Page 34

VIDEOJUEGOS

ANALISIS

METEOS WARS

25

Cuando se piensa en puzzles, los primeros que vienen a la cabezas son los grandes clásicos de siempre, capitaneados por Tetris y continuando por versiones alternativas de los Puyo Puyo, Bejeweled o Zuma. Pero más allá de estos juegos tan imitados, encontramos varios productos únicos, con una personalidad tan fuerte que nunca se ha osado plagiarlos o adaptarlos. Todos ellos surgen de una misma mente, la de Tezuka Mizuguchi, extrabajador de SEGA y actual cabeza visible del estudio japonés Q Entertainment. El sistema de juego de Meteos Wars es fácil de explicar: se nos da una pantalla rectangular y nuestro objetivo es limpiar la pantalla de piezas de colores. Podemos hacerlo en vertical y horizontal, pero sólo moviendo las piezas de arriba a abajo. Cuando juntemos tres iguales, lanzaremos esas piezas al espacio junto a las que tengan encima, consiguiendo así ir rebajando nuestra pantalla y obteniendo puntos extra. Fácil, ¿verdad? Pues no lo es tanto. Por supuesto las cosas se complican, puesto que la gravedad juega un papel importante en las fases. Imaginad que juntáis tres piezas que están abajo del todo y tienen un montón de bloques encima. El impulso de las tres unidas no será suficiente para levantar toda la carga que tienen, así que en lugar de elevarse al completo sólo lo hará un poco. Esto significa que el peso sobre las piezas es relevante en todo momento, y es más, depende del planeta en el que estemos jugando, puesto que cada uno de ellos cuenta con sus propiedades especiales e, incluso, el movimiento de las fichas dependerá de esta variante. Esto que al principio puede sonar poco atractivo, expande su potencial una vez se comienza a jugar. Meteos Wars es, como ocurría con el original de DS, un puzzle que engancha hasta límites obsesivos, hasta el punto de no poder soltar el mando hasta supera cada fase, por mucho que cueste y pese a llevar varios intentos. Esto se traslada a todas las modalidades de juego, sobretodo a las competitivas. Meteos Wars incluye cuatro modos de juego, todos ellos diferentes entre sí y que varían en su objetivo pese a respetar la mecánica previamente

comentada. Encontramos el Modo contra CPU, para una partida rápida y sin complicaciones. Misión es el más complicado, puesto que debemos superar seis fases –en tres niveles de dificultad- que se van complicando gradualmente, con velocidad altísima según avanzamos en el mismo. El tercero para un jugador es Ataque, que a su vez se divide en otros tres más: Crono, para partidas con límite de tiempo, 100 meteos, donde hay que enviar a un centenar de piezas al espacio, y Desafío, donde debemos aguantar el máximo tiempo posible antes de perder. Pese a todo, hay que decir que cuenta con algunas carencias o fallos que lo alejan de una mayor consideración, siendo la más importante de todas el control. Meteos fue pensado para Nintendo DS y, como tal, su sistema de juego se aprovechaba de la pantalla táctil para el movimiento de los bloques, haciendo un simple click en la pantalla. Como todos los juegos de Q Entertainment, Meteos Wars está cuidado al límite, presentando un apartado gráfico bastante preciosista, con fondos atractivos y sprites correctos para cada uno de los bloques o los diferentes Meteos que aparecen en las fases. No es un fuera de serie en la línea de Gears of War 2, pero tampoco es la intención. Para esta versión se han incluido gráficos en HD, eso sí, que lucen de maravilla y que no palidecen con respecto a otros títulos del XBLA. Pero donde verdaderamente destaca es en el apartado sonoro. Siendo una de las señas de identidad de la compañía el fusionar puzzles con música, como en Rez o Lumines, Meteos Wars cuenta con una banda sonora envidiable compuesta por temas techno de gran calidad y unos efectos sonoros muy potentes y adecuados a cada nivel. Un trabajo indudablemente bueno y que deja en buen lugar a Q. Por: Pablo González Taboada- www.meristation.com

Revista IMPACT Febrero 2009  

Revista IMPACT Febrero 2009

Advertisement