Page 1

Santapoleros en Nicaragua (III)

Reportaje

22

Escenas nº 246 - Febrero 2007

La huella santapolera en Kukra Hill JOSÉ JUAN LÓPEZ

FOTOS: J.J. LÓPEZ-AUGUSTO SOLER

Uno de los municipios con mayor índice de pobreza de la costa atlántica sur de Nicaragua es Kukra Hill. Sin embargo, algo está cambiando. A diferencia de lo que sucede en Bluefields, hasta allí sí llega el camino que lo comunica con la zona oeste del país. En agosto de 2006 se acabó de construir un camino rural de 75 kilómetros que une Kukra Hill con El Rama, una ciudad a orillas del río Escondido que tiene una relativamente buena comunicación con el departamento de Chontales, junto al lago Nicaragua. Y ya se sabe que donde llega la carretera, es más fácil que llegue la riqueza.

Los bluefileños piensan que en pocos años Kukra Hill (se pronuncia “kukara”) les superará como cabecera de la provincia si siguen en esta situación de incomunicación por tierra con el resto del país. Y quizá no les falte razón. A eso de las ocho de la mañana esperábamos Augusto y yo en el puerto de Bluefields la llegada de la panga que nos trasladaría a Kukra a través de la bahía por la que desemboca el río Escondido. Nos acompañaba Argelio, un amable nativo de la comunidad que el día anterior nos había presentado el padre Miguel Ángel. Argelio es delegado de la palabra en Kukra Hill, es la mano derecha del sacerdote y sustituto en su ausencia. Nadie mejor que él para conocer bien el pueblo. A las ocho de la mañana ya hace un calor pegajoso en el embarcadero. En una sala de espera con bancos de madera y una televisión esperan unas veinte personas, que se avituallan con bebidas frescas y algo de comer en la pequeña tienda que atiende una señora de mediana edad con cara y aspecto de felicidad. Llega la panga, una lancha de fibra de vidrio de unos

seis metros de eslora con un poderoso motor fuera borda de doscientos caballos. Aunque vamos apretujados en los asientos de madera, nos hacen colocarnos un chaleco salvavidas. No sabemos si entenderlo como una señal de desarrollo o como un “más vale prevenir”. Comenzamos nuestro recorrido por la bahía de Bluefields en dirección norte y el fuera borda muestra su fuerza, la proa casi ni toca el agua y el viento sobre nuestras caras llega a proporcionar una agradable sensación de frescura. Conforme avanzamos y se cierra la bahía adentrándonos en el río Escondido, las orillas se vuelven más frondosas de salvaje vegetación. Después de más de media hora de camino, la panga atraca en un embarcadero de madera techado y pisamos por fin Kukra Hill. El nombre tiene su origen en los pobladores de esta zona, los indios Kukras, un pueblo pacífico que se vio asediado por los miskitos, aliados de los piratas y bucaneros europeos, la mayoría terminaron como esclavos y prácticamente se extinguió su raza hacia el siglo XVIII, siendo repoblada la zona por mestizos y criollos. Ahora viven allí alrededor de once mil personas tanto en el área urbana como en la zona rural.


Reportaje

El viaje desde Bluefields hasta Kukra Hill se realiza atravesando la bahía y la Laguna Grande

Las calles en algunos barrios de Kukra son impracticables si no se camina por los andenes

