Page 1

Santapoleros en Nicaragua (X)

Reportaje

24

Escenas nº 253 - Septiembre 2007

Algo así es mi pueblo JESÚS SANTOS ARIAS BRAVO

Fruto de los intensos lazos que a través de la ONG Icnelia hemos ido en este último año estableciendo en Nicaragua, y de los cuales ha quedado somera constancia en los reportajes publicados en las sucesivas ediciones de ESCENAS, este mes tenemos el placer de publicar un artículo remitido por uno de nuestros amigos nicaragüenses, José Santos Arias Bravo, conocido por nosotros como “El Chepe” Arias, un joven de la comunidad de La Aurora (o San Pancho, como la hemos denominado de forma más coloquial en nuestras descripciones). En ella nos traslada a su paisaje natural, nos describe su forma de vida y nos acerca a esa vasta y selvática región del Atlántico Sur nica, donde Icnelia ha comenzado su labor de apoyo al desarrollo de sus gentes con la construcción de varias escuelas de primaria en aquellas comunidades.

Agradezco a José Juan López la gentileza de querer compartir este artículo con sus lectores. Extiendo un gran saludo al señor Martín Martínez, por sus días entre nosotros y desde luego por su vida y amistad compartida. En la persona de José Juan y el señor Martín sean saludadas las personas que se encuentren con este artículo que titulo “Algo así es mi pueblo”. Mi pueblo se llama San Francisco Kukra River, La Aurora. Está situado a 42- 45 Km al sur de Bluefields, cabecera Regional de la Región Autónoma del Atlántico Sur RAAS de la costa Caribe de mi país Nicaragua. Su vía de acceso es el río Kukra River, de Bluefields a mi pueblo o de mi pueblo a Bluefields. Somos una población no tan numero-

V

Vivimos más de la agricultura que de la ganadería. Los productos que más se cultivan son: frijoles, arroz, maíz, banano, yuca, malanga, quequisque (1), además de producir leche, queso y cuajada. Por los cambios notables del clima la agricultura cada vez más está en descenso su efectividad. El caso es que las plantaciones responden, pero generalmente se ven afectadas bien sea porque hay inundaciones que genera desborde de los ríos, o bien por falta de lluvia en el

ivimos más de la agricultura que de la ganadería, aunque por los cambios notables del clima cada vez más está en descenso su efectividad, se pierde gran parte de la cosecha por inundaciones o por falta de lluvia en el momento preciso sa, dos mil habitantes aproximadamente, pero por ser el centro o pequeña capital de la zona de Kukra River, estamos rodeados por unas 25-30 pequeñas comunidades que, en conjunto, sumamos unos 15-18 mil habitantes.

momento preciso de crecimiento de las plantaciones. El resultado es obvio, se pierde todo en un noventa por ciento. En cambio, la ganadería no es tan afectada en mayor escala hasta ahora por el clima; pero sí por el precio del mercado y por


Reportaje

El río es la única forma de llegar hasta la comunidad de La Aurora

los ladrones de abigeato (2). Pero bien, cuando no es una cosa es la otra. Amigo, ahora te voy a contar algo más. El viaje Esos 42-45 Km navegando emplean 8 horas de viaje en los medios de transporte que contamos y llamamos botes. ¿Qué te parece, dicen los necios? Es la misma cantidad de horas en el vuelo Madrid–Miami. Tranquilo amigo, deja de suspirar, cálmate. Ya te cuento el resto. En estas ocho horas de viaje gozas dos horas sobre la bahía de Bluefields y seis sobre el río Kukra River. Aquí la experiencia gozosa es al ritmo perfecto de las olas, el panorama extendido y decorado de una isla seguida de la otra, las aves al compás de la música silbada por el viento, el verdor de la naturaleza y las flores en su apogeo femenino. Mientras tanto, nosotros pasajeros pasamos desapercibidos en esta armonía natural entretenidos en nuestros divertidos artificios provechosos. Por decirte un ejemplo. Si tu esposa es celosa y si durante el viaje te duermes, te mete dentro de tu maleta ropa interior de dama y…. cuando llegas a casa tu esposa te recibe la maleta y…. ¡amigo! Además del enfado, se suma un mes de separados. Mientras los artistas siguen gozando y molestándote. Y es una broma nada más. La gente Así como es de picaresca, sobresale por su hospitalidad y generosidad. Tú llegas a mi pueblo. Pronto captas aquella timidez de primera impresión. Luego saludas y preguntas a la dirección que vas, y en seguida te dicen “yo le acompaño”

