Page 1

LA FLEXIBILIDAD EN LA VIVIENDA COLECTIVA CONTEMPORÁNEA Propuesta de seis modelos tipológicos

ILARIA CARBONI Master Laboratorio de la Vivienda Sostenible del Siglo XXI _ 10a Edición Tutor : Josep María Montaner


LA FLEXIBILIDAD EN LA VIVIENDA COLECTIVA CONTEMPORรNEA Propuesta de seis modelos tipolรณgicos


ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN 1.1. Tema y conceptos 1.2. Metodología y objetivo

2. MARCO CONCEPTUAL 2.1. La vivienda como proceso 2.2. La participación del usuario 2.3. Configuraciones infraestructurales

3. DISTINTAS MANERAS DE ENDENDER LA FLEXIBILIDAD 3.1. La Teoría del Open Building 3.1.1. Habraken y la Teoría de los Soportes 3.1.2. La investigación del SAR 3.1.3. Flexibilidad = Open Building 3.2. La teoría de T. Schneider y J. Till 3.2.1. Principios genéricos 3.2.2. Metodología soft y hard 3.2.3. Flexibilidad = Uso y Tecnología soft 3.3. La teoría de R. Kronenburg 3.3.1. Adaptabilidad 3.3.2. Transformación 3.3.3. Movilidad 3.3.4. Interacción 3.4. La teoría de H. Hertzberger y B. Leupen 3.4.1. Polivalencia vs Flexibilidad 3.4.2. Alterabilidad. Vivienda embrión 3.4.3. Extensibilidad. Vivienda semilla

5


3.5. La teoría de I. Paricio 3.5.1. Modelo de vivienda “caja” y “oficina” 3.5.2. Flexibilidad = Perfectibilidad

4. DISPOSITIVOS QUE PROPORCIONAN LA FLEXIBILIDAD 4.1. Criterios de análisis 4.1.1. Seis modelos de vivienda colectiva flexible 4.1.2. Estrategias de cambio 4.1.3. Tipos de necesidades del usuario 4.1.4. Posibilidades técnicas 4.2. Casos de aplicación 4.2.1. Proyecto de viviendas experimentales Next 21 4.2.1.1. Modelo abierto-perfectible 4.2.2. Proyecto de viviendas en Grieshofgasse 4.2.2.1. Modelo transformable-adaptable 4.2.3. Conjunto de viviendas en Hegianwandweg 4.2.3.1. Modelo abierto-adaptable 4.2.4. Conjunto de viviendas Quinta Monroy 4.2.4.1. Modelo perfectible-extensible 4.2.5 Proyecto de viviendas en Mulhouse 4.2.5.1. Modelo abierto-alterable

5. CONCLUSIONES 6. BIBLIOGRAFÍA Y OTRAS FUENTES ANEXOS

6


1. INTRODUCCIÓN


1.1. Tema y conceptos Este trabajo se centra en el estudio y análisis del concepto de flexibilidad en el ámbito de la vivienda colectiva contemporánea, partiendo por el presupuesto que esta última debe aceptar la idea de cambio, transformación, e incorporar el habitante en el proceso de diseño y modificación de su vivienda. El tiempo es una variable que los arquitectos tienen que tener en cuenta en la hora de proyectar una vivienda, porque está directamente conectada con el concepto de cambio. Una vivienda tiene que ser capaz de responder a los cambios de la sociedad actual y futura, pudiendo ser demográficos, sociales, culturales o económicos. Sin embargo, los arquitectos tienden a ignorar el aspecto temporal, centrándose en la fijación estética y en la interpretación de la función, en la búsqueda de un objeto idealizado, estático y perfecto, que nadie pueda modificar y, en consecuencia, “habitar”. El concepto de “habitar” está directamente conectado con el concepto de modificar la vivienda, en cuanto el ser humano siempre transforma y recrea su hábitat, a partir de aspectos estéticos, morfológicos, de significado y de gusto, a la búsqueda de un lugar propio, donde ser y sentir pertinencia. Por eso el proyecto de la vivienda debe introducir un método de construcción más dinámico, que permita entender el medio construido a largo plazo, y que se adecue a las necesidades de los habitantes. Entonces la pregunta que se plantea la investigación es: ¿Cómo proyectamos con el tiempo? El cambio implica proyectar una vivienda no como objeto terminado, que no se pueda modificar, sino como un objeto imperfecto donde la idea de “proceso” es predominante. Si introducimos el concepto de vivienda como “proceso”, es decir que pueda adaptarse o transformarse a lo largo de su vida útil, según las distintas necesidades de sus usuarios, la flexibilidad se convierte en una característica imprescindible. introducción

11


Pero, ¿Qué se entiende por vivienda flexible? No es fácil definir el concepto de flexibilidad en una única definición porque tiene muchos significados en el ámbito de la vivienda, y por eso el trabajo analiza algunas teorías que tratan este tema, para entender las distintas maneras de concebirlo. Se considera también fundamental estudiar dispositivos técnicos que permitan conseguir la flexibilidad. Partiendo por el presupuesto que el proyecto de una vivienda flexible tiene que considerar la relación entre lo que es permanente y lo que es variable, el trabajo de investigación sobre Open Building (2012), del arquitecto español Israel Nagore Setién, permite definir una gradación de openness (apertura) de la infraestructura (parte fija) del edificio, adoptando distintas configuraciones. Cada configuración tiene una serie de dispositivos técnicos que permiten proyectar una vivienda de manera flexible, donde el espacio flexible es definido como aquel que permite una máxima evolución y adaptación a las necesidades cambiantes de los usuarios.

1.2. Metodología y objetivo El concepto de flexibilidad, muchas veces, se confunde con el concepto de adaptabilidad. Steven Groak (1992) provee una clara distinción entre los dos términos: • La flexibilidad es la capacidad de proveer diferentes posiciones físicas en la vivienda. Eso implica la alteración de la estructura del edificio mediante la unión de espacios, la extensión y la utilización de paredes o mobiliarios que garanticen cambios, internos o externos, que pueden ser permanentes o temporales; • La adaptabilidad es la capacidad de proveer diferentes usos sociales. Para alcanzar este fin tenemos que diseñar las viviendas o estancias para que puedan ser usadas de diferentes maneras. Hay muchas teorías que tratan el tema de la flexibilidad y por eso este trabajo propone estudiar y analizar algunas

12

introducción


de estas y distintos casos de estudio. Las teorías que se analizan son: 1) La teoría del Open Building reconoce el cambio como realidad en el entorno construido, y establece que los mejores edificios son los que proveen capacidad de cambio de función y permiten la mejora de las partes. Además, acepta la participación del usuario en el proceso de proyecto de una vivienda. Los exponentes principales de esta teoría son N. J. Habraken, arquitecto holandés, con su libro Supports: an alternative to mass housing (1972) y Stephen Kendall, con su libro Residential Open Building (2000), junto con Jonathan Teicher. 2) La teoría de Tantjana Schneider y Jeremy Till (2007) define la vivienda flexible como la vivienda que puede adaptarse a las necesidades cambiantes de los usuarios, a lo largo de su ciclo de vida. Para ellos el grado de flexibilidad de una vivienda se basa sobre la capacidad de tener diferentes usos y configuraciones. 3) La teoría de Robert Kronenburg (2007) introduce cuatro características de la vivienda flexible: adaptación, transformación, movilidad e interacción. “«Adaptar» incluye edificios que están diseñados para ajustarse a distintas funciones, usuarios y condiciones climáticas. […] «Transformar» incluye edificios que cambian de diseño, espacio, forma y aspecto por la alteración física de su estructura, su piel o su interior. […] «Trasladar» incluye edificios que se mueven de un sitio a otro para poder desempeñar mejor su función. […] «Interactuar» incluye edificios que responder a las necesidades del usuario de maneras automáticas e intuitivas.”1 4) La teoría de Herman Hertzberger (1991) y de Bernard Leupen (2005). Hertzberger opone la flexibilidad al concepto de polivalencia, es decir que él concibe una vivienda como capaz de proponer distintas soluciones para diferentes usos, generalmente sin

1

KRONENBURG, Robert: Flexible. Arquitectura que integra el cambio, BLUME, Barcelona, 2007. Pág. 7.

introducción

13


alterar la estructura. También Leupen habla de espacios polivalentes y define así la polivalencia: “Polyvalence in the context of housing relates primarily to the interchangeability of activities between different rooms.”2 Sin embargo, este último considera otras dos características, que tiene que tener una vivienda flexible: alterabilidad y extensibilidad. La alterabilidad comprende las modificaciones internas (vivienda “embrión”) y la extensibilidad prevé la modificación de la superficie de una vivienda (vivienda “semilla”). 5) La teoría de Ignacio Paricio (2000) introduce el concepto de perfectibilidad. El autor piensa que para dotar de cierta flexibilidad a la vivienda, a lo largo de su vida útil tenemos que proyectarla como perfectible, es decir, reducirla a sus elementos esenciales para una primera ocupación, de manera que esté prevista una mejora o una ampliación posterior. Una vez estudiadas y analizadas las distintas maneras de concebir la flexibilidad, el trabajo presenta algunos dispositivos que permiten proporcionar flexibilidad a la vivienda. Estos se incorporan en un sistema de seis modelos de tipología de vivienda flexible (abierta, adaptable, transformable, perfectible, alterable y extensible), estableciendo cuatro estrategias de cambio (neutrales, adaptables, cualitativas y ampliativas), y respondiendo a las diversas necesidades del usuario (personalizar, actualizar y funcionalizar). La investigación estudia la aplicación de estos modelos mediante el análisis de cinco casos estudio, que incorporan una o más tipologías y distintas soluciones.

2

LEUPEN, Bernard; HEIJNE, René; VAN ZWOL, Jasper: Time-based Architecture, Rotterdam: 010 Publishers, 2005. Pág. 13.

14

introducción

El objetivo de este trabajo no es proporcionar soluciones concretas, que resuelvan el problema de la concepción y construcción de la vivienda social actual, sino que proponer algunas acciones proyectuales, expresas a través de los distintos modelos, que permitan proyectar unidades residenciales que incorporen el concepto de cambio y modificación en el tiempo, según las diversas necesidades del usuario.


2. MARCO CONCEPTUAL


2.1. Vivienda como proceso “Flexibility is not the exhaustive anticipation of all possible changes. Most changes are unpredictable. [...] Flexibility is the creation of a capacity with a wide margin that enables different and even opposing interpretations and uses.”3 La idea de vivienda como proceso nos permite responder a los cambios contemporáneos. Actualmente, por distintos motivos, estamos obligados a ser versátiles y flexibles en formas y hábitos de vida. En primer lugar tenemos que adecuarnos a los cambios que impone el consumo, en cuanto los objetos que usamos cotidianamente se modifican y evolucionan continuamente. Por otro lado, las viviendas reducen siempre más el espacio, aumentando la necesidad de lugares de almacenamiento para todos los objetos y complementos que poseemos. Otra motivación es relacionada a la composición de la familia contemporánea, que necesita de una vivienda capaz de ofrecer alojamiento a los distintos tipos de hogares, hoy existentes, y responder a las modificaciones que estos puedan tener en el tiempo. Al final, tenemos que considerar también la pluralidad y multiculturalidad de las personas que viven en la ciudad, donde diferentes hábitos y formas de vida conviven y se confrontan continuamente. Por todas estas motivaciones no podemos continuar proyectando viviendas como un objeto terminado, que no se pueda modificar, donde el usuario es un “hombre tipo” que vive en una “vivienda tipo”. El diseño de una casa que se construye y se termina en un momento determinado en el tiempo, y posteriormente se utiliza en el estado en el que está, va a limitar la adaptación de la vivienda a las necesidades del habitante. Se trata de un objeto poco flexible que no considera las trasformaciones naturales del usuario y sus espacios habitacionales. Es un objeto que no satisface su función de proveer habitabilidad, porque está destinado a prototipos de personas y no al verdadero habitante.

3

KOOLHAAS, Rem; MAU, Bruce: S, M, L, XL. Publishers, Rotterdam, 1995. Pág. 240.

marco conceptual

19


“[...] El que ara és important en una casa és el mateix de sempre: ha de proporcionar la sensació de protecció, de seguretat, de pertinença, per aconseguir que el ritual de la vida diária sigui al més agradable possible. Les millors cases, a més d’acollir-nos, ens conviden subtilment a mostrar la versió óptima de nosaltres mateixos, com si fossin fetes per un jo millorat. Una casa no té un acabament, sinó que acull un esdevenir.”4 Entonces, pensar una vivienda como un proceso, implica que pueda modificarse a lo largo de su vida, que el individuo pueda identificarse en ella, y que tenga, por eso, algunas características fundamentales: adaptabilidad, alterabilidad, extensibilidad, polivalencia, perfectibilidad etc. Esta tipología de vivienda es capaz de satisfacer su función principal, la de proveer habitabilidad, siendo flexible y adaptándose a las demandas reales de la sociedad y a sus maneras de vivir, desde su pluralidad y desde sus necesidades cambiantes. El acto de habitar incluye todas las actividades que se pueden desarrollar en el interior de una casa, que pueden ser actividades reproductivas (aquellas que hacen posible el desarrollo natural, físico y social de las personas) o actividades productivas (aquellas que reciben remuneración como contraprestación, y se considera que, mayoritariamente, son realizadas fuera del hogar, en entornos públicos). “Viure en un espai no és el mateix que habitar-lo, habitar és un art que va més enllá d’ocupar i fer ús de l’espai i dels objectes que conté, expressa un encontre múltiple, ple de possibilitats en el que l’individu, conformat per totes les experiéncies que al llarg de la vida ha acumulat de la casa (i no solament d’aquesta), interpreta i modifica l’espai i alhora s’hi veu modificat.”5 4

ROM, Joan: Habitar. Diccionari visual dels usos de la casa, Diputació de Tarragona: Escola d’Art i Disseny de la Diputació a Reus, Tarragona, 2013. 5

20

Ibid.

marco conceptual

En su influyente ensayo “Construir, habitar, pensar” (1995), el filósofo alemán Martin Heidegger definía el habitar como algo más que disponer de un lugar de refugio; es la manera en que los seres humanos pertenecen y se


relacionan con el mundo y por tanto son. El concepto de habitar está directamente conectado a todos los actos de construcción. Construir no es solo el proceso de hacer edificios, no es un medio que nos permite posteriormente habitar; construir es en sí mismo habitar, ya que es el medio principal por él que los seres humanos nos relacionamos con el mundo y formamos parte de él. Este concepto de habitar, entendido como la relación del habitante con su alrededor, se refiere a lo que N. John Habraken llamaba “relación natural”6. Esta relación emerge en las acciones cotidianas de la vida y por tanto está en la esencia de nuestra existencia. El habitar es la suma de acciones humanas que se desarrollan en un ambiente seguro creado por el ser humano, su vivienda. Estas acciones condicionan el mismo ambiente, porque el individuo quiere poseer el espacio donde vive, modificándolo. Por eso Habraken lleva a definir una vivienda como acción, como suma de distintas actividades que se relacionan directamente con nuestro alrededor, es decir, como un proceso continuo. Esta idea de vivienda-proceso permite la participación activa del usuario en el diseño y en la transformación de su hogar, algo que el movimiento moderno había olvidado en sus construcciones masivas y repetitivas.

2.2. La participación del usuario “La gente, las personas que habitan los edificios, siguen siendo, en el fondo los grandes olvidados en la arquitectura residencial. Sin embargo, una casa es una vivienda más la gente que la habita y los objetos que guarda.”7 En los años ’70 se configuraron distintas teorías que introdujeron una nueva idea de arquitectura, estudiada en función de los usuarios y de sus posibilidades de participar en el ámbito de los espacios públicos y privados. Las teorías más relevantes, juntas a la de N. John Habraken, fueron aquellas propuestas por John F. Turner, arquitecto británico y Christopher Alexander, arquitecto y matemático vienés. John F. Turner, decía que la vivienda debe entenderse

6

HABRAKEN, N. John: Supports: an alternative to mass housing, London: The Architectural Press, 1972. 7

MONTEYS, Xavier; FUERTES, Pere: Casa collage. Un ensayo sobre la arquitectura de la casa, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2001. Pág. 14.

marco conceptual

21


como un proceso activo, poniendo la atención sobre la arquitectura autoconstruida de muchos países de Latinoamérica. El usuario asumía un papel fundamental en cuanto podía construir y gestionar su vivienda. “Para su bienestar físico y mental, todo el hombre, mujer y niño tiene que poder ejercer su iniciativa personal; y la construcción de la vivienda, para pobres y ricos por igual, es una oportunidad excepcional.”8 En este caso el arquitecto ponía su conocimiento y experiencia a disposición de las personas para la construcción y gestión de su vivienda. En cambio, Christopher Alexander quería recuperar la capacidad individual y colectiva del ser humano de diseñar su propio ambiente social, en armonía con sí mismo y la natura circundante. Su libro Un lenguaje de patrones: ciudades, edificios, construcciones (1980), es un manual de diseño para los usuarios, que recorre las distintas escalas de la arquitectura, desde temas urbanísticos, como la concepción de un barrio, hasta la personalización de la vivienda en su detalle más pequeño. Gracias a estos patrones todos pueden ser arquitectos de su espacio. “La capacidad de hacer edificios hermosos ya reside en cada uno de nosotros.”9 La teoría de Alexander consideraba al arquitecto como un profesional que trasmitía sus conocimientos a los usuarios, para que fueran ellos mismos los que llevaban a cabo el proceso. La figura del arquitecto correspondía a aquella del educador, que enseñaba al individuo todo lo que debía saber para diseñar su vivienda. 8

TURNER, John F. C.; FICHTER, Robert: Libertad para construir: el proceso habitacional controlado por el usuario, Siglo XXI editores, Madrid, 1976. Pág. 238. 9

ALEXANDER, Christopher: El modo intemporal de construir, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1981. Pág. 25.

22

marco conceptual

Actualmente, el usuario no toma decisiones sobre el diseño de la vivienda; hay siempre más distancia entre quién proyecta una vivienda (técnicos, promotores, administración etc.) y quién la vive. Lo que hicieron los arquitectos del siglo pasado fue intentar anticipar el futuro, generalizando formas de comportamiento, maneras de vivir, que son imposibles de prever, en cuanto


los seres humanos tienden siempre al cambio. Por eso, las viviendas que habitamos hoy no son pensadas para ir en contra a esta exigencia de modificación temporal. Son, fundamentalmente, objetos de consumo y de inversión, desconectados de la realidad, porque responden a los imperativos del mercado, y diseñados para unas personas estereotipadas, singulares, neutrales y abstractas. “La investigación arquitectónica actual debería centrarse en acercar los procesos de producción de vivienda a los modelos de producción cultural contemporáneos. Dichos modelos son cada vez menos jerárquicos y más horizontales. Existe cada vez menos distancia entre el productor y el consumidor, llegando en muchos casos a confundirse.”10 Es necesario plantear un nuevo concepto de vivienda alternativo y complementario. Por eso, el trabajo se concentra sobre la idea de vivienda como proceso espacio-temporal que adopta diferentes configuraciones a lo largo del tiempo. Esta tipología de vivienda debe ser flexible y proponer un modelo de gestión que haga el usuario participe de su propia promoción.

2.3. Configuraciones infraestructurales Es evidente que no todo el edificio se puede modificar, y por eso es fundamental entender la relación entre lo que es permanente y lo que es variable. El arquitecto holandés N. J. Habraken fue el primero que planteó una clara distinción entre lo que es inamovible y colectivo, es decir, el soporte, y lo que es transformable y puede depender del usuario, es decir, el relleno. Esta distinción nos permite definir una graduación de “openness” (apertura) de un espacio, que se relaciona con la posibilidad que tiene el mismo de ser más abierto o meno abierto, en cuanto el soporte (la parte fija) puede adoptar diferentes configuraciones. El arquitecto español Israel Nagore Setién, en su trabajo de investigación sobre Open Building (2012), analiza cinco diferentes tipos de infraestructura (soporte): infraestructura

10

La Panadería Arquitectos, Proyecto de investigación “Casa más o menos. La vivienda como proceso”, 2010.

marco conceptual

23


como esqueleto; infraestructura como envolvente; infraestructura como servicio; infraestructura con espacio abierto. Se parte de una infraestructura básica en la cual se van añadiendo, uno por uno, los distintos sistemas (estructura, envolvente, servicios y espacio abierto). Un espacio flexible, según I. Nagore Setién, se puede obtener utilizando correctamente los sistemas, que deben ser proyectados para consentir una máxima evolución y adaptación a las necesidades cambiantes de los usuarios.

Infraestructura como esqueleto

Infraestructura como envolvente

Esquemas de las diferentes infraestructuras. Fuente: I. Nagore Setién (2012).

