Page 19

mucho con la película” y eso es algo impagable. Mucho mejor que cualquier premio es que se te acerque alguien y te diga: “me llegó” o “esa es mi historia”. Eso me pasa en todos lados y cuando estás ahí es súper lindo y gratificante. ¿Cuáles han sido los momentos o etapas más importantes de tu carrera? Cada película ha tenido un momento decisivo. Por ejemplo con “Sábado”, mi primera película, me convertí en director de cine. Creo que más allá de haber pasado por una escuela de cine, que para mí fue tremendamente importante, el hecho de tener una película que se estrena es lo que a uno lo convierte en director. Después, con “En la cama” gané la Espiga de Oro, en Valladolid, lo que fue un espaldarazo gigante a mi carrera. El tercer evento importante fue el Goya que recibió “La vida de los peces”, que fue como la consagración de una carrera, porque es un premio importante que queda para siempre. ¿Fue sorpresivo para ti haber sido tan premiado y haber llegado a tantos países?

Tuve la suerte de haber estado nominado al Goya con “En la cama”, así que ya había vivido la locura de estar ahí. Afortunadamente, y esto lo digo a nivel personal, no ganamos el Goya con “En la cama”. A mí me pasaba que en cada lugar que estaba esa película ganaba un premio. Entonces fue un momento importante para mí y mi crecimiento no haberlo ganado. Fue como decirme: tienen que venir más películas, tengo que seguir filmando, tengo que seguir haciendo otras cosas. También fue un ejercicio de ego, decir: esto va a venir después, con más trabajo y más tiempo. Y bueno, más adelante, con “La vida de los peces” llegó. Siguiendo en la línea de este episodio que nos comentas, ¿Ha habido alguna etapa difícil en tu carrera? No, sabes que siempre me preguntan, pero no… Cuándo te plagiaron “En la cama”, por ejemplo… Sí, pero eso yo también lo he tomado de manera positiva. La película generó muchas cosas: se hizo un remake de

verdad, con los derechos comprados; se hizo una obra de teatro y también se hizo un plagio, así que en ese sentido estoy orgulloso de la repercusión que generó la película. En tus películas siempre hemos observado la sencillez de las locaciones… ¿Esa es una opción o es más bien una obligación que tiene que ver con los presupuestos? En “En la cama” yo no tenía mucho dinero, por lo que había algo más de estrategia. O sea, de hacer una película con los mínimos elementos: una cama y dos actores. Finalmente, esa película creció, ya que nos ganamos un fondo chileno y un fondo alemán. Sin embargo, no renunciamos a la idea de que la energía estaba en tener buenos guiones, buena actuación y en contar la película de una manera interesante, más que en una gran producción. ¿Qué habilidades personales crees que tienes que te han llevado a alcanzar el éxito en tu carrera? Yo creo que el cine es un trabajo en equipo y eso me encanta. Me gusta que

ICIMAG 22 Coaching, PNL, Hipnosis  

Revista trimestral de Coaching, Programación Neurolingüística PNL e Hipnosis.