o bien la persona mayor pide el favor a su hijo a alguna otra persona que te acompañe hasta la dirección dada. Mi gente da de lo que tiene y todo lo que tiene para compartir. Menos dinero. Se da en gran manera a sí misma. Comida Ten en cuenta, amigo, que falta un cuarto de hora para comer; el olfato excitado por el olor de unas tortillas recién sacadas del comal rojizo por el ardor del almendro ene. Fogón. Acompañada por una fresca cuajada y su respectivo gallopinto (3), una buena jícara de pozol (4). Podrás decir como el anciano Simeón:

A pesar de todo, los niños de Nicaragua no pierden la sonrisa

“Puedes dejar a tu siervo ir en paz…”, o bien quizás podría significar la gracia alcanzada por Santiago de Compostela al terminar el camino. El clima Los datos oficiales de mi país Nicaragua dicen que la Costa Caribe goza de dos estaciones en el año: invierno y verano –es cierto–, repartidos en seis meses cada estación. Esto último es impredecible porque a veces tienes diez meses de invierno como tal y de los dos de verano se hacen acompañar de lluvias ligeras o torrenciales. Que no te sorprenda esto, amigo: a veces tenemos

S

i tú llegas a mi pueblo y tan solo te sitúas como observador, no se escapará a tu mirada el rostro humano que en silencioso gemido grita y demanda trabajo digno, educación, salud... En fin, condiciones de vida digna

El santapolero Martín Martínez junto a José Arias, autor de este artículo, compartiendo un programa en Radio Zinica, la emisora de Bluefields, el pasado mes de junio

quince días de lluvia intensa, los ríos se desbordan de 150 a 200 metros (en las partes bajas) de su cauce normal. Lluvias acompañadas por fuertes descargas eléctricas o rayería con sus recalcitrantes y sonoros truenos, cual si fuera eterna batalla inaugural en el Olimpo con la dicha del mortal como espectador. Por eso cuando alguien de mi pueblo o algún colega entra al cine, y por muy de estreno que esté la película, sus efectos no nos impresionan, más bien suscita el recuerdo a comentarse: los efectos de la película intentan recordarme las lluvias de mi pueblo. Si notas, también podremos ser unos presumidos soberbios que se ríen en la dicha natural. Querido amigo, si tú llegas a mi pueblo y tan solo te sitúas como observador, no se escapará a tu mirada el rostro humano que en silencioso gemido grita y demanda trabajo digno, educación, salud… En fin, condiciones de vida digna. Somos un rostro humano–religioso que suplicamos el pan de cada día; pero a veces percibo la firme convicción de mi gente que en virtud de recitar, más bien cantar con Cabrales “por el pan nuestro de cada día no te preocupes, que para eso somos hombres”. Pero la dicha nuestra es que todas esas carencias que nos agobian no nos han borrado la sonrisa hospitalaria y generosa. Finalmente: ven a mi pueblo, amigo, y sabrás que lo que no he expresado es porque soy un iniciante que apenas balbucea: José Santos Arias Bravo. (1) Yuca, malanca y quequisque son tubérculos que se comen cocidos. (2) Ganado (3) Comida a base de frijoles y arroz hervido (4) Refresco de maíz molido