24

marco conceptual

La infraestructura como esqueleto es constituida por la estructura portante y los accesos (galerías y núcleos de comunicación) como parte fija del proyecto; todos los componentes de la vivienda son parte del relleno, es decir, son variables. Esta configuración considera cada vivienda como un elemento independiente, y el diseño se focaliza sobre la parte comunitaria (accesos), la relación de la unidad con el perímetro del edificio, con las otras unidades y con el entorno. La infraestructura como envolvente consiste en estructura portante, accesos y envolvente. La fachada pasa a formar parte de la infraestructura actuando como un elemento colectivo representativo del conjunto. Esta tipología edificatoria es típica en los proyectos de oficinas y espacios comerciales, donde el proyectista se centra en el diseño de una fachada neutra, que se adecue al entono y facilite en gran medida la posibilidad de cambio de uso del interior. La infraestructura como servicios es provista de estructura portante, accesos, envolvente y servicios. En este caso los servicios se añaden a la parte infraestructural, asumiendo diferentes posibilidades de posicionamiento en el diseño de la planta. Es importante estudiar escrupulosamente su agrupación y posición estratégica en planta, asegurando diversas opciones de compartimentación del espacio resultante, en cuanto la prioridad es generar un sistema abierto. Dos soluciones posibles son la posición pivotante, que prevé un núcleo húmedo central (elemento articulador y divisor del espacio), y la posición en fachada,


con los servicios colocados en el perímetro de la vivienda (iluminación, ventilación natural y creación de un espacio tipo loft). La infraestructura con espacio abierto es constituida por estructura portante, accesos, envolvente, servicios y espacio abierto. Este último consiste en un espacio no ocupado, que permite el crecimiento de la vivienda, del que el usuario puede apropiarse a lo largo del tiempo. El espacio abierto puede situarse dentro de los límites de la vivienda, creciendo y completándose con el tiempo (vivienda embrión); sino puede configurarse como un espacio anexo externo, del que la vivienda pueda apropiarse, modificando sus límites (vivienda semilla).11

Infraestructura como servicios

Este análisis de distintas configuraciones de la infraestructura llega a la producción de un catálogo de dispositivos técnicos, que ofrece, para cada tipología de infraestructura, diversas posibilidades de proyecto con las cuales se puede conseguir una vivienda flexible. La utilización de estos dispositivos permite aumentar la superficie de la vivienda, modificar la disposición interior y facilitar la actualización de las instalaciones. Claramente la configuración más adecuada será la que se adapte a las exigencias del lugar, a las circunstancias, a las dificultades de implementación y a los requerimientos que tienen los clientes. El trabajo del arquitecto consiste en explicar las diferentes posibilidades que ofrece el diseño abierto y estudiar cuales son las más apropiadas para cada contexto.

Infraestructura con espacio abierto

11

SOLER, Eva M.; MALLÉN, Rubén A.; CRUZ, Esperanza M.: La vivienda como proceso. Estrategias de flexibilidad, Hábitat y sociedad n° 4, mayo 2012. Pág. 33-54.

marco conceptual

25


3. DISTINTAS MANERAS DE ENTENDER LA FLEXIBILIDAD


En este capítulo se explican distintas maneras en la cual se puede entender el concepto de flexibilidad, a través del análisis de algunas teorías: la teoría del Open Building, de T. Schneider y J. Till; de R. Kronenburg; de H. Hertzberger y B. Leupen y de I. Paricio.

3.1. La teoría del Open Building En esta parte de la investigación se expone, en forma breve, la historia de la teoría del Open Building, explicando el período histórico en el que se empieza a concebir la idea de espacio flexible, es decir, una idea de vivienda que cambia y se transforma con el tiempo, y cuál es la metodología desarrollada por la teoría. 3.1.1. Habraken y la Teoría de los Soportes El primero que articuló la teoría del Open Building fue el arquitecto holandés N. John Habraken, en 1962, en su libro: Supports: an alternative to mass housing, que constituye uno de los ensayos más influyentes del siglo XX en el campo de la vivienda colectiva. El libro criticaba las construcciones repetitivas, masivas y homogéneas que se desarrollaron después de la Segunda Guerra Mundial en Europa, para resolver la escasez de viviendas, que habían sido destruidas durante la guerra. Estas viviendas fueron construidas como “máquinas para habitar”12, así las definía Le Corbusier , es decir, un producto reproducible en serie que responda a las necesidades básicas del ser humano. Pero, estas necesidades no son reales sino que estandarizadas, porque pensadas para un “hombre tipo” para el cual corresponde una “vivienda tipo” que no se pueda modificar. En el mercado actual está todavía presente esta manera de hacer vivienda en serie, donde los promotores construyen alojamiento como un producto repetitivo y uniforme, ajeno a las necesidades del usuario y de la sociedad. Son viviendas para familias tipos formadas por papá, mamá y dos hijos. Lo que aún no es claro es que este modelo de familia no es el único y que ahora existen

12

LE CORBUSIER: Hacia una arquitectura, Ediciones Apóstrofe, Barcelona, España 1998.

distintas maneras de entender la flexibilidad

29


distintos tipos de hogares, que cambian con el tiempo, y las viviendas necesitan ser modificadas a lo largo de su vida. Esta tipología de vivienda, claramente, no prevé la participación del usuario en el proceso de diseño, construcción y modificación de la misma, y esto es lo que Habraken lamentaba como principal fallo de esta manera de producir alojamiento. Lo que el arquitecto holandés propuso, como alterativa a la situación del momento, fue una metodología que se basaba en identificar dos niveles de control en la construcción de viviendas colectivas; llegar a separar aquello inamovible y colectivo (estructura, instalaciones, aberturas y lo que depende estrictamente de las ordenanzas) es decir, el soporte, de aquello que pueda ser flexible, transformable y que pueda depender del usuario (las divisiones interiores, los armarios, los equipamientos de las cocinas y los baños) es decir, las unidades separables o relleno.13 “El concepto de «soporte» implica que la vivienda no sea un producto que pueda ser diseñado y producido como cualquier otra comodidad, sino como el resultado de un proceso en el que el usuario puede tomar decisiones dentro de un marco común de servicios e infraestructuras.”14 Erik Friberger. Viviendas Kalleback, Goteborg (1960). Vista exterior del edificio y plantas.

13

MONTANER, Josep Maria; MUXÍ, Zaida: John Habraken y el sistema de los soportes, Artículo en la Vanguardia, 2008. 14

HABRAKEN, N. John: El diseño de soportes, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1979. Pág. 10. 15

30

Ibid. Pág. 18.

“Un soporte implica aquellas decisiones sobre las que la comunidad tiene el control. Una unidad separable es aquella área sobre la que el individual decide.”15 Esta separación permitió que cada vivienda fuera diseñada de forma totalmente independiente al resto de la infraestructura del edificio, formado por los pilares, vigas y forjados de hormigón. El hecho de excluir las particiones internas y la fachada, daba la posibilidad al arquitecto de proyectar con una gran flexibilidad cada unidad. La flexibilidad de esta última favorecía una diversidad tipológica, y respondía a las necesidades cambiantes de los habitantes. El primer diseño de soporte construido fue el proyecto experimental Kalleback en Goteborg, Suecia (1960) del

distintas maneras de entender la flexibilidad


arquitecto Erik Friberger, que planteó una estructura de cuatro plantas en la que los forjados servían de base para que se acomodaran las viviendas particulares. De esta manera cada vivienda podía disponer de su propia fachada, de una singular distribución en planta e incluso de su propio techo. 3.1.2. La investigación del SAR En 1965, a partir de la Teoría de los Soportes, se creó el SAR (Stichting Architecten Research) una fundación para la investigación en el campo de la arquitectura, de la Technical University of Eindhoven, formada por nueve estudios pertenecientes al BNA (Royal Institue of Duch Architects). El SAR se dedicó a elaborar y poner en práctica la Teoría de los Soportes, propuesta por Habraken, investigando el diseño de los soportes y la coordinación modular de las unidades separables. El potencial de una estructura de soportes residía en la posibilidad de tener distintas configuraciones en la planta, que se ajustaran a diversos programas ocupacionales. La propuesta del SAR consistía en el dividir la crujía del soporte en franjas (zonas) facilitando la ubicación y el diseño de las distintas estancias de la vivienda. Había distintas tipologías de zonas, cada una daba lugar a un espacio específico, y entre una zona y otra había los espacios de transiciones llamados márgenes. El soporte se dividió también transversalmente en sectores, que estaban entre los muros de carga, y podían ser compartimentados libremente en distintos modos. En cambio, para la producción de las unidades separables, el SAR introdujo unos principios, que se referían a la coordinación modular, inicialmente planteados por la European Productivity Agency (EPA), en 1956. El objetivo de esta coordinación modular fue promover la coordinación y cooperación entre proveedores y constructores de los elementos internos, para que pudieran ser combinados, sin ningún problema, durante la construcción del edificio. El sistema modular permitía

SAR. Diagramas de zonas y margenes para la disposicion de los diferentes espacios de la vivienda.

distintas maneras de entender la flexibilidad

31


producir un repertorio limitado y fabricado en serie de elementos interiores no portantes, que el individuo podía combinar como quería. Este sistema uniéndose con las franjas, descritas anteriormente, establecía una malla reticular que regulaba las dimensiones finales de la estructura de soporte y de las unidades separables. Al final el soporte se definía por: la forma de agrupación de las viviendas; la localización de los accesos y la relación que estos últimos tenían con la vivienda; la disposición de la estructura portante y de los bloques verticales de las instalaciones; y por último, la forma del perímetro exterior. Así que las viviendas se podían diseñar de manera individual e independiente, sin afectarse entre ellas, como unidades autónomas en un edificio plurifamiliar. 3.1.3. Flexibilidad = Open Building En 1992, la investigación del SAR se dio por concluida y se creó una nueva organización llamada Open Building. Esta organización recogió el legado teórico iniciado por Habraken y la investigación llevada a cabo por el SAR, replanteando la manera en la que el sistema de edificación está proyectado. Open Building es un concepto multifacético que plantea soluciones técnicas, organizativas y financiarías para un entorno construido que pueda adaptarse a las necesidades cambiantes; apoya la participación del usuario, la industrialización y la restructuración del proceso de construcción. La metodología utilizada en este sistema se basa sobre la organización del proceso de diseño y construcción en niveles de intervención en nuestro entorno construido; así, en la ciudad podemos identificar la estructura urbana, las calles y los bloques de manzana, el soporte y el relleno, donde cada nivel posee responsabilidades sobre la toma de decisiones. En síntesis, el término Open Building se utiliza para indicar: Diagrama del Principio de los Niveles Ambientales.

32

distintas maneras de entender la flexibilidad

• Distintos niveles de intervención en el ambiente construido, representados por “soporte” y “relleno”, o


por diseño urbano y arquitectura. • Los usuarios/habitantes toman decisiones de diseño al igual que los profesionales. • El diseño es un proceso con múltiples participantes incluyendo también las diferentes clases de profesionales. • La interrelación entre los sistemas técnicos permite el recambio de uno de los sistemas por otro, cumpliendo la misma función. • El entorno construido está en constante transformación y cambio, hecho que debe ser reconocido y entendido. • El entorno construido es el producto de un proceso de diseño en curso que nunca acaba, y que el medio ambiente transforma parte por parte.16 Actualmente la organización Open Building es una red de relaciones entre diversas iniciativas en países como Holanda, Japón, China y Estados Unidos que promueve la realización de proyectos en todo el mundo, y al mismo tiempo continúa el trabajo investigador. Dos ejemplos de Open Building son el proyecto Next 21 en Osaka, Japón (1993) diseñado por el arquitecto Yosotidika Utida, y el Solid 11 en Ámsterdam, Holanda (2011) por Tony Fretton Architects. El Next 21 fue planteado como un conjunto residencial de viviendas plurifamiliares (18 en total) en el cual se utilizaron dos estrategias: la separación entre la estructura portante y el relleno, y la construcción por subsistemas. El edificio, en forma de U, tiene un gran vacío central rodeado por un sistema de “calles” que favorecen el acceso a las viviendas, que se distribuyen sobre la estructura portante y cada una tiene su propia compartimentación interior. La participación del usuario fue fundamental durante todo el proceso de diseño del edificio, permitiendo la realización de una gran variedad de tipologías con distintos tamaños y programas funcionales. El hecho de tener un conjunto

Yosotidika Utida. Next 21, Osaka (1993). Diagrama subsistemas del edificio.

16

http://open-building.org/ob/concepts.html.

distintas maneras de entender la flexibilidad

33


de unidades independientes favorece la posibilidad de reparaciones, actualizaciones y cambios. El Solid 11 fue construido en dos fases: la primera se limitó al diseño de los elementos comunitarios por parte del arquitecto, así que el resultado fue una planta libre definida solo por el perímetro exterior, el cerramiento, los núcleos de comunicación y los patios de las instalaciones; en la segunda fase constructiva el usuario disponía de las compartimentaciones, los acabados y de las instalaciones, que podía elegir según sus necesidades y posibilidades económicas. Este momento constructivo se repetirá, a lo largo de la vida útil del edificio, cada vez que cambien las necesidades del usuario. Finalmente se puede decir que la teoría Open Building reconoce la flexibilidad de la vivienda como la capacidad de cambio y transformación de la misma en el tiempo, gracias a la separación de los elementos (soporte y relleno), y que permite al usuario participar activamente a esta evolución. Esta idea de flexibilidad favorece: el aumento de la vida útil del edificio; la adaptación en respuesta a cambios en las preferencias y requerimientos técnicos; variedad tipológica de viviendas y la actualización de las partes de los edificios según la vida útil de las mismas. Tony Fretton. Solid 11, Ámsterdam (2011). Planta tipo sin compartimentar y compartimentada.

34

distintas maneras de entender la flexibilidad


3.2. La teoría de T. Schneider y J. Till Esta parte de la investigación explica la teoría Flexible Housing (2007) elaborada por los arquitectos Tatjana Schneider y Jeremy Till, analizando la metodología utilizada para llegar a la definición de vivienda flexible. 3.2.1. Principios genéricos La teoría Flexible Housing es complementaria a la teoría Open Building y estudia las formas de conseguir una vivienda flexible definiéndola como aquella que se puede adaptar a las necesidades cambiantes de los usuarios, tanto antes como después de la ocupación. Esta definición incluye tanto las posibilidades de elección entre diferentes opciones de compartimentación, previamente a la ocupación de la vivienda, como la capacidad de transformación e incorporación de avances tecnológicos a lo largo del tiempo, o el potencial para que sea adaptada a usos no residenciales. La teoría tiene sus fundamentos en los hechos pasados que influyeron el desarrollo del concepto de vivienda flexible: la aparición de la vivienda mínima y restricciones espaciales en los tiempos modernos; el aumento de sistemas industrializados después de la segunda guerra mundial, y el interés por el rol del usuario en los años 60 y 70. La vivienda flexible ha estado dentro y fuera del foco de atención durante el siglo XX, donde el término flexible, retóricamente, sugería el potencial de movimiento y cambio. Se desarrollaron muchos experimentos que se referían a esta idea de flexibilidad: edificios que tienen partes que se mueven (casa Rietveld Schröder, 1924; Maison Loucheur de Le Corbusier, 1928-29) o un potencial de cambio (Eames House. 1949; Interaction Centre de Cedric Price, 1972/1977). La teoría analiza la flexibilidad a través de seis principios genéricos17:

Gerrit Rietveld. Casa Rietveld Schröder, Utrecht (1924). Dos configuraciones posibles de la segunda planta.

17

SCHNEIDER, Tatjana; TILL, Jeremy : Flexible Housing: the means to the end, School of Architecture, University of Sheffield, UK.

distintas maneras de entender la flexibilidad

35


1. Espacio: existe una correlación entre la cantidad de espacio y el grado de flexibilidad. El espacio limitado puede ser visto como límite para la flexibilidad, pero al mismo tiempo, a menudo, hay la necesidad de utilizar este espacio de múltiples maneras; en estos casos se tiene que trabajar más para lograr la flexibilidad a través de distintos métodos de diseño. 2. Construcción: hay una relación entre técnicas de construcción y flexibilidad. Muchos de los planes de viviendas flexibles contemporáneos más exitosos se basan en técnicas de construcciones simples y robustas, donde los elementos especializados se colocan de manera que sean de fácil acceso para las intervenciones futuras. 3. Diseño para la adaptación: simplemente una justa colocación de las escaleras, de los núcleos de servicio o de los accesos permiten una flexibilidad en el tiempo sin costes adicionales. Sin embargo, el diseñador tiene que proyectar los escenarios y las adaptaciones futuras en la planta, para ver lo que puede ser acomodado. 4. Sistemas por capas: la clara identificación de las capas de un edificio (la estructura, el envolvente, los servicios y los tabiques interiores) favorecen un mayor control y por tanto flexibilidad. 5. Planta típica: se prefiere la tipología de planta de las oficinas, donde se determina solo la estructura, los accesos, el envolvente y los núcleos de servicio, y el espacio restante es indeterminado. Este modelo contrasta con el espacio específico y determinado que se encuentra en las viviendas. 6. Servicios: la disposición de los servicios debe ser cuidadosamente estudiada, para permitir cambios futuros y actualizaciones. Estos seis principios, inherentes a las oficinas y a las casas adosadas pueden ser el punto de partida para proyectar una vivienda flexible.

36

distintas maneras de entender la flexibilidad


La teoría Flexible Housing propone dos grandes categorías para estudiar la flexibilidad: el uso y la tecnología. El uso se refiere a la manera en la cual el diseño afecta la forma en que la vivienda puede ser ocupada en el tiempo, y generalmente tiene que ver con la flexibilidad en planta; la tecnología se relaciona con la construcción, el mantenimiento y la forma en que estos afectan el potencial de flexibilidad. Estas dos categorías están divididas en técnicas soft y hard. 3.2.2. Metodología soft y hard La metodología soft se refiere a las tácticas que tienen una cierta indeterminación, mientras la hard se relaciona a los elementos que determinan más específicamente la forma en que el diseño puede ser utilizado. Uso soft El uso soft permite al usuario adaptar la planta de su vivienda a los cambios de uso, clima y tecnología de acuerdo a sus necesidades, y el proyectista trabaja con eficiencia en el fondo. El espacio está diseñado, pero no sobre diseñado, permite la elección y no predica el orden pero tampoco es caótico. Generalmente, este método exige mucho espacio y se basa en un enfoque de planificación y tecnología. Algunos de los ejemplos pioneros de la vivienda modernista eligieron la noción de indeterminación como respuesta a la escasez de viviendas de los años 20 y 30, afirmando que un enfoque flexible podría atender un número mayor de ocupantes (Hufeisensiedlung en Berlín, B. Taut y M. Wagner, 1925/1931). Esta idea se reflejaba también en el proyecto Hellmutstrasse en Zúrich, Suiza (1991), diseñado por los arquitectos ADP Architektur und Planung, donde todos los miembros de la cooperativa de vivienda participaban en el proceso de diseño, buscando una variedad de posibles opciones de vivienda a través de la flexibilidad, en la que las unidades podían ser diseñadas y dispuestas.

ADP. Viviendas Hellmutstrasse ,Zúrich (1991). Posibles opciones de vivienda.

distintas maneras de entender la flexibilidad

37


Cuando se utiliza una metodología soft el proyectista tiene que elaborar un diseño fijo pero socialmente flexible, es decir, debe considerar los mejores puntos de acceso, la posición de los servicios, y el tamaño del módulo más eficiente para garantizar un uso flexible y eficaz del espacio. Otro ejemplo, que expresa la indeterminación del espacio y el rol de facilitador del diseñador, es el proyecto Weissenhofsiedlung en Stuttgart, Alemania (1927), diseñado por el arquitecto Mies van de Rohe. Este último presentaba una estructura enmarcada simple que permitía a los habitantes dividir sus viviendas como deseaban, aunque el diseño final estaba limitado por la colocación de las columnas. Uso hard A diferencia del uso soft, el uso hard pone el trabajo del proyectista en primer plano, determinando la utilización de los espacios en el tiempo, al cual se recurre, solitamente, si el espacio a disposición es escaso y se necesita un área multifuncional. La metodología hard provee la flexibilidad pero en términos del arquitecto, la solución técnica es la principal motivación y es determinante para el diseño de la casa. El uso hard está asociado con algunos de los proyectos más emblemáticos del XX siglo, como la Maison Loucher (1928-29) diseñada por el arquitecto Le Corbusier, que, gracias a muebles plegables y paredes correderas, permite diferentes configuraciones para el día y la noche. Otros ejemplos pueden ser el bloque de apartamentos Lawn Road en Londres, Inglaterra (1934) diseñado por el arquitecto Wells Coates y el proyecto Kleinwohnung (1931) proyectado por Carl Flger.

Le Corbusier. Maison Loucher (192829). Planta que muestra las diferentes configuraciones día/noche.

