Issuu on Google+

Banco Interamericano de Desarrollo

Aspectos sobresalientes del Informe de Sostenibilidad del BID de 2011


Sostenibilidad en Nuestra Región

Cubriendo la creciente demanda mundial de alimentos y otros productos agrícolas constituye una importante oportunidad económica para América Latina y el Caribe. Sin embargo, esto supone críticos desafíos medioambientales y sociales a largo plazo, entre ellos, impactos sobre los servicios ecosistémicos, una mayor vulnerabilidad de las comunidades rurales, cambios en el uso de la suelo y mayores impactos del cambio climático. La región puede aprovechar las oportunidades y enfrentar los desafíos por medio de un mejor acceso a las tecnologías, el abordaje de la sostenibilidad ambiental y social a través de certificaciones y reuniones en mesa redonda, y la disminución de los costos de producción a través de un mejor acceso al mercado. Con un apoyo tecnológico apropiado, los pequeños productores rurales podrían adoptar técnicas e insumos de la “agricultura verde”, incrementando la productividad y al mismo tiempo estabilizando y aliviando las presiones sobre los servicios brindados por los ecosistemas. Dada la complejidad de estos temas, la clave para asegurar la producción sostenible y equitativa de alimentos será una estrategia integrada que se apoye sobre un sólido entendimiento basado en sistemas. Este año, en el contexto de Río+20, el Informe de Sostenibilidad está centrado en la sostenibilidad de la agricultura de nuestra Región.

Los desafíos para la agricultura y la seguridad alimentaria de nuestra región son un ejemplo de la necesidad de una economía verde que reconozca las complejidades de nuestra interrelación con el mundo natural. Luis Alberto Moreno, Presidente del BID El informe presenta ideas innovadoras sobre seguridad alimentaria, cambio climático, cambios en el uso de la tierra, y servicios ecosistémicos. Rodomiro Ortiz, Luiz Martinelli, Britaldo Soares-Filho y Susanna Hecht discuten sobre la agricultura desde perspectivas sociales y medioambientales: cómo afectan los cambios climáticos a la agricultura, la interrelación con los servicios brindados por los ecosistemas, enfoques orientados a la agricultura de bajo carbono, y la transformación sociopolítica de la agricultura y la deforestación a lo largo de los últimos 30 años. Además, Pavan Sukhdev, José Campos, David McLaughlin y Héctor Malarín ofrecen sus opiniones y puntos de vista sobre el mejor modo de lograr la sostenibilidad en un mundo moderno y altamente dinámico. Estos artículos y puntos de vista ofrecen un contexto regional para el importante trabajo del Banco en materia sostenibilidad. Surge una consigna clara: las soluciones a los apremiantes problemas de hoy deben surgir de una comprensión integrada de nuestro mundo, que incorpore los cambios en los sistemas hídricos, ambientales, climáticos, de productividad y sociopolíticos.


Sostenibilidad en Nuestras Operaciones

Nuestra estrategia institucional para la sostenibilidad En el Noveno Aumento General de Capital del Banco, aprobado en 2010, el Banco estableció dos objetivos fundamentales: la reducción de la pobreza y las desigualdades y el logro de un crecimiento sostenible. En la prosecución de esas metas, hemos identificado la protección del medio ambiente, la respuesta al cambio climático, la promoción de energías sostenibles y la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria como una prioridad institucional. En 2011, el Banco continuó apoyando a distintos países en la planificación y el diseño de políticas relacionadas al cambio climático, la protección a la biodiversidad y la seguridad alimentaria. Prioridades de sostenibilidad Hemos seguido centrando nuestra atención en el abordaje de temas prioritarios de sostenibilidad relacionados a la pérdida de biodiversidad, la seguridad alimentaria y el cambio climático, a través de políticas, estrategias, inversiones y actividades que contribuyan a la generación de conocimiento. Entre lo más destacado de 2011 podemos señalar el trabajo preliminar para una Plataforma de Biodiversidad que será presentada para su discusión en Río+20, la expansión del Fondo de Respuesta a la Crisis Alimentaria del BID, la aprobación de la Estrategia Integrada para Mitigación y Adaptación al Cambio Climático y para Energía Sostenible y Renovable, el lanzamiento de la Plataforma Ciudades Sostenibles, y la implementación del Plan de Acción Regional de Transporte Ambientalmente Sostenible. El Banco trabaja en colaboración con entidades como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Fondo de Inversión en el Clima, y el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques.

USD 4.600 millones en inversiones (préstamos) del BID para sostenibilidad en 2011

Nuestras inversiones en sostenibilidad En 2011, el BID aprobó 167 préstamos, de los cuales 54 apuntaban a iniciativas sobre el cambio climático, a energías sostenibles y a sostenibilidad ambiental, por un total de USD 4.600 millones, lo que supone un significativo incremento con respecto a años previos. Entre las operaciones aprobadas podemos señalar dos proyectos para apoyar políticas y financiación de mitigación del cambio climático en Perú y en Trinidad y Tobago, cinco líneas de crédito verdes, un subsidio no reembolsable para Haití, destinado a la transferencia de tecnología para pequeños productores rurales, un préstamo para infraestructuras de mitigación de inundaciones para la ciudad de Belice, la rehabilitación de una planta hidroeléctrica en Brasil, cuatro inversiones con garantía no soberana en energía eólica, 11 operaciones destinadas a saneamiento y un programa de apoyo a la salud y la seguridad agroalimentarias en la República Dominicana.