Le duele, pero nos brinda su mejor sonrisa que destaca en un frondoso prado es la El bullicio dominical casa que acaba de construirse Argelio. Desde el puerto hasta el centro del para la foto. Faltaría más. Al llegar al pueblo se nota bullicio: A cincuenta metros vemos un coqueto pueblo hay un buen trecho a pie con un camino de cemento en construcción. Lo es domingo pero hay mucha actividad. edificio: es la iglesia católica de San recorremos con tranquilidad atendiendo Llegan camiones transportando mate- Juan Bautista de La Salle, donde el padre a las indicaciones de Argelio, que nos riales desde El Rama y algún vendedor Miguel Ángel oficia misa en sus visitas. Al muestra un antiguo ingenio de azúcar ambulante que ofrece un auténtico lado, una pequeña casa de obra recién que daba trabajo a los lugareños en supermercado con ruedas. Las calles son restaurada con dinero recaudado en Santa Pola a través de tiempos pasados. Nos llama l llegar al pueblo se nota bullicio: es los festivales de la Junta Mayor de Cofradías. la atención una domingo pero hay mucha actividad. Llegan Dispone de una sala choza de madera camiones transportando materiales desde cuadrada de unos doce con vivos colores y un cartel El Rama y algún vendedor ambulante que ofrece metros que sirve como oficina y confesionario, que reza: “Bienun auténtico supermercado con ruedas una pequeña habitación venidos al bar para el cura y un cuarto Aquí Me Quedo, de aseo, se han puesto ofreciéndole code tierra y a veces es difícil transitar por el ventanas y rejas, y se ha cerrado con un mida costeña (rondón)”. A medio camino barro. Un grupo de niños y niñas juegan techo de chapa de cinc. entramos a ver el centro de salud, una lanzándose al río desde un puente. Uno Al otro lado de la iglesia, Argelio nos modesta instalación en la que no abundan de ellos limpia una flamante moto, no le muestra un pozo que también es fruto de ni los medicamentos, ni los médicos. Una debe ir mal a su familia. la solidaridad de los santapoleros. No me niña de siete años espera con su padre puedo resistir a darme un improvisado que la atiendan. Tiene un brazo roto a Iglesia de San Juan Bautista consecuencia de una caída de su caballo. Al otro lado del puente, lo primero remojón con “agua de Santa Pola”. ¡Qué

A

23

Un vendedor ambulante trae en su camioneta toda clase de productos

Escenas nº 246 - Febrero 2007


Reportaje

Escenas nº 246 - Febrero 2007

Iglesia de San Juan Bautista de La Salle en Kukra Hill. A la izquierda vemos la casa que ha sido reconstruida con dinero enviado por los santapoleros

bien sienta con ese calor! Al lado hay un espacio importante que ya tiene un uso futuro. Uno de los proyectos que maneja nuestra ONG Icnelia es la construcción de un centro de formación para los maestros que ejercen en las comunidades de la zona, y ése es el lugar ideal para levantarlo. Continuamos andando por el modesto barrio, los niños nos salen al paso esperando una foto para la posteridad. Visitamos a un anciano enfermo para trasladarle saludos del padre Miguel Ángel, y nos sentimos como en casa cuando nos encontramos con un joven

A

l lado de la iglesia, donde el padre Miguel Ángel oficia misa en sus visitas, hay una pequeña casa de obra recién restaurada con dinero recaudado en Santa Pola a través de los festivales de la Junta Mayor de Cofradías seminarista que conocimos en Managua y nos presentó a su familia. La gente aquí se queja especialmente de la falta de trabajo, de las desatenciones médicas que sufren por la escasez de medicamentos y su precio imposible, por las pocas oportunidades de futuro que tienen sus

hijos. Y estamos en una comunidad relativamente próspera. Las plantaciones de palma africana de una compañía norteamericana dan empleo a muchos habitantes de por aquí, es una vasta extensión que ha sido totalmente talada de árboles, pero hay

que comer. Junto a los campos se ha formado un barrio de trabajadores con casas de cemento de buen aspecto. En la cruz de la moneda se encuentra don Belisario, un anciano de más de noventa años al que le han tenido que cortar una pierna y anda como puede con muletas, pero ni él ni su mujer pueden ya siquiera cultivar su sustento, no reciben ninguna ayuda y se encuentran desamparados en su oscura barraca de madera. El patio del recreo Volviendo hacia el centro encontramos una pista de baloncesto donde los

24

La casa parroquial alberga en su interior esta sala, una pequeña habitación y un aseo

Este pozo de agua refrescante también fue construido con dinero de Santa Pola


Reportaje

El colegio de Kukra Hill, del que vemos una vista parcial, tiene varias unidades de primaria y secundaria, además de un espectacular “patio de recreo”

Centro de salud de Kukra Hill

Interior de una de las aulas

niños juegan, un improvisado estadio de béisbol –el deporte nacional- y, a continuación, el colegio. Aquí encontramos varias unidades de primaria y secundaria en aulas de obra, si las comparamos con los colegios de la selva podríamos decir que da gusto estudiar aquí, pero si nos imaginamos nuestros medios, volvemos a la cruda realidad. Lo que sí es envidiable es el patio del recreo: un inmenso jardín verde que ya lo quisieron nuestras escuelas. El pueblo tiene su Casa de Cultura, su emisora de radio y hasta encontramos una oficina de la ONG Ayuda en Acción.