38

Hay relativamente pocos casos de vivienda flexible que tiene un esquema de uso hard en cuanto, por lo general, se limitan a proyectos de demostración o puntuales, acompañados por una postura retorica que puede estar en contradicción con las reales necesidades del usuario,

distintas maneras de entender la flexibilidad


por lo cual la utilización de paredes correderas y camas plegables, que dan la idea de flexibilidad, pudiera ser una práctica diaria difícil y cansadora. Para resumir las características del uso soft son: la participación del usuario en el diseño y en la modificación en el tiempo de su vivienda; la indeterminación del espacio y la necesidad de que este último sea amplio. En contraste, las características que identifican el uso hard son: el pleno control del proyectista en el proceso de diseño de la vivienda; la determinación de las configuraciones producidas; el hecho que funciona mejor cuando hay un espacio limitado y la utilización de componentes que se mueven y se doblan. El uso soft se presta a un enfoque participativo, durante el diseño y la vida del edificio, mientras el uso hard lo determina el arquitecto. Si un método para lograr flexibilidad en la vivienda es a través de un buen diseño en planta, una alternativa es la implementación de la tecnología, que incluye técnicas de construcción, soluciones estructurales y estrategias de mantenimiento. Tecnología soft La tecnología soft permite a la vivienda flexible desarrollarse de manera no totalmente controlada por las técnicas constructivas, que se encuentran en un segundo plano. Este enfoque se puede poner en práctica a través de un número de esquemas, muchos de los cuales utilizan el principio de la separación por capas de la teoría Open Building, pero de una manera más relajada y meno determinista. Un ejemplo de aplicación de la tecnología soft es el conjunto residencial Genter Strasse en Múnich, Alemania (1972), diseñado por los arquitectos Otto Steidle, Doris y Ralph Thut, un marco prefabricado que se va llenando de acuerdo a las necesidades de los usuarios. Este esquema aprovecha de la tecnología soft a través de un sistema

Rüdiger Kramm. Viviendas Brandhöfchen, Frankfurt (1995). Dos configuraciones posibles de la planta.

distintas maneras de entender la flexibilidad

39


estructural que permite cambios futuros, y puede tener la forma de un marco expresado o simplemente de una estructura de rejilla, que elimina la necesidad de tabiques interiores portantes, como en el proyecto Brandhöfchen en Frankfurt, Alemania (1995), diseñado por Rüdiger Kramm, en el que los elementos portantes de la estructura son solo las vigas y las columnas. Ninguna pared interior es de carga, comportando la posibilidad de quitar las medianeras para combinar dos unidades más pequeñas en una más grande. Tecnología hard La tecnología hard es aquella que se desarrolla específicamente para lograr la flexibilidad, determinando el esquema de posibilidades de modificación de la vivienda. Los sistemas van desde aquellos que explotan conceptos de modularidad hasta los basados en estrategias de mantenimiento. El enfoque hard más analizado es lo de la teoría Open Building, surgido gracias a las investigaciones de N. John Habraken, de la cual se habló en el capítulo precedente, sobre la distinción entre soporte y relleno con diferentes niveles de implicación por parte del usuario y del profesional. Los pocos ejemplos de Open Building que se construyeron, ponían énfasis en los aspectos técnicos y de construcción, alejándose de las implicaciones sociales de la vivienda flexible. Los principales se hicieron en Japón, como proyectos experimentales financiados por el Ministerio de la Construcción, impulsados por un programa determinado técnicamente. El aspecto determinista, que caracteriza la tecnología hard, no es limitado solo al ámbito de la vivienda flexible, sino que se puede encontrar en las maneras de proyectar del siglo XX. Existe el peligro que los proyectos que utilizan este tipo de tecnología acaben convirtiéndola en un fin en sí mismo en lugar de un medio para un fin.

40

distintas maneras de entender la flexibilidad


3.2.3. Flexibilidad = Uso y Tecnología soft El análisis de la metodología soft y hard llega a la conclusión que la teoría Flexible Housing tiene una mayor sensibilidad hacia la adaptabilidad de la vivienda, entendida como la capacidad de proveer diferentes usos sociales, más que a la flexibilidad, concebida como la capacidad de proveer diferentes posiciones físicas18. Por eso, identifica el enfoque soft como el más adecuado para el proyecto de la vivienda flexible, que a través de la indeterminación del espacio y la participación activa del usuario, favorece una mayor posibilidad de adaptación a diversos usos. El uso y la tecnología soft no se excluyen sino que, en los mejores proyectos, los aspectos sociales y técnicos se apoyan entre sí, como en el caso de las casas Diagoon en Delft, Holanda (1971) proyectada por el arquitecto Herman Hertzberger. El diseño de la casa se basaba en la idea de la “construcción incompleta”; un esqueleto estructural que podía ser completado por los usuarios, de acuerdo a sus propias necesidades y deseos, en el cual las únicas partes fijas eran los núcleos, que contenían uno la escalera y el otro la cocina y el baño. Los ocupantes mismos habrían podido decidir cómo compartimentar el restante espacio y vivir en él, donde ir a dormir y donde ir a comer. Si la composición de los miembros de un núcleo familiar variaba, la casa podía ser modificada, ajustada y ampliada. Este ejemplo muestra como esta tipología de flexibilidad concibe la idea de arquitectura en grado de aceptar la modificación, y no la de ser abrumados por las vicisitudes y cambios de la vida cotidiana. En la escala de todo el edificio, el uso y la tecnología soft permiten tanto una variedad de tamaño de las viviendas, así como la posibilidad de un uso mixto del espacio. En la escala de la habitación, favorecen la utilización para una variedad de propósitos y la posibilidad de incorporar componentes flexibles. Podemos concluir diciendo que la vivienda soft es más que una cuestión de diseño, en cuanto proporciona un modelo de control de cómo podemos vivir de manera más sostenible, más conjuntamente y más equitativamente.

Herman Hertzberger. Casas Diagoon, Delft (1971). Configuraciones posibles de la planta.

18

Definiciones de GROAK, Steven (1992).

distintas maneras de entender la flexibilidad

41


3.3. La teoría de R. Kronenburg El arquitecto británico Robert Kronenburg, en su libro: Flexible. Arquitectura que integra el cambio (2007), define a la arquitectura flexible como la que permite a la gente utilizar sus casas de la manera que quieran y alterar su entorno según sus propias necesidades. Para él un edificio flexible es un entorno lleno de posibilidades y retos que fomenta la acción y el proceso de vivir.19 “Un edificio diseñado para toda la vida puede ser uno que, durante su ocupación, pueda desplazarse de un lugar a otro o cuyo tamaño o estructura puedan modificarse: que las paredes puedan plegarse, los suelos cambiarse de lugar, las escaleras extenderse y la luz, los colores y las texturas de la superficie metamorfosearse. Algunas partes del edificio deben poder ampliarse o incluso eliminarse completamente del lugar, o el conjunto transportarse por carretera, barco o avión a una ubicación distinta.”20 En esta parte del trabajo se analiza esta idea de arquitectura flexible, en la cual se reconocen cuatro características: adaptación, transformación, movilidad e interacción. 3.3.1. Adaptabilidad “La arquitectura adaptable reconoce que el futuro no tiene un límite, que el cambio es inevitable, pero que es importante que exista un marco para que ese cambio se produzca.”21

19

KRONENBURG, Robert: Flexible. Arquitectura que integra el cambio, BLUME, Barcelona, 2007.

42

20

Ibid. Pág. 13-14.

21

Ibid. Pág. 115.

Los edificios adaptables son los que responden fácilmente a diferentes funciones, modelos de uso y necesidades del usuario. Utilizar una estrategia de diseño adaptable significa favorecer un proceso de construcción de un edificio que garantice la colaboración entre una serie de participantes, y que incorpore la capacidad de un equipo en el proceso del proyecto en distintos momentos de la vida del edificio, implicando un cambio continuo. Se considera también la introducción sencilla de nuevas tecnología, que permitan una mejora sobre las que se instalaron inicialmente en

distintas maneras de entender la flexibilidad


el edificio, llegando inevitablemente a cambios en las prestaciones de servicio, comunicación y seguridad. Estas modificaciones deben producirse gradualmente, garantizando el funcionamiento simultáneo de los sistemas anteriores con los nuevos. Claramente las instalaciones tienen que ser diseñadas de manera flexible, para facilitar la sustitución y la actualización de las mismas, y también para planificar cambios en el diseño y en las funciones del espacio. Seguramente, la característica más importante de la adaptabilidad en una vivienda es que permite a los usuarios influir en las decisiones de diseño, y que se adecua a los estilos de vida cambiantes. La planta de la vivienda tiene capacidad para admitir distintas distribuciones iniciales y futuras, y las limitaciones fijadas por parte del diseñador son escasas. La estrategia más simple que se puede utilizar para proveer viviendas adaptables es provisionar espacios multiusos, estancias y lugares que puedan realizar diversas funciones, y el sistema de construcción más eficaz es el modular prefabricado con instalaciones adaptables. Un ejemplo de vivienda adaptable es el proyecto Pelgromhof en Zevenaar, Holanda (1997-2001) diseñado por el arquitecto Frans van der Werf. El conjunto fue diseñado para permitir a los residentes proyectar sus espacios, de acuerdo a sus ideas y necesidades. Esto fue posible gracias a un sistema de construcción que no tenía disposiciones interiores determinadas, donde los únicos elementos fijos eran los servicios combinados con un espacio de almacenamiento. Las viviendas estaban pensadas para personas mayores de 50 años, respondiendo a las necesidades de sus habitantes en las distintas etapas de la vida. Se puede concluir diciendo que esta característica de flexibilidad es necesaria cuando las viviendas tienen que responder al cambio, con el fin de satisfacer las necesidades del usuario y mejorar su calidad de vida; una estrategia adaptable permite ampliar la vida útil del edificio y proporcionar una solución de construcción sostenible.

Frans van der Werf. Viviendas Pelgromhof, Zevenaar (1997-2001). Vista del conjunto, esquema vivienda y planta tipo.

distintas maneras de entender la flexibilidad

43


3.3.2. Transformación “Un edificio transformable es aquel que cambia de configuración, volumen, forma o aspecto mediante la alteración física de la estructura, el revestimiento o la superficie interior para permitir una modificación importante en la forma de utilizarlo o percibirlo. Es una arquitectura que se abre, se cierra, se expande o se contrae.”22 Las transformaciones de este tipo implican una modificación drástica del edificio y, en el caso de la vivienda, debe ser capaz de poder transformarse utilizando simplemente la fuerza humana. Este acto sencillo no solo puede modificar el espacio, sino también aumentar la conexión del usuario con el edificio y su entorno cambiante. En caso de modificaciones mayores se recurre a la utilización de dispositivos mecánicos, techos, paredes y puertas automáticos resistentes y totalmente fiables, que se puedan abrir y cerrar fácilmente y rápidamente cuando sea necesario. Dos ejemplos de edificio transformable fueron proyectados por el arquitecto japonés Shigeru Ban.

Shigeru Ban. Casa Nine-Square Grid, Handano (1997). Imágenes y esquema vivienda.

22

44

KRONENBURG, op.cit. Pág. 146.

La casa Nine-Square Grid en Handano, Japón (1997) tiene una planta cuadrada dividida en nueve áreas. Dos lados están cerrados por hileras de armarios, y los otros dos pueden permanecer completamente abiertos o cerrarse mediante puertas correderas de vidrio. La cubierta se sujeta longitudinalmente por los dos lados fijos; los espacios interiores se pueden dividir gracias a varios paneles deslizantes, que van del suelo al techo, y pueden colocarse de formas diferentes adaptándose a las necesidades del habitante. Estos paneles no son paredes, ni pantallas, ni puertas sino un sistema de compartimentación flexible que puede reconfigurar el espacio de distintas manera, sin que la zona se vea afectada cuando se retiran. La Naked House en Saitama, Japón (2000) consiste en un espacio rectangular con forma de cabaña y estructura de madera. El espacio interior principal está cerrado por un lado por los servicios (cocina, almacén y baño), y por el otro por una pared translúcida y opaca. El aérea restante

distintas maneras de entender la flexibilidad


se caracteriza por la presencia de un grupo de estancias móviles con ruedas, que pueden ser desplazadas de un sitio a otro, agrupadas o permanecer separadas, según las necesidades de los usuarios. La característica del proyecto está en la reconfiguración instantánea de la casa a través del movimiento de las estancias, que permite abrir y cerrar el espacio, teniendo un área común con la posibilidad de conseguir privacidad cuando se necesite.23 Estos dos proyectos demuestran cómo es posible transformar una vivienda gracias al simple movimiento de algunas partes, favoreciendo la utilización del espacio por parte de distintos grupos de personas al mismo tiempo y donde se pueden desarrollar diversas actividades. Esta característica de la flexibilidad aporta una vida cinética a lo que solitamente se considera una disciplina rígida y estática, creando una forma más democrática de arquitectura. Aunque el arquitecto determina e incorpora características móviles en el diseño, su objetivo radica en cambiar la forma limitada de los edificios realizando una arquitectura indeterminada, que, además de posibilitar los cambios, permite al usuario participar activamente en este proceso, convirtiéndolo en un modificador de su espacio. 3.3.3. Movilidad “La arquitectura móvil puede definirse como edificios diseñados específicamente para moverse de un lugar a otro, de manera que puedan cumplir mejor sus funciones.”24 La manera más fácil para mover un edificio consiste en transportarlo de una sola pieza, es decir, proyectarlo para que sea “portátil”, incorporando el sistema de transporte en la estructura. Claramente el tamaño del edificio resulta una limitación, especialmente si el traslado se realiza por carretera. Un ejemplo de unidad de vivienda móvil es la que realizó la empresa neoyorquina LOT-EK (2003), que se basa en el contenedor de transporte estándar ISO. Es una vivienda

Shigeru Ban. Naked House, Saitama (2000). Imágenes y planta vivienda.

23

KRONENBURG, op.cit. Pág. 166-167.

24

Ibid. Pág. 175.

distintas maneras de entender la flexibilidad

45


totalmente independiente que se desplaza cerrada utilizando las infraestructuras existentes, como tren, barco, camión etc., y una vez que llega a su destinación final se posiciona sobre un armazón que contiene las infraestructuras. Los espacios de servicio y las estancias se extraen hacia afuera desde los laterales, para conseguir un espacio interior habitable.25

LOT-EK (2003). Vista exterior y interior.

Otra estrategia móvil, más flexible, consiste en proyectar un edificio trasportable en un número limitado de partes, que se pueda, posteriormente, montar. Esta posibilidad de construcción “desmontable” permite crear muchas formas arquitectónicas distintas, no tener un límite de tamaño del edificio, ni problemas de ubicación geográfica. A diferencia de la vivienda portátil, aquella desmontable no se puede utilizar inmediatamente porque el proceso de despliegue es más lento y costoso y, además, se necesita personal especializado o un equipo automático de construcción. Una tercera metodología consiste en la utilización de una construcción “modular”, es decir, un sistema de componentes que pueden ensamblarse de diferentes maneras, teniendo la capacidad de montarse de forma variada y de adecuarse a distintas funciones y ubicaciones. El transporte resulta más fácil, en cuanto el edificio se divide en partes compactas más pequeñas, y la utilización de componentes estándares permite que el montaje de las piezas sea más sencillo. Sin embargo, el sistema tiene problemas debidos al gran número de piezas, empalmes y conexiones que necesitan de un equipo mayor y más tiempo para la construcción del edificio.

25

46

KRONENBURG, op.cit. Pág. 179.

Cada una de estas tres estrategias de edificios móviles (portátiles, desmontables o modulares) puede utilizarse de numerosas formas, y tiene la misma función de la arquitectura estática tradicional, es decir, responder a las necesidades del usuario con una variedad de posibilidades e identificar un sentido del lugar, en el que la gente se reconoce. La arquitectura móvil puede tener, también, distintos tamaños y encontrarse un día en un

distintas maneras de entender la flexibilidad


lugar y desaparecer el día siguiente, con la posibilidad de instalarse en áreas con una importante sensibilidad ambiental o histórica, favoreciendo el conocimiento de una arquitectura innovadora que responde a los límites de una construcción determinada y permanente. 3.3.4. Interacción “Los sistemas de edificios inteligentes se utilizan para crear una arquitectura interactiva que responda a las necesidades de los usuarios de manera automática e intuitiva. Es una arquitectura que percibe las necesidades de la gente y modifica su entorno porque dispone de los mecanismos necesarios para hacerlo. La arquitectura interactiva cambia de aspecto, ambiente o forma al sentir la necesidad de cambio, y responde a ella automáticamente.”26 Esta tipología de arquitectura necesita sensores que reciban señales directamente de los individuos, a partir de los dispositivos que utilizan diariamente (móviles, PDA, ordenadores), identificando lo que está ocurriendo, y actuadores que lleven a cabo una acción adecuada de respuesta. La forma más común de arquitectura interactiva es la que modifica automáticamente la temperatura cuando se produzcan cambios debidos a las condiciones meteorológicas exteriores, o a las actividades que los habitantes, o las maquinas, realizan en el espacio interior. Otras aplicaciones están relacionadas con la eficiencia energética como, por ejemplo, sensores que apagan las luces cuando los ocupantes salen de las habitaciones o cierran el agua y las puertas exteriores. También son habituales en los edificios contemporáneos sistemas de seguridad inteligente, como alarmas o conexiones con servicios de emergencia. Un ejemplo de vivienda interactiva es la casa R128 en Stuttgart, Alemania (1999-2000), proyectada por el ingeniero y diseñador Werner Sobek. La vivienda tiene una estructura modulada de acero totalmente desmontable y reciclable, y paredes de cristales que permiten el paso de

Werner Sobek. Casa R128, Stuttgart (1999-2000). Vista exterior y interior.

26

KRONENBURG, op.cit. Pág. 210.

distintas maneras de entender la flexibilidad

47


la luz en todo el espacio. La casa no tiene tabiques en el interior, incluso el cableado y las cañerías están a la vista, de modo que los cambios necesarios pueden realizarse con el mínimo esfuerzo. La construcción es autosuficiente energéticamente gracias a la presencia de paneles solares, que generan energía, y un sistema de bomba de calor, que equilibra los cambios de temperatura. La mayoría del equipo de la casa está controlado por sensores y por un sistema de ordenadores, que puede controlarse a través de internet, y no existen cerraduras ni interruptores, porque todo funciona gracias a las últimas innovaciones tecnológicas (reconocimiento de voz, pantallas táctiles, sensores de infrarrojos). Este ambicioso experimento muestra como el diseño interactivo es el resultado del desarrollo de las tecnologías, que permiten elegir nuevas y mejores posibilidades de construcción y funcionamiento. El objetivo final es crear una arquitectura más eficiente y sostenible, a través de la realización de un entorno construido más confortable para el usuario.

48

distintas maneras de entender la flexibilidad


3.4. La teoría de H. Hertzberger y B. Leupen La teoría di Herman Hertzberger se desarrolla sobre la idea de entender la arquitectura como una obra al servicio del ser humano, capaz de responder de forma eficaz a sus necesidades materiales y psicológicas. Sus proyectos toman forma gracias a la composición de espacios capaces de acoger, impulsar y estimular la vida, la creatividad, el crecimiento individual y colectivo. Estos espacios están siempre concebidos desde el individuo que los habita, se mueve y se identifica con ellos. “Lo spazio é come un vestito tagliato su misura: non deve essere troppo stretto da risultare scomodo, né troppo largo da essere d’impaccio.”27 El arquitecto, en este caso, tiene que ser capaz de diseñar una forma que pueda ofrecer al usuario la oportunidad de elegir, entre distintas posibilidades, como modificar el uso de los espacios de la vivienda, según sus necesidades. No se va a determinar zona de día o zona de noche porque el habitante debe decidir dónde quiere realizar las distintas actividades. Para explicar su teoría, Hertzberger no utiliza el concepto de flexibilidad, para incorporar la idea de cambio y mutabilidad de la vivienda, sino lo de polivalencia. La casa tiene que ser proyectada con el fin de proponer distintas soluciones para diferentes usos, sin alterar la estructura que la compone. Para soportar cambios, las formas deben diseñarse de tal manera que permitan múltiples interpretaciones sin perder su identidad en el proceso. En cambio el arquitecto Bernard Leupen, con una visión de la arquitectura conforme a la de Herman Hertzberger, analiza la mutabilidad de la vivienda a través de tres conceptos: polivalencia, alterabilidad y extensibilidad. 27

FIORENTINI, Pierluigi: Herman Hertzberger: spazi a misura d’uomo, Universale di Architettura, Testo & Immagine, Torino, 2002.

distintas maneras de entender la flexibilidad

49


3.4.1. Polivalencia vs Flexibilidad En muchos proyectos, especialmente en los elaborados hasta los años ochenta, el arquitecto Herman Hertzberger trabajó en el ámbito de lo que podría ser definido “una poética de la obra abierta”28, donde formas no terminadas dejaban espacio para una multiplicidad de posibilidades de uso y una autónoma definición por parte del usuario. En relación a esta temática, el arquitecto holandés basó su teoría sobre las investigaciones y experiencias desarrolladas, durante los años setenta, por el SAR y precedentemente por el arquitecto N. J. Habraken. Como analizado en el apartado 3.1, la teoría de N. J. Habraken, a través de la distinción entre soporte y relleno, identificaba una estructura fija (soporte) en la cual, a excepción de los servicios (baños y cocinas), la organización de la planta resultaba indefinida, dejando así al usuario la posibilidad de organizar el espacio como deseaba, según sus necesidades. En el trabajo de Hertzberger, esta idea de arquitectura que se adapta a las personas que la habitan, ofreciéndoles espacios neutros, indefinidos y sustancialmente inexpresivos, llega a la afirmación de una flexibilidad genérica, donde a menudo la absoluta libertad, entre las infinitas alternativas posibles, puede determinar una incapacidad de elección por parte del individuo. Pero también proponer formas determinadas únicamente por su relación con la función, que excluyen cualquier tipo de cambio, no resulta una alternativa satisfactoria. Es necesario investigar una “justa dimensión” de la arquitectura que se mueve entre estos dos opuestos extremos.

28

FIORENTINI, Pierluigi: Herman Hertzberger: spazi a misura d’uomo, Universale di Architettura, Testo & Immagine, Torino, 2002.