Información sobre la emisión de gases de efecto invernadero generada por la cartera de proyectos En 2011, el Banco aplicó una metodología que había desarrollado previamente para el cálculo de emisiones correspondientes a los proyectos que financia y que generen cantidades significativas de gases de efecto invernadero, así como de las reducciones de emisiones correspondientes a proyectos de desarrollo de baja emisión de carbono. Los resultados exhiben un incremento del 43% en emisiones anuales evitadas en 2011, lo cual se puede comparar con las emisiones de una pequeña usina eléctrica a carbón. El número de proyectos del BID que se centran en energías renovables y eficiencia energética con el fin de evitar o reducir las emisiones se ha multiplicado, con lo cual en tres años han aumentado significativamente las emisiones evitadas gracias a estas iniciativas financiadas por el Banco.

Resultados de la aplicación de salvaguardias (14 operaciones con garantía no soberana): 79% satisfactorios Resultados de la aplicación de salvaguardias (49 operaciones con garantía soberana): 73% satisfactorios

Mejoras en los resultados de la aplicación de las salvaguardias ambientales y sociales En 2011 desarrollamos e implementamos nuevos procedimientos para fortalecer la supervisión de proyectos, con el fin de asegurar una gestión ambiental y social más efectiva. Comenzamos por establecer una línea de base de los resultados de las medidas ambientales y sociales de nuestra cartera, de manera que pudiéramos monitorear la implementación satisfactoria de la gestión ambiental y social y de las medidas de mitigación en los proyectos financiados por el Banco, particularmente los que presentan elevados riesgos ambientales y sociales. Los resultados iniciales demostraron la complejidad de la aplicación de salvaguardias en las operaciones de mayor riesgo, y pusieron de manifiesto la necesidad de un monitoreo y supervisión rigurosos y continuos de las salvaguardias ambientales y sociales. Nuestra contribución al logro de las metas de desarrollo regional Entre las nuevas inversiones del BID en 2011 podemos señalar el apoyo a siete marcos nacionales para la mitigación del cambio climático (superando nuestro objetivo de cinco), tres proyectos con elementos que contribuyen a la mejor gestión de las zonas terrestres y marinas protegidas, al acceso a servicios e inversiones destinados a la agricultura para más de dos millones y medio de productores rurales, y al acceso a mejores sistemas de transporte de bajo carbono para más de 800.000 personas.


Sostenibilidad de Nuestras inversiones

Ejemplos de los proyectos del Banco de 2011: Impulso a la productividad y conservación de los recursos Un programa innovador de la República Dominicana está ayudando a pequeños productores rurales, otorgando subsidios y asistencia técnica en nuevas tecnologías. Utilizando un préstamo del BID de USD 34,3 millones, aprobado en 2010, todas las tecnologías ofrecidas tienen efectos positivos o neutrales en la sostenibilidad ambiental. Control de los costos energéticos con energía solar fotovoltaica El Grupo Subsole, de propiedad chilena, líder en el hemisferio en prácticas protectoras del ambiente en el sector agroindustrial, está construyendo una de las primeras plantas de energía fotovoltaica de envergadura en este sector en América Latina, financiado mediante un préstamo del BID, de USD 32 millones, concedido en 2011. Se espera que el ejemplo de Subsole influya sobre otras empresas del sector agrícola y que éstas realicen inversiones similares. Construyendo resiliencia al cambio climático en productores rurales En Jamaica, un nuevo estudio financiado por el BID utiliza datos reales extraídos de acontecimientos recientes para generar recomendaciones sobre cómo construir resiliencia ante el cambio climático en los sistemas agrícolas, El estudio propone a los productores rurales y al gobierno una serie de medidas, tales como el uso de sistemas informales de riego, la diversificación de cultivos y la realización de reajustes en los calendarios de siembra. Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero Cuando la Planta de Cementos Tupi en Paraguay solicitó financiación al BID, el diseño elegido para la planta no se ajustaba a nuestras directrices en cuanto a eficiencia energética y emisiones de CO2. Consultores externos en ingeniería trabajaron junto al cliente y al fabricante para lograr que los niveles de eficiencia alcanzaran los mejores estándares actuales, con lo que se reducirían las emisiones y además se recortarían los costos en el uso de combustibles. Una vez que la planta cumplió con las directivas, el BID aprobó un préstamo de USD 50 millones destinado al proyecto. Protección de pequeños productores rurales Una auditoría de salvaguardias ambientales y sociales, previa a las obras de rehabilitación de la planta hidroeléctrica Peligre en Haití, concluyó que si se vaciaba el embalse para llevar a cabo reparaciones se pondrían en peligro los medios de subsistencia de los productores rurales del valle, así como la seguridad alimentaria de Haití. Los ingenieros recomendaron inspeccionar y reparar bajo el agua las compuertas obstruidas del dique, de manera que el conjunto de las obras de reparación pudiera seguir adelante sin vaciar el embalse.

La versión completa del Informe de Sostenibilidad de 2011 está disponible en el sitio web: www.iadb.org/sostenibilidad Contáctenos: sustain@iadb.org


Resumen del Informe de Sostenibilidad del BID 2011