Page 5

tan mayores posibilidades de reforma que en el pasado. Los ministros de finanzas del G-7, G-10 y G-22 han firmado declaraciones en las que exhortan a sus colegas de los países en desarrollo a apoyar la reforma de las transacciones garantizadas. En las declaraciones también se instruye a las instituciones financieras internacionales a promover esas iniciativas.9 El apoyo de los donantes y otras instituciones financieras internacionales a la reforma de la ley de transacciones garantizadas aparentemente ha estado aumentando. Las operaciones que realizan en el mercado financiero a menudo incluyen ahora algún tipo de apoyo a los insumos de esa reforma, tales como, estudios, proyectos de ley o computerización de los registros. Gran parte de este apoyo está dirigido, desafortunadamente, a los insumos y no al producto deseado: una reforma legal amplia que tenga el efecto 9

económico real de mejorar el acceso al crédito. El método de los “insumos” posiblemente ayude a los abogados y consultores, pero no ha hecho mucho para mejorar el acceso al crédito de las microempresas latinoamericanas. Esperemos que el método cambie a medida que avancemos. Por una variedad de razones de índole tecnológico y de mercado, las microempresas de los países industriales han crecido rápidamente. En el caso de América Latina, estas tendencias prometedoras podrán apoyar mejor el crecimiento y la lucha contra la pobreza si están bien financiadas. Está claro que los donantes no podrán satisfacer toda la demanda de financiamiento del sector microempresarial, la cual asciende a cientos de miles de millones de dólares, de manera que se necesita financiamiento privado. El financiamiento privado necesita, a su vez, un marco legal moderno que gobierne las relaciones entre deu-

dores y acreedores, en general, y los préstamos garantizados, en particular. Sólo los gobiernos pueden aprobar leyes, de manera que son los gobiernos latinoamericanos los que deben actuar con convicción para que las microempresas consigan el financiamiento que necesitan. Heywood Fleisig es Director de Investigaciones y Nuria de la Peña es Directora de Operaciones Legales del Center for the Economic Analysis of Law (CEAL), 1201 Pennsylvania Ave. NW, Washington, DC 20004, Tel (202) 646-1787; Email: ceal@ceal.org; http://www.ceal.org. Los planteamientos contenidos en este artículo fueron presentados en el V Foro Interamericano de la Microempresa, celebrado en Río de Janeiro, Brasil, el 11 de septiembre de 2002. Los autores agradecen a Glenn Westley y William Armstrong por sus comentarios.

Informe del Grupo de Trabajo sobre Crisis Financieras Internacionales, octubre 1998 (informe del G22, grupo de trabajo 3).

La evolución de la estructura del capital... (viene de la página 1) una carrera general de las instituciones microfinancieras, o IMF, por volverse más eficientes. Los márgenes de ganancia que fueran tan generosos en Bolivia, son ahora extremadamente estrechos. En este ambiente de mayor competencia, en el que un creciente número de IMF decide subordinarse a la supervisión bancaria y cosechar sus recompensas, el financiamiento de las microfinanzas está cambiando. El aumento de la competencia y la propagación de la supervisión están prácticamente rehaciendo la estructura de capital de la industria. Han surgido tres tendencias principales: una tendencia hacia la elevación del grado de apalancamiento, una intensificación de la práctica de aceptar depósitos del público y un desplazamiento del dinero subvencionado de los donantes hacia el financiamiento comercial. Cada una de estas tres tendencias puede observarse, en marcha, en un grupo de muestra de 29 IMF lati-

noamericanas seguido por MicroRate, que ha realizado unas 117 evaluaciones de 67 compañías desde 1997. Las 29 IMF de la muestra son instituciones cuya pista se ha seguido a través del tiempo, algunas por cinco años. El grupo incluye a algunas de las IMF más admirables de América Latina y por lo tanto sirve de guía de lo que nos depara el destino de las microfinanzas.

Tendencias de la estructura de capital La mayoría de las IMF empieza como organizaciones no gubernamentales (ONG) con una misión social. Desde mediados de 1990, sin embargo, un buen número de IMF se ha “formalizado”, subordinándose a la supervisión bancaria, la que en algunos casos les permite aceptar y manejar depósitos del público. Veinte de las 29 instituciones de la muestra son actualmente instituciones supervisadas. A medida que las IMF han seguido el mismo camino, se produjo un

desplazamiento general hacia estructuras de capital características de las instituciones financieras comerciales. Una de las tendencias clave que observamos es el incremento del apalancamiento financiero, tendencia que se ha vuelto más pronunciada en los últimos años. Las ONG microfinancieras, al no estar supervisadas, tropiezan con muchos problemas para prestarse más que el equivalente de su capital social. Ello restringe obviamente su capacidad de crecimiento. Pero en cuanto las IMF se formalizan, las fuentes comerciales de financiamiento se muestran mucho más dispuestas a prestarles dinero. En 2001, los empréstitos de las 20 IMF supervisadas de la muestra alcanzaban, en promedio, un valor total 4,5 veces superior a su capital social. En cambio, la relación deuda-capital de las nueve IMF no supervisadas era de apenas 1,3. No es de extrañar que exista una correlación entre el nivel de apalancamiento y el tamaño de la cartera. El tamaño Microempresa Informe de Avances diciembre 2002

5

microempresa: informe de avances: volumen 5 : nº 2: diciembre, 2002  

la presente edición de microempresa cuenta con dos artículos principales. en el primero se examina el hecho de que las microempresas obtiene...

microempresa: informe de avances: volumen 5 : nº 2: diciembre, 2002  

la presente edición de microempresa cuenta con dos artículos principales. en el primero se examina el hecho de que las microempresas obtiene...

Advertisement