50

Por eso Hertzberger afirma que se tienen que buscar formas y espacios que ofrezcan al usuario estímulos capaces de sugerir usos posibles y congeniales, a través de cadenas de asociaciones no del todo previsibles. Por ese motivo una vivienda tiene que poseer la máxima variedad de cualidad espacial, que favorezca una más rica y varia imaginación del habitante. Estas formas que

distintas maneras de entender la flexibilidad


admiten el cambio, donde este último es entendido como factor permanente, son identificadas como polivalentes, es decir, formas que permiten diferentes usos sin la necesidad de modificaciones importantes, aceptando así una flexibilidad mínima. La capacidad de las formas de ser permanentes hace posible que puedan ajustarse siempre a usos y funciones diferentes. “The process of change must constantly appear to us as permanent situation, that is why the changeability itself must come first and foremost as a constant factor, which contributes to the significance of each individual form. In order to withstand changes built forms must be made in such a way that they permit multiple interpretations, i.e. that they can both absorb and exude multiple meanings, without, however, losing their identity in the process.”29 El proyecto que se proponía traducir en la práctica estas teorías fue el prototipo de casa-esqueleto Diagoon en Delft, Holanda (1967-1971), realizado en ocho ejemplares. En ellos encontramos sintetizadas sus teorías sobre la composición espacial de una vivienda, su polivalencia (flexibilidad de uso), su capacidad de modificarse y ampliarse. Las viviendas se realizaron sobre un complejo modulo base muy profundo, de suficiente dimensión para acoger las diversas funciones necesarias para habitar, y transformar sus compartimentaciones a lo largo del tiempo. La unidad se podía repetir libremente y dislocar a 180°, siendo así un sistema de versátil agregación que aprovechaba todas las orientaciones posibles, y facilitaba distintas posibilidades de trasformación de sus usos interiores. El proyecto ofrecía la oportunidad a los habitantes de elegir entre una serie de posibilidades apenas sugeridas, para organizar sus casas en manera autónoma, según sus necesidades. Los únicos núcleos fijos eran los que contenían los servicios (baño y cocina) o la escalera, y la restante área estaba compuesta de espacios diáfanos situados a diferentes niveles, donde el usuario podía disponer el estar, comedor, y dormitorio donde mejor le convenía. No existía ninguna distinción rígida entre zona de día y zona de

Herman Hertzberger. Casas Diagoon, Delft (1971). Vista exterior y interior. Axonometria y sección de la vivienda.

29

HERTZBERGER, Herman: Lessons for students in architecture, Rotterdam: 010 Publishers, 2009; 1a ed. 1991. Pág. 149.

distintas maneras de entender la flexibilidad

51


noche. Los espacios en planta baja podían ser utilizados como garaje, pero también como almacén para bricolaje o jardinería, o como un pequeño taller-estudio de trabajo. El balcón, situado a media planta hacia el jardín, podía ser a su vez utilizado como un pequeño invernadero, como estancia exterior, y su cobertura como solárium.30

Herman Hertzberger. Casas Diagoon, Delft (1971). Plantas vivienda.

El uso del espacio confirmó la validez de este proyecto, que ve en la participación activa del usuario la manera para plasmar a su medida el espacio proyectado. Entonces, Hertzberger considera que el concepto de polivalencia, en la idea de vivienda que cambia en el tiempo, sea de fundamental importancia, contrastando con el concepto de flexibilidad, entendido como el diseño de espacios neutros e incompletos, los cuales no estimulan la creatividad del habitante. Además, la polivalencia implica el hecho que el edificio pueda ser utilizado de distintas maneras sin alteraciones estructurales, y se refiere a la intercambiabilidad de las actividades entre habitaciones diversas. Al final, para el arquitecto holandés, el criterio para evaluar un espacio no reside en la definición de sus elementos dimensionales, sino en la capacidad que a esto se puede conferir de evocar el mayor número de ocasiones en el mayor número de usuarios. También el arquitecto holandés Bernard Leupen, en sus investigaciones, analiza el concepto de flexibilidad del espacio asociándolo al concepto de polivalencia. En su libro: Frame and generic space (2006), estudia los distintos tipos de cambio que puede asumir un espacio, compuesto por un frame (marco), que constituye la parte permanente de una vivienda o edificio, y por un generic space (espacio genérico), es decir, la parte interna al marco en la cual se puede producir el cambio. Los distintos tipos de modificación que se identifican son tres: polivalencia, alterabilidad y extensibilidad.

30

CONTINENZA, Romolo: Architetture di Herman Hertzberger. Dalla forma alla partecipazione, Gangemi editore, Roma, 1988.

52

El concepto de polivalencia asumido por el arquitecto es lo mismo que se analizó anteriormente, anunciado por Herman Hertzberger, con la única distinción que este último no prevé la utilización de puertas y paredes correderas

distintas maneras de entender la flexibilidad


para efectuar cambios de uso en un espacio. Entonces se puede hablar de polivalencia cuando el espacio genérico no contenga elementos arquitectónicos, y su forma y dimensiones permitan diversos tipos de uso. “Polyvalence - Multiple use of spaces without architectural or structural modification or at most change of internal arrangement using revolving and sliding doors and sliding partitions. This is a continuous process. Changes can take place yearly, daily or at every possible moment.”31 “Polyvalent space - If the generic space contains no architectural elements and its form and dimensions invite different kinds of use, we may speak of polyvalence; in such instances the generic space is a polyvalent space.”32 Un ejemplo que explica la idea de espacio polivalente, como lo entiende Bernard Leupen, es el proyecto de las viviendas multifamiliares en Graz, Austria (1994), diseñado por los arquitectos F. Riegler y R. Riewe. El edificio está formado por 24 unidades de viviendas, distribuidas en una pastilla alargada de 10 metros de crujía, 76 de longitud, y caracterizadas por tres tipologías de apartamentos diferentes (seis de 46 m2, quince de 76 m2 y tres de 96 m2). En una franja central se organizan cocina y baño, y los espacios habitables se distribuyen en las dos fachadas este y oeste. La vivienda se puede compartimentar gracias a la presencia de tabiques móviles que favorecen un cierto grado de flexibilidad, manteniendo al mismo tiempo una determinación de los espacios.33 En conclusión, la polivalencia de una vivienda no define cual es el espacio donde comer, estar, dormir y trabajar, sino que prevé una gama de posibilidades de elección entre un sistema de espacios que no son etiquetados por una función específica.

F. Riegler y R. Riewe. Viviendas en Graz (1994). Planta tipo.

31

LEUPEN, Bernard: Frame and generic space, 010 Publishers, Rotterdam, 2006. Pág. 25. 32

Ibid. Pág. 26.

33

A&V Monografías n. 56, Vivienda Europea, 1995.

distintas maneras de entender la flexibilidad

53


3.4.2. Alterabilidad. Vivienda embrión El arquitecto Bernard Leupen analiza otra tipología de cambio, la alterabilidad, estudiando, entre distintas clasificaciones propuestas por otros autores, el concepto enunciado por Priemus cuando habla de la capacidad de adaptación de un espacio a través de la alteración. Leupen utiliza el término alterabilidad como la combinación de los conceptos analizados por Priemus de extensibilidad, variabilidad y flexibilidad. El teórico entiende la extensibilidad como la capacidad de ampliar o reducir el tamaño de un espacio; la variabilidad como la posibilidad de modificar la vivienda con la ayuda de un experto, y la flexibilidad como la posibilidad de intervenciones simples que los mismos usuarios pueden llevar a cabo. Resumiendo estos tres términos Leupen afirma que la alterabilidad es: “Alterability. Internal alterations, varying from changing the position of a door or moving or removing a wall to revising the entire internal layout.”34 “Alterable space. If the generic space contain an assemblage of elements that can be changed, we may speak of alterability.”35 Entonces una vivienda es considerada alterable solo si tiene algunos elementos que se pueden mover, desplazar o quitar para que se produzca una nueva disposición interior del espacio. Estas alteraciones pueden consistir en modificar la posición de una puerta, pasando por eliminar un tabique, hasta cambiar la distribución completa de la vivienda.

54

34

LEUPEN, op. cit. Pág. 25.

35

Ibid. Pág. 26.

Existe también otra manera de entender la alterabilidad, como criterio para proyectar el cambio, y se puede explicar a través del concepto de vivienda “embrión”, que consiste en una casa que, a partir de una estructura permanente básica, crece o se completa dentro de sus mismos límites a lo largo del tiempo. Para que esto pueda avenir tiene que existir, en el espacio interior, un área que

distintas maneras de entender la flexibilidad


no sea ocupada inicialmente, permitiendo su evolución posterior. Se puede diseñar un espacio en doble altura que en futuro se pueda dividir, o disponer de espacios anexos a la unidad, o pertenecientes a otra vivienda, que en principio están inutilizados. Un ejemplo de vivienda “embrión”, que crece interiormente, es el proyecto casa evolutiva en Perugia, Italia (1978), diseñado por Renzo Piano. El proyecto se caracterizaba por la presencia de una estructura portante y un espacio interior que acomodaba, en planta baja, un núcleo central fijo de servicio-escalera y, en la planta superior, un dormitorio, que constituían los elementos necesarios para una primera ocupación. El área restante, en doble altura, era libre y se podía subdividir horizontalmente si se necesitaba. La casa, llamada por el arquitecto “evolutiva”, podía crecer y modificarse, a lo largo del tiempo, por mano de los mismos habitantes, gracias a una serie de soluciones constructivas introducidas por el arquitecto. 3.4.3. Extensibilidad. Vivienda semilla La tercera tipología de modificación, que identifica el arquitecto Bernard Leupen, es la extensibilidad del espacio de una vivienda, definiéndola como:

Renzo Piano. Casa evolutiva, Perugia (1978). Posibilidades de evolución de la vivienda a lo largo del tiempo.

“Extendability. Enlarging the surface area of a dwelling without consequences space-wise for surrounding homes (independent extendability) or with consequences for surrounding homes (dependant extendability). This expansion can be forwards or backwards, sideways or upwards. Such enlargements can, in part, be effected without extending the foundations (that is, on the roof or at the expense of a loggia or roof terrace). Any enlargement at ground level, however, will require additional foundations.”36 “Extendable space. If the generic space is not bounded on all sides we may speak of extendability.”37 Una vivienda es considerada extensible si se puede

36

LEUPEN, op. cit. Pág. 25.

37

Ibid. Pág. 26.

distintas maneras de entender la flexibilidad

55


expandir fuera de sus límites, modificándolos, sin invadir el área de las viviendas que se encuentran alrededor, en caso de una extensibilidad independiente, o sumándose al área de las casas vecinas, en caso de una extensibilidad dependiente. Esta tipología de vivienda se puede llamar vivienda “semilla”, constituida por una infraestructura básica que tiene la posibilidad de ampliarse exteriormente con el tiempo, y según las necesidades del usuario, hecho que la distingue de la precedente tipología de vivienda que puede crecer solo interiormente. Claramente es necesaria un área anexa externa para que se pueda desarrollar esta evolución y apropiación. Un ejemplo de vivienda “semilla” es el proyecto Growth Homes en Almere, Países Bajos (2002) diseñado por el estudio de arquitectura de Herman Hertzberger. El conjunto está formado por siete unidades residenciales colocadas una a continuación de la otra, que disponen de una estructura básica más una zona exterior anexa, que cada habitante puede utilizar y rellenar de diferentes maneras. Hertzberger propuso una serie de variantes para la ocupación inicial de este área: un espacio exterior sin intervenciones; una zona acristalada a modo de invernadero, o una ocupación parcial de la misma por medio de diferentes soluciones volumétricas conectadas a la infraestructura básica (por ejemplo, ampliación de la sala de estar en planta baja o incrementación de una habitación en la planta superior). La idea base de este proyecto es que estos espacios vayan evolucionando a lo largo del tiempo, y de esta forma sean rellenados por completo.

Herman Hertzberger. Growth Homes, Almere (2002). Vista exterior de la vivienda, y distintas posibilidades de ocupación del espacio anexo.

56

Los ejemplos, analizados anteriormente, explican cómo estas tres distintas tipologías de cambio, como las define Bernard Leupen, polivalencia, alterabilidad y extensibilidad, permiten a la vivienda ser un elemento que no está acabado en el momento en el que se construye, sino que puede tener espacios que cambian sus usos, sin ningún tipo de intervención sobre la infraestructura, alterar su configuración interior, variando simplemente la posición de un elemento, y extender los límites de la unidad, a través de áreas anexas lateralmente, o ampliarse en altura.

distintas maneras de entender la flexibilidad


3.5. La teoría de I. Paricio Esta investigación analiza la teoría de Ignacio Paricio como conclusión de este capítulo, sobre las distintas maneras de entender la flexibilidad, en cuanto el arquitecto español estudia este concepto desde distintos puntos de vista. En su libro: La vivienda contemporánea. Programa y tecnología (2000), examina la situación actual de la vivienda, que no acepta la modificación de la misma, y en consecuencia la adaptación a las necesidades cambiantes del usuario. Propone una análisis detallado de todos los elementos que la caracterizan, llegando a la conclusión que la flexibilidad tiene que tener un rol fundamental en el diseño de la casa, entendida como “cualquier disposición constructiva o formal que permita cierta diversidad en la maneras de ocupación.”38 Para conseguirla son necesarias algunas características: una compartimentación que admita una polivalencia de uso de los espacios, sin modificar la estructura; la reducción de las divisiones interiores o la incorporación de cerramientos móviles; un diseño que admita la extensibilidad de la vivienda a través de la anexión de nuevos espacios; y una separación entre componentes estructurales fijos y componentes de compartimentación, elegidas por el usuario según su necesidades, introducida por N. J. Habraken en su teoría de los Soportes. Paricio incorpora todas estas cualidades espaciales, y otras más, para proponer un nuevo concepto denominado perfectibilidad, es decir, dotar la vivienda de los elementos esenciales para una primera ocupación de manera que esté prevista su mejora posterior. 3.5.1. Modelo de vivienda “caja” y “oficina” El modelo estándar de vivienda actual tiene que evolucionar, ampliando su capacidad de ser utilizada de distintas maneras y ajustándose mejor a los cambios contemporáneos. Ignacio Paricio compara las casas determinadas y “acabadas”, en las cuales vivimos, a un

38

PARICIO, Ignacio; SURT, Xavier: La vivienda contemporánea. Programa y tecnología, ITEC, Barcelona, 2000. Pág. 49.

distintas maneras de entender la flexibilidad

57


“estuche” que protege un objeto. El estuche explica, sin abrirlo, lo que contiene, al igual que sucede con nuestras viviendas que contienen una sola forma de ocupación, evidenciada en la fachada. Cada estuche está destinado a un único objeto y será difícil adaptarlo para contener otro; lo mismo ocurre en las compartimentaciones de las viviendas que no se pueden modificar, y están pensadas para acomodar usos concretos. En cambio una “caja” representa una envolvente protectora indiferenciada, en la cual se pueden colocar muchos objetos, y la forma nunca explica cuál es su contenido; las divisiones internas serán menos importantes de su conformación general, en cuanto se podrán eliminar o modificar. La tipología de vivienda como “caja” resume distintos criterios que se refieren a: la vivienda como soporte, sin compartimentaciones; la percepción total del espacio interior; la fachada que no se diferencia en base a la distribución interna; las proporciones entre los lados de la caja, fachada y profundidad edificable; la posibilidad de localizar los elementos comunes en una parte periférica, y la previsión de modificaciones de la compartimentación.

Bosch Haslett. Viviendas en Ámsterdam (1991-1994). Vista exterior y planta de las viviendas.

58

Un ejemplo que explica esta tipología de viviendas es el proyecto de 28 residencias sociales en Ámsterdam, Países Bajos (1991-1994), diseñado por el arquitecto Bosch Haslett. El proyecto plantea la construcción de un bloque de cuatro alturas y una profundidad de 18 metros, en el que se disponen las viviendas con acceso directo desde el exterior. Partiendo de la idea del arquitecto que “una habitación buena es una habitación grande”, los apartamentos son espacios amplios en los que no existe ninguna partición interna, ofreciendo una gran flexibilidad de usos. Todas las viviendas son dúplex, a excepción de las dos situadas como remates de la primera planta que disponen de un piso, con un espacio a doble altura en ambos extremos de la planta, que puede mantenerse o cubrirse continuando el forjado superior. Cada unidad se puede adaptar a distintas formas de vida, familiares o

distintas maneras de entender la flexibilidad


laborales, añadiendo o eliminado los tabiques interiores y cubriendo o manteniendo los vacíos propuestos. También la diferenciación entre elementos perdurables y otros que necesitan actualizaciones frecuentes favorece un mayor grado de flexibilidad.39 Otro modelo, que se aproxima a la nueva idea de vivienda colectiva para el siglo XXI, son los edificios de oficina, donde la relación superficie - perímetro, la centralidad del acceso, el orden de la malla estructural y la localización de las instalaciones forman el único nivel de proyecto. La característica más relevante en el proyecto de las oficinas es el aprovechamiento de toda la superficie, sin prever una compartimentación estricta. Los únicos elementos fijos son la estructura, la fachada, los núcleos de acceso y servicio, y el restante espacio será destinado al diseño de las ocupaciones concretas, según los sistemas de trabajo de cada usuario. La distinción entre dos momentos constructivos, el primero donde el promotor construye la parte fija del edificio, y el segundo donde el ocupante construye el interior, de acuerdo a sus objetivos y posibilidades económicas, constituye la metodología base que tendría que aprender el proyecto de las viviendas colectivas. Como la construcción de los edificios de oficinas ha incorporado esta nueva manera de proyectar, denominada Open System, con naturalidad, también el diseño de la vivienda tendría que abandonar los esquemas tradicionales y afrontar los cambios con la misma naturalidad. Hoy parece evidente que es necesario prestar atención al proyecto de la distribución interior, para enfrentar la diversidad de modos de vida y los diferentes usos de los espacios, y proponer el diseño de una unidad de vivienda priva de cualquier tabiquería. 3.5.2. Flexibilidad = Perfectibilidad La solución final que el arquitecto propone, como alternativa al modelo de vivienda “acabada”, que existe actualmente, es el diseño de una vivienda “inacabada”.

39

A&V Monografías n. 67, Vivienda Mejor, 1997.

distintas maneras de entender la flexibilidad

59


Como ya se analizó anteriormente, los habitantes siempre terminan haciendo modificaciones en su casa, que al no estar previstas, ni en el proyecto ni en el sistema constructivo, llevan consigo costes altos y mayores dificultades en el momento en el cual sea necesario cambiar la vivienda. Tenemos que decir, también, que no se puede prever de manera exacta la evolución de las necesidades de los usuarios. Por eso, proyectar una vivienda inacabada, perfectible o mejorable, es la respuesta mejor si queremos ahorrar energía, costes en futuras reformas y dotar de una cierta flexibilidad a la vivienda, a lo largo de su vida útil. Perfectible significa literalmente capacidad de perfeccionarse,y la perfección puede ser la adaptabilidad a los cambios. Pero, si comparamos el concepto de perfectibilidad con lo de flexibilidad, podemos decir que si el primero admite la idea de inacabado el segundo se podría entender como el indeterminado. La flexibilidad de la vivienda se puede conseguir de muchas maneras, planteando un espacio ambiguo o un espacio comodín, con elementos que permitan la transformación instantánea de un espacio, generando más superficie útil mediante el estudio de las alturas y de las dimensiones de los espacios etc. En cambio, la perfectibilidad prevé el diseño de una vivienda “mínima”, es decir, que tiene los elementos básicos y necesarios para una primera ocupación, y que se desarrolla y mejora con el tiempo, siguiendo las necesidades económicas y logísticas del usuario. La inversión inicial se dedica a conseguir toda la superficie posible, una localización urbana adecuada y unos elementos comunes de la mejor calidad, reduciendo la cantidad y las prestaciones de los componentes doméstico, que se van a optimizar con el tiempo, las compartimentaciones y los sistemas de refrigeración y calefacción. Este planeamiento exige un proyecto previsor, donde se hayan evaluado las medidas necesarias para garantizar una gran cantidad de variaciones y mejoras posibles, y una oferta de equipos prefabricados y constructores de elementos secundarios, que permitan costes razonables a la hora de perfeccionar 60

distintas maneras de entender la flexibilidad


la vivienda. Un ejemplo de vivienda perfectible es el proyecto de viviendas sociales Nemausus en Nimes, Francia (19851987), diseñadas por el arquitecto francés Jean Nouvel. El proyecto experimental Nemausus tenía como objetivo la realización de viviendas económicas con la posibilidad de variar y transformarse con el tiempo. Para garantizar esta flexibilidad, consiguiendo el máximo espacio por el mínimo costo, el arquitecto planteó viviendas que alcanzaban una superficie máxima, minimizando los espacios comunes, escaleras y distribuidores. Los dos edificios contenían 114 apartamentos de distintas tipologías, una, dos o tres plantas, sin particiones interiores, de forma que el espacio se podía organizar de diferentes formas, con un único núcleo fijo donde se ubicaron el baño, la cocina y las escaleras. Estos últimos se instalaron utilizando elementos básicos, minimizando ulteriormente el coste y dando la posibilidad al usuario de implementar otros sistemas, según su disponibilidad económica. Como posibles elementos de compartimentación, J. Nouvel propuso una serie de tabiques semitransparentes, más propios del diseño de oficinas. La estructura fue concebida de una forma práctica y racional, y las viviendas como perfectibles, que se vayan mejorando y acabando con el tiempo, ahorrando en materiales y acabados, para aumentar al máximo el espacio de la vivienda.