Nuestro periplo por Kukra Hill terminó a mediodía en una casa de comidas. Miguel Ángel ya se había encargado de avisar a la dueña para que nos atendiera bien, y a ciencia cierta que lo hizo sirviéndonos un guiso de pollo al vino que fue de lo mejorcito que comimos en Nicaragua. ¿Y se imaginan que veíamos por televisión mientras comíamos? ¡El Valencia-Real Madrid en directo! El segundo canal de la televisión nacional retransmite todas las semanas los mejores partidos de fútbol de la liga española. ¡Era absolutamente surrealista estar viendo a Raúl y Cañizares en medio de la selva!

Los mayores se encuentran totalmente desprotegidos ante las enfermedades

25

Los niños de Kukra Hill se divierten con cualquier cosa

Escenas nº 246 - Febrero 2007


Reportaje

Escenas nยบ 246 - Febrero 2007

Postales desde Kukra Hill

26


Reportaje

Varios colegios entregan Icnelia muestra la realidad a la ONG Icnelia el dinero de Nicaragua a través de de los concursos navideños charlas en los colegios

Los cuatro colegios donaron unos ochocientos euros a la ONG

Los colegios Cervantes, Azorín, Joanot Martorell y José Garnero hicieron entrega a la ONG santapolera Icnelia de los premios económicos que recibieron por su participación en los concursos de navidad que organiza el Ayuntamiento de la villa. La donación de estos cuatro centros escolares ronda los ochocientos euros, y es la primera vez que se destina a una organización no gubernamental de Santa Pola. El acto se realizó el pasado 7 de febrero en el salón de plenos del Ayuntamiento, donde los escolares estuvieron acompañados por la alcaldesa en funciones, Cándida Agulló, el concejal de Educación, Tomás Martínez, y representantes de la ONG Icnelia, a quienes los alumnos de cada centro fueron entregando las aportaciones económicas. Candi Agulló resaltó la importancia de este acto altruista: “es necesario

que los profesores, directores y padres vayamos formando a los más pequeños en aspectos humanitarios, solidarios y de ayuda a los necesitados”, manifestó que con actos como éste “Santa Pola vuelve a demostrar que es un pueblo que se caracteriza por tener un espíritu abierto y solidario” y ha animado a los directores y profesores de los colegios a que sigan manteniendo actuaciones “tan ejemplarizantes” como esta. Por su parte, José Miguel Zaragoza, como presidente de Icnelia, agradeció este detalle a los colegios y anunció que ese dinero, así como otras aportaciones que pueda recibir la ONG, irá destinado a proyectos que se están desarrollando en Nicaragua, entre los cuales destaca la construcción de varias escuelas, la creación de dispensarios médicos en las comunidades de la selva y la mejora de un asilo de ancianos.

Un momento de la charla realizada en el colegio Cervantes

La ONG santapolera ha realizado ya varias charlas en los colegios Cervantes y Alonai, en las que miembros activos de la organización que estuvieron en Nicaragua el pasado mes de noviembre, intentan transmitir a los escolares la situación que pudieron conocer en el país más pobre de Centroamérica. Con el apoyo de un audiovisual basado en las fotografías realizadas allí, muestran a los alumnos las condiciones de vida de los niños nicaragüenses, los grandes problemas de escolarización y de salud pública, las costumbres del país, los alimentos habituales, las condiciones de las viviendas tanto en las ciudades como en la selva… Posteriormente se abre un turno de preguntas en el que los niños y niñas intentan conocer más detalles sobre lo que han visto, demostrando un espíritu solidario que es el principal objetivo de

estas actividades, en las que se pretende que tomen conciencia de los problemas que sufren los niños de otros lugares del mundo y aprendan a valorar lo que nosotros disfrutamos en nuestra sociedad. En próximas fechas, Icnelia iniciará una campaña de concienciación que llevará por colegios e institutos de la localidad, así como a otros colectivos y centros públicos, que constará de charlas, exposición fotográfica, la proyección de un documental grabado en Nicaragua y una serie de actividades y talleres para diversas edades.

27

Escenas nº 246 - Febrero 2007

Profile for José Juan López

Santapoleros en Nicaragua 3  

Reportaje sobre Icnelia en la revista Escenas de Santa Pola

Santapoleros en Nicaragua 3  

Reportaje sobre Icnelia en la revista Escenas de Santa Pola

Profile for icnelia
Advertisement