Escenas nº 253 - Septiembre 2007

25


Solidaridad

Escenas nº 253 - Septiembre 2007

Icnelia llevará hasta los colegios su campaña de concienciación

La hucha gigante ha recaudado ya cerca de 300.000 céntimos

Una de las actividades de “Icnelia-Conciencia” en la librería Ler para un público infantil

El Mercado Central ha sido uno de los centros que han colaborado con Icnelia

La ONG santapolera continuará este mes de octubre con su campaña “IcneliaConciencia” a través de la cual está llevando a cabo acciones de sensibilización y concienciación sobre la realidad social y humana en Nicaragua, país centroamericano donde la organización trabaja. Este proyecto ha sido posible gracias a una subvención del Servicio Valenciano de Empleo y Formación y el Fondo Social Europeo que ha permitido contratar a cuatro trabajadoras desempleadas hasta finales del próximo mes. La siguiente fase dentro de “IcneliaConciencia” va dirigida a los alumnos de primaria y secundaria de los colegios e institutos de Santa Pola, que van a ser receptores de una serie de actividades que incluyen una exposición fotográfica, un audiovisual, debates sobre los aspec-

tos observados y un trabajo didáctico diferente según las edades. Durante todo el verano se han venido llevando a cabo diversas acciones de concienciación e información sobre la labor de Icnelia, como talleres solidarios, proyección de audiovisuales, exposición de fotografías, información en diversos eventos tanto en la época estival como en las fiestas patronales, participación en escuelas de verano y en las actividades de las bibliotecas, así como colaboración directa con otros colectivos locales. En esta última fase del proyecto se actuará también con asociaciones cívicas, culturales y deportivas de la villa, cubriendo de esta forma un amplio radio de acción con la sociedad santapolera, que en todo momento ha mostrado estar muy abierta a las actividades de Icnelia.

Icnelia lanzaba a mediados de agosto una ambiciosa campaña cuyo objetivo era recaudar 800.000 céntimos de euro entre todos los santapoleros, que irán destinados a la construcción del colegio Virgen de Loreto en una de las comunidades de la selva de Nicaragua. Para ello Studio 17 elaboró una hucha gigante que desde entonces se ha convertido en un símbolo de la ayuda santapolera y que es depositada de forma itinerante en edificios públicos, entidades bancarias, eventos y comercios de la villa. Paralelamente se distribuyeron cerca de doscientas huchas más pequeñas en otros tantos establecimientos que la solicitaron, y donde ya se ha hecho habitual depositar los céntimos devueltos de las compras. Para ello se ha contado con la colaboración de la Asociación de

Comerciantes y del Ayuntamiento. En el primer mes de campaña se han recaudado ya sólo en la hucha gigante casi 300.000 céntimos de euro, o lo que es igual, casi medio millón de las antiguas pesetas. La recaudación va a buen ritmo, pero desde Icnelia animan a continuar con este reto que llevará a alcanzar la cifra de 800.000 céntimos que cuesta la construcción del colegio rural. Cabe destacar la gran acogida que tuvo la presencia de la hucha gigante en la misa dedicada a la Virgen de Loreto en la mañana del pasado ocho de septiembre en el Castillo, acto en el que también fue bendecida por el párroco Antonio Pamies una imagen de la patrona realizada por Úrsula Orts y donada por María Asunción Ruiz, que tiene como destino el futuro colegio Virgen de Loreto en Nicaragua.

26

David Vidal, entrenador del Elche C.F., observa con atención las imágenes de la exposición de Icnelia sobre “Nicaragua, niños y fútbol” en el estadio municipal Manolo Maciá

Coincidiendo con la bendición de la imagen de la Virgen de Loreto el 8 de septiembre, muchos santapoleros se agolparon para depositar sus donaciones en la hucha

Santapoleros en Nicaragua 10  

Reportaje sobre Icnelia en la revista Escenas de Santa Pola