Jean Nouvel. Viviendas sociales Nemausus, Nimes (1985-1987). Imagen interior y planta duplex de una vivienda.

Este ejemplo de proyecto demuestra como el trabajo del arquitecto pueda generar unas condiciones de proyecto del espacio, que respondan a las necesidades del usuario, sin imponer criterios determinados sobre la manera en la cual el habitante debe habitar su vivienda, e invirtiendo el dinero en la dotación de mayor espacio posible. El diseño de un espacio perfectible permite generar condiciones adecuadas para que el individuo participe en la modificación de su espacio, y lo adapte a sus diferentes exigencias, mejorando con el tiempo los elementos que lo componen.

distintas maneras de entender la flexibilidad

61


4. DISPOSITIVOS QUE PROPORCIONAN LA FLEXIBILIDAD


Efectuada el análisis de las distintas maneras de entender la flexibilidad, a través del estudio de algunas teorías, este capítulo de la investigación tiene como objetivo formular unos criterios de análisis que incorporen las posibilidades de proporcionar flexibilidad a la vivienda. El estudio de algunos ejemplos de proyectos de viviendas colectivas explicará cómo estos criterios se pueden aplicar, y que tipología de flexibilidad utilizan, para garantizar el cambio de los espacios.

4.1. Criterios de análisis El trabajo se concentra en la formulación de seis modelos tipológicos de vivienda flexible, individuados mediante el estudio de las teorías. La realización de estos últimos se concretiza en la elaboración de cuatro estrategias de proyecto, en la interpretación de las necesidades primarias del usuario, a las cuales responden y, al final, en la propuesta de algunos sistemas constructivos. 4.1.1. Seis modelos de vivienda colectiva flexible El estudio efectuado en el capítulo precedente permite la individuación de nueve tipologías de vivienda flexible, cada una con distintas maneras de concebir y obtener modificaciones del espacio en el tiempo, que se van a resumir a continuación. Vivienda “abierta”: presenta una planta libre, caracterizada por un espacio indeterminado, neutro, sin compartimentaciones, y definida solo por la estructura portante, los accesos y las instalaciones, donde los usuarios tienen la plena libertad de organizar el espacio como quieren; Vivienda adaptable: tiene la capacidad de adaptarse a diferentes usos sociales y cambios tecnológicos, tanto antes como después de la ocupación. El espacio está diseñado pero no demasiado definido; se consideran los mejores puntos de acceso, la posición de los servicios y el tamaño del módulo más eficiente, dando al usuario

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

65


la posibilidad de elegir entre distintas opciones de compartimentación, según sus necesidades; Vivienda transformable: puede transformar el espacio gracias a la dotación de elementos móviles o desplazables (mobiliario, puertas correderas, tabiques móviles etc.), favoreciendo la reconfiguración instantánea de la casa por parte del usuario; Vivienda móvil: diseñada para moverse de un lugar a otro. Puede ser “portátil”, si se transporta en una sola pieza, “desmontable”, si se transporta en un numero de partes que se montan en un sitio, y “modular” si se compone de un sistema de elementos que se ensamblan de diferentes maneras, adecuándose a distintas funciones y ubicaciones; Vivienda interactiva: responde a las necesidades del usuario de manera automática e intuitiva, gracias a algunos mecanismos tecnológicos que modifican el ambiente, aspecto o forma en base a la exigencia de cambio; Vivienda polivalente: propone distintas soluciones para diferentes usos, sin alterar la estructura, gracias al diseño de formas que permiten múltiples interpretaciones de los espacios, y una intercambiabilidad de las actividades entre habitaciones diversas. El usuario decide donde colocar las funciones (estar, trabajar, comer, dormir etc.) y como compartimentar su casa, según sus necesidades; Vivienda alterable: se puede entender como una vivienda transformable pero también como una unidad que crece, o se completa, dentro de sus límites a lo largo del tiempo, gracias a un espacio libre interior; Vivienda extensible: se expande fuera de sus límites, modificándolos, teniendo una infraestructura básica que puede ampliarse exteriormente con el tiempo y un área anexa; Vivienda perfectible: tiene los elementos básicos y necesarios para una primera ocupación y la capacidad de perfeccionarse, mejorarse y acabarse con el tiempo,

66

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


adaptándose a los cambios y a las necesidades del usuario. De todas estas tipologías de vivienda flexible, donde cada una tiene un grado de flexibilidad y un método para conseguirlo, la investigación decide tomar en consideración solo seis de estas, identificándolas como modelos que se pueden aplicar en el proyecto de la vivienda colectiva. En particular, se consideran los tipos abierta, adaptable, transformable, perfectible, alterable y extensible. El concepto de vivienda adaptable, elaborado por la teoría de T. Schneider y J. Till, donde la flexibilidad se obtiene a través del proyecto de una vivienda soft, y por la teoría de R. Kronenburg, que la define como capaz de responder a diferentes usos y funciones, incorpora el concepto de polivalencia analizado por H. Hertzberger, entendido como el diseño de formas y espacios que sugieran usos posibles. Entonces, la idea de adaptabilidad se interpreta como la capacidad de un espacio de acomodar diversos usos gracias a la forma arquitectónica en la cual es proyectado. Las dos que no se van a utilizar como modelos son la vivienda móvil y la interactiva, porque se consideran de difícil aplicación en el campo de la vivienda colectiva. La primera se destaca fuertemente de las maneras de entender la flexibilidad estudiadas, previendo un cambio no solo en el objeto construido sino también en su ubicación. Es una calidad que necesitaría un estudio específico donde se expliquen todos los sistemas útiles para su realización, con sus características positivas y negativas. La segunda requiere el uso de tecnologías avanzadas y sofisticadas que van a subir el coste de la vivienda, no permitiendo a las personas con pocos recursos de poder beneficiarse de una casa. Como vimos anteriormente, analizando la teoría de Ignacio Paricio, es mejor dedicar la inversión inicial para conseguir toda la superficie posible y unos elementos comunes de buena calidad, reduciendo

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

67


las prestaciones de los componentes domésticos, con la posibilidad de mejorarlos con el tiempo. La cualidad del espacio en este caso es mucho más importante de la utilización de últimas tecnologías. La identificación de los modelos nos permite definir que tipología de espacio flexible queremos proyectar. El modelo abierto se refiere al diseño de un espacio libre, indeterminado, neutro donde el usuario tiene plena libertad de organizarlo como prefiere, teniendo un catálogo de elementos entre los cuales elegir; el adaptable tiene que ver con el proyecto de espacios que acojan con facilidad diferentes usos; el transformable incorpora elementos móviles que permitan cambios espaciales; el perfectible supone la posibilidad de mejora a medio o largo plazo, y los modelos alterable y extensible están proyectados para que se realicen modificaciones en su espacio interior, y ampliaciones en el exterior. Podemos decir que la tipología abierta es la que promueve una mayor indeterminación de la vivienda, mientras las otras tienen un proyecto más definido, que prevé una serie de posibilidades de elección de modificación del espacio por parte del habitante. Entonces, los seis modelos de vivienda individuados (abierta, adaptable, transformable, perfectible, alterable y extensible) permiten considerar el planteamiento abierto de la utilización del espacio, la capacidad de adaptación a diferentes maneras de vivir, la transformación instantánea del espacio interior, la posibilidad de mejorar sus componentes, la alteración del espacio interior y la relación de la vivienda con el exterior.

68

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


4.1.2. Estrategias de cambio Los modelos identificados permiten distintos tipos de cambio que se pueden efectuar en la vivienda. La investigación propone una serie de estrategias de proyecto que, englobando un conjunto de medios y mecanismos, posibilitan la realización de una vivienda como proceso y establecen las líneas guías que pueden ayudar el arquitecto a la hora de proyectar. En primer lugar, se dividen en cuatro categorías en función de la flexibilidad proporcionada y de las necesidades que satisfacen: estrategias neutrales, adaptables, cualitativas, ampliativas. Estrategias neutrales Este tipo de estrategia incorpora todo tipo de intervención que permite la realización de un modelo de vivienda abierta, es decir, de un espacio neutro, libre e indeterminado, donde el usuario tiene la libertad absoluta de elegir como quiere organizar su vivienda. Consiste en dotar la vivienda de la mayor área posible, proyectando un gran volumen espacial, sin particiones internas, que genere un espacio ambiguo, indefinido y apropiable por parte del habitante de forma creativa. La ausencia de compartimentación permite, por ejemplo, la posibilidad de dos configuraciones futuras: un área que pertenece indivisa, es decir, sin divisiones internas, donde las distintas actividades se vayan desarrollando con una simple distribución del mobiliario (vivienda loft); o un espacio que se vaya compartimentando en el tiempo según las necesidades del usuario. La aplicación de las estrategias neutrales implica algunas acciones proyectuales, entre las cuales: • Una distribución de los accesos que permita distintas subdivisiones del espacio; • Un espacio diáfano; • La concentración de las zonas húmedas;

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

69


• La agrupación de las instalaciones o la distribución por el suelo; • Una disposición y tamaños regular de las aberturas. Esta estrategia proporciona el grado máximo de indeterminación del espacio y la participación activa del habitante durante la fase de uso y apropiación de la vivienda; se favorece la realización de un espacio flexible de tipo soft (término utilizado por T. Schneider y J. Till en la teoría Flexible Housing), que pueda acomodar distintas configuraciones y responder a las necesidades variables del ocupante, tanto antes como después de la ocupación. Estrategias adaptables Las estrategias adaptables engloban todas las posibilidades de obtener un espacio que permite cambios de funciones, que se pueden conseguir a través de la modificación de uso o de forma. El cambio de uso se realiza gracias a una configuración espacial polivalente, es decir, la compartimentación interna de la vivienda está diseñada en manera tal que cada estancia puede acoger distintas funciones, sin necesidad de modificar la estructura. Se trata de una desjerarquización de los espacios, donde las actividades como dormir, estar, comer y trabajar no caracterizan un área específica sino que se pueden realizar en cualquier parte de la casa. Sin embargo, otras tareas como cocinar o asearse no pueden desarrollarse en cualquier espacio porque necesitan de equipos e instalaciones más específicos, como conducciones de agua y saneamiento, electrodomésticos, aparatos sanitarios etc., y por eso no se comprenden en esta estrategia. Para que se actúen estas variaciones de uso: • Los espacios deben tener formas geométricas neutras y dimensiones similares; • El tipo de relación entre los distintos espacios no debe condicionar su uso;

70

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


• La relación entre cada uno de los espacios y el exterior debe ser análoga. El modelo de vivienda que engloba estas acciones proyectuales es el adaptable, que se concentra principalmente en el diseño de una vivienda donde, gracias a su conformación, cada espacio pueda acomodar distintos usos. En cambio, la variación de forma se obtiene a través de modificaciones espaciales que permitan la adaptación del espacio a la nueva función. Las áreas son convertibles, es decir, que se transforman físicamente para adecuarse al uso requerido, y para ello suelen usarse sistemas de tabiques deslizantes o de fácil reubicación, puertas correderas, muebles móviles o transformables. En base a como sea diseñada esta estrategia, se consiguen distintos grados de determinación del uso de la vivienda en el tiempo, en cuanto los elementos internos pueden limitar más o menos las configuraciones posibles. Entonces para que se actúen estas variaciones de forma es necesario: • El uso de particiones internas transformables mediante mecanismos sencillos o fácilmente reubicables; • Una disposición de los accesos que favorezca distintas configuraciones del espacio; • La concentración de las zonas húmedas que permita mayores posibilidades de distribución de la vivienda; • La agrupación de las instalaciones en los límites del espacio o la distribución por el suelo; El modelo de vivienda, que incorpora este tipo de estrategia adaptable, es lo que R. Kronenburg llama transformable, es decir, una casa que puede modificar las funciones del espacio moviendo algunos elementos. Claramente estos últimos garantizan un cierto grado de flexibilidad, que se relaciona a la manera en la cual está proyectado el sistema móvil, identificándose con un uso hard del espacio, como lo definía la teoría de T. Schneider y J. Till, determinado por las configuraciones producidas.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

71


Estrategias cualitativas Las estrategias cualitativas introducen cambios en la calidad de los elementos de la vivienda como los acabados interiores, las instalaciones, los servicios y la fachada, posibilitando la sustitución, mejora, recolocación, aumento o desaparición, e incorporando tanto el concepto de perfectibilidad como el de adecuación. El primero está relacionado con la idea de dotar la vivienda de los elementos básicos, para una primera ocupación, permitiendo mejoras a lo largo del tiempo (definición de I. Paricio); el segundo, aunque es un concepto muy similar al primero, se refiere al cambio de los elementos por obsolescencia o a la adaptación de las necesidades de un nuevo usuario. La perfectibilidad o adecuación de los acabados interiores se relaciona con las posibilidades de actualizar y mejorar estos elementos, que se proyectan utilizando: • Acabados iniciales compartimentación;

básicos

o

ningún

tipo

de

• Materiales de fácil sustitución y reciclaje; • Sistemas que puedan incorporar nuevas capas; • Máxima independencia entre capas de acabados y de soporte. La perfectibilidad o adecuación de las instalaciones es de fundamental importancia, cuando se proyecta una vivienda como proceso, en cuanto su vida útil es más corta, entre los 10 y 20 años, respecto a los otros elementos de la vivienda que pueden superar los 50 años, y es difícil prever las necesidades de equipamientos futuros, vinculadas a las exigencias de confort. Por eso las instalaciones previstas inicialmente deben ser diseñadas en manera flexible, es decir, para que sea fácil su ampliación y acceso en caso de reparación o sustitución de los elementos. En el específico, la aplicación de esta estrategia implica: • Sistemas y equipos del edificio diseñados de manera

72

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


independiente respecto a los elementos del soporte; • Un fácil acceso a los componentes técnicos (tuberías, conductos, cables y equipos); • La distinción individuales;

entre

instalaciones

colectivas

e

• La consideración de la diferencia entre las duraciones de la vida útil de los distintos elementos; • La utilización de conexiones que permitan de forma sencilla y segura su desconexión, eliminación y sustitución; • La modulación de los elementos; • El diseño de las instalaciones para que sean divisibles y ampliables. La perfectibilidad de la fachada está relacionada con una adecuación estética, como la posibilidad de cambiar el aspecto exterior, y técnica, como la oportunidad de una reparación en caso de deterioro, o con la necesidad de mejorar el comportamiento energético de la vivienda, donde la fachada es parte de la envolvente térmica. Se permite la actualización de esta estrategia utilizando: • Acabados iniciales básicos; • Materiales de fácil sustitución y reciclaje; • Sistemas que puedan incorporar nuevas capas; • Sistemas que puedan incorporar nuevos elementos (protección solar, equipos de captación solar, equipos de ventilación/climatización etc.) • Máxima independencia entre la fachada y la estructura de soporte; • Un diseño modular. Claramente las estrategias cualitativas se aplican para la realización de un modelo de vivienda perfectible, donde todos los elementos son básicos y permiten una futura mejora o adecuación por parte del usuario.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

73


Estrategias ampliativas Las estrategias ampliativas permiten una incrementación de los espacios de la vivienda. Se pueden conseguir a través de la implementación de un área interior, caso en el cual se utiliza un modelo alterable, o con la extensión de la vivienda fuera de sus límites, cuando se aplica un modelo extensible, añadiendo un espacio exterior. La unidad parte de un estado adecuado a las necesidades iniciales del usuario, y va aumentando la cantidad de superficie útil a medida que se necesite más espacio, y aumenten las posibilidades económicas. La posibilidad de un crecimiento interior al volumen inicial de la vivienda se consigue con la construcción de niveles intermedios o entreplantas. Su estado inicial consiste en un área útil y habitable (vivienda embrión), capaz de albergar distintos tipos de actividades, o favorecer crecimientos posteriores gracia al potencial de expansión interior. Esta tipología de intervención no altera la relación con el espacio exterior y tampoco la envolvente del edificio, aunque se pueda requerir la introducción de nuevas aberturas para proporcionar luz y ventilación a los nuevos espacios creados. Las acciones proyectuales que se deben adoptar son: • Disponer de un área, dentro los límites de la vivienda, que tenga determinadas características espaciales y térmicas aptas para acomodar diversas actividades; • Tener un volumen inicial con suficiente altura que permita la introducción de nuevos niveles intermedios; • Prever el uso de sistemas constructivos en seco con alto grado de prefabricación, las conexiones de los nuevos forjados y la implementación de escaleras a la estructura existente; • Prever las conexiones de las instalaciones y de los mecanismos en los nuevos espacios; • Prever la posibilidad de nuevas aberturas en la fachada.

74

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


La posibilidad de expansión exterior al volumen inicial de la vivienda permite ampliar el espacio modificando los límites y el tamaño de la construcción (vivienda semilla). Los espacios se proyectan sobre un nuevo soporte externo, anexo a la vivienda, que puede prever la construcción de una nueva planta en altura, una extensión lateral, el incremento de un área en voladizo etc. Al final, para actuar estas variaciones es necesario: • La existencia de un espacio disponible para las nuevas ampliaciones; • El proyecto de una estructura que pueda soportar cargas mayores a las iniciales, en caso de crecimiento sobre la existente; • El diseño de instalaciones que sean capaces de crecer, para poder servir los nuevos espacios. Las estrategias identificadas se aplican a los distintos modelos de vivienda flexible de manera específica, pero algunas acciones proyectuales se pueden también utilizar para el diseño de otros modelos. Este trabajo ha querido sistematizar las estrategias para explicar las potencialidades que tiene cada una, pero esto no niega la posibilidad de una combinación de una o más de estas, garantizando así una mayor capacidad de flexibilidad.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

75


4.1.3. Tipos de necesidades del usuario Otra característica que tienen los modelos de vivienda colectiva, precedentemente identificados, además de la posibilidad de aplicación de distintas estrategias que proporcionan flexibilidad, es que cada uno de ellos debe ser capaz de responder a las distintas necesidades del usuario. La investigación decide resumirlas en tres categorías: necesidad de personalizar; necesidad de una actualización tecnológica; necesidad de una modificación funcional de la vivienda. Personalizar La necesidad de personalizar la vivienda está relacionada con la exigencia innata del ser humano de transformar y recrear su hábitat, a la búsqueda de un lugar propio, donde ser y sentir pertinencia. Esta idea se refiere al concepto de habitar, definido por el filósofo alemán Heidegger, como la manera en que los seres humanos pertenecen y se relacionan con el mundo y por tanto son. El concepto de habitar está directamente conectado a todos los actos de construcción. Construir no es solo el proceso de hacer edificios, no es un medio que nos permite posteriormente habitar; construir es en sí mismo habitar, ya que es el medio principal por él que los seres humanos nos relacionamos con el mundo y formamos parte de él. También el arquitecto holandés Habraken, influenciado por Heidegger, reconoce la necesidad natural del habitante de personalizar su rededor, afirmando que existe una “relación natural” entre una persona y el espacio que habita que emerge en las acciones cotidianas de la vida, y por tanto está en la esencia de nuestra existencia. El habitar es la suma de acciones humanas que se desarrollan en un ambiente seguro creado por el ser humano, su vivienda. Estas acciones condicionan el mismo ambiente, porque el individuo quiere poseer el espacio donde vive, modificándolo. Este tipo de necesidad depende claramente de un

76

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


factor estético y de las posibilidades económicas de las personas que habitan la vivienda. Se puede traducir en simples acciones como pintar una pared, modificar la disposición del mobiliario o en intervenciones más fuertes como la modificación o incorporación de elementos que favorezcan una nueva compartimentación interna. Este trabajo propone la utilización de un modelo abierto y perfectible, para responder a esta categoría de necesidad, en cuanto el primero deja al usuario la libertad total de organizar, personalizar y habitar su vivienda como quiere en cualquier momento durante la vida útil de la construcción; el segundo permite acabar y mejorar la vivienda siguiendo los deseos y las posibilidades económicas del habitante. Actualizar Otra categoría corresponde a las necesidades de una actualización tecnológica que comprende aumentar el confort y la calidad de la vida, mejorar el comportamiento energético y renovar las instalaciones por obsolescencia. Todas estas actualizaciones necesitan la incorporación del concepto de vivienda como proceso en cuanto se van consiguiendo a lo largo de la vida de un edificio. Inicialmente la casa no debe alcanzar el nivel de calidad máxima sino que se van añadiendo e incorporando los elementos en el tiempo. La mejora del comportamiento energético depende de la normativa en vigor y puede requerir tanto la actualización de los sistemas pasivos como activos de los edificios. Los primeros logran el acondicionamiento ambiental del edificio a través del aprovechamiento de los medios naturales (sol, viento, orientación, características de los materiales de construcción etc.), y los segundos con el uso de sistemas de climatización artificiales para la ventilación, calefacción y refrigeración. La renovación de las instalaciones es necesaria en cuanto son los elementos que tienen una vida útil más corta respecto a otras partes del edificio, y porque no se

