Issuu on Google+

1

El Coletazo del Dinosaurio (doce) Autor: Alejandro Francisco Campos Viquez Director General de Vinculación Interinstitucional del ICADEP Julio 23, 2010

Tartufo, incestuoso violador de nuestra Señora Madre Constitución Al día de hoy, el Coletazo descubre otra trágica personalidad del Ejecutivo Federal, independientemente de las otras como Tartufo para mostrarse no como violador pederasta sino violador de la norma histórica de nuestra Señora Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el ambiente de regateo

y escándalo mediático de sus corifeos y fieles escuderos de la

Secretaría de Gobernación y de la Presidencia pinochesca de su partido, que reclaman al Instituto Federal Electoral la exhibición pública del dictamen que lo desnuda como violador de nuestra Señora Constitución.

Efectivamente, los Consejeros del Instituto Federal Electoral mediante votación democrática, consideraron la flagrante violación a la máxima norma que rige en la vida de los mexicanos y que modera el abuso del poder ante los ciudadanos, al violar la máxima democrática de la libertad electoral, como delito grave del derecho común, al difundir en plena campaña un mensaje en cadena nacional el 15 de junio cuando estaban en marcha procesos electorales en catorce entidades federativas sobre un mensaje de seguridad que no se establece en


la Constitución como una de las tres excepciones para su procedencia, toda vez que al artículo 41 en su inciso C, párrafo segundo, que señala

la

procedencia de divulgación sobre las materias de salud, educación y de protección civil, nada sobre seguridad.

La Sagrada Cofradía de la Defensa de San Tartufo El Coletazo quiere ir más allá de esta resolución impugnada por la Secretaría de Gobernación y de sus fieles escuderos, miembros de la Sagrada Cofradía de San Tartufo, que ocurrirán al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), toda vez que podemos asegurar que sí existe dicha violación a nuestra Señora Constitución como lo señala el dictamen del IFE, toda vez que el artículo 108 de nuestra Señora Constitución establece en el segundo párrafo: “El Presidente de la República, durante el tiempo de su encargo, sólo podrá ser acusado por traición a la patria y delitos graves del orden común”,

Y, como lo indicamos en el párrafo anterior, el articulo 41, inciso C, señala: “que durante el tiempo que comprendan las campañas electorales, federales y locales y hasta la conclusión de la respectiva jornada comicial, deberá suspenderse la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental, tanto de los poderes federales y estatales, como de los…, las únicas excepciones a lo anterior serán las campañas de información de las autoridades electorales, las relativas a servicios educativos y de salud, o las necesarias para la protección civil en casos de emergencia”.

2


3 Contumaz incestuoso violador de nuestra Señora Madre Constitución ¿Por qué decimos que queremos ir más allá del dictamen?, es en razón a que de acuerdo al artículo 134 de nuestra violada Señora Constitución, párrafos 9 y 10, establecen que los servidores públicos de la Federación, como es en este caso el Ejecutivo Federal: “… tienen la obligación de aplicar con imparcialidad los recursos públicos sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos…” Ya que existe el impedimento a realizar propaganda electoral de parte de los tres órdenes de gobierno con la excepción de aquella que tenga carácter institucional y con fines informativos, educativos o de orientación social, pero sin que aparezcan nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada (del violador de nuestra Señora Constitución en el mensaje por radio y televisión), de cualquier servidor público. Lo anterior será garantizado por las leyes en su exacto cumplimiento, incluido el régimen de sanciones.

No impunidad histórica para Tartufo Nuestra madre, la Señora Constitución, de ninguna forma establece la impunidad del Ejecutivo Federal, sino cierta inmunidad durante el desempeño de su cargo, lo primero mediante juicio político, es factible enjuiciarlo por delitos de traición a la patria y delitos graves del orden común (Artículo 108 Constitucional), consideramos que el ataque a la libertad electoral es un delito grave del orden común como lo previó la Constitución de 1857; es decir, que puede ser acusado y sancionado Tartufo durante el tiempo de su encargo


como también se previó en la Constitución de 1824, por actos dirigidos a impedir que se hagan elecciones de Presidente, Senadores o Diputados, o imposibilitar que éstos tomen posesión del cargo para que no ejerzan sus atribuciones.

Sí existe sanción legal al violador de nuestra Madre Constitución En cuanto al régimen de sanciones, podemos afirmar que de conformidad con el artículo 355 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, (COFIPE),

establece claramente que cuando las autoridades

federales incumplen con las normas electorales se hacen acreedoras a sanciones mediante el turno que hace la Secretaría Ejecutiva del expediente del IFE al superior jerárquico para que aplique la ley, sin embargo, al no tener aparentemente un superior jerárquico el violador de nuestra Señora Constitución,

se prevé que

será turnado a la Auditoría Superior de la

Federación el expediente con la grave infracción cometida por Tartufo para que sea sancionado como lo prevé este artículo.

Seguro violador reincidente en el 2011 y en el 2012 ¿Por qué es importante que se cumpla con el procedimiento señalado por nuestra Señora Constitución y el COFIPE ante la grave violación de Tartufo?, porque la reincidencia para las elecciones del 2011 y el 2012 deberá castigarse como delito grave del orden común con el juicio político al Ejecutivo Federal, quien deberá dejar de hacer Tartufadas a nuestra Señora Madre Constitución.

Colaboradores:

4


JesĂşs Gildardo Fuentes Campuzano Emilio Rueda Santos

* Las ideas vertidas en esta columna son exclusivamente de su autor y no representan una postura institucional.

5


Coletazo del Dinosaurio XII por Alejandro Campos Viquez XII