Page 6

J. Gállego Culleré, G. Delgado Bona, P. Irimia Sieira

prevención secundaria del ictus isquémico. A comienzos de los años ochenta, los neurólogos españoles van tomando conciencia de que el Doppler es una herramienta económica y fiable para la prevención secundaria del infarto cerebral, especialmente en pacientes con ataques isquémicos transitorios. Su utilización comienza a ser rutinaria en las unidades neurológicas, pero sólo para el estudio de los vasos extracraneales y después del periodo agudo del ictus siquémico. A finales de los años setenta, de manera anecdótica, el Doppler continuo cervical y periorbitario fue propuesto como examen complementario alternativo al electroencefalograma para el diagnóstico de la muerte4. A principios de los años ochenta, diferentes grupos de la Neurología española, utilizaban ya rutinariamente el Doppler continuo direccional, cervical y periorbitario para el cribado de obstrucciones carotídeas extracraneales. Se estableció su fiabilidad comparativamente con la arteriografía. Su sensibilidad y su especificidad eran muy altas en estenosis (≥70%). Una de las mayores limitaciones era y es la dificultad para distinguir una estenosis seudooclusiva de una oclusión. La ventaja fundamental de esta técnica era su disponibilidad inmediata a la cabecera del paciente, su simplicidad de ejecución, incluso al alcance de técnicos no médicos, que era inocua, su bajo coste y su inexistente morbimortalidad. Algunos proponíamos que el Doppler debería ser para el neurólogo como el fonendoscopio. Hoy sabemos que el Doppler continuo direccional permite detectar estenosis carotídeas superiores al 70% con una sensibilidad y especificidad del 95%. Además, en determinadas circunstancias ofrece ventajas adicionales: estenosis graves, cuello grueso y corto, lesiones ateromatosas muy calcificadas, estudios dinámicos y evaluación proximal de la vertebral y subclavia3,5,6. Poco después va irrumpiendo el método dúplex-scan, que combina imagen en modo B de alta resolución en tiempo real y

4

el análisis de flujo mediante Doppler pulsado y continuo, y pasa a ser la técnica de elección para el estudio atraumático del eje carotídeo en el cuello y, con mayores limitaciones, de la arteria vertebral. Esta técnica permite por primera vez determinar la velocidad de la sangre tanto en la periferia como en el interior del vaso, así como medir el diámetro y el área de la luz arterial y analizar las características de la placa (homogénea, heterogénea, anecoica, hipoecoica, hiperecoica). A pesar de que se trata de un procedimiento más caro, menos repetible y que precisa que sea realizado por un neurólogo con conocimientos de la patología vascular cerebral, por entonces eran muy pocos los hospitales de nuestro país en los que el examen era realizado por neurólogos. Lo habitual era que la exploración la realizaran radiólogos o cirujanos vasculares. Se demostró que la ultrasonografía dúplex-color practicada por manos expertas, usando protocolos adecuados y con controles de calidad, era capaz de establecer el diagnóstico de una estenosis hemodinámicamente significativa con una sensibilidad del 90-95% y una especificidad superior al 90%6. Además el dúplex permite calcular el grosor íntima-media carotídeo y estimar el riesgo vascular de un sujeto asintomático. Si miramos hacia atrás, su inicio e implantación fueron muy lentos y difíciles, por el escepticismo de los clínicos ante una técnica diferente de las técnicas angiográficas tradicionales y novedosas. En 1982, Aaslid et al. describen el estudio Doppler transcraneal con utilización de frecuencias ultrasónicas más bajas (de 1 a 2 Mhz) para determinar las velocidades de flujo en las arterias basales del cerebro7. Para ello, insonan a través de la escama del temporal, una zona de hueso particularmente delgada. Con esta técnica investigan por primera vez, en una serie sujetos sanos, las velocidades del flujo sanguíneo en las arterias cerebrales anterior (ACA), media (ACM) y posterior (ACP). Los autores definieron la

Numero 8 de la Revista de Enfermedades Cerebrovasculares  

Revista del GEECVSEN

Numero 8 de la Revista de Enfermedades Cerebrovasculares  

Revista del GEECVSEN

Advertisement