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

77


pueden prever todos los avances tecnológicos que se irán incorporando en el tiempo como estándares de calidad de una vivienda. Para responder a esta exigencia, la investigación sugiere la utilización de un modelo de vivienda perfectible que, gracias al hecho de ser inacabada y de disponer solo de los elementos básicos para una primera ocupación, permite efectuar todo tipo de actualización y mejoras, desarrollándolas con el tiempo. Funcionalizar La necesidad de modificar funcionalmente la vivienda depende de la posibilidad de poder cambiar el uso de los espacios y el tamaño de la casa. El primero está relacionado con los estilos de vida de los habitantes, que se van desarrollando en la sociedad contemporánea y se traduce, por ejemplo, en la exigencia de un área para trabajar o estudiar, en la posibilidad de transformar una zona de estar en un dormitorio para la acogida de un familiar, amigo o adaptar los espacios para que se puedan compartir. Decide el usuario como quiere utilizar su vivienda, y el diseño de los espacios tiene que permitir la elección de distintos tipos de uso del mismo. El segundo se refiere a la variabilidad de la composición familiar, es decir, un aumento o disminución del número de los miembros. Por ejemplo, se puede necesitar más espacios por el nacimiento de un nuevo hijo, la acogida de un familiar mayor o de un amigo etc., y menos espacio por la emancipación de los hijos, por la separación de una pareja o la muerte de algún componente de la familia etc. Todas estas modificaciones en el número de habitantes pueden requerir una actualización funcional de la vivienda precisando un cambio en el tamaño de la misma. Los modelos adaptable, transformable, alterable y extensible responden a la necesidad de funcionalizar la vivienda. El primero permite un uso polivalente del espacio sin alterar la estructura; el segundo la transformación a

78

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


través de la incorporación de elementos móviles; el tercero la posibilidad de crecimiento de la vivienda dentro de sus límites, y el cuarto la eventualidad de expandir los límites de la misma añadiendo un espacio exterior. Cada necesidad del habitante puede ser afrontada diseñando la vivienda mediante la aplicación de los modelos identificados precedentemente. Pero la utilización de un modelo que responde a una necesidad determinada no excluye el uso de otro. En el proyecto de una vivienda colectiva flexible se pueden utilizar más de un modelo a la vez, en manera tal que sea capaz de responder a todas las necesidades del usuario. Considerando que la vida media de un edificio es de aproximadamente cien años, los arquitectos deben dar forma a un escenario que responda a una actividad continuamente sujeta al cambio, donde las viviendas deben ser capaces de albergar todo tipo de formas de comportamiento, de estilo de vida y de usos.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

79


4.1.4 Posibilidades técnicas Proyectar un espacio flexible implica, entre otras estrategias de diseño, definir una apropiada articulación de los distintos sistemas que convergen en la vivienda (estructurales, constructivos, cerramientos e instalaciones), que deben permitir la mayor evolución y adecuación a las exigencias cambiantes de los usuarios. En primer lugar, el objetivo es establecer sistemas estructurales y constructivos concebidos de forma abierta y flexible, que utilicen dispositivos técnicos que respondan a diversas posibilidades de cambio. Esta investigación analiza el sistema de herramientas técnicas elaborado por el arquitecto español Israel Nagore Setién, en su trabajo de investigación sobre Open Building (2012), para definir los sistemas estructurales y elementos que permitan el diseño de los seis modelos de vivienda colectiva flexible, anteriormente identificados. El estudio, efectuado por I. Nagore, define una gradación de openness (apertura) de la infraestructura (parte fija) del edificio, adoptando cinco configuraciones: infraestructura como esqueleto (estructura portante y accesos); infraestructura como envolvente (estructura portante, accesos y envolvente); infraestructura como servicio (estructura portante, accesos, envolvente y servicios) e infraestructura con espacio abierto (estructura portante, accesos, envolvente, servicios y espacio abierto). Para cada configuración elabora una serie de dispositivos técnicos que permiten proyectar una vivienda de manera flexible, respondiendo a las distintas necesidades del usuario.

80

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


ESTRUCTURA

ENVOLVENTE

SERVICIOS

RELLENO

Prefabricada de grandes luces (+12 m)

Paneles prefabricados de hormigón

Núcleo de servicios técnicos prefabricado

Espacio exterior apropiable o reserva espacial

Prefabricada de medias luces (6 m)

Disposición regular de las aberturas

Núcleo de servicios técnicos adaptable

Espacio de doble altura dividido

Metálica tridimensional (Mecano)

Piel mejorable multicapas

Columnas técnicas como infraestructuras domesticas

Particiones ligeras y piso de losa de construcción en seco

Apropiable Negociable

Umbral multicapas inacabado

Techo técnico para los servicios horizontales

Pavimento continuo resistente

Base -Storey

Fachada modular personalizada

Suelo técnico para los servicios horizontales

Pattern - Type

Fachada Plug-in

Patio de conjunto de los elementos

Estructura en malla perimetral isotrópica

Fachada jardín vertical apropiable

Sistema de cocina modular

Do it yourself gabinetes

Estructura de hormigón con paredes divisorias

Fachada con balcón plegable

Muebles de baño adaptables

Gabinete Mochila Contenedor

Sistema de tabiques móviles y deslizantes Paredes divisorias de almacenamiento

Reelaboración fichas de los dispositivos técnicos individuados por I. Nagore Setién (2012). Ver anexos.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

81


Este trabajo propone para el modelo de vivienda abierta el diseño de una infraestructura como esqueleto, donde la parte fija se determina a través de la estructura portante y los accesos, y la organización de los otros elementos la decide el habitante. En base a las intervenciones establecidas por la estrategia neutral, que se aplica en este caso, la tabla al lado contiene los elementos esenciales para proyectar un espacio diáfano, donde la fachada necesita de una disposición regular de las aberturas, los servicios son agrupados y el interior no tiene ningún tipo de compartimentación.

El modelo adaptable, que incorpora las acciones proyectuales de la estrategia adaptable, utiliza una infraestructura como servicio, donde se diseña como parte fija la estructura portante, los accesos, el envolvente y los servicios. La tipología de estructura que se utiliza es la más abierta posible, la cual permite una compartimentación interior que favorezca la polivalencia de los espacios, diseñando habitaciones no jerarquizadas. El diseño interior de la unidad, que incluye la localización de los elementos de servicios y la elección de las particiones, es de fundamental importancia en esta tipología, en cuanto se caracteriza por la capacidad de proveer diversos usos de los espacios. La tabla al lado muestra los tipos de dispositivos que se pueden utilizar para el proyecto de una vivienda adaptable, elegidos en base al mayor grado de funcionalidad espacial y actualización de los sistemas.

82

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


MODELO ABIERTO ESTRUCTURA Prefabricada de grandes luces (+12 m)

ENVOLVENTE Disposición regular de las aberturas

Prefabricada de medias luces (6 m)

SERVICIOS Techo técnico para los servicios horizontales

RELLENO Pavimento continuo resistente

Suelo técnico para los servicios horizontales

MODELO ADAPTABLE ESTRUCTURA Prefabricada de grandes luces (+12 m)

ENVOLVENTE Paneles prefabricados de hormigón

SERVICIOS Núcleo de servicios técnicos adaptable

RELLENO Particiones ligeras y piso de losa de construcción en seco

Prefabricada de medias Disposición regular de luces (6 m) las aberturas

Columnas técnicas como infraestructuras domesticas

Sistema de tabiques móviles y deslizantes

Metálica tridimensional (Mecano)

Fachada modular personalizada

Patio de conjunto de los elementos

Paredes divisorias de almacenamiento

Estructura en malla perimetral isotrópica

Fachada plug-in

Muebles de baño adaptables

Do it yourself gabinetes

Estructura de hormigón con paredes divisorias

Fachada jardín vertical apropiable

Gabinete - Mochila - Contenedor

Fachada con balcón plegable

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

83


El modelo de vivienda transformable se obtiene con el uso de una infraestructura como servicio que incorpora elementos móviles y deslizantes. En este caso, donde se aplica la estrategia adaptable, la transformación de la unidad se actúa de forma inmediata por parte del habitante desplazando tabiques o puertas correderas. La tabla a continuación propone los elementos técnicos para la realización de esta tipología, que optan por las soluciones que permiten una rápida transformación del espacio interior.

También el modelo perfectible presenta una infraestructura como servicio, donde los sistemas estructurales sugeridos son los mismos de la tipología adaptable. Haciendo referencia a la estrategia cualitativa, la fachada y los servicios se construyen con el uso de elementos básicos, aptos para una primera ocupación, que faciliten la actualización de los elementos. Siendo una tipología de vivienda que se desarrolla y mejora con el tiempo debe disponer de sistemas que el usuario pueda perfeccionar con facilidad, con un coste que se acerque a sus posibilidades económicas. Dispositivos como el equipamiento sanitario, los elementos de compartimentación, el equipo de refrigeración y calefacción se pueden instalar o mejorar en futuro. La tabla al lado presenta los tipos de instrumentos técnicos que se pueden utilizar para el proyecto de esta tipología de vivienda, seleccionados en base a la posibilidad de evolucionarse y renovarse durante el tiempo, ampliando la vida útil de la construcción.

84

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


MODELO TRANSFORMABLE ESTRUCTURA

ENVOLVENTE

SERVICIOS

Prefabricada de grandes luces (+12 m)

Paneles prefabricados de hormigón

Núcleo de servicios técnicos adaptable

Prefabricada de medias luces (6 m)

Disposición regular de las aberturas

Columnas técnicas como infraestructuras domesticas

Metálica tridimensional (Mecano)

Fachada modular personalizada

Patio de conjunto de los elementos

Estructura en malla perimetral isotrópica

Fachada plug-in

Muebles de baño adaptables

Estructura de hormigón con paredes divisorias

Fachada jardín vertical apropiable

RELLENO Sistema de tabiques móviles y deslizantes

Fachada con balcón plegable

MODELO PERFECTIBLE ESTRUCTURA Prefabricada de grandes luces (+12 m)

ENVOLVENTE Disposición regular de las aberturas

SERVICIOS Columnas técnicas como infraestructuras domesticas

Prefabricada de medias Piel mejorable luces (6 m) multicapas

Techo técnico para los servicios horizontales

Metálica tridimensional (Mecano)

Umbral multicapas inacabado

Suelo técnico para los servicios horizontales

Estructura en malla perimetral isotrópica

Fachada modular personalizada

RELLENO Particiones ligeras y piso de losa de construcción en seco Pavimento continuo resistente

Estructura de hormigón con paredes divisorias

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

85


El modelo de vivienda alterable dispone de una infraestructura con espacio abierto interno, en cuanto se puede realizar a través de la modificación de la superficie gracias a la presencia de un área interior no ocupada inicialmente. Utiliza los criterios de la estrategia ampliativa y se consigue, por ejemplo, diseñando un espacio en doble altura que se pueda dividir, en caso que el usuario en futuro necesite una habitación más; o también predisponiendo de un espacio inicialmente inutilizado de la vivienda o entre dos, que se pueda añadir según las necesidades. La tabla a continuación propone los elementos técnicos para la realización de esta tipología que optan por las soluciones que permiten el crecimiento del espacio interior.

86

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


MODELO ALTERABLE ESTRUCTURA Prefabricada de grandes luces (+12 m)

ENVOLVENTE

SERVICIOS

Paneles prefabricados de hormigón

Columnas técnicas como infraestructuras domesticas

Espacio exterior apropiable o reserva espacial

Techo técnico para los servicios horizontales

Espacio de doble altura dividido

Prefabricada de medias Disposición regular de luces (6 m) las aberturas Metálica tridimensional (Mecano)

Fachada modular personalizada

Estructura en malla perimetral isotrópica

Fachada plug-in

Estructura de hormigón con paredes divisorias

Fachada jardín vertical apropiable

RELLENO

Particiones ligeras y Suelo técnico para los piso de losa de servicios horizontales construcción en seco Pavimento continuo resistente

Fachada con balcón plegable

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

87


El modelo extensible utiliza una infraestructura con espacio abierto externo, en cuanto se obtiene a través de la incorporación de un área exterior a la vivienda, diseñada para favorecer la ampliación de los límites físicos de esta última. En este caso, que se refiere a la estrategias ampliativa, el elemento técnico más importante es la estructura, la cual debe posibilitar la extensión predisponiendo la disponibilidad de: superficies suplementarias o volúmenes para el uso privado o colectivo (Apropiable-Negociable); parcelas adyacentes que permitan el crecimiento volumétrico en el tiempo (Base–Storey); o de patrones que, repitiéndose, generen una estructura compuesta por diversos componentes, capaces de permitir una variedad de apropiaciones (Pattern-Type). La tabla al lado muestra los dispositivos técnicos que se pueden utilizar para el proyecto de una vivienda extensible donde se evidencia la especificidad del diseño de los elementos estructurales y del relleno.

Cada modelo de tipología de vivienda flexible presenta un número de posibilidades entre las cuales el arquitecto puede elegir. Algunos trabajan más con el concepto de funcionalización y actualización del espacio y otros con la idea de crecimiento interior o exterior de la unidad de vivienda. La vivienda abierta es la que se destaca de las otras tipologías por su carácter más “libertario”, en cuanto trabaja con la indeterminación del espacio, donde nada es definido. La utilización de un modelo o de otro dependerá, claramente, del grado de adaptación a las exigencia del lugar, de las dificultades de ejecución y de las exigencias de los usuarios, y cada uno favorecerá un nivel de flexibilidad a la vivienda.

88

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


MODELO EXTENSIBLE ESTRUCTURA

ENVOLVENTE

SERVICIOS

RELLENO

Apropiable Negociable

Paneles prefabricados de hormigón

Espacio exterior Núcleo de servicios apropiable o técnicos prefabricado reserva espacial

Base -Storey

Disposición regular de las aberturas

Núcleo de servicios técnicos adaptable

Pattern - Type

Fachada modular personalizada

Columnas técnicas como infraestructuras domesticas

Fachada plug-in

Techo técnico para los servicios horizontales

Fachada jardín vertical Suelo técnico para los apropiable servicios horizontales Fachada con balcón plegable

Patio de conjunto de los elementos Sistema de cocina modular Muebles de baño adaptables

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

89


4.2. Casos de aplicación Este apartado estudia algunos ejemplos de proyectos de viviendas colectivas con el objetivo de demostrar cómo, a través de la aplicación de los criterios de análisis, precedentemente analizados, se puede proyectar una vivienda como proceso, que admite el cambio continuo del espacio y la actualización de los sistemas, según las distintas necesidades del habitante. Los casos de estudio examinados son cinco y cada uno puede incorporar uno o más modelos de vivienda flexible con las consiguientes estrategias, tipos de necesidades del usuario y dispositivos técnicos. En particular se analizan: el proyecto de viviendas experimentales Next 21 en Osaka, Japón (1994); las viviendas en Grieshofgasse, Viena, Austria (1996); el conjunto de viviendas en Hegianwandweg, Zúrich, Suiza (2003); el Quinta Monroy, Elemental Chile, Iquique, Chile (2004), y las viviendas en Mulhouse, Francia (2005).

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

91


4.2.1 Proyecto de viviendas experimentales Next 21 Next 21 es un proyecto experimental de viviendas multifamiliares, que propone la realización de un edificio que se adapte a los múltiples estilos de vida de los habitantes del nuevo siglo. Fue construido en Osaka, Japón en 1993 por Osaka Gas Corporation, en colaboración con un equipo de arquitectos, dirigidos por Yositika Utida. El diseño del edifico utilizó dos estrategias: la separación entre estructura portante y relleno, y la construcción por subsistemas independientes (estructura, cerramiento, instalaciones, relleno), conceptos analizados por la teoría del Open Building. La división entre la parte común (estructura), que tiene una durabilidad cerca de 100 años, y la parte privada (unidad de vivienda), de aproximadamente 25 años, consiente un alto grado de flexibilidad del diseño y una remodelación de la vivienda. Dos grupos de arquitectos participaron en el proyecto del edificio; uno se dedicó a la infraestructura y otro a las unidades de vivienda, marcando ulteriormente la necesaria separación entre los dos sistemas.

Plantas tercera y cuarta de las viviendas y esquema del sistema de galerías.

El complejo edilicio se compone de 18 unidades de vivienda de distribuciones diferentes, diseñadas por 13 arquitectos, que se distribuyen sobre la estructura portante de seis plantas donde las inferiores (primera y segunda) albergan las funciones urbanas, y las superiores (desde la tercera hasta la sexta) acogen los espacios de las viviendas, garantizando una mezcla entre usos públicos y privados, como si fuera una pequeña ciudad. Esta idea de barrio tridimensional se encuentra también en la forma en “U” de la estructura base, caracterizada por un gran vacío central rodeado por un sistema de calles (galerías), que permiten el acceso vertical y horizontal, posibilitando la entrada a las viviendas y creando un recorrido continuo a través de la infraestructura, que conecta el espacio verde comunitario en planta baja con la terraza jardín en la cubierta. Cada subsistema que compone el edificio funciona

92

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


independientemente, permitiendo así la substitución en caso de obsolescencia o avería sin afectar los otros. La generosa altura de piso a piso permitió la introducción de espacios de distribución de las instalaciones por encima del techo y bajo suelos elevados, en los pasillos exteriores comunes y en el interior de las viviendas. El revestimiento externo está constituido por paneles modulares de aluminio móviles y por una variedad de ventanas y puertas, que se pueden instalar y desmontar sin necesidad de andamios, permitiendo una adaptabilidad futura de estos elementos. El diseño interior de cada unidad fue diseñado libremente dentro de un sistema de coordinación de propuestas para el posicionamiento de los diversos elementos, siguiendo las necesidades del ocupante. Claramente la independización de las viviendas favorece las modificaciones de todos los elementos que las componen sin afectar las unidades adyacentes, dotándolas de completa autonomía. Además de crear un ambiente conforme a las necesidades del usuario, que sea de fácil modificación y reutilización, se introducen áreas verdes en el techo, en las terrazas de cada vivienda y en la zona común en planta baja, para regular la temperatura y mejorar la calidad del aire. Los futuros usuarios participaron, desde el principio, en el proceso proyectual de construcción del edificio y seguirán haciendo parte de esto, gracias al planteamiento participativo de los promotores y arquitectos, y a la aplicación de la estrategia flexible de independización del soporte fijo de las unidades de vivienda. Siendo un proyecto experimental, los habitantes viven en el edificio por cinco años, durante los cuales se recoge toda la información necesaria en base a su experiencia habitable para que vaya siempre mejorando. Pero el edificio Next 21 no representa solo una estructura neutra definida por sus elementos técnicos eficientes y de fácil sustitución, sino que es en sí mismo una arquitectura que tiene cualidades espaciales específicas, y que se relaciona con su entorno urbano, conformándose a la trama de la ciudad e incorporando distintas funciones (públicas y privadas).

Esquema distribución de las instalaciones y fotos.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

93


94

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


4.2.1.1. Modelo abierto-perfectible Los criterios de análisis, establecidos por esta investigación, identifican el proyecto Next 21 como un claro ejemplo de modelo de tipología de vivienda abierto y perfectible. Abierto porque, gracias a la separación entre estructura portante y relleno y a la separación de los subsistemas, permite la independización total de las unidades de vivienda que pueden ser diseñadas por el habitante, teniendo un catálogo de elementos entre los cuales elegir, ofrecido por el arquitecto; y perfectible en cuanto todos los elementos que constituyen la vivienda, tabiques, fachada e instalaciones pueden ser mejorados, actualizados o sustituidos sin afectar otros sistemas. Claramente las estrategias que han estado aplicadas por el diseño y la realización de este proyecto son la neutral y la cualitativa. La primera se refiere a la concepción de un espacio diáfano, donde las instalaciones están agrupadas en el suelo o techo, y la segunda a la adecuación de los acabados, de las instalaciones y de los elementos de revestimiento exterior. El proyecto pone el usuario al centro del proceso de diseño, respondiendo a las necesidades de personalizar y actualizar su vivienda, y adaptándose a los estilos de vida cambiantes de cada individuo o familia. La valoración final establece un grado de flexibilidad de 9/16, definido por el cumplimiento de los dispositivos más relevantes, individuados en la investigación, que proporcionan flexibilidad a la vivienda. El proyecto cumple más de la mitad de los dispositivos seleccionados gracias a la utilización de una infraestructura como esqueleto, que permite muchas configuraciones espaciales, y a la posibilidad de poder actualizar o sustituir todos los elementos de la vivienda sin afectar las otras. Next 21 representa un proyecto de viviendas innovador y un claro ejemplo de Open Building, que favorece la realización de un espacio conforme a las necesidades del usuario, reconociendo la flexibilidad de la vivienda como la capacidad de cambio y transformación de la misma en el tiempo. 96

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


PROYECTO NEXT 21 Arquitecto: Yositika Utida Ubicación: Osaka, Japón Año de construcción: 1993 Tipología edilicia: Viviendas plurifamiliares Número de unidades: 18 Modelo de vivienda: Abierto-Perfectible Estrategias de cambio: Neutrales-Cualitativas Necesidades usuario: Personalizar- Actualizar Grado de flexibilidad: 9/16

MODELOS TIPOLÓGICOS DE VIVIENDA

Abierto

4

3

2

1

1

2

3

4

Adaptable

Transformable

Perfectible

Alterable

Extensible

ESTRATEGIAS DE CAMBIO Neutrales

Adaptables

Cualitativas

Ampliativas

NECESIDADES DEL USUARIO Personalizar

Actualizar

Funcionalizar

9/16

DISPOSITIVOS QUE PROPORCIONAN FLEXIBILIDAD Independización unidades

Fachada modular

Agrupación instalaciones

Ausencia de particiones

Desjerarquización espacial

Disposición regular aberturas

Concentración servicios

Elementos móviles

Separación subsistemas

Actualización fachada

Acesibilidad instalaciones

Polivalencia espacial

Posibilidad crecimiento

Incorporación del verde

Modularidad elementos

Apropiabilidad espacio interior o exterior

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

97


4.2.2. Proyecto de viviendas en Grieshofgasse El edificio de viviendas en Grieshofgasse, periferia suroeste de Viena, Austria, explora aspectos que se refieren al tiempo y a la arquitectura, en cuanto dispone de una estructura genérica que puede desarrollar diferentes funciones. Fue proyectado por el arquitecto Helmut Wimmer en 1996, como manifestación de su idea de flexibilidad: “Se debe responder de manera rápida y económica al cambio. (…) Por un lado, la lógica inherente de la planta, con una minimización de los puntos fijos necesarios, debe ofrecer el mayor margen de libertad posible; por otro lado, la técnica de la adaptabilidad debe funcionar perfectamente.”40 Este concepto se traduce mediante el diseño de un edificio de cinco plantas, donde cada una acomoda dos apartamentos de igual tamaño, separados por el núcleo de circulación vertical. Las viviendas se proyectaron como un gran espacio abierto vinculado por una zona central, desde la cual se accede a todas las habitaciones, y que contiene dos únicas partes fijas y cerradas, el área de entrada, con W.C. adyacente, y un baño.

