en la necesidad de contar con personal capacitado para llevar a cabo las funciones de diseñar los indicadores de evaluación que guarden relación con las metas y con las cifras de gasto, de manera que permitan dar los primeros pasos en la evaluación de los resultados, efectos o impactos de la actividad de gasto público. La nueva Ley Orgánica de Presupuesto establece claramente que “las unidades de Planeamiento y Evaluación de Gestión de las Secretarías de Estado o las dependencias que hagan sus veces en los demás Organismos del Sector Público, evaluarán el cumplimiento de los planes y políticas de desarrollo a cargo del Organismo correspondiente.” [LOP (2004), artículo 21] y que “[l]a Dirección General de Presupuesto, evaluará la ejecución del Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República y de las Instituciones Descentralizadas” [LOP (2004), artículo 45] y que esa misma Dirección: “realizará un análisis global de los resultados físicos y financieros obtenidos y de los efectos producidos por los mismos; además interpretará las variaciones operadas con respecto a lo programado, procurará determinar sus causas y preparará informes con recomendaciones para las autoridades superiores y responsables de los organismos 21

Petrei (1997), Pág. 425.

18

el gasto público en honduras  

el presente estudio sobre honduras forma parte del proyecto "creación de capital social por medio de la reforma fiscal" desarrollado por el...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you