Planta vivienda, sus configuraciones posibles y prospectiva espacio interior.

El espacio se puede compartimentar gracias a un sistema de tabiques móviles que permite cuatro distintas configuraciones de la vivienda, es decir, que se puede dividir longitudinalmente en dos habitaciones de cerca 16,5 m2 mediante un elemento corredero tripartido, y transversalmente en otras dos a través de puertas correderas de 1,6 m de ancho. Hay solo un área que presenta una función determinada, donde están predispuestos los muebles de la cocina, mientras las tres restantes no presentan un uso establecido, atribuyendo una cierta neutralidad y flexibilidad en términos de utilización y en las distintas conexiones posibles que se obtienen mediante la zona central. Sin embargo, el cambio no se limitó simplemente en la transformación de la planta, sino que se reflejó también

98

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


en la fachada, caracterizada por un sistema de capas, que incluye un acristalamiento exterior simple y uno interior doble (aislante) junto a unos paneles deslizantes, que permiten a los usuarios el control de la cantidad de luz y de la privacidad que quieren en su vivienda. Además los habitantes pueden pintar estos paneles, dando un aspecto múltiple y personalizado a la imagen exterior del edificio. La utilización de estos últimos como elementos de sombra los convierte, también, en modificadores de la fachada durante las estaciones. El movimiento de las particiones internas y de los paneles externos es la característica que distingue fuertemente este proyecto, y permite la participación del habitante en el proceso de transformación de la unidad de vivienda, y del aspecto exterior del edificio en el tiempo, convirtiéndolo en una arquitectura de la “metamorfosis”.

Vistas exteriores del edificio.

40

SCHITTICH, Christian: Vivienda y densidad: conceptos, diseño y construcción, Edition Detail, Birkhäuser, Munich, 2005. Pág. 32.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

99


4.2.2.1. Modelo transformable-adaptable Los criterios de análisis, individuados precedentemente, identifican el proyecto de viviendas en Grieshofgasse como un ejemplo de modelo transformable y adaptable. Transformable porque puede modificarse mediante el movimiento de elementos correderos, que permiten cuatro posibles compartimentaciones del espacio interno, y de los paneles colocados en fachada, que favorecen distintas configuraciones de la imagen externa del edificio; y adaptable en cuanto las cuatro áreas obtenidas, teniendo el mismo tamaño, garantizan una desjerarquización y polivalencia de los espacios, que permite acomodar distintos tipos de usos según las exigencias del habitante. La estrategia que se aplicó por el proyecto del edificio es la adaptable, que incluye cambios en el uso, diseñando espacios no determinados por la función y la forma, permitiendo modificaciones espaciales que garantizan la adaptación del espacio a la nueva actividad. El usuario tiene la posibilidad de personalizar la imagen exterior de su vivienda, que refleja la manera en la cual vive el espacio interior, y funcionalizar las distintas áreas siguiendo el desarrollo de sus necesidades en el tiempo. La valoración final establece un grado de flexibilidad de 7/16, definido por el cumplimiento de los dispositivos que proporcionan flexibilidad a la vivienda, pero se quiere marcar el hecho que el grado de flexibilidad de este edificio de viviendas es limitado por la subdivisión de un gran espacio en cuatro áreas más pequeñas, que se realizan mediante la ubicación predeterminada de elementos móviles. Sin embargo, la personalización y variación en la disposición de los paneles de la fachada, por parte del habitante, permite distintas modificaciones en el aspecto exterior del edificio durante el tiempo, dotándolo de un abanico de posibilidades de cambio.

100

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


VIVIENDAS EN GRIESHOFGASSE Arquitecto: Helmut Wimmer Ubicación: Viena, Austria Año de construcción: 1996 Tipología edilicia: Viviendas plurifamiliares Número de unidades: 9 Modelo de vivienda: Transformable-Adaptable Estrategias de cambio: Adaptables Necesidades usuario: Personalizar- Funcionalizar Grado de flexibilidad: 7/16

MODELOS TIPOLÓGICOS DE VIVIENDA

Abierto

4

3

2

1

1

2

3

4

Adaptable

Transformable

Perfectible

Alterable

Extensible

ESTRATEGIAS DE CAMBIO Neutrales

Adaptables

Cualitativas

Ampliativas

NECESIDADES DEL USUARIO Personalizar

Actualizar

Funcionalizar

7/16

DISPOSITIVOS QUE PROPORCIONAN FLEXIBILIDAD Independización unidades

Fachada modular

Agrupación instalaciones

Ausencia de particiones

Desjerarquización espacial

Disposición regular aberturas

Concentración servicios

Elementos móviles

Separación subsistemas

Actualización fachada

Acesibilidad instalaciones

Polivalencia espacial

Posibilidad crecimiento

Incorporación del verde

Modularidad elementos

Apropiabilidad espacio interior o exterior

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

101


4.2.3. Conjunto de viviendas en Hegianwandweg El conjunto de viviendas en Hegianwandweg, periferia de Zúrich, Suiza, está situado en un terreno público que tiene equipamiento deportivo, una escuela elemental y viviendas para personas mayores. Fue proyectado por el grupo de arquitectos EM2N, Mathias Müller y Daniel Niggli, en 2003, con la intención de restituir un carácter urbano a un área morfológicamente dispersiva y garantizar la posibilidad de cambio, en el tiempo, a las viviendas. Se construyeron cinco edificios que acomodan 74 unidades de viviendas plurifamiliares, dos guarderías, una sala comunitaria y tres talleres, colocados sobre un basamento de hormigón largo más de 130 m, que aloja el garaje subterráneo. El área sobre el aparcamiento sirve como zona de circulación y comunicación para todo el conjunto, caracterizada por una secuencia de espacios públicos, semipúblico y privados, valorizados mediante algunas intervenciones realizadas por varios artistas. Todos los cinco edificios, de cuatro o cinco plantas, están constituidos por un núcleo de servicio portante de hormigón armado, que alberga el bloque de escaleras y ascensor, los vestíbulos y los baño, en el cual se anclan forjaos masivos de madera, que cubren una luz de 6 m. La fachada se realiza con muros portantes de entramado de madera, revestidos con placas de yeso, fibras, y revoco de color gris, y las terrazas en voladizo están formadas por vigas de madera laminada. Este tipo de estructura permite obtener superficies internas sin pilares, favoreciendo una gran variedad de distribución de la planta con elementos de separación no portantes, que posibiliten futuras adaptaciones a las exigencias de los usuarios y no determinen una función específica de cada espacio, excluyendo el comedor-cocina y el baño.

Fases de construcción del edificio.

102

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

Entonces cada vivienda puede ser utilizada como un loft o dividida en varias habitaciones, que tienen dimensiones similares. Es posible obtener dos configuraciones: un pasillo que parte del vestíbulo y lleva al salón pasando por las


habitaciones, o la entrada que conduce directamente a una grande sala de estar abierta. Hay cuatro tipologías de apartamientos que se diferencian por el tamaño (mínimo 64 m2 máximo 139 m2) y el número de estancias (desde dos hasta cinco): 14 viviendas de dos habitaciones, 23 de 3, 29 de 4 y 8 de 5. Los apartamientos están colocados en la esquina, por lo cual un tercio de ellos recibe luz por tres fachadas y el restante por dos. Las terrazas, de dos metros de profundidad, se sitúan en los lados sur, este y oeste y se pueden convertir en “habitaciones al aire libre” con sólo bajar los toldos. Este conjunto sirvió como proyecto piloto que investiga el uso industrial de la madera junto al hormigón en edificios de viviendas en altura en Suiza, respectando criterios de sostenibilidad que se traducen en requisitos de durabilidad y bajo impacto ecológico. Además la separación entre el sistema estructural fijo (núcleos de servicio y fachada exterior) y los acabados interiores, permitió la realización de un espacio libre que se pueda dividir de acuerdo a las necesidades y requerimientos de los habitantes. También la introducción de algunos espacios, dedicados a la comunidad, incrementó las posibilidades de un uso colectivo del edificio y las relaciones entre los vecinos.

Proyecto del conjunto y plantas tipo de dos edificios.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

103


104

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


4.2.3.1. Modelo abierto-adaptable Los criterios de análisis identifican el proyecto de viviendas en Hegianwandweg como un ejemplo de modelo de vivienda abierto y adaptable. Esta clasificación corresponde a las dos posibilidades de organizar el espacio interior: abierto en el caso de concepción de la vivienda como loft, sin ningún elemento de división, y adaptable en la opción de compartimentación de la superficie en distintas habitaciones, con dimensiones similares, que pueden acomodar distintas funciones. Estas dos configuraciones se obtienen gracias al diseño de una estructura portante fija, constituida por los núcleos de servicios y la fachada, que permite conseguir un área interna que se puede dividir de distintas maneras, tanto antes como después de la ocupación. La separación de subsistemas, en este caso, se entiende como división entre estructura portante y particiones internas. En este proyecto el modelo abierto no tiene el mismo grado de libertad y flexibilidad que asume en las viviendas del Next 21, en cuanto en este último es posible la completa modificación del espacio, gracias a la independización de las unidades, la agrupación de las instalaciones (suelo y techo), y la transformación de la fachada, mientras las viviendas en Hegianwandweg permiten solo el cambio en la distribución de las estancias, donde los servicios y la fachada están determinados. Las estrategias aplicadas en este proyecto son las neutrales y las adaptables. Las primeras se refieren a la concentración de las zonas húmedas de la vivienda y a la regularidad del tamaño y distribución de las aberturas en fachada, que permiten más flexibilidad en la compartimentación; y las segundas a las posibilidades de diseñar espacios dejerarquizados que permiten cambios de uso, y a la variedad de tipologías propuesta por los arquitectos en los cinco edificios. Estas dos estrategias ofrecen a los usuarios la posibilidad de personalizar y funcionalizar su vivienda según sus exigencias presentes y futuras.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

105


La valoración final establece un grado de flexibilidad de 6/16, detectado principalmente por las posibilidades de cambio del espacio de la vivienda, realizadas gracias a un eficiente diseño de la infraestructura, elemento que caracteriza fuertemente este proyecto. Sin embargo, el conjunto de viviendas responde a menos de la mitad de los dispositivos propuestos, en cuanto el modulo abierto-adaptable, en este caso, cumple solo algunas características, faltando de modularidad en los elementos (fachada y servicios) y agrupación de las instalaciones, que permitirían mayor flexibilidad y variedad en la distribución espacial de las viviendas.

106

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


VIVIENDAS EN HEGIANWANDWEG Arquitecto: EM2N Ubicación: Zúrich, Suiza Año de construcción: 2003 Tipología edilicia: Viviendas plurifamiliares Número de unidades: 74 Modelo de vivienda: Abierto-Adaptable Estrategias de cambio: Neutrales-Adaptables Necesidades usuario: Personalizar- Funcionalizar Grado de flexibilidad: 6/16

MODELOS TIPOLÓGICOS DE VIVIENDA

Abierto

4

3

2

1

1

2

3

4

Adaptable

Transformable

Perfectible

Alterable

Extensible

ESTRATEGIAS DE CAMBIO Neutrales

Adaptables

Cualitativas

Ampliativas

NECESIDADES DEL USUARIO Personalizar

Actualizar

Funcionalizar

6/16

DISPOSITIVOS QUE PROPORCIONAN FLEXIBILIDAD Independización unidades

Fachada modular

Agrupación instalaciones

Ausencia de particiones

Desjerarquización espacial

Disposición regular aberturas

Concentración servicios

Elementos móviles

Separación subsistemas

Actualización fachada

Acesibilidad instalaciones

Polivalencia espacial

Posibilidad crecimiento

Incorporación del verde

Modularidad elementos

Apropiabilidad espacio interior o exterior

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

107


4.2.4. Conjunto de viviendas Quinta Monroy El conjunto de viviendas sociales Quinta Monroy (2004), responde a la exigencia de radicar a 100 familias que durante 30 años ocuparon ilegalmente un terreno de media hectárea en el centro de la ciudad de Iquique, Chile. El proyecto forma parte de una iniciativa denominada Elemental, surgida de la realización de un concurso de Arquitectura Internacional para viviendas mínimas de interés social, con la intención de resolver, a través de la vivienda, temas de organización, calidad del espacio y de tecnología de la edificación, utilizando criterios de bajo costo y alta producción de soluciones. El equipo de arquitectos Elemental, formado por A. Aravena, A. Montero, T. Cortese, E. de la Cerda y A. Iacobelli, empezó a trabajar partiendo por un bajo presupuesto inicial (US$ 7,500 por familia) que tenía que cubrir los costes del valor del terreno, la urbanización y la arquitectura; por eso se decidió proyectar una vivienda mínima con posibilidad de ampliación y mejora en el tiempo por parte de los usuarios. Los arquitectos optaron por la realización de edificios constituidos por una estructura de hormigón armado, que tuvieran solo el primero y el último piso, garantizando el crecimiento horizontal sobre el suelo adyacente y vertical en altura, y logrando el máximo aprovechamiento del terreno y el libre crecimiento de la vivienda. Por tanto, se proyectaron 93 viviendas de clase media de 36 m2 ampliables hasta un máximo de 70 m2, dotadas de las partes más difíciles de construir por el usuario que son los baños, la cocina, las escaleras y los muros medianeros. Todos estos elementos fueron diseñados para que se integren a la perfección a la hora de realizar las nuevas ampliaciones.

Fases de construcción del edificio.

108

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

Entonces la obra entregada a cada familia sólo estaba terminada al 50%, y la otra mitad se podía completar mediante un proceso de auto-construcción conducto por los habitantes. Los espacios vacantes de la estructura


estaban disponibles para ejecutar las ampliaciones que requería cada grupo familiar de acuerdo a sus posibilidades económicas, teniendo un apoyo permanente de especialistas para regular las soluciones constructivas implicadas en cada caso. Las viviendas posicionadas en la planta baja tenían dos módulos básicos construidos, más uno que posibilitaba la expansión horizontal, y las de la primera planta presentaban las mismas condiciones iniciales de la planta baja con la eventualidad de ocupación entre medianeras, a través de un crecimiento vertical. Para estas últimas se predisponía una superficie lateral compuesta por un tabique liviano de madera aglomerada y una escalera de acceso a la vivienda. Toda la estructura de las viviendas fue planeada para soportar las futuras ampliaciones, y crear un juego en las fachadas de espacios vacíos y llenos. El interior de las viviendas estaba caracterizado por un espacio neutro, que disponía de los servicios mínimos para una primera ocupación. Las instalaciones sanitarias se ubicaron en la misma vertical para facilitar la bajante de las aguas, pero no fue posible la unión con las del vecino, así que cada elemento vertical de 3 volúmenes cuenta con su propia instalación. Por último, a escala urbana, se buscó introducir entre el espacio público y el privado un espacio colectivo, propiedad común pero de acceso restringido; cuatro plazas, entorno a las cuales viven alrededor de 20 familias, buscan generar las condiciones sociales y comunitarias para sobrevivir en entornos sociales como esto.

Proyecto conjunto y plantas edificio.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

109


110

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


4.2.4.1. Modelo perfectible-extensible Los criterios de análisis identifican el conjunto de viviendas Quinta Monroy como un ejemplo de modelo perfectible y extensible. El primero se refiere al hecho que las unidades se entregaron terminadas solo por la mitad, incorporando los elementos básicos y necesarios para una primera ocupación, y la potencialidad de poder mejorar en el tiempo; el segundo define la libertad de ampliación vertical y horizontal, partiendo del módulo base, hasta el doble del tamaño original de la vivienda, entre los límites definidos por los arquitectos, con metodologías de autoconstrucción. Las estrategias utilizadas en la realización de este proyecto son las cualitativas y las ampliativas. Las primeras se refieren a la posibilidad de perfeccionar la vivienda, añadiendo los acabados y complementos que cada habitante quiere y necesita; las segundas permiten una incrementación de los espacios de la vivienda, añadiendo un área disponible situada fuera de la unidad base. En este caso la identificación con el modelo perfectible se diferencia de la anterior definida por el proyecto Next 21, en cuanto este último está dotado de todos los elementos y sistemas requeridos por el usuario, que se puede adecuar y modificar con el tiempo, en caso de obsolescencia o de una adaptación a las necesidades de un nuevo usuario. La perfectibilidad de Quinta Monroy se refiere a la posibilidad de incorporar y mejorar todos los elementos que faltan en la vivienda, más que a la adecuación de los que ya existen. Claramente los dos proyectos parten de un presupuesto económico distinto que justifica determinadas acciones proyectuales. El proyecto responde a las tres categorías de necesidades del usuario (personalizar, actualizar y funcionalizar), ofreciéndole la posibilidad de elegir los acabados que prefiere, de pintar las fachadas y el interior de la vivienda, y de poder ampliar la vivienda dentro la estructura planteada cuando necesite más espacio. En este modo

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

111


cada casa adopta una configuración distinta, que depende de las maneras de vivir de cada familia y de sus posibilidades económicas. La valoración final establece un grado de flexibilidad de 7/16, obtenido gracias a los dispositivos que permiten la posibilidad de crecimiento de la vivienda. Sin embargo, el proyecto responde a menos de la mitad de los requisitos, debito a la falta de algunos elementos que caracterizan el modelo perfectible, como la modularidad de los elementos (fachada y servicios) y la separación de los subsistemas, que favorecería una mayor actualización y mejora de los distintos componentes. Claramente la escasa disponibilidad económica ha influido fuertemente sobre la manera de operar en la realización del proyecto, que quiso enmarcar la edificación espontanea, a fin de evitar el deterioro del entorno urbano en el tiempo, y buscar la manera más fácil de modificar la vivienda por parte de los usuarios.

112

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


VIVIENDAS EN QUINTA MONROY Arquitecto: Equipo Elemental Ubicación: Iquique, Chile Año de construcción: 2004 Tipología edilicia: Viviendas plurifamiliares Número de unidades: 93 Modelo de vivienda: Perfectible-Extensible Estrategias de cambio: Cualitativas-Ampliativas Necesidades usuario: Personalizar-ActualizarFuncionalizar Grado de flexibilidad: 7/16 MODELOS TIPOLÓGICOS DE VIVIENDA

Abierto

4

3

2

1

1

2

3

4

Adaptable

Transformable

Perfectible

Alterable

Extensible

ESTRATEGIAS DE CAMBIO Neutrales

Adaptables

Cualitativas

Ampliativas

NECESIDADES DEL USUARIO Personalizar

Actualizar

Funcionalizar

7/16

DISPOSITIVOS QUE PROPORCIONAN FLEXIBILIDAD Independización unidades

Fachada modular

Agrupación instalaciones

Ausencia de particiones

Desjerarquización espacial

Disposición regular aberturas

Concentración servicios

Elementos móviles

Separación subsistemas

Actualización fachada

Acesibilidad instalaciones

Polivalencia espacial

Posibilidad crecimiento

Incorporación del verde

Modularidad elementos

Apropiabilidad espacio interior o exterior

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

113


4.2.5 Proyecto de viviendas en Mulhouse El diseño de las viviendas en Mulhouse, Francia, consiste en un conjunto de 14 casas unifamiliares, que forma parte de una promoción de 61 viviendas, realizadas por cinco grupos de arquitectos diferentes, en un emplazamiento de unas antiguas fábricas textiles. Fueron proyectadas, en 2005, por los arquitectos Anne Lacaton y Jean-Philippe Vassal, con el objetivo de producir viviendas de calidad que, con un coste normal, fueran significativamente más grandes que las habituales. Bajo esta premisa se construye una estructura diáfana y una envolvente simple, económica y eficaz, que permite definir la máxima superficie y volumen libres con cualidades espaciales diferenciadas y complementarias. Esta estructura, en planta baja, está formada por pilares y vigas de hormigón y soporta un forjado de 3 metros de altura, sobre el que se fijaron tres invernaderos con estructura de acero galvanizado y cerramientos de policarbonato transparente. Dos de ellos están aislados térmicamente y aclimatados, mientras el tercero funciona como un jardín de invierno que ventila por la cubierta y la fachada, que se abre y se cierra mediante elementos correderos, y se protege del sol a través de un sistema de toldos que se despliegan en el interior. Esta zona introduce una parte del espacio exterior en la interioridad controlada del edificio, modificando los límites internos de su organización espacial, en cuanto se puede integrar como un área extra en el volumen construido, destinada a actividades no consideradas en el programa original del proyecto. La temperatura percibida en este espacio oscila entre 12° y 30° C, durante nueve meses del año, favoreciendo la utilización de este espacio en distintos periodos. Esquemas de funcionamiento del invernadero. Primero situación de dia por el verano, segundo de noche por el invierno.

114

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

El proyecto de la climatización del espacio interior, aislado, utilizó los principios de funcionamiento de los invernaderos, que, mediante la incorporación de dispositivos automáticos de regulación de la temperatura, permitieron el desarrollo


de soluciones que aseguran el confort bioclimático. Una vez construida esta estructura base se distribuyeron las 14 viviendas dúplex, dotadas de ventilación cruzada, cuyas superficies oscilaban entre los 100 y 176 m2 (más del doble establecido por la ley), en estilo loft, indefinido, con una área máxima y cualidades espaciales importantes, donde la intervención de los arquitectos fue mínima (servicios y escaleras), permitiendo que la imagen interior de la casa quede definida por los propios habitantes. El diseño de las unidades, adosadas en horizontal, en lugar de establecer una anchura intermedia igual para todas, decide variarla en las dos plantas; algunas viviendas presentan la primera planta ancha y la segunda estrecha, y viceversa, ampliando las posibilidades de uso del espacio. La característica principal de este proyecto está en la posibilidad de obtener la máxima superficie al mismo coste, prefiriendo la utilización de materiales baratos, como los elementos ondulados de policarbonato, aluminio, y los paneles de madera, y generando ambientes neutros, incubadoras capaces de cobijar e incluso anticipar diversas posibilidades en la futura definición de la vivienda por parte del usuario.

Segunda planta viviendas.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

115


116

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


4.2.5.1. Modelo abierto-alterable Los criterios de análisis identifican las viviendas unifamiliares en Mulhouse como un ejemplo de modelo abierto y alterable. Abierto porque el tipo de estructura utilizada permite la realización de grandes superficies neutras e indeterminadas; y alterable en cuanto el invernadero no aislado, que funciona como un jardín de invierno, puede convertirse en un área ajunta a la vivienda en caso de necesidad, sin salir de los límites ni variar el tamaño de la construcción. Las estrategias utilizadas son, claramente, las neutrales y la ampliativa. Las primeras se refieren a la indeterminación del espacio, la dotación de más del doble de la superficie habitual y la concentración de los servicios, que proporcionan máxima libertad a los usuario en la organización del espacio; y la segundas a la posibilidad de disponer di un área extra que pueda acoger distintas actividades en el tiempo, en el interior de la vivienda. El proyecto responde a las necesidades de personalizar y funcionalizar la casa por parte del habitante, en cuanto los arquitectos minimizan su intervención en el interior de la vivienda. El usuario puede aprovechar de una grande superficie, compartimentar el espacio o dejarlo en estilo loft utilizando el mobiliario como elemento de división, pintar la paredes, utilizar el espacio extra como jardín, sala de juegos para los niños, sala relax, espacio de almacenamiento etc. La valoración final establece un grado de flexibilidad de 8/16, respondiendo a la mitad de los requisitos establecido por la investigación, en cuanto el proyecto permite la realización de un espacio neutro y la posibilidad de ampliación de la vivienda, en los mismos metros cuadrados construidos. Sin embargo, identificándose con un modelo de vivienda abierto, no prevé la agrupación de las instalaciones en el suelo o techo, que le daría aún más flexibilidad espacial.

118

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


VIVIENDAS EN MULHOUSE Arquitecto: Lacaton &Vassal Ubicación: Mulhouse, Francia Año de construcción: 2005 Tipología edilicia: Viviendas unifamiliares Número de unidades: 14 Modelo de vivienda: Abierto-Alterable Estrategias de cambio: Neutrales-Ampliativas Necesidades usuario: Personalizar-Funcionalizar Grado de flexibilidad: 8/16

MODELOS TIPOLÓGICOS DE VIVIENDA

Abierto

4

3

2

1

1

2

3

4

Adaptable

Transformable

Perfectible

Alterable

Extensible

ESTRATEGIAS DE CAMBIO Neutrales

Adaptables

Cualitativas

Ampliativas

NECESIDADES DEL USUARIO Personalizar

Actualizar

Funcionalizar

8/16

DISPOSITIVOS QUE PROPORCIONAN FLEXIBILIDAD Independización unidades

Fachada modular

Agrupación instalaciones

Ausencia de particiones

Desjerarquización espacial

Disposición regular aberturas

Concentración servicios

Elementos móviles

Separación subsistemas

Actualización fachada

Acesibilidad instalaciones

Polivalencia espacial

Posibilidad crecimiento

Incorporación del verde

Modularidad elementos

Apropiabilidad espacio interior o exterior

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

119


Reflexiones proyectos El análisis de los cinco proyectos ha querido demostrar cómo se pueden aplicar los distintos modelos tipológicos de vivienda flexible, individuados por la investigación, utilizando las directivas proyectuales enunciadas por las distintas estrategias, que responden a las necesidades de los usuarios. Como se ha explicado anteriormente, la individuación de los modelos sirvió al trabajo como método de sistematización de las acciones proyectuales, que permiten la realización de un espacio flexible, entendido como un espacio que puede tener una o más de estas distintas características: indeterminación, adaptabilidad, transformación, perfectibilidad, alterabilidad y extensibilidad. Todos los proyectos estudiados tratan el diseño de viviendas flexibles, pero cada uno no se conforma con un solo modelo, sino que puede incorporar más de uno. El hecho que una vivienda se identifique con el modelo alterable no quiere decir que no pueda ser también perfectible, y pertenecer a un modelo u otro no significa que respecte todos los requisitos de este último, sino que utiliza aquellos que más la caracterizan. Por eso, por ejemplo, la identificación del proyecto de viviendas Next 21 como modelo abierto se diferencia del conjunto de viviendas en Hegianwandweg o de las viviendas unifamiliares en Mulhouse, en cuanto cada proyecto incorpora acciones proyectuales distintas que pertenecen a este modelo. Los valores calculados, que establecen el grado de flexibilidad de los casos estudiados, son relativos a la aplicación de determinados dispositivos que proporcionan flexibilidad, seleccionados por la investigación, como los más relevantes, entre las acciones proyectuales propuestas en las estrategias. El proyecto que tiene el valor más alto es el Next 21, en cuanto incorpora más de la mitad de los dispositivos,

120

dispositivos que proporcionan la flexibilidad


convirtiéndose en un valido ejemplo de aplicación del modelo de vivienda abierto y perfectible, siendo las dos tipología que tienen menos limitaciones en la hora de efectuar cambios en la vivienda. Mientras modelos como el adaptable o el transformable presuponen un grado de flexibilidad más bajo, entendido como posibilidad de modificaciones físicas, en cuanto definen más el área de la vivienda, pero posibilitan otro tipo de flexibilidad inherente a la posibilidad de desarrollar distintos usos del mismo espacio. La individuación de los modelos no quiere ser una imposición, y una respuesta segura sobre cómo afrontar el problema de la vivienda actual, la cual no está diseñada para ser modificada en el tiempo, sino que establece de las líneas guías que el arquitecto puede seguir para proyectar una vivienda flexible, donde cada modelo responde a una manera de entender la flexibilidad a través de determinadas acciones proyectuales.

dispositivos que proporcionan la flexibilidad

121


5. CONCLUSIONES


Vivienda flexible como respuesta a las necesidades de cambio Al principio de esta investigación se planteó la pregunta: ¿Cómo proyectamos con el tiempo? La respuesta se encontró en la consideración de una vivienda como un proceso, es decir que pueda adaptarse o transformarse a lo largo de su vida útil, según las distintas necesidades de sus usuarios, asumiendo el concepto de cambio como condición principal. El cambio implica proyectar una vivienda no como un objeto terminado, sino como indeterminado, nuevo, no previsto, un producto de la relación de los usuarios con los espacios que los acogen. Si se considera una vivienda como proceso, automáticamente el concepto de flexibilidad se convierte en una característica imprescindible. Sin embargo, para crear una vivienda flexible el primer paso lo debe dar el arquitecto, dejando de construir unidades residenciales que impongan una determinada forma de ser habitadas, y concibiendo viviendas que convierten los habitantes en creadores de las mismas. El arquitecto de la casa flexible trata de proyectar entornos que admitan diferentes formas de vida y convivencia, estimulando la creatividad de sus ocupantes a través de la realización de espacios capaces de ser modificados con facilidad. Entonces, la cuestión que analiza la investigación es, en primer lugar, explicar que se entiende por vivienda flexible, estudiando distintas teorías que tratan este tema, para formular una serie de acciones proyectuales que permiten la realización de este última, donde el objetivo no es proporcionar soluciones concretas, sino que proponer algunos modelos de tipología de vivienda flexible, que favorezcan distintas posibilidades de transformación en el tiempo.

conclusiones

125


Seis modelos de vivienda flexible. Posibilidades y limitaciones El estudio de las diversas teorías ha permitido establecer algunas características que debe tener una vivienda para ser flexible: indeterminación, adaptabilidad, polivalencia, transformación, movilidad, interactividad, perfectibilidad, alterabilidad y extensibilidad. Lo que se ha realizado en este trabajo, en el apartado “dispositivos que proporcionan flexibilidad”, ha sido seleccionar las cualidades más inherentes al campo de la vivienda colectiva, individuando seis modelos de vivienda colectiva flexible (abierto, adaptable, transformable, perfectible, alterable y extensible), exponiendo las posibilidades que ofrece cada modelo para el diseño de un espacio flexible (estrategias, tipologías de necesidades del usuario y posibilidades técnicas), y estudiando la aplicación de estos últimos en unos proyectos de viviendas. Una pregunta que se puede plantear, después de la exposición de las estrategias aplicadas por cada modelo y sus posibilidades, es: ¿Cuál de los seis modelos es el más valido para garantizar una vivienda verdaderamente flexible, que responda de manera adecuada a las necesidades del usuario? Cada tipología de vivienda propuesta ofrece distintas oportunidades. La aplicación de uno o más modelos, y de uno u otro varía según los requerimientos del programa, el lugar de intervención, la disponibilidad económica etc. Sin embargo, como se explicó en el análisis de los casos estudiados, algunos modelos tienen más límites que otros, que se refieren a la menor libertad en la modificación física del espacio. Un modelo de vivienda abierta se identifica con el diseño de una superficie neutra, indeterminada, que tiene todos los elementos técnicos para favorecen la libertad de organizar y modificar el espacio por parte del habitante.

126

conclusiones


Un modelo de vivienda transformable se define flexible, en cuanto permite la transformación del espacio en manera instantánea, a través de elementos móviles, pero al mismo tiempo este tipo de flexibilidad está limitada a las configuraciones previstas en el momento en el cual se proyecta el sistema movible. Otro tipo de flexibilidad se incorpora al modelo de vivienda adaptable, donde se trabaja más en la organización de espacios polivalentes que puedan acoger distintos usos gracias a la forma arquitectónica, posibilitando el cambio de la función de los mismos en el tiempo. El modelo perfectible adopta una forma de vivienda no acabada, que tiene los elementos esenciales para una primera ocupación, y la posibilidad de mejorarse con el tiempo, y los modelos alterables y extensibles se refieren más a la posibilidad de incrementar la superficie disponible, en el interior o en el exterior de la vivienda, mediante la disposición de áreas no ocupadas. Claramente el modelo abierto es lo que ofrece más libertad en términos de organización física del espacio por parte del usuario, pero como decía Herman Hertzberger, esta idea de arquitectura que ofrece espacios neutros, indefinidos e inexpresivos, llega a la afirmación de una flexibilidad genérica, donde la absoluta libertad puede determinar una incapacidad de elección, por parte del individuo, entre las infinitas alternativas posibles. Pero también proponer formas determinadas únicamente por su relación con la función, que excluyen cualquier tipo de cambio, no resulta una alternativa satisfactoria, y por eso el arquitecto propone el proyecto de una arquitectura que se mueve entre estos dos opuestos. Una solución de vivienda colectiva flexible podría ser aquella diseñada bajo las condiciones de los modelos abierto y perfectible, lo que implica concebirla no como un producto terminado, sino como un soporte neutro capaz de ser mejorado. Una vivienda que en primera instancia ofrezca las prestaciones mínimas, pero que haya

conclusiones

127


sido pensada para poder incorporar nuevos acabados, mejores equipamientos y las futuras aportaciones de los usuarios. Esta propuesta ayudaría también la reducción de los costes iniciales de la construcción, y la posibilidad de invertir el dinero disponible en la dotación de mayor espacio posible. En este sentido, se podría afirmar que la neutralidad y perfectibilidad del espacio son las características que más influencian la construcción de una vivienda flexible. Sin embargo, la investigación quiere tener abiertas todas las posibilidades que ofrecen las distintas maneras de entender el concepto de flexibilidad, dejando al arquitecto la oportunidad de elegir entre las distintas potencialidad que pueden proporcionar todos los modelos analizados. La elección de la tipología de vivienda recaerá sobre la que más satisfará las exigencias requeridas por el proyecto, trabajando siempre en la idea de vivienda como proceso que responda a las necesidades presentes y futuras del usuario.

128

conclusiones


6. BIBLIOGRAFÍA Y OTRAS FUENTES


Bibliografía ALEXANDER, Christopher: Vivienda generadas por “patterns”, incluido en El crecimiento de las ciudades, DAVID, Lewis, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1972; ALEXANDER, Christopher: Un lenguaje de patrones. Ciudades. Edificios. Construcciones, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1980; ALEXANDER, Christopher: El modo intemporal de construir, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1981; ARAVENA, Alejandro: Elemental: manual de vivienda incremental y diseño participativo, Hatje Cantz, Ostfildern, 2012; AVI, Friedman: The adaptable house. Designing house for change, McGraw-Hill, New York, 2002; BOSMA, Koos: Housing for the Millions: John Habraken and the SAR 1960-2000, Rotterdam: NAI Publishers, 2000; BOTTERO, Bianca: Housing 6. Flessibilità ed ecologia nelle nuove “macchine per abitare”. Spazi pubblici e progettazioni urbane. Omaggio a Sharoun, ETASLIBRI, Milano, 1994; CHENUT, Daniel: Ipotesi per un habitat contemporaneo, Il Saggiatore di Alberto Mondadori, Milano, 1968; CONTINENZA, Romolo: Architetture di Herman Hertzberger. Dalla forma alla partecipazione, Gangemi Editore, Roma, 1988; DOLS, José A.: Función de la arquitectura moderna, Salvat, Barcelona, 1975; EKAMBI-SCHMIDT, Jézabelle: La percepción del hábitat, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1974; FIORENTINI, Pierluigi: Herman Hertzberger: spazi a misura d’uomo, Universale di Architettura, Testo & Immagine, Torino, 2002; FRIEDMAN, Yona: Yona Friedman: Pro Domo, Actar, Barcelona, 2006; GAUSA, Manuel: Diccionario Metápolis arquitectura avanzada, Actar, Barcelona, 2001; GROAK, Steven: The Idea of building: thought and action in the design and production of buildings, London [etc.]: E & FN Spon, 1992; HABRAKEN, N. John: Supports: an alternative to mass housing, London: The Architectural Press, 1972; HABRAKEN, N .John: El diseño de soportes, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1979;

bibliografía y otras fuentes

133


HABRAKEN, N. John; MIGNUCCI, Andres: Soportes: vivienda y ciudad, Master Laboratorio de la vivienda del siglo XXI, Barcelona, 2009; HEIDEGGER, Martin: Construir, habitar, pensar, ETSAB-UPC, Barcelona, 1995; HERTZBERGER, Herman: Lessons for students in architecture, Rotterdam: 010 Publishers, 2009; 1a ed. 1991; KAMO, Midori: Construction System and Remodeling Experiments at Experimental Housing Next21, en Continuous Customization in Housing, Tokyo, 2000; KENDALL, Stephen; TEICHER, Jonathan: Residential open building, London and New York: E & FN Spon, 2000; KOOLHAAS, Rem; MAU, Bruce: S, M, L, XL, Publishers, Rotterdam, 1995; KRONENBURG, Robert: Flexible. Arquitectura que integra el cambio, BLUME, Barcelona, 2007; LE CORBUSIER: Hacia una arquitectura, Ediciones Apóstrofe, Barcelona, España 1998; LEUPEN, Bernard; HEIJNE, René; VAN ZWOL, Jasper: Time-based Architecture, 010 Publishers, Rotterdam, 2005; LEUPEN, Bernard: Frame and generic space, 010 Publishers, Rotterdam, 2006; MONTANER, Josep Maria: Dopo il movimento moderno: l’architettura della seconda metà del Novecento, Laterza, Roma,1996; MONTANER, Josep Maria; MUXÍ, Zaida: John Habraken y el sistema de los soportes, Artículo en la Vanguardia, 2008; MONTEYS, Xavier; FUERTES, Pere: Casa collage. Un ensayo sobre la arquitectura de la casa, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2001; NAGORE, Setién Israel: Open building in the collective housing of the 21st century. Possibilities and limitation, MA by Research, Kingston Faculty of Art Design and Architecture, 2012; PARICIO, Ignacio; SUST Xavier: La vivienda contemporánea. Programa y tecnología, ITEC, Barcelona, 2000; PELLI, Victor S.: Habitar, participar, pertenecer: acceder a la vivienda, incluirse en la sociedad, Nobuko, Buenos Aires, 2007; ROM, Joan: Habitar. Diccionari visual dels usos de la casa, Diputació de Tarragona: Escola d’Art i Disseny de la Diputació a Reus, Tarragona, 2013; 134

bibliografía y otras fuentes


RUDOFSKY, Bernard: Arquitectura sin Arquitectos, Editorial Universitaria, Buenos Aires, 1973; SCHITTICH, Christian: Vivienda y densidad: conceptos, diseño y construcción, Edition Detail, Birkhäuser, Munich, 2005; SCHMIDT, R.; EGUCHI, T.; AUSTIN, S.; ALISTAIR, G.: “What is the meaning of Adaptability in the Building Industry?” incluido en O&SB2010 16th International Conference: Open and Sustainable Building, Bilbao, 2010; SCHNEIDER, Tatjana; TILL, Jeremy: Flexible Housing, Oxford: Architectural Press, 2007; SCHNEIDER, Tatjana; TILL, Jeremy: Flexible Housing: the means to the end, School of Architecture, University of Sheffield, UK; TURNER, John F. C.; FICHTER, Robert: Libertad para construir: el proceso habitacional controlado por el usuario, Siglo XXI editores, Madrid, 1976; TURNER, John F. C: Vivienda, todo el poder para los usuarios: hacia la economía en la construcción del entorno, H. Blume, Madrid, 1977;

Revistas A+T n.12, Vivienda y Flexibilidad, 1998; A+T n.13, Vivienda y Flexibilidad II, 1999; A+T n.22, Densidad IV, 2003; A&V Monografías n. 67, Vivienda Mejor, 1997; A&V Monografías n. 56, Vivienda Europea, 1995; A&V Monografías n. 170, Lacaton & Vassal, 2014; Arquitectura Viva n. 49, Alojamientos, 1996; 2G Libros monografico, Lacaton &Vassal, 2001; Hábitat y Sociedad n° 4, mayo 2012. Pág. 33-54.

bibliografía y otras fuentes

135


Páginas webs consultadas Página web John Habraken. http://www.habraken.com/html/downloads.html Página web Casa más o menos. http://www.casamasomenos.net/ Página web Open Building. http://open-building.org/ob/concepts.html Página web Open Building. http://open-building.org/ob/next21.html Página web: http://www.arch.hku.hk/~cmhui/japan/next21/next21-index.html Página web: http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-2794/quinta-monroy-elemental-chile Página web Flexible Housing: http://www.afewthoughts.co.uk/flexiblehousing/ Página web Helmut Wimmer: http://www.wimmerundpartner.com/index_e.htm Página web Lacaton & Vassal: http://www.lacatonvassal.com/index.php?idp=19

136

bibliografía y otras fuentes


ANEXOS


Fichas de los dispositivos tĂŠcnicos. Fuente: I. Nagore SetiĂŠn (2012)

140

anexos


anexos

141


142

anexos


anexos

143


LA FLEXIBILIDAD EN LA VIVIENDA COLECTIVA CONTEMPORÁNEA. Propuesta de seis modelos tipológicos  

TESINA MÁSTER Laboratorio de la Vivienda Sostenible del Siglo XXI Barcelona (España) Junio 2015

LA FLEXIBILIDAD EN LA VIVIENDA COLECTIVA CONTEMPORÁNEA. Propuesta de seis modelos tipológicos  

TESINA MÁSTER Laboratorio de la Vivienda Sostenible del Siglo XXI Barcelona (España) Junio 2015